www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4725660
Para todos los públicos Torres en la cocina - Ensalada de alubias. Pechuga de pollo rellena - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Eh...

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

tenemos dos productazos, uno que se va y otro que viene.

La granada, mirad qué producto más mágico, dicen que es

producto de fertilidad, de amor. No te enrolles, qué haremos.

Haremos una ensalada con alubias y luego, el bonito que sabemos

que es de verano, pero ya se va,

pero aún está bien, tiene una grasa buenísima.

Y después haremos una pechuga de pollo relleno con salsa de setas

que está espectacular.

Y esa también es de verano, entrando al otoño.

Bueno, este duelo de temporadas que hacemos de unos que se van

y otros que empiezan, la granada sabéis que...

Como la canción, ¿no, Sergio?

¿Cuál es la canción? (CANTA) #Unos que vienen

#y otros que se van.#

Vale, perfecto. Judías cocidas.

Judías cocidas, estas son judías de santa Pau

que son muy pequeñas, las podemos cocinar nosotros,

las podemos comprar cocinadas.

Puede ser con judía más grande,

con otra legumbre también. Esta es muy mantecosa,

pequeña, con piel fina y, la verdad, la compramos

en un puesto que cuece la legumbre, te la cuece muy bien

y te ahorras tiempo, aunque hay en conservas

que son muy buenas y si no, pues coced la legumbre

que no tiene secreto, pero es importante que quede

bien entera, hay que comer legumbre al menos dos veces

por semana, si podemos. Y esto en ensalada,

ya veréis que es superfácil de hacer.

Y ahora, vamos a poner verduras. Venga, verduras, pepino.

Mira, tengo un bol aquí, no lo haremos todo, solo la mitad.

Muy de verano. Aunque somos muchos

y hay mucha hambre, lo sé, pero...

Bueno, perfecto, además es la hora complicada, la hora crítica

esta que estamos todos con un hambre tremenda.

Pero tendréis que esperar un poco todavía.

Bueno, vamos allá. Pimiento verde, pimiento rojo

que el pimiento verde y rojo... Vitamina C pura y en cantidad.

Exactamente. Por eso lo comemos crudo,

pepino, ya sabéis, mucha agua, verano total, esto es, vamos,

todavía nos recuerda que todavía podemos utilizar

luego, en invierno, no, pero ahora, aunque ahora

hay todo el año ya. Cortamos bien pequeño,

lo más pequeño que podamos

porque así nos queda mucho más bueno.

Y esta ensalada que es fresca que es muy buena,

que la puedes tener preparada y consumirla cuando quieras

y luego, sí, el toque de bonito que es un toque que os encantará

porque el bonito lo haremos de una manera muy buena.

Atún porque en el mercado hemos encontrado...

No es atún, es bonito. Bonito, sí, bueno, de la familia.

Amigo, pero... Es de la familia, de la familia.

Pimiento rojo, todo esto. Y fresquito también en ensalada,

siempre ahora, sobre todo, si se puede, de primero, ensalada.

De segundo ya a ver qué nos hace Javi con el pollo.

Yo voy a triunfar seguro. Una pechuga que, de verdad,

muy buena y muy fácil.

Cebolla roja, podría ser cebolla normal, tierna.

Cebolla dulce. Bueno, mirad qué fácil, qué color.

Y esto lo cortaré en daditos pequeñitos.

Exactamente.

También.

Venga, la cebolla.

Perfecto. Eh, que ya es fuerte.

Bien, vamos a limpiar la granada

Yo tengo un truco.

Yo tengo uno muy bueno, funcionará superbién.

Yo tengo otro.

¿Qué quieres un duelo? Venga, duelo de granadas.

De mangranas.

Vamos allí con el público. Venga.

Yo necesito un cuchillo, nada más.

Espérate, pues yo tengo un gadget, fíjate.

Antes lo vi y no sabía qué era. Es un gadget para, bueno,

el gadget para mí es este que es lo normal, yo corto la...

Espera, espera, ven.

Vamos, que el público lo tiene que ver.

Tienes cuchillo allí, venga.

Lo tengo en la mano. Vale.

Bueno. A ver tu truco.

Aquí estamos con estos amigos y amigas superentregados, gracias.

Y vosotros también, aquí, la granada, qué hacemos,

cortamos la parte de arriba,

la parte de abajo.

Es muy fácil, mira, podemos cortar un poco más.

Huy, huy. Y ahora veis que tiene estas...

Membranas, ¿no? Sí, como si fuera una naranja

que tiene los gajos pues entre gajo y gajo

yo marco con el cuchillo.

¿Veis?

¿Se ve, no?

Y ahora, hago así.

Tachán.

Y voy sacando los gajos y a partir de aquí, pues,

¿veis que van saliendo los granos? Y es muy fácil de sacarlo

con la mano sin romperlo que es lo importante.

Lo bueno es no romper el grano, Sergio, adelante.

Venga, vale, va. Adelante, adelante.

Quita, aparta, por favor, venga, esto no supera al gadget.

Yo lo que hago en este caso es cortar un poco la punta,

simplemente, y luego, cortar por la mitad.

Y está, ya ha roto el grano, ya ha roto el grano.

Ya has roto el grano.

Qué grano, qué grano, no se rompe el grano, Javi,

no pasa nada, yo lo pongo encima de mi gadget

que podría ser, a veces, lo hicimos, lo cogimos así

con la mano, tac, tac, pero compré esto

y ahora aguanto aquí esto y...

Le vamos dando.

¿Cómo lo hacéis vosotros, cómo lo hacéis, así?

Es que, a veces, claro, da pereza, veis la granada

y dices: "Uf, qué palo", pues es un momento,

limpiarla no cuesta nada.

Palo el que le estás dando. Y así es, no te doy a ti,

le doy aquí, vale, ya está.

Fijaos. Bueno, también es otra técnica.

Son dos técnicas. Oh, otra técnica, dice.

Y ya está, luego quitamos las partes blancas

que quedan aquí y tengo un cacharro entero

de granada limpia y lista para consumir.

Bueno, dos maneras. Y no se desperdicia.

las dos son buenas, pero la mía mola más.

¿Cuál os gusta más?

¿Con cuál os quedáis? ¿Cuál es más práctica?

Para mí, la cuchara. La cuchara, ¿no?

Vaya, bueno, no pasa nada.

Eh... primer punto para mí, venga, vamos allá, me llevo

un poco más que igual le meto más, vamos.

Toma, llévate el gadget ya que ha sido con el gadget.

Otra también es... Bueno, está bastante ya.

El que no tenga gadget, así ya lo explico,

pues se hace con la mano que sirve de gadget.

Y ya está.

Qué bonita y ahora vamos a hacer una supervinagreta.

Temporada de granada, dura poco y hay que consumirla.

La granada es buenísima, hasta noviembre tenemos granada

y fijaos porque en el escudo de Granada,

Javier, esto no lo sabías tú,

sale una granada, es la ciudad de Granada.

¿Y por qué? A ver, tanto que sabes.

Porque se llama Granada la ciudad, Javi.

Granada, granada. ¿Pero por qué se llama Granada?

Por algo será. Porque a los árabes les gustaba

mucho consumir granadas. Amigo, casi te pillo.

No me pilla, a mí no me pilla nadie.

Vale, vamos con la vinagreta. Bueno, pongo primero la granada

aquí, espera, y mirad el juguillo.

Pónselo a la vinagreta. Va, esto para la vinagreta.

Aquí, la granada que le da un toque muy fresco, muy bueno

cuando explota en la boca y ahora, para la vinagreta

os vamos a enseñar un producto que está superbién

que se encuentra en tiendas de especialidades,

grandes superficies,

que es el miso, miso. La pasta de miso

viene de la soja. Es soja fermentada con sal.

¿Que no tenemos? Le ponemos soja, pero si lo encontramos...

Eso hoy lo encontráis en herboristerías

y grandes superficies hay seguro.

Mira, ponemos. Venga, miso que le va muy bien.

Vamos a poner unas gotitas de aceite picante.

¿Vale? Que esto, el picante va muy bien en esta ensalada

El zumo de la granada que ya le hemos puesto.

¿Qué era picante?

Sí, pero está domado. Unas gotas de limón.

De limón.

Que eso refresca mucho y ahora, aceite de oliva.

Venga, tengo yo aquí, aceite de oliva que no falte.

Podría ser vinagre pero cuando hay limón,

antioxidante total, hay que ponerlo.

Y de vez en cuando también está bien cambiar las vinagretas

para no hacer siempre la misma porque cambias los sabores.

Aquí tenemos orégano, orégano fresco si encontramos,

orégano fresco y salvia, pues vamos a ponerle.

Que por cierto, ahora en la montaña según donde viváis

en la montaña está pletórico ahora el orégano salvaje

que es espectacular. Muy bueno y la salvia

que es un... Picamos bien, bien fino.

Para sazonar. Lo pongo en la vinagreta, ¿no?

Ponlo dentro mejor porque yo pondré aquí

y ahora vamos a sazonar bien.

Sal, pimienta y dejamos parte de la vinagreta.

Sí, porque le pondremos

luego un poco al bonito que lo voy a sacar.

Bueno, mirad qué bonito cogimos del mercado,

está que si lo agarro con la mano,

se queda tieso.

Está superfirme, está la carne... porque mira que el bonito

suele ser una carne que es algo más delicada.

En este caso, hemos cogido este, que está brutal.

¿Sabrás filetearlo? Voy a intentarlo, Javi.

Voy a intentarlo, tío.

Es que tenemos duelo en el restaurante de pescados

y le estoy enseñando a Javi a filetear.

Sí, sí. Que ya sabéis que a veces...

Vale. Primero quitamos la cabeza.

Esto ya sabéis que os lo hacen en el mercado.

Mirad qué color. Qué carne más blanca.

Mirad qué color. Es impresionante.

Esto es un productazo. Carne blanca.

Y luego, sobre todo, de la familia del atún.

Es un manjar.

Ya sabéis que bonito es a partir...

Dicen en el norte que bonito es a partir de cuatro kilos.

Fileteamos. Bonito del norte.

De la familia del atún. Fileteamos.

Dice Javi que yo no sé filetear.

Está precioso. Bueno...

Vale. Ponemos aquí. Ahora vamos a limpiar el lomo.

Lo vamos a marcar. Marcar pero bien rosado.

Vamos a hacerlo.

Vamos a quitar la piel también.

Si no, lo pedimos en las pescaderías

que nos lo fileteen. Esto os lo filetean.

Lo hacen impecable. Y luego le quitaremos

la espina central que es muy fácil. La piel y la espina central.

No entiendo por qué has utilizado tres cuchillos.

Porque cada cuchillo tiene una utilidad.

Yo soy para esto muy pijo.

¿Y si tienes un cuchillo? Un día haremos

una escuela de cocina sobre los cuchillos.

Yo es que para esto de los cuchillos necesito...

Por ejemplo, si cojo uno y no me va bien,

cambio enseguida. Me tengo que encontrar a gusto.

Esto es la espina. Fijaos que he quitado

muy poquita carne y la parte de la sangre,

que es donde se acumula aquí y la espina.

Entonces me queda el lomo totalmente limpio.

Bueno. ¿Te llevas algo o no?

Bueno, que yo lo haría con un cuchillo.

Y también, esta parte más oscura sacarla un poquito.

Venga, hombre. No seas... Pues yo soy así. Vale. Muy bien.

Ahora lo vamos a marcar. Este pescado es bueno hacerlo

muy sutil. O sea, vuelta y vuelta y muy poquito,

que quede rosado por dentro.

Es que si lo pasamos, queda seco el pescado.

Y es bueno que quede bien jugoso.

Vamos a salpimentar un poquito.

Ahora pondré la pimienta ahí para que Sergio no me riña.

Si no, me dirá: "Hazlo dentro".

Sí. Porque si no, mancha todo. Javi se pone a manchar.

Fuego suave. Y marcarlo. Vuelta y vuelta.

Ya veréis. Bonito, bueno y barato.

Lo habéis pillado, ¿no?

Huy, a mí esta ensalada así sola ya, esto...

¡Hum! Qué frescor.

¡Hum! Buenísima, eh.

Y la granada le da un toque. Mira que es bonito Granada, eh.

Un abrazo muy fuerte a Granada.

Sí, sí. La Alhambra, Albaicín.

Yo me acuerdo, con 18 años nos llama nuestro padre.

Llamamos a casa porque Javier y yo estábamos en Granada esquiando.

Que nos fuimos ahí. A Sierra Nevada.

A Sierra Nevada en autobús.

Y llamamos a casa. Hola, papá. ¿Cómo va todo?

"Oye, os ha llegado una carta para ir a la mili".

Y nosotros: "¿Adónde? ¿Que tenemos que ir a qué?".

Y en Granada ya nos metimos una fiesta tremenda

y ya nos vinimos para buscar el macuto y a la mili.

No sabíamos ni lo que era.

Bueno. ¿Ya está la batallita? Ya está.

Vale. Ya lo he soltado.

Entonces, vamos a poner de cama las judías. Sergio.

Venga. Eso aquí. Aquí tenemos el sésamo,

que yo lo pondría en la vinagreta.

Incluso a esta ensalada le podéis poner un buen atún

de conserva de lata.

O una ventresca.

Qué bueno. Mirad. Pongo sésamo.

En la parte de la vinagreta que nos ha quedado, sésamo.

Y ahora, ¿qué pasa? Que al estar poco cocido,

veréis que el color es precioso y se puede cortar bien,

no se rompe, es más sabroso.

Entonces, lo cortamos.

Y nos mandaron separados.

Nos mandaron separados.

A ti te mandaron a un sitio y a mí a otro.

Y hay una ley en el Ejército

que prohíbe separar a los gemelos.

Miramos cuál de los dos estaba mejor.

Hicimos un conducto reglamentario para hablar

con el capitán general y, al día siguiente,

mi hermano estaba conmigo.

Sí, sí. Eso es verdad.

Bueno, mirad qué bonito.

Es precioso. Además, lo que decíamos del color.

Es un pescado que los japoneses

sabéis que lo utilizan mucho para hacerlo crudo.

Y por eso, poco hecho puede ser... Qué bonito el plato.

Es muy bonito el bonito.

Un poco de cebollino le pondré.

La vinagreta le da un toque perfecto. Fijaos.

¡Toma ya! ¡Hala! Esto es buenísimo. Es un lujo.

Un poquito alrededor. Lujo asequible, eh,

porque no es tampoco...

Nos quedamos en las temporadas,

que ya sabéis que nos gusta esto de las temporadas.

Ahora vamos con la pechuga de pollo.

Una pechuga de pollo rellena con setas que vais a ver.

Tiene mucho toque, una guarnición buenísima también.

Polenta. ¡Oh! Pechuga de pollo de corral.

Por un poquito más, hemos encontrado en el mercado

y ya que lo hacemos, lo hacemos bien.

Setas. Y aquí tenemos secas.

Es la trompeta. Pero nosotros la hemos puesto

unos 20-30 minutos en agua que se hidraten.

Hemos puesto secas porque ya las teníamos.

Las teníamos de hacía un tiempo.

Teníamos una bolsa de setas secas y vamos a aprovecharlas.

20 minutos en agua. Las dejamos aquí

que se rehidraten bien.

Hay que tener en cuenta que diez gramos de seca

equivalen a 100 gramos de fresca. Tenemos la seta hidratada.

Vamos con el relleno. Para el relleno tenemos aquí

un poquito de panceta.

Una panceta buenísima.

Mirad qué pintaza tiene. Esto es panceta ibérica

y está muy buena. Y vamos a cortar daditos.

Panceta ibérica. Le vamos a poner dátiles

y queso de cabra. Y lo vamos a utilizar

en dos elaboraciones.

Luego la guarnición también. Queso de cabra. "Voilà!"

Ya veréis. Receta también buena.

Esta tiene un pelín más de tiempo,

de técnica también, pero no es complicada.

Bueno, vais a ver que es un recetón.

Cortamos un poquito. Y venga, a que suelte un poquito

la grasa y que nos dé más sabor.

Vale. Yo voy a cortar unos dados.

Porque esto va a ser el relleno de esta magnífica pechuga.

Ya veréis que luego tiene una guarnición también interesante.

Está superbién esta receta.

Bueno, ponemos el queso de cabra.

Esto es panceta pero podría ser un poquito de bacón,

que tiene el toque ahumado. Sí. Lo que tengamos.

Pero la panceta y más, si es ibérica,

que ahora se vuelve transparente, ese color precioso.

Dátiles. Muy energético.

Para llevarte como tentempié. Energía natural a tope.

Ya lo tenemos.

Y la sartén la voy a utilizar también,

porque como tenemos más elaboraciones,

pues dejo un poquito de grasa para dorar luego la pechuga.

Y luego, el dátil se utiliza mucho

también para hacer postres sin azúcar.

En Alicante hay una producción importante de dátil.

Y alguna vez lo hemos trabajado en fresco y es increíble, bueno.

Tiene una temporada muy corta. Dura muy poco. Sí.

Es complicado, pero se encuentra un poco y es muy bueno.

Venga, toma. Ahí tienes. Ahora vamos con la pechuga.

Tenemos aquí la mezcla.

Es una mezcla que le va muy bien, vamos.

Es muy rápida. Ya se nota el amarillo, la carne.

La pechuga. La pechuga que tiene ya...

Este pollo de corral, este pollo bueno, sano,

que se ha alimentado bien. Bien alimentado.

Es "la pechuga" porque fijaos qué tamaño de pechuga.

En esto, gastar un poco más, vale la pena.

Es pollo. Porque luego es muy sabrosa.

Y ahora vamos a hacer como si fuera un libro.

La vamos a abrir. Esta parte la dejo.

No, mira. La quito.

Si quieres, te lo hago. Y esto hacemos... La abrimos.

Es que mi hermano es muy listo.

Esto es el solomillo del pollo, lo que ha quitado Javier.

Fijaos qué solomillo. Es un manjar también.

Lo abrimos por la mitad. Ya está.

Y ahora aquí con...

Puede ser... Bueno, esto es un espalmador.

Y si no, nos inventamos uno.

Con el culo de una olla que esté bien limpia,

cogemos y podemos espalmar.

Dadle así, porque rompemos la fibra. Nos queda más plano

y luego nos aguantará mucho mejor. El filete lo dejo entero.

Lo dejamos entero. ¡Crac!

Un poquito de sal y pimienta. Venga.

Un poquito de sal y pimienta.

Esto es importante. Aliñarlo bien

para que todo tenga sabor, que todo esté sabroso.

Y ahora rellenamos.

Dicen que en los últimos diez años se ha aumentado

en un 70% el consumo de pollo, de carne blanca.

Sabéis que es... Aporta lo mismo,

o casi lo mismo, que una carne roja,

pero es mucho más digestiva.

Y ahora lo cierro.

Lo voy a cerrar por aquí.

Venga. Lo vamos a bridar. Ya sabéis, hilo bramante,

que, normalmente, siempre tenemos en casa.

Este lo voy a empezar ahora.

Vamos a ver si somos capaces porque esto es un rollo.

Yo le quito el plástico. Importante.

Ponemos la parte fina por encima.

Apretamos bien. Y ahora cubrimos y dejamos la piel,

porque la piel nos va a proteger directamente de la sartén. ¿Vale?

Y ahora ya sí que vamos a bridar.

La forma de la pechuga. Exacto.

Esta piel es buena, la piel de pollo ecológico.

Ya veis. Ese color se lo da el maíz.

Le va a dar el crujiente también. Exacto.

Y ahí ya hacemos un bridado muy fácil,

que es ir pasando la cuerda

para que nos mantenga la forma pero de una manera sutil.

Veis que no aprieto, no marco la carne.

Vale. Lo hago de una manera muy sutil.

Ponemos un poquito.

Este es un bridado fácil, eh.

Se me ha liado. Ahora, vuelvo a subir y ato aquí arriba.

Ahora lo vamos a marcar; sal, pimienta, marcar y al horno.

Tiene buena pinta, ya pinta bien, el queso se funde y queda cremoso.

Venga, métela ahí.

Vamos ahí. Mientras se va dorando, vamos...

Yo voy dorando.

Ahora vamos a hacer la salsa de setas y vamos a hacer

un homenaje a mi club, el Club de los Chaloteros.

Le vamos a poner chalota.

Ya sabéis que... hacemos homenaje.

Hay gente que ya me dice que pertenecen a este club.

Tengo el horno fuerte, está a 200 grados;

ahora, la marco para que coja sabor y, luego, se termina en el horno.

Mirad, es importante que dore porque cuando dora,

es cuando coge sabor y cuando queda más sabroso.

Lo primero que hemos hecho con la seta, la trompeta,

la trompeta de la vida, le decimos nosotros,

porque nos gusta más el nombre. Lo que hacemos antes de ponerla,

a ver si cojo alguna que esté más o menos entera,

esto sería la forma de la trompeta. Arriba tiene un tallo pequeño,

siempre le quitamos el tallo porque puede tener tierra;

luego, las abrimos, porque se puede meter alguna broza de pino.

Pues eso, hay que lavarlas.

Normalmente, las secas y ya vienen limpias.

¿Qué haces? Es mi plato. ¿No era para mí?

Qué va. ¿Ah, sí? Vale, vale.

Yo decía: "Qué amable que me lo ha puesto aquí".

Vale, mirad qué pintaza tiene la pechuga.

Ahora, en el horno a 200 grados y se cueza de forma homogénea.

Un poquito más de aceite.

Y ahí tienes la sartén para rehogar la chalota.

Tiene una pinta... Pintaza ¿no? Uh, uh, uh.

Mientras Javier la pone al horno, yo rehogo la chalota

en un poquito de aceite de oliva y con la misma grasa de la pechuga.

Esto ya tiene sabor aquí.

Está el caldo de las setas y, también, tenemos caldo de cocido.

Correcto. Ya veis las setas...

Esto te hace una salsa de setas brutal.

Esto nunca falta en nuestra nevera y nunca puede faltar.

Para la salsa ponemos

el agua, ya veis, es bosque, es bosque total,

sabe a setas, a humedad, es buenísima.

La que os sobre la guardáis, no la tiréis.

Un arroz con esto es maravilloso.

Caldo, nuez de mantequilla y lo dejamos reducir.

Y, ahora, que tenemos el pollo en el horno

y la salsa está marchando, vamos a hacer la guarnición,

la guarnición que os prometimos de polenta, rápida y fácil.

Y con toque.

Queso de cabra, así que le ponemos leche de cabra.

Cada vez se encuentra más, se encuentra en el súper

o en el mercado sin problema.

Vamos a hacer una polenta con mucho toque.

Pero si no os gusta la leche de cabra, le ponéis leche de vaca.

Vamos a cortar romero, para infusionar la polenta;

el romero al pollo le va perfecto.

Buenísimo.

Y le vamos a dar un toque de queso, evidentemente.

Leche de cabra, queso de cabra, romero, sal y pimienta.

Y, ahora, como toque, tenemos aquí nueces,

nueces de pecán, es otro tipo de nuez.

Podría ser nuez normal, ¿eh?

Sí, pero le vamos a dar un toque a la polenta, porque nos dará...

"Crunchy". Las cortamos grandes para que se noten.

Sí, se lo pongo todo.

Y sémola de maíz, muy típica del norte de Italia,

con esto hacemos la polenta y queda como un pastel duro

que vamos a poner en la nevera, y para dorar quedará perfecto.

Primero, vamos a fundir un poco. Sí, que hierva, quitamos el romero

y, luego, echamos la polenta. Exacto.

Ahora, se va a fundir el queso. Y quedará perfecta.

Quito el romero, ya nos ha dado el aroma que queríamos.

Podría ser tomillo y otra hierba pero el romero va muy bien.

Lo que tengáis. Sergio, la polenta.

Ahí está. Hay que calentar hasta que espese.

Ahora, pondremos el molde a punto con "film".

Nosotros tenemos este molde multiusos, que es el que usamos

para Navidad para hacer los turrones y los mazapanes,

también, lo utilizamos para muchas más cosas.

¿Veis? Va hirviendo y espesando. Es nuestro molde para todo.

Cuando ya está espesa, como esta, es cuando la podemos poner

en el molde y enfriar, enfriar bien porque nos va a quedar superdura

para poder cortarla y manipularla. Ahí está. Hecho.

Ponemos dentro del molde, llenamos hasta arriba, ¿eh?

Importante. Es que esto así ya es...

Una "quenelle" con la salsa de setas...

Así ya podría utilizarse, sí, pero vamos a darle una vuelta.

La enfriamos en la nevera

hasta que quede bien, bien fuerte.

Que quede compacta, dura. Nosotros tenemos otra hecha.

Exacto. Porque debe enfriar unas horas.

Incluso mejor, hacerla de un día para otro

pero, por lo menos, dejarla una horas para que se ponga dura.

Metemos la caliente y sacamos la fría que la hicimos antes,

que se queda dura, se queda compacta.

Y fijaos lo que vamos a sacar de aquí,

es un ladrillo, perfectamente, nunca mejor dicho;

fijaos qué finura y qué dura queda.

Con esto cortamos unos rectángulos que vamos a dorar muy bien.

¿"Rectángulos"? Venga, va, rectángulos.

¿Qué... qué pasa? Eso no son rectángulos.

¿No? Entonces, ¿qué son? Bueno, haces unos dados, ¿no?

Unos bastones, unos rectángulos, Javi.

¿Eso son rectángulos? ¿Sergio? ¿Esto qué son?

Bueno, no exactamente, Bueno, dime qué son, qué son.

Vale, está bien. Está bien.

Igual me estoy equivocando y en el cole no lo pillé.

Venga, cinco, va Cinco, impar.

Fijaos qué bonitos porque tiene las nueces.

Esto lo guardamos, ¿eh? Lo guardamos todo.

Está increíble. Fijaos cuando la salsa empieza a ligar

que se va volviendo más espesa, la dejamos un poco y ya está.

Aceite de oliva. Sergio, ve dorando y yo saco la pechuga.

Cómo huele la salsa de setas.

Voy a sacar la pechuga, es bueno que repose aunque sean dos minutos.

Cómo huele la salsa. Os llega el aroma, ¿no?

Sí. Es...

Ahora doramos bien la polenta sin problemas porque ya está dura,

pero, luego, va a quedar crujiente por fuera y melosa por dentro.

Mirad la pechuga. Es la leche ya.

Fijaos la pechuga qué espectacular. Vaya pintaza tiene.

La dejamos encima de la tabla. Recordad que dentro está el queso,

ahora mismo, se habrá fundido con el dátil y esto tiene ya...

Lo dejamos un minuto que repose para que los jugos se aposenten.

El tiempo de marcar la polenta, que ya está.

Como he hecho un bridado muy fácil, veréis que cuesta poco de sacar,

es solo hacer así. Se me acaba de ocurrir algo;

hacéis la polenta y le pones las setas dentro,

una polenta de setas, luego, la marcas

y ya tienes una polenta con las setas.

Mientras Sergio dora ahí, vamos a cortar la pechuga.

Esta pechuga es muy bonita, la corto en tres.

Cortamos bien en bies

con un cuchillo que corte, ahora que ha reposado.

¡Oooh! Está fantástica, ahora la veréis.

Qué pinta tiene. Fijaos cómo dora la polenta,

que dorado más bonito coge, ya coge ese crujiente;

por fuera queda crujiente y por dentro queda melosa.

Queda como cremosa y todo, o sea, que...

Vamos a poner las trompetas de base,

ya tiene la salsa incorporada.

O sea, esto está alucinante.

Mirad, mirad. Ay, ay...

Ya tenemos ganas de ese invierno, de esas setas,

de esa temporada que es tan buena, que nos trae caza, nos trae...

Bueno, frío, ¿no?

Yo soy de verano pero los productos de invierno son interesantes.

Vamos a poner un toque de aceite de oliva,

le va muy bien un toquecito encima.

Y ya está.

Todo bien limpio. Estos dados, fijaos qué dorado.

Bonita, ¿eh? Además, es una guarnición...

Guarnición que podría ser un plato, tranquilamente.

Sí, también. Decíamos.

Ahí está, ponlo aquí. Ya está.

Venga, perfecto.

Venga, pon el último. Venga.

Dale, que somos muchos y hay mucha hambre.

Fantástico.

Vale, sí, pechuga de pollo rellena

con esta salsa de setas, tirando ya para el otoño.

Bonito que se va pero que, aún, tenemos un poco,

con esta ensalada de judías de Santa Pau, está maravilloso.

Primero, segundo; segundo, primero.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos en el próximo. Un beso. Adiós.

(SUENA "IF WE WERE VAMPIRES" DE JASON ISBELL AND THE 400 UNIT)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de alubias. Pechuga de pollo rellena

Torres en la cocina - Ensalada de alubias. Pechuga de pollo rellena

06 sep 2018

Hoy una ensalada de alubias con granada y con bonito. Aprendemos a limpiar la granada. De segundo una pechuga de pollo rellena, con salsa de setas.

ver más sobre "Torres en la cocina - Ensalada de alubias. Pechuga de pollo rellena" ver menos sobre "Torres en la cocina - Ensalada de alubias. Pechuga de pollo rellena"
Programas completos (704)

Los últimos 2.300 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios