www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3641169
Para todos los públicos Torres en la cocina - Niños en casa - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

-Hoy los gemelos Torres nos van a cocinar platos muy guays.

Pero, bueno, ¿qué es esto? Que nos vais a quitar el puesto.

Sois dos copias nuestras en miniatura.

Bueno, pero a ver un momento...

Bienvenidos, ¿eh? Eso lo primero, a los que estáis aquí

y a los que estáis en casa. Estáis de vacaciones,

pero os va a tocar trabajar.

No, de eso nada, vais a cocinar vosotros

para todos los niños que nos están viendo.

¿Por qué? Porque estáis de vacaciones.

(AMBOS) Sí. Que vaya vacaciones.

Algo vais a tener que hacer, eso te lo digo yo,

que aquí no se viene sólo de vacaciones.

Pues a cocinar. Venga, a cocinar.

¿Conocéis a algún niño que no le guste la pizza?

Porque yo no. Yo tampoco.

Y hoy vamos a hacer una pizza para que podáis hacer en casa.

Como estáis de vacaciones...

Estáis de vacaciones, tenéis tiempo.

Mira, vamos a coger levadura, levadura panadera,

que es un tipo de levadura que es fresca,

vamos a poner la levadura.

Vamos a poner agua un poquito tibia

que nos va a ayudar a fermentar antes la levadura y la masa.

Venga, ahí pongo. ¿Toda?

Sí, ya puedes poner, no tengas miedo.

Yo estoy aquí.

Espérate, vamos a disolver,

con ayuda de una varilla, muy bien la levadura.

Ya lo que vamos a hacer es una masa.

¿Por qué hacemos la masa primero? Porque hay que reposarla,

un poco tiene que reposar.

Vamos a poner orégano,

orégano seco que, a diferencia de las masas tradicionales,

el orégano va encima,

nosotros vamos a hacer una masa ya con el orégano incorporado.

Toque Torres, el primero.

Vamos a poner un poquito de sal. Venga, ahí está.

Harina. Harina.

Bueno, esto ya así con la mano.

Puedes poner, puedes poner. Ve mezclando con eso hasta que...

Con la varilla.

Hasta que veamos que ya no. Mejor con la mano, pero...

Pero se puede hacer con...

Hazme caso, Sergio, hazme caso. Yo sé más de esto que tú.

Vale, ahora ya sí. Ahora ya con la mano.

Muy bien.

Bueno, mezcladlo con la mano directamente, eh.

Y no hace falta tanta varilla.

Esto es la varilla, esto es una buena varilla, los dedos.

Manos bien limpias y... Y ya está.

Y esto es... Lo que hay que juntar ahora es

toda la masa, hacerla homogénea, amasarla un poco.

La verdad es que es muy fácil de hacer.

Lo que vamos a hacer, ahora ya que está casi todo ligado,

lo que vamos a hacer es estirarlo

y ya ir juntando toda la harina.

Esta levadura que habéis visto, que es la levadura prensada,

es muy fácil de encontrar. En la panadería del barrio,

le pedís un trocito.

O bien en el supermercado también hay unos paquetes.

Y se compra un paquete y ya está. Luego, ¿qué hacemos?

Con... Con... Con la mano, con esta parte de la mano,

lo que hacemos es estirar y recoger.

Estirar y recoger.

Y, a la vez que recogemos,

doblamos. Y así vamos mezclando bien.

Vale, perfecto. ¿Algo que decir?

No, no, no. Vale, menos mal.

Vale, perfecto. Bueno, pues ahora...

Ya luego le daremos con el rodillo,

la estiraremos y demás,

pero ahora lo que tenemos que hacer es una bola.

¿Veis? Hacemos una bola, que ya está bien mezclado.

Venga, y dejamos reposar. Vale, ¿cuánto tiempo?

Lo vamos a dejar una hora.

Truco Torres. Importante...

Ya tengo una preparada, esta la tengo ya...

Siempre filmar. ¿Por qué filmar?

Porque, si no, nos cogería una capa.

Espera un momento. Para que veáis, esta...

Esta lleva... Esta la hemos hecho, eh...

Hace casi una hora.

Si la queréis reposada, reposadla; si no, no la reposéis.

Es bueno reposarla. Pero yo creo que hay que reposarla.

Esto es lo mismo que eso, pero ya veis que empieza

a subir la masa, está fermentando.

Entonces, ahora vamos a hacer el sofrito

y lo que tenemos que hacer.

Y ya está. Y haremos la masa.

Yo lo que voy a hacer es, nada, darle un par de vueltas más

mientras Javier hace el sofrito.

Pon un poquito de aceite en la olla, Sergio.

Venga.

Vale.

Cebolla también opcional, pero un poquito de cebolla

a la pizza en el sofrito le va superbien.

O sea, que lo recomendamos.

Y, además, que la pizza se puede hacer

también muy personalizada,

según lo que tengamos.

Según lo que le guste a cada... A cada niño.

Y a cada mayor, vaya.

Según lo que nos guste.

Vale. Por aquí la chalota.

Pero, y yo me pregunto una cosa:

¿No había que freír primero la salchicha?

No, ahora la vamos a poner. Ah, vale.

Primero, eso, y ahora la salchicha, que la vamos a cortar.

Bueno, trituramos el tomate.

Triturar ligeramente, porque este tomate es un momento.

Que es "triturate", eh... ¿"Triturate"?

(RÍE) ¿"Triturate"?

¡Aquí hay tomate! Me pone nervioso.

Es tomate fresco pero triturado. Eh.

Bueno, salchichas. ¿Pongo el tomate?

Yo como tú me digas. ¡No!

Espérate, que ahora ponemos la salchicha.

Ah, vale, venga. Tenemos salchicha,

salchicha de cerdo. Se me quema la cebolla.

Y ahora rehogamos, tranquilo, que quedará superbien.

Rehogamos la cebolla con la salchicha.

Yo hubiera puesto primero la salchicha.

Yo no. No, no, si ya...

Si ya se te... Tú no...

Vale, ya está, con esto es suficiente.

Bueno, rehogamos bien la chalota con la salchicha.

Toma.

Venga, y ahora mezcla bien ahí, rehoga bien, sin miedo.

Importante, el sofrito que esté...

Que la base sea buena, la cebolla bien rehogada,

la salchicha bien rehogada,

tomate y dejar cocinar.

Y el fondo es la base y la base es el fondo.

Si el sofrito es bueno y la masa también,

el conjunto mejor será todavía.

Lo que vamos a hacer es tomate de bote crudo,

pero en bote; lo que vamos a hacer es,

como siempre os decimos, evaporar el agua.

Porque nos interesa evaporar todo el agua

para que el tomate concentre bien los azúcares,

quede bien potente, interesante.

Que quede bien evaporado. Ahora subo el fuego

y vamos a hacer un sofrito de aquellos de la "mamma", eh.

Un buen sofrito. Y aquí tenemos sémola de trigo.

La sémola para estirar la masa es mucho mejor que la harina.

¿Vale? Bueno, le da un toque más...

Ah...

Suelto, también le da un toque crujiente,

porque la sémola es más dura.

Y luego le va a dar un dorado más bonito también, más...

¿Sabes? Ese color ya de...

Pues, bueno, más amarillento, más bonito.

Vale, estiramos bien, eh.

La masa de pizza tiene que estar bien fina.

O sea, que...

Es estirar bastante.

Y, luego, sabemos que siempre se contrae un poco.

La vamos a estirar, un poquito más de sémola.

Esto le da buen sabor.

Sí y color también, eh.

Vale, yo, mira, voy cortando el tomate.

Bueno, y la estiramos muy fina.

Sergio, ¿sabes de cuál es el origen de la pizza?

¿De dónde viene? Italiana.

Y me atrevo a decir de Nápoles. Muy bien.

Porque he viajado por allí. Ahora, más ya no sé.

No, no, muy bien, muy bien. Sí, sí, viene de allí.

Bueno, sé algo más, va. Te voy a dar cultura,

para que la tengas. Venga.

Normalmente, solo se le ponía... Era la masa y tomate solo.

Ahora... yo creo que cada región mediterránea tiene su pizza,

porque unos tienen focaccia,

otros tenemos, pues, el pan de coca con...

Verduras o con lo que sea.

O sea, que cada uno, cada lugar tiene su...

Oye, no tiene nada que ver, pero una empanada...

También podría ser un poco... Es una masa con verduras también.

Bueno, fijaos qué masa que, además, se puede tocar,

haría lo de los italianos, pero no me...

Eso que le dan la vuelta, pero no me atrevo.

Bueno...

Fijaos, supermanejable,

está con la albahaca dentro, la albahaca seca.

Y ahora voy a recortar solo un poquito.

Bueno, lleva orégano. Orégano, eh.

Albahaca todavía no lleva. Bueno, llevará después.

Tranquilos, que yo estoy aquí, eh.

No os preocupéis, cualquier cosa yo...

¡Tras! Ya lo veis.

Venga. Estoy a tope.

Venga, Javier.

Y ahora ya que la tenemos un poquito...

¿Sí? ¿Más fina no? ¿Un poquito más fina no?

Ah... No lo veo. No, porque es demasiado ya.

No, no. Bueno, vale, va.

Está perfecta. Bueno, ya veis,

el sofrito ha evaporado bien, está potente,

está contundente. Sobre todo, es importante...

Hay dos cosas importantes:

Una. El horno supercaliente.

Lo tenemos a 250 grados.

Y os vamos a enseñar una técnica para que quede bien crujiente.

Dos. Que el tomate no tenga agua. Vale.

Por eso mismo, ponemos un papel de horno.

Cogemos la masa con el rodillo, que será más seguro.

Lo que hacemos es... la ponemos encima del papel.

Y aquí vamos a montar la pizza.

Fijaos que, vamos, ¡vaya ojo tengo!

Adelante.

Yo algún tomate más sí que le voy a poner, quizás.

Luego mozzarella... el tema de los quesos,

yo, la verdad, es que siempre hago la pizza...

Hacemos la masa en casa y luego la hago de aprovechamiento.

Hago la pizza de lo que pille en la nevera.

¿Tú qué le pones? Le pongo lo que tengo en la nevera.

Yo hago siempre pizzas de aprovechamiento.

¡Vaya, lo que he dicho yo!

Bueno, pero yo más. Ah, vale.

Es que estoy concentrado aquí. Sí, ya te veo.

Venga, vamos a poner un poco más de tomate.

Pero tomate para darle... esto ya es para darle frescor.

También cocina de aprovechamiento,

que teníamos estos tomates cherrys en la nevera.

Luego, ya decimos: lo importante es la masa.

Cada uno luego que la haga como quiera.

¡Deja, deja! ¿Entera? Muy grande, eh.

Qué va, hombre. Mira, si tiene ahí...

Luego ya le pondremos la albahaca bien fresca al final.

Toma, métele más.

Es que esto le va muy bien.

Toma. Tras, tras, tras...

Y ahora, yo tengo aquí un queso parmesano.

Podría ser manchego.

Podría ser uno...

Hay uno de mozzarella, que es especial para poner encima.

Emmental... un emmental es buenísimo también.

Pero sé generoso con el queso, que le va.

Sí, sí.

Rallamos el queso. Aunque igual...

Bien. Y ahora, lo que decíamos del horno, que vamos a ver.

Y que, realmente, yo lo hago en casa y me funciona muy bien.

Venga. Hierbas y finalización,

lo dejamos para cuando salga del horno.

Eso sería el supertruco, vamos. Venga.

Que te ayudo. Bueno.

Pues vamos. Bueno, ¿veis?

Horno a 250 grados, está a tope.

Ahora la base del horno está muy caliente.

Y deslizamos el papel encima de la propia bandeja del horno.

Cerramos rápidamente. Y eso, el calor de abajo,

como es tan alto, es lo que nos va a ayudar

a que quede bien crujiente y bien cocinada.

Exactamente.

¿Os gustaría hacer polos como estos?

No os perdáis la siguiente receta.

Han pasado ocho minutos.

Fijaos cómo está.

Está preciosa. Hay que tener cuidado,

porque cuando está tan caliente, se podría dorar de abajo.

Pero no es el caso.

Con cuidado de no quemarnos...

¡Mirad qué maravilla de pizza! Está bien dorada.

¿Cómo ha quedado? ¡Espectacular!

Fijaos.

Es cuando empieza a dorar.

Y lo que decíamos... no está quemada, está perfecta.

¡Qué buena pinta tiene! Lo que decíamos.

La temperatura del horno. ¿Por qué la hacemos tan caliente?

Porque, evidentemente, hay una humedad.

El sofrito, el queso, la salchicha, el tomate,

todo eso podría humedecer.

Eso es lo que hace, secar enseguida y hacerla crujiente.

Venga, muy bien, Javier. Perfecto.

Yo tenía aquí una costilla de cerdo también.

Es la costilla Sajonia. Está cocida ya.

Lo que voy a hacer es... y ligeramente ahumada,

que le vamos a dar un toque ahumado.

Ya que la hemos hecho de carne. Albahaca.

Y luego, albahaca en juliana, que le damos frescor.

Un poco sólo, eh. Ya está.

Ya tenemos aquí una pizza Torres, en este caso.

Para todos los públicos. Eso sí.

Bueno, cortamos un poco la albahaca.

Vale, suficiente.

Hacemos ese toque ya de verde, de frescor... en fresco.

Aceite de oliva un poco, que nos va a quedar más brillante.

Y superpizza. Venga ahí.

Para los grandes y para los más pequeños.

Vamos a cocinar. Venga, perfecto.

Ahora no. A cocinar, no. Vamos a hacer,

eso sí que os gusta, seguro, polos. Helados y polos.

Os gustan, ¿no? (NIÑOS) Sí.

Sorbetes y helados. Venid con nosotros a cocinar.

Vamos a hacer un sorbete.

Sorbete quiere decir, fruta con un líquido.

Líquido, en este caso, va a ser agua y miel. Muy natural.

Por cierto, ¿sabéis de dónde viene,

la procedencia, de dónde vienen los polos?

No. De China.

¿Cómo que de China? De verdad. De China.

Cogían fruta, jugo de fruta o frutas,

con la nieve y miel. Y hacían unas bolas.

Y luego se las comían.

Y de ahí viene el helado. Interesante.

Bueno, yo había oído otra versión.

Yo la atribuía a Marco Polo.

Polo. Por el polo. (RÍE)

Ese es malo. Bueno.

No lo ha pillado. Aquí tengo agua.

Y en vez de ponerle azúcar, le ponemos miel,

que es más buena, más sana.

Y ponemos dos buenas cucharadas de miel, ¿vale?

¿Cómo te gusta, más dulce o menos dulce?

Los polos me gustan más dulces. Vale. Pues otra.

Que este es para ti y para mí, y el polo me gusta así. Bueno.

Aquí tenemos fresas. Que podría ser otro tipo de fruta.

Pero con la fresa queda buenísima también.

Cortamos un poco.

Que se nos va a cocinar antes.

Ah. La vas a cocinar. Exactamente.

Pues nosotros la vamos a hacer sin cocinar.

Vamos a hacer diferentes versiones.

Lo ponemos dentro.

Y le vamos a dar esto a tope.

Y vamos a dejar que haga un hervor. Bastante rápido.

¿Qué es hervor? Que hierva un poquito.

Que hierva. Vale.

Entonces, después aquí vamos a utilizar estos moldes.

Que son superchulos, superdivertidos.

Tienen la tapa. Y aquí lo podemos hacer.

Bueno, moldes diversos tenemos aquí de helados y sorbetes.

Vamos a hacerlo cada uno de una forma.

¿Qué tenemos aquí?

Pues unas moras... ¡Que vaya moras más bonitas!

Pues lo vamos a hacer, está guay, ¿no?, de fresa y mora.

Vale. Muy guay. ¿Vale?

Si no te gusta, dímelo. Lo cambio.

Sí. Está muy bueno. El nuestro es mejor.

Oye, que no es un concurso ni un pique esto.

¿Qué pasa? No, hombre. Estamos comentando.

Vale. Ponemos dentro, en la base, un poquito.

Y eso nos dará una textura

y también un color dentro del polo.

Pam, pam, pam. Ponemos un poquito.

Y un poquito más. Ves que ya casi empieza a hervir.

Sí. No hace falta que hierva mucho.

Ahora lo quitaremos.

Lo vamos a quitar y lo vamos a triturar bien.

Y esto ya lo tenemos. Vale.

Muy bien. Estos polos a la imaginación.

Porque se pueden hacer de mil formas diferentes.

A ver. Hay una bayeta aquí.

Nosotros vamos a cortar aquí el kiwi.

¿Cómo lo tienes tú ya? Yo ya casi lo tengo.

Fijaos qué fácil. Ya arrancar a hervir.

Espera, voy a bajar este de aquí.

Muy bien. Vamos a triturar.

Cogemos las fresas.

Con parte del agua.

Bueno, de este azúcar.

Que sería un almíbar.

Cuando ponemos azúcar y agua al fuego,

se convierte en un almíbar.

Ahí está.

Aquí tenemos caldo de cocción. Si queremos, podemos poner más.

Pero como estamos a tiempo, vamos a triturar.

Vale. Nosotros, el kiwi ya lo tenemos.

Veo cómo está el chocolate.

Vale, lo tenemos.

¿Veis? Que ahora está el licuado de fresa con el azúcar.

Que es muy natural; el azúcar y el agua

que, en este caso, no es azúcar, que es miel.

Tenemos las moras fantásticas.

Y vamos llenando estos vasitos tan chulos.

Yo creo que ya. Vale.

Vale.

Perfecto. Sergio, a por el siguiente.

Y eso lo dejamos ahí, porque meteremos todos juntos

al congelador. ¿Qué vamos a hacer?

Mira, vamos a coger. Tú ve poniendo.

Coge una cuchara que tengo aquí.

Y vamos a ir poniendo aquí dentro en los moldes,

vas cogiendo un poco de... Superpolo.

Kiwi. De Kiwi. Y lo ponemos aquí.

¿Ves? Lo vamos a repartir

en los tres moldes que tenemos. Ponemos uno.

Adelante, aguántamelo. Vamos a poner unos poquitos más.

Ahí, está. ¿Para qué lo tapamos?

Bueno... Para que no le dé el frío directo.

Y vamos a hacerlo muy natural, la verdad, de fruta natural,

solo porque así no añadimos azúcar, no hacemos ni miel ni nada.

¿Y esto, luego, se puede aprovechar?

Se puede aprovechar para otro.

Deja este aquí y lo vamos a poner un poquito más aquí, en este.

Ahí está.

Ahí... y luego ya el último. Y este de aquí.

Ahí está.

Le vamos a poner el kiwi que le va a dar acidez

y luego le vamos a poner un zumo de frutas,

que es zumo de naranja natural.

Tal cual, eh. Y como la naranja tiene ya mucha azúcar,

porque tiene concentración de azúcar, pues nos vendrá de lujo.

Ya verás.

Chocolate.

Bueno, ahí está.

Y ahoraya con esta tapa, lo tapamos.

A ver si somos capaces...

Bueno, con este o con el otro, es lo mismo. Vale, cogemos así...

Y luego... bueno, está bien lleno, ya está, lo vamos a poner aquí

así para que baje la fruta, que la fruta se quede abajo

y luego ya al congelador, eh. Con este, igual, aguántamelo.

Hemos puesto una tapa de otro color, pero da igual.

Y yo creo que los lleno demasiado, pero bueno...

También, sí, ¿no? Me he pasado... es igual.

Mejor que sobre, que no que falte.

Ahí está, ahí lo ponemos, vamos a ver si baja la fruta,

no lo tengo claro. Sí, sí, bajará o subirá.

O Subirá. Igual puede flotar.

Bueno, da igual.

De todas formas... Ese está subiendo.

¿Está subiendo, no? Sí, la encontraremos

por el camino, o sea, que da igual.

Ah, mira, pues, flota.

Bueno, mejor todavía; vale, fantástico.

¡Ohhh! ¡Dios!

El equipo 2 está fracasando. Bueno, un accidente;

puede pasar, puede pasar, aguántamelo.

Vamos a recuperar el kiwi.

Bueno, ese es el molde que está atrofiado,

no hemos sido nosotros.

Bueno, yo veo que...

Puede pasar, eh, puede pasar, ya veréis que no pasa nada.

Esto es cocina y, además aquí hay que divertirse,

no pasa nada si tenemos un pequeño accidente...

A ver, igual es que lo he cerrado mal.

Si acaso, vamos a hacerlo con cuidado.

(SUSPIRA)

Venga, vamos a limpiar ahora y ya está.

Vale, y, ahora vamos con un helado que lo vamos a hacer con horchata,

con crema de leche y aquí tenemos unas macadamias;

que podrían ser unos frutos secos.

Vale, vamos, Sergio.

Venga, tú, ve picando la macadamia y yo lo que voy a hacer...

Bueno, tú, Adrián, vas a ir montando la nata.

Coges aquí... y tú pones un poco al lado; cuidado que salpica,

y tú poco a poco aquí, pero, sin miedo.

Al de arriba es más suave. ¿Esto qué es?

Esto, mira, cómete una que te va a encantar.

Es un fruto seco, como si fuera parecido a una almendra.

¿Te gusta? Sí, mucho.

Lo vamos a poner

dentro de la horchata. Exactamente, sí, señor.

Ya puedes darle sin miedo que eso...

Luego, lo trituraremos.

No, mezclado ahí. Semimontada.

Vale, no hace falta que lo pongas muy...

Con que lo pongas así un poquito en el aire, tú dale.

Ahí es, vuelcas el bol y ya lo veis cómo va.

Vale, esto lo que vamos a hacer es darle un poco de aire.

Y luego lo que vamos a conseguir es cremosidad en el helado.

Y este tiene truco Torres, lo bañaremos en chocolate.

Venga, suficiente, yo creo que está bien, ahí lo tenemos.

Entonces lo que hacemos ahora es coger la horchata

que tenemos ahí y la vamos a mezclar con la nata.

Pásame la horchata.

Quitamos este kiwi ya.

Y ahora, lo que hacemos aquí...

es cogemos la horchata y la ponemos dentro.

Y esto es materia grasa que le va a venir muy bien;

primero: el helado cuanto más grasa tiene,

sobre todo, en el helado,

mejor... más cremoso va a quedar después.

Entonces, si pusiéramos esto sólo

como es base de agua, sería sorbete.

Si ya le ponemos la nata, es helado.

Es práctica. Bueno, yo voy a rellenar aquí...

¿cuántos hay, para cuántos?

Bueno, para todos, si quieres.

Vale, pues yo voy a poner el granillo dentro

y, luego,... ¿Y no lo ponemos en el chocolate?

No. Pero sobra.

Así, como si fuera un helado. Toma, ve poniendo tú.

Dentro.

A ver, el chocolate... habrá que congelar esto.

Ve cogiendo y llenando ahí dentro. Bueno, aquí tengo aparte

una cobertura de chocolate,

es chocolate, cobertura de chocolate

que la hemos deshecho al baño María.

Y luego el helado...

Aquí lo veis.

Deshecha al baño María, hay que templarlo ahora

para que no esté muy caliente porque, si no, al poner el helado

al estar congelado, se derretiría un poco,

sino hacerlo que esté, lo pongamos en el labio

o lo toquemos con los dedos y esté tibio.

Entonces, vamos a hacer un helado, pero bañado en chocolate.

Toque Torres.

Vale, suficiente.

Vale, genial. Venga, vamos allá.

Rellenamos... Y ponemos aquí.

Vamos a hacerlo que nos llegue.

Un poco más.

Esto...

Bueno, ya tiene una pinta que no veas.

Sí, porque como lleva la nata. Vale, venga, Javier, cierra ahí.

Ve poniendo tú y tú.

Venid ahí; sí, aquí. Vale, ven tú.

Id tapando ahí, exactamente.

Que quede bien el centro.

¡Tiene una pinta...! Este está bueno, eh.

Pues ya verás cuando le pongamos el chocolate.

Vais a ver. Y Adrián.

Vais a ver. Muy bien, estupendo,

pues ya tenemos los tres tipos.

Repaso superrápido: de horchata con macadamia

y luego irá bañado con chocolate,

los de fresa y mora

y los calipos de naranja y kiwi.

Al congelador, que esté bien frío y después nos lo comeremos.

Ahora nos toca esperar un poco.

Han pasado tres horas y seguro que ya están congelados.

Bueno, aquí tenemos los primeros,

los de horchata y frutos secos.

Bueno... y luego había hecho

uno más que es de colores. Los de fresa

y moras y hemos hecho

uno de colores que teníamos un ratito libre.

Y los de naranja y kiwi, aquí los tenemos.

Bueno, que está supercongelado ya. Superpolos.

Venga, perfecto; a ver, vamos a sacar algunos.

¿Sacamos este? ¿Qué hacemos para sacarlo?

Tenemos un poco de agua caliente aquí, Sergio, para darle.

Trae, que este lo vamos a bañar, dame.

Mirad, un minigolpe de agua caliente.

Muy poquito, que le voy a poner el chocolate.

Y a ver si nos sale, toma ya. Venga, perfecto, dame, Javier.

Lo ponemos aquí. No, no.

Ah, este lo vas a bañar, vale. Este lo bañamos.

¿Bañas uno, no? Con uno ya está.

Chocolate templado.

Y, ahora, ya dejamos escurrir bien.

Y lo vamos a hacer así como salga, eh.

Lo escurrimos bien el chocolate.

Ya veréis cómo ahora se endurece.

Toma, ¿cómo lo pinchamos aquí?

Bueno, pinchado ahí.

Pinchado, pero, es que no pincha,

haz un agujero. Vale, toma.

Bueno, si lo haces así, podremos poner más.

Ahora, sí.

Muy bien, Javier, muy bien.

Muy bien pensado.

Oh, es que vaya agujero me has hecho.

¿Qué, no te gusta?

Bueno, vamos a hacer ya para ir poniendo

porque si no, no va a haber manera.

¿Eh? Bien. Yo veo el chocolate.

¿Veis? se pone duro el chocolate y se queda, luego,

ya, bueno, pues, se queda un helado de chocolate.

Si queremos, también, lo bañamos entero;

dame otro de estos que voy a hacer...

Vamos a hacer el bañado de otra manera.

Vamos a sacar este, ¿vale? Mira, este ya está.

Vamos a bañarlo de otra manera, ya verás.

También este lo vamos a bañar así. Venga, otro polo.

Fijaos qué chulo este.

¡Huy, Sergio.!

¡Joder, Javier, madre mía!

Bueno...

Es que el soporte que nos hemos buscado,

qué me quieres hacer aquí. No pasa nada, no pasa nada.

Esto de los polos,

también hay que divertirse, ¿no? Sí.

Claro.

Oh, bueno, este sólo lo hemos bañado un poco;

vamos a sacar aquí nuestro, nuestro calipo; sí, señor.

Y nosotros el nuestro a ver si nos sale, ¿vale?

Toma, toma, ya. Y de tres colores.

(SILBA)

Y está... por ahí está.

Toma, este ya te lo puedes comer, este para ti.

A ver. Luego te doy el de chocolate.

Ya, ya. Vale.

Todavía no sale, cuesta un poquito.

Vamos a darle un poquito más, Perfecto, yo me como este, va.

También, que a mí me gusta más de frutas, eh.

Yo mira, cuanto más sano, mejor.

Vaya, cuesta de salir este un poco.

Ahora sí.

Bueno y este para ti, tres colores, anda que no.

Bueno. Venga, perfecto.

Ya veis que aquí tenemos unos polos

y no sé... Qué nos queréis decir, a ver.

Siempre hay un motivo para cocinar. Hasta el próximo programa.

¡Adiós! ¡Ehhh!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Niños en casa

Torres en la cocina - Niños en casa

21 jun 2016

Hoy con dos ayudantes especiales, dos niños gemelos, se presentan dos propuestas que gustarán a los niños: pizzas caseras y helados artesanales.

ver más sobre "Torres en la cocina - Niños en casa" ver menos sobre "Torres en la cocina - Niños en casa"
Programas completos (464)
Clips

Los últimos 1.530 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios