www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4557555
Para todos los públicos Torres en la cocina - Huevos rotos y tacos de pollo - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

estamos exaltados hoy, estamos a tope, eso es bueno.

Buena señal, bienvenidos, vamos a hacer dos grandes recetas,

haremos una versión de los huevos rotos

con mucho toque Torres,

ya veréis porque no sé por dónde empezar.

Y, después, haremos un taco mejicano,

pero con pluma ibérica.

Tiene mucho rollo. Empezamos, patata

Primera receta, primer toque Torres,

hemos hecho la patata asada al horno

y diréis: "Pero si la patata para unos huevos rotos va frita".

Pues, no, la hemos hecho más sana, pero sí que la envolvimos

en papel de aluminio, un poco de aceite de oliva y sal

y la tuvimos una hora en el horno a 180 grados.

Es lo que tarda más o menos.

Si tenéis brasa,

ya lo bordamos. Ya sería la leche.

La petamos porque eso coge un aroma a brasa maravilloso,

buenísimo, pero bueno. La hemos cocido,

evidentemente, con la piel

porque conserva mucho más las propiedades

y de esta manera, ya lo sabéis todos,

que queda superbuena.

Queda muy buena la patata y muy sabrosa.

Vamos a darle la vuelta

a los huevos rotos de toda la vida.

Exactamente. Pero, vamos, con toque Torres.

Porque, además, lleva otro productazo

que es gamba, oh.

Bueno, lleva varios productazos, lleva varios productazos

y sabéis, lo podíamos haber hecho con huevo y jamón,

al estilo tradicional, pero, bueno, al final,

los huevos rotos le pones lo que quieras.

Al final manda el mercado. Al final mando yo

que es lo que... es así porque es mi receta.

O sea, luego, ya... Ya empezamos, ya empezamos.

No pasa nada. Ya se está complicando el tema.

No pasa nada, no pasa nada. Con un tenedor vamos chafando.

Así, a la antigua, a lo tradicional.

Y diréis: "Qué patata pongo yo para asar", porque, normalmente,

para asar pondríamos las patatas

más viejas, se asan y como no tienen tanta agua,

pues lo hicimos al revés,

cogimos la patata que más agua tiene.

Porque como va perdiendo, evapora con el horno

y queremos que esté hidratada

hemos hecho la patata que tiene agua.

La patata monalisa. Es una monalisa,

pero podría ser una kennebec, también, le iría muy bien.

Sí. O sea, eso ya al gusto.

Pero monalisa va muy bien. Venga, ahí tienes.

Dale caña. Venga.

Vamos haciendo eso, como un puré tradicional

de patata y ya sabéis que tampoco no nos gusta mucho,

a veces, chafarlo demasiado porque queremos un poco de textura.

Vale, aceite de oliva, métele aceite.

Generosos de aceite de oliva.

Sí, tiene que llevar. Ahí está.

Y, ahora, primer toque, o sea, otro toque,

¿sal le pusiste? No.

Aún no, porque quería probar. Te olvidaste.

No. Ah.

(Risas)

Te veo hoy un poquito... No, solo te pregunto,

solo pregunto. ¿Eh?

Pimienta tampoco, ¿no?

Bueno, ahora, con qué lo vamos a ligar.

Ojo al dato, ojo al dato porque ahora, vamos a hacer algo.

El montaje es magistral.

Es muy bonito y es fácil de hacer, no tiene tampoco mucha historia.

Ojo a los bares, también. Vamos a hacer huevos rotos,

huevo que lo rompo.

Y, ahora, ponemos la clara,

la vamos a poner aquí. Exactamente.

A ver si no se me rompe porque si la rompemos...

Veis, además se ve un huevo fresco. Tú y los huevos no...

No, ahora, hace tiempo que no.

No cantes victoria. Con ninguno. eh.

Espera, que lo haremos bien para quitarle bien toda la clara.

Vale, y vamos a guardar la yema.

Venga. Primer toque.

¿Pero por qué? Ahora lo veréis. Ya está, mezclamos bien,

con una clara es suficiente.

Venga.

Fantástico. Ahora, Sergio, el molde.

Molde, ahora, vamos a hacer una cosa que es...

Úntalo un poquito abajo.

Sí, le iba a hacer un papel alrededor.

No hace falta. ¿No?

No. Como se pegue, chaval.

Que no, hombre, confía.

Bueno. Pongo un poco

de aceite de oliva debajo

y un poquito al molde para que no se pegue.

Y, ahora,... No cuesta nada poner

un papel alrededor. Vamos a hacer un nido.

Yo te digo que igual se pega. Tan fácil como poner la patata.

Lleva la clara, cuajará. Exactamente.

Entonces, y aquí ya le hacemos como el nido, ¿no?

Lo levantamos un poquito y, ahora, ya de aquí

lo subimos un poco y así tendremos un espacio para rellenar.

Venga, y, ahora, al horno, a hornear.

Venga, al horno. Aprovechamos, eso,

el horno 180 grados y lo ponemos...

Bueno, lo que tardemos en hacer la preparación que traemos ahora.

Ahora, chalota, vamos a coger chalota

o cebolla, pero en este caso yo he dicho que chalota

porque mi club de los chaloteros,

amigos míos,

estoy aquí, no me he ido.

Estamos aquí.

O sea, que vamos a darle caña a la chalota.

El otro día me comentaba

el Carles Gaig, que es un amigo y gran cocinero,

decía que hace años, bueno, cuando venían,

sobre todo, de la "nouvelle cuisine",

los libros de Francia, los grandes libros,

claro, encontrar una chalota

en España era como misión imposible.

Y, claro, como veían en los libros el tema

de la chalota, pues la buscaban y la buscaban

y no la encontraban por ningún lado.

Amigos míos, la chalota que ya es uno más de la familia.

Bueno, chalota, puerro, ajo, cebolla tierna,

al final, lo que tengáis y encontréis en el mercado.

Nosotros es porque... Vamos a por las gambas, fijaos.

Tachán, gambita de playa,

es una gambita que va bien de precio,

así fresca es deliciosa.

Y, luego, tenemos calamar

que hemos encontrado este calamar precioso

que nos lo limpiaron

y vamos a hacer otra cosa con el calamar.

No digas nada todavía. No, vale.

Gambas, voy pelando.

Pocho la cebolla. Solo pelar.

Ahí. Hacemos unos huevos rotos marineros

y estos huevos rotos tienen...

bueno, pues el toque Torres, qué os voy a contar.

(Risas) ¿No?

Es que no... Suerte que dijo toque Torres,

no toque Sergio. Bueno.

Ya pensaba que diría: "Toque Sergio".

Aquí compartimos, no me puedo escapar,

cómo está la chalota.

¿Qué? Aquí no me puedo escapar

porque aquí cocinamos ambos, Javi.

Sin ti, ¿qué haría yo sin ti? Nada.

¿Eh? No harías nada.

Me pongo a llorar y todo.

Bueno, un poquito de sal,

la chalota vamos pochando que esté caramelizada,

bueno, caramelizada, para caramelizar la cebolla

hace falta mucho más rato, vamos a pocharla.

Lo que haremos ahora será una preparación

con la gamba muy fresca porque le daremos un salteado,

pero pim, pam, o sea, muy corto cortar un poco las gambas

con el verde de cebolla tierna.

Ya veréis es muy fácil, eh.

La chalota es una parte, la chalota tiene una cocción

y la gamba y la cebolla tierna tiene otro,

esto es más salteado y lo otro es más dorado.

La chalota es más pochar.

Y la gamba, también, cortada, ligeramente.

Solo pim, pam. Vale.

Venga, yo le doy caña aquí al fuego.

Y la vamos a saltear, eso, ligeramente.

Es más fácil. Luego terminamos en el horno.

Vale.

Ahí está. Fantástico, venga.

Ahora, que caliente bien el aceite y vamos a poner la gamba,

pero muy sutil, ahí está.

Gamba que ponemos aquí en la sartén.

Y estaba bien de precio hoy la gamba, eh, estaba bien.

Vale.

Ya veis, pongo la cebolla

junto con la gamba. Ahí.

Sal y pimenta y lo salteamos muy bueno.

Esto ya huele bien, la gambita así.

Y es visto y no visto, es algo muy rápido.

Esta gambita ya tiene rollo.

Sal, pimienta. Ya le puse.

¿Seguro, eh? Hombre, mientras tú vas

yo he vuelto ya. ¿Seguro, eh?

Sí.

Vale y, ahora, vamos a ver la patata, ¿no?

Me parece muy bien.

Esto ya lo tenemos. Venga, vale.

¿Qué pasará con el molde?

¿Se desmoldará, no se desmoldará? Sí, se desmoldará.

Venga, ahora aquí dentro ponemos, Sergio,

lo primero la chalota de base. Exactamente.

Que esta chalota le da ese sabor tostado tan bueno, tan especial.

Tráelo aquí en medio, aquí.

Aquí, aquí.

Vale.

Venga, y bien de chalota.

Hombre, yo te digo:

"Es un platazo" Sí.

Ahora,

ponemos la gamba con la cebolla tierna.

Que aún le falta cocción, recordemos.

Sí, ha sido, nada,

muy poquito.

Y, ahora, pondremos encima la yema de huevo, oh.

Oh.

Platazo, es un platazo. Y le pondré, bueno,

ahora le pondremos. Y divertido porque...

Y si quieres hacer para toda la familia

lo tienes montado y al final la yema de huevo

y golpe de horno y ya está. Calentar y ya está.

O sea, lo puedes tener montado y todo.

Aquí le hacemos un pequeño hueco.

Ponemos la yema con cuidado.

Venga, y, ahora, al horno mientras terminamos.

Pero, nada, son dos minutos, el tiempo del calamar.

Es un minutín.

Espera, que voy cortando

el calamar que si no vamos...

Bueno, calamar, ya sabéis, lo abrimos

y por la parte interna, eso es importante,

vamos a cortar el calamar.

¿Por qué por la interna? Porque no tiene la piel

si no, se desafila mucho el cuchillo,

si lo cortas por aquí, no va.

Vale, Javi. Vamos allá.

Guindilla, ajo. Ajo, guindilla y yo limpieza, ¿eh?

Corto como si fueran espaguetis, unos «tagliatelle»; tallarines.

El calamar, en algunos sitios, se llama jibión, también.

Lo digo por si vais a algún sitio y leéis en la carta jibión;

«¿qué es eso?». Es calamar.

Venga, ajo.

Y guindilla, que un toque de picante va, vamos, de maravilla.

Ajo picadito, ajo bien picado.

Porque vamos a hacerel calamar como si fuera...

Como si fuera la angula, ¿sabes?, que lleva la guindilla, el ajo...

Claro. Y el calamar ahí salteado.

De lujo, o sea, buenísimo.

Ponemos un poco de aceite. Ahí está.

Dejamos dorar el ajo, que es cuando se expresa bien,

una guindilla. ¿Cómo os gusta el picante?

-Sí, mucho, que pique. Si os gusta el picante, la rompo.

«¿Cómo os gusta el picante» Lo justo.

«¿Cómo os gusta el picante?», ¿poco hecho, mucho?

La dejo entera. Lo justo.

Hecho, hecho. Lo justo.

Ahora ya; venga, dale, Sergio.

Metemos aquí. Trae un plato para ponerlo.

Esto que parecen gulas, ya os digo.

Uf, buenísimo.

Es una forma, también, de hacer un trampantojo, ¿eh?

Sí, pero pimpán, muy rápido, también.

Sal, pimienta...

Un poquito.

Bueno, es tan fresco, tan bueno que es mantequilla,

o sea, que no le damos mucha cocción. Ya lo tenemos.

¡Uf!

¡Uf!

Qué pinta tiene, ahora vais a ver.

Lo voy a traer ya porque la yema es muy poco.

Ya está. Ponemos... le ponemos el nido al nido.

Espera, espera, Javi. Voy a poner esto de base.

Y saco la guindilla, ¿eh?

Alrededor. Amigo Lucio, lo siento por ti;

eras, hasta ahora, el rey de los huevos rotos.

Pero se acabó. Hasta ahora.

Venga. Mira qué pinta tiene...

Maravillosa.

Ponemos alrededor, que esto le da mucho sabor

y una textura, pero bueno, de...

Que no nos quememos. Increíble.

Separamos bien la patata del molde.

Ponemos... Un poco de cebollino, por ponerle.

Lo que hago es ponerlo con el molde y, luego, quitarlo,

porque así lo puedes manejar mejor, ¿eh?

Vale, exacto. Ahí está.

Venga, perfecto. Además, ahora le yema se revienta.

Vale. (RÍE CONTENTO)

(Aplausos) ¡Bien!

Esto es...

¿Ves? No hacía falta papel, ¿lo ves o no?

(Risas) Eh...

Cada uno que haga lo que quiera, nosotros...

Venga, un poco de cebollino por encima

y así alrededor, y tenemos un platazo.

de huevos, patatas y gambas.

Nuestra versión de huevos rotos. Exactamente.

Vale, ahora vamos con los supertacos, tacos mexicanos

pero con toque de aquí, le vamos a poner pluma ibérica.

O sea, alucinante. Tiene mucho rollo.

Ya veréis que es una receta fácil, en esta línea,

pero con toque Torres, como no podía ser de otra manera.

Lo primero que vamos a hacer es la masa, evidentemente,

y es una masa muy fácil porque es harina,

zumo de remolacha y un poquito de sal.

Bueno, es una masa que podéis hacer muy fácil en casa,

las encontráis por ahí pero lo bueno de hacerlas tú

es que le puedes dar tu toque; el primero el de la remolacha.

Imaginación al poder.

Se pueden encontrar de maíz y de trigo,

nosotros la vamos a hacer de trigo,

pero se pueden hacer de maíz, también.

Ahora, ponemos la remolacha, el zumo de remolacha.

Yo tengo aquí... Y vamos mezclando,

primero así y, luego, con la mano hasta hacer una pasta.

Ahora, vamos a amasar.

El zumo, nosotros lo hemos licuado, es remolacha licuada,

pero si no... cogéis un zumo de calidad que os guste:

de tomate, espinacas, de un montón de cosas que hay,

y, según lo que os guste, hacéis las tortitas.

Fácil de hacer para hacer en familia, superdivertido

y, bueno, lo has hecho tú.

Mirad, mirad el color. Empieza a coger un color precioso.

Y, luego, no solo tendrá color, si no, tendrá sabor también,

porque la remolacha da un sabor buenísimo, ¿eh?

Entonces, amasamos bien, hay que juntar los ingredientes

y, luego, dejar reposar media hora mínimo, para que repose.

Yo ya tengo esta aquí y la tengo reposada,

lo que esto te da es que eres exclusivo.

Te dirán: «¿Rojas?, pero...». «Es que las he hecho yo...

Y con remolacha». Entonces, dirán: «Esto es serio».

Fijaos, es la misma que ha hecho Javier pero reposada media hora.

Mirad, es que no tiene nada, es superfácil.

Para que no tenga correa. Esta la dejamos reposar.

Esta la tenemos aquí. Mira, con este papel...

a la nevera y a reposar, que es esta misma. Queda preciosa.

Vale.

Cortamos porciones y con una tortillera, que se llama.

Esto es para hacer las tortitas.

Ya veréis que es superfácil. Hacemos...

Eh, que no la tenemos, las podemos estirar con un rodillo,

porque es una pasta muy amable y muy fácil de trabajar.

La cuestión es hacer...

Pastas así redondas bien estiradas y ya está.

Venga, primero probamos con una, calculo que será más o menos así.

Las hacemos redondas.

Si tiene harina, si enharinamos bien,

no hace falta poner papel sulfurizado,

pero si os queda un poco húmeda la masa, poned papel entre las...

Entre los hierros para que no se pegue.

Para que nos queden bien hacemos bolas

y que sean más o menos iguales.

Bueno, y este aparato lo encontráis en tiendas especializadas, fácil.

Así, se le da la vuelta y esto, simplemente apretáis

y ya está.

Luego, veis que hay que ir dándole varias veces,

pero este es el tema.

Y si no, rodillo. Rodillo.

Espérate.

Sí. Perfecto.

Vamos allá.

Luego, ya... Vamos estirando con la mano.

Claro. Venga.

Aunque está bien, siempre, dale un toque con el rodillo.

Aquí lo tenemos, venga. Dale el golpe final.

Ahora, las dejamos reposar, para marcarlas luego en la sartén.

Vamos a hacer ahí un marcado,

unas tortitas caseras, unos tacos caseros,

pero con mucho toque.

Que digo, el zumo lo podéis hacer de otro zumo,

podría ser zumo de perejil, quedaría verde; de espinacas...

de otra verdura... Esto lo guardamos.

Con tinta de calamar quedan muy bonitas.

Negro. Si lo vais a rellenar

de pescado o maricos, quedan muy bien.

Bueno, ya lo veis aquí, estas están estiradas,

las dejamos reposar un momento y luego le damos el golpe de gracia.

Javier, las verduras. Ahora vamos con el relleno,

que es superbueno, porque ¿qué tenemos aquí?

Unas verduras: pimiento verde, guindilla fresca y tomate,

lo que hemos hecho es ponerlo al horno

a 180 grados durante 45 minutos. O sea, que se ase bien.

Ahora esto...

Va a ser de base para hacer una salsa espectacular,

bueno, y relleno, también, nos va a ayudar.

Lo que hacemos es pelar y lo haremos con el mortero.

Correcto, correcto.

Trae el mortero, Sergio. Venga, voy.

Ponemos, vamos poniendo un poco de almendra, ¿no?

Sí, que la tengo aquí.

Almendra, es lo que primero hay que picar,

porque tiene... Almendra tostada, ¿eh?

Almendra tostada y... sabéis que no soy muy amante,

pero a esta receta le pondremos cilantro, porque le va.

Ey, ey. No lo puedo evitar.

Vienes a mí, ¿eh, chaval? Me han obligado, que conste.

Pondremos, también, un poco de chalota,

aquí va muy bien porque...

Me estoy yendo al lado oscuro. Da mucho frescor.

Vamos pelando bien para sacar la piel.

Venga, ya tenemos aquí una pasta.

Venga, la chalota, Sergio.

Vamos a poner un trapo, lo pongo para que no haga ruido.

¿El aguacate lo tienes aquí o en la nevera?

¿Veis el pimiento asado?

Está buenísimo, tiene mucho sabor, dentro, también.

Venga, que voy sacando cosas.

Ahí está.

Se ha cerrado. El tomate, también.

Y la guindilla, que es esta guindilla fresca,

que le da un toque ahí muy bueno.

Oye, originalmente, este tipo de salsas se hacen en morteros,

si lo hacéis en batidora se rompe demasiado

y lo bueno de esta salsa es que sea abrupta,

que sea un poco salvaje, como nosotros.

Esto le va a dar un toque ahí ligeramente picante que estará...

Buenísimo.

Vale. Tenemos aquí un aguacate,

que ya se ve que está perfecto, que está bien. Ya lo tocamos.

Está maduro, pero por dentro está bien.

No se ha pasado. Y si no os pillan,

tú coges el aguacate como que lo estás mirado

y le levantas un poquito el pedúnculo que tiene aquí.

El rabillo. El rabillo. Y entonces veis

si está maduro o no está maduro.

Bueno, cuando sale bien, es que está.

Luego lo tapas y no pasa nada.

(Risas) No des ideas.

Si no te pillan.

No des ideas. Zumo de lima, zumo de limón.

Un poquito para realzar aquí

está fantástica...

Bueno, ya se ve. Está impecable.

Y ahora aquí vamos a poner también el cilantro.

¡No, por favor! Y que lleve cilantro.

Si es que aquí la verdad es que nos combina muy bien.

Vale. El aguacate. Lima le has puesto, ¿no?

Cilantro. Picamos un poquito.

Esto lo picamos a cuchillo

porque aquí sería difícil de picar. Y ahí dentro.

Vale.

Perfecto. Una pasta, una base buenísima

para estas tortitas que vamos a hacer,

que esto será el relleno.

La base. Vale.

Ahora, Sergio... Perfecto.

Esto por un lado. Venga, la cebolla.

Vamos a cortar la cebolla de Fuentes, que tenemos ahí.

Ya está. Vamos a preparar la guarnición.

Que va a llevar la salsa y, luego, guarnición.

Tenemos aquí las piparras,

pepinillo, cebolla.

Cebolla de Fuentes, que sea una cebolla dulce.

¿Pepinillo? Ay, pepinillo. Rabanito.

Vale.

Va de listo, eh. No, hombre.

Simplemente, estoy aquí, Javi. Concentración.

Que esto no es un pepinillo.

Vale. Ahora vamos a hacer la guarnición.

Y es simplemente tener, lo que decimos nosotros,

la "mise en place".

La "mise en place" es tenerlo todo preparado.

La organización es la clave del éxito.

Si lo preparamos todo bien,

luego montarlo es un minuto y ya está. Te liberas.

Es lo bueno también, poder sentarte a la mesa

y no tener que estar ahí de pié, corriendo.

Es una de las normas de un cocinero,

pero que se ha de llevar también a casa.

Porque luego todo es más fácil.

Vale. Javier está haciendo cebolla

que la vamos a lavar. Bien fina.

La vamos a lavar. No es de las primeras cebollas

de Fuentes, esas dulces, pero que está bien.

Truco por si están las cebollas

un poco fuertes: coger agua con hielo y sal.

Exactamente. Y lavamos bien.

Vale. Cortamos el rabanito.

Vale.

Y rabanito ya sabéis que es de primavera, de verano o de otoño.

Yo te dejo aquí con la piparra

y me voy a buscar el secreto.

¿Vale? Voy a meter el rabanito

con la cebolla. Lavarlo bien para que se ponga bien turgente.

El secreto es la pluma.

Exactamente.

Aunque hay otra pieza que se llama secreto.

Cosas mías. No sé si alguien lo ha pillado.

Yo lo he pillado. ¿Tú qué vas a pillar? No pillas.

Yo lo he pillado. Vale.

Esta es la parte posterior del lomo.

Es una parte que ya veis que tiene mucha grasa.

Tiene mucha infiltración y es muy tierna.

Se deshace, prácticamente.

Entonces, ahora vamos a marcar.

Tenemos la sartén. Esa parte, normalmente,

se utiliza para hacer el lomo embuchado,

que es tan bueno, de tanta calidad

porque tiene buena infiltración de grasa.

Es una pieza muy tierna, muy noble, la verdad.

Entonces, cortamos así.

Pues eso.

Os prometo...

Que es que os prometo que no cuesta nada de cortar.

Es como si fuera mantequilla.

Ya tenemos las "tortis" aquí,

que están estiradas. Veis que cuanto más reposada estén,

más fácil va a ser de estirar.

Y yo las hago, cuanto más fina, mejor para mí.

Una tortita tiene que ser muy fina.

No meterte un taco ahí muy grande.

Venga. Le doy. Sí, sí. Ya le puedes dar.

Sin aceite, eh.

Ahí ponemos. Vamos a darle caña al fuego.

Y luego vamos a preparar dos platos.

Mira. Yo me he preparado aquí un... Bueno...

Para que tengáis en cuenta, eh.

Para conservar las tortitas para que no se os pasen,

para que no se sequen, vaya,

yo lo que hago es poner las tortitas

ahora cuando estén hechas... Que es vuelta y vuelta.

Es cocinarlas. Ponemos aquí y para que no se sequen,

del mismo vapor, un platito encima.

Y evitamos que se sequen y quedan mucho mejor.

Mirad que doran enseguida.

Baja el fuego. Sí. Ya lo he bajado.

Dora enseguida. Es una cocción muy rápida.

En cuanto dore un poco, ya está.

No hay que secarla mucho, porque si no,

luego es muy difícil de trabajar.

Y ahora ya, venga, aquí. Otra tortita.

Ahí está. Y luego, taparlo.

Es fina y muy fácil de trabajar.

Vale. Ahí va.

Ahí está. La última. Vale.

Ya veis. Como es tan fina, tan fina, tan fina,

es prácticamente vuelta y vuelta. Es muy rápido.

Además, son platos que no necesitan cubierto.

Esto lo lías con la mano y te lo comes.

O sea, que es superfácil.

La cebolla, que ha sido lavar con un poco de agua con sal

y hielo, y ahora voy a escurrir.

Un papel absorbente y la escurrimos.

Y aquí bien tapaditas.

Que así se nos van a conservar muy bien.

Exactamente. Se conservan calientes y no se nos secan.

Porque la tortita muy seca no tiene tanto... interés.

Esta carne también vuelta y vuelta.

Un poco de aceite, no mucho porque tiene grasa la carne.

Y ya ponemos.

Bueno, y esta carne, que ya sabéis que es un cerdo,

en este caso, ibérico, no hace falta cocinarla mucho.

Que quede jugosa la carne. La carne, eso sí, al momento.

Qué buena es esta carne y, además, está bien de precio.

Y vuelta y vuelta. Ya digo, que quede jugosa.

Como la he cortado fina... Si no encontráis pluma, secreto

estaría bien, o la presa también. La presa es muy buena también.

O solomillo de cerdo también está bien.

Venga, fuera.

Y luego, eso sí, pondremos un poco más homenaje

a mi hermano, más cilantro, un poquito más de cilantro.

Te las vas a comer tú y mira que tengo hambre.

Me las como. Se las va a comer el público.

(Risas) Por eso lo hago.

Es para vosotros, con amor. Y para vosotros.

Porque no podéis probarlas, que si no...

Vamos a rellenar. Porque sé que las haréis.

No hay problema. Tenemos las tortitas.

Fijaos qué chulas. Y aquí ya ponemos relleno.

Espera. Dame una cuchara. Esta misma.

Ponemos el relleno, que lleve la salsa, eh.

Porque salsa es lo que le da mucho sabor.

Le da la potencia.

Y yo, incluso, un poco de "piqui piqui" le pondría.

Corta un poco de cilantro, Sergio. Un poquito.

Que le va a dar... Le va a dar.

Ahora ponemos esta supercarne.

Y lo tengo que cortar yo. Sí.

Fijaos. Que lleve también. Eso es un...

Y ahora ponemos frescor.

Que es la cebolla, el rabanito. Lo pongo.

Y venga, rellenamos bien. Le pongo cilantro ahí ya.

Un poquito. Ahora pondremos, para finalizar,

un poco encima. Si quieres, te ayudo.

O sea, si no acaparas todo,

te puedo ayudar, eh. Es mi receta.

Ya, ya. Vamos.

Vale. Ponemos cebolla.

El rabanito.

Y la piparra. O sea, la piparra bien ahí,

que la pillas y te da el subidón ese de vinagre.

Equilibrio total de texturas, de sabores, de color,

que también es interesante que haya colorido.

Y ahora ya, ahí, ahí. Dale ahí. Dale ahí.

Tenemos aquí el cilantro. No nos vamos a pasar.

Esto es muy buen taco, güey.

(Risas)

Que hemos estado en México alguna vez.

Venga. Ya está. No pongo más. Me porto bien.

Ahora cerramos. Toma. Guindillote ahí al canto.

¡Uf! Una bomba, eh.

Y ahora ponemos.

Lo voy a poner así. El otro.

Ya decimos, tiene que llevar, eh. Esto es importante.

Lo ponemos aquí. Es que esto es ya...

O lo atas bien, o lo haces más rulo.

Ponlo aquí. O el rollo bocata ya...

¿Qué? Tranquilo, tranquilo. Pero el taco es así.

El taco es doblado. Es como doblado.

Veis que está el relleno ahí. ¡Uf!

Aquí lo tenemos. Perfecto.

Unos tacos mexicanos pero con mucho toque de aquí,

español y toque Torres.

Toque Torres. Y estos huevos rotos

con gambas, calamar, que tiene un rollo tremendo.

Siempre hay un buen motivo

para cocinar. Gracias por estar ahí.

No dejéis de cocinar. ¡Adiós!

La cocina es amistad. Nos vemos pronto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Huevos rotos y tacos de pollo

Torres en la cocina - Huevos rotos y tacos de pollo

09 abr 2018

El primer plato será una versión particular de los clásicos huevos rotos, pero que Sergio y Javier prepararán con gambas y sepia salteada y además unos tacos de una parte muy económica pero muy sabrosa del cerdo, la pluma ibérica.

ver más sobre "Torres en la cocina - Huevos rotos y tacos de pollo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Huevos rotos y tacos de pollo"
Programas completos (685)

Los últimos 2.244 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. oriol

    hola, que marca de camisetas llevan los cocinerosTorres?

    11 abr 2018