www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3639734
Para todos los públicos Torres en la cocina - Menú de verano en 30 minutos - ver ahora
Transcripción completa

¿Lo tienes todo a punto? Yo creo que sí,

lo tenemos todo preparado ya. ¡Hola! ¿Qué tal?

¡Hey, muy buenas, bienvenidos! Hoy menú en 30 minutos.

Menú de verano, ya fresquito, ya veréis.

Y vamos a empezar por una sopa fría de pepino.

Segundo plato: Suquet de gallo de San Pedro.

Y postre, vamos a hacer unas brevas con hojas de higuera.

No os podéis perder este menú. Supermenú.

Superfresco en 30 minutos, cocinamos con vosotros,

ya lo hemos hecho alguna vez y siempre da buen resultado.

¡Para, para, para! ¿Qué pasa?

¿No recordáis que nunca funciona? Eso es verdad.

Mirad este vídeo. Vale.

Dale para adelante y, luego, para atrás.

Si no, luego no suena.

¿Ha sonado ya o no? Bueno, pues se ha acabado, eh.

Venga, sácalo. Vale.

Bueno... Que le va muy bien.

(Timbre del temporizador)

Le vamos a poner... ¿Qué? ¿Qué haces?

Qué bueno, oye, ¡qué bueno! Aquí tenéis, dos nuevos.

Te doy el huevo. Este nos lo llevamos.

Ya lo puedes freír. Sincronizamos aquí.

¡Gracias, Reque, "adeu"!

30 minutos. A cocinar.

A cocinar.

(Sintonía)

Vamos con esta primera receta:

Vamos a hacer una sopa fría de pepino.

¿Qué necesitamos? Necesitamos pepino, ajo,

chalota o cebolla,

manzana verde,

menta,

comino, le vamos a poner un poco de picante,

que tenemos un pimiento jalapeño, yogur griego o yogur normal,

vinagre de manzana o vinagre normal,

sal, pimienta y aceite de oliva.

Muy sencillo. Vámonos.

Yo voy a ir pelando el pepino.

Vale. Vamos a dejar aquí la pizarra.

Ya sabéis que es un plato...

Ahora el pepino que está excepcional,

que es superfresca esta sopa, es muy refrescante y muy buena.

Y fácil de hacer, muy importante.

Bueno, yo voy pelando el pepino

y voy a hacer, sabéis, para la guarnición,

voy a hacer unas bolitas.

Ya os acordáis que es

ir haciendo estas bolitas así,

que podría ser cortada a cuadrados perfectamente, pero bueno.

Queda más bonito.

Bueno, pues yo, en este caso, lo que hago es...

Voy a dar dos alternativas para hacer la crema:

Hacerlo todo en frío o una parte la vamos a saltear.

Pero como el ajo a mí me parece un poco fuerte así,

tan potente, lo que voy a hacer es, en blanco,

saltear muy ligeramente la chalota

y el ajo, ya veréis. Luego va cogiendo forma, eh.

Es muy fácil esta crema;

bueno, menú en 30 minutos, ya veréis.

Hombre, y encima que hidrata muchísimo el pepino,

en verano refresca mucho y es una de las verduras

por excelencia del verano.

Y esta sopa está buenísima, superfresca.

Ya veréis, es muy buena.

Sí, la verdad es que nosotros comemos...

Hacemos mucha ensalada de pepinos,

simplemente el pepino pelado, cortado, con tomate,

con salsa de soja, vinagre,

aceite de oliva, sal, pimienta.

Y es buenísima.

O una ensalada de pepino con cebolla es muy buena.

Pero hoy le daremos la vuelta, ¿por qué?

Porque le vamos a dar el toque Torres.

Es sopa refrescante,

porque luego también, ya veis que le vamos a poner

algo muy mediterráneo, que también llevará yogur,

un poco de yogur y, quien no tenga yogur, ¿qué hacemos?

Pues, como siempre, alternativa,

también podemos poner crema de leche,

que también iría bien, eh. También.

Mirad, tengo aquí... O leche.

Y, luego, como curiosidad, también tenemos flor de pepino.

Ah, eso sí. Pero eso lo veremos al final.

Sorprendente.

Y buena, además muy buena.

Está potente la cebolla, eh. Hey, ¿ahora lloras tú o qué?

No, no, no lloro pero casi.

Mirad qué pimientos. Es un pimiento ligeramente picante,

sobre todo el verde no pica tanto como el rojo.

Y le vamos a poner un poquito, un poco.

Oye, si no tenemos esto, cayena

o un poquito de picante de otra forma.

Aceite picante también, habéis visto que muchas veces

sacamos nuestro aceite picante.

Entonces, unas gotas de aceite picante que nos gusta.

Y sobre todo, curiosamente, el picante para el verano es...

Es bueno, a mí me gusta.

Vale, vamos a saltear.

Ya tengo las bolitas, eh. Voy a cortar el pepino.

Exactamente. Y ahora ya lo meteremos todo...

Lo vamos a poner todo en un robot, pero...

Que tenemos aquí el robot, pero quien no tenga robot qué hace,

siempre alternativa con la trituradora,

con la que tengáis, triturarlo bien y después colar,

que lo vamos a colar.

Le vamos a poner también manzana, manzana ácida, manzana verde.

La he lavado simplemente y no la vamos a pelar,

porque toda la pectina de la piel, los nutrientes,

todo está aquí en la piel, entonces lo vamos a poner.

Esto, ya os digo, en blanco, eh.

Lo voy a bajar un poco, que está a tope esto.

Ahí está. Un poquito sólo para dar aroma.

Recordemos, aquí está la cebolla,

el ajo y el trocito muy pequeño de jalapeño que le he puesto.

Fijaos, corto la manzana.

Esto sería pues, eso...

No, iba a decir un gazpacho, pero no tiene nada que ver,

porque en realidad es una crema de pepino

que luego queda muy refrescante,

que va muy bien. Hombre, ya veréis qué menú,

que supermenú de verano. Pongo una manzana y media.

Mira, en blanco quiere decir que ya lo tengo.

Es simplemente pochar muy poco.

Entonces, vamos a poner... Espera, déjame que pongo esto aquí.

Lo voy a poner aquí. Mira, pongo aquí el ajo

y la cebolla. (CARRASPEA)

Perfecto. Ahí está.

Yo pongo el pepino, que ya lo tenemos cortado.

Sobre todo, pepino. Y pelado.

Que es lo que es... Cantidad.

Es la crema de pepino.

Ahí está. Perfecto. Está un poquito verde, ¿no?

Está bueno. Vale. Manzana.

Vamos a poner la manzana.

Vamos a ponerle un toque de pimienta,

que a nosotros nos va. Vamos ahí.

Unas gotas de vinagre de manzana que hemos dicho:

"Si no tenemos vinagre de manzana, vinagre blanco, normal".

El vinagre le va a dar acidez, el vinagre ya sabéis que,

con el pepino, bueno, siempre, normalmente,

es aceite, vinagre... Y realza el sabor.

Ese toque de vinagre potencia.

Poquito de comino.

Una punta.

Luego... La hierbabuena se la ponemos luego.

El yogur. Primero, voy a triturar

y, luego, le ponemos el yogur. Venga.

Para que no se nos corte.

Espera, un poco de agua.

Aquí está, se me olvidaba.

Para que no nos quede tan espesa, un poquito de agua.

Nos va a venir bien, eh.

Ahí está.

Vamos a triturar.

(Motor de la trituradora)

Vale, trituro un poco.

Voy a poner un poco más de agua.

Ahora sí, le voy a poner el queso...

Ay, el queso... el yogur. Vale.

Venga, agua, el yogur

El yogur le va a dar cremosidad. Mucha.

Untuosidad y le va a dar a ligar, a ligarlo todo,

que quede bien cuajado. Ya digo, también, si no,

crema de leche también nos serviría.

Un poco de aceite de oliva también le va.

Ya le puedes poner.

Sí que le va, sí. Mediterráneo, aceite.

Vamos a poner ahí.

Vale. Stop. Hecho.

Muy bien.

(Motor de la trituradora)

Venga, se acabó.

(VOZ EN OFF) Oye, ¿qué tal? Os veo un poco "empepinados".

Dadle un poco de vida, un poco de vida que vamos mal.

Que nos pilla, ¿no? Vale. Oído.

¡Oído cocina!

Vale, lo pasamos por el fino, para que quede bien fina la crema.

Y sacar todo lo que son pepitas, pieles...

Sí, porque lo hemos puesto con la piel de la manzana también.

Venga, perfecto.

Pero quien está "empepinado" es mi hermano, no yo.

Que conste. Claro, claro.

Todo yo, todo yo.

Muy bien. Adelante.

Venga, perfecto, yo ya tengo la crema.

Tenemos el primer plato elaborado.

Lo que voy a hacer es ponerlo en la nevera

y nos ponemos con el siguiente. Ahora enfriarlo bien,

como un gazpacho, necesitamos esté bien frío.

Venga, las pepitas, las bolas de pepino

y la crema de pepino. Al final lo emplatamos,

de momento ya tengo la preparación hecha.

Segundo plato: El suquet de San Pedro,

de gallo de San Pedro.

¿Y qué necesitamos? Un gallo de San Pedro,

una cebolla, un ajo, tomate, patata, fumet

y algo de hierbas aromáticas.

Después vamos a hacer una picada también

con un poquito de pan y avellana.

Y un poquito de ajo. Pero un plato también que no falla.

¿Qué vamos a hacer? Primero, rehogar un poquito de ajo

y de cebolla, vamos a hacer el sofrito, la base.

Es lo que decimos: Una base que sea buena.

Y el sofrito tiene que ser muy bueno, muy concentrado,

muy sabroso.

Y, luego, tenemos un caldo de pescados

que ya teníamos hecho.

Y entonces lo que hacemos es descongelarlo,

lo teníamos en el congelador y, ahora, calentarlo.

Y haremos lo mismo con esta espina.

Después la recuperaremos, haremos un caldo, yo lo guardo

y, cuando lo necesitemos, lo ponemos.

Cocina de aprovechamiento. Dame alguna hierba aromática.

¿Como qué? Un poco de romero,

una hoja de laurel...

Venga. Ponemos...

Mira, laurel tengo aquí.

Romero aquí. La cebolla y el ajo, a dorar.

Cortamos pequeñito, que se nos hará antes también.

Que, si no, el de arriba se enfada

y dice que vamos "empepinados". No lo entiendo yo.

Aun con 30 minutos tenemos tiempo, o sea, que vamos bien.

A ver si tú ahora estás chuleando aquí y nos pilla.

¿Voy limpiando el pescado? Vale.

Venga. O rallando el tomate, también.

Venga, pues rallo el tomate. Voy a poner un poco más de aceite.

Y esto ya lo pongo aquí. Rallador...

Vale.

Vamos a rehogar bien la cebolla y el ajo.

Le voy a dar un poco de caña a esto.

Este lo tienes puesto, ¿no? Iba a rallar este. Cuidado que...

Aquí está, a ver si suena; si no, te frío también.

Vale. Toma, hierbas.

Las hierbas, ponemos un poco de tomillo

y un poco de romero. Y aquí el tomate, mira,

lo que vas a hacer es, directamente,

en el colador, porque yo quería sacarle el agua.

¡Ah, vale! Ahí.

Bueno, vamos a filetear el San Pedro.

San Pedro, ¿veis que aquí tiene...? Está espléndido este San Pedro.

Y ahora os voy a explicar un poco más.

¿Veis que aquí tiene una peca?

Bueno, ¡vaya pescado, eh! ¿Como una mancha negra?

Dice que es porque San Pedro

tenía que pagar unos impuestos en Roma.

Y lo cogió del agua, lo sacó con los dedos,

le abrió la boca y cogió una moneda y pagó.

Entonces, de ahí viene la peca, se llama así,

porque dice que esto es de los dedos,

de la marca de los dedos;

y San Pedro, del nombre de San Pedro.

Cuenta la leyenda, es una leyenda y...

Y mira, es bonita.

Vale. Entonces, vamos a filetear.

Aquí. Hombre, ahora...

Lo bueno del San Pedro es que no tiene espina,

que es de temporada porque es de mayo hasta,

aproximadamente, después de verano.

Sí, ahora es cuando está bien de precio,

por eso hemos cogido San Pedro, porque normalmente diréis:

"Ostras, eso es un pescado caro", pues ahora no es caro.

Un pescado de carne blanca sin espina,

sólo tiene la espina central pero, luego,

el filete no tiene espina.

Es muy bueno, superrecomendado porque,

aparte de tener un gran sabor,

es un pescado de roca, del Mediterráneo.

Este lo hemos pagado a 23 euros.

El kilo. Y de nuestros preferidos.

Bueno, voy cortando la patata.

Dame trabajo, eh. Yo aquí estoy parado.

¿Has rallado el tomate? Está rallado ya.

Pues venga, a por la patata.

Esto ya está, ¿no? Sí.

¿Veis? Lo que hacemos es que quitamos un poco la falda.

El pimiento lo voy a... A escurrir también.

Y ahora ya tiene como tres filetes.

Fijaos, eh.

Uno, dos y tres.

Yo sigo la inercia del pescado,

o sea, lo que son estos filetes del pescado.

Ya digo, que no tiene ninguna espina.

Es muy agradecido este pescado, una textura buenísima.

Tiene un toque, incluso, a marisco, imaginaos.

Y ahora lo corto en dados.

Carne blanca, buenísimo.

(VOZ EN OFF) Javier, Sergio,

llevamos 15 minutos.

Bien, ¿no?

(VOZ EN OFF) Bien, os habéis recuperado.

Menos mal. Parece la voz aquella antigua

del Supertacañón.

Bueno, mira, yo tengo aquí la carne del pimiento.

Lo que voy a hacer es, fijaos, cuando hidratamos el pimiento,

una vez hidratado, lo que hacemos es

quitarle la pulpa, quitarle toda la carne

y dejamos la piel que es más indigesta,

que no es tan interesante. Y yo me recupero toda la carne.

¿Veis? Todo esto es lo que vamos a poner

en el suquet.

Suquet, además, plato típico de la zona mediterránea,

de las islas también. Un plato de pescadores.

Absolutamente. Que lo hacían de aprovechamiento,

de cocina de aprovechamiento. Normalmente, los marineros

era el plato que hacían cuando estaban pescando.

Y, normalmente, es un guiso que se suele hacer

con pescados menos nobles,

con lo que no podían llevar a puerto,

que no se vendía tanto, pescado de roca y demás,

pues todo eso se iba al suquet.

Entonces hoy, como hemos encontrado

bien de precio el San Pedro que es de temporada,

pues con San Pedro.

Si no, ya puede ser con rata, con araña,

con pescados de roca que son más...

Más nobles. Vale, esta piel ya la tiro.

Vale. Fijaos que ahora ya está la cebolla y el ajo bien rehogados.

Ahora lo que hacemos

es que ponemos la carne del pimiento choricero.

La voy a poner toda.

Voy cortando la patata. Vale. Vamos a rehogar.

Como está hidratado, no se quemará. Eso es importante.

Y ahora... damos unas vueltas.

También que no se nos queme.

Y ponemos el tomate.

La pulpa del tomate.

Porque veis que hemos separado el agua.

Y nos queda la pulpa. Importante.

Bueno, yo voy cortando la patata. Fijaos qué patata.

Es una patata primor, se le llama. Es una patata pequeña.

Que hemos lavado y que la vamos a poner con piel y todo.

Al rústico.

Os digo que esto ya son esos olores que entran,

el del pimiento, la cebolla, el tomate.

Una cosa tan simple y que ya es especial.

Es ese olor a sofrito.

Ahora hay que dejar concentrar bien el tomate.

Porque es la base. El sofrito tiene que ser muy bueno.

Y si ya tenemos un buen caldo de pescado y un buen sofrito,

con ese pescado, bueno...

Buenísimo.

¡Hum! Huele muy bien.

Voy a poner un poquito de sal y de pimienta.

Esto sería una zarzuela, pero con patatas. O similar.

La zarzuela no lleva patatas. Claro. Por eso.

¿Azafrán le has puesto un poco? No. Voy a esperar.

A la patata ya, ¿no? Sí. Lo puedes poner.

Esto ya... Ahí está.

Las patatas, ahí.

Que esta patata tiene fácil cocción, pero se quedará entera.

Porque la piel también nos va a ayudar.

Primero, las propiedades, normalmente,

están alrededor de la piel o en la piel.

Y luego, nos va a aguantar que la patata no se rompa.

Voy a poner alguna más. Está bien.

Estás con miserias, Sergio. No puede ser.

Esta patata luego queda espectacular, buenísima.

Suelta el almidón, que va a ayudar a ligar.

¿Tú sabes de dónde viene la expresión de "higos a brevas"?

Eh... No.

Bueno, pues luego te la cuento. Luego os la cuento a todos.

Luego tenemos un postre que haremos con brevas

y hojas de higuera, espectacular. Es muy bueno.

Vale. ¿Veis? Ya lo tenemos bien concentrado. Bueno.

Perfecto. Caldo ya y a cocinar.

Vamos a poner el caldo. El fumet, caldo de pescado.

Ahora la patata también le va a ayudar a dar esa fécula.

Vamos a ponerlo, de momento, así.

¿Y la picada la quieres hacer ahora o al final?

Eh...

Bueno, podemos hacerlo ahora. Venga.

Picada, que es para terminar ya el plato,

para que nos dé también una textura más espesa

y que nos finalice el plato.

Bueno, cocina de mortero, cocina superantigua.

Es cocina de sabor.

Y también ayuda a ligar un poco el suquet.

Ponemos una puntita de sal.

Un diente de ajo pequeñito.

Muy pequeño, para no abusar tampoco.

Dos tostadas de pan.

Teníamos dos tostadas que hemos hecho,

bien frito o bien al horno.

Ahí va.

Y unas avellanas.

Que voy a poner una puntita, un poquito de perejil picado,

que le va a dar mucho frescor al final y ya está.

Perejil, perejil.

Está por aquí, ¿no?

Bueno, casi te voy a dejar con la picada.

Y vamos con los higos, ¿no? Venga.

Bueno, la picada casi está.

Le falta el perejil y ya. Yo la termino.

Venga. Vamos a ir con los higos, para ir coordinando.

La crema la tenemos en la nevera enfriando.

El suquet, está cociendo la patata.

Nos vamos a ir con las brevas.

Primero, son las brevas en las higueras.

Y después, viene el higo.

Al cabo de dos meses, viene el higo.

¿De dónde viene el refrán "de higos a brevas"?

Yo os lo explico. Primero, sale la breva.

Luego, sale el higo. Y desde que termina el higo,

hasta que empieza la breva, sale un año.

Por eso mismo se dice ese refrán.

Mirad, aquí tenemos el menú...

Bueno y aquí tenemos la receta de la breva.

¿Qué necesitamos?

Las brevas, hojas de higuera, azúcar moreno,

mantequilla, vainilla, ron, que es lo que mejor le va.

Y luego le vamos a poner un superhelado de canela.

¡Toma ya! Voy para allá.

Venga, perfecto.

Mira, nosotros, a veces, ponemos, o azúcar...

(Timbre del temporizador) Se me ha adelantado.

Han pasado 30 minutos. Lo tienes mal puesto.

¿Cuál ha sonado? El tuyo.

Hay uno que descartamos ya. Ese no va.

Venga, empezamos bien.

Bueno, yo tengo aquí el ron, que vamos a poner ron.

Generosos de ron y miel.

Ya sabéis que podría ser azúcar moreno o miel.

A nosotros nos gusta cocinar con miel.

Este plato, este postre os digo que está buenísimo.

Superfácil de hacer. Y tiene un aroma...

¡Es espectacular!

Fijaos lo que hacemos. Tenemos las brevas.

Que son ahora temporada total, es lo primero que sale.

La higuera, primero da brevas; después da higos.

Y después, nada. Después, para un año.

Hasta el año que viene.

Entonces cogemos...

Yo hago un corte, pero sin llegar hasta abajo.

Con piel y todo.

La piel del higo es superbuena también.

Simplemente los hemos lavado. Y ya está.

¿Cuántos voy a poner? Voy a poner cuatro o cinco.

Voy a poner una ración. Es muy bueno,

es barato, es de temporada, Es sano.

Y os vamos a enseñar otra forma de hacer...

De hacer el higo.

Que es muy buena. Tenemos también, que da mucho aroma...

Alguna vez lo hemos utilizado, sobre todo, para aves.

La hoja de higuera es muy buena para cocinar.

Da un aroma muy potente.

Y a nosotros nos gusta mucho.

Ahora, con el higo, qué mejor que cocinarlos en hojas de higuera.

Entonces lo que voy a hacer, es cortar un poco.

¡Vaya suquet!

¡Espectáculo! Bueno, yo puedo ir con esto, ¿no?

Claro, claro. Venga.

Yo no sé cómo vamos de tiempo. Vamos bien.

Vaina de vainilla, ya sabéis.

Un poco de vaina de vainilla.

En el interior es donde están las semillas.

Abrimos un poco la vaina con ayuda de una puntilla.

Vale. Pongo el higo ya, ¿no? Sí. Ya lo puedes poner.

Vamos. (VOZ EN OFF) Hermanos.

¿Sí? Os quedan siete minutos.

Y una duda. Yo no tengo hojas de higuera. ¿Qué hago?

Pues ir a buscarlas. Claro.

Te vas a la montaña y coges unas hojas de higuera.

Una excursión a la montaña.

Una vuelta al campo. Es más fácil que nada.

Si no tenemos hojas de higuera, ¿qué hacemos?

Olvidaos de las hojas. Tal cual lo estamos haciendo.

La vaina de vainilla.

El azúcar, la miel.

El azúcar o la miel y el ron.

Y cocinarlos aquí.

Que también puede ser, eh. Es verdad que, también,

no todo el mundo puede tener hojas de higuera.

Esperamos un poco a poner la hoja de higuera.

Venga, va.

Es para que haga vapor, ¿sabes? Yo lo tapo un poco.

Lo puedes poner así, de momento. Déjalo así.

Ahora la pondremos.

Bueno, dejamos que evapore un poco el caldo,

que se concentre, que quede bien espeso,

para poder lacar bien los higos.

Yo lo que hago: hoja de higuera cortada.

Levántala un momento. Ponemos un poco de hoja.

Es lo que le va a dar un sabor a higuera.

Ya huele. Ya huele, ya huele.

Por aquí... tras y tras.

Y pon la mantequilla. Venga.

Una nuez de mantequilla, que va a ligar.

Que va a ayudar a ligar.

La vaina de vainilla se la he puesto entera.

Bueno, entera. He puesto una punta, un trozo.

Pero he puesto también la vaina. No solo la semilla.

Venga. Un poco de mantequilla, Sergio.

No, más no, eh. Ya está, está bien. Poca mantequilla; sano, Javi.

Sano, que... Pero hay cosas que le va.

Es día de cada día.

Día de diario... Vale, muy bien.

¿Cómo llevas el suquet? Voy ya a terminar.

Yo ya la crema la tengo.

Voy a coger el plato, que lo tengo aquí.

Vamos bien, ¿no? Sí, ahora quedarán cinco minutos.

Nos dice el de arriba que vamos muy rápido,

que vayamos más lentos. Ay, no. Que vayamos más rápidos.

Pero es que si no, no da tiempo a cocinar con vosotros.

Fijaos que empieza a reducir la salsa.

Y ya empieza a espesar. La burbuja va siendo más gorda.

Y eso es lo que nos va a dar el sabor.

El higo desprende todo su sabor.

Está la hoja de higuera también.

Y ahora vamos bañando. Javi, déjame a mí con esto.

Termina el suquet, porque ahora sí. Vale.

Bueno, aquí tenemos el suquet.

Vamos a ver cómo está la patata.

Esta patata es superrápida de cocinar.

Y ya la tenemos. Está perfecta. ¿Vale?

No tiene ninguna resistencia.

Es una patata muy suave, muy cremosa.

Y aquí tenemos la picada. Vamos a poner un poco de jugo.

Un poquito de fumet que me ha sobrado.

Para diluir lo que es la picada.

Ahora nos va a coger más cuerpo todavía el caldo con la picada.

Y, aparte, nos va a aportar sabor.

Es milagrosa.

Muy bien.

Lo ponemos dentro.

Movemos.

Veis que ya está más espeso el caldo. Está más ligado.

Y ahora, ponemos el pescado, que voy a salar un poco.

Yo ya lo tengo esto.

No lo voy a cocinar más. Vamos a ir a emplatar.

Venga. Está la crema.

Pongo el pescado. Lo voy a dejar tres minutos,

que es el tiempo que queda, más o menos.

Porque nos interesa que el pescado quede jugoso, que no quede seco.

La cocción del pescado es muy importante,

porque queda muy meloso, queda muy sabroso y no se reseca.

Si no, quedaría muy seco.

Entonces... Bueno, ahí, por un lado.

Yo pongo ya... Qué pintaza tiene esto.

De momento, ponemos aquí el postre.

Vale. Lo dejamos tres minutos. Ah. ¿Todavía no?

No. Tú estás con la sopa ya. Sí.

Vale. Bueno, para emplatar, ¿no?

Bueno, mientras se cuece, termino de emplatar la sopa.

Vale.

Ya hemos dicho que con batidor lo podríamos hacer.

¡Mirad qué bonito!

Estas son flores de pepino pequeñitas, superpequeñas.

Superbonita.

Aparte de que da ese sabor fresco de pepino.

Y vamos a poner alguna. Venga, mirad.

Vamos a poner hierbabuena también. Hierbabuena le vendrá muy bien.

Cogemos la crema.

Vamos a emplatar en el fondo de un plato hondo.

Una crema.

Vamos a poner bien, porque esto es muy de verano, muy refrescante.

Y la verdad es que es buenísima esta crema.

Espérate, que corto un poco de hierbabuena.

Vale. Ponemos las pepitas.

Que las pepitas... Bueno, las pepitas.

El pepino en... En bolas.

En bolas o en cuadrados, también podría ser.

Lo bueno es que cuando te la comes,

vas a encontrar estas bolas de pepino

El contraste es muy bueno, es muy divertido.

Bueno, muy refrescante, eh.

Un poco de hierbabuena, que le va bien.

Ahí está. Flores.

De pepino; esta de menta que tenía yo ahí.

De hierbabuena. Y un poco de aceite de oliva.

Venga, perfecto. Voy a buscar el helado.

¿Qué le queda el suquet?

Ya lo tengo. Nos pasamos de tiempo.

Vale. Un poco de aceite de oliva, que le va a quedar muy bien.

Vale. Y voy a por el suquet.

Bueno, fijaos qué espectáculo de suquet.

Bueno, de suquet no, de menú.

Qué espectáculo de menú.

Porque está... supercompleto.

Y además sano. Le voy a poner aquí...

Sólo nos faltará, Javier, el... ¿Qué nos falta?

El helado y ya está. (VOZ EN OFF) Enhorabuena.

Lo habéis vuelto a conseguir. Sólo una cosa.

Por favor, que Requena se lleve sus relojes.

(RÍE) Ya. Vale, vale.

Estoy de acuerdo. Porque no va ni para atrás.

Bueno, Sergio, ¿dónde estás? Aquí.

Al final, nos pilla. Ya está.

Que no lo veía.

Venga, toma. Dale ahí.

Y vamos allá. Vamos a terminar.

Bueno, ya habéis visto. En 30 minutos, menú de verano.

Bueno, bonito y barato.

O sea, que perfecto. Aquí tenéis.

Mételo ahí en medio.

La bola de helado. Perfecto.

Ahí está. Venga. Hacemos breve repaso.

Crema de pepino. Suquet de gallo de San Pedro.

Y unas brevas con hojas de higuera y helado de canela.

Siempre hay un buen motivo para cocinar con vosotros.

Es completo, fresco y bueno.

  • Menú de verano en 30 minutos

Torres en la cocina - Menú de verano en 30 minutos

20 jun 2016

Javier y Sergio preparan en 30 minutos una sopa fría de pepino, un guiso de gallo de San Pedro con un toque Torres especial en el sofrito y un gran postre: brevas con hojas de higuera.

ver más sobre "Torres en la cocina - Menú de verano en 30 minutos " ver menos sobre "Torres en la cocina - Menú de verano en 30 minutos "
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios