www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4990758
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada de patatas y cigalas. Galette de arándanos - ver ahora
Transcripción completa

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy haremos dos grandes platos para la máquina perfecta: el cuerpo.

Vamos a empezar con una ensalada de patata y cigalitas

Y, luego, vamos a hacer un "galette" de arándanos,

que es un postre magnífico.

También, vendrá Virginia a explicarnos,

sobre todo, la flora intestinal, lo macrobiótico...

Un montón de palabras con las que, a veces, nos liamos,

hasta nosotros. Nos lo desvelará y nos lo aclarará.

No adelantes, Sergio. Es que algo...

No adelantes. Algo tengo que decir.

Tenemos patatas cocinadas, pero tenemos dos tipos de patata,

porque vamos a hacer un puré. Exactamente.

Tenemos la patata ratte, que se encuentra en el mercado,

es una patata muy cremosa, muy suave, muy buena; y monalisa.

Puede ser con monalisa y no hay problema.

Eso es. Voy a ir pelando la patata.

Vale. Que se me da bien.

¿Solo esta? Saca más, ¿no? Sé que se te da bien pelar patatas.

Siempre se me ha dado bien, porque nosotros hicimos la mili,

aunque no os lo creáis. Sí, sí.

Sí, sí. Vale, ponemos mitad y mitad,

en el caso de que encontremos la patata ratte,

porque es, de verdad, es más cremosa, más mantecosa.

Es muy buena. Las corto y las pongo aquí.

Es verdad que la máquina perfecta es el cuerpo humano

porque, a nivel de alimentación, de cómo procesamos los alimentos,

de todo... somos una máquinas perfectas.

No te pares, Sergio, no pares.

Joder, tío, no puedo hablar. No me dejas hablar.

Habla y se para.

Mírame a mí: "Hola, ¿qué tal?". ¿Ves? Y sigo haciendo.

Te lo voy poniendo aquí, recuerdo que es el pasapurés.

La patata tiene que estar caliente para que pase mucho mejor.

Yo recuerdo el pasapurés que teníamos en casa,

creo que, todavía, lo tenemos en el Espacio Ilusión.

Sí. Era de... de hojalata o yo qué sé,

de algo muy viejo; los que se utilizaban antes.

Todavía lo tenemos por allí guardado.

Le vamos a poner, también, esto es un toque nuestro,

un poco de zumo de lima y ralladura de piel de lima.

Qué bueno. Ya sabéis que... Aquí le vamos...

Le vamos a dar un toque diferente a este puré.

La patata siempre la cocemos con la piel si hacemos una ensalada

o si vamos a hacer una crema de patata,

porque todas las vitaminas de la patata están en la piel,

entonces, mientras más tiempo esté pegada la piel a la patata...

De momento, solo hacemos estas. No, una más.

Está bien. Vale, pues ya está.

Está bien, luego hacemos más cantidad.

Vale, vamos a ponerle el ají amarillo, ¿lo tienes ahí?

Sí, lo tengo. El ají amarillo es una pasta

de pimiento amarillo, muy típico... Peruano.

Sí. Es un pimiento pequeñito.

Se utiliza para la causa limeña, nosotros vamos a hacer

algo parecido, ya os iremos explicando.

Es un pimiento picante...

Bastante picante.

Pero lo vamos a domar, va a ser mediopicante.

Si no tenéis, evidentemente, se pueden usar gotas de picante

o un poco de picante en polvo. Exactamente.

Y da igual, ¿eh? Yo voy rallando la piel de la lima,

así la utilizamos, lima o limón. Para el color podemos usar cúrcuma.

Las primeras veces que hemos probado el ají amarillo

ha sido con la familia, nuestra cuñada, ¡hola, Rosana!,

es de Perú y hace una causa limeña de llorar, pero de llorar.

Vamos a poner una punta, no mucho.

Aceite de oliva no puede faltar.

Me miran diciendo: "Cuidado". No pasa nada, ¡alegría!

Un buen chorro de aceite de oliva, sabéis que lo hace ligar.

Voy a echarlo así.

¿Le has puesto sal y pimienta? Sal y pimienta.

Yo tengo aquí la sal.

Esta sería la base del puré, de este puré de patata untuoso.

Fijaos el color que coge; la textura,

esta textura tan agradable, tan sedosa,

es por la patata ratte. Exactamente.

Es una patata mágica. Luego, sabéis que decimos...

"¿Ensalada en invierno?", claro y, sobre todo, de patata;

son ensaladas de invierno y de verano.

Ahora, con lo que le vamos a poner le vamos dando el toque invernal.

Vamos a poner un huevo a cocinar porque, después...

¡Seis minutos! Huevo mollet, no es un huevo duro

ni es un huevo pasado por agua, es un huevo mollet, está en medio.

Sal, agua hirviendo, lo ponemos con cuidado con una cuchara

y eso, exactamente, seis minutos. Ahí está, tranquilamente.

Vale, lo tenemos. Venga, perfecto.

Eso por ahí y la patata ya está. Bien, ahora vamos a...

Vamos a hacer una mayonesa...

Sergio. Para aliñar.

Fijaos, todo lo que vamos haciendo tiene sentido común;

la cocina es sentido común, como la vida.

Haremos una mayonesa con atún... Sergio...

Déjame hablar. No es una mayonesa, es la mayonesa.

"La mayonesa". La mayonesa con atún,

le vamos a poner pimiento del piquillo...

Ya piensas: atún con patata, hum; huevo, ¡oh!; pimento, ¡oh, ah!;

la cebolla; la aceituna... Todo va combinando,

ya veréis que luego tiene un toque, todavía mayor.

Voy picando la cebolla, cebolla muy finita, muy finita

porque la pondremos entera.

Primero, hacemos la mayonesa. Exacto.

La mayonesa es lo básico: un huevo y aceite.

No tiene que ser un aceite muy potente

porque quedaría demasiado fuerte.

Ahí está. Sal, pimienta y ya está, lo montamos.

Esto sería la base.

Siempre lo ponemos abajo y no lo movemos.

¡Lo tenemos! Esta base es la que vamos a aliñar

con la cebolla que está cortando Sergio.

La voy a cortar minúscula, superfina, lo más fina posible.

La voy a poner aquí, que va mejor para aliñar.

Estos son los ingredientes que pondríamos en la ensalada:

atún, un buen atún en conserva, si puede ser;

tenemos aceituna negra...

Mira, lo pongo todo.

¿Veis? La cebolla superfina para que quede bien integrada,

casi no se tiene que notar. Toma, tú la aceituna.

Vais cogiendo trocitos pequeños. Eso es.

Aceituna; pimiento del piquillo, qué bueno es

el pimiento del piquillo, tiene color, tiene sabor

y nos da una alegría tremenda.

Se distingue porque es más pequeño, es triangular,

es un pimiento asado a la leña.

Fijaos. Se nota perfectamente.

Exacto, esto tan negro es porque está quemado

y le da ese sabor tan bueno, tan característico.

Esto es aceituna de Kalamata pero la hay de Aragón, buenísima,

en Andalucía, también, hay muy buena aceituna.

Me acuerdo que siempre hay que coger la aceituna,

eso me lo dijeron en Linares, en el pueblo de nuestra abuela,

fuimos a grabar una cosa, un programa.

Sobre el aceite de oliva, qué bueno.

"Sobre el aceite de oliva". Nos fuimos a buscar una aceituna

a casa de una señora mayor que hacía la aceituna,

y tenía una capa de moho así, la aceituna,

el moho ese que salía antes con mosquitas pequeñas y todo;

pues esa es la mejor, es la mejor porque para la flora intestinal,

le preguntaremos a Virginia, dicen que es la leche,

porque está viva, porque tiene organismos;

o sea, que estaba efervescente la aceituna.

Vale. Atún o bonito en conserva,

lo ponemos así y al moverlo, evidentemente, se va a romper.

Ahora lo mezclaremos bien.

Oye, ¿alguien está controlando el tiempo del huevo?

Le falta medio minuto.

¡¿Tú?! ¿Tú estás controlándolo? Un minuto. Sí.

¿Tú?

Aquí, mentalmente. No hay ningún problema.

Tenemos bastante ojo porque estamos acostumbrados, pero...

Hemos dicho que vamos a hacer una ensalada...

¡Viva el mercado! Viva el mercado...

Y tenemos aquí cigalitas. ¡Oh!

Cigalita de playa que, ahora, va bien de precio,

hay que aprovechar que está bien de precio.

La vamos a saltear para ponerla en la ensalada

con la patata, la mayonesa...

Pero antes, vamos a recibir a Virginia, que la tenemos aquí.

Virginia, bienvenida. ¡Hola!

¿Qué tal? ¿Cómo estás, amiga?

Qué guapa vienes hoy. Cuánto sabe esta mujer.

Hoy vienes con un tema que nos interesa a todos

y te vamos a escuchar con especial atención

porque somos los primeros que tenemos dudas.

Microbiota. "Microbiota".

¿Qué es la "microbiota"?

No microbiótico,

Microbiota. Microbiota es lo que conocemos

como la flora intestinal que son los bichos

que viven con nosotros, los que nos ayudan a hacer

la digestión y demás, bacterias, hongos, algunos virus,

pero están con nosotros para hacer una acción beneficiosa

lo que pasa es que si la tratamos mal, podemos tener problemas.

¿Es lo mismo que la flora intestinal?

Sí, pero la palabra correcta,

por así decirlo, es la "microbiota" intestinal.

También tenemos "microbiota" en la piel, la tenemos

en la mayoría de nuestros tejidos,

pero aquí de la que hablamos es de la intestinal

que es la que con la alimentación sí podemos cuidarla un poco,

cuidarla o estropearla, cuidado. Claro, claro.

Y si vemos que no digerimos bien, que nos cuesta digerir,

¿qué tenemos que hacer? Esto es muy típico por poner

un ejemplo de contraste con la gente que tiene

colon irritable, esta gente muchas veces tienen

distensionado, se le hincha la barriga, más gases,

les cuesta digerir, entonces aquí lo que hacemos,

lo que solemos hacer, este caso es más extremo,

le retiramos los azúcares fermentables, que sería

fibra prebiótica, lo que comen nuestros bichos.

O sea, los prebióticos comen, por así decirlo, fibra prebiótica

que son azúcares fermentables que es de lo que se aprovechan.

Los retiramos y si vemos que la persona no tiene síntomas

ya vamos, a grandes rasgos, introduciendo estas fibras

que, normalmente, son muy beneficiosas

como el ajo, la cebolla, que siempre oímos que el ajo

es buenísimo, la cebolla también y son muy buenos si estás bien

del estómago, de las tripas.

Pero cuando estás un poco ahí, ahí, como con las legumbres,

si la legumbre no te sienta bien, es una mala señal.

Y productos probióticos. En los alimentos,

lo que comentabais de los encurtidos,

todo lo que son pepinillos en vinagre...

Que nos fascinan a todos. Con la capa de moho.

Es verdad... Dices: "Eso está malo", pues no.

No lo está, bueno, el yogur.

Kéfir. El kéfir, el kimchi

que es la col coreana, bueno, hay muchísimos

que gracias a los bichos

pues nos los podemos comer. O sea, al final son, por ejemplo,

el yogur o un queso, tienen bichitos vivos,

pero esos son buenos. La levadura también.

Son buenos, la levadura, o pueden no hacer una especial

acción en nuestro organismo.

Por ejemplo, los quesos azules aún teniendo el moho

azul que vemos, no es malo, no es que esté malo el queso,

es que no tiene tampoco un efecto especialmente.

Y el yogur se ve que es beneficioso,

pero también es verdad que cuando queremos conseguir

un beneficio muy concreto o una acción más intensiva

sí que ya debemos recurrir

a suplemento, probiótico en pastilla.

Ah. En suplemento porque eso lleva

una cantidad. Y el prebiótico,

que me quede claro, es lo que come el bicho.

Lo que comen nuestros bichos. Lo que come la flora intestinal.

Que muchas veces es lo que le da gases a la gente.

La gente cuando dice: "¿Cómo hago para que

las legumbres no me den gases?" Las legumbres tienen

oligosacáridos buenísimos, pero comiendo, acostumbrando

a tus bichos a que coman más legumbre, si no,

es la pescadilla que se muerde la cola.

Claro. Si no estás acostumbrado,...

pero sí, sí. Oyes muchas gracias,

como siempre, Virginia. No te vayas muy lejos.

No me iré muy lejos, me quedo a probar esto.

Exactamente. Vamos.

Vamos a pelar las cigalas. Y pongo una sartén.

Cigala no tiene truco, ya lo explicamos, pero sí que

las cabezas siempre las guardamos para

hacer el fumet, quitamos la cabeza y lo que hago para no pincharme

es primero hacer hacia dentro,

¿veis? Rompemos esta parte de aquí

y luego, es más fácil a la hora de abrir, pelarlas.

¿Veis? Y ya se pelan solas, ya, prácticamente, salen solas.

Y no te pinchas ni te peleas con el bicho.

Exacto. Perfecto.

Después tenemos el huevo que voy a pelarlo,

tenerlo a punto y tenemos aguacate

porque le pondremos ahí una capa de aguacate.

Muy sano, muy bueno. Fijaos que está...

Y vamos a hacer como un mil hojas, pero muy bonito.

Yo me acuerdo que nos íbamos a Malasia e íbamos un grupo

a Malasia, Indonesia y una temporada,

y toda la gente con la que iba, caía.

Iban con cuidado, el agua de aquí, no, de aquí tal...

Y yo me comía todo con las manos, del suelo, lo que fuera.

Como un animal y nunca me ponía malo,

no sé por qué. Es verdad, eh.

Dice que mala hierba... ¿Te damos un premio

en el programa o algo? No, yo qué sé, no sé.

Bueno, huevo mollet, fijaos que está muy blandito

que por dentro veréis que está fantástico

y ese es el punto que a nosotros nos gusta el huevo.

Voy pelando también el aguacate

porque lo cortamos en láminas y como siempre, le quito el hueso

con el cuchillo. Hago así, clac.

Lo quito y ya está. Y atención al emplatado

de este plato porque es muy bonito, muy visual.

Y es muy interesante ya veréis. Y para sacar el aguacate

siempre con una cuchara que sale solo, hago así,

le doy la forma y hago así.

Tras. Toma ya.

La estética también es importante y aquí ahora yo lo que hago,

esto lo guardo porque luego lo congelaremos que esto

nos sirve para hacer un fumet,

una salsa, una vinagreta.

Bien.

Ahí va. Tenemos el plato que lo pongo aquí

para que lo podáis coger bien.

Aquí, mezclar bien esta supermayonesa que tiene

todos los ingredientes.

Rompiéndolo un poco porque así se rompe.

Venga, yo voy marcando las cigalitas

que las tengo aquí, simplemente, las cigalas

ya sabéis que es... Oh, qué buena.

Muy corta la cocción, es solo enseñarlas y nosotros

lo que hacemos es, normalmente, ponerlas por la parte de arriba,

la parte del lomo y ponerlas,

dar una vuelta y sacarlas. Pim, pam.

Y venga, yo voy a ir montando

porque aquí tenemos el aro y ponemos una base de patata.

Esta base de patata que importante que esté tibia

porque es una ensalada tibia, lo bueno es que sea tibia

y veis que se trabaja superbién.

Como lleva el aceite de oliva, el ají, el color le da...

El color este amarillo es del ají.

Ahora pondremos una capa de aguacate

y lo vamos a cortar bien fino también.

Lo tenemos aquí. Si es maduro, mejor, eh.

Es más mantecoso, mucho más cremoso.

Parece mentira que hace unos años el aguacate era

un gran desconocido y ahora es, vamos, superconocido.

Damos la cocción por la parte del lomo, de arriba

porque una parte tiene que quedar bien crujiente

y la otra bien jugosa. Este es el tema,

veis que ya empieza a cambiar de color,

le damos, fijaos, eh.

Esto está cocinado ya.

Ya está y mirad cómo queda la parte de arriba

que queda crujiente y la de abajo queda supermelosa.

Esto lo presentas así, pero al comerlo, el langostino,

ay, la cigala o el langostino o la gamba está superjugoso.

Vale, tenemos capa, una capa fantástica

de puré, aguacate, vamos a cerrar

con más patata, con puré. ¿Y un poco de mayonesa no?

Bueno, no, pondremos encima que quedará mucho mejor, ya verás.

Pues un poco en el medio le pondría para darle jugosidad.

No, es mi ensalada y la hago como quiero.

Vale. Eso es lo que tiene, Sergio.

Qué lástima, qué pena, esa jugosidad que le da en medio

la mayonesa, que cada uno la haga como quiera.

Ahora, fijaos que ahora entra. Ah, ahora sí.

Ahora entra esta mayonesa que le pondré bastante

con el atún, el pimiento del piquillo,

pongo buena cantidad, no hay que cortarse aquí,

que cuando tú comes. Estás para pillarla ahora

y tranquilamente, o sea, sin compasión.

Esto es de platos buenos, buenos. Vale, Sergio, pon la cigalita.

La cigalita que está sazonada, le pongo algo de pimienta

que no le puse. Cortamos el huevo.

Las cigalas. El huevo que está,

ya veréis, que está perfecta la cocción.

Vamos a ponerlas así

que van a quedar mejor.

Muy bien y algo verde, Sergio.

Madre mía, qué pinta tiene esto.

Es que huele también la cigala además que yo ahora.

Mirad ahora la cocción, eh.

Ojo porque... Voy a hacer un verde.

Cuando está así es fantástico.

Oh.

Está ahí que se funde, que está entre aquí y allá.

Y lo ponemos por aquí.

Fijaos la cigalita esto es delicioso,

es un gran plato y ya veis que no lleva

mucho tiempo de preparación.

Ahora, sacamos el aro. Ponemos...

Hala, qué fuerte.

El color qué bonito con el aguacate.

Ponemos un poco de cebollino y las dos puntas que me quedaron.

(SUSPIRA)

Vale. No te enrolles. Tengo mucha hambre.

Perfecto. Vamos a por el "galette" de arándanos.

Lo vamos a hacer con toque Torres.

Normalmente, sería como un "crepe".

Nosotros lo haremos con pasta filo.

Lo primero que vamos a hacer, es una crema de almendras.

Franchipán. Ahí está. Franchipán.

Exactamente. Y para ello necesitamos,

que vas a blanquear, Javier, las yemas de huevo.

Las pones aquí. Vamos a hacer yemas de huevos,

que las vamos a blanquear.

Ya sabéis que es batirlas enérgicamente,

con harina y azúcar. Este es el primer paso.

Con una ya está. Venga, perfecto.

Por otro lado, para esta crema lo que vamos a necesitar,

es vainilla,

que la tengo aquí.

Vamos a poner leche, leche entera.

Vale. Vamos a poner mantequilla.

No perdamos de vista la receta. Concentración.

Leche, mantequilla.

Que se derrita, que se deshaga.

Y la vainilla. Sabéis que la vaina de vainilla...

somos enamorados de este aroma natural de la vaina de vainilla.

Hay que abrirla porque dentro tiene las millones de semillas,

que son las que liberan el aroma

y la que nos interesa sacar de aquí dentro para poner ahí.

Todo esto es puro sabor.

Lo ponemos aquí. Y ahora lo metemos aquí dentro. Eso por un lado.

Yo le doy a las yemas. Blanquea.

Yemas con la harina

y el azúcar. Y a moverlo muy bien, a mezclarlo muy bien.

Ahí está.

Y diréis: ¿Pero no es una crema de almendras?

Que la tengo aquí. Tranquilos. Ahora veréis.

Vamos mezclando bien hasta que se integren

todos los ingredientes.

Vale. Voy a coger un colador. Bueno, colador no.

Es verdad que cuando tienes vainilla, mejor no colarla.

Simplemente, quitar la vaina.

Y luego la secamos la vaina para hacer un azúcar o algo.

Pero si la colamos, quitamos los millones de semillas

que tiene dentro la vaina.

Al final es lo que nos interesa. Es lo que nos da el sabor.

Esto es lo que va a ayudar a espesar realmente la leche.

Lo pondremos aquí, otra vez en la olla, a cocinar un poco.

Queda una crema buenísima. Vale. Un poquito.

Vale. Ponemos ahí. Ahora deshacemos bien

para que no tenga grumos.

Ya puedes poner la otra. Venga. Ponemos toda.

Ahora tú me la devuelves,

porque la vamos a poner aquí.

Ahí va. Hemos quitado la vaina de vainilla, eh.

Importante.

Que la guardamos. Es muy cara la vaina

y la podemos reutilizar.

Ahí va, dentro. Toma. Venga.

Y ahora ponemos la harina de almendra.

La harina de almendra sabéis que es

almendra bien triturada. Nada más.

Y ahora ya lo vamos a espesar. Vais a ver qué crema nos sale.

La harina de almendra tiene fécula también.

Le daremos un toque crujiente por fuera.

Ya veréis que va a ser sorprendente.

Exactamente. Mientras yo voy haciendo esto,

Javier, una sartén pequeña

y ve tostando almendras. Venga.

Almendras enteras. Almendra marcona, que ya sabéis

que es la nuestra, la de aquí.

La del turrón. Veis que está cruda.

Seguro que tenéis aún por casa. Tenemos todos en casa.

Me queda turrón. No sé qué haré con eso.

La encontráis así o tostada.

Esta es así. Venga. Ponemos unas almendras.

Ahí.

Vale. Va espesando.

Queda como una crema pastelera.

El efecto de la harina nos ayuda a que no se corte.

Entonces, también podemos ir tranquilos.

Bueno, ahora ya ha hervido.

Ya la podemos sacar. Ya la podemos retirar.

Perfecto. Ahora lo que vamos a hacer, es enfriarla.

Aquí tengo una lengua.

Estoy aquí con las almendras, que ya empiezan a coger color.

Esta crema de almendra.

¡Oh, qué pinta tiene!

Vale. Esto, por un lado. Primera elaboración.

Segunda que hace Javier, las almendras.

Y ahora vamos a ir con la pasta filo.

Ahora veréis. Esto, de momento, lo pondremos en la nevera.

Las dejamos aquí, que estén calientes, que vayan dorando.

Para que no me haga película, o con papel film o con un papel,

lo que hago es poner bien.

Ahora os vamos a explicar qué es esto.

Veis que hay dos colores, que se ven perfectamente.

Uno más amarillo y uno más blanco.

Pues esto es mantequilla clarificada.

No es más que un bloque de mantequilla.

Dejar calentar poco a poco

y se separa la grasa del líquido.

Queda abajo el líquido y arriba la grasa.

Y esto es lo que vamos a utilizar para pintar la filo.

Yo tengo una crema fría. Hemos hecho un cambiazo.

He metido la que hemos hecho. Esta es la que yo tenía.

Es la misma. Pero esta ya está fría.

Porque la necesitamos fría. Vamos a ir con el envoltorio,

crujiente, que eso está muy bien. El film.

Tenemos otro aro. Hoy vamos de aro.

Vamos con la pasta filo. Ya la conocéis.

Os la hemos enseñado muchas veces.

Y lo que necesitamos... Javier, hay aquí

mantequilla clarificada fundida. Vale.

Y lo que vamos a hacer... Esta también está muy bien. Mira.

Ya. Pero la otra está fundida.

Vale. Y vamos a cortar a cuartos,

en cuadrados.

Mira. Vamos a hacer ocho capas.

O sea, con dos voy a sacar, ahora veréis, ocho.

Porque hago... por la mitad.

Más o menos. Bueno, cuatro por dos, ocho, ¿no?

Y dos más. ¿Eh? Quieres decir:

cuatro por dos, ocho. No sé qué dices.

La vamos a pintar con mantequilla.

Pintamos con mantequilla. Si no pintamos con mantequilla...

Para que nos quede crujiente

y se peguen las capas. Vale. Ahora tú, Javier.

Esta es la primera y la ponemos en el aro.

Ponemos aquí. Y otra capa. Vamos pintando.

Siempre con la mantequilla. Y ahora, veis

que el aro no está cubierto del todo,

porque por esta zona no está.

Pues ahora pondremos la punta. Fijaos.

Esta punta la ponemos para que justo me coincida

donde no tengo...

donde no tengo aquí la pasta. Y así, sucesivamente.

Y las puntas, de momento, hacia afuera.

Luego ya veréis lo que hacemos.

Es como si fuera una flor con diferentes capas.

Las puntas finalizan y ninguna coincide.

Ojo la almendra. Párala ya.

Vale, Sergio. ¡Sí, chef!

Venga, muy bien. Venga, otra.

Ahora ya vamos viendo que, sobre todo, nos queden

puntas hacia afuera.

Y que esté todo bien cubierto.

Pongo una más y ya está. Venga.

Sí porque ya se ve que está bien.

Ya tiene aquí consistencia.

Que tú veas que ya tiene consistencia.

Hay que guardarla rápido la filo porque si no, se seca muy rápido.

Es como papel eso. Parece papel. Bueno, fijaos.

Esto ahora mismo es una flor. Queda superbonito.

Ahora lo que tenemos que hacer, es el montaje.

El montaje será el siguiente.

Quitamos el papel film. Y esta crema está

increíblemente buena.

Lo que tenemos que hacer con la crema,

es ponerla en la base, en el fondo.

Seamos generosos, eh,

porque esto luego incluso lo podéis compartir.

Es un postre muy bueno para compartir. Y ahora que está así,

le vamos a poner unos arándanos y alguna almendra.

Esto es como un pastel fantástico. Cómo me gustan los arándanos

y qué cosa más sana. De vez en cuando...

Hombre, si podemos comer muchos, mejor.

Pero el fruto rojo es muy bueno. Es muy sano, muy antioxidante.

Muchísimo. Es muy bueno.

Ese color tan intenso es caroteno

y eso es antioxidante. Ese color, esos colores intensos.

Vale. Ponemos aquí.

Y luego terminaremos. Ahora vamos a cerrar.

Ahora cerraremos. Cerrar, pero no del todo.

Que quede un poquito en medio.

Luego, esto tú lo partes a cuchillo y lo compartes.

Vale. Ya está. Un poquito más y ya está.

Ahí está. Ahora metemos... Vamos a poner más almendra.

Más arándano. Más almendra, más arándano.

Y ahora se verá, porque no lo vamos a tapar

del todo, lo vamos a hacer... Ya está.

Sobre todo, en el centro para que se vea el arándano.

Y lo vamos a cocinar a 200 grados,

12 minutos. Venga, tapando.

Pero mira. No quiero taparlo. No. Que se vea así.

¿Veis? Como si fuera una flor.

Alguno más va para allá. Venga. Ya está.

Al horno. Me lo llevo. Perfecto. Espera.

Quitamos el aro.

Cocinamos tal cual. Aguanta bien, no hay problema.

Con el aro nos quedará igual de crujiente.

Quedará crujiente por encima, pero no por los lados.

De esta manera, te queda perfecto. Vale.

Ya está. Lo tenemos. Fijaos qué cosa más bonita.

Lo ponemos ahí encima, ¿no? Es buenísimo.

Habría que dejarlo enfriar un poco.

Nosotros aquí con el nervio. ¿Lo sacamos?

Yo no lo tocaría. ¿Lo dejamos así?

Para no romperlo, voy a recortar.

No queda mal en papel. Queda bonito.

También le da ese toque rústico.

Vamos a poner aquí. Recortamos, que es una opción.

Muy bien. ¿Has visto?

Y luego, en frío no hay problema porque lo podéis desmoldar.

Mirad qué colores más bonitos tiene.

Aquí tenemos un helado de yogur que combina muy bien.

Además, probiótico. Correcto, correcto.

Vamos a hacer una buena "quenelle". Lo hemos aprendido ya, ¿no?

Ahí está.

Hacemos una buena bola.

Como está caliente, se nos va a fundir.

¡Toma ya! Una hierbabuena.

Ahí está. Ya para darle el toque de magia.

Esto ahora se fundirá con el franchipán,

con la crema de almendra,

con el arándano. La ensalada, Sergio.

Venga. Ensalada de patata

que puede ser también para invierno,

ya lo habéis visto, con cigalitas.

Y luego, esta tarta buenísima, además, energética, sana,

fresca, buena.

Siempre hay un buen motivo

para cocinar. Cuánto os queremos.

Hasta el próximo programa. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de patatas y cigalas. Galette de arándanos

Torres en la cocina - Ensalada de patatas y cigalas. Galette de arándanos

15 feb 2019

Hoy Virigina Gómez habla sobre los alimentos que favorecen la buena digestión y cómo controlar la flora intestinal. Javier y Sergio preparan una ensalada de patata y cigalitas. De postre una galette de arándanos, tarta súper crujiente con pasta philo y crema de almendras.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada de patatas y cigalas. Galette de arándanos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada de patatas y cigalas. Galette de arándanos"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios