www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3547358
Para todos los públicos Torres en la cocina - Especial fin de mes - Ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) Hoy vamos a sacarle el máximo rendimiento

a nuestra despensa y a nuestro bolsillo

con un menú especial de fin de mes.

De primero, suquet de pescado de roca,

un clásico guiso de los pescadores de la costa mediterránea.

Y, de segundo, una panceta de cerdo crujiente que marinamos,

guisamos y terminamos al horno,

para sacarle todos sus jugos y aromas.

¡Hola a todos! Bienvenidos a un programa más

de "Torres en la cocina", hoy "fin de mes".

Estamos sacando todo lo que tenemos en la nevera,

pero haremos un platazo, un suquet, bueno...

Un suquet de pescado pero con un pescado especial.

Con muy poco. Miracielo.

Miracielo. Eso. Venga, vamos.

Vale.

Veis qué pescado más interesante,

es un pescado que se considera pescado de descarte.

Sí, morralla. Tiene muy poco valor

y, realmente, es un pescado bueno.

¿Por qué se llama miracielo?

Tiene otros nombres también, ¿eh?

Porque, si veis, los ojos...

Los tiene arriba. Mira así.

También se le llama pez rata, no es tan bonito.

Siempre mira al cielo.

Entonces, por eso se llama así. Pero, bueno, es un pescado,

ya decimos, es un pescado de roca que se alimenta mucho

de crustáceos, de algas... Y es muy, muy jugoso, muy sabroso.

Bueno, vamos a filetearlo.

Tiene bastante carne.

Lo único que hay que saber es cómo sacar bien la espina.

Fileteamos. Fijaos qué carne más bonita.

Es buena. Son pescados blancos,

de carne tersa.

Que son pescados muy buenos para hacer en sopa,

en suquets...

En... Bueno, el suquet, la verdad,

es que es de la parte más mediterránea,

más del Mediterráneo y es un guiso con patata,

pero nosotros lo vamos a hacer con toque Torres.

Cuidado con las espinas, ahora os enseñaré,

porque tiene unas espinas realmente fuertes

y, si os pincháis, hace mucho daño.

Sí, y tiene un poquito de veneno ahí en...

Lo mejor es decir que te lo limpien.

Sí, pero bueno. Enseñamos los filetes,

pero fijaos aquí, este sería uno de los pinchos que tiene.

Y, de verdad, que es un pincho importante, ¿vale?

O sea, que a la hora de limpiarlo hay que ir con mucho cuidado.

Bien, aquí tendríamos los filetes,

lo que hacemos es aquí, en el centro,

si tocamos con el dedo ya vemos que tiene

una fila de espinas.

Espera, que te voy a ayudar a limpiar el otro.

Que lo que hacemos es, con el cuchillo,

sacar un filete.

Tocamos para que no tenga ninguna espina.

Y ahora...

Aquí tenemos todas las espinas, ¿vale?

Que, seguramente, se ven.

Tenemos dos filetes y no tenemos que desespinar,

porque de verdad que es una carne tan dura, así,

que romperíamos el pescado.

O sea, que es otra manera de sacar las espinas,

que nos va a costar muchísimo menos.

Vamos guardando todo lo que... Lo que nos vaya sobrando,

porque eso lo pondremos en el caldo de pescado.

Y, como siempre decimos, que la base es el fondo

y el fondo es la base.

Mientras Javier estaba limpiando aquí la...

El pez, porque podríais hacerlo de cualquier tipo de pescado,

yo lo voy a hacer...

Yo lo que estoy haciendo es una verdura para...

Una bresa para el fumet. ¿Qué ponemos?

Puerro, zanahoria, ya sabéis que un poco de hinojo nos gusta.

Celerí. Que es esta raíz,

es la raíz del apio, que huele muy bien.

Oh, es fascinante y es muy buena.

Ya hemos trabajado bastante con ella y nos gusta mucho.

¿Que no tenemos este tipo de verdura?

Pues cebolla, zanahoria y puerro suficiente, ¿eh?

Fijaos qué filetes más bonitos.

¿Vale? No, no, está superbien eso.

No tiene escama, es un pescado que no hace falta...

No hace falta escamar, no tiene nada de escama.

Cocina de aprovechamiento porque no tiramos nada.

Las espinas se van para hacer un fumet,

un caldo de pescado con verdura.

Y, luego, la carne la vamos a utilizar

para hacer un suquet, vamos a llamarlo así.

Voy a poner las verduras aquí.

Bien de verdura. Luego, unas bolas de pimienta,

una hoja de laurel también le vamos a poner,

que la tengo aquí detrás.

Estamos pelando aquí el laurel ya, le quedan...

Está un poco ya... Sí.

Tenemos uno fresco que también va bien.

A veces, podemos comprar las plantas así:

Tomillo... Y se va regenerando.

Mirad que tiene aquí unas hojillas que va saliendo.

Y nos va muy bien para ir reponiendo.

Una hojita de laurel, unas bolas de pimienta,

que al fumet nos gusta ponerle.

Ahí está.

Bien.

Vale, venga, Javier.

Fumet, Sergio. Voy con el fumet.

¿Qué vamos a hacer? Tengo aquí pescados de descarte.

Hemos comprado la galera, como decía Javier, las espinas...

Y lo que vamos a hacer es, primero, si tiene...

Al fumet, para nosotros, si se le pone un poco de cangrejo.

Cangrejo o... O galera.

Perfecto, porque es que le da mucho sabor

y le da un sabor más pronunciado, más contundente.

Aquí hay mucho pescado, ¿eh?

No, es que vamos a hacer un fumet importante

y, luego, el que sobre lo guardamos en unos cacharritos

y a congelar. ¿Corto un poco o no?

No, no, no hace falta. Primero, ponemos la galera.

Los pescados más pequeños.

Rehogamos ligeramente, para que tome color,

porque nos va a dar mucho más sabor.

Recordad que todo esto es pescado para sopa,

es un pescado económico, que es pescado de descarte.

Venga, ponemos ahora sí ya, el resto del pescado.

Pásame la verdura ahí.

Ahí está. Ponemos las verduras.

Vamos a cubrir con agua.

Ahí está.

Y ya sabéis que nosotros, para este tipo de caldo,

claro, sacrificamos bastante, ¿qué quiere decir?

Yo no voy a llenar la olla para sacar más cantidad de caldo,

sino a ras de las cabezas y sacar un buen caldo.

20-25 minutos, dejaremos reposar un poco

y, después, colar.

Ya tenemos el fumet, han pasado 20 minutos.

Un superfumet.

Está importante, ¿eh? Y nos va a sobrar

para otro día hacer un arroz o para hacer una sopa.

Hombre, ya que hacemos, hacemos cantidad.

Claro. Ponemos...

En una olla caliente, evidentemente está caliente.

Y ahí ponemos el fumet.

Y, Sergio, la patata.

Explica lo de la patata. Bueno, la patata la escarcho.

Ya sabéis lo que es escarchar, que es romper un poco la patata.

Pero bueno... El fumet huele de maravilla.

Y ya lo veis, se abren un poco los poros

y es otra forma de...

La podemos cortar a cuchillo también, ¿eh?

Cogemos esta patata, la ponemos dentro del fumet

y la vamos cocinando.

Ahí, tiene que cocinar, ¿eh? Hasta que esté casi que se deshaga.

Exactamente. Vale, vamos...

Tú vas con el sofrito y voy yo con el...

Bueno, ve primero con el sofrito. Vamos con el sofrito.

Y vamos con el sofrito. Ahí.

Muy bien. Y...

Y a por él.

Bueno, un poco de cebolla, chalota.

Aceite de oliva y tomate triturado,

tomate natural triturado.

El suquet es un plato típico, típico de pescadores

y se puede hacer de pescados, de marisco...

De pescados de descarte.

Es lo que realmente da más sabor.

Y las espinas, como veis, para un fumet

y, después, la carne para luego terminarlo.

Y veréis que es un suquet,

versión un poco toque Torres también.

No, no, total, total.

Bueno, ponemos, en este caso, la chalota.

Rehogar. Rehogamos la chalota.

Una vez esté rehogada, vamos a poner el tomate y...

Esto de aquí, el pimiento choricero.

Pero vamos a poner sólo la carne del pimiento.

¿Cómo lo hacemos? Pues, bueno, lo hemos tenido

en remojo durante dos horas.

El pimiento lo abrimos por la mitad.

Y, claro, al tenerlo en remojo durante dos horas,

lo que hace el pimiento es que se hidrata,

se hincha un poquito. Ahora que lo tenemos así,

con la parte no que corta, sino con esta del cuchillo...

O con una cuchara pequeña. Lo haré con una cucharilla

que será más fácil y menos peligroso.

una cucharilla pequeña.

Truco Torres. Truco, truco, truco, truco.

Quitamos las pepitas.

Ya está bien hidratado.

Perfecto.

Si queda alguna no pasa nada.

Cortamos para que quede más liso para poder sacar bien la carne.

Retiramos lo que no nos interesa y luego ya, con la cuchara, mirad.

Se queda la carne del pimiento por un lado y la piel...

por el otro.

Y esta es la manera de sacar la carne del pimiento o de la ñora.

Entonces, yo lo saco todo.

Javier lo va a ir poniendo ahí también.

Sí. Sale muy fácil. Mirad.

Venga. Muy bien. Ya está.

Que no nos interesa, vaya.

Aquí lo que queremos es la carne del pimiento. Esto, nada.

Ponemos el pimiento.

Lo rehogamos.

Ligeramente. Y el tomate.

Y ahora, el tomate.

Y vamos a sacarle toda el agua al tomate.

O sea, bien bien reducido.

Vale. Suficiente. Es concentrar el tomate.

Cuando lo reducimos a cero, le quitamos toda el agua,

todo el vapor. Evaporamos todo el agua del tomate.

Y se concentra más. Es mejor.

Un poquito de sal y pimienta.

Y ahora...

Vamos a hacer el alioli.

Sabéis que hemos blanqueado los ajos.

Ya están blanqueados. Han perdido esa potencia el ajo.

Pero aún tiene un poco.

Ponemos un huevo entero.

Genial. Venga, perfecto.

Esto es un alioli domado.

Queda más suave.

Y ahí vamos.

Vale. Venga. Vamos a poner aceite.

Bueno, tritura primero un poco.

Puedes poner, eh.

Venga, ya está. Ahora sí.

Lo tenemos. Bueno, ahora hay que esperar.

A ver si termina de reducir bien el tomate y cocerse la patata.

Bueno, ya veis que aquí no queda nada de líquido.

Y ya está bien seco el tomate.

Con la cebolla y el pimiento choricero.

Lo que vamos a hacer con esto, es...

Y mirad la patata. Exactamente.

La patata con el fumet que habíamos puesto a reducir.

Se deshace. Vale. Pongo aquí dentro el sofrito.

Este superpotente sofrito.

No lo pongo todo, eh.

Sí, sí. Yo lo pondría. Venga.

Que esté ahí ese tomate bueno.

Con la cebolla confitada, eso está buenísimo.

Vale. Ahí. Ahí está.

Ahora, trituramos.

Qué textura tiene, qué crema. Esto es toque nuestro.

El alioli tiene que estar fuera del fuego.

Si no, se cortaría. Ahora está parado el fuego.

Exactamente. Una cucharadita y media.

Un poquito más y ya está. Vale.

Perfecto. Es crema. Un fumet pero a nuestra manera.

Queda una crema buenísima, eh.

Solo como crema, ya podría servir. Y tanto, vamos.

Ahora vamos a hacer el pescado. Imaginaos aquí.

Un buen caldo de pescado, la patata que le da cremosidad.

El sofrito. Ese toque de pimiento, la cebolla confitada.

Esto es una locura. De verdad, buenísimo.

Y como decíamos, pues bueno... Superbueno.

Muy bien. Dame un poquito de aceite.

Vamos a poner aquí. Vamos a hacerlo diferente.

En vez de poner el pescado dentro,

lo vamos a marcar un poco porque coge más sabor.

Vale. Y yo pondría la sopa y después el pescado.

No. Yo el pescado y luego la sopa, Javi.

Lo mismo.

Venga, perfecto.

Qué pescado más bueno. Esto queda buenísimo.

Te cojo aquí un poquito, Sergio. Muy bien. Gracias.

Muy bien.

Bueno, perfecto. A nosotros el pescado no nos gusta muy cocido.

Que esté hecho, evidentemente, pero rosado por dentro.

Y un poquito más de aceite.

Ahí está. La sopera de la abuela.

Venga. Bien marcado. Como está bien caliente

el caldo que tiene Javier ahí...

Pues ya mirad lo que hago. Ya está.

Cubrimos.

Yo lo cubriría del todo. Pero que tenga, eh.

Eso es de...

De cuchara.

Esto está buenísimo. Me está entrando un hambre increíble.

Bueno, yo ya hace rato

que estoy desmayado. Vale. Pondremos más aparte.

Pero aquí ya tenemos la crema. Bueno, este es un platazo.

Pero el que viene después, también de carne, no os lo perdáis.

Un poquito de aceite de oliva. El siguiente es la bomba.

Vamos a poner un poco de perejil, en este caso,

pero podría ser cebollino. Lo que queráis.

Y servimos, señoras y señores.

Souquet de pez.

Que mira el cielo. Que mira el cielo.

Que aproveche. Que aproveche.

Próxima receta. Bueno, receta económica y buenísima.

De verdad, es una de las recetas...

Luego os explicaré la historia de esta receta.

Es un trozo de panceta. Ya lo veis.

Una panceta de cerdo blanco.

Que hemos comprado supereconómica.

Pero ya veréis qué pedazo de receta hacemos con esto.

Lo que decía Sergio. Fácil y muy buena.

La panceta, la parte de las costillas,

la parte de abajo. Aquí tenemos la papada,

que es mucho más grasa.

Pero esta parte, aparte de ser muy económica, es buenísima.

Bueno, y de cerdo blanco, no la tenemos curada.

Nada. Lo que vamos a hacer, es un marinado.

Un marinado que os explico. Es muy fácil.

Vamos a poner sal gorda.

Bien porque hay que cubrir. Bueno, un poquito más.

Un poquito más. Un poquito más. No.

Venga, va. Muy bien. Así.

Y un poquito de pimentón.

Pon un poquito más. Va. Un poquito más.

No. Está bien. Son cosas que tenemos normalmente en casa.

Que nos va muy bien. Que son económicas.

Y ya veremos que es también cocina de aprovechamiento.

Vale. Azúcar. Os ponemos las cantidades en la web.

Ya sabéis que tenéis las cantidades.

Mezclamos. Muy simple. Alguna hierba, Javier.

Yo creo que le va. Podemos poner.

Le vamos a poner alguna hierba.

Mezclamos bien.

Es una mezcla. Esto nosotros lo utilizamos mucho para marinar.

Normalmente, los marinados que hacemos,

si son para piezas grandes de carne,

utilizamos este tipo de marinado.

Durante una hora. Dependiendo del tamaño,

utilizamos más o menos tiempo.

¿Pero qué ganamos con esto?

Sacar todas las impurezas, todo el agua

y marinar un poco, darle el toque de sal.

El toque... el punto ideal.

Luego, ya no vamos a utilizar más la sal.

Exacto. Ponemos una cama. Venga, perfecto.

Ponemos la panceta encima.

Cubrimos completamente con la sal. Exactamente.

Ahí va. Perfecto.

Esta... ¿Cuánto tiempo, Sergio?

Bueno, esta la vamos a tener dos horas y media.

Vamos a tenerla dos horas y media marinando.

Ya veréis que nos suelta agua. Todas las aguas son impurezas.

Que no queremos, que no necesitamos.

Que sería esta. Esta, a la nevera. Exactamente.

Esta la hemos tenido marinando dos horas y media.

La voy... bueno, mirad aquí ahora cómo está.

Pero la voy a lavar. Ahora lo que sí que hay que hacer,

es quitarle muy bien la sal, el azúcar,

el pimentón y las especias.

La vamos a poner aquí.

Y desde aquí, lo que hacemos es...

Sin miedo, debajo del agua.

Lavarla muy bien. Hay que lavarla bien

para quitarle todo el exceso de sal.

Ya veis que hasta aquí es muy fácil el proceso.

Y de verdad, que el resultado...

Además, es una receta que yo hacía...

La hacía con otro tipo de panceta.

Evidentemente. La hacía con una panceta

que la traía un paisano.

En Francia, se dice paisano.

Y era una panceta de este tamaño, mucho más ancha.

Y la cocíamos durante tres días.

Hacíamos un proceso largo.

Y yo la hacía en un restaurante en Francia, que era Alain Ducasse.

Es uno de los grandes de Francia. Y luego, pensando en esa receta,

dije de hacerla con el cerdo blanco que lo tenemos aquí

y que nos va a salir un recetón...

Fácil y para sorprender. Vale. Ya lo tenemos.

Tenemos la panceta lavada; la tenemos marinada y lavada.

Una vez la tenemos marinada y bien lavada,

lo que vamos a hacer, en agua, simplemente en agua,

vamos a ponerla aquí con unas bolas de pimienta.

Y alguna hoja de laurel, si queréis.

Yo la pongo luego también... Son manías mías.

Pero siempre con la piel hacia arriba.

Yo, con la piel hacia arriba;

porque si queda algún resto de sal, va a caer mejor hacia abajo.

Entonces, ahí la dejo así.

Voy a poner unas bolas de pimienta.

Qué buena es. Y ya está. No le pongo nada más.

No le pongo sal, porque el toque de sal

ya se lo hemos dado. Exacto.

Ahora aquí la vamos a tener hasta que quede tierna,

que por lo menos van a pasar 3 horas.

Con 3 horas está bien. Con 3 horas ya va a estar bien.

3 horas chup-chup y luego ya la sacaremos

y seguimos el proceso para que lo veáis,

porque no os perdáis detalle de esta receta.

Bueno, vamos a explicar en qué momento estamos.

Recordad que primero hemos marinado

durante dos horas y media la panceta.

Después la hemos lavado muy bien y la hemos puesto

en agua con unas bolas de pimienta y un poquito de laurel.

La hemos cocido hasta que estaba blanda,

que estaba tierna.

Y ahora ya la tenemos cocida.

Entonces ahora lo que vamos a hacer es...

nada, yo la verdad es que no le voy a quitar nada.

Sino simplemente como le voy a poner un peso,

pues necesito quitarle

esta capa de aquí encima, nada más.

Muy poquito, eh.

Esto de aquí y ya está.

Vale, ya la tenemos. Ahora lo que voy a hacer...

Espera, que la cuadro un poco de aquí.

Un pelín, eh.

Ya está, no le quito más.

Pero bueno, ahora está bien cocida.

Ya está buena, ¿no? No, es buenísima.

Está increíble, tiene un rollo ahora tremendo.

Buenísima. Vamos a poner una sartén,

un poco de aceite de oliva.

Bien.

Y vamos a ponerla con la piel hacia abajo en la sartén.

Ponemos aquí.

Vamos a darle un toque para que coja color la sartén.

Yo tengo una sartén que está bien limpia.

La pongo encima, como peso, y lo pongo al horno.

Lo ponemos al horno. ¿Cuánto tiempo?

Durante 45 minutos a 190”.

Bueno, ya iremos viendo.

También dependiendo del horno, que eso siempre lo decimos.

Hay que ir con una espátula, iremos levantando

y cuando la piel quede muy crujiente,

crustillante ahí que queda increíble,

entonces ya la tendremos y la sacamos.

Vamos con la guarnición.

Vale. Yo la pongo al horno.

Aquí tenemos patatas, patatas peladas.

Y vamos a hacer lo que se llama un rösti de patata.

Es una guarnición perfecta

para una carne o para un pescado, fácil de hacer y muy buena.

¿Qué necesitamos? Eso, unas patatas,

que vamos a rallar finas.

Bien sea en la mandolina, que esto es muy práctico,

porque... veis cómo queda.

Queda a tiritas finas.

Y esto para el plato que vamos a hacer

nos va a ir superbien, nos va a ir muy bien.

Y cortada...

Bueno, vamos cortando. Bueno, esta patata es muy buena

y se puede preparar con un poquito de antelación.

No hay que hacerla tampoco al momento.

Aguanta muy bien, crujiente, y ya veréis, es muy fácil.

Parece una tortilla, pero no lleva huevo,

no lleva nada, está muy bien.

Esta patata es muy buena.

Cortamos lo más larga posible, eh.

Yo aconsejo que utilizar un trapo o bien un protector.

Normalmente tienen protectores, tienen.

Por si acaso se va la mano no cortarse, eh.

Eso es importante.

A mí alguna de vosotras y de vosotros

me ha metido la bronca alguna vez diciéndome:

"Pero utiliza un..."

Tenemos práctica, ya sabemos cómo va,

pero tenéis razón, es verdad.

Bueno, ¿veis?

Aquí tenemos esta patata rallada.

Que lo voy a hacer es poner un poquito de sal y pimienta.

Vamos a ponerle un poquito de hierbas,

de tomillo, romero.

Vamos a darle ese toque.

¿Tú tienes ahí un poquito de romero, Sergio?

Ahora mismo te lo doy. Mira, aquí yo tengo.

No, yo tengo aquí un poquito.

Vale, esto ya está.

¿Esto de la patata lo has explicado o no?

¿Quién no tiene...? Mirad qué patata teníamos aquí.

Y es verdad...

La tenemos ahí en un cestillo, se nos va olvidando.

Esta es la patata buena para lo que vamos a hacer.

Cuando ya tiene los hijos, como decimos nosotros,

ya ha perdido todo el agua. Entonces es fantástica esta patata.

No hay que esperar mucho más porque si no se te hace una planta,

¿pero a quién no le ha pasado esto?

A veces nos pasa en casa. Y bueno... pues patata vieja.

Y de aprovechamiento.

Bueno, aquí tenemos la sartén.

Dejamos calentar un poquito, mezclamos bien.

Y ahora bueno, pues hacemos como si fuera...

una tortilla, una base.

Pero el almidón de la patata

se va a pegar una encima de la otra y nos va a quedar

una tortilla completamente crujiente.

Y ya digo, como guarnición es buenísima.

No lleva huevo, no lleva nada.

Patata, sal y pimienta, nada más.

Ya está. Excepcional.

Perfecto.

¿Cuánto tiempo, Sergio, tú con la panceta ahora?

Bueno, ahora le quedarán pues treinta...

Lo he puesto hace nada, un momento.

Pues 40 minutos más o menos le quedarán.

Javier termina de hacer la patata

y luego iremos con algo muy refrescante

que le vamos a terminar de poner a esa panceta

para que quede ya...

esa cosa fina bien hecha.

Genial.

La patata la he dorado, la he apartado

porque la panceta tarda mucho más que la patata.

¿Cuánto le queda a la panceta?

¿Cuánto has tardado en hacer la patata?

Diez minutos, es superrápida de hacer.

Ahora voy a poner un poquito de mantequilla.

Yo, la panceta ya la tengo.

Han pasado ya 45 minutos, que la podía haber quitado

hasta un poco antes y todo, pero está bien, está perfecta.

Para terminar, un poquioto de mantequilla

que nos va a dar sabor y va a dorar mejor.

Ahora sólo es para calentar. Él ya la tenía hecha.

Fijaros, además se maneja bien. Pero por dentro queda jugosa.

Porque la patata de dentro no está crujiente

y queda muy mantecosa, muy melosa.

Es muy buena esta patata. Vale, Sergio, al ataque.

Venga, voy a por el importante, a por la panceta.

Bueno, cuidado que esta guarnición...

No, no, todo es bueno y todo es importante.

Me voy a poner un guante que esto quema infinito.

Vale, luego la escurriremos un poquito en el papel.

Pues pon un poco más porque yo también...

Cuidado, que voy, que quemo.

Vale. Un poquito más de papel

porque yo también la voy a escurrir.

Mira cómo está eso. Uf.

¡Mirad qué maravilla de la naturaleza!

No puedo llamarlo de otra manera.

Preparaos, eh.

¡Patapán!

No, fantástico porque, fijaos...

Crujiente. Crujiente, maravilloso.

Panceta blanca de cerdo. O sea, que no tiene...

Vamos a escurrir muy bien la grasa.

Importante para que no quede nada.

Aunque ha soltado todo ya en el horno, eh.

Pero queda tierna, queda muy jugosa.

Veis cómo con cosas simples se pueden hacer granes platos.

Espera, lo voy a cuadrar un pelín.

Sólo por estética, ¿eh? No haría ni falta, pero...

¡Uf, mirad aquí cómo queda!

Bueno, mirad si yo cortara aquí. Es que está muy caliente ahora, eh.

Y crujiente. Como tiene que estar.

Mirad. Mira, mira, es increíble.

Jugosa, melosa. Bueno, maravillosa.

Bueno, vamos a hacer una vinagreta con un poquito de aceite de oliva,

un poquito de sal y un poco de pimienta.

Es que esto es un platazo.

Y...

Podríamos ponerlo con un poquito de jerez

o con unas gotas de lima, que le voy a poner

unas gotitas de lima, que refrescará más.

O de limón. Mira, tengo limón... no lima.

Me la comía a bocados ahora mismo como si fuera un bocadillo.

¿Sabéis qué pasa? Que como no deja de ser un poco grasa,

lo que es la ensalada con una vinagreta siempre...

Desengrasa mucho. Desengrasa.

Ayuda a desengrasar.

Lo tengo. Vale, yo también.

Mira, te enseño para que veas que se te estaba ya dorando...

Está perfecta. Está perfecta ahora

porque la he sacado yo.

Porque si no...

Vale, ahora vamos a poner aquí así.

Y este lo vamos a poner

porque no vamos a desaprovechar nada.

Pero esta que se vea, Sergio.

Ahí está. Venga, y ya está.

Bueno, aquí yo lo presento así

pero luego ya lo cortaremos, porcionaremos.

Pero, bueno, me parece interesante que veáis

la piel entera cómo queda y luego ya las porciones,

cortar la patata y servir un trozo de patata

con un trozo de panceta.

Vale, vamos a acompañarlo de una ensalada,

que la ensalada siempre desengrasa muchísimo.

Y acompaña muy bien a lo que es el cerdo.

He cogido de ahí, Javi,

unas begonias que teníamos en el jardín.

Esta flor que la tendréis vosotros... seguramente

el que tenga las plantas fuera o el jardín...

Y es una planta que tiene un sabor ácido a manzana,

a manzana ácida. Y le va muy bien también para quitar un poco...

Ponemos un poquito de vinagreta.

Ahí está. Las flores,

que va a desengrasar también.

Y perfecto, aquí tendríamos...

Esta superpanceta crujiente

con la patata crujiente y la ensalada.

Como siempre decimos,

siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y nos vemos en el próximo programa. Gracias.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Especial fin de mes

Torres en la cocina - Especial fin de mes

31 mar 2016

Los Torres nos ofrecen dos recetas con ingredientes económicos y sabrosos: un suquet de pescado de roca y una panceta de cerdo crujiente al horno

ver más sobre "Torres en la cocina - Especial fin de mes" ver menos sobre "Torres en la cocina - Especial fin de mes"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios