www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3769358
Para todos los públicos Torres en la cocina - Menú elegante - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Muchas gracias, muchísimas gracias.

Muy bienvenidos los que estáis en casa

y a los que estáis aquí que además hoy

habéis venido de Colombia, de Chile, de Rusia,

de Rumania, de Hong Kong, de Corea y de España.

Hay de muchos sitios, parecemos hoy la ONU.

Y en casa seguro que también, así que bienvenidos.

Hoy vamos a hacer un programa de lujo.

Bueno, de lujo asequible para todos.

Vamos a empezar por una pasta fresca que hace tiempo

que no hacemos. Sí.

Con unas sepietas y una salsa de tinta de calamar

con mucho toque. Mirad, chocos.

Lo hemos conseguido esta mañana en el mercado.

Una maravilla, superfino... Bien de precio.

Como os decíamos, este plato va a costar menos de 5 euros.

Menos. Y eso es verdad.

Al ataque, Sergio. Empezamos por la pasta fresca.

Tenemos aquí... vamos a hacer una pasta de huevo

que es la que a nosotros más nos gusta,

porque además la pasta, aparte de ser buena,

tiene que alimentar. Aquí tenemos harina floja,

que es la que utilizamos. Hacemos el volcán un poquito.

Ponemos un poquito de sal. Exactamente.

Es superfácil esta masa, no tiene complicación.

Hemos cogido una receta sencilla.

Leche. Leche.

La yema de huevo. Y yema de huevo, exactamente.

Varilla manual. Eso.

Con este tipo de varilla, los dedos... las manos limpias,

evidentemente, cogemos y vamos en círculo

mezclando los ingredientes.

Ya veréis, es muy fácil. Otro día haremos otra...

Aunque ya hemos hecho varias, de varias maneras.

Hoy es una pasta fácil. ¿Y tú eres italiana?

Sí. Pues ahora nos vas a explicar

cómo haces la pasta. Si es que la haces.

Sí. ¿Sí? Vale, perfecto.

Bueno, muy bien. Nosotros, ya ves...

Es una pasta muy fácil de hacer.

Y, bueno, la podéis hacer en casa superfácilmente.

Vale, amasamos bien. Y además de huevo que es

supernergética, es muy buena.

Y una vez que ya tenemos la masa...

Y ya ha absorbido toda la harina, es una pasta homogénea;

lo que hacemos es trabajarla un momento en la mesa.

Y es simplemente amasar.

Y ahora esta masa tiene que reposar un poco, Javier.

Así que... yo, primero, haría la salsa de la verdura

y ahora que repose un poco. Vale.

Espérate un momento, que ya la termino de amasar.

Bueno, ¿cómo o cuándo se sabe que la pasta

está bien integrada, bien homogénea?

Ahora simplemente es amasarla

para integrar los ingredientes, pero después tendremos

que pasarla por la máquina y, si es con rodillo, pues a mano.

Y terminar de hacerla.

Pero bueno, ¿textura? Es muy agradable.

Como si fuera cuero. No se pega a las manos.

Exactamente.

Y lo que vamos a hacer dejándola reposar

es que no coja correa. ¿Sabes que a veces la estiras

y se contrae? Pues coge elasticidad.

Y no hemos puesto clara de huevo por eso,

para hacerla más fácil. Porque la clara de huevo

necesita más reposo.

Porque sí que coge más correa, cuando se contrae la pasta.

A esta rápidamente le ponemos un trapo encima.

A la nevera. La dejamos reposar...

Y enseguida reposa.

Pues ahora vamos a ir con la salsa,

que ya veréis que también tiene... toque.

Vale, Javier. Para la salsa.

Una salsa para un "nero di sepia"

fácil, buena y muy elegante.

Vamos a picar ajo.

Bueno, laminar. No nos tenemos que preocupar

mucho por el corte, porque luego esta salsa va triturada.

O sea que tampoco...

Pero, bueno, siempre...

Ponemos en una olla

aceite de oliva.

Y rehogamos el ajo...

Voy a darle un poquito más fuerte.

Cebolla, cortada también pequeñita.

Siempre pequeñita porque se va a cocinar antes...

Bueno, nos va a tardar mucho menos la salsa; la cortamos pequeña.

De aquí vamos a hacer... Es una salsa que la podéis aplicar

a muchas otras recetas, de pescado en este caso.

Aunque sólo vamos a utilizar verduras, ya veréis.

Bueno, y la tinta de sepia, evidentemente.

Le da mucho sabor. Da muchísimo sabor.

Toque Torres. Ya sabéis que nos gusta el picante.

Una pasta tiene que tener el punto alegre; le vamos a poner una...

Una cayena, pero una sólo.

Importante para la pasta, para este "nero di sepia":

pimiento, pero rojo. Sabéis que el pimiento rojo

tiene una gran concentración de vitamina C.

Y de licopeno. Exacto. Es muy bueno, muy sano.

Pues nada, cortamos también pimiento...

Cortamos también bien fino; mientras más fino, menos tardará.

Y como tenemos hambre, la hora que es...

Es una salsa que vamos a pasar, que vamos a colar.

O sea, que no nos importa el tamaño del corte

ni la estética, en principio, en este caso.

Es sólo para... ya lo pongo, eh.

Sí, ve poniendo. Voy a poner todo el pimiento

porque el pimiento hay que ponerlo. Le da muy buen sabor.

Es bueno... vale, toma, Sergio. Venga, perfecto.

Toma el pimiento... Pon aquí.

Bueno, recordatorio muy fácil: ajo, cebolla, pimiento...

Rehogar bien; un poquito de cayena...

Esto es lo que nos va a dar el sabor después de la salsa.

Recordad que la vamos a hacer con agua.

Hombre, dices: "Tengo un poco de fumet del que marchamos

a veces en la nevera o en el congelador...".

Pero no hace falta, Sergio.

No hace falta si no tienes. Con lo que hay

va a quedar espectacular. Eso sí.

Y no tiene gran cosa.

Porque aquí, es verdad que la tinta de calamar

da bastante sabor y luego vamos a poner tomate concentrado.

Para el tomate concentrado hay dos maneras:

o lo compramos, que lo venden y hay muy buena calidad

de tomate concentrado;

o lo hacemos nosotros que es tomate triturado,

pasado por el colador y reducir, reducir, reducir

hasta que concentre. No tiene nada de agua.

Es simplemente el tomate concentrado.

Tomate que ha evaporado todo el agua.

Y estos dos productos dan mucho sabor, mucho.

O sea que...

Nos va a quedar muy bueno.

Después...

El tema de estas sepias pequeñas o chocos

que le llamamos que son

fantásticos, no hace falta limpiar prácticamente nada.

Lo único que recomendamos es...

Tiene aquí,

esta parte... Sacar el corcho,

que decimos nosotros. Exactamente.

Esta parte de aquí que es un poco dura.

Esto, nuestra abuela... de esta no, pero de las grandes

se lo ponía al canario, a Chipito.

Chipito se llamaba. Se lo ponía para que picara.

¡Qué nombre más bueno... Chipito!

Vale. Y no la limpiamos del interior.

La dejamos tal y como está.

Todo lo que tiene dentro es buenísimo,

o sea que lo dejamos así.

Muy bien. Bueno, chopo o chopito

que es de la familia de la sepia, que lo tenemos aquí.

Tinta de calamar. O se la pedimos al pescadero

que nos guarde la tinta natural o la podemos encontrar

en bolsitas y está superbuena. O Congelada. Exactamente.

Antiguamente sabéis que se utilizaba para escribir.

No hay que consumirla cruda, hay que cocinarla

porque es un poquito tóxica,

pero con la cocción enseguida se evapora...

Vino blanco... vino blanco seco.

Ya tenemos bien pochada la verdura; ponemos el vino.

Generosos, porque va a evaporar todo el alcohol.

O sea que no hay problema.

Bueno, mirad como ya va cogiendo...

Vamos a poner el tomate...

Una cucharada de tomate concentrado.

Si dices: "Yo tomate no tengo", pues tienes que hacer el sofrito.

Sería cuestión de, antes de poner el vino, poner tomate,

sofreírlo bien y después... Reducirlo mucho, es importante.

Pero, bueno, lo hacemos para ahorrar tiempo.

Ponemos el tomate concentrado...

Que ya digo, que lo podemos encontrar.

Vamos a poner la tinta... la tinta de calamar.

O de sepia. Vamos a ser generosos, eh.

Esto le da sabor y le da color. Da mucho sabor.

Y es bonito cuando queda la pasta...

Yo te lo quito todo. Muy bien, gracias.

O sea, girarte no puedes, ¿no? No, ahora no.

Ya... vale.

Mientras cocinas... Y agua.

Vamos a poner agua y ahora probaremos...

Cuidado con la sal porque... ¡Vale!

La tinta de calamar ya es salada,

hay que probar primero, antes de poner la sal.

Le voy a poner es un toque de pimienta.

Fijaos qué color más bonito.

Si tuviéramos una nuez de mantequilla, Javi, ya...

Vamos a dejarla cocinar un poco.

Mientras hacemos la pasta, ¿no? Claro.

Tenemos una chica italiana

que nos va a ayudar. Exactamente.

¿Cómo te llamas? Érica.

Érica, ven para aquí. Eres la única que no está

en la Escuela de cocina. Exacto.

Bueno, ¿y tú qué haces en la vida?

Soy arquitecta. Arquitecta. Muy bien.

Pues nada, bienvenida a la cocina,

que también hacemos algo de construcción.

Vale. Vamos a construir una pasta. ¿Bien?

Sí. ¿Has hecho con la máquina?

No. Más a mano. En Italia se hace en plan...

Ya. Es verdad. Lávate las manos.

Espera. Vale.

¿Dónde está...? Tranquila. Aquí hay jabón y todo.

Mira. Jabón, agua... Y aquí tienes trapo, que te doy yo.

Toda tuya. A ver.

Cojo un trozo.

¿Necesitas un cuchillo o algo?

No sé cómo se dice en español. ¿El rodillo?

"Yes". Toma.

¿Grande o pequeño? ¿Este? Así. Sí.

Venga.

Algo sencillo, que no sea complicado,

para que lo pueda hacer toda la gente que nos ve desde casa.

Eso es importante. A más fina, mejor.

Vale, eso es importante, que sea fina.

Que no se caiga. Cuidado, que el cuchillo corta.

Sí. Vale, vale.

Y nada.

Tú has hecho aquí un tagliatelle. Muy bien.

¿Y tú la masa la haces como nosotros o lo pones aceite?

No pongo la leche. No pones la leche.

Pero le pones aceite. No.

Bueno, muchísimas gracias. Está muy bien.

Yo creo que se merece un aplauso.

(Aplausos) Lo ha hecho muy bien.

Muchas gracias. Gracias.

Siguiendo su consejo, haremos unos tagliatelle,

pero nosotros los haremos con la máquina.

Bravo, bravísimo, porque has demostrado

que en casa se pueden hacer unos tagliatelle con un rodillo,

un cuchillo y nada más. Te veo integrado en Italia.

Yo, mucho, Javier. Bravo, bravísimo.

Claro que sí. ¿Qué vamos a hacer?

Vamos a pasar, primero...

¿Sabéis por qué va bien también el tema de la máquina?

La máquina termina de mezclar muy bien la pasta.

Entonces, ahora lo que tenemos que hacer

es pasarla un par de veces.

Y, bueno, nos va a quedar fina, nos va a quedar bien integrada

y va a ser mejor a la hora de...

Veis que ya nos va cogiendo, va quedando más fina.

Y lo que voy a hacer, es cortarla un poco, porque...

Si no, me va a ser muy larga.

Entonces, de aquí, lo que hago es cada vez más fina...

Y luego, ahora veréis. Fina...

Nosotros, la pasta, como tiene una cocción tan corta,

vamos a hacer muy fina. Fijaos qué textura tiene.

Bueno y ahora ya el tagliatelle.

Yo, mientras tanto, voy a triturar la salsa.

Bueno, tranquilo. Espérate un momento.

Bueno, aquí tenéis la pasta. El tagliatelle.

Nosotros vamos a seguir haciendo.

Pero, bueno, como veis, aquí tenemos la pasta fresca.

Tagliatelle.

Ha cocinado la salsa.

No tiene que cocinar mucho tiempo, sino un poquito.

Y ya veis. Aquí la tenemos.

Ahora lo que vamos a hacer es triturar...

Bien triturada, que quede bien fina.

Lo más fina posible.

Y aquí lo que tenemos es la esencia de todas las verduras,

más el tomate concentrado, la tinta de calamar.

Y queda muy buena.

El toque de picante, que le va muy bien a la pasta.

Y ahora ya lo vamos a colar,

para que no tengamos resistencia en las pieles, que quede bien fina.

Luego le pondremos un poco de mantequilla para ligar.

Nada, una nuez de mantequilla. Y tenemos una supersalsa.

Bueno, menú elegante, menú de lujo para quedar bien.

Fijaos qué rápido. Quedaos con la salsa,

porque nosotros hemos hecho la pasta.

Pero, a lo mejor, tenéis pasta en casa

y decís: "Me interesa coger la salsa.

Y la pasta cojo de la de toda la vida".

Fijaos la salsa qué bonita.

¿Cómo está? Está buenísima.

¿Una nuez de mantequilla o algo? Y os digo una cosa.

Es elegante, es potente, tiene sabor...

¡Está buenísima!

Pondré una nuez de mantequilla. Un poco de sal y pimienta,

que le falta un pelín.

Tiene un toque de picante perfecto.

Está superbién.

Ahora lo que vamos a hacer es ya poner agua con sal.

Nosotros no le vamos a poner aceite de oliva, ¿por qué?

Porque lo que nos interesa...

Si coge aceite de oliva en la pasta,

al ponerle la salsa, va a resbalar y no la coge.

Se desliza... no se pega.

Entonces, vamos a poner agua y sal.

Y luego, para que se pegue bien la salsa en la pasta.

Exacto. Se ha entendido, ¿no?

Bueno, más o menos.

Vale. Sal, agua. Y cuando hierva, la ponemos.

Y aquí, Javier, las sepietas.

Salsa a punto, ligada con la mantequilla.

Y ahora las sepietas...

Que vamos a poner.

Voy con la pasta, eh. Sí, sí.

Venga, vamos. Yo, esto es un visto y no visto.

Agua... abundante agua, un poco de sal y nada más.

Y ponemos la pasta. Y tarda, nada, minuto y medio,

dos minutos... la tenemos cocida,

porque hay que recordar que es pasta fresca,

que tarda muy poco la cocción.

Vamos a separarla bien.

Ahí está. A mí, esta pasta... vamos, es buenísima.

Y para la sepieta, importante, pues una sartén bien caliente.

Que marque. Bien, bien, bien.

Dale.

Vale. En cuanto esté, emplatamos.

¡Qué buena pinta tiene, eh! ¡Preciosa!

¡Superbonita!

Venga, perfecto. Vamos a escurrir.

Vamos, Javier, que te la pongo ahí.

Espera, que saco la sepieta. Vale.

La sepieta, como es tan bonita,

la vamos a poner encima para decoración.

Pasta. Ahí está.

Recuperamos la esencia de la sepieta, la salsa...

Perfecto. Y ya lo tenemos. Voy ahí.

Yo pongo la sepieta.

Fijaos qué pasta más fantástica.

Es un buen plato. Y a este plato le va la salsa.

Que tenga buena cantidad de salsa, ¿vale?

Por eso, ahora ya vamos a poner un poquito de salsa encima.

Bueno, la que tienes ahí en el plato mismo.

Ahí está, repartimos. Y ahora pondré un poquito.

Déjame aquí espacio. Espera, que pongo.

Muy bien.

Venga, la sepieta. Y Javier, un poquito de albahaca

que tengo yo ahí encima.

¿Dónde está? Aquí encima.

Fijaos qué elegante, qué lujo. ¡Qué platazo!

Y qué poco coste.

Ahí está, que lo disfrutéis. Buen provecho.

Vamos a hacer una segunda receta espectacular.

Son estas carrilleras. Fijaos, carrilleras de ternera.

Lo que pasa es que las vamos a hacer guisadas

y después a la brasa. De gala, de gala.

De gala, de corbata. De corbata.

Venga, vamos allá. Empiezo yo con la verdura.

Mientras cortas la verdura,

lo único que voy a hacer, es marcar la carne.

Sal, pimienta. Y en la sartén, vuelta y vuelta.

Para sellar, para marcar.

Lo que voy a hacer, es ajo...

Ya sabéis, como solemos hacer, para luego no ir pescando,

lo que hacemos también es cortarlo.

Lo tenemos entero. Y ahora voy a cortar zanahoria,

que le va muy bien, y cebolla, cortada bien fina.

Ahora lo que hacemos, lo que dice Sergio: sellarla bien;

nos va a coger más sabor. La retiramos.

Y después, cocinamos la verdura que está haciendo Sergio.

Es una de las partes que más nos gusta de la ternera.

Buena y bien de precio.

Vale. Cebolla, zanahoria, el ajo.

Alguna hierba le pondrás, ¿no, Javi?

Sí. Tomillo, romero. Le voy a poner un poquito.

Voy a cortar de aquí un poquito de tomillo.

Y un poquito de romero, que le va.

Aquí tenemos el romero.

Muy bien. Tampoco, no abusar, pero un poquito le va.

Bien.

Ya las tenemos. Es, simplemente, sellarlas, eh.

¡Fijaos qué espectáculo, qué bonitas!

Increíble.

Dos... y tres.

Ya decimos que está muy bien de precio.

O sea, que vale mucho la pena.

Y es pedirlas, si no las tienen...

Porque, a veces, pueden no tenerlas.

Pero se encargan y las consiguen seguro.

Es una pieza increíblemente melosa. Ya decimos, de lujo.

Y barata. Cogemos las verduras.

Ahí tienes. Ajo, zanahoria y cebolla.

Cabeza de ajos y así, luego,

la podemos recuperar mejor como dice Sergio.

Hierbas aromáticas.

Y ponemos la verdura.

Bueno, voy pelando la manzana yo, ¿no?

Sí. Voy pelando la manzana

que no tiene truco, hemos cogido esta manzana, la Granny Smith,

porque es una manzana ácida,

tiene muy buena acidez, ya veréis, queda muy buena.

Vamos a pelar y a quitarle el corazón, simplemente,

y a cortarla pequeñitas,

en trozos pequeños para hacer la compota.

Esto nos sirve mucho para desengrasar,

ya que la carrillera tiene una parte grasa

y eso nos limpia mucho el paladar.

Bueno, aquí verduras rehogadas

y, luego, lo mojaremos con vino tinto,

un buen vino tinto, es importante;

que fondo es la base, la base es el fondo.

Es importante que el vino que pongamos sea blanco,

sea tinto, sea un oloroso... que sea de buena calidad

porque, en el caso del vino tinto, si no es bueno,

nos puede dar una acidez muy extraña,

o sea, que, tampoco hace falta... pero vino correcto.

No el mejor, pero que esté bien, importante para la salsa.

Bueno, ponemos las carrilleras

encima de las verduras;

ahora ponemos el vino tinto...

Muy bien.

Decimos: generosamente... tiene que cocinar unas dos horas

a fuego suave; entonces, nos va a evaporar,

evidentemente, todo el alcohol

y nos interesa que nos quede una salsa bien oscura

y con el porte del vino.

Ponemos un poquito de agua... bueno, cubrir con agua, la verdad.

Muy bien.

Y ahora aquí... lo voy a tapar y lo voy a dejar durante dos horas

a fuego suave, que hierva, pero tampoco muy fuerte.

Sergio, cómo lo ves? Bien, bien.

Pues marchamos la compota; fijaos qué fácil.

Muy fácil, no tiene tampoco... Claro, es manzana,

que la vamos a cortar... pues así, groso modo,

porque como, luego, la vamos a triturar... perfecto.

Tengo una olla ahí, ¿no, Javi?

Sí. Pues, vamos con ella.

Se pone la manzana,

un poquito de agua, una especia... que decimos, ¿no?

La digo yo porque a ti te sale mal.

Porque él dice "cardomomo" y es cardamomo.

No, digo cardamomo. Vale, va.

Y, además, que la manzana

y el cardamomo... y el "cardomomo", le va muy bien.

Vale, sabéis que la manzana contiene pectina,

que es como una gelatina natural de la misma fruta,

lo que vamos a hacer es ponerla.

Y luego, ahí viene un truco interesante:

entonces ahora lo que hago, pues... pongo la manzana;

fijaos, no tiene nada, ponemos la manzana,

ponemos una gota de agua,

ponemos dos granos de cardamomo...

Uno y dos, tapamos y dejamos cocinar.

Esto y esto, evidentemente, esto tardará menos,

esto en 15 minutos lo tenemos, 15-20 minutos.

Aquí tenemos, por un lado, las carrilleras,

que han estado cociendo... Dos horas.

Exactamente. Así, a esta temperatura,

chup, chup... que hagan chup chup tranquilamente.

Mirad cómo están, supertiernas. Ahora, las vamos a sacar.

Las vamos a sacar y las vamos a secar.

Muy bien, Sergio, muy bien.

Las ponemos en un papel porque, como las vamos a poner a la brasa,

si tiene demasiada agua, se nos puede pegar.

O sea, que sacamos un poco, ya están jugosas,

están muy bien cocinadas, están muy tiernas

y lo que nos va a dar la brasa...

Toque de humo, ya toque de brasa, toque...

¡Dale, dale! ¡Vamos, a tope!

Ahí va. Venga ahí.

Yo, mientras tanto, lo que hago es colar la salsa.

Fijaros, todo esto es la esencia pura de la carrillera,

del vino tinto... esto es oro, esto es un fondo.

Y ya sabéis que nosotros, los fondos... siempre recuperamos.

Esto nos va a dar un sabor tremendo

y lo vamos a aprovechar bien sin triturarlo,

sin machacarlo, pero sacando toda la esencia de la verdura.

Vale, Javier. Mira...

Ponemos la carrillera en la brasa; está bien caliente la brasa.

Podría ser también marcado en una sartén;

pero, bueno, ya que tenemos esta brasa, pues a la brasa.

Que ahora lo que nos va a dar es ese sabor tan bueno...

Y ya está y dejamos aquí que vaya... que vaya dorando.

Bueno, que vaya marcando, ese es el toque de humos.

¿Qué tenemos aquí? Recordad que teníamos la manzana,

la Granny Smith que pusimos aquí; fijaos, ya evaporó todo el agua,

cuidado que me has subido este, que no se nos vaya.

Bueno, ya ha evaporado todo el agua y tenemos aquí...

Bueno, pues una compota con el cardamomo,

que hay que quitárselo porque, si no, quedaría muy fuerte;

que ya se lo he quitado.

Ahora lo que vamos a hacer... dame el vaso, Javi.

Fijaos el toque que le vamos a dar.

Esto ya es final de receta aquí... apoteósico.

Bueno, no la voy a poner toda, vamos a montar un poco sólo.

Vale, ponemos la compota de manzana y tengo aquí un aceite de oliva

suave, importante que no sea un aceite de oliva muy fuerte.

Javier, échame aquí...

Y lo vamos a emulsionar,

recordad que la manzana tiene pectina.

Ahí está.

Y nos va a ligar con el aceite de oliva suave.

¿Qué es la pectina? Una gelatina natural.

Exactamente. Entonces, vamos ahí.

Además, queda muy buena, muy equilibrada.

Espera, espera un momento. No tengas miedo, Sergio.

Ya veréis... espera, espera un momento.

Venga, suficiente. Vale.

Espera, es que quiero enseñar la textura.

Mirad cómo queda. Es preciosa.

Para que se vea bien, mirad cómo queda.

Superligada, fina. Es una especie de...

Una acidez con el toque de cardamomo,

también, que le va muy bien.

Salsa, ponemos tres trocitos de mantequilla

que lo que nos va a hacer es darle untuosidad,

la deja más cremosa, la termina de ligar

y está brutal. Y mientras eso, yo le voy a dar la vuelta

a las carrilleras y a ver cómo van.

Recordad que siempre...

Normalmente la hacemos en el fuego,

terminábamos y quedan bien lacadas...

Y ahora lo hemos hecho al revés: primero la cocción

y después la marcamos en la brasa para que coja ese toque ahumado.

Ese toque... ya tiene una pinta. Ese toque

que le da la brasa... ¡increíble!

Y pensemos que dentro está, que yo la puedo...

¿Sabes cuándo la puedes comer con una cuchara?

Pues ahora perfectamente la podríamos comer con cuchara.

Vale.

Vale, aquí tenemos la crema de manzana.

Crema de manzana, emulsión de manzana...

Llamadle como queráis, pero, bueno, queda superbién montado.

Bueno y es un toque totalmente diferente.

En casa no haría falta la manga pastelera,

aunque nosotros, porque podéis hacer una lágrima.

Es que quería hacer una cosa y me ha dicho Javi:

"No lo hagas, no lo hagas que no queda bien".

Y he dicho: "Lo voy a hacer". Hazme caso, Sergio, no lo hagas.

Vamos a hacer aquí unos puntos...

Fijaos, es una cosa que hacía... Puedes bajar más, eh.

No.

¡Está supercaliente, eh!

Vale.

Ya tenemos las carrilleras también.

Voy a hacer de mayor a menor, un poquito,

tampoco nos vamos a pasar, pero un poco sí.

¡Cómo huele esto, Dios mío!

Ahí está, no le pongo más.

¿Es o no es bonito?

Vale, perfecto. Vamos a sazonar unas hojas.

¿Qué vamos a hacer? Bueno, pues, aceite de oliva,

sal, pimienta y un poquito de zumo de limón.

¡Fijaos la salsa cómo está quedando!

Yo, la carrillera la sacaba ya, eh, Javi.

Ya está, ¿lo ves o no?

Si es un perro, me come.

Vale. Bueno, pon una, pon una.

Voy a poner una y la voy a lacar,

porque va a quedar mucho más bonita.

Un poquito de limón.

Así, muy refrescante.

Y aquí hay hojas de mostaza, podría ser espinaca.

¡Fijaos qué salsa! Un poco más.

¿Y esto, por qué? Porque tiene un buen vino

y la carrillera suelta mucha gelatina;

entonces nos queda... ¡un espectáculo, vamos!

Y nada, vamos a poner,

simplemente, para darle un toque de frescor... y de sabor.

Sin tapar... pero alguna hoja que le va muy bien.

Bueno, aquí tenéis

unas supermegacarrilleras de ternera con manzana.

Buenísimas, eh. De lujo.

Llegó el momento, a comer. Exactamente, a comer.

Y con este menú de lujo, realmente nos despedimos:

carrilleras, pasta, buena compañía aquí, allí...

Siempre hay un buen motivo para cocinar, ya sabéis...

Hasta luego. Adiós.

Venga, a ver cómo está.

Oye, aquí está la manzana para probar.

La pasta, ¿qué vas por pasta o por carne?

La carne. Paso de la pasta, paso de la pasta.

  • Menú elegante

Torres en la cocina - Menú elegante

24 oct 2016

Hoy platos de siempre vestidos de manera elegante para ocasiones especiales y muy económicos: Pasta al nero di sepia y Carrilleras de ternera a la brasa con compota de manzana.

ver más sobre "Torres en la cocina - Menú elegante" ver menos sobre "Torres en la cocina - Menú elegante"
Programas completos (481)
Clips

Los últimos 1.595 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios