www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4302974
Para todos los públicos Torres en la cocina - Lentejas al curry y cuajada de caqui - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy tenemos dos platazos y, Elizabeth, qué haces aquí.

No sabemos qué tiene ahí y estamos un poco...

Miedo me das. Mirad qué tengo.

¿Os dice algo? Un pantone, sí.

Un pantone, muy bien, pues os traigo una prueba

que tendrá que ver con este pantone, ¿vale?

Cada ingrediente que uséis

tiene que cumplir los colores que veis.

O sea, pero, bueno, nosotros somos muy de verdes,

ya lo sabes también. Pues aquí no veo verde,

o sea, verde, no. A ver que vea esto.

Y hay una cosa que claro, no puedo cocinar sin sal

y la sal es blanca. Exactamente.

La sal no nos la puedes quitar. Es que queréis siempre

algún trato, ¿eh? Siempre que vengo me queréis aquí...

¿Blanco y verde? El blanco, mira como aquí

es blanco, contará, verde, no, estos y el blanco.

Vale. Estas pruebas a ver,

¿vienen de ti o de la gente? De las redes,

no es cosa mía, solo transmito.

Me quedaré vigilando. Haremos dos platazos.

Entonces, sí, entonces, cogemos el reto y lo haremos...

Empezamos. Con color.

Con color, pero sin verde, vaya, vamos a hacer

unas lentejas que tienen mucho toque.

Que están muy bien, que ahora estoy pensando

en que tengo que quitar ingredientes, pero no hay problema.

Lentejas. Las podemos hacer.

Evidentemente. Entra dentro del color.

Vamos a hacer unas lentejas que esta es la lenteja pardina,

la que, normalmente, se usa más en casa

aunque luego os enseñaremos porque hay un montón

de variedades y tipos diferentes de lentejas.

Legumbre, sanísima, hay que consumirla,

¿cómo la cocemos? Desde agua fría.

Además tiene una cocción corta.

Esta lenteja tiene una cocción supercorta.

40 minutos. En 40 minutos está cocinada.

¿Cómo cocemos nosotros la lenteja

o en este caso, bueno, sí, la lenteja?

Ponemos la lenteja, ponemos el triple de agua.

Fría, agua fría, siempre desde agua fría.

Tres de agua.

Vale, perfecto. Ahí está.

Venga. Fantástico, y ahora

le voy a poner... bueno yo tenía pensado

una hoja de laurel y la hoja de laurel

como es seca, creo que sí que se puede.

Sí, hombre, sí, Sergio, sí, claro.

Si es de color lenteja.

A ver, comprueba el color. Mira.

Hum.

Se parece, se parece, Sergio, no, tampoco enseñes mucho

porque si no, no lo vamos a pasar. ¿Qué no vamos a hacer?

Ponerles a la hora, ¿por qué? Hay un tema importante

en el tema de la cocción de las lentejas.

Dos. Aguas duras y aguas blandas,

¿qué quiere decir? Las duras tienen más minerales

y las blandas tienen menos minerales.

Cuantos menos minerales tenga, más rápida será la cocción.

Los minerales lo que hacen es tapar un poco el poro

de la lenteja y hace que tarden más.

Y lo mismo con la sal, hay que ponerla a mitad de cocción,

importantísimo, porque si no, cierra el poro y queda más duras.

A mitad de cocción, sal. Exactamente,

vamos con las lentejas que vamos a explicar.

Me encanta este público

todo chicas, qué bien, bienvenidas.

Muy bien. Gracias.

Fantástico, vamos a ver

algunos tipos de lentejas que tenemos aquí.

Tenemos arroz también porque haremos unas lentejas

con arroz, totalmente, diferentes.

Ya sabéis que la proteína de la lenteja es una proteína

vegetal muy sana, muy buena, pero es incompleta,

la completamos con el arroz.

Entonces ya se hace una proteína completa, es un plato,

increíblemente, bueno.

Nosotros lo comemos mucho.

Verdina, rubia castellana, pardina,

red chief, beluga, que parece

como caviar y urad dad.

Son tipos de lentejas de aquí y también de Asia.

Bueno, originariamente, es de los países asiáticos,

India, sobre todo, y bueno, es una variedad

de lentejas que tenemos espectacular.

Consumís lentejas me imagino. Sí.

¿Tú también? Sí.

¿De verdad?

Venga, va, te creo, vamos allá.

Bueno, vamos a cocinar el arroz.

Y yo tenía por aquí arroz basmati.

Es este arroz, sabéis que es un grano largo

y para este plato, para combinar con la lenteja,

nos va a ir superbien. Entonces, lo primero que haremos

será lavarlo muy bien y para coger bien las cantidades

yo cojo un vaso.

Basmati significa 'fragante'.

Es importante porque es un tipo de arroz

que, normalmente, está en la ladera del Himalaya,

es donde está la mayor producción y tiene mucho aroma.

Poner. Muy bien, Sergio, estás muy historiador hoy.

Es que sabes que me gusta a mí la culturilla.

Y sacar el almidón.

Eso es importante para que luego nos quede

más suelto el arroz y mucho mejor.

Esto es un misterio porque hay gente que lo lava

y gente que no lo lava.

Hay gente que le gusta más glutinoso,

que tenga más gluten o que se queda más almidón

y gente que no quiere almidón. Nosotros lo lavamos

porque queda más suelto. Y como lo vamos a juntar

con las lentejas luego, nos va mejor.

Vale, lo ponemos en una olla.

Exactamente. Y ahora, en el mismo vaso

para no fallar, aquello de que no falla nunca.

Entonces, ponemos primero el fuego.

Y ahora, pon. Agua.

Hemos puesto un vaso de arroz, pues dos de agua por uno de arroz.

Ahí está, uno.

Y dos, aquí sí que un poquito de sal que si no, la sal

si en el arroz no ponemos al principio la sal,

luego ya no la absorbe. Exacto.

Un poquito de sal y vamos a poner un poquito...

que no me puedes decir que no.

A ver, a ver de qué. A ver.

No te cueles, Javier. Anís estellado

y le va superbien al arroz.

Cromáticamente, entramos en el color aquí,

ponlo aquí encima.

¿Veis? En este, Javier.

Bueno, ¿veis? Está dentro. Vale.

Perfecto. ¿Qué te parece?

Muy bien, de momento, muy bien. Vale.

Anís estrellado sabéis que da ese aroma a anís,

pero muy, muy fresco, queda buenísimo aquí dentro.

Tapamos y dejamos cocinar.

Cuando evapore el agua, que son unos 12-15 minutos,

es que ya está el arroz. Vamos a ir ahora con el sofrito.

Ya veréis que son unas lentejas muy fáciles de hacer,

pero con un resultado 10.

Vamos con el sofrito, Javier, cebolla.

También un poquito de ajo.

Que ajo también es blanco

y le va muy bien el ajo.

Y ahí vamos.

Vamos a hacer...

Vale voy yo con la cebolla y tú con el ajo.

Ajo, cebolla, vamos a hacer un sofrito

muy exprés, pero buenísimo.

Diferentes calidades de lentejas hay que podéis encontrar

en el mercado, incluso, este plato lo podéis hacer

con lentejas ya cocidas.

Decís: "No tengo tiempo, pero la base que hacen

los Torres me gusta", pues la copiáis.

Eso es lo bueno,

que hagáis luego vuestras recetas.

Vale, ajo picado bien fino.

Cebolla picada bien fina. Ajo morado.

Este ajo tan bueno.

Y cebolla le vamos a poner porque aquí la verdura,

ya sabéis que somos muy superpros de la verdura.

Siempre que podamos poner verdura

en los platos, es la excusa perfecta

para consumir verduras

y legumbres, perfecto, o sea. Y si encima le ponemos

un cereal, como pondremos el arroz, ya es supercompleto.

Eso sí.

Vale, un poquito de aceite.

Para el deporte va muy bien también.

Me acuerdo en... la judía con arroz,

nuestras épocas de Brasil, comíamos muchísima judía con arroz,

simplemente, eso ya es completísimo.

En este caso hacemos, prácticamente, lo mismo

porque es lentejas con el arroz.

Pero para darle un toque de sabor, que sabéis que somos

de sabor, pues le daremos...

el toque, ya lo veréis.

Además, lenteja, hierro.

Fuerza.

Vale, Sergio, la cebolla. Sí, tiene mucho hierro.

Sí, sí.

Este es un plato...

Muy bueno, ya veréis que el resultado final es...

¿Qué le combina muy bien a la lenteja también como especia?

Como especia sería también el comino.

Comino le va superbien a la lenteja.

Dos cosas que le va muy bien también, bueno, tres.

Ahora veréis, tengo

curry.

Vamos a poner leche de coco y tomate rallado.

Tomate natural que hemos rallado que lo tenemos aquí.

Y después otro ingrediente.

Leche de coco. Jengibre.

Le vamos a poner. Y cúrcuma también.

El curry, lentejas y curry es una combinación perfecta.

Cúrcuma sabéis, bueno, es de la familia del jengibre,

cuesta más de encontrar si no, en polvo,

pero ya que encontramos fresco, está muy bien,

es un producto muy interesante

y nos da mucho color, un color precioso.

Elizabeth, ¿vamos bien o no? Vais muy bien, muy bien.

El tomate está, entra dentro del color.

Tenéis todos los colores casi. El curry que sería el amarillo.

Este no contamos, eh, este es como la sal

que es el blanco que si no, no podríamos hacerlo.

Y luego, ya el jengibre y la cúrcuma.

Lo que vamos a hacer, es rallarlo para que coja bien

de potencia, bien de sabor. Como si fuera para un curry.

Entonces, fijaos ahora. Directamente, eh.

Coger aquí mientras se va haciendo el sofrito.

Y rallamos. El jengibre también, pero pelado.

Ya veréis. Bueno, colorante de las Indias

se la llama a la cúrcuma.

Porque ya veréis cómo nos va a teñir.

No solo tiñe, sino que da un sabor rallado totalmente diferente.

Rallado, que le va a dar ese toque de frescor.

Sabéis que el jengibre tiene ese cítrico,

ese picante, ese fresco.

Y que es muy sano también.

Ya lo tenemos rallado. Ya puedes destapar el arroz.

En cuanto hierve, ya se puede destapar.

Ahora, dejar evaporar el agua. No mover. No hace falta mover.

Ya está. Y luego nos quedará suelto.

Eso ha sido la acción de lavarlo, quitarle el almidón.

Por eso, preferimos sacárselo.

Huele bien, ¿eh?

Mira que no hemos hecho nada y ya aquí se juntan los aromas

estos ya que nos entran el hambre rabiosa.

Ya sabéis cómo nos ponemos cuando queremos comer.

Mirad el color, qué bonito.

Sofreír en blanco, como estamos sofriendo ahora.

Ya está. Le vamos a poner tomate,

tomate triturado, normal. Si queréis alguno ponerle

tomate frito, pues le podéis poner tomate frito.

Pero natural. Nosotros, como la vida misma.

Vamos a poner el tomate. Como la vida misma.

Exactamente. Natural.

Teníamos ganas de hacer un plato tan sencillo,

pero tan universal y tan bueno como unas lentejas.

Además, es un plato amable. Es cálido.

Es de temporada, porque, evidentemente,

ahora este plato entra muy bien. De cuchara.

Ahora empiezan los platos... Y diferente.

Con un toque diferente. Que eso sabéis que lo buscamos.

Y, sobre todo, fácil. Menos es más.

Es de estos platos fáciles de hacer en casa.

Pero que te dan un resultado y que gusta a todo el mundo.

Vale. Vamos a coger aquí.

Y le vamos a poner un poquito de sal y pimienta.

Correcto. Y alguna hierba que tengamos

que no sea verde. ¿Tenemos?

Yo no... No, ¿no?

Yo no sé. O sea, una hierba que no sea verde.

¿Qué hierba es? Si es seca, ya es marrón.

No pasaría nada.

Vamos a poner el curry. Ya sabéis.

Nosotros, en este caso, un curry de mangas,

un curry amarillo. Lo hay rojo, que pica más.

Lo hay verde, pero no podríamos usarlo.

Vamos a quedarnos con el amarillo,

que a nosotros nos chifla el curry. Pues ponle.

Vamos a poner bien de curry.

Vale, vale, vale. Dale ahí curry, hombre.

¡Ay! Toma, que a mí me gusta el curry.

Y ahora, uno de los productos que se está poniendo de moda,

que a nosotros nos gusta mucho.

Sustituir la nata por la leche de coco.

La crema de leche por...

Por la leche de coco, que es fascinante.

Le da cremosidad.

Contrarresta muy bien con las especias,

con el picante. Suaviza.

O sea, que es perfecto.

Vale. Luego le va a dar una untuosidad, un sabor.

Mirad qué bonito. ¡Oh!

¡Oh! A ver. Trae el pantone.

Bueno, tapamos el arroz, que es blanco.

Es igual. Totalmente igual las lentejas.

Que hay que dejar ahora que terminen de cocinar.

Ahora esperamos. Exactamente.

Terminamos de cocinar el arroz también.

Y vamos a hacer el montaje del plato,

que no os lo podéis perder, porque tiene otro toque.

(Suena el despertador)

Han pasado 40 minutos. Tenemos las lentejas cocinadas.

Y el arroz que, bueno, lo hemos apagado

en cuanto ha evaporado el agua.

Y esta supersalsa que huele de escándalo.

Está... Yo la acabo de probar. Brutal.

El arroz. Con un tenedor, solo hacer así para separarlo.

Fijaos que queda supersuelto y un aroma magnífico.

Saco ya el anís estrellado.

Coger las lentejas, escurrirlas un poco.

Fijaos. Y es un plato completísimo, sabrosísimo.

Venga. Yo pongo el arroz también.

Y luego, mezclarlo. No hay problema. Todo mezclado.

Venga ahí. Superbonito.

Voy a poner un poquito más, que arroz es importante.

Supercromático. Todavía no hemos terminado.

Ya está. No le pongas más,

que me voy a quedar sin salsa. Si os quedáis sin salsa,

lo bueno que tenéis, es el agua del arroz,

que se le puede poner. El agua de las lentejas.

El agua de las lentejas que le puedes poner.

Otro toque. Tenemos, sabéis que nos encantan los encurtidos.

Estos encurtidos los hemos hecho nosotros.

Ya los hemos hecho varias veces aquí.

Lo tenéis todos en la web.

Aquí tenemos ajo encurtido y aquí coliflor, pimiento verde.

Bueno, hay algunos que sí puedo utilizar. Otros que no.

Por ejemplo, aquí a mí me va mucho la piparra.

¡Oh! Buenísima también. Piparra no se puede, ¿no?

Refrescante. Piparra es verde.

Verde no. Sergio, Sergio.

Sergio. Si cuela, cuela, Javi.

Vamos a poner este ajo fantástico.

Que es muy suave. Queda muy suave.

Cebollitas.

La coliflor.

Que esto le va a dar un toque, un frescor.

Le va a dar crujiente también, que está muy bien.

Puedo poner zanahoria también.

El pimiento lo vamos a hacer cortado.

Esto lo pongo aquí. Y la cebolla así, como pétalos.

Que la sacamos. Ahora veréis.

Encurtidos, siempre tened en casa. ¡Uf! Es buenísimo.

Luego, a la legumbre le va muy bien,

porque le da el toque de acidez, de alegría al plato.

Venga. Yo esto lo tengo. Vamos a emplatar, ¿no?

Ya está. Sí, sí. Emplata. Haz unos pétalos de...

de la cebolla y ya está.

Bueno, emplatamos. Fácil, eh. Voy a coger una cuchara mejor.

Platazo, eh. Fácil. Niños, mayores.

Para todos los gustos.

Es un plato supercompleto. Esto os lo podéis llevar

a la oficina también. También.

Y es brutal. O sea, para vacilar en la oficina.

Platazo, eh.

Y esto, es que me pongo morado.

Y puedes comer y comer, que, además, supersano.

Un plato fácil de hacer. Eso es importante. Plato fácil.

Vamos a darle un toque de aceite de oliva.

Ahí está.

Aquí ponemos los encurtidos.

Que esto crujiente, color... Y sabor.

Textura y sabor. Lo tiene todo.

Vamos con la supercuajada. ¿Cuajada de qué?

¿De qué lo vamos a hacer? De caqui.

De caqui. Creo que lo hemos trabajado

una vez en el programa. Vamos a hacer otro plato muy bueno.

Mirad qué caqui más bonito, qué color más precioso.

Están bien maduros, eso es importante.

Y vamos a hacer una cuajada

de esta fruta tan buena y tan bonita.

A ver si encaja en el pantone. Mira. Sí, aquí.

Encaja, ¿eh, Elizabeth? Encaja perfectamente.

Podemos hacer una cuajada,

que la vamos a hacer con leche de oveja.

Una leche buenísima. Sabéis que tiene un poquito más

de materia grasa, que queda mucho más sabrosa,

que coge un sabor tremendo. Y ahora veréis.

Y es más digestiva que la de vaca.

Es bastante más digestiva. A ver. Ponemos la leche.

No vamos a ponerla toda. Casi toda.

Exactamente. Déjame un poco aquí.

Para después, eh.

Dejamos un poco para diluir el cuajo. Ahora os explicaremos.

Vale. Aquí está. Podría ser de vaca,

pero nosotros preferimos la de oveja por eso,

porque es más sabrosa. Tiene mucho sabor y es más cremosa.

Vale. Miel.

Sabéis que nosotros sustituimos, siempre que podamos,

la miel por el azúcar.

Y, además, la cuajada y la miel va de la mano.

Y la tradicional se hace con leche de oveja.

Normalmente, la cuajada que ya es...

Pónmelo pequeñito. Más típica de las zonas del norte.

A mí me da más Asturias, La Rioja, Navarra.

Allí se hace bastante más la cuajada.

Pero esta tiene toque. Porque nosotros la vamos a hacer

con este caqui, pero la podríais hacer con mango,

con pera, con plátano, con melocotón.

Con la fruta que queráis la podríais hacer.

Y es totalmente diferente.

Es absolutamente... Y luego, el caqui,

que hay una gran producción y muy buena,

tanto en Valencia como en Andalucía.

Y se hace esta calidad de caqui, que es brutal.

Bueno, esta es la persimón,

que es un caqui más duro, más resistente.

Pero que es buenísimo. Está increíble.

No como el otro, eh. El otro era...

Lo que decíamos el otro día. Era tan blando

que nosotros, había un árbol al lado de nuestra casa

y nos lo tirábamos. Nos lo tirábamos

cuando se caía del árbol. Si te pillaba, habías pringado.

Vale, Sergio. Dentro. Vamos ahí.

Vamos a darle un hervor al caqui con la leche.

Exactamente. Hay que dejarlo cocinar.

Ahí lo tenemos. Que cocine. Cocina muy rápido.

El caqui tiene una cocción muy rápida.

Entonces, nosotros hemos comprado un sobre de cuajo.

Y es tan fácil como diluirlo.

Vale. Importante. Primero, que hierva el caqui

con la leche y la miel. Una vez ha cocido, trituramos.

Después, ponemos el cuajo.

Dejamos un hervor y retiramos, porque si no con el cuajo

se pega enseguida y hay que tener cuidado.

Vamos a ver una cosita más, algunos frutos secos.

Sí, pero para qué, Javier. Porque después vamos a hacer

un garrapiñado, pero un garrapiñado que no voy a decir de qué.

Y no lo sabéis, os va a sorprender.

Aquí tenemos:

Pues, las almendras, que sería la típica, ¿no?, seguramente.

El pistacho, que...

No nos dejaría Elisabeth. No encaja en el color.

El verde no encaja.

Anacardos, pipas, eh... nueces, piñones...

Bueno, la nuez de macadamia.

¿De qué más podríamos hacer? ¿Qué más se os ocurre?

Cacahuetes. (LOS DOS) Cacahuetes.

Cacahuete, muy bien.

¿De qué más? Otras, me has pillado.

Te he pillado. Sí, sí.

Castaña. Avellana.

Avellana, muy bien, se le ha ocurrido a ella.

Se puede hacer garapiñado de cantidad de cosas...

No lo vamos a hacer de ninguna de estas cosas,

lo vamos a hacer de algo que tiene mucha energía,

que tiene muchas propiedades... Y es brutal.

Vamos a explicar que es, es algo muy pequeño,

pero muy grande a la vez. Es el sésamo.

Vamos a hacer un garrapiñado de sésamo muy fácil.

En las tropas romanas les hacían unas mezclas de miel y sésamo,

porque aporta muchísima energía y, luego, tiene mucho calcio,

que va muy bien para los huesos. Muy sano.

Hay que consumir sésamo. Exactamente.

Vamos a poner azúcar moreno, azúcar de caña.

Ya veréis, superfácil, la verdad es que no tiene...

Y vamos a poner también...

El sésamo. Sésamo blanco o podría ser el negro también.

Que es muy interesante también el negro.

Eso sí, está crudo, no es tostado.

Ya veis qué fácil, igual de cantidad.

No tiene secreto. Exactamente.

Hemos puesto la misma cantidad de azúcar y la misma de sésamo.

Ahora, lo que vamos a hacer es deshacerlo y empalizarlo.

Cuando se empaliza el azúcar, quiere decir que...

Normalmente, no es algo bueno, pero en este caso sí,

porque lo que queremos es cubrir cada grano con el azúcar.

Que envuelva. Exactamente.

Eso es empalizar, que cubre completamente.

Sea el que sea el producto que pongamos, en este caso, el sésamo.

Aparte es eso, energético, bueno. Da mucho sabor y es diferente,

evidentemente, a cualquier fruto seco.

Fijaos qué dos grandes platos, qué gran menú.

Comerse esas lentejas de primero y, luego, algo tan sano

como una buena cuajada de fruta de segundo.

Buen menú. Y fácil.

Y monocromático.

Es que nos ponéis unas apuestas...

Tengo que decir una cosa; difíciles no son,

pero fáciles tampoco.

¿Lo queréis más difícil...? No, no, no.

Digo... No.

Bueno, ya veis que empieza a empalizarse, quiere decir

que se juntan los granos... Ahí.

Y a deshacerse el azúcar. El sésamo coge muy buen...

El sabor ese que coge tostado cuando se dora.

El aceite de sésamo es muy bueno, porque es aceite...

Insaturado. Es de las grasas buenas que reducen el colesterol.

Bueno, es que tiene un montón de propiedades el sésamo.

Es bueno utilizarlo crudo, como lo vamos a cocinar y tostar,

es mejor en crudo.

Fijaos, aquí también, tenemos el caqui con la leche y la miel.

Ya está cocinado y lo que vamos a hacer es triturar.

Tan fácil como triturar.

Bueno, esto es rápido, el sésamo al ser tan pequeño,

la verdad, es que se cocina muy rápido. Ya tengo una bandeja

y en cuanto coja un color tostado lo sacamos.

Vale, trituramos, bien triturado y, ahora, pasamos por el colador

para que nos quede bien fino.

Aquí tengo uno para pasar.

Ahí va.

A colar.

La cuajada va a quedar buenísima porque el caqui tiene mucha pectina

que es un gelificante natural. Exacto.

Suele estar en la piel de la fruta.

Sobre todo la manzana.

Pero el caqui tiene mucha. Fijaos que yo tengo aquí...

Ya ha cogido un color tostado,

pero no se ha quemado, es importante que no se queme

el azúcar ni los granos...

De sésamo. Y, ahora ya lo voy a sacar.

¿Ya está? Sí, sí, mira.

Lo saco en una bandeja.

Y ahora dejar estirado y que enfríe,

y nos queda un crujiente, un sésamo crujiente brutal.

Hemos hecho de muchas cosas, pero de sésamo...

Un garrapiñado no lo habéis visto, yo creo que...

Mirad la pulpa, esa es la pulpa que es más dura, y la piel.

Esto ya lo desechamos.

Solo tenemos la esencia.

Fácil de hacer en casa y superbueno.

Y, ahora se enfría un poco y queda un...

Un crujiente que nos puede servir para otras elaboraciones.

Superbueno. Ahora, la cuajada...

Ponemos la cuajada dentro

y no parar de remover, esto es importante,

porque, enseguida, si no se pega en el fondo.

Hay que mover, mover, mover.

Al primer hervor retiramos.

También es bueno, no lo vamos a hacer hoy, pero...

Creo que lo hemos hecho en otro programa.

Calentar un hierro y cuando se pone al rojo vivo...

Sumergirlo en la leche y le da un toque ahumado,

un toque quemado, pero bueno, o sea, que queda muy bien

y, si no, también, se puede hacer con piedras calientes a la brasa

y, luego ponerlas dentro, bien limpias, lavadas.

Y va perfecto, le da un toque muy casero, muy ahumado.

Así se hacía tradicionalmente. Exactamente.

Sobre todo en el Norte. Rellena, Javier.

Vamos a rellenar estos moldes que son típicos de la cuajada,

el barro.

Casi hasta arriba.

Tiene un poquito de espuma que se irá,

a medida que se vaya enfriando.

Bueno, casera, casera, la ponéis en la nevera,

como si se tratara de un yogur y, luego, ya se queda cuajada.

Yo tengo unas cuajadas.

Exactamente. Las hemos hecho antes.

¿Cuánto hay que dejarlo? Unas tres horas más o menos.

Exactamente.

Ahí están. Yo tengo estas.

Ya lo veis, está cuajada perfecta.

Queda un sabor... Antes me he comido una, no podía evitar.

Y digo, "vamos a probar una". Un sabor...

Y la textura queda perfecta. Bueno, es increíble.

Es fácil y superbuena, de verdad.

¿Qué le ponemos? Fácil y buena.

Le vamos a poner miel, no nos puede faltar la miel

en una cuajada. Claro.

Y, después, le vamos a poner, fijaos.

Queda crujientisísimo.

Supercrujiente. Vamos a hacer dos.

Sí. Pongo un poco de miel, primero.

Porque la cuajada lleva.

Como si fuera una capa.

Un poquito más aquí.

Hum. Qué buena, ¿eh?

Perfecto. Si la hacéis de plátano,

espectacular, también. Es que de cualquier fruta.

Le ponemos y que lleve garrapiñado, ¿eh?

Esto le va a dar un toque crujiente.

Un poquito más. Acompaña muy bien

la cuajada, la fruta, la miel... Y sano es, sano y energético.

Sano, sanísimo. Venga, ahí, toma ya.

Cuajada aquí con toque Torres.

Espectacular. Buenísima.

Aquí las tenemos. Fantástico.

Supercuajada de caqui. Elisabeth, ¿hemos cumplido o no?

Vamos a comprobarlo. ¡Eh!

A ver qué tal. Antes de nada...

A ver. Tanto a los de aquí como a ti...

Poned retos más potentes, esto es muy fácil.

Cállate, que luego nos van a complicar la vida.

A los de casa; retos más difíciles, a ver cómo salen de...

Claro. Está bien. Vamos a ver.

Sí, lo habéis cumplido. (TODOS) ¡Eh!

Fantástico. Muy bien.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Cada día somos más. Gracias por estar ahí.

Hasta pronto, que vaya bien. Nos vemos.

  • Lentejas al curry y cuajada de caqui

Torres en la cocina - Lentejas al curry y cuajada de caqui

13 nov 2017

Hoy Javier y Sergio nos sorprenden con unas lentejas con curry y leche de coco y una cuajada de caqui con guirlache de sésamo.

ver más sobre "Torres en la cocina - Lentejas al curry y cuajada de caqui" ver menos sobre "Torres en la cocina - Lentejas al curry y cuajada de caqui"
Programas completos (517)

Los últimos 1.727 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios