www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4046061
Para todos los públicos Torres en la cocina - Legumbres con almejas y ceviche de gambas - ver ahora
Transcripción completa

Cómo se nota que ha llegado el verano.

Estamos todos aquí... ¡A tope!

A tope, que nos salimos. Vamos a hacer platos veraniegos,

platos que no llevan mucho trabajo, mucha elaboración,

y que nos solucionan el día. Y lo vamos a terminar

con un cóctel. Espectacular.

Exactamente, con tranquilidad. Bueno, ¿qué tenemos aquí?

Primero lo que vamos a hacer es legumbre.

Una ensalada de legumbres con almejas.

Tenemos esta legumbre que, como veis, es una legumbre

redonda, pequeña, que se llama arrocina o arrocera,

de la parte de Castilla y León.

Perfecta para hacer una ensalada, tiene el tamaño perfecto.

Vale, vamos allá. A cocinar.

Vamos a hacer... Primero las vamos a poner

a cocinar. Las hemos tenido en remojo.

Bien, desde la noche anterior, para que se hidraten bien.

El ajo, ya sabéis que nosotros, para no perder luego tiempo

en quitar lo que sobra del ajo, lo que hacemos es dejarlo entero.

Simplemente unido por la raíz, y lo dejamos así.

Y esto ya lo ponemos aquí.

Cebolla también. A rehogar.

Media cebolla. Esto aporta sabor.

Hacemos como un rehogado al principio.

El que quiera ponerla... Es que luego a nosotros

nos gusta, porque ya veréis para el escabeche

que tiene mucho rollo. Nos gusta picarla y ponerla.

Si la cortáis por la mitad y no la queréis,

pues la ponéis y luego la retiráis.

Vamos a cortar. Tenía un poco de jamón en la nevera

y estaba dudando entre comérmelo así

o ponerle un poco. Y he dicho: "Me guardo la mitad

y me la como, y la otra mitad la ponemos aquí".

Jamón. ¿No lo cortas?

No, luego lo cortamos.

Hoja de laurel. Sí, luego lo cortamos.

Eso no tiene...

Dentro. El laurel le va de lujo,

le va fantástico.

Judías. ¿Qué hay que decir de las judías?

Es bueno tenerlas en remojo mínimo ocho horas.

Pero si son doce horas, mejor, porque mientras más

estén en remojo, más hidratada está

y menos tardará en cocinar.

Correcto. Vamos allá. Vamos a poner a cocer la alubia.

Ya sabéis, además, que la tenemos que comer en verano

y la vamos a dar en forma de ensalada,

que está muy bien porque son platos muy veraniegos.

Ya veréis. Sergio dice caldo de ave.

Yo habría puesto agua.

¿Agua o ave? (TODOS) Agua.

Agua... Venga, pues agua.

Hombre, si le podemos poner un caldo de ave que es más rico...

Yo le he puesto mitad y mitad. Ponemos mitad y mitad.

Tú has puesto caldo de ave a tope. Pues porque a mí me gusta hacer

las cosas con sabor. Ponemos la supertapa.

Vale, aquí las dejaríamos cocinar. Mira, yo esta la voy a cocer...

Ya la tengo cocida, mira. La tengo aquí.

¡Eeh! Está cocida ya, la hemos cocinado antes

porque si no, no nos da tiempo.

Esta, si os dais cuenta... Mirad.

Aproximadamente ha cocinado una hora.

Una hora tiene que ser suficiente si se han dejado bien en remojo.

Esta está bien ya. Una vez que está cocida,

apagamos el fuego.

Y en el mismo agua, que se enfríe. Ahí está.

Perfecto. Vamos allá.

Vamos con el escabeche.

Aquí tenemos cebolla tierna, que podría ser también normal.

Pero ya que tenemos estas cebollas...

¡Viva el mercado! Fijaos qué cebollas más bonitas.

Se llama cebolla holandesa. Es muy fina

y cada vez se encuentra más en el mercado.

¿por qué compramos esta? Porque el verde lo utilizamos

para ensalada... Sería una especie de cebollino

pero más grande.

Voy a coger la almeja, que la tengo aquí.

Bueno, fijaos, hemos comprado esta almeja

que estaba bien de precio en el mercado.

Hay que ir al mercado.

¿Qué hay que tener en cuenta de la almeja?

Yo estoy viendo una cosa. Primero, que esté bien cerrada

la almeja... Esta está cerrada, está bien, se ve fresca.

Luego, esto mejor no ponerlo. Nos han dado una que tiene toques,

que está rota. No me he dado cuenta.

Me la han colado. No pasa nada. No la ponemos.

Mejor no poner la que estén rotas.

Y luego se ve que estén cerradas, que están vivas.

¿Tú con qué estás? Con la cebolla tierna.

Pues yo con el ajo, que lo voy a hacer en juliana.

Cebolla tierna. Como hemos dicho, guardamos el verde.

Porque el verde, cortado bien fino, y al final refresca muchísimo.

Es como un cebollino, pero...

Vale, rábanos.

Eso es un toque... Es bonito, es bueno...

En cocina estamos acostumbrados a comerlo en ensalada,

pero cocinado es un punto de sabor, de textura, diferente...

Un toque mío.

Bueno, vamos a rehogar un poco este ajo y esta cebolla.

Lo voy a poner junto, como no lo voy a rehogar,

no le voy a dar color, no se va a quemar...

Lo que sí voy a hacer es subir un poco el fuego.

Venga, perfecto.

Venga, ya lo tengo. Perfecto. Dámelo, lo voy a poner.

Vamos a poner el rabanito, que diréis: "Ostras, qué toque".

Es un toque veraniego. El rabanito es de verano,

es una cosa que se utiliza mucho en verano en las ensaladas.

Y cocinado le da un toque diferente.

Piel de naranja. Ahí va.

Venga, perfecto. Le vamos a poner, para darle frescor.

Combina muy bien una piel de naranja.

Frescor, verano... Ya veréis.

Ya sabéis, siempre cogiendo la parte más naranja.

Sabéis que los cítricos acompañan muy bien

en los escabeches. Exactamente.

Y con el marisco también. Piel de limón, de naranja,

de pomelo... Cítrico. Vale. Piel de naranja.

Venga, perfecto ahí. Esto ya va cogiendo color.

Pimentón. Un pimentón ahumado, sin ahumar... Eso ya cada uno...

Bueno, a nosotros nos gusta ahumado y de la Vera.

Pero eso ya... Exactamente.

El pimentón bueno, que da ese toque tan diferente,

es el de la Vera. Ahora, el pimentón que tengamos.

Hay otros que son muy buenos. Ponemos el pimentón.

Rápidamente sabéis que hay que dar dos vueltas para cocinarlo,

pero cuidado que no se queme, porque si se quema, amarga.

Ponemos...

el vino blanco.

Para que no se nos queme. Y ahora ya ponemos las almejas.

Las ponemos todas, ¿no? Sí, sí, hombre.

Vaya pregunta. Yo sabía que...

Almeja fina. Es una almeja que es fácil de encontrar,

está bien de precio, y es una almeja buenísima.

Sí, bien de precio. Y alguna ha caído

de un tamaño importante. Sí.

Bueno, vamos a dejar que se abran, que esto es un momento.

Y, mientras tanto, fijaos... Aquí luego hay que pelar.

Hay que limpiar las almejas. No penséis que venís aquí

solo a mirar. Es verdad, necesitaremos manos.

Venga, perfecto, ya las tenemos. Es abrirlas y ya está.

Y luego retirarlas porque si las cocinamos demasiado,

se secan y no quedan bien. Hay que cocinarlas poco.

Aquí hay unas cuantas, ¿eh? ¿Nos echas una mano?

Sí, claro. Vente para aquí.

Lávate las manos. Ahí tienes jabón, agua...

Vale, yo me voy con él. Bueno, fijaos.

Aquí dentro tenemos todo el jugo de las almejas,

que ahora os enseñaré. Se han abierto justo abrirlas.

Cuidado que queman, ¿eh? Vale.

No hay dolor, ¿no? No hay dolor.

Claro que no. Pues fijaos, aquí, ahora,

lo que tenemos es... Imaginaos esto... Un bocado de mar.

Y el color y todo, ¿eh? Del pimentón, de la naranja...

No le pongo sal, pimienta le pondremos un poco,

pero no le pongo sal porque el agua de la almeja

es bastante salada.

Si quieres esto para no quemarte... No, no quema mucho.

Tú eres de los míos. Ha quedado perfecta.

La combinación del vino blanco y el agua de la almeja, perfecto.

Venga, un poco de pimienta y voy a ayudarles a ellos,

si no, no salimos hoy ni mañana.

Oye, que es una máquina. Vas a tope, tío.

Vale, ¿veis que no hay mucha cocción? No se ha secado.

Y queda... Es un platazo, ¿eh? Es un platazo.

Es buenísimo. Bueno, en un momento lo tenemos.

Yo todos los jugos que quedan ahí, los recupero.

Si hay alguna cerrada como esta, no la ponemos.

Esto es oro bendito. Todo esto... Vamos.

Aquí lo ponemos. Tenemos que decir

que se merece un superaplauso aquí el supermáquina.

Muy bien, muy bien.

Vale, vamos allá. ¿Ahora qué vamos a hacer?

Yo ahora aquí... Sabéis que el escabeche

lo hacemos con el vinagre al final, porque tengo un vinagre de Jerez...

Podría ser vinagre de Jerez, vinagre de Módena,

vinagre envejecido, de manzana... El que cada uno quiera.

De Jerez, de tu tierra. Creo que hoy toca.

Entonces, nosotros lo ponemos siempre al final.

Como lo queremos en ensalada le voy a dar un toque de vinagre.

No pasarnos, pero le vendrá muy bien.

Bueno, con este superjugo... Cogemos las alubias

que tenemos aquí... Fijaos.

Platazo, ¿eh? Le quito el ajo. El ajo lo apretaría

y lo pondría dentro. Mételo si quieres.

Fijaos, el ajo... A mí esto me fascina.

Me fascina lo de apretar el ajo...

¿Y veis que sale todo el ajo que está confitado?

La piel la tiramos.

Y esto, cuando te lo comes, es delicioso.

O sea, aquí no se tira nada. Venga, lo veo, lo veo.

Ni lo voy a emplatar, Javi. Lo pongo aquí.

Sí, sí. Para terminar, un poco de pimiento del piquillo,

que le va muy bien este plato. Opcional, pero...

le dará color y sabor.

Este pimiento del piquillo... Lo iba a emplatar,

pero no hace falta. Como veas.

Está de lujo aquí. Pimiento del piquillo.

Color y sabor.

Y después, un poquito... Le vamos a dar

un poquito de cebolla tierna,

el verde de la cebolla tierna, para ponerlo por encima

y darle este frescor. Vale, en estas

que habíamos hecho antes, el jamón ya lo habíamos picado.

Si os fijáis aquí, todos estos trozos pequeños

son el jamón, ¿eh?

O sea, que el jamón está ya dentro. En este caso, aquí.

Venga, ponemos las almejas.

Ya están cocinadas, no hace falta volver a cocinar.

Quiero que se vea. Tiene el jugo, toda la esencia.

Pon la cebolla que no nos da tiempo a hacer la otra.

Vamos. Ponemos cebolla.

Venga.

Llamémosle... legumbres con almejas.

O festival de verano. Buenísimas.

Después de este recetón, de esta ensalada

o estas judías con almejas, vamos con otro platazo.

Espectacular. Platazo de verano.

Vamos a hacer un ceviche de gambas a nuestra manera.

Dejaos llevar.

Es un consejo porque tiene una pinta brutal.

No las haremos crudas del todo, ahora veréis.

Por eso decimos que lo hacemos a nuestra manera.

Fijaos, importante, saber que hacemos gamba

y la hacemos un poco cruda

porque la vamos a marcar, pero queda cruda un poquito.

Que sea una buena gamba.

No son muy grandes, estas son de playa,

y están mejor de precio. Sergio, a pelar gambas.

Pero antes déjame explicar una cosa.

Fijaos la gamba. ¿Qué es lo importante de la gamba?

Primero, que la cabeza y los ojos son brillantes,

los bigotes son alargados,

y, sobre todo, que cuando le pasas el dedo por la cabeza no raspa.

Eso es que está fresca.

Cuando no te mire la pescadera haces así...

O le dices: "Mire allí".

Es importante.

Vale, le quitamos la tripa, la pelamos normal...

¿Tienes la sartén caliente? Sí.

Venga, dale caña. Va, fuego fuerte.

Aceite de oliva y va a ser marcar, ya veréis que es "pimpám", nada.

Dejamos que caliente Voy haciendo el zumo de limón.

¿Por qué las marcamos? Os lo voy a decir.

Pero es enseñarle la sartén, porque nos va a potenciar

el sabor de la gamba y, a veces, cruda,

hay a la gente a la que le cueste un poco.

A mí me gusta, pero si le das ese toque

ganas en sabor y en textura.

Luego la vamos a cocinar, porque para eso tengo yo

un ácido, que es el ácido del limón,

que, además, lo que hace es un tipo de cocción.

En frío, pero cocción. Voy a exprimir estos limones.

Aceite caliente, veis que ya humea.

Pongo la gamba.

Un poquito de sal.

Y le voy a dar dos vueltas.

Huy, ¿qué ha pasado con el limón?

Yo he dicho a Requena,

dame el otro, el de exprimir y tal.

Mirad. Esto...

Un poco más y le doy a Raúl ahí en la cámara.

Esto está, prácticamente, crudo.

Pero ya tiene otro olor,

el aceite que tiene del salteado coge una potencia y sabor

que nos va a desprender

aquí en el zumo de limón, en el aliñado, tremendo.

Eso es un toque.

Mío.

He perdido el limón, medio limón.

Vale, ponemos el limón.

Además, sin miedo, tiene que llevar.

Cebolla roja.

Esta cebolla tan bonita, además, es muy típica en ceviche.

Está es Zalla, una buena cebolla de Zalla

y lo que hacemos es cortarla

bien fina.

Mira que hay buena cebolla en España de cebolla morada

y si usa más en Sudamérica, es una cosa que aquí,

no sé si mucha gente la utiliza,

pero no tanto.

Fijaos qué tenemos aquí.

Jalapeño.

Jalapeño rojo y verde

que le vamos a poner. Os voy a explicar un...

bueno, a quien le guste el picante lo tiene que comer de la parte

que está más cerca a la semilla

porque es la que pica más y a quien le guste menos picante,

por la parte de la punta. ¿Qué hacemos?

La parte de la semilla. -De la semilla.

La de la semilla. ¿Ah, sí? Eh.

Vamos allá. Ahí.

No hay miedo aquí, no hay miedo.

Vale. Bueno, esto es un pimiento de la...

mejicano, evidentemente,

de la ciudad de Jalapa.

Por eso se llama jalapeño.

Vamos a cortarlo finito.

Sería un menú bien completo, ¿no? No me voy a pasar tampoco.

Vamos a ponerle, pero no me voy a pasar.

Un poco más de rojo, va.

Vale, cogemos un trozo de pimiento

y, en este caso, lo vamos a pelar.

¿Por qué? Es opcional.

Bah, se puede pelar o no, pero así no tiene resistencia

y queda mucho mejor.

Vale, lo que sí le pondré será pimienta de molino

sin miedo.

Y así como gorda y todo.

Vale, mezclamos bien.

Vale, esto lo dejamos aquí marinando en cuanto Javier me dé.

Bueno, hacemos daditos.

Daditos bien bonitos, es importante la estética,

lo que decimos, que aunque nos entretengamos un poco más,

vale la pena.

La gente le gusta o muy marinado el ceviche o poco marinado.

A mí, los ceviches como este hechos al minuto me fascinan.

Y como está poco cocida la gamba,

pues no hay ningún problema. Exactamente.

Bueno, dejamos ya pelado el pepino y cortado el tomate?

Venga. Venga, va porque luego veréis,

la finalización tiene, estéticamente, es muy bonita.

Bueno, pelo el pepino.

Esto no tiene ningún misterio.

Además, muy de verano ahora,

que nos va de maravilla.

Y yo voy a cortar tomate en rodajas.

Fijaos qué tomate más bonito, época de tomate, de buen tomate

y vale la pena siempre decimos que vale la pena

gastarse un poquito más en un buen tomate,

se nota mucho y aporta sabor.

Ahí sabéis que hay muchos tipos de tomate,

cantidad de tomates y de calidades buenísimas.

Vale, venga, esto ya lo tenemos. Yo también, corto más y ya.

Vamos a ir con las tortitas, tortitas de maíz.

Ya veréis, os enseñaremos

a hacer tortitas fáciles y buenísimas.

Oye, que no las quiero hacer, pues sabes que las encuentras

por ahí, también ya elaboradas.

Aquí tenemos harina de maíz preparada para hacer las tortitas.

Es fácil esta. Un poco de harina de maíz

porque nos ayudará a aglutinar y si hay alergia al gluten,

pues no se la ponemos.

Ay, perdón, harina de trigo.

Exacto, ahora lo pensaba yo, es harina de trigo.

Harina de maíz y harina de trigo.

Agua.

Agua del tiempo, agua normal.

Y ahí ponemos toda el agua.

Y vas mezclando.

¿Qué tenemos? Para darle ya el toque final, un poco

de grasa de cerdo. ¿Sabéis por qué la grasa de cerdo?

Porque las deja crujientes.

Entonces, a nosotros nos va bien ya la puedes poner.

Sí. Ahora, mezclamos bien

y la grasa lo que hace es que las dejará supercrujientes.

Y ya ves tú qué fácil en un momento ya tenemos aquí

la masa hecha. Y un poco de sal.

Masa fácil y no hace falta dejarla reposar, no tiene correa.

Exactamente. Y hoy tenemos un superutensilio

que es...

Tachán, una olla.

(RÍE)

Tan fácil, es un truco casero.

Superfácil y que sale igual de bien.

Yo tengo esta y esta, a ver si nos quedó igual

porque esta la hice hace cinco minutos antes de empezar.

Es la misma. Es lo mismo.

Entonces, ¿quién no tiene una olla en casa?

La tenemos todo el mundo, pues pones un papel.

Hacemos una bola,

una bola bien igual.

La ponemos en medio.

Otro plástico. Un papel sulfurizado.

Y la supermáquina prensadora. Exactamente.

Apretamos bien.

¿Que queréis más plana? Pues apretáis más.

¿Eh? Fijaos, oye.

Poca broma.

(Murmullos)

Se lo he dicho yo. No.

Cuidado, cuidado, que se lo he dicho yo.

Vale, ahora, aceite de oliva para que nos quede crujiente.

Una tortita crujiente. Eso es la grasa de cerdo

que le ponemos que hará que nos quede crujiente.

Espera, pon el plástico ahí.

Le damos la vuelta.

Y, ahora ya con cuidado.

retiramos el plástico.

Ahí está. Vale.

Venga, vamos a cocinarla, qué más nos queda, Javier.

Bueno, te lo digo si no lo sabes.

¿Lo sabes o no? Claro que lo sé.

¿Qué? ¿Qué de qué?

¿Qué pasa, qué? ¿Qué?

Pues los brotes, le pondremos unos brotes.

Bueno, pero eso no estaba programado

y no lo hemos dicho.

Sí, estaba programado, yo lo tenía programado.

Ah, bueno, yo no soy adivino.

Las tortitas es bueno ponerle, evidentemente, unos brotes.

Si tenemos, si no... claro y además me adelanto

para que no le pongamos cilantro ya.

Que yo sé que se come con cilantro, pero como no me gusta...

Bueno, a ver, un momento, si no tenemos brotes en casa,

¿qué le ponemos? Cilantro.

Pues es lo que le vamos a poner, un poco de cilantro.

No, si no, bueno, opcional ponerle lo que cada uno quiera,

yo como tengo estos brotes, pues... ya tengo esto y esto.

Ya veis, se maneja muy bien y no se rompe.

Eso es fantástico.

Y aceite bien, hasta que nos quede crujiente, ahí.

Mirad qué huertos más bonitos.

Aquí tenemos.

Opcional, pero... Sergio, coge un poco de cilantro.

Vamos a ponerle sí o sí un poco de cilantro.

(SUSPIRA)

Porque a mí me va, me gusta mucho el cilantro.

Hoy no hay. Mira, aquí.

Ah, sí que hay. (RÍE)

Un poco de cilantro le va, ahora se lo pondré encima.

Bueno, no, va, lo voy a mezclar.

¿Qué te parece? Superfina.

¿Eh? No, no, es fina, fina.

¿Sorprendido, eh? Hum... No.

A ver si no se rompe. ¿La hago en el aire o qué?

(TODOS) Sí.

Al aire.

Te la vas a cargar.

La va a romper.

No, hombre, no. Vamos a tener que empezar otra vez.

Ponla en la punta, en la punta.

Eh, eh.

(APLAUDEN)

(TIEMBLA) Vale, vamos a montarlo.

Venga, va. Ponemos la tortita.

Ahí va.

Perfecto.

Bueno, y esto, esto es un variante del ceviche que se llama aguachile

que es un plato muy mejicano, fijaos.

Bueno, nosotros a lo Torres total que sabéis que...

Y aparte lo montaremos bonito.

Ahora, la gamba está en su punto, de verdad, deliciosa.

Venga, perfecto, vamos allá.

Ponemos... Luego haremos más.

Ponlo en medio... Tranquilo, tranquilo.

Venga ahí.

Espectáculo. Venga, fantástico.

Viva el verano.

Ya está, Javi, no le pongas más. Se lo pongo todo.

¿Sí? Pues vale, ponlo todo.

Juegas con miserias y yo ya que lo tengo.

Venga. Vale.

Venga, ya no pongo más, ahí está, fantástico.

Ceviche de gambas. Precioso.

Adriana, ¿cómo estás? Bienvenida. Muchas gracias.

¿Cómo estás? Muy bien.

Bueno, una crack, un fenómeno, ganadora de un montón de premios,

una persona que conoce muy bien,

¿qué nos has traído?

Traigo algo que va a combinar no con uno de los platos

sino con los dos, algo que va por la misma línea.

Genial. Y si me dejáis, explico un poco

los ingredientes para que sepáis en qué nos basaremos.

Utilizaremos, que a mí siempre me gusta, productos frescos

porque pienso que una de las cualidades y lo mejor

para hacer son los productos frescos,

es jugo de piña, pero natural.

Nos dará una textura distinta y un sabor más rico.

Después hicimos con todos esos tomates que usamos en casa,

que untamos el pan, nunca los tiramos.

Yo he hecho con esos restos de tomate, hacer un agua de tomate.

Cocina de aprovechamiento, me encanta.

Sí, y que me parece que alguno de aquí también lo ha hecho.

En la web ya les mostramos alguna vez

y veo que vas en línea con... Termina de explicar.

Termino y después seguimos, entonces, para darle un toque

dulce hicimos un sirope hecho con pimentón dulce

y un poco de vinagre, que nos darán dos toques diferentes.

Y para darle otro toque más cítrico

le pondremos zumo de lima natural.

Muy bien, qué combinación más interesante.

Adelante. ¿Sí? Perfecto.

Empezaremos pues, mezclamos un poquito

el jugo de piña para que no se quede la pulpa debajo.

Porque es natural. Es natural.

Todo natural. Pinta muy bien.

La verdad que sí.

En la receta para una persona pondríamos unos 30 centilitros,

pero vamos a hacer para dos para que nos llegue para todos.

Vale. Bien, bien.

Y vamos a poner unos 60.

Jugo de tomate, el agüita de tomate

iría, también 30.

Vamos a poner 60.

Muy bien.

Zumo de tomate, es original y diferente

Además, es chulo porque la gente suele asociar el tomate

con el color rojo y esto no tiene nada que ver,

beberán un jugo de tomate que no tiene nada que ver.

Ponemos el sirope donde

en vez de 25, vamos a poner unos 50.

Muy bien. Y en vez de 15 de jugo de lima,

vamos a poner unos 30.

Tenemos ácidos, dulces, tenemos de todo.

Ahora, sí os pediré un poco de colaboración.

¿Qué hacemos? Uno pone el hielo

y el otro lo agita, vamos a poner el hielo gordo.

El gordo. Perfecto.

Podemos hacerlo con eso o con pinzas,

más seguro con pinzas. Sí.

Como puedes ver soy un... un barman perfecto.

Hoy los tres somos de todo. Es verdad. ¿Más?

Uno más. Uno más, venga.

Uno más, venga, Javier.

Venga, la cerramos. Agita la coctelera.

Con mucho arte. Vale.

Cógela bien que no se abra. Vale

Ahí estamos.

Vamos ahí, muy bien, Javier.

¡Viva el verano! Un poquito más,

hasta que sientas bien el frío en las manos.

Qué buena pinta tiene.

Además, el cóctel lo servimos en un vaso que le tengo

mucho cariño que me trajeron de Perú, ya que la cosa

va por Méjico y Perú, pues lo usaremos.

Precioso, ¿eh? Bien.

Ahora, lo servimos dentro del vasito, vamos a dejar

un poquitín para que sobre y lo probemos todos.

Es de calabaza. Sí, está hecho a mano.

¿Pongo hasta aquí? Perfecto, el resto

lo servimos en los otros. Venga.

Vaya pinta tiene. Vale, que no te llega.

En estos vamos a poner... Sergio, perfecto.

Una piedra. Si sobra, échalo en la calabaza.

Ahí va. Ahí está, perfecto.

Venga, fantástico.

Lo rellenamos con un poquito de hielo

para que no pierda el frío ya que una de las cosas

en verano es mantener el frío en los cócteles.

Exactamente.

Mira, aquí tenemos...

Las pajitas.

Y el que me quiera ayudar a poner los tomatitos por encima.

Venga. El tomate lo ponemos, sí.

Unos tomatitos de decoración. Son tomates de verdad.

Son tomates que...

bueno, hay diferentes nombres, pero es un tipo de tomate

que es así ya, es pequeño.

No los vamos pelar, si os parece.

No, me parece que no quedaría mucho del tomate.

Y luego he visto que cogiste tomillo.

Un poco para aromatizar un poco a la hora de beberse el cóctel

ya que al acercarse a las pajitas

lo primero en oler será el tomillo, será superrefrescante.

Muy bien. Esto, podemos volver a cerrarlo

y servirlo.

Qué bien, pues vamos a brindar, creo que es un cóctel

para toda la familia pues muy de verano

y que bridamos a vuestra salud.

Siempre hay un buen motivo para tomarse un cóctel y cocinar.

Gracias por estar ahí. Salud.

Abrazos. Salud.

Huy, qué bueno. Qué bien, qué fresquito.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Legumbres con almejas y ceviche de gambas

Torres en la cocina - Legumbres con almejas y ceviche de gambas

02 jun 2017

Sergio y Javier nos cocinarán como primero unas alubias a la cazuela con almejas y terminarán con un ceviche de gambas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Legumbres con almejas y ceviche de gambas " ver menos sobre "Torres en la cocina - Legumbres con almejas y ceviche de gambas "

Los últimos 1.398 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios