www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3759962
Para todos los públicos Torres en la cocina - Menuda cocina - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos a un nuevo programa.

Hoy vamos a hacer un programa muy especial. ¿Por qué?

Porque vamos a hacer recetas aptas para todos los públicos

y vamos a empezar con un risotto

de tomate y salmón ahumado. ¡Buenísimo!

Luego vamos a hacer unos libritos pero...

Totalmente diferentes, para todos los públicos;

pero pensando en los más pequeños de la casa.

No hay un librito, hay dos libritos.

Ahí tenemos un pequeño debate aquí. Yo digo que los voy

a rellenar de una cosa y él de otra.

Ya veréis, los libritos no son de carne. No digo más.

Vamos a hacer este risotto. De verdad que una vez lo probé,

me lo hizo una fantástica persona italiana, por cierto.

Y yo dije: "Qué cosa tan sencilla, tan fácil y tan buena".

Es muy buena y no lleva prácticamente nada.

Le vamos a poner, a rehogar, un poquito de cebolla.

Sergio va a rallar un buen tomate de colgar,

un tomate rojo, maduro.

Es importante que sea carnoso y que tenga poca agua.

Bueno, aunque lo vamos a escurrir.

Le vamos a quitar el agua, o sea que... ahora veréis.

Yo tengo aquí... primero lo vamos a rallar

y, luego, tengo un colador para escurrirlo.

Y con el agua algo haremos. Algo haremos.

¿Os gusta el tomate, juventud?

¿El tomate no? Huy, no. ¿De verdad? ¿No os gusta?

Una sí, otra no...

Os voy a hacer un chupito de agua de tomate.

La que quiera, La que no quiera, no.

Sin forzar, a ver qué os parece.

Bueno, rehogamos la cebolla en un poco de aceite.

Aceite de oliva. Tenemos aquí el salmón ahumado,

que lo pondremos al final, que le acompañará muy bien;

tenemos la cebolla que rehoga un poquito

y los ingredientes, porque es muy fácil.

Es "el fondo es la base y la base es el fondo".

Hay que remarcarlo porque esto es un caldo de verduras.

Teníamos el verde de puerro, alguna piel de cebolla,

teníamos un trozo de calabacín, una cebolla...

Hemos hecho, ya lo tenéis en la web, un caldo de verdura,

que se llama nage, técnicamente. Lo hemos dejado cocinar

25 o 30 minutos,

colado y aquí está. Pura esencia natural de verduras.

Y con esto vamos a mojar el arroz. En vez de agua,

con cuatro verduras nos sale un caldo increíble.

Y luego eso nos va a aportar muchísimo sabor.

Bien, vale.

Ponemos

dos puñados de arroz más el que le toca.

Seamos generosos.

Cerramos aquí el grano y el arroz es un arroz bomba,

un arroz importante, para risotto.

El arroz bomba aguanta mejor la cocción

y absorbe mucho sabor.

Y para eso hay que cerrarlo un poco.

Bueno, también hay otro arroz italiano

que se llama carnaroli. Muy bueno.

Es especial para risotto. También va muy bien.

Bueno, y el arborio también. Son arroces que van muy bien

para el risotto. Bueno, fijaos lo que hago.

Cojo el tomate y lo pongo a escurrir.

Yo creo que nos llega con este, Javi. ¿Pongo más?

Eh... sí, sí. Rallo más, no pasa nada.

Por dos o tres no pasaría nada.

Importante para el risotto: cerrar el grano y ahora

vamos a mojarlo. ¿Qué tenemos que hacer?

Ir mojando poco a poco. ¿Por qué? Porque vamos a mojar,

vamos a dejar reducir un poco y el risotto...

Es bueno dejar hacer sufrir un poco el grano,

porque es cuando coge mucho más sabor

y la textura nos queda mucho más agradecida.

Lo que hemos dicho muchas veces: hacer sufrir el arroz.

Porque es cuando se concentra el sabor. Y el grano,

como es absorbente, absorbe todo el caldo de alrededor

y se concentra mejor el caldo y queda mejor.

Cocinamos primero el arroz con la cebolla

y el caldo de verduras, que es importante.

Y en último momento pondremos el tomate,

que le va a dar mucho frescor. Y lo escurrimos

para que luego no nos quede líquido porque lo queremos es

simplemente la pulpa del tomate.

Vale.

Bueno, ¿qué, vamos bien? De momento el arroz, ¿os gusta?

¿Sí? ¿Probaréis el agua de tomate o no?

Así aliñada con... sobre todo tú, que no te gustaba,

te la voy a sazonar con un poco de sal, una gotita de pimienta...

A ver qué te parece, a ver si te gusta.

¿De verdad no te gusta el tomate? ¿Ni crudo ni cocido?

Bueno, vale. Dejamos cocinar, vamos mojando.

Y ahora cuando falten 10 minutos, lo terminamos.

Que es el toque final.

Risotto típico, bueno, clásico. Porque el risotto

del Norte de Italia... estamos haciendo un risotto

que es cebolla rehogada, el arroz y caldo en este caso.

Caldo de verduras. Vale, voy a mojar un poco más.

Y ya podemos rallar el queso. Yo lo rallo ahora.

Bueno, fijaos... Y un poco de azafrán

no le iba mal tampoco pero bueno, ya está bien.

No, así, muy natural.

Ralla el queso, Sergio. Vale, venga, vamos allá.

Vamos a rallar este queso parmesano, también italiano.

Este gran queso.

Pondremos también al final unos tomates cherry

que da la combinación de textura también,

que es diferente. Es tomate más dulce el cherry.

Es un poco más dulce. Le va muy bien.

Pero fijaos, el tomate, al final.

Es lo que nos va a dar frescor. Y pondremos también

un poquito de albahaca, que le va superbién.

Además el risotto es un plato buenísimo, versátil

y que se hace de muchas cosas.

Dicen que en Italia, hablando del azafrán,

hace muchos años, el azafrán se utilizaba como colorante,

para pintar. Y a un cocinero se le ocurrió ponerlo

en un banquete de bodas.

Y al ver las pepitas, que eran como de oro,

la gente alucinó, ¿no?

Decían: "Bueno, ¿qué es esto?". ¡Increíble!

Bueno, aquí tenemos el arroz.

Bueno, esto es suficiente. Siempre nos gusta

dejarlo un poquito al dente.

Toma queso, que hay bastante. Aquí tenemos la prueba

del salmón ahumado que voy a cortar un poquito también,

que siempre le da... Bueno, que decidan si quieren

salmón o no. ¿Salmón? Sí.

Un poquito le voy a poner. Voy a hacer el agua de tomate.

Mira, voy a poner un poco de sal, pimienta

y un poquito de zumo de limón.

A ver, a las que no les gustaba el tomate, venid.

A ver si os gusta o no. Si no, no, eh.

Venga, arriesgaos. Es como un consomé de tomate.

Espérate que lo bato un poco...

¿Tú no? No me gusta el tomate.

¿No te gusta? No. Crudo no pero...

A ella sí le gusta. Ven aquí.

Ven aquí.

No me gusta... ven aquí.

Pasad por aquí. Venid por aquí detrás.

Espera, que le voy a poner... bueno, creo que ya está bien.

Bueno, esto es el agua, la esencia del tomate.

Es el consomé del tomate, que nosotros llamamos.

Venga, un chupito para cada una. Tomad.

A ver si os gusta o no.

Como algo refrescante, algo bueno así...

Sí, está bueno. Está bueno, ¿no?

Sí. A ti no te veo convencida.

De hecho se ha mojado los labios y ya está.

¿Pero te gusta? Sé sincera. Sí, sí.

¿Qué es lo que no os gusta del tomate?

No sé... -Las pepitas.

Pero ahí no hay pepitas. Por eso.

Ah, por eso te gusta. ¿Y a ti?

Me gusta. Te gusta. ¿Te lo acabas o no?

¡Bravo! Muy bien.

Gracias.

Bueno, tenemos el arroz.

Veis que, hasta ahora, ha sido cocción aquí en el fuego.

Y ahora ya lo retiramos. Sergio, vas a cortar

un poco de albahaca. Venga, vamos allá.

Le vamos a poner bien de albahaca que me fascina.

Sí... no te pases, pero sí, un poquito.

Bueno, aquí tenemos el risotto.

Fuera del fuego. Sabéis que nos gusta

el arroz al dente. O sea, tiene que estar así.

¿Le has echado el queso? Un momento.

Ponemos el tomate. Es tan fácil como bueno

este risotto. La pulpa del tomate cruda.

O sea que lo que hemos hecho ha sido sacar el agua.

Ponle tomate, eh. Bastante.

Ponemos el tomate, bien de queso.

El queso es importante porque nos dará cremosidad.

Aceite de oliva.

Ahí está. Podemos poner el salmón.

Es salmón ahumado, o sea, que ya tiene una cocción.

Y ahora lo que decimos o lo que dicen muy bien

los italianos, es mantecar.

Vamos a mezclar este tomate,

veréis qué color más bonito coge.

Y mezclar todos los ingredientes, bien mezclados,

que nos quede un buen risotto.

Vale, tengo un plato ahí debajo, Sergio.

Mantecar normalmente es ligar. Nosotros lo hacemos

con el queso, pero normalmente se hace con mantequilla.

Pero este es más sano.

¿Dónde tienes plato? Ahí.

Ponemos el tomate al final que nos va a dar frescor.

Y mezclamos con cuidado de no romperlo.

Y luego ponemos la albahaca, fuera, que no se ponga negra.

Toma, un cucharón.

Fijaos qué plato más fácil y os digo que está muy bueno.

¿Lo has probado de sal y pimienta?

Sí, está probado. Está bien.

Ahora... ahí va.

Es un risotto de tomate, ni más ni menos.

¿Os gusta o no? ¿Sí? Sí.

Bueno, luego nos lo comemos.

Venga, ahí está. Venga, toque de albahaca,

que esto sí que le va superbién.

Ahí va, ahí está. Muy bien.

Un poquito de aceite de oliva.

Y os digo que está buenísimo. Para todos los públicos.

Probadlo.

Después de este fantástico arroz, muy simple

pero muy bueno, menos es más, acordaos. Vamos a hacer

unos libritos, pero los haremos de este animal.

De rape. De este pescado, de rape.

Totalmente diferente, queda mucho más jugoso,

mucho más tierno y es totalmente diferente,

ya veréis, es toque Torres.

Y sobre todo para los niños, pues es una manera

de comer pescado. Exactamente.

Él va a hacer un librito, su librito, y yo

voy a hacer mi librito. Exacto.

Es que estamos picados hoy.

Estamos aquí... Y después alguien lo probará

y va a decir cuál es el mejor. Exactamente.

Alguno de vosotros que habéis venido hoy aquí al programa,

muchas gracias, y vosotros desde casa también

a ver cuál os gusta más. Opináis.

Yo voy a ir limpiando el rape. Te ayudaré a hacer el tuyo.

Bueno, vamos a limpiar el rape. Javier va a freír

los pimientos, que eso... si quieres explicarlo, Javier.

Pimientos de Padrón. Un pimiento fantástico

y que algunos pican y otros no. Yo explico por qué.

Es un método que tiene de defensa contra los insectos

y también contra los humanos porque el picante es verdad

que, en principio, nos tendría que repeler.

Nosotros, que somos adictos, no pasa nada...

Pero normalmente es un repelente. Por eso pican.

Bueno, vamos a freírlos.

Y luego daré alguno a probar, a ver si hay suerte o no.

La verdad es que así frititos con un poquito de sal

ya son buenísimos, eh. Bueno, vamos a hacer medio rape

porque hemos traído aquí un rape inmenso, muy grande.

Muy bueno. Y fijaos en un detalle cuando vayáis

a buscar rape, no sé si lo sabéis aquí

y aquí tampoco: esta telilla negra que tiene el rape

quiere decir que es un rape del Mediterráneo.

Que suelen llevar esta telilla de aquí.

Es negro. Es más sabroso. Exactamente.

Y luego hay otros que no llevan la telilla, que es

más blanquecina, que son de otros lugares...

Que, quizás, por el tipo de alimentación

pues no son tan ricos en sabor como este.

Bueno, a título por si vais al mercado,

para que lo tengáis en cuenta. Tanto los rapes grandes

como los rapes pequeños. Pasa lo mismo, eh.

Este es grande, grande, grande. ¡Está increíble!

Bueno, vamos a proceder a limpiarlo.

Aunque voy a limpiar sólo medio,

porque con medio ya tendremos bastante. Vale, perfecto.

Ya lo tenemos así.

Esto lo pedís limpio en la pescadería

y encantados de limpiaros el rape.

Pero yo, en este caso... pues hemos querido limpiarlo.

Vamos a coger la parte más ancha

porque necesitamos que sea ancha para hacer

el librito lo más grande posible.

Yo hago de esta manera. El rape es ideal

para niños porque sólo tiene la espina central,

esta de aquí, y ya no tiene más espinas.

Es una carne blanca, delicada. Fácil de comer.

Bueno, aquí tenemos un lomo, un hermoso lomo de rape.

¡Está increíble, eh! ¡Está buenísimo! Esto está...

Vamos a cortar aquí y vamos a hacer el librito.

¿Cómo hacemos el librito?

Bueno, pues fácil. Como un librito.

Yo lo voy a cortar en bie, así nos va a salir más grande.

Vamos a hacer así. Vamos a hacer aquí, primero,

un corte sin llegar a la parte de abajo;

lo dejamos así, por eso se llama librito, porque dentro

le vamos a meter el relleno.

Y este segundo ya sí que lo damos hasta abajo.

Y aquí tenemos el primer librito, ahora, lo chafaremos un poco,

porque también es verdad que tiene que...

Bueno, necesitamos un poco más grande,

aunque este rape está muy bien,

pero yo os digo que este rape rebozado queda jugosísimo.

¿Hacemos uno? Bueno, yo haría dos.

Venga, va, dos cada uno, va.

Hay que probarlo y todo. Es verdad.

Esto lo pedís en la pescadería

y si lo queréis hacer vosotros, pues, os mostramos cómo es.

Vale, una vez lo tenemos aquí así, ya veis que está,

bueno, está abierto, yo cojo una espátula

o algo de metal o algo duro

y lo que voy a hacer es aplanarlo un poco,

pues, simplemente, para que luego, a la hora de contraerse,

pues tengamos también más espacio y no se contraiga tanto

y para poder poner

el queso, el jamón y lo que le vayamos a poner.

Ahí está, muy bien. Venga, el primero, uno, tengo aquí.

No te quedes los mejores, no empieces.

Pero si da igual, es el mismo rape.

No tengas miedo, Javier, no tengas miedo.

Bueno, que te conozco. Vale, yo ya tengo aquí,

ya veis, ya lo he chafado un poco, perfecto.

Mira, tus pimientos y voy a dar unos por aquí.

Venga, perfecto. Esperad un poquito, que quema,

yo los dejo por aquí, los vais probando.

¿Qué, te animas?

(Risas)

No te veo muy convencida yo a ti.

Sí. Cuidado que queman.

Vale, yo te los dejo a ti, los vais pasando

y a ver si hay que pican o que no.

Vale, yo tengo aquí los pimientos que Javier, además,

creo que se notan un poco los que van a picar y los que no.

Bueno, a veces, te equivocas, claro.

Yo, también. Bueno, mirad... sal, pimienta,

ponemos lacón,

lacón, eh, no jamón, lacón; yo pongo lacón.

Vale, lo hago doble,

le voy a poner el queso, este San Simón

que es... oh.

¿A ver?

Increíble, eh, tiene un toque ahumado buenísimo.

¡Qué bien huele! Es queso de leche de vaca cruda.

Vale. ¿Habéis cogido alguno picante o no?

(TODOS) No. ¡Ay, qué suerte!

Bueno, es que puede pasar que si son buenos,

bien de Padrón, normalmente, no pican mucho, eh.

O sea, que eso es lo bueno también.

Bueno, con qué nos sorprendes. Mira, Javier.

Pimiento del piquillo. El queso.

Sí. Este tipo de queso, tan bueno.

Y luego le voy a poner... Pimiento de Padrón,

yo le pondré pimiento del piquillo. ¿Sí? Y yo, hasta con pepita y todo.

Luego lo voy a cerrar, lo vamos a cerrar...

Y luego ya, evidentemente, lo vamos a rebozar.

Pero, bueno, ya veis con el queso, mira qué librito... ¡toma ya!

Venga, Javier, adelante. Vale.

Pues ahora vamos con el mío, cogemos un poquito de jamón

sin sacarle la grasa del todo, que la grasa es buena.

¿Vale? Sacamos un poquito de grasa,

nos va a aportar mucho sabor también... y ponemos.

Uno... y dos.

Sergio ha puesto pimiento de Padrón,

pues yo voy a poner pimiento del piquillo.

Y luego, aquí tengo un queso... ¿veis los agujeros que tiene?

Increíble, ¿sabéis por qué se forman estos agujeros?

Un queso emmental.

Porque hay un pequeño microbio que lo que hace es que crea un gas.

Benigno, eh, es bueno. Y la corteza no deja salir el aire

y entonces se crean estos agujeros.

El emmental que es... Querido Watson.

Un elemental, un emmental.

No lo ha pillado.

(Risas) Sí, lo he pillado y es...

Vale, cortamos un poquito.

Sabéis que luego se va a fundir

y este queso fundido es muy bueno, muy cremoso.

Y aquí, este es un queso que se utiliza mucho en la fondue.

También es un plato que me gusta mucho porque es un plato

para compartir; es bueno, es divertido.

Y vale... yo creo que ya está.

Después, el pimiento del piquillo. También hicimos una un día.

También me acuerdo. También hicimos una un día.

También me acuerdo; sí, señor.

Que lo tenéis en la web, hicimos dos fondues buenísimas.

Voy a poner nada,

un toquecito de pimienta, un poquitín de sal.

Toma. Nada, muy poquito.

Vaya relleno.

A mí me gusta más el mío.

O sea, no sé cómo lo veis... pero, bueno, está bien también.

Vaya relleno y, ahora,

voy a salpimentar un poquito el pescado, eh.

Vamos a hacer un rebozado... pues, bueno, el rebozado

de toda la vida que lleva los libritos

que es harina, huevo y pan.

Vale.

Yo le voy a poner a mi rebozado,

ahora me adelanto yo que me toca a mí también.

Me parece muy bien, Javier.

Le voy a poner tomillo y romero fresco,

lo voy a picar bien fino

y lo voy a mezclar con el pan rallado

y me va a dar una... va a estar especiado,

un pan rallado, pero especiado.

Que... ya se le da un toque

a este pan.

Mira, y voy a poner, incluso,

un poquito de perejil también, que creo que le va a ir.

¿Eso lo vas a poner en el pan? Sí.

Bueno, pues yo lo separo porque yo, en mi pan...

Mira, mitad para ti, mita para mí;

yo en mi pan, lo que voy a hacer es coger

un poco de pimentón de la Vera, ahumado, también.

Te he dado una buena idea, eh, te he dado una idea.

Ya lo tenía, lo tenía previsto.

Un poco de pimentón de la Vera.

Vale. Y lo voy a mezclar bien.

Esto le va a dar un toque aquí ahumado muy bueno.

Vale, perfecto.

Fantástico.

Mira, eh.

Harina. Lo que voy a hacer

es poner las hierbas, las hierbas picadas.

Y también mezclamos bien.

Bueno, yo digo aquí, el mío es lacón, queso,

un queso de vaca cruda,

San Simón... y he puesto el pimiento de Padrón,

¡ojo al dato, ojo al librito! Vale, y yo le he puesto...

Y yo le he puesto el emmental,

el pimiento del piquillo y el jamón... un buen jamón.

Un momento, sin probarlo, ¿con cuál os quedáis?

Tú, que...

¿Con el mío?

Es que... Vale.

No sé si sacar la medalla y colgármela ya o esperarme

o qué hacer, es que, Javi, no hay...

No sé, chico. Luego hay que probarlo;

lo vas a probar, tú nos harás

el favor de probarlo y después dictaminar.

A ver, yo, antes de freírlo, antes de darle la fritura,

lo que voy a hacer es coger estos tomates,

que tengo aquí tomate... y también lo que voy a hacer

son unos tomates, podrían ser verdes,

pero a mí el tomate verde,

el tema del tomate frito que a mucha gente le gusta,

a mí me gusta más este tipo de tomate,

voy a hacer unos tomates fritos de guarnición.

Es para... Bueno...

Es para ver si me lo compran más.

Pero, bueno, es muy fácil, le corto las dos partes

para que tenga un poco de base,

y para quitarle, bueno,

esas puntas que son más de piel y el ojo.

Quitamos aquí, quitamos aquí.

Bueno, los voy a freír un poco y luego ya les voy a poner...

Tengo aquí orégano fresco y todo,

pues le pondré un poco de orégano fresco, hierbas...

Bueno. Vale, ya tengo los míos.

Espera, que me queda rebozar a mí; mira, lo tenía por harina...

¿Dónde está mi pan? Aquí.

Lo rebozo por huevo. ¡Qué pintaza!

Pues sí, la verdad, es que es bueno esto.

Y es un librito totalmente diferente,

es un librito que ya veis...

Que, bueno, esto...

Si al niño o a la niña no le gusta el pescado,

no hay que decir... libritos.

Ya está, ¿de qué? Libritos.

Vale, tú vas a hacer tomate,

pues yo voy a hacerlo con ensalada,

con un cogollo que tengo aquí. Huy, huy, huy...

Bueno, es que en un principio, lo íbamos a hacer

con el cogollo y te inventaste lo del tomate.

Huy, huy... Te lo has sacado de la manga.

¿Qué te pasa? No, hombre, que le gusta más

el tomate a los niños que la...

Espera, que me lavo las manos y vamos para allá.

Vale, yo, cogollo, yo, cogollo; es que, en principio, los dos

lo íbamos a hacer con cogollo.

Es un toque rápido, eh.

Vamos, perfecto. Aceite bien caliente, que eso está bien

porque hay que dorarlo por fuera

y por dentro... ahí está.

Y por dentro también, bueno, que se deshaga el queso,

pero que le dé, simplemente, el calor.

Vale, vamos a coger un poquito de papel también.

Mira, pongo mis tomates, que ya los voy friendo.

Vigílalo, que voy a poner papel. Todo yo, todo yo.

¡Vaya pinta, eh! Yo, vamos...

¿Ahora cuál era el mío? Ah, este es el mío.

Eh, no te equivoques. Vale.

Es un pescado, no necesita mucha cocción, ya sabéis que,

bueno, el pescado poco hecho.

Y yo te digo que esto

es un librito de lo que, vamos, de lomo y vamos...

A ver quién me dice que no, a simple vista, eh.

Bueno, porque tenías el fuego más fuerte ya de por sí.

No, yo lo tenía igual, Javi; se te va a dorar a ti también,

no tengas miedo, no pasa nada, se te va a dorar.

¿Ves? Está bien. Esta era mi sartén.

Bueno. Huy, huy, huy...

¿Veis? Este, con las hierbas, las hierbas aromáticas...

Bueno, luego, lo probarán y veremos.

Sí, sí, ¡pero, huy, huy...!

Sí, bueno, yo el mío lo saco ya. Yo también.

Ya está porque...

Y ya se termina la cocción ahí.

Y ahora lo dejamos reposar un poquito, lo bueno es que...

Porque no tienes la ensalada, ¿no?

Que se va a fundir. Porque no tienes la ensalada.

(Risas) Eh, es por eso,

porque el mío ya no reposa, el mío yo lo sirvo ya.

Bueno, yo he cortado los cogollos así, en juliana.

Voy a poner, nada, dos hojitas

de albahaca que le va a dar frescor a este cogollo,

muy fácil, eh; yo, simplemente,

porque un librito tiene una parte de fritura,

que una ensalada la va a hacer mucho más ligera

y, aparte, para un pescado es muy buena guarnición,

o sea, no tiene ningún secreto, pero está muy bueno.

A mí me gusta así.

Toma ya, mira qué bonito el tomate. Y ahora, tomillo limón.

Un poquito de aceite,

no puedo ver, Sergio, no tengo tiempo.

Una gotita de vinagre.

Y un poquito de sal y pimienta, muy poquito.

Bueno... y aquí tendríamos

estos superlibritos.

Bueno, yo cojo unas hierbas

orégano, romero, tomillo, lo que queráis.

(Risas)

Ahora veréis.

Ponemos, pues estos dos libritos; venga, vamos allá.

Bueno, lo del tomate, tampoco no es que...

Pues un tomate frito, chaval; pero tomate frito de verdad.

Mira, dos.

Y tres.

Toma librito. Vale.

Toma ya.

Ha llegado el momento de la verdad.

Vamos a probar los platos; venid para aquí, adelante.

Aquí en medio, por favor. Exactamente.

Bueno, vamos a probar; toma, uno para ti,

que es más pequeñito

para que no sea muy grande y otro para ti, a ver qué tal.

Este era el de lacón

con el queso... bueno, un poco ahumado

y, luego también, le hemos puesto el pimiento de Padrón.

Ya podéis comer.

Si ves que te elevas o algo, me avisas que te pongo aquí.

(Risas)

Segundo asalto. Saboreado.

Dame, que te ayudo con la cuchara, la dejamos por aquí.

Pimiento del piquillo, eh,

el jamón, el emmental, las especias.

Esto no es un concurso ni mucho menos pero,

si os tenéis que decantar por alguno, ¿cuál os quedáis?

¿Yo? Sí, tú primera.

El de lacón. ¿El de lacón?

Vaya. ¿Por qué?

Bueno, es igual, no lo digas, venga.

(Risas)

¿Y tú? Yo, también.

Venga, pues el de lacón, no pasa nada.

(TARAREA) ¿Pero, por qué, a ver?

Yo es que soy muy fan del pimentón de la Vera,

entonces, cuando has dicho el pimentón, ya...

me he decantado, pero, tenía que probarlos.

¿Son tus amigas? Yo no he hecho nada,

ya habéis visto que es... esperad, que igual no se ha visto.

(Risas) Venga, ahí.

Bueno, adelante, a comer. Amigos, a comer todos, vamos.

Gracias, muchas gracias.

Bueno, aquí quien gana sois vosotros.

Ahora venid todos a comer. Toma, tomad aquí.

Ahora sacan un poco más.

Sin miedo. Pero, bueno...

Están los dos buenos, ¡familia

siempre hay un buen momento para cocinar,

a disfrutar, nos vemos!

Hasta luego. Adiós.

¡Eh!

  • Menuda cocina

Torres en la cocina - Menuda cocina

17 oct 2016

Pensando en los niños: arroz, risotto de tomate con salmón y una fórmula infantil que cambia la carne por pescado: Libritos de rape en 2 versiones

ver más sobre "Torres en la cocina - Menuda cocina" ver menos sobre "Torres en la cocina - Menuda cocina"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios