www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3743967
Para todos los públicos Torres en la cocina - Magia en la cocina - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos. ¿Cómo estáis? Hoy tenemos un programa

con mucha técnica para poder hacer en casa.

Y muchas sorpresas, como la primera que tenemos:

sal gorda, vieiras y mucho fuego.

Está que arde hoy el programa. Está que arde.

(Sintonía)

(Aplausos)

Bueno, empezamos con una receta que es fácil y muy buena.

Muy sorprendente además.

Vamos a hacer una vieiras, y no digo más...

Primero, ¿qué tenemos? Unas magníficas vieiras.

Preciosas, eh, ¡brutales! Están vivas, están impecables.

Entonces lo que vamos a hacer es os voy a enseñar a abrir.

Están supervivas. Impecables, ¿ves?

Entonces, nosotros, por la parte de arriba con un cuchillo...

Un cuchillo preferiblemente que no corte mucho.

Abrimos.

Tan fácil como esto.

Después es cuestión con una cuchara...

de sacar, despegarla,

para no romperla.

Y luego si queremos poner con el coral,

pues la ponemos con el coral y, si no, pues sin coral.

Lo importante es quitar ahora las barbas.

Tiene aquí un punto negro. Pues hay que quitarlo.

Y quedarnos simplemente pues con la nuez,

que nosotros llamamos, ¿no?

Esto es la nuez de la vieira.

El coral aquí en Europa nos lo comemos.

Pero en otros países no se suele comer.

¿Os lo coméis vosotros el coral de la vieira?

Sí, ¿no? Sí, a veces.

Claro. Sí.

Depende si es grande o no.

Pero esta es la nuez. ¿Qué hacemos ahora?

Agua y hielo, para blanquearla bien.

Para que se ponga bien tensa, bien dura.

Exactamente. La ponemos aquí.

Agua y hielo.

Bueno, luego el recipiente, que es la concha

la vamos a utilizar, la cáscara. Que bien lavada un poco

la utilizaremos, que es muy buena.

Ahora, vamos con lo que es la base.

Tenemos un poco de cebolla tierna, cebolla o chalota.

En este caso tenemos chalota.

Ponemos un poquito de aceite de oliva.

Veréis que es una receta para sorprender.

Y con técnica además.

Técnica final, ¿no? Vamos a hacer una técnica final que vais a ver.

Y cortamos bien pequeñita...

En este caso la chalota.

Y vamos a poner un poco de ajo, que le va mucho.

Sabéis que yo como siempre pongo primero el ajo.

O sea, que voy a cortar primero el ajo.

Bueno, pero eso ya sabéis que no es así, eh.

Pero bueno...

¿Qué se pone primero, el ajo o la cebolla?

Aquí que tenemos estudiantes de cocina.

El ajo. ¡Hala, otro... venga!

No, hombre, no.

¿Qué tarda más, el ajo o la cebolla?

Yo creo que la cebolla. Se pone primero la cebolla.

No, Sergio. Lo que más tarda.

Un día aprenderá. Un día yo creo que aprenderá.

(Risas)

Le cuesta, le cuesta, pero aprenderá.

Vale, ajo, dejamos dorar.

Y aquí tenemos la chalota, que está fuertecita.

Bueno, si no tenemos vieira,

que sí que hay, se puede encontrar bien;

también lo que hay es zamburiña, que es más pequeña.

La zamburiña es una concha un poco más pequeña.

Que también se podría hacer de la misma manera.

Vale, esto lo voy a lavar bien y lo vamos a aprovechar.

Ya sabéis, hicimos en otro programa...

Nuestra abuela Catalina guardaba estas conchas

y dentro ponía...

Una mezcla como un canelón,

pero no le ponía carne, le ponía pescado.

Lo hacía con mejillón y luego gratinado.

¡Estaba espectacular! Eso lo podéis encontrar en la web.

Bueno, fijaos qué tomate más bonito nos han traído hoy

del mercado.

Un tomate de colgar que está maduro, carnoso,

con ese sabor tan bueno.

Que rallaremos un poco y se lo pondremos.

Tenemos el ajo. Ya ha cogido color.

Ponemos la chalota.

Y, cómo no, estamos trabajando vieiras,

pues le vamos a poner albariño.

Un buen albariño, que no puede faltar en una receta gallega.

Bueno, también puede ser con vino blanco, Javier.

También, también.

Y fijaos qué recipiente nos vamos a buscar.

Va a ser este. Esto va a ser el recipiente.

Cocina de aprovechamiento.

Perfecto. Pues vamos.

Ya tenemos la chalota y el ajo bien rehogados.

Importante que caramelice, que saque los azúcares.

Y ahora, albariño...

Un buen chorrito.

Le va a dar un toque seco, un toque muy bueno.

Y ahora dejamos que evapore bien los alcoholes.

¿Qué hacemos con el tomate? Tan sencillo como rallarlo.

Vamos a rallarlo y obtenemos la pulpa.

Como tiene muy poca agua el tomate,

tiene mucha concentración de pulpa, de carne.

Vamos a lavar un poco.

Y venga, aquí lo tenemos.

Sergio, tú, si quieres, vas a cortar un poco de jamón.

Vale. Unos dados de jamón.

Y guarda un poquito de grasa.

Que es que la estoy viendo...

Y cuando es un buen jamón, la grasa tiene que estar.

Bueno, ¿veis?

Bueno, receta, de momento, fácil, ¿no?

¿Seguís bien todos aquí? Sí.

¿Aquí también?

Vale.

¿El tomate tiene que ser este?

No, tomate maduro. Puede ser cualquier tomate.

Lo que pasa es que nosotros nos vamos al mercado

y hemos visto este tomate tan bonito y lo hemos cogido.

Pero un tomate maduro.

Sí, esto es un tomate de colgar... que este tomate es muy bueno.

Se recoge en verano y aguanta todo el invierno.

¿Veis? Mirad qué cantidad de pulpa tiene.

Una pulpa buena. El jamón y la vieira van...

vamos como un matrimonio perfecto.

Vamos a cortar también un poquito de grasa.

Ahora, hay gente que le pone un poquito de harina.

Yo no le pongo harina.

Podría ser también, eh. Nosotros lo hacemos directo.

Ahora, ya ha reducido el alcohol. Ponemos el tomate.

Que, ¡fijaos qué tomate!

Claro, si la calidad es buena, es lo que decimos:

el fondo es la base y la base es el fondo.

No lo olvidemos.

Y ahora movemos bien y dejamos reducir un poco.

Lo vamos a dejar reducir, pero que quede jugoso,

que tenga un poco de jugosidad.

Un buen sofrito como este con un poquito de jamón,

que se lo voy a poner ya. Vale, el jamón.

Yo tengo la vieira y mientras Javier

termina el sofrito, porque es un sofrito

pero que no va a tardar mucho. Lo vamos a hacer más bien...

Bueno, pues en tiempo real, como siempre hacemos.

Jamón, dentro.

Unos daditos de jamón,

que le va muy bien. Lo voy a probar de sal y pimienta.

Bueno, aquí viene la técnica. Tú lo tienes eso, ¿no, Javier?

Sí, ya está. Pues aquí viene la técnica.

Tenemos sal gorda, sal marina, sal gruesa...

Normal y corriente. Vamos a poner aquí en un bol.

Esto sí que hay que hacerlo con relativo cuidado.

No tiene peligro si se hace bien.

Pero, bueno... es una técnica que requiere de cierto cuidado.

Esto es alcohol de quemar.

Tenemos sal gorda, alcohol de quemar,

ya lo habíamos dicho al principio y las vieiras.

Entonces vamos a poner un poco de alcohol de quemar aquí

y lo vamos a mezclar con la sal.

No hace falta demasiado, sino simplemente empapar.

No mucho, que si no vamos a arder la casa.

Pero, bueno, que lleve. Tampoco pasa nada.

Ahora, hay que hacerlo con cuidado.

¿Y veis? No tiene ningún peligro.

Entonces, yo ahora lo que hago es coger las conchas

y las voy a plantar aquí.

Vamos a plantar una...

Dos.

Que están bien lavadas, eh.

Voy a poner un poquito más, va.

No te pases, Sergio. No, que no.

Hemos dicho que hoy ardía el programa.

Pues vamos a hacer que arda.

Vale, Javier, cuando quieras.

Sofrito, ya lo tenemos.

Veis que normalmente lo dejamos mucho mucho, concentrar mucho.

Pero en este caso no.

Ya veréis ahora por qué.

Con una cuchara cogemos y ponemos en la base.

Ahí, queremos que esté jugoso, que tenga líquido.

Eso es. ¡Huy, huy, huy...!

¡Tiene una pinta tremenda! Y luego esto te lo comes y está...

No, no, espectacular. Huele, eh.

Y fijaos qué rápido, porque no tiene nada.

Es una receta muy fácil.

Bueno, la nuez de la vieira,

como hemos dicho antes... pues esto es la vieira,

lo que vamos a hacer es partirla en tres.

Hacer uno...

Dos.

Y tres. Se corta muy fácil, eh.

Y entonces, una vez las tenemos, vamos a hacer lo siguiente:

una...

En crudo, eh.

Tres. Un poquito de sal y pimienta

que le va a poner Javier.

Una, dos, tres.

¡Qué hambre, eh! Platazo, eh.

Entra hambre.

Los jugos de la vieira se van a quedar aquí.

Cuando los platos son naturales, tan buenos como este,

a mí me entra mucha hambre.

Vale. Le voy a poner un poco

de grasa de jamón. ¡Hombre!

Que teníamos aquí, le va muy bien. Vale.

En vez de tirarla, la aprovechamos. Un poquito de sal.

Con moderación.

Venga, perfecto.

Tapamos. Un momento, tengo aquí un poquito,

pero un poquito de ralladura. ¿Eh? Vale.

No, le pongo ahora.

Que esto le va a dar un frescor.

Nada, no hace falta mucho, pero sí un poquito.

Le da aroma también, ¿no? Sí, le da aroma y le da el toque.

Un toque cítrico también le va. El toque Javier, Sergio no...

(Risas) Toque Torres, vale.

Tapamos las vieiras.

Cada una con su concha.

Y dale fuego.

y las vamos a cocinar, ahí viene la técnica.

Exactamente. Ahí está.

Las dejamos dos, tres minutos, no más, eh.

Que se cuezan y, luego, cuando veamos que ya empieza

a hervir, que empieza a cocer, cogemos con un trapo, ¡pam!

Ahogamos el fuego y ya está, ya lo tenemos.

Y sacamos la tapa y comemos.

Y aquí tendríamos... (AMBOS) ¡Oh...!

Estas fantásticas vieiras. Cocinadas así, en su propio jugo,

bueno, con... maravillosas.

Pues vieiras con sofrito.

Con técnica y con cariño. Exactamente.

Bueno, vamos con la próxima receta, receta con técnica.

Vamos a hacer al vacío, vamos a hacer una...

muslo de pollo al vacío.

Primero queremos enseñaros qué es el vacío y tres técnicas.

Plancha, vapor y al vacío.

¿Alguien que quiera probarlo también?

¿Tú quieres probarlo? Sí, yo.

Perfecto. Perfecto, ¿cómo te llamas?

Luci. Luci, venga, perfecto.

¿De dónde eres, Luci? De Brasil.

¡Ah, de Brasil! ¡Oh, Brasil!

Vale. Aquí... Primero, el aspecto, Javier.

Un momento. Un momento. Yo... por eso digo.

A la plancha. Que siempre se seca un poco más.

Bien. Al vapor.

Lo respeta mucho, el vapor queda más...

se lamina más, queda muy jugoso. Pero pierde algo de agua.

Exactamente. Y... al vacío.

Que queda espectacular. Mirad, parece que esté crudo,

pero está cocinado. Ese es el tema.

Mirad el color, se lamina igual.

Pero queda muy jugoso. Claro, tiene todo el jugo dentro.

Bueno, dale un trocito de cada para que lo pruebe.

Vale, mira.

Es que, si no, claro, con tres trozos no...

Adelante. Vale, plancha.

Y tú, sinceramente, ya dirás cuál te gusta más.

Tampoco hay que... igual te gusta más el que...

te gusta más.

(Risas) ¿Qué textura? ¿Cómo lo ves?

El normal de plancha de toda la vida.

Sin que se pierda un poco de su jugo.

Vale. Hervido.

No, vapor. Ay, perdón, al vapor.

Está bueno, pero también se nota que ha perdido más...

Un poco de agua. De su agua, sí.

Toma. Y ese es... ¿Y este?

Al vacío.

Diferencia, eh. ¡Guau!

Muy jugoso, ¿no? Claro. De verdad, que hay

una gran diferencia y es fácil. Es lo que vamos a hacer.

Vamos a hacer una pechuga de pollo al vacío

para que la hagáis en casa. Vamos allá.

Da la sensación de que está crudo, pero está buenísimo. Es diferente.

Está cocinado, muy bien. Vamos a cocinar.

(Aplausos)

Bueno, pues... gracias, gracias.

Esta misma técnica la vamos a hacer,

pero la haremos con un pollo y para poder hacerla en casa.

O sea, es una receta, ya veréis, sorprendente, con técnica,

evidentemente, vamos a hacer vacío, pero lo podéis hacer ahí, en casa.

Mira, primero, ¿qué tenemos? Vamos a hacer una pechuga de...

Bueno, un muslo, podríamos hacer pechuga o muslo.

Nosotros, en este caso, hemos cogido el muslo,

porque tiene esta parte de la piel y, como tiene más fibra

y la vamos a cocinar al vacío,

lo que pasar es que nos rompe la fibra

y va a quedar mejor. ¿Pero por qué también el muslo?

El muslo para nosotros es mucho más jugoso que la pechuga,

es mucho más sabroso. Tiene un poco más de grasa,

que es mejor. Y le decimos al carnicero:

"Quítale hueso", o ya lo venden prácticamente sin... sin el hueso.

Sí. O lo podemos quitar nosotros,

que no es muy difícil. Y ahí lo tenemos.

Importante, si puede ser un buen pollo, mejor.

Venga. Tenemos el muslo, ¿lo veis? La piel no la vamos a tocar.

Es una manta, es como... una manta.

Lo que haremos, simplemente, son unos cortes,

sin llegar a la piel, para que no se contraiga.

Para romper un poco los músculos.

Bueno, superficialmente. Exactamente.

Así y a la contra.

Sin llegar abajo, a la piel.

Perfecto. ¿Alguien no ha hecho...?

¿No ha cocinado al vacío? Yo.

Pues, mira, ven con nosotros.

Venga. ¿Cómo te llamas?

Oriol. Oriol.

Oriol, lávate las manos, lo vas a hacer tú.

Venga, perfecto. Y...

y lo vas a hacer tú. Bueno, ya veis los cortes que hice.

Bueno, hasta aquí... Bueno, Oriol,

¿eres cocinillas o... o qué? Sí, lo que se intenta en casa.

¿Sí? En casa, ¿no? Sí.

¿Qué haces? ¿Qué cocinas?

Pues, no sé, ayudo un poco aquí a mi abuela a hacer un poco de...

De todo lo que hace ella. ¿Sí?

Pero platos así... ¿qué platos? Paella, le ayudo un poco.

¡Hombre, hombre, hombre! ¿De carne o de pescado?

De carne, a mí el pescado no... Vale, vale.

Bueno, coge el pollo y ponlo aquí. Espera, primero, vamos a poner...

pon un poco de sal y pimienta en la base.

Aquí, exactamente. Perfecto.

Pimienta, yo te ayudo.

Vale, pon el pollo encima por la parte de la piel.

Correcto, perfecto, muy bien.

Se nota que tienes mano, eh. Se nota que tu abuela...

Venga. Otra vez, un poco de sal.

Sin abusar, más vale menos que más. Sí, un poquito, vale.

Ya está, suficiente. Aquí la devuelves, ahí está.

Perfecto. Ahora, ponle un... esto es opcional, eh.

Eh, esto es hierbaluisa. Yo le daría la vuelta.

No, no, no, no. Sí, pon aquí las hierbas.

Bueno, iban debajo, eh. ¿Sí?

Sí, es en la carne. ¿Seguro?

Sí, es que este plato es mío, ¿sabes?

(Risas) Muy bien, eh. No pasa nada.

Entonces, ahora, hierbaluisa. ¿Conoces esta?

No. Bueno, pues coge una, apriétala con los dedos y huélela.

Ya verás. Y a ver a qué te huele.

Uh... Está muy claro, eh, tío.

Hombre, lo he reconocido pero... Bueno, a limón, no pasa nada.

El limón. Es cítrica.

No, no es tan evidente. Bueno, ponemos un par, que no es...

No tiene por qué ser esto, podría ser tomillo limón,

que le vamos a poner, o normal. También.

Dos ramitas de tomillo limón.

Exactamente. Y ya está.

Ya está, ya tendríamos. Ahora, ¿qué haremos?

Vamos a cubrir con el film.

El film ya sabéis todos que es de uso alimentario.

Vamos a sacarle bien el aire, eso es importante.

Vamos a sacarle todo el aire.

Importante que tenga el menos aire posible,

por eso decimos que es... Aprieta sin miedo, eh.

Déjale hacerlo a él. Por eso es un vacío.

Explícaselo, que lo haga él. Vale. Dale, quítale el aire.

Ahora, dale una vuelta más.

Vale. Y ahora plano, le das otra vuelta.

Perfecto. Ahora, ¿qué hacemos? Cortamos el film.

Le damos la vuelta, lo recogemos.

Lo metemos en un "zip", esto es una bolsa de conservación

normal y corriente, eh. Una bolsa de conservación.

Entonces, vamos a meterlo dentro.

Toma, ponlo aquí dentro.

¿Tú te atreves a hacerlo en casa? Sí, sí, ya...

Vamos, en cuanto llegues. Es un crack ya de... del vacío.

(Risas) Vale. Aquí lo mismo.

Ahora lo que hacemos es quitarle bien al aire.

Sellamos.

Bueno, sellamos; cerramos el... el "zip".

Que podría ser solo con el film, pero es más seguro.

Ahora saca el film, le vamos a dar uno de seguridad.

Vamos ahí.

Vale, Uriol. Uso esas bolsas mucho en casa.

Otra vez. Que nunca las había puesto,

nunca había usado la técnica del vacío.

De congelación pueden ser, las bolsas que tienes de...

Cualquier cosa, en vez de dejarlo abierto...

Dale más. O los productos congelados.

Lo meto ahí en la bolsa. Al final van muy bien,

para cocinar al vacío van muy bien. Y las tenemos todos en casa.

Bueno, esto es un vacío casero, casero.

Ya está, eh. Perfecto.

Mira, ahora hacemos así.

Mira, por si las moscas,

vamos a hacerle uno al contrario, ¿sabes?

Bueno, ahí no se escapa el aire ni... vamos, no le pongas más.

No le pongas más, no le pongas más.

Y ahora, Oriol, lo que hacemos es coger

y lo tenemos que poner en una olla. Que no hierva,

o sea, esta la tenemos a... punto de ebullición.

El vacío normalmente se hace, y también porque el plástico

nos tiene que aguantar, antes de que hierva el agua.

O sea, 90-95 grados.

Por ahí está. Entonces, ahora lo ponemos.

Tapamos.

Tapamos o no, Javier. Sí, yo lo taparía, Sergio.

Como quieras, pero vamos. Dejamos aquí.

Lo vamos a dejar 30 minutos.

Ya está, ¿no, Sergio? Bueno, ya está.

Lo tengo medio tapado, para que no me hierva.

Pero, bueno, lo tenemos. Queda superjugosa, sabrosa,

no pierde nada, como visteis antes.

30 minutillos. Es espectacular y fácil.

Lo tenemos en casa. Es fácil.

Si queréis, agua con hielo, también.

Darle una enfriada y luego, seguir. También va bien.

Luego se puede regenerar. Pero como lo haremos ahora.

Lo haremos ya. Con pescado, también.

Esta técnica es buena para los pescados y para las carnes.

Eso sí. Se puede utilizar para todo.

Bueno, a mí me interesa el jugo. Veis todo lo que sale aquí.

Todo esto lo recuperamos. Porque todo eso es el jugo

del propio pollo. Queda muy bueno.

Que se ha cocido al vacío.

Y, bueno... eso es oro líquido.

Hay que aprovecharlo todo.

Entonces ahora, con cuidado, sacamos de la bolsa.

Que quema un poco pero... fijaos cómo queda.

A ver si lo recogen aquí nuestros cámaras,

porque es increíble.

Queda jugoso, queda... con todos los jugos ahí.

Entonces, ahora ponemos aceite de oliva en una sartén.

Y poco a poco, porque hay que cocinarlo,

con el tiempo que tardemos en hacer la guarnición,

vamos a tener el pollo. Yo cojo una olla con peso.

¿Qué dices, Javier? Lo que tiene, es que es muy sano,

porque al estar al vacío, no pierde propiedades

y conserva todos los nutrientes y queda más sano y más natural.

Ya lo veis. Bueno, ahora, por la parte de la piel,

porque vamos a hacer un crujiente como si fuera un cochinillo,

igual, lo vamos a poner aquí en una sartén.

Y, poco a poco, sin prisa. Un peso encima.

Un poquito de peso. Es una olla que tenía limpia.

Le ponemos un poco de peso y ya está, lo dejamos.

Ya veréis qué crujiente coge. Un poco de vida.

Sí, tranquilo, de menos a más. No estoy tranquilo.

Sí, de menos a más. Ya veréis.

Ya está cocido. Entonces, lo que necesita

es crujiente por la piel y ya está. Se puede quemar.

Si lo ponéis muy fuerte, no quedará crujiente

y se quema la piel. Tranquilidad, paciencia, tiempo.

(Risas) Sabiduría.

¿Veis? Ya empieza.

Vale, Sergio. El majado. Vamos a hacer un majado.

Vamos a hacer un majado.

Corto la judía verde, la judía verde plana.

Preciosa, está impecable ahora... buena época.

Y lo que hacemos es cortarla fina.

Podría ser entera, podría ser cortada en trocitos.

Como queráis, eso es opcional.

Pero, mira, me ha dado por cortarla así. Es diferente.

Muy bien, Javier. Te lo aplaudimos.

Que se note, ¡aplaudid! ¿Me ayudas?

Aquí tú vas a hacer ahora el majado, la picada.

Ahí tienes agua y un trapo y jabón y de todo.

Vale, esto ya va aquí, poco a poco. Y mejor.

Ir subiendo la temperatura para que vaya dorando, poco a poco.

No como dice él, sino como digo yo.

Ahora va a perder toda la grasa, bueno, la posible.

Que ya la hemos perdido en el vacío.

La grasa nos ayudará a dorar, a que quede crujiente.

Queda impecable. Y la piel protege la carne,

hidrata la carne también. O sea, que queda...

¿Cómo me has dicho tu nombre? Jennifer.

Muy bien, Jennifer. Pues mira, vamos a poner un poco de ajo.

Te pongo sal para que no te salte por ahí.

Esto es un truco Torres.

¿Cómo lo hacéis, así o girando?

Lo haces como tú quieras. Dejaría el mortero así...

Exactamente. Vale.

Con una mano, aguantas el mortero

y con la otra... exactamente. Bien.

Te voy a poner unas avellanas.

Esto va a ser para la verdura, para saltear la verdura.

Te voy a poner una pizca de comino.

Que le va muy bien. Un poquito, porque es muy fuerte.

¿Tú sabes lo del refrán de "me importa un comino"?

Lo he explicado más veces. Sí, sí.

¿Por qué viene? No sé por qué viene.

¿Ah, sí? Porque es muy pequeño el comino.

Dices: "Me importa un comino". Como es tan pequeño...

Vale. Un poco de pimentón. Pimentón de la Vera ahumado.

¡Mira cómo huele esto, qué maravilla!

Huele genial. Buenísimo.

Huele como a ahumado. Es un poco ahumado.

Sí, sí. Le vamos a poner un poquito de vino rancio.

Que es un vino que nos gusta a nosotros. Y ya está.

Ahora, ya disolverlo, diluirlo.

Y si quieres, le vamos a poner un toque de limón,

que yo lo había pensado antes.

Le va muy bien. El pollo, limón...

Como si fuera el pollo a l'ast.

Voy a levantar para ver.

Tienes un dominio tú fantástico.

Se nota ahí. Va bien, pero falta fuerza, Sergio.

No pasa nada, Javier.

(Risas) Es mejor así, de menos a más.

Bueno, lo he hecho mil veces.

Venga, un poquito de limón,

que le va a venir muy bien la acidez del limón.

Y luego tenemos, sobre todo, este caldo de aquí.

A ver si lo podemos recuperar.

Déjame una cuchara, que le demos la vuelta aquí.

Vale. No, unna cuchara para aquí.

Toma. Para darle así un poco de...

¿Te ayudamos o qué? No, esto está listo ya.

En breve. Prueba este caldo.

Toma.

Este caldo de aquí.

El jugo de la bolsa. Es el jugo del pollo.

Buenísimo. Brutal. Es bueno, eh.

Jennifer, muchísimas gracias.

Tu cometido está hecho ya. Sí, sí. Mira.

(Risas) Huele genial.

Muchas gracias, Jennifer. Gracias.

(Aplausos) Un aplauso, un aplauso.

Ya está el pollo. Prácticamente, está el pollo,

porque lo he subido un poco. (RÍE)

Y ahora vamos con la judía.

También, agua hirviendo y sal.

Te ha hecho gracia, eh.

Judía verde, cortada fina... un agua hirviendo.

O sea, que es meter y sacar, prácticamente.

Vamos ahí.

Y la ponemos dentro.

¿Qué tenemos? Que eso ya lo sabéis.

Lo hemos hecho muchas veces con vosotros.

Que es, un bol con agua y hielo. ¿Para qué?

Para que conserve el color, la clorofila,

para que no la pierda.

Además, todas las propiedades las conservamos mejor.

Nada, un blanqueado.

Un, dos, tres, cuatro y cinco. Lo retiro.

Fijaos qué rápido.

Y ahora, nos quede ese verde tan bonito y tan auténtico.

Tú tienes el majado, eh, Sergio. Sí. Espera, que no veo.

Aquí. Venga, perfecto.

El majado le vamos a poner del propio jugo del pollo.

Y un poco me lo guardo, luego, para ponerle al pollo encima,

para terminar de hidratarlo. Esto está tremendo.

Vale. Toma, Javier.

Pues ya tenemos la judía. Toma.

Fijaos el color que conserva, ¡qué bonita es, qué viva!

¡Espectacular... me encanta!

Además, una buena judía, que esté un toque crujiente.

La he blanqueado y ahora la voy a saltear muy rápido.

Porque sabéis que nos gustan las verduras al dente.

Al dente vegetal. Lo que ayuda, es a mejorar

los procesos de cocina.

O sea, nos ayudan a mejorar los platos siempre.

La técnica es importante. Y esta la hacemos casera.

En el restaurante tenemos... Voy, eh.

Podemos ir.

Un poquito de aceite de oliva. Ya limpio yo, eh.

Ponemos la judía verde.

Ponemos el majado... ahí, seamos generosos, que está bueno.

Y un puntita de sal.

Damos tres vueltas.

Y no necesita mucha cocción, ya decimos.

¡Qué bien huele, eh!

Sale el pimentón, las especias...

Vale. Bueno, esto ya casi lo tenemos.

Quitamos el hierro, que nos ha servido como peso.

Y, bueno, ya veis.

Vamos a cortar por esta parte de aquí, que es más fácil.

Bueno, lo vamos a cuadrar un poco, simplemente.

De verdad, queda jugoso. Parece un...

No parece pollo. Esto ya parece otra cosa.

Bueno, es... Esto lo vamos a picar,

que lo pondremos debajo. Está crujiente la piel, a tope.

Y la judía, ya veréis. Ya entra hambre.

Una cosa tan sencilla. Es que es la hora.

La judía es muy buena.

Está supercrujiente, eh.

Supercrujiente. Y ya está, ya lo tenemos.

Vamos a darle un toque de sal.

Espérate, que tenía yo aquí los jugos.

Una cuchara. Ya está, para aprovechar, ¿sabes?

Yo, ni eso, vamos. Es que... ¿Cómo que no?

Está aquí el jugo de todo. Ahí lo tenéis.

Venga. ¿Cómo le llamamos?

Técnicamente...

Muy bueno. Exactamente. Venga, te lo compro.

Bueno, siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y más, con vosotros y con vosotros.

Hasta el próximo programa. Adiós.

¡Que tengo un hambre...! Sí, es que ahora aprieta.

Ahora, a opinar. ¿Todo está bueno?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Magia en la cocina

Torres en la cocina - Magia en la cocina

04 oct 2016

Javier y Sergio nos sorprenden con dos recetas con técnica poco convencionales: Vieiras al fuego y pollo al vacío con judías tiernas y frutos secos 

ver más sobre "Torres en la cocina - Magia en la cocina" ver menos sobre "Torres en la cocina - Magia en la cocina"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios