www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4736519
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada de codorniz. Quiche de queso e higos - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Hola, a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy estamos que nos salimos porque cocinaremos en familia.

Claro que sí, platos en familia que están superbién.

Vamos a hacer de primero una ensalada de codornices brutal.

En escabeche y luego haremos una quiche, la típica,

sería la quiche Lorraine, pero no será esa,

la haremos con toque Torres dulce y con higos.

Ahí está, qué bueno es compartir, qué bueno es cocinar juntos,

es un momento mágico. Hay que decir, además,

hoy más que nunca, bueno siempre, que nos acompaña un público

magnífico, pero hoy tenemos gente que viene de muy lejos.

Desde Salamanca. Sí, un abrazo, un saludo

a Salamanca, cómo estáis.

Gracias por venir. Y yo tengo que pedir un aplauso

a este público, pero tú y yo.

(APLAUDEN)

Gracias, eh. Y a vosotros, también,

los que estáis en casa. Lo mismo, vamos con las codornices.

Tenemos estas codornices que sabéis que se encuentran

a un buen precio en el mercado, es una carne fantástica,

con poca grasa y haremos una ensalada

que os va a encantar. Tengo que decir que la codorniz

que a veces, no le damos la importancia

que realmente, tiene.

Es un ave de carne blanca fantástica con cero grasa,

muy poquita grasa con muchísimo sabor

y como las vamos a hacer escabechadas es perfecto

para la ensalada.

Venga, mientras Javier dora yo voy limpiando.

Vamos a poner de guarnición unas chalotas y zanahoria.

Zanahoria combina muy bien, sabéis que para el escabeche

ya va bien y para las codornices también.

Mirad lo que hago para mi club de los chaloteros

voy a sacar la chalota pero sin...

Tú te llevas todos los puntos cuando dije yo lo de la chalota,

él dice: "Para mi club", no dice: "Para nuestro club".

Es mi club, es mi club.

Ya veis, dejamos las chalotas, normalmente, de cada una

salen dos dientes que serían como los ajos,

entonces, haremos así y las dejamos limpia

porque después la vamos a recuperar la vamos a reutilizar.

Exacto, aquí lo hacemos con codornices, pero

después os explicaremos con qué otras aves se puede hacer

porque hay variedad y cantidad. Y más ahora que nos vamos

hacia el otoño y hay una cantidad

de aves migratorias que se suelen consumir

durante esta época del año que son magníficas.

Ya sabéis que nuestra preferida es la becada.

Oh, oh. Oh.

Bueno, bien doradas, ¿por qué?

Porque lo que nos aporta es más sabor.

Se podrían poner crudas,

pero ya no coge ese sabor tan tostado.

Siempre marcada es mejor. Dorarla un poco gana muchísimo.

Bueno, chalota, zanahoria que también nos va

muy bien y son verduras que no se deshacen con la cocción.

¿Te ayudo, Sergio? Que te veo ahí un poco...

¿Un poco qué? Apurado.

Bueno, apurado, no, pero vamos.

Zanahoria, la pelamos y vamos a cortarla en tacos.

Si, cuadrados porque luego, la verdura la reutilizaremos,

la aprovecharemos, esa verdura que queda fondante

que queda tan buena y yo cojo tres dientes de ajo

y les damos un toque solo para romperlo y ya está.

Tac, tac.

Zanahoria en dados grandes porque así la podremos reutilizas

y la tendremos bien entera.

Vale, ahora ya, simplemente, tenemos el ajo,

la cebolla y la zanahoria, quitamos la codornices

y lo rehogamos todo ahí dentro.

Mirad, ya tienen ese toque tostado. Venga, un trocito más de chalota.

Y es de estas ensaladas buenas y la codorniz tal cual ya es buena

como la haremos, pero si después le ponéis

la ensalada que le pondremos y el montaje que es espectacular

y con cosas que tenéis, normalmente, en casa,

con el toque vuestro, el toque Torres,

que está calando, está calando. Está calando mogollón.

Vale, la zanahoria. Vale, pimienta en grano.

Y luego, algo que no puede faltar en un escabeche es el laurel.

Por supuesto. Laurel que es símbolo de grandeza,

o sea, las coronas de laurel eran símbolo de grandeza.

En las olimpiadas. Y de gloria por eso se ponían

una corona de laurel. Sí, a los vencedores

les ponían una corona de laurel.

Perfecto. Ahora tenemos ya dorado,

ligeramente, ¿qué tenemos aquí?

Un poquito de vinagre, vinagre bueno, es vinagre de vino

y el vinagre si es bueno,

mucho mejor porque nos aporta mucho sabor.

Entonces lo que hacemos, ponemos las codornices.

Siempre ponemos al final el vinagre, recordad

que siempre decimos que el vinagre es para aromatizar,

pero este lo haremos, como es una ensalada,

lo vamos a poner ahora.

Ahora le pondremos el vinagre y le vamos a poner también

cocido, un poco de caldo de cocido y agua.

Y agua. ¿Que queréis agua solo?

Nosotros sabéis que mitad y mitad porque queda más rico

porque la salsa también la vamos a utilizar.

Vinagre, no abusar, pero sí un buen chorro.

Vinagre.

Ponemos... dice: "Vinagre, no abusar, pero sí un buen chorro".

Es un poco contradictorio. Caldo de cocido.

¿Ponemos mucho o poco?

Poner, pero poner, pero no abusar.

Ya me entendéis Quedó claro.

Venga, cubrimos con agua y ahora ya dejamos cocinar.

Sí, cocinar una hora. Exactamente, porque

lo que nos interesa es que quede bien cocinada,

que quede bien tierna porque lo que haremos será

deshilacharla, desmenuzarla para hacer esta superensalada.

Ahora, hemos dicho que podría ser con otras aves.

Nueva sección en el programa, Escuela Torres.

Adelante pizarra. Venga.

Muy bien. Es como digital, automático,

nos modernizamos mogollón. Aquí tenemos una superpizarra,

espera que voy aquí, Sergio.

Aquí tenemos la codorniz, la codorniz puede ser salvaje

o de granja.

¿Qué diferencia hay? Que la de granja,

pues tiene la carne más blandita y la salvaje, seguramente,

tiene la carne más oscura y más fuerte.

Normalmente, la que se encuentra

es la de granja. Luego, la perdiz.

Todavía queda un poco para la perdiz porque

es más de cara al otoño, pero es un ave, normalmente,

salvaje que hay de pata roja o de pata gris.

Exacto. Ambas son extraordinarias.

Y es un poco más grande y tiene algo más de cocción.

Después, la pintada, hay una gran producción,

la mayor producción en Europa es en Francia.

Exactamente. ¿Y por qué pintada?

Porque tiene como unas manchitas blancas

que, bueno, es preciosa.

Después, faisán, ya sabéis, bueno.

Faisán, de la familia de la codorniz.

Sí. Son primos hermanos.

Carne superdelicada, en Navidades

es cuando más faisán se consume, nosotros lo hacemos

a veces, en el restaurante porque es una carne deliciosa.

Muy delicada. Alguno haremos,

alguno caerá esta... Bueno, cuando sea Navidad.

Después el pavo que es un ave grande,

deliciosa, muy buena, pero para hacerla entera

es complicado a no ser que seamos una gran familia.

Aunque en Navidad se hace el pavo. Muchas veces hemos hecho

o la pechuga o algo con el muslo. Sí, sí, fantástico.

Hasta aquí la escuela, la sección de hoy.

Vamos a hacer la guarnición. La guarnición.

Terminamos la guarnición, la dejamos macerando.

Primero vamos a hacer, ya veréis qué guarnición

más de temporada y más original.

Productazo, ya sabéis que la ensalada tiene que llevar

verdura, le pondremos escarola y col lombarda.

Sabéis que nos gusta mucho la verdura, introducir la verdura

en la alimentación. Vale, lo corto en juliana.

Y hay que decir que la col lombarda es supersana porque tiene,

veis, este color de aquí que es antocianina

que es lo que hace que tenga este color tan bonito

y es sanísimo, todo, los frutos rojos, las moras,

esto, que de moras también estamos en temporada.

Pero, espera, Sergio, hagamos primero un caldo.

Bueno, un caldo. Pero puedo cortar yo.

Bueno, si me dejas a mí, pues mejor.

Venga, va.

Agua.

Una parte de vinagre.

O sea, tres de agua por una de vinagre

para hacer un encurtido, pero no es un encurtido

porque encurtido llevaría sal

y lo haremos al contrario, le pondremos azúcar.

Toma ya. Bueno, azúcar, miel.

Le ponemos un toque de miel.

Sabéis que nos gusta más que el azúcar.

Tampoco no exagerar, pero sí una cucharada de miel

y un poquito de sal, cómo no.

¿Vale?

Ahí está. Venga, perfecto.

Ahora puedes cortar. Ahora lo que hacemos es cortar

en juliana bien fina y esto, incluso, para hacer

ensaladas o para comerlo tal cual, eh.

Fijaos que vamos a calentar el agua,

haremos este encurtido caliente, la sacaremos, pondremos

la col lombarda cortada bien fina

y ella sola se cocinará, la dejaremos macerar

un par de horas o lo tenemos de un día para otro y ya está.

Es que no es cocinado, es encurtido por eso...

Sí, pero bueno, con el agua todavía caliente.

Eso está bien, se llama lombarda porque es de Lombardía.

Vale, aquí tenemos disuelto, ya paro el fuego.

Y ya ponemos aquí dentro y dejamos, simplemente,

que se cocine ahí.

Bueno, no se cocina. Bueno, que se cocine,

que se encurta, bueno el agua aún está caliente.

Está entre un encurtido y un escaldado.

Lo bueno es que se quede unas dos horas para que quede

bien impregnado y bien sabroso. Y con el toque del vinagre.

Las codornices están cocinándose, esperamos a que se cocinen

y montamos la ensalada. Exacto.

(Música alegre)

Ya están cocinadas, hemos cogido parte de caldo y lo hemos reducido,

porque eso nos va a ayudar a ligar con la codorniz.

Fijaos, la col lombarda ya está encurtida, fijaos cómo queda;

queda preciosa y queda superbuena.

Hum... hum... ¿Qué? Buenísima, ¿no?

Y recuperamos... Tal cual está brutal.

Las verduras. Vamos a hacer dos codornices, ¿no?

Sí, yo creo que sí.

Recuperamos, como decíamos, las verduras, porque nos ayudarán

a decorar esta superensalada.

Ahora lo que hacemos, como nos ha dado tiempo

a encurtir la col lombarda, esto ya está templado

y cuando están tibias, lo que hacemos es...

Salen solas. Ya está, no cuesta nada.

Lo que hacemos es quitar la carne, queda tierna,

con ese toque ligero de vinagre.

Qué bonita, ¿eh? Lo ponemos todo.

Queda preciosa. Fijaos, el color es superoriginal y diferente.

Hay días que tenemos prisa y hay que cocinar con prisa,

pero hay días que hay que tomarlo con calma,

porque la buena cocina, requiere tiempo.

Y en el día a día, con el estrés y las prisas, nos olvidamos.

Un día hay que pararse y cocinar con tiempo.

Me puedes ayudar si quieres, ¿eh? Hemos dicho ensalada.

Claro, estamos hablando de una ensalada.

Sí, tres veces has dicho ensalada, ¿qué más?

Lo repetirá dos veces más. Aquí tenemos esta ensalada...

¿Ves? Ya sabía yo... Tenemos escarola, que nos encanta.

La hemos puesto rota, pequeñita, en agua y hielo

para que esté bien fuerte, y centrifugamos.

Será la base de la ensalada. Otra vez.

Podéis poner un... ¿Sabéis? Los números que hacen...

Clic; uno, ensalada. Clic; dos, tres, ensalada.

Y al final del programa dice veinte veces la misma palabra.

Centrifugación.

Le quitamos todos los huesos, ya veis que se limpian superfácil,

no tiene trabaja ninguno.

Esto, vamos... está... Sobre todo, el muslito pequeño.

Esto es el jamoncillo.

Perdón, ¿eh? Con vuestro permiso.

Sergio...

¿Qué? No para, no para. Espectacular.

No para. Está buenísima. Buenísima.

Es mejor, para todos, que coma porque si no, me pongo nervioso.

Y me ataca. Entonces, es mejor.

Fijaos que la salsa va reduciendo, cada vez va quedando más espesa.

Es importante que quede espesa, no tened miedo a la hora de reducir

porque, después, vamos a hidratar esa carne.

Exactamente. Perfecto. Va haciendo la burbuja más grande

y eso quiere decir que va reduciendo.

Hum... sabroso, buenísimo, el toque de vinagre, verduras...

El caldo, también, hace, aunque se podría hacer con agua.

Me acaban de contar un chiste muy malo pero lo voy a contar

porque me ha hecho gracia y me estaba acordando.

¿Sabéis cuál es el pájaro que menos se ven en el campo?

"La perdí"

(RÍE IRÓNICO) ¿Lo habéis pillado o no?

La perdiz. "La perdiz"

(RÍEN) Está bien, está bien.

Tienes razón en que es muy malo.

Bueno, pues yo me acabo de reír y me lo han contado esta mañana.

Qué malo, Dios mío. He dicho: "Tiene su rollo".

Hombre, yo mucha gracia para los chiste nunca he tenido,

pero para otras cosas, pues sí.

Voy a aliñar la lechuga... Vale, perfecto.

Pero vamos a hacerlo en directo. O sea, un poquito de pimienta,

una puntita de sal,

aceite de oliva y unas gotitas de vinagre, del mismo vinagre.

Fijaos qué hago ahora yo. La codorniz la tenemos deshilachada

y como puede quedar la pechuga un poco seca,

lo que hacemos es coger este jugo e hidratar otra vez, fijaos.

Esto es una potencia de sabor brutal.

Esto coge un rollo... vamos, esto es...

No la hemos roto demasiado, es bueno que quede entera,

que quede un poco entera.

Y mirad, las zanahorias que decíamos,

las chalotas y las zanahorias alrededor, que queda superbonitas.

Voy a poner un poco de sal.

Así las aprovechamos, son muy buenas;

por eso hay que cortarlas bien chulas al principio.

La chalota... esto es mantequilla, se funde, se deshace en la boca...

Brutal. Vaya ensalada.

Superbuena. Venga, pongo una más.

Trae, que pongo la codorniz. Toma ya.

La vamos a poner encima. Ya veis que está muy hidratada.

Ahora mismo, esto es un manjar, un platazo porque yo lo valgo.

Dices: "Me hago este plato".

Ponemos en el centro un poco de la col.

Bueno, "un poco". Mete ahí, ¿eh? Sí, pero tampoco taparlo todo.

Aquí le va algo de montaña, algo silvestre.

Superbonita, ¿eh? Vaya ensalada. Y muy fresca y muy buena.

Venga, le ponemos un poco de "romillo" y de savia.

Un buqué de hierbas... ¿Salvajes?

Silvestre, que le va... a las aves.

Un poquito solo. Venga, perfecto.

Y aquí está el primer plato, superensalada de codorniz.

Perfecto. Vamos con la quiche de higos.

Vamos a hacer una quiche; sabéis que la clásica

sería la quiche Lorraine, que lleva beicon, cebolla,

huevos, nata, crema de leche...

Pero hoy la vamos a hacer dulce. Exactamente.

Hoy la vamos a hacer dulce.

Y brutal, porque tiene varios toques, no podéis perder...

Detalle. Detalle ni pestañear,

porque os podéis perder algún ingrediente y puede ser desastroso.

Seguro que si yo te miro tú pestañeas antes que yo.

Espera; uno, dos y tres.

¡Eh! ¡Dios...! Bueno, no he podido.

Yo soy muy bueno. ¿Sabes qué pasa?

Es que me entra la risa y... Sí, sí, claro.

Me pongo a pestañear. Venga, cortado a cuartos.

A cuartos y los vamos a macerar con oporto y moscatel,

que es un vino dulce. Lo tengo aquí.

Es un vino dulce de Portugal, de Oporto, vaya.

Y el moscatel es de la zona de Cataluña,

es un vino dulce pero no muy, muy dulce.

Vamos a poner mitad y mitad. El tiempo de maceración,

cada uno le puede dar el que quiera.

Nosotros vamos a macerarlo el tiempo de hacer la receta.

Moscatel es la uva, la uva se llama uva moscatel.

Claro. De ahí sale el moscatel.

Venga, ahí lo tenemos. Va a ser una tarta alegre, está...

Sí, eso sí.

Superrica. Ahora que tenemos esto, vamos a ir con la pasta brisa.

Venga, voy yo. La hemos hecho muchas veces,

la tenéis en la web. Se puede comprar o se puede hacer.

La receta en la web y si no, se puede comprar que están bien.

Hoy en día se encuentra, no tiene secreto.

Hay grandes brisas y muy buenas.

Es pasta brisa o pasta quebrada. Exactamente.

Cuando la cocinas no se rompe, pero se queda un poco quebradiza.

Veis que es muy fácil de trabajar pero tiene que estar fría

porque como lleva mucha mantequilla es fácil que se nos rompa.

Estiramos bien.

Mientras Javier va estirando yo hago el relleno.

Tengo canela, huevos,

crema de leche, azúcar moreno y queso de cabra, que le va bien.

El queso de cabra le va fantástico, también, podría ser queso crema.

Espera, Sergio, que voy a terminar.

Sí, ya está. Lo pongo para que nos vayamos

familiarizando con los ingredientes.

Este molde es genial porque no se pega, va muy bien.

Es una masa que no se pega porque lleva mucha cantidad,

como decíamos, de mantequilla. Para ponerla y no romperla,

cogemos un trozo de masa y hacemos así.

Vamos acompañando con la mano y ni la pinchamos ni la rompemos.

Aquí tenemos los garbanzos de hornear, siempre los tenemos

para ponerlos en las tartas. Para que no nos suban

hay que poner un peso y el garbanzo es perfecto,

creo que es uno de los métodos más antiguos que existen

de nuestros antepasados para que no suba la masa.

Esos, luego, no los podéis utilizar.

Ahora, pasamos el rodillo.

Ya lo tenemos. Perfecto, ya está.

Tenemos esta fantástica tarta. La masa que nos sobra

se puede amasar, otra vez y estirar, ¿eh?

Venga, eso. Vale. Pon garbanzos ahí, Sergio.

Venga, unos chinos, que me he quedado con las ganas.

Y se puede congelar. ¿Qué? Venga, unos chinos.

Pero solo a una, ¿eh? Venga, rápido.

Sales tú, Sales tú.

Sales tú, lo he dicho después. Cuatro.

Uf... tres.

Cuatro. He ganado. (RÍE DE FORMA MALÉFICA)

No me lo creo. Siempre es igual.

No, porque la última gané yo. No.

Venga, al horno. Siempre es igual.

180 grados, durante ocho minutos, luego tendrá otra cocción más

de la quiche. Venga, perfecto.

Sabía yo que no era un buen momento.

Venga, perfecto. Además, has quedado fatal.

No pasa nada. No siempre se puede ganar.

Vamos a poner la crema de leche. Este es el relleno de la quiche.

Ponemos crema de leche.

Ponemos el queso de cabra.

O un queso crema. El queso que a vosotros más os guste,

más deseéis. Pero, bueno, el queso de cabra le va perfecto.

Bien.

Y luego, vamos a meterle un toque, un toque Torres,

a esta tarta,

que, bueno, vais a flipar.

Ponemos el queso.

Bueno, aquí le pongo un toque de canela también.

Canela y azúcar.

Una punta de canela.

Un poquito. No nos pasemos. Ahí está.

Y azúcar.

Ahí está. Canta lo de la canción.

Es que eso es más tuyo. Sergio, va.

(CANTA) #Canela, canela.#

No sabemos de dónde ha salido esta canción,

pero ya es de la casa.

Venga, perfecto.

Vale. Huevos. Huevos enteros.

Que primero batimos.

Ya veréis qué quiche.

Es un espectáculo. Déjame a mí una varilla también,

que yo voy a triturar aquí.

Vale.

Y esta es la mezcla, la mezcla de la quiche.

Normalmente, ya sabéis que,

lo hemos explicado antes, es salada.

Pero, en este caso, también se puede hacer dulce.

Porque, al final, no deja de ser como una especie de flan

metido dentro de una masa: hojaldre, brisa.

Normalmente, brisa. Exactamente.

Vale. Ya está desecho el queso porque hemos cogido...

Por eso hemos cogido un queso de cabra,

para que se deshaga rápido.

Venga. Aquí lo tenemos. Y por el sabor también.

Muy bien. Mezclamos.

¿Cómo está de sal, Sergio? No le ponemos porque es dulce.

Yo creo que él va por otro lado. Va por libre.

Está en otro lado. Era una prueba

para ver si lo sabías. ¿Dónde? Javier, vuelve.

Vuelve. (CANTA) #Vuelve.#

Ahora vamos a ir... Fijaos.

Tenemos los higos. Buenísimo.

Tenemos la base de la quiche.

Tenemos la tartaleta en el horno.

Y ahora vamos a hacer la guarnición.

El toque. La guarnición, sí.

Para ponerle encima de la...

¿Se ha visto o no? No.

Le vamos a poner berenjena.

Haremos una mermelada de berenjena.

Una compota. Una compota, compota.

La diferencia entre mermelada y compota

es que la mermelada es más limpia, más suelta

y la compota es más espesa.

La vamos a cortar en dados muy muy pequeños.

De verdad que con la berenjena sale una compota...

Brutal, eh. Espectacular.

Y esto dices: ¿Pero vas a hacer

una compota de berenjena? En 15 minutos está.

Aquí tenemos mantequilla,

anís estrellado.

Que vamos a poner uno. Esto... me encanta.

Luego os enseñamos otros tipos de compotas

que se hacen con verduras.

O sea, que no está reñida para nada

una berenjena en compota. Cardamomo.

Espera. Vamos cortando aquí la berenjena.

Canela en polvo pondremos un poquito y azúcar, azúcar moreno.

El azúcar ya lo puedes poner

y la mantequilla. Como tenemos el jugo...

Bueno, pongo las especias, la mantequilla.

El azúcar. Tenemos el jugo de los higos que vamos a poner.

Con piel y todo, que la piel es muy buena, la de la berenjena.

Aquí luego vamos a triturar esta compota y nos queda espesa.

Le podemos dar aquí a tope.

Con todo. El toque de canela.

Y vamos a poner un poquito de agua. Un poquito solo.

Le va bien. Ahí los alcoholes luego evaporan.

Sabéis que la berenjena tiene mucha agua también.

Hay que cocinarla bien la berenjena.

Tiene muchísima agua. Nos va perfecto para hacer esto.

Se mezclan con los alcoholes, con el azúcar, con las especias

que hemos puesto y te sale una compota que dices:

No me puedo creer que esto sea berenjena.

Dale caña. Luego se va a evaporar el alcohol

y se va a cocinar bien la berenjena.

La berenjena va a soltar toda su agua.

Exactamente. Ahí está. Perfecto.

Ahí lo tenemos. Voy a ver cómo va la masa

para ver si podemos marchar o no la quiche.

Dejar cocinar.

Si queremos... Esto ya lo tenemos, eh.

Sí. Yo creo que sí. ¿Sí? Pues vamos con el relleno.

Simplemente, hay que darle una precocción a la masa.

No hace falta cocinarlo del todo.

Simplemente, darle una precocción.

Se nos ha bajado un poco de aquí. Anda.

Pero no pasa nada. Ahora le ponemos el relleno y se levanta.

Vale. Dame un plato para los garbanzos.

Estos los reutilizamos para la próxima vez.

Siempre. Dale con el...

Vamos ahí. ¿Cuánto tiempo lo hemos tenido

en el horno? Nada. Unos minutos, ¿no?

Unos ocho minutos, suficientes para precocinar la masa.

Bueno, fijaos. Ya tenemos aquí la masa brisa.

Lo pongo en una bandeja para que sea más cómodo llevarlo.

Y vamos a rellenar con la masa de queso y los huevos,

con el relleno de la quiche.

Luego ya veréis. La finalización de esta tarta es increíble.

Es muy bonita. Aparte, la combinación de todo

es muy buena, muy agradecida. Rellenamos bien.

Hasta arriba, eh, Sergio. Venga.

Me la llevo. Un poco más.

Al horno 180, 20 minutos. Exactamente.

Ábreme el horno, Sergio.

Ahí está. El horno, evidentemente, precalentado, eh.

Perfecto. Ahí está. Perfecto.

¿Vamos a hacer lo de las compotas? Solo una cosa. Mirad.

Veis que está soltando el agua.

La berenjena antes no la cubría. Ahora la cubre.

Suelta el agua, va bajando

y se va confitando. Fuego bien, alegre.

¿No nos ibas a explicar lo de las compotas?

Vamos. Venga, vale.

Venid. ¿Qué tal, querido público?

Bien. Queridos amigos. No público.

Vamos a hacer un juego también con vosotros,

con los que estáis en casa,

que es como si estuvierais con nosotros

porque os sentimos supercerca.

Aquí tenemos cuatro compotas

y cuatro sabores. O sea, cuatro ingredientes.

Que ningunos son dulces. No digas nada.

No digas nada. Bueno... Bueno, ya lo he dicho.

Aquí tenemos este.

Que lo voy a pasar por aquí.

¿Qué? Que tienes que adivinar.

Tienes que adivinar de qué es.

Este por aquí. No es difícil. No voy a decir nada

porque igual... Tampoco es fácil.

Este por aquí. Las hemos hecho aquí en la cocina,

o sea que...

Y este por aquí.

Vale. ¿Sabéis de qué es?

De pimiento rojo. ¡Toma ya! Muy bien.

Pimiento rojo. Ni idea.

Bueno, este es de berenjena.

Exactamente. Ese es de berenjena. Sí, sí.

Y por aquí. Por aquí.

De cebolla. Muy bien. De cebolla.

La cebolla suelta los azúcares.

Y después... Diría que es de zanahoria.

(AMBOS) ¡Huy!

Calabaza. ¡Calabaza! Muy bien.

Calabaza. Probadlo en casa. Buenísima.

Probad cocinar. Haced estas compotas

con productos que no sean dulces, que no sean frutas,

sino con hortalizas. Quedan buenísimos.

Y para acompañar con queso... increíble.

Espectacular. Vamos a esperar

que se termine la quiche y emplatamos. Ya está.

Hemos dejado enfriar la quiche.

Importante, porque así está dura, está reposada.

Tiene una pintaza tremenda. Está increíble.

Fijaos con la berenjena lo que hemos hecho.

Cocinarla muy bien, sacar las especias,

triturar y esto es lo que queda. Y ya está.

Y ya tenemos la compota. Una supercompota buenísima.

Que tú vas a poner encima. Ahora vamos a poner aquí,

en la superficie de la quiche.

Voy sacando hierbabuena. Ya sabéis que los higos

y la hierbabuena se llevan de maravilla.

Le preguntas a la familia: A ver. ¿Qué lleva?

Y esto yo te digo que es difícil sacarlo.

Esto es muy bueno para alguien que dice:

Mira. A mí la berenjena no me gusta.

Se lo das a probar y seguro que dice: Qué bueno. ¿Qué es esto?

Pues berenjena.

Vale. Ya lo tendríamos. Y ahora, el higo.

Que el higo lo que hacemos...

Ya tenemos estos cuartos de higos. Vamos a hacerlo así.

Lo voy a hacer de una manera que se me ha ocurrido antes.

He pensado: "¿Cómo los voy a poner?"

Mira. Los voy a poner así.

Aquí voy a poner uno más.

¿Y ahora qué? Y aquí empezamos a disminuir

otra vez y ponemos los dos. Uno y dos.

Y luego termino con uno. Vale. Ahora sacamos.

Sacamos. Veis que sale superbién.

El de abajo no lo voy a quitar porque me sirve. Ponemos.

¡Toma ya! Pedazo de tarta. ¡Oh!

Además, qué bonita, qué buena

y qué original. También cambiamos un poco

la fórmula de siempre, que sería la de hacer

una tarta normal.

Esto ya es otra historia.

Esto ya tiene otro color.

Aquí tenemos estos dos platazos.

Fíjate la quiche que hemos hecho con higos y berenjena.

Esto es un hito en el programa.

Y una ensalada de codorniz espectacular.

Queda muy buena con su escarola, con sus verduras.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Hasta el próximo programa.

¡Adiós! Os queremos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de codorniz. Quiche de queso e higos

Torres en la cocina - Ensalada de codorniz. Quiche de queso e higos

13 sep 2018

Hoy un primero de elaboración lenta para conseguir extraer todos los sabores y los matices a la codorniz y preparar una ensalada. De segundo, una quiche con queso de cabras e higos. Además una clase sobre los diferentes tipos de ave utilizados en la cocina.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada de codorniz. Quiche de queso e higos " ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada de codorniz. Quiche de queso e higos "
Programas completos (705)

Los últimos 2.303 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos