www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4943519
Para todos los públicos Torres en la cocina - Patatas rellenas de fondue y entrecot - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

como bien dice el refrán: año de nieves, año de bienes.

Y vamos a hacer unas patatas rellenas de fondue, impresionante.

Exactamente, y luego, cocina de alta montaña

porque haremos un entrecot un trozo de carne con nabos

al Oporto que tiene mucho toque y es muy bueno.

Cocina de invierno, ahora apetece, lo que haremos será...

Imaginaos que nos vamos a dar una vuelta por la nieve,

cuánto nos gusta la nieve a todos, o terminamos de esquiar

y lo que más te apetece es comer bien algo calentito.

Algo fuerte y para eso, ¿qué tenemos aquí?

La chicha, tenemos aquí una parte del cerdo

que es buenísima, que es la oreja, que la podemos comprar cocinada

que a veces, ya la hirvieron o cocinaron para nosotros.

Es durante una hora y media, agua hirviendo, con verduras,

especias, pimienta, laurel y, normalmente, se puede freír

o se puede hacer al horno. Al horno, ¿qué pasa?

Es menos grasa y queda buenísima, crujiente.

Y no se pega, no se aglutina, también esto es el toque Torres

porque lo que haremos será una fondue y os explicaremos

diferentes quesos, haremos escuela Torres también

para que sepáis qué quesos tenéis que comprar,

aunque le daremos un toque también, le pondremos alguno nuestro,

pero qué hay que tener para hacerlas en casa.

Exactamente. La oreja de cerdo sabéis

que es colágeno puro. Poca grasa.

Tiene esta ternilla y nos da un toque crujiente

y el toque cárnico que también nos gusta a nosotros,

ya sabéis, siempre ponemos un poco de chicha.

En China se consume mucho la oreja de cerdo.

Es verdad. Es el cartílago que tiene,

la textura que tiene. Cartilaginosa.

¿No? No sé yo cómo es. Vamos a hacer ahora de momento.

Horno, 250 grados, a tope. Sí, le damos un chute aquí.

Y lo ponemos unos siete minutos, hasta que quede crujiente.

Un toque pequeño de aceite y sal y pimienta y ya está.

Vamos ahí.

Ya veréis que esto es un toque para finalizar.

Luego le da un toque crunchy o te lo comes como aperitivo

porque ya veréis. Está buenísimo. Vale, al horno.

Venga, vamos, es opcional, pero es recomendable.

Después, aquí tenemos las patatas.

Como ya sabéis, para cocinarlas que lo explicamos ya muchas veces,

con piel, agua hirviendo, sal y hasta que están bien cocinadas.

Estas ya están frías y cocidas, entonces ahora, lo que haremos

será vaciarlas porque vamos a hacer las patatas

rellenas de fondue que luego haremos, ahora haremos

una fondue como Dios manda, una fondue importante.

Cortamos la base porque así nos aguantará bien

y luego, la otra parte así como si fueran barcas

de alguna manera. Después las marcamos,

luego ya, vale, pásamela. Espera, que queden bien rectas.

A nosotros nos encanta cuando nieva.

A mí, por ejemplo, cuando nieva estar en casa con una buena

provisión de comida y de bebida, que no falte,

es precioso ver nevar o irte a la montaña,

nos gusta esquiar también, cuando podemos, entonces pues...

Es fantástico. Y la cocina de alta montaña,

nuestra ilusión y algún día lo haremos,

es montar un restaurante de cocina de alta montaña.

Sí. Lo pensamos y tenemos en la cabeza

cómo será y todo porque es todo como los asientos,

mesas de madera como esto, asientos como de cuero, de piel,

ay, de piel, así de pelo.

Comida reconfortante. Comida reconfortante en ollas,

en maderas, cosas grandes, piezas grandes, o sea,

es un poco como de montaña.

Lo tenemos por ahí escrito y todo.

Vale, vaciar es fácil si no, con una cucharita de café

se puede hacer perfectamente, la cuchara de café de toda la vida.

Pero con esto se nos romperá menos y es más fácil de trabajar,

tenerla en casa siempre va bien. Que queréis que coja consistencia

la fondue que, normalmente, se le pone solo el queso,

le ponéis la patata, lo trituráis un poco y también

te coge esa crema de patata

con queso que también está muy bien.

Claro. Le podemos poner un poco.

O con pan o con patata.

A mí con patata me encanta.

Vale, ahora vamos a marcar

la patata con un poco de mantequilla.

Exacto, tenemos una sartén y vamos a coger mixto,

aceite de oliva y luego, al final una nuez de mantequilla

porque este dorado, primero, estéticamente,

nos quedará mejor, de sabor

la patata sabéis que cuando se marca,

se fríe un poco también coge más... coge más sabor.

Y un poco de mantequilla que es lo que va a dorar.

Sí, primero dora un poco, luego, la mantequilla.

Espera, un segundo, un segundo.

Que para que dore un poco luego ya la mantequilla

para que no se queme. Si queda un poco "noisette",

no pasa nada. Por eso mismo.

Dice que no, yo digo que sí.

Toma ya, ¿vale?

Es mejor esperar, pero bueno,

haced lo que queráis. Esto es así.

Porque la mantequilla nos ayudará a dorar,

a que coja ese dorado tan bonito.

No juegas en equipo hoy, no te veo, no te veo.

Es que, Sergio, es mi receta

y la hago como quiero, no como tú quieres.

La receta la hacemos a cuatro manos y la mía también

esto es así. Ha sido siempre así,

¿ahora qué quieres cambiar? Bueno, dorar patata

y ahora entraremos en el mundo quesos.

Quesos. Fascinante, buenísimos.

Bueno, primero aquí lo que tenemos también

para hacer la fondue que lleva vino blanco,

un vino blanco seco.

En Suiza también hay muchos y muy buenos vinos blancos,

en la zona de... ¿Cómo se llama? En el lago Lemán

y todo eso. Sí, zona de Valais.

Zona de Valais que hay unos vinos blancos buenísimos

porque además dicen que su peculiaridad

es que el sol refleja en el lago y sube hacia...

El lago Lemán, precioso. Hacia las colinas

y coge el vino un carisma especial

y hay blancos, es más de blancos que de tintos.

Mirad. Chalota que no podía faltar,

ya sabéis que Javier ya tiene el carné.

Eh, eh, un momento.

Ya está, ya está ahí.

Mi carné de los chaloteros.

Lo tiene, lo tiene. Lo pongo por aquí

para que todos lo sepan,

lo voy a dejar aquí, hala.

Tres años y medio le ha costado. ¿Dónde está el tuyo, por cierto?

Tú dices que eres del club y tal. No lo necesito, soy el que tiene

los estatutos, o sea,

el que tiene todo.

El presidente, el CEO.

Bueno, fijaos, patata dorada que coge el toque, ya veis

que dora por aquí, fantástico.

Así, ese dorado es genial. Que coja color, un color bonito.

Lo dejamos aquí y ahora fundimos los quesos.

Espera, que ponemos la chalota y el ajo, Javi.

Exactamente, primero. Chalota, ajo, vino blanco

y después hablamos de los quesos.

Es como que sin mí no haría nada.

Es que me gustan tanto los quesos. A nosotros encerrarnos ahora

con frío, que es la época, y una buena fondue

y, bueno, y... O queso, cualquier queso.

Cualquier tipo de queso, Suiza, Francia, en toda Europa

hay buenos quesos.

Ahora, España nada que envidiar. No, bueno, chalota bien fina,

ajo bien fino, también. Que sabéis que la fondue, la buena,

lo que hacen es que pasan un ajo por la cazuela y ya lo retiran,

pero en este caso vamos a poner ajo.

Y cebolla también, o chalota, podría ser cebolla tierna también.

Vale.

Ponemos el ajo,

un poquito de aceite.

Bien. Venga, la cebolla

que vamos a pochar. Y caña.

Y alegría ahí.

Voy a coger las patatas.

Bueno, explicamos los quesos, va, Javier,

vamos con los quesos mientras se rehoga la cebolla.

Mientras se rehoga, aquí vamos. Venga, ya limpio yo,

no te preocupes. Muy bien, Sergio.

Para la que hacemos nosotros, vamos a poner emmental,

gruyere y roquefort, pero hablaremos de los quesos

suizos, evidentemente,

que tenemos aquí. Que los tenemos aquí,

los dos típicos que son de, sobre todo,

para hacer la fondue son el gruyere y el vacherin.

Estos son dos quesos típicos para hacer la fondue.

Pero luego, aparte tenemos emmental,

tenemos el raclette suizo, el raclette francés

y el sbrinz que también está bien. Importante, todos son de vaca,

todos son suizos y todos funden muy bien.

Este es francés. Y son fuertes de sabor,

son potentes, pero la combinación

de los quesos, uno aporta más, otro aporta menos sabor,

pero diferentes texturas.

¿Cuál es nuestro toque hoy? Pues el roquefort

porque nos gusta el queso

y nos gusta la potencia del queso, estos dos quesos de ahí

harán que quede una fondue cremosa, untuosa, pero el roquefort

hace que quede ya y no nos vamos a pasar,

le daremos un toque, ya sabéis que el queso azul

lo que tiene es potencia.

Y eso nos va a quedar de lujo.

Fondue, al final, se puede hacer con los quesos que queráis,

siempre y cuando se fundan, sean sabrosos, sean buenos

de vaca, aconsejamos que sean quesos de vaca,

se podrían hacer con quesos de aquí también, pero estos,

realmente, funden muy bien y tienen muy buen sabor,

muy equilibrado. Fondue, la palaba ya lo dice.

Fundir. Que viene... Eso es cuando, antiguamente,

los pastores que cuidaban las vacas

tenían necesidad de comer. Hacía muchísimo frío

y fundían queso. Y de ahí sale la fondue.

Queso con una hogaza de pan y era el alimento que tenían

para pasear, para sacar a los animales.

Vale. Cortamos en dados sacando la piel.

Exacto. Cómo huele ya.

Sí, sí. Es que esto coge una textura tremenda.

Os enseñaremos un truco también por si se corta.

Porque a veces puede ser que la fondue tenga más...

Porque el queso es graso, evidentemente.

A lo mejor, puede ser que se desequilibre

y tenga más grasa que agua

o que líquido. Entonces, para ligarlo,

os enseñaremos un truco también.

Un poquito. Ya decimos. No abusar del roquefort

porque puede ser demasiado protagonista.

Un toque es bueno, pero tampoco demasiado.

Vale. Vino blanco. Vino blanco seco, es importante.

Porque un vino dulce aquí como que no.

Y tiene que ser seco.

Venga. Yo voy a ver las orejas. Ponemos el vino.

La oreja. Tiene que estar crujiente pero tampoco que se queme.

Vale. Y ahora le damos caña al fuego.

Y vamos con una espátula de madera removiendo.

Con esta misma.

Removiendo hasta que el queso se deshaga

y se liguen los ingredientes. Que nos queda

un poco líquido, le ponemos más queso.

Fijaos. Que nos queda un poco espeso,

le ponemos más vino blanco.

Esto ahora, cuando se enfríe... Sí, sí.

Son chicharrones. Cómo quema.

Chicharrones crujientes y buenísimos,

que nos van a dar textura y sabor.

Cuando están así dorados,

es cuando realmente tienen... Son mágicos.

Vale.

Esto queda así como muy...

Vamos con los quesos. ¡Hum!

A fundir ahí. Exacto.

Si se corta, un poco más de vino blanco

o un poco de zumo de limón, que también va bien.

Hay gente que le pone maicena.

Incluso le podríais poner también para ligarlo la propia...

el interior de la patata, que te ayuda a ligar.

Pero, bueno, sobre todo, lo que recomiendo, es vino blanco.

Se te corta, un poco de vino blanco,

moverlo bien y se te liga. O sea, es fácil.

No acaba aquí la historia, porque le vamos a poner

romero picado, nuez moscada.

Que es un toque Torres. No puede faltar.

Y pimienta, que dicen que es

muy buena para la circulación. Le vamos a poner.

Bien. Vamos fundiendo poco a poco.

¿Tenéis una planta de romero por ahí detrás?

¿Allí? Venga, aquí la tenemos.

Perfecto. Eso no es romero.

No. Esta. Pero ibas bien porque es esta de aquí.

Me he liado. Es esta. Romero.

Tenemos las hierbas esparcidas por la cocina.

Qué recuerdos de la montaña. Ahora, con el frío que hace,

platos así realmente reconfortan.

Alimentan, porque alimentan muchísimo,

dan muchísimas calorías.

Y sientan muy bien. Yo creo que tenemos

que volver a hacer otro también

que sea cocina pura y dura de alta montaña.

Que ya hemos hecho también alguna.

¿Os acordáis de una sopa que hicimos dentro de un pan?

Que era muy buena. Estaba muy bien.

Yo creo que recetas así son las que...

O guisos grandes. El entrecot también.

El que vamos a hacer después, es cocina de alta montaña también.

Es cocina de nieve.

Ya empieza a fundir. Se van mezclando los quesos.

Vale. Vamos a poner un toque de nuez moscada. Nuez "mozcada".

Moscada. "Mozcada". Moscada.

Venga. Que le va muy bien al queso.

Combina muy bien. No solo sirve para la bechamel la nuez.

Vale. Romero, romero picado, que también esto le da

un toque a montaña. Incluso tomillo si queréis.

Ahí está.

Ya está. Vamos a ir emplatando. Qué olor, Dios mío.

Es un olor... Fijaos. He cogido este plato.

Yo creo que no lo habíamos usado todavía.

Y aquí lo que vamos a hacer,

es sacar la patata y la vamos a rellenar.

Fijaos. Vaya pinta tiene.

Esto ya lo saco. Ya ha fundido.

Integrar bien todos los ingredientes.

Y esto, pondremos aquí rellena la patata.

Bueno, fijaos cómo liga. Queda ligado. Queda... fantástico.

Para rellenar, es fantástico.

Combina muy bien. La patata y el queso ya sabemos

que son grandes amigos.

Una por aquí.

Perfecto.

Dos.

Lo que sobre de la olla, vamos, ahí con pan.

Sabemos que con el tenedor cogemos y es buenísimo.

Venga. Ponle los crostones. Y le voy a poner una hierba.

Esto lo que nos va a dar, es crujiente.

Sabor también y algo de carne, algo cárnico.

Cocina de montaña. Cocina de nieve.

Ya con esto, que venga nieve, frío y lo que quiera.

Estamos cubiertos. Nos lo comemos y sin problema.

Venga, ya está, Sergio. Toma ya.

Vamos por el entrecot. Pero Javier

nos hará un truco, que dice que sabe hacer nieve.

¿Pero cómo? ¿Si no estamos en la montaña?

Vosotros también podéis hacer nieve

en casa de una manera muy fácil. Con hielo.

No. Ven, ven. Venid.

Bueno.

Se podría llamar un "bricotorres" esto.

Podría ser un "bricotorres". ¿Qué tal? ¿Sabéis qué es esto?

No. Esto es el interior de los pañales,

que tiene una absorción. Pues es esto.

El interior.

Es muy absorbente. Exactamente. Absorbe el agua.

Y si nosotros le ponemos agua, vais a ver

que es igual que la nieve, exactamente igual.

Simula muchísimo. Ponemos parte del agua.

Ahora lo movemos.

Un poquito así.

Y fijaos. Mirad.

La cámara, seguramente, lo puede coger.

¿Parece nieve o no parece nieve?

Parece nieve, eh. Y ahora yo puedo hacer una bola

y tirársela a mi hermano.

(RÍEN) Que es lo que más me apetece

en este momento.

Y, entonces, ya ves. Podemos jugar con la nieve.

Y esto como decoración también puede servir.

De verdad que es como la nieve. Fijaos.

Porque la nieve son como cristalitos.

Que es transparente la nieve. Es la luz lo que hace

que se vea blanca. Y cada cristalito es

de una forma diferente. No pensemos que es la típica

que siempre vemos, que es así y así.

Sino que cada copo de nieve es diferente al otro.

Y es transparente. Pero con el reflejo del sol

y cuando se acumulan, pues parece blanca.

Nos da la sensación de blanca.

Se me ha ocurrido algo para el final del programa.

Me llevo el agua. Venga.

Se me ha ocurrido una cosa que puede servir.

Bueno, fijaos. Aquí viene el protagonista

de la receta. ¡Oh! Hemos dicho "de alta montaña",

pero hemos visto esta costilla, este entrecot,

con la costilla y hemos dicho:

Vamos a hacer aquí homenaje hoy. Buen día, ¿no?

Estáis bien. Entre la fondue y luego el superentrecot

que tenemos aquí. Que Javier

va a empezar a marcarlo y a sellarlo.

Un punto muy importante. Para hacer un trozo de carne así,

de este tamaño, importante dejarlo media hora antes

fuera de la nevera. Nosotros lo teníamos atemperando,

a temperatura ambiente, para que la cocción sea igual.

Si es demasiado fría, va a costar mucho

que la cocción sea uniforme. Tiene que estar atemperada,

a temperatura ambiente.

Importante. Vale. Y yo, mientras tanto,

lo que voy a hacer, es encurtir hinojo.

Y la guarnición que va a ir para este entrecot, que es,

simplemente, otra novedad.

Otra novedad. Ya veréis.

Primero tenemos aquí el hinojo,

que se encuentra fácilmente en la verdulería.

Eso sí que no tenemos problema.

El bulbo de hinojo. El bulbo de hinojo, exacto.

Y nosotros lo cortamos primero por la mitad.

Y una vez que está cortado por la mitad,

como está unido por la raíz,

que es esto de aquí, no se nos va a romper.

Ahora lo cortamos bien finito.

Cortado a la mandolina.

Yo creo que, a día de hoy, todos tenemos mandolina. Fijaos.

Bueno. Bueno, todos o casi todos.

Y el que no, pedid una mandolina porque vale la pena.

Veis que está unido. Esto ahora lo vamos a poner

en agua, hielo, sal, vinagre.

Y lo vamos a encurtir, pero también a rizar. Ya veréis.

Bueno, por estar parte hemos puesto sal y pimienta.

Bien de sal y pimienta por fuera, porque, al final,

va a introducir la sal y la pimienta en el interior.

Aceite caliente. Un poco de aceite caliente.

No mucho porque si tiene esta parte de la grasa,

la va a soltar y no hay nada mejor que cocinarlo con su propia grasa.

Pero un poco de aceite para ayudar al principio, sí.

Fuerte. Y ahora vamos dorando

por todas partes, sellando la carne.

Correcto. Fuego fuerte.

Nosotros aquí, agua y hielo, bien fría.

Un toque de vinagre.

Un toque. Nada más, eh. O zumo de limón, como queráis. Sal.

Y ya ponemos aquí, es un encurtido rápido

que nos ayuda a rizar y nos ayuda a cocinar,

sabéis que el vinagre es un ácido y nos dará una textura diferente;

el hielo hace que quede turgente, que quede duro.

Para la carne refresca mucho.

Es muy bueno. Luego, lo aliñaremos y lo sazonaremos.

Esto lo dejamos aquí, mientras Javier está con la carne,

el tiempo que dure el proceso de hacer la carne.

Yo voy sellando por todas partes, porque todas las partes

son importantes; los lados, también, sellando.

Después, tenemos nabo.

Ya sabéis que en épocas de hambruna el nabo ha sido un sustituto

antes de la llegada de la patata, porque el nabo es nuestro.

Eso sí que lo tenemos aquí.

Vamos a hacer una guarnición con nabo y, atención,

toque Torres, lo hemos encontrado en el mercado y es de temporada:

ruibarbo, que es opcional, ¿eh?

Esta planta viene de... Me recuerda al apio,

lo que pasa es que tiene una acidez muy potente,

es muy ácida y muy fresca; así que le daremos un toque.

Estaba en el mercado y hemos dicho: "Dame, que vamos a ponerle".

Yo la conocí en Francia, cuando trabajábamos en Francia,

porque allí se usa mucho, y se usa en postres.

También. Se hace con azúcar

porque es muy ácida; se hacen compotas,

se hacen tartas de ruibarbo...

Esto es a título de curiosidad, quien no lo encuentre,

puede haber gente que diga: "No me vengas con cosas raras",

que no lo ponga. Pero el nabo sí lo vais a encontrar, siempre.

Lo cortaremos a rodajas, es como está mejor.

¿Veis? El nabo, así, es tan bonito, con esta forma tan peculiar.

Me recuerda, un poco, al caqui, ¿sabes?

Qué imaginación tienes.

La forma, la forma, la forma. Lo cortamos unas rodajas

y no nos comemos mucho la cabeza, porque así es bonito.

Así lo cortamos.

Bueno, fijaos qué trozo de carne más...

No habéis pillado mal día hoy, ¿no? (MUJER) No, uno muy bueno.

¡Madre mía!

Los nabos los hay de varios tipos: hay uno violeta;

hay uno redondo, que viene de Francia; hay mininabos;

también, está el nabo negro... Hay nabos de un montón de tipos,

pero nos vamos a quedar con el de aquí, que es el normal.

¿De qué os reís? Fijaos cómo va soltando la grasa,

va soltando su propia grasa y, al final, cuando tenemos mucha,

hasta lo podemos regar, lo que se dice "mimar".

Dependiendo del grosor de la pieza tiene más o menos cocción, claro;

es... es según el grosor, pero, ahora, vamos mimando.

Primero, lo sellamos, después, vamos regando con su propia grasa

y, al final, ponemos una nuez de mantequilla,

eso le da un toque muy especial a la carne.

El toque de la mantequilla es un toque importante, ¿eh?

Toque "Towers". Sí.

Mirad, cortamos, simplemente, unos tacos de ruibarbo.

Esto se suele cocinar en tartas, con un almíbar;

yo lo he hecho en tartar, aunque es ácido, pero muy bueno.

Aceite de oliva, que me pone Javier en la sartén,

para saltear el nabo y el ruibarbo con un poco de aceite de oliva;

luego, pondremos oporto y caldo de cocido.

Como una patata panadera. Mirad la carne.

¡Vaya pinta tiene la carne!

Sí, además, el olor. Cuando la carne es buena

la grasa tiene un toque como más amarillo

y, realmente, ese aroma está buenísimo.

Cuando la carne está algo curada tiene mucho más sabor,

para mí es más buena.

Y, ahora, vamos regando, vamos mimando la carne.

Vino Álex, el experto en carne, que habló de las piezas de carne

y decía que la grasa nos habla, esa grasa amarillenta,

el veteado de la carne; hay que tenerlo en cuenta al comprarla.

Muy importante, sí.

Que sea una carne de calidad.

Fijaos qué guarnición más interesante estamos haciendo;

le pongo el ruibarbo, el nabo.

Aquí tenemos de todo: ácido; salado; amargo;

dulce, que le vamos a poner del oporto...

O sea, combinamos todas las variantes.

También, le pondremos caldo de cocido para terminar de cocinar:

brutal, fresquita y buena.

La carne no es meterla en la sartén y darle unas vueltas,

para que quede bien... Mimarla.

Exacto. La cocción debe quedar muy regular y muy buena;

la doramos y, luego, la dejamos reposar unos minutos.

Eso le da el toque de la diferencia.

En casa, si estáis solos, hacéis, primero, la guarnición

y, luego, os ponéis con la carne; la dejáis reposar un pelín

y, luego, la cortáis. Nada más. Ya veréis.

Y ya puede nevar y llover, que da igual.

¿Veis? Al poner su propia grasa por la carne reparte la cocción

y es muy uniforme; de vez en cuando, dadle la vuelta.

Ahora, le voy a poner un trozo de mantequilla,

que es lo que le da el toque tostado y tan bueno.

Cuando se tuesta la mantequilla da un sabor único

y esto se nota mucho en la carne.

Yo, en paralelo, le pongo un poco de oporto, no me paso, ¿eh?

Ahí, ya está. Le pongo un poco de caldo de cocido,

dejamos que se reduzca y que se glasee,

y terminamos de cocer el entrecot.

Prácticamente está. Sí, casi.

Lo dejo dos minutos, lo retiro y lo dejo reposar.

Eso sí.

Qué pintaca tiene. ¡Guau!

(Música)

Carne cocinada, el nabo y el ruibarbo, también.

Bien pochado. "Bien pochado"

El nabo le da una acidez... Y le da frescor.

Evidentemente, frescor.

La carne tiene que estar reposada, es importante,

unos cuatro o cinco minutos, está caliente pero reposada.

Ponemos esta base fresca, buena y diferente.

El ruibarbo cuando se cocina se deshace y se queda en hebras.

Veis que he puesto aquí un cuenco y es para que respire la carne,

no la tumbo en el plato, pongo algo debajo para que respire.

Venga, ya tiene la cama hecha. Ahora, sacamos el hueso.

Y yo saco el bulbo de hinojo.

Sacamos parte de la grasa, si no, tendría mucha,

un poco está bien pero no demasiada; y la cortamos.

Fijaos en la cocción, no me digáis que no es perfecta.

¡Madre mía! Rosada, sabrosa, reposada...

Dale, que tengo un hambre...

Sergio me da golpes. Guarda un trozo por ahí.

Pero esto es... Querido público...

Es el día, hoy es el gran día.

Es para vosotros, es para todos, hoy os vamos a acompañar.

Esto es lo que pasa cuando venís al plató.

Exactamente. Así que, el que quiera venir invitado está.

Bueno, tenéis que escribir a esta dirección que está debajo

y... venir sin desayunar. Colocamos bien la carne.

Esta es la cocción que para nosotros es perfecta.

Evidentemente, contra gustos... Cada uno que le dé su punto.

Pero esto es perfecto, está impecable.

Ya hablamos de diferentes puntos de cocción de la carne,

nosotros le damos el nuestro, que es rosado,

que es el que nos gusta a nosotros, pero cada uno tiene sus gustos.

Exactamente. Venga. Vaya pinta tiene.

Esto ya... esto lo dejo aquí.

Vamos a poner esto, simplemente, un poco.

Luego la podemos acompañar aquí o aparte, como queráis.

Un poco de sal y pimienta, que tenemos aquí.

Voy a poner aceite de oliva. Sí.

Fijaos en la patata, en la "fondue" que hemos hecho

con oreja de cerdo crujiente y un poco de queso azul.

Y un superentrecot con nabos guisados

y este ruibarbo que, la verdad, es muy interesante,

y con el encurtido de hinojo. Cocina de alta montaña.

Siempre hay un buen motivo para cocinar

y disfrutar de la nieva. A ver quién tiene más puntería.

("Let It Snow", Frank Sinatra)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Patatas rellenas de fondue y entrecot

Torres en la cocina - Patatas rellenas de fondue y entrecot

18 ene 2019

Sergio y Javier prepararán una fondue con la que rellenarán unas patatas y unas tiras de careta de cerdo crujientes. Además, por si acaso alguien echa en falta la nieve, 'inventarán la manera de hacerla en la cocina sin usar ni siquiera hielo. Además un entrecot con guarnición de ruibarbo y nabos.

ver más sobre "Torres en la cocina - Patatas rellenas de fondue y entrecot" ver menos sobre "Torres en la cocina - Patatas rellenas de fondue y entrecot"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios