www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4260495
Para todos los públicos Torres en la cocina - Judiones con cecina y sardinas adobadas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy tenemos una invitada de superlujo.

Y viene de aquí al lado, es la vecina de al lado,

Berta Collado y nos ayudará a cocinar hoy unos judiones.

Hola, vengo a pediros sal.

Cómo estás, qué tal. Bueno, bienvenida.

La vecina que, por fin,

por fin viene a la cocina. Mira que estamos al lado

y nunca nos visitas, nunca nos visitas.

Además siempre lo decimos cuando empezáis vosotros

nos viene un olor al plató que nos quedamos todos

con la babilla colgando y digo: "Me ha tocado, qué bien".

Pues hoy te tocará cocinar, mira aquí tienes delantal,

trapo y lavarte las manos y nos ponemos manos a la obra.

Venga, ¿me pongo el delantal? Sí, venga, vamos a hacer

unos judiones con almejas.

O sea, un plato muy fácil, pero te va a gustar.

Qué bueno. A ver qué tal,

¿cómo se te da la cocina? A ver, os diré la verdad,

cualquier cosa que me enseñéis me va a hacer muy feliz

porque no se me da muy bien la cocina.

Entonces estaré como un niño, como una esponjita.

¿Has hecho alguna vez un majado?

Eh... sí, he ayudado, sí. Vale, vamos a hacer la base,

un majado, vamos a empezar

con nada, tostando un poquito de ajo

que lo vas a pelar y a laminar.

Es un guiso de cuchara de estos que nos gustan a todos

que son buenísimos y además, con almejas.

No, unas almejas espectaculares.

Unas avellanas que las vamos a dorar

que así cogen mejor sabor.

Que le voy a dar aquí un poco de fuerza.

Y, bueno, ¿ahora con qué estás, Berta?

Pues, mira, aparte de las...

bueno, en "Amigas y conocidas", vecinas de arriba

ahí hablando de todo tipo de temas con muchas opiniones

muy diferentes, pero muy divertido.

Sí. Al final eso de encontronazos

de opiniones también mola mucho, a mí me gusta mucho.

Sí, está muy bien. Está bien y estoy en la radio

en Kiss Fm por las mañanas, levantándome así muy tempranito.

Y acabo de terminar giras de teatros, o sea, que, en realidad

bueno, he estado en demasiadas cosas creo yo, pero muy contenta.

Claro, que no falten. Por supuesto.

¿Tan temprano te levantas, desayunas fuerte o no?

Que eso del desayuno a mí siempre la gente,

gente que más, que menos, solo zumo...

Pues, os voy a decir la verdad, depende de la hora.

Estos últimos días me levanté tipo 6:30 - 7:00,

que antes era de las 5:00. Claro, a las 5:00 era como decir...

Es de noche. A las 5:00 digo:

"¿Desayuno o receno?"

Ya, es que no... ¿Me pongo crema de día

No, no se sabe. Era un horror.

Complicado. Me tomaba un café y algo sólido

por no irme con el estómago vacío.

Para aguantar un poco.

Vamos al... vamos al guiso.

A ver. Tenemos las avellanas tostadas,

el ajo tostado, pongo el perejil que va a saltar un poco.

Sí, con cuidado, pero hay que tostarlo

para luego poder hacer bien el majado.

Y, luego, también le da sabor el perejil, hay que decir

que tiene si tú coges 100 gramos de perejil

y 100 gramos de naranja, el perejil tiene el doble

de vitamina C que la naranja.

Fíjate. Sí, el doble que la naranja.

O sea, que meterlo en un zumito détox de estos tan de moda.

Perfecto, impecable y además desaparece casi

porque siendo familia del apio, de la zanahoria,

le da un toque fresco también.

Pero el perejil para mi gusto está superpoco valorado.

Creo que sí. Es verdad, como dices:

"Como me lo regalan". Ya no lo regalan tanto.

Ay, a mí, sí, todavía me lo regalan.

Yo lo tengo que pedir: "Dame un poco de perejil",

que antes te lo ponían en la bolsa, ahora cuesta algo más.

¿Vas al mercado, Berta? Eh... bueno, cuando puedo

sí que me gusta ir al mercado, soy de ir puestito por puestito

no a grandes superficies, hombre...

Apuesta, mercado, mercado, nosotros aquí.

Yo como os veo que, buen rollo, pero como os veo que solo habláis

os daré un poco de trabajo. Venga, va, qué hago.

Tú dale ahí, machacar hasta que quede muy fino.

Yo voy picando cebolla, yo sé que lleva cebolla.

Exactamente, y lo único que vamos a poner

es un poquito de azafrán. Oh.

¿Eh? Azafrán de La Mancha. Sí, me suena, esa tierra me suena.

¿Eh? Sí, me suena.

Bueno, de Extremadura

que, bueno, pasaste parte de tu infancia allí en Extremadura.

Tú eres extremeña, ¿no? Yo al final siempre digo

que soy "extremanchega".

"Extremanchega". Sí, porque tengo mucha familia

en Extremadura, de hecho, mis padres viven

en Navalmoral de la Mata, en Cáceres,

y mucha familia de mi madre

es de, bueno, todos son de Talavera de la Reina.

Y yo nací en Talavera de la Reina, entonces, he pasado mucho tiempo

en Talavera, que es Toledo, que es La Mancha y mucho tiempo

en Cáceres, en Navalmoral. Y otro mucho tiempo en Madrid

porque es donde vivo. Un beso a Extremadura,

cómo nos gusta esa tierra.

Sí, ¿verdad? Y qué bien se come.

Es brutal. Con qué plato te quedas.

Yo soy muy fan de las migas extremeñas.

Oh, platazo. Y las hacen... sí.

¿Son de harina o de pan? Pues mi padre,

que son las que más como y las que más me gustan

son de pan, es verdad, que hay gente que hace un mix

y, de repente, a las migas extremeñas

le mete algo de tal.

Pero son de pan y me parece un plato que es supersencillo.

¿Y cómo las hace? Más o menos.

Bueno, mi padre les echa

mucho chorizo, mucho tocino,

les da mucho sabor. Bueno, Sergio,

vas a rehogar la cebolla. Toma, te la doy.

Tú estás con la... Con el majado.

Y, exactamente, ahora hay un productazo increíble.

Vale.

Productazo, productazo.

Bueno, es que además ha venido. Nos vamos a León.

Sí, nos vamos a León, podíamos haber ido a Extremadura,

pero en este caso nos fuimos a León

y hemos comprado una cecina

que, de verdad, mirad qué veta tiene la cecina.

Madre mía. Parece, vamos...

Un escándalo. Está increíble.

está impresionante esta cecina, mira qué cecina.

Vaya pinta. Mira qué veta tiene.

Buenísimo. Voy a cortar un poquito.

Eso sí, jamón en tu tierra hay un montón

y seguro que eres...

A ver... Bueno, como nosotros,

a quién no le gusta un buen jamón. De Extremadura, nos encanta.

Pongo un poco de pimienta en grano así le da un buen toque al majado.

Oye, una duda, ¿puedo preguntarla? Pregunta lo que quieras.

Vale, hay muchas leyendas urbanas para que no te lloren los ojos

cuando picas la cebolla porque a mí, sinceramente,

me siguen llorando, entonces, esto de ponerte

la cebolla en la cabeza es mentira, ¿no?

Es mentira. Vaya.

Ahora porque he tirado la tapa, pero yo lo he visto, es verídico.

Yo he visto alguna persona cortar la cebolla

y ponerse la tapa de la cebolla, o sea, la parte de arriba

en la cabeza y seguir picando.

Y yo le miraba y decía: "¿Pero qué haces?".

"Es que así no lloro" y con una creencia que...

Bueno, es alucinante.

Te lo decía con dos lagrimones en los ojos.

Sí, claro, no funciona para nada,

pero el tema es que corte bien el cuchillo.

Ese es el tema, ¿no? Claro.

Luego dicen de ponerla debajo del agua un poquito

eso sí funciona. Que sea nueva la cebolla,

hay que intentar, cuanto más vieja, más azufre

tiene la cebolla y más lloras.

Bueno, fijaos, corta ese trocito también.

Todo, lo corto todo. Hala.

Cómo está la cecina, madre mía. Fijaos que está rehogando

la cebolla, ponemos la cecina.

Y esto ya...

Oh, eso ya. Coge una potencia,

un aroma increíble que podría ser, perfectamente,

jamón o, incluso, chorizo.

Me encanta. Cecina que es de vaca.

Me tenéis que decir si queréis que lo pique

más o sigo aquí yo dándole a...

Yo lo veo, lo veo bien

porque la picada lo que nos va a ayudar

no solo a espesar un poco el guiso que vamos a hacer

que es un guiso muy rápido y fácil

sino que también nos aporta sabor. Exactamente.

Oye, ¿y no te duele el brazo?

(RÍEN) Por eso ha dicho:

"¿Está bien ya o no?"

No, es broma, qué va, qué va, no.

Todavía tengo un poquito de fuerza.

Bueno, tenemos los judiones que Javier, explícalo

porque ya los tenemos cocinados. Cocinar la legumbre ya sabéis

que nosotros la ponemos en remojo

pero si queréis verdura,

verdura y si no, pues, simplemente, con agua

y cocer la legumbre. Los judiones yo me he enterado

y he preguntado que, antiguamente, se le daban a los pavos reales

y a los caballos como alimento. ¿Sí?

Sí, sí, y digo: "Caray". Judiones de la granja.

Vaya tamaño. Espectáculo.

Sí, parece, vamos...

Porque además, fijaos que se deshacen.

Piel fina, supermantecoso.

Es, vamos, mantequilla.

Vale, yo tengo otro producto. Son muy cremosos.

Tenemos otro producto aquí en la nevera.

A ver, sorpréndenos. Que hemos comprado en el mercado.

Almeja, o sea, no hay un guiso que se tercie, bueno,

se podría hacer el guiso solo, pero si ponemos cuatro almejas

le va de maravilla.

Estaban bien de precio en el mercado y lo que hemos hecho

es ponerlas en agua con sal por si tienen algo de tierra,

desde esta mañana temprano,

pues la va soltando. Es para hacer un platazo.

Lo que habéis hecho ahora mismo es que además, es verdad,

se ve a través de la cámara, se nota que es mantequilla.

Es mantequilla, te lo pones en la boca y explota,

es casi como si fuera un ravioli.

¿Me puedo llevar "tapers"?

Hombre, claro que sí. Queda fatal decirlo en el programa.

Qué va, para nada. Habíamos hecho cocina

para llevar en "taper" y luego, la verdad, es que

no sé los invitados qué cara te pondrán.

Porque no va a pasar de la puerta.

Exactamente. Aquí viene la gente

con mucha hambre. Bien, con el estómago vacío.

Difícil arrancar aquí un "taper". Bueno, esto ya está.

Veis que ha soltado... Mira, Berta, cuando queda

la cebolla así que coge ese dorado y empieza

a quedarse trasparente. Sí.

Es que entonces ya está.

No la vamos a dorar más. Ha soltado la cecina su grasa,

que ya es espectáculo.

Y ahora vamos a poner las judías.

Que mira, tengo aquí la cuchara.

Porque voy a aprovechar un poco de agua de la cocción.

Buah, están brutales, ¿eh? Huy, huy, huy.

Ay, por favor, cómo huele.

Ahí está. Espera, te traigo un cucharón.

Bueno, no voy a poner mucho caldo, Sergio.

¿No? Vale. No. Cantidad sí voy a poner

porque tenemos mucha hambre.

Oye, y no te hemos preguntado.

No sé si tienes alergias. ¿Comes de todo?

¿Tienes alguna intolerancia? No, no, como de todo.

Últimamente sí que noto lo de la lactosa.

Pero parece que es una cosa que notamos todo el mundo.

Sí, hay un controversia porque nadie sabe ahora ya

si es buena o es mala.

Yo es que lo noto porque al final el cuerpo

te va avisando de estas cosas. De repente algo te sienta mal,

o de repente algo que no te gustaba

cuando eras más pequeña o que no utilizabas mucho

en tu dieta aparece, lo pruebas

y lo quieres ya para siempre.

Pero no tienes ninguna... Nada. No, no, no.

Que me dé alergia, que me...

Porque a Javier por ejemplo no le gusta el melón.

Y a mí no me gusta el cilantro.

Bueno, el cilantro a mí no me va mucho.

Parece que a lo mejor los platos que he probado

tenían demasiada cantidad y quitaba absolutamente

el sabor de todos los demás ingredientes.

Por lo tanto me daba igual comer arena que comer arroz,

que me sabía todo igual.

Muy invasivo, es verdad. Atención, pongo las almejas.

del agua de la cocción, que es buenísima.

Y ahora soltará la almeja también

su propio jugo, su propia agua.

Tienes una tapa. Sí, detrás. Tapamos.

Tapamos un momento y la picada

que la tenemos aquí, o el majado...

Yo le voy a poner un poco de perejil que le vamos a poner

al final fresco para que...

Y aquí lo vamos a diluir.

Yo te pongo un poco también de agua de la cocción.

Y ya con una cuchara pues va ahí...

Te irá mejor casi con esto.

Sí, con uno más finito, ¿no? Vale.

Genial. ¿Lo dejo aquí? Sí.

No quiero mancharos. Nada, nada, mujer.

La picada va a potenciar el sabor.

¿Lo muevo? Sí.

Venga, va. Deshacerlo bien.

Y va a ligar la salsa, va a quedar más espesa.

Berta, ves que es súper fácil. Sí, es sencillo. Sí.

Pero de verdad, muy bueno de comer.

Sí, creo que lo podré hacer en casa.

Igual haciendo videollamadas,

os voy llamando y me vais diciendo...

"Oye, que no tal..." A mí me encantaría eso.

Hemos cogido recetas sencillas para que podáis hacer vosotros

y no complicarnos la vida hoy.

Ya sabéis que otro días no es así.

Entonces...

Tengo que deciros que todo el departamento de maquillaje

y peluquería de nuestra casa,

de nuestros vecinos, lo ven cada día.

Y sobre todo hay una maquilladora, Patricia,

que lo va haciendo. O sea, el menú de Patricia

el que vosotros hagáis. Patricia.

¡Un beso, Patricia! ¡Ahí esas fans!

Es en serio: "Sí, porque los hermanos Torres..."

Fijaos que se ha abierto la almeja.

Ah, sí. Ahora ponemos la picada,

que esto nos va a ayudar a ligar.

¿Lo has probado de sal, Javier? Sí.

Mira, esto es un espectáculo.

Y un plato tan sencillo y tan bueno.

ahora dejamos cocinar... nada, muy poquito.

Eso ya está, ya lo tienes.

Bueno, ¿lo emplatamos aquí o en un plato?

¿Dónde quieres, Berta?

Oye, no sé, donde veáis vosotros.

Yo lo dejaría aquí. Lo dejamos aquí, ¿no?

Sí, porque vamos a comer de la misma cazuela.

Y un poco de caldito, que te encantará.

Sí, voy a coger. Esto quema muchísimo, ¿no?

Sopla un poco. Sí, sopla.

Voy a soplar. ¿Cómo está de sal?

Porque Javi a veces no... Está perfecto.

¿Javi se pasa de sal o se queda corto?

No, pero...

¡Hum!

Está bueno, ¿eh? Buenísimo.

Está buenísimo.

Yo ya tengo perejil, Javier. Buenísimo.

Fijaos. Exactamente.

Plato fácil, rápido y diferente.

Bueno, toma ya.

Aquí lo tenemos. ¿Qué te parece?

¿Lo puedes hacer en casa o no? Me parece una maravilla.

Sí, yo creo que sí. Es fácil.

A ver, es muy fácil. Y ganas, y tiempo.

Y además con esto, no sé, de repente te vienen

tus amigos a comer los típicos que te llegan

el domingo y tú estás que no te has levantado.

Sin avisar. Llegan sin avisar.

Lo haces en un momento. Muy bueno.

A por las sardinas. Sí.

Perfecto, ya tenemos el primer plato.

Ahora vamos a por las sardinas, que antes nos has dicho

que hace poco tiempo que te empiezan a gustar.

Pero además ya me he obsesionado con ellas.

Porque no es que me gusten,

es que me enamoran, me encantan.

Pero no las tenía yo en la dieta normalmente.

No sé por qué, igual me daban pereza.

Son buenísimas. Pero, mira, te vamos a enseñar un truco,

os vamos a enseñar, para sacarles las espinas,

el máximo de espinas posible. Eso es genial.

Porque es muy buena, pero tiene mucha espina.

Es que lo que da pereza de la sardina

Mucha gente a lo mejor no lo consume por eso.

Vamos a ver. A ver.

Aquí tenemos sardinas que están fileteadas.

Pero vamos a ver cómo.

Y luego tenemos también boquerón.

Fijaos la diferencia entre la sardina y el boquerón.

El boquerón es mucho más alargado.

Y la sardina es más ancha. Y bueno, cambia totalmente.

Es el pescado azul más consumido en España,

tanto la sardina como el boquerón.

Lo que hemos hecho es ponerla debajo del grifo,

sacarle un poquito la escama que tiene,

que tiene poquita escama. Que se quita con los dedos.

No utilizar nada más que las yemas de los dedos

para no estropear el pescado.

Con cariño, ¿no? Con cariño.

Siempre. Lo que hacemos es... cogemos y sacamos el filete,

que cuesta muy poco. Este filete fantástico.

Simplemente a ras de la espina. Y ya tenemos uno.

Y luego le damos la vuelta.

Sacamos también el otro filete.

Y ahora aquí tenemos...

Tachán, tenemos la espina.

Sardina con cuchillo. El boquerón no hace falta

utilizar el cuchillo, pero la sardina sí tiene

Aquí tiene un poquito más. Que lo que hacemos es sacar

de ahí y tenemos este filete limpio.

Y nos queda fantástico.

Sacamos muchísimas espinas.

Porque aquí también en la barriga

tiene también muchas espinas. Y de esta manera nos quedan

unas muy pequeñitas centrales que luego de la manera

que lo vamos a hacer no las notas.

No se nota. Ni las ves.

Y esto para los niños es genial.

Porque los niños en casa siempre es:

"No, no quiero, que tiene espinas."

Yo de pequeña era así. No quería porque tenía espinas.

Exactamente. Pues ahora lo que vamos a hacer

es adobar estas sardinas. "Adobor".

Exactamente, "adobor".

Y además es un adobo que antiguamente el adobo

se hacía para enmascarar un poco.

Claro, cuando tenías algo que estaba ya un poco pasado

entonces lo adobabas y como que desaparecían los aromas.

Para que no se te pasara de fecha de caducidad.

Nosotros lo hacemos en este caso porque le damos

un toque de marinado, de sabor, potencia el sabor.

Pero no va a perder nada del sabor que tiene.

Primero vamos a poner las sardinas.

Que las vamos a poner aquí en la bandeja.

Oye, y los espetos son sardinas también, ¿no?

Exactamente, se hace con sardina.

Un buen espeto también... Qué bueno, qué bueno.

Bueno, en la playa a la brasa. Hicimos un día aquí.

Hicimos aquí en una maceta.

¿Ah, sí? Una maceta de casa con arena

y pinchamos las sardinas e hicimos el espeto con brasa.

Qué bueno. Sí, por ahí lo tenemos.

Sal gorda.

O sal. Bien de sal, ¿eh? Acepta sal.

¿Tú eres más de mar o de montaña?

Uf, yo creo que de mar.

Bueno, yo creo no. ¿Por qué he dicho yo creo?

De mar, de mar. ¿Y vosotros?

De mar. De mar también.

Luego vamos a poner orégano, que orégano le va muy bien.

Vamos a poner una hoja de laurel.

Trae un poquito de ajo, Javi.

Y luego comino, que además tiene un montón

de propiedades el comino.

O sea, va súper bien.

¿Sí? ¿El comino qué propiedades tiene que yo no sepa?

Que seguramente mucha gente tampoco.

Por ejemplo, si tú masticas...

el comino es un antiséptico natural.

Y los granitos, además que te da muy buen aliento

y es bueno porque se puede masticar, pues es muy bueno.

Y luego tiene calcio también.

¿El ajo cómo lo quieres? Nada, un golpe y dentro.

Pues venga. Ya está.

Ahí. Nos decías antes que has hecho teatro.

Bueno, hiciste una obra hace poco que era "The Hole".

Fíjate. No sé mi pronunciación.

No, no, muy bien, "The Hole". Tienes un inglés...

No, tienes un inglés de aquí al lado.

(RÍE) "The Hole".

Y yo pronunciando mucho la hache, ¿eh?

Un añito hemos estado girando. Que además ahora el espectáculo

está por Barcelona. Qué bien.

Yo estaba en el uno y la verdad que ha sido

un año muy intenso, pero muy enriquecedor.

Seguro. Molaba mucho.

Es que el teatro es en vivo, es fantástico.

Y este show mezclaba cosa

con circo, cabaret, tenía acrobacias...

Era un show muy potente.

Y muy divertido también. Duro. Me imagino, me imagino.

Pero una experiencia brutal. Qué bueno.

Bueno, nos faltaría el pimentón.

Y luego el agua y el vinagre. Voy a por el pimentón.

Ahora nos toca a nosotros no hacer nada.

O sea, nos ponemos a hablar. (TARAREA) Claro.

¿Qué pensáis de que de los cocineros

ahora sois las nuevas estrellas del rock?

¿Sois conscientes? Hombre, por favor.

Nosotros estamos aquí muy concentrados

entre esto y el restaurante. Aún nos queda mucho.

Sí, ¿no?, más escenarios ahí...

No. Nos queda aún. Nos queda mejorar.

No sé cómo se ve desde fuera, pero nosotros aquí

artesanos, cocineros. Lo digo porque es verdad

que, además, hay mucho hombre cocinero.

De repente, la cocina se ha puesto de moda,

cosa que es genial. Al final, entra en las casas de la gente.

He puesto pimentón. No nos vayamos de la receta.

Pimentón de la Vera. Claro.

Vamos a poner mitad de agua y mitad de vinagre.

Vaya pintaza tiene ya. Mitad y mitad.

Y lo dejamos una hora en la nevera.

Yo ya tengo unas hechas,

pero estas las dejo en la nevera para después.

Bueno, fijaos qué cosa más fácil. Sí, sí.

Las movemos un poco y las pongo en la nevera.

Vamos a hacer un aceite de cebollino.

Bueno, un aceite. Para hacer una mayonesa.

¿La mayonesa me va a tocar a mí? Te va a tocar a ti.

Mirad la diferencia. Ah, bueno.

Esas ya llevan una hora y estas no.

Exactamente. Cambian el color.

Llévatelas para allá. El aroma.

Me encanta el olor a vinagre. Sí.

Pues huele con el pimentón. Este es... Mira. Huélelo.

No. Si huele hasta aquí. Buenísimo.

Increíble. Además, el vinagre va muy bien

porque mata bacterias. Para adobar, para los escabeches,

por eso aguantan tanto. Claro.

Perfecto. Vamos allá. Vamos a hacer algo

que tampoco hemos hecho nunca.

Habéis dicho una palabra que me está dando miedo. Mayonesa.

Mayonesa. Y la vas a hacer tú.

Fantástico. Y te va a salir bien.

¿Por qué todos los principiantes en cocina, o nulos para la cocina,

nos da tanto miedo la palabra mayonesa?

Siempre estamos ahí con: "No he hecho nunca.

Se me va a cortar, seguro".

No se va a cortar. Te vamos a enseñar una fórmula,

que ya verás cómo no se corta. Un secreto, un truco.

Vamos a hacer una que no hemos hecho antes.

La vamos a hacer de cebollino.

Tenemos estos manojos que se encuentran

cada día más en el mercado. Esta cebolla muy finita.

Tenemos agua. Que podría ser el verde

de la cebolla tierna. También. Exactamente.

Lo que vamos a hacer, es escaldar.

Escaldar ya sabéis que es agua hirviendo,

sumergir unos segundos.

Simplemente, para pochar un poco,

para quitarle la fuerza de la cebolla.

Y también, lo que nos interesa, es que se quede la clorofila.

Que es el verde. Recuperamos el verde.

Claro, claro. Agua con hielo.

Y se queda blandito.

Exacto. Y enfriar.

Ya veis. Superfácil. Esto, para hacer una mayonesa,

¿qué te parece? Me parece superoriginal.

No se me hubiera ocurrido nunca, claro.

Ya verás. Y se puede hacer de albahaca, de perejil.

Y siempre con la misma técnica, ¿no?

Sí. Pasar por agua hirviendo

y luego hielo. Si es verde, sí.

Es bueno para fijar el color, para que no se nos vaya.

Luego, con la mano escurrimos muy bien.

Corto un poco y ya está. Esto le va a encantar a mi madre.

Que es muy de mayonesas. ¿Ah, sí? Pues es diferente esta,

porque luego queda muy buena.

A ti te hemos visto hacer

muchas cosas diferentes en su carrera.

Pero no mayonesa. No. Mayonesa, no.

Ni bailar "Mayonesa" ni nada. He hecho otras cositas.

Sí. Cosas muy interesantes.

Bueno, pon aquí, Javier, el aceite de oliva. Y trituramos.

Bueno, es muy fácil. Esto no tiene nada.

Vale. Yo creo que ya está.

Ponemos aquí. Trituramos.

Luego ya la montarás tú. Vale.

Puede triturar.

Y lo que vamos a hacer...

Vale. Simplemente, un poco.

Y lo que vamos a hacer ahora, es colarla para quitar

todo el cebollino, todo lo que tiene la cebolla,

que es muy fuerte o puede ser un poco fuerte.

Y ahora cogemos el aceite.

Ahí está. Exactamente.

Ahora, apretar aquí tú misma.

Exactamente. Aprieta bien ahí para que salga todo el verde.

Todo el caldito. Sí.

Y ahí, sin miedo. Te hemos visto en la Legión.

Ahí, en un programa. ¿Cómo fue eso?

Eso fue tremendo. Eso fue un programa

que se llamaba "Trabajo temporal".

Donde a cierta gente conocida nos llevaban a hacer algo

absolutamente diferente a lo que hacemos normalmente.

Como si a vosotros... Nada que ver.

Yo qué sé. Os meten a pilotar un avión.

Anda. Ya ves. Entonces, a mí me tocó la Legión.

Las emociones fuertes me gustan.

Y me lo pasé bien. Pero sí que era verdad.

24 horas ahí haciendo la pista americana,

te enseñaban a disparar, a camuflar.

Qué os voy a contar. Como un videojuego en la vida real.

Voy a buscar el huevo. Vamos con la mayonesa.

Montarás la mayonesa. Tienes el aceite de cebollino.

Este aceite que podría ser de lo que se os ocurra.

Cualquier tipo de hierba. De albahaca.

Luego faltará un poquito más de aceite.

Bueno, ponemos un poco. Ponemos un huevo.

Y tú ya, con el... Un poquito de pimienta

y un poquito de sal. Un poco de sal.

Vale. Truco para que no se corte.

Pues ya tienes el huevo. Déjaselo.

Ahora lo pones abajo sin moverlo. Hemos puesto el huevo,

el aceite de cebollino y ya está. Y es aquí arriba.

Ah, muy bien. Déjalo tal cual.

Espera. Sí, sí. No lo muevas.

No, no. Plano. Lo ponemos aquí.

Pero lo apoyo. Me está dando miedo esto.

No, no. Tranquila. Y tú ya, poco a poco.

¡Pam, pam! Les das dos, tres golpes y, luego, a tope.

¿El truco es apoyar? Sí. No moverlo.

Ya está. Encender ahora mismo. Ponerlo debajo y no moverlo.

Tú dale al botón. Y no parar.

Dale, dale.

Ahora ya lo puedes mover. ¿Ya está?

Y así no se corta nunca. No se corta nunca.

Un poquito de lima. Le vamos a dar un toque de acidez,

que le va muy bien. A la sardina le va muy bien.

Un poquito de lima o limón.

Ya la tenemos. Y ya está.

¿Ya está? Sí. Te ha gustado ahí.

Me ha encantado. Y ahora, es lo típico.

No lo haré. Puedes hacerlo. Sí, sí.

Lo pruebas así. Hay que hacerlo.

¡Oh, qué bueno! Porque sale el cebollino,

que es muy fresco.

Y aparte, el color, que queda precioso.

Fijaos el color, que queda verde. Qué bueno.

Y es muy chulo. Es diferente.

Es darle un toque a una mayonesa.

Está suave. Está supersuave.

Le da un toque muy bueno. Lo que vamos a hacer,

es sacar las sardinas. Fijaos el color que coge.

Que hay una cocción, claro. El vinagre cocina.

Y yo tengo aquí dos tipos de harina

que podéis encontrar ya preparada en el mercado.

Nosotros hacemos para la fritura, que va muy bien,

mitad de harina de trigo y mitad de harina de garbanzo.

Y mezclar estas dos harinas

y tenemos una harina para rebozado espectacular.

¿Y cocináis desde siempre vosotros?

¿Desde pequeños juntos? Sí, sí.

¿Os gustó desde siempre la cocina? Sí.

Pero era por nuestra abuela, que se ponía a cocinar

y como nuestros padres trabajaban, pues nos tenía allí.

De espectadores. Exactamente.

En la encimera de la cocina. Íbamos a comprar con ella.

Pero viene de pasión de nuestra abuela.

Que veíamos que se lo pasaba tan bien la mujer,

que decíamos: "Esto tiene que ser muy bonito".

Y sí. Realmente, es una profesión muy bonita.

Además, cocinar es un ritual. Sí.

Nos gusta comer. Claro. Yo soy muy impaciente.

Quiero siempre cosas muy rápidas, porque soy impaciente.

Pero cuando aprendes a tomarte tiempo para hacer

aunque sea un platito fácil, yo no hago platos difíciles,

y mientras te pones música de fondo y te tomas una copita de vino,

es el mejor plan. Es un lujazo.

Es el mejor plan. Un lujazo.

Y ahora ya... ¿Y mezclar las harinas

le da más sabor? Le da un crujiente diferente.

Ah, es el crujiente. Exactamente.

Le da un crujiente buenísimo.

Y ahora, simplemente, las ponemos a freír.

Pregunta importante. De todo lo que has hecho

en televisión, ¿qué es lo que más te ha gustado?

"Torres en la cocina".

¡Hombre! "Torres en la cocina" está en el top five.

Me voy aprendiendo mucho.

Cada cosa tiene su misterio y su encanto.

A mí lo que más me gusta, son los directos.

Yo he hecho muchos reportajes en la calle.

He hecho mucho directo. Es lo que más he hecho.

A mí eso me encanta. Es apasionante.

¿Y la faceta de actriz?

A mí me parece una faceta dificilísima

y superentregada y preciosa.

Pues fíjate. Eso es una cosa de hobby.

Porque yo, en realidad, soy periodista.

Pero esto me viene de hobby.

Esto es tan fácil como que alguien, de repente,

crea que puedes hacerlo y jugar mucho,

con mucho respeto a la profesión, pero, sobre todo, jugar,

que es de lo que se trata.

"Oye, queremos que tal..." Como esto.

Esto ya está. Lo tenemos. Lo voy a sacar ya.

Bueno, una fritura muy rápida. Vuelta y vuelta.

Y ya lo tenemos. Cómo está el vinagre, eh.

Se ve ahí el vinagre. Sí, sí.

Espera. Lo voy a sacar, que veo que Sergio está ahí...

Yo, de verdad, ser espectadora en primer plano,

como en primera grada de esto, me parece alucinante.

Es verdad que no he hecho mucho.

Sí que has hecho. Has hecho muchísimo.

Estar con nosotros, acompañarnos. Sí.

En espíritu, estoy a tope. Eso es un lujazo.

Has hecho el majado. Has estado aquí.

Y la mayonesa. La mayonesa, que era importante.

Lo importante es estar. Estás. Estás a tope.

Te vemos a tope. Vamos a ponerlo así,

que queda más bonito. Bien colocado.

La estética es muy importante.

Es tremendo eso, lo del emplatado y la estética.

Hay cosas que te gustan más. Fíjate, cualquier tontería.

Picadito finito, que lo ves más mono,

te entra mejor que algo un poco más grueso.

Importante el sabor. Pero, luego, la estética.

Que un plato sea bello, entra mejor por la vista.

Totalmente. Al final, he hecho yo también

el primero y el segundo plato.

Lo hemos hecho nosotros. ¿Qué estás diciendo?

Con ella. Contigo, Berta.

Yo prometo venir a hacer algo que os traigo yo,

algo que me pueda inventar. ¡Olé! Queda ahí.

Tú mándanos una receta y nosotros la haremos

con toque Torres, eso sí. Genial.

No seremos fieles a la receta,

pero sí al espíritu de la receta. Perfecto.

Siempre decimos una frase.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Despide tú el programa. ¡Qué responsabilidad!

Bueno, pues con estos platos que han preparado aquí

mis hermanísimos ya... ¿Puedo ser yo una de las hermanas?

Tanto que sí. Siempre hay un buen motivo

para cocinar y para disfrutar con la cocina y con ellos

y para tener el estómago lleno, que eso da felicidad.

¡Bravo! Te vamos a fichar. Gracias por estar ahí.

Que vaya muy bien. (TODOS) Adiós.

  • Judiones con cecina y sardinas adobadas

Torres en la cocina - Judiones con cecina y sardinas adobadas

18 oct 2017

Sergio y Javier preparan unos judiones con cecina y de segundo unas sardinas adobadas acompañados por la periodista Berta Collado.

ver más sobre "Torres en la cocina - Judiones con cecina y sardinas adobadas" ver menos sobre "Torres en la cocina - Judiones con cecina y sardinas adobadas"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios