www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4604522
Para todos los públicos Torres en la cocina - Croquetas de pringa y royal de alubias - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Nos hemos traído a Antonio Carmona.

Muchas gracias por venir aquí hoy.

Muchísimas gracias. Vamos a cocinar contigo.

Y ya sabéis que es una persona con muchísimo arte,

es un personaje increíble.

Un honor tenerlo aquí. Igualmente.

Vamos a hacer dos platazos.

Vamos a hacer primero unas croquetas de pringá.

Muy flamenco. Y luego vamos a hacer

una alubias, unas habichuelas con mejillones.

Ahí estoy yo. Por eso me habéis traído, ¿no?

Habichuelas. Habichuela, mírame.

Por aquí soy habichuela y por aquí también.

¡Toma ya! Venga, vamos a empezar

con unas croquetas de pringá. Perfecto.

En homenaje también a tu madre que sacó un libro.

Muy bien. Impresionante.

Sobre la cocina gitana. Sí.

Que no tiene desperdicio, es alucinante.

Y que antes me decías que incluso salió

en el "New York Times". Salió en el "New York Times".

No me lo puedo creer. Sí, sí, sí.

Tuvo la suerte de estar en el "New York Times".

Y por Mario Batali, que es un cocinero americano.

Sí. Y por Gwyneth Paltrow

nosotros nos conocimos y tal y estuvimos haciendo

un puchero en casa con ellos.

Joer. Y estuve con Willie Nelson

haciendo la cortinilla musical.

Toma ya. Un puchero como este,

que hemos hecho aquí un puchero que de esta olla...

Alubias. Y de este puchero va a salir

maravillas, van a salir muchísimas platos.

Alubias hemos hecho para el segundo plato.

Para el segundo plato. Que os hemos preparado

unas alubias con mejillones, pero con toque Torres.

¿Qué hemos hecho aquí? Hemos puesto las judías,

evidentemente primero en remojo,

luego en la tela. Con la malla.

Y luego hemos puesto el agua con las diferentes carnes.

Ternera parece por ahí, ¿no? Exactamente, ternera.

Las carnes es la pringá que se llama.

Hay chorizo también. Le hemos metido de todo.

¿Morcilla también? Ternera, ¿eh?

Que es la parte de la costilla. Bien.

Que esto está buenísimo y además da mucho sabor.

Pie. Bueno, esto es... La panceta.

La panceta que se llama. La panceta, buenísima.

Que fijaros que se deshace, ¿eh?

Qué buena, está buenísima. Panceta o papada.

Lo que queráis, lo que vaya bien.

Aquí está el pollo, porque le hemos puesto pollo.

No puede faltar pollo.

Y parte de las correspondientes verduras, ¿eh?

Cebolla, zanahoria. Un poco de costilla de cerdo.

Costilla. Costilla.

No puede faltar costilla.

Ajá.

Y ya lo tendríamos, ¿eh? Estas son todas las carnes.

Y tengo una morcilla que no la encuentro.

¡Ah, ahí, ahí! ¡Eh, eh, eh!

No podía faltar. Digo, ¿dónde está la morcilla?

Y luego qué tenemos aquí.

Pues un caldo que es de alucinar.

Bueno, ¿cómo hacéis vosotros la pringá?

En casa decías que la cocina la tocas poco.

Iba a decir Mariola. Mi madre, mi madre.

Bueno. Y luego la señora que vive

conmigo ya que es como mi hermana,

que lleva 15 años conmigo y se llama Rosa.

De aquí le doy un besito. Rosa, un beso.

Y a Mariola a ver si nos ponemos las pilas más

ella y yo y pasamos por aquí con maestros como vosotros.

Ya ves tú. Yo sé que comer sí que os gusta seguro.

Hombre, eso por supuestísimo, somos de buen comer.

Mientras van aquí preparando la ensalada

yo voy desmenuzando todas las carnes.

Yo te voy a dar... Tú a tu aire, ¿eh?

Pero yo lo voy a hacer así, más o menos.

¿No cortas la parte esta de aquí?

Sí, le quito el rabillo de arriba y de abajo

y lo corto en cuadraditos y ya lo ponemos aquí.

Antonio, vigila a mi hermano que él se va de cocina

pero no tiene ni idea. Pero vamos a ver...

Tengo que estar yo encima siempre.

¿Y cómo os aguantáis aquí los dos tanto tiempo?

De todo, todo el día, macho. Peor que un matrimonio.

Y encima nos lo pasamos bien.

Yo con Ketama también pasaba mucho tiempo.

Y con mi hermano y mi primo hermano.

Ya ves tú. Alucinante, ¿eh?

Cuántas alegrías os dio Ketama, ¿no?

Pues imagínate. Nos dio Ketama a todos.

Claro que sí, a todos.

Nosotros lo hemos disfrutado también.

Pero vosotros también habéis hecho mucha fusión.

También habéis estado en Brasil, ¿no?

Sí, también. Estuvimos. Tuvimos restaurante allí.

Pero nada que ver con lo vuestro.

Tú sí que has roto fronteras en el mundo del flamenco.

Bueno, la verdad que hacía falta un poco.

Revolución total. Nosotros lo que hicimos

como los ingredientes de toda la vida

pues empezar a hacer algo más,

a hacer alguna cosa más actual, ¿no?

Y lo que hicimos Ketama es simplemente poner

al servicio nuestra música, que era el flamenco,

y luego ya hicimos fusiones con árabe, con africano,

con gente la tina, con mucho brasileño,

con Caetano Veloso. Hombre.

Marisa Monte. Marisa Monte.

Gilberto Gil. Buah.

Vaya nivelazo, ¿no? Eso es un nivelazo.

Y, oye, disco...

"Obras son amores" se llama. Discazo.

"Obras son amores", discazo. O sea, que es...

Estoy muy orgulloso de él porque hay temas

donde le hago un pequeño homenaje a mi padre,

a Juan Carmona "Habichuela".

Sí. El gran guitarrista.

Y luego he compuesto con gente como Alejandro Sanz,

como Álex Cuba, el Príncipe de la salsa.

Muchísima gente, son 4 años que estuve también

como vosotros que habéis estado por ahí fuera.

Aprendí muchísimo.

Bueno, estuviste en Miami. En Miami.

En Miami 4 años.

¿En Miami comiendo sinceramente bien o no?

Voy a hacer un chiste malo. "Esmayami", "esmayami".

No decimos más. Ya está, ya está.

"Esmayami". Se ha entendido.

No, está muy bien.

En lo musical mejor que en la comida.

No, lo sé porque hemos estado por allí.

La pringá son las carnes que hemos recuperado

del puchero, de este guisote.

Casi "ná". Que es de recuperación.

Ya veis que está la morcilla, el chorizo, el pollo,

el cerdo, todas estas carnes fantásticas.

Y vais a ver qué croquetas de locura.

Aquí hemos puesto unas verduras:

zanahoria, rabanito, lo que tengamos también

un poco en general

para hacer una ensalada luego para refrescar esta croqueta

que es de peso. O sea, que está bien.

Antonio, la cocina gitana es una cocina rica.

Bueno, se hacía como antiguamente

con ingredientes muy baratos, ¿no?

Yo recuerdo que en mi casa

lo más barato era los sesos, el hígado, todo eso.

En mi familia comíamos mucho hígado.

Y lo más baratito.

Pero también comíamos bien.

Eso sí, el azafrán te apasiona. Ostras, sí.

El azafrán sí. El azafrán sí. Os apasiona.

Es un ingrediente que se echa mucho.

Los flamencos tú le enseñas un poquito de azafrán,

le pones azafrán por delante y es capaz de cantarte,

de bailarte, de hacerte lo que quieras.

Dice que si no lleva azafrán es comida de payos, ¿no?

No, hombre, no.

Eso es exageraciones, lo que dice la gente.

Bueno, vamos a hacer una bechamel.

Y la vamos a hacer, ya verás,

normal pero diferente.

Nosotros ponemos mantequilla. Esto se llama un roux.

Espera, te voy a enseñar aquí. Ya verás tú vas a salir

de aquí hecho un... Ojalá.

Que vas a hacer unos guisos. No se lo creen en mi barrio.

Dicen: "El Carmona qué hace ahí con esos dos monstruos."

No, para nada. Ni mi madre, mi mis colegas

de mi barrio, de Campamento.

Un beso muy grande a mi gente de campamento.

Viva Campamento. Orgulloso de mi barrio.

Bueno, vosotros sois ya quinta generación

por lo menos de artistas.

De artistas, pues ahora precisamente me voy a ver

a mis hijas a cantar, que canta la pequeña en Sevilla.

¡Toma ya! Y los que hacen la música

hacen música, pero no hacen mucho flamenco.

Bueno, tendrán otro... Porque tienen otros valores.

Está con el hijo de Lolita. Sí, claro.

Con Guillermo, con los hijos de José Manuel Soto también.

Lo que hacen una música muy diferente pues a la que...

Muy actual, pero no tan...

No tiene nada que ver con la vuestra.

Con lo que hacemos nosotros.

Estamos haciendo un roux, ¿eh? Un roux es para espesar.

Te la has hecho en dos segundos y no me ha dado ni tiempo.

Hemos puesto... Mantequilla y harina.

¿Dónde está la mantequilla? Y ya está.

Mantequilla, harina y ahora dejar cocinar

para que no sepa a crudo la harina.

Y ahora aquí ya tenemos la harina bien cocinada

con la mantequilla. La bechamel normalmente

la hacemos con leche, pero aquí para darle

mucho más sabor y mucha más potencia

le metemos la mitad de caldo y la mitad de leche.

Y ya es... Cómo tiene que estar ese caldo.

Se ha pasado ahí cociendo. Buf, esto se ha tirado...

casi cinco horas se ha tirado.

O sea, que está... Que se puede cortar.

Lo mido para un litro, porque ponemos medio litro

de caldo y medio litro de leche.

Ah, qué bien. ¿Eres de cuchara, Carmona?

Seguro que sí, ¿no? Muchísimo.

En mi casa se comen muchos potajes

en verano y en invierno.

Exacto, en verano e invierno.

Vale, ya lo tenemos. Vale, mételo ahí.

Y gazpachito de todo. Buah, qué bueno.

Y que no falte. Ponemos caldo.

Le voy a dar caña ya a esto para que hierva.

Y la leche también, la metemos dentro.

Está caliente. Y eso no puede parar de girar.

Mover ahí hasta que nos espese. Vale.

Y ya verás qué bechamel más buena.

Y ahora sí, ya la pruebo.

Mira qué bien, ahí ya limpiando y todo.

Me dedico a limpiar, porque otra cosa.

Y tú que dices que no cocinas, yo te he visto con el Instagram

haciendo unas torrijas.

Tenían una pintaka que no veas. No me hables de eso

que me da vergüenza, y más aquí.

Pero qué vergüenza ni qué nada.

Que te he visto haciendo unas torrijas.

Mi padre, Juan Habichuela, sí que las hacía bien.

¿Ah, sí? Sí, mi madre también

las hace muy bien. Pero no me habléis de este.

Pero cómo las hace, dínoslo, que queremos saberlo.

Pues huevo, leche, canela y azúcar.

Eso es lo que hay. La que hacía nuestra abuela.

Sí, pero eso es como lo hacen los que saben.

Pero hay que hacerlas como cruditas por dentro

y tostaditas por fuera.

Ese es el punto. Porque está melosa

y está buena.

Mientras Javier hace esto vamos a explicaros

unos cuantos trucos fáciles pero...

Quitamanchas que tenemos en la cocina.

Eso iría fenómeno también. Ahora te manchas tú aquí.

Al escenario, que haces así, te estás comiendo cualquier

cosa y pum, de repente ahí.

Mecachis en la mar. Bueno, pues si vas de blanco.

Yo digo por ejemplo, tenemos el limón.

El limón es un quitamanchas fantástico que nos...

nos ayuda. Ven con nosotros aquí.

Esto lo que hace si tienes una camiseta blanca

le das en la mancha.

¿Pero directamente con la piel y todo?

Bueno no, lo cortas. Habrá que cortarlo.

Lo frotas un poco y luego lo pones a la lavadora

y, oye, te queda fenomenal.

Porque blanquea, es un blanqueante

Madre mía. El ácido del limón, claro.

Ni lo sabía. No lo sabía Sí, este es uno.

Tengo más. Tenemos más.

Vinagre, que tenemos aquí. Nosotros los cocineros

que nos cortamos a veces con el cuchillo

y te cae una mancha de sangre o grasa también,

que es lo más común en la camiseta.

Aceite o cualquier cosa.

Vinagre. Vinagre.

Vinagre blanco. Le metes, lo dejas un rato.

Luego a la lavadora. Pam, mano de santo. Liquidado.

Una pregunta te voy a hacer. Adelante.

¿Es verdad que la mancha del vino tinto

se quita con la del blanco? Correcto.

Efectivamente, es uno de los que iba a explicar.

Que tengo aquí el vino blanco. ¿En serio?

Te lo prometo. Ostras, te lo he...

Totalmente, totalmente.

Es verdad. Y uno más sorprendente todavía.

Con la yema de huevo se pueden quitar las manchas de café.

Joer, qué típico es... patapam.

Lamparon ahí. Medallón ahí que no veas.

Yema de huevo. Sólo la yema.

La frotas, la dejas reaccionar un ratio.

Lavadora... impecable.

Y desaparece que no veas. O sea, que tenemos también aquí

los ingredientes de cocina

que nos pueden servir como quitamanchas.

A modo de curiosidad. Bueno, ahora nos vamos a tirar

todo así para ver si es verdad.

A ver si es verdad.

Aquí tenemos la carne del guiso, de la pringá.

Metemos la bechamel.

Bechamel ahí buena. Pero métele, ¿eh?

Vamos a ser generosos. Dale, dale.

Métele. Métele alegría. Madre mía.

Toma ya. Joder, cómo huele esto.

Cómo huele, madre mía de mi vida.

De verdad que está para alucinar.

Ahora lo mezclamos bien todo el conjunto.

Que esté bien mezclada la carne con la bechamel.

Esto ya sabéis que luego se hace de un día...

Bueno, todos los que estáis aquí con nosotros,

de un día para otro, o por lo menos dejarlo reposar

hasta que quede bien dura.

Nosotros tenemos una ya en la nevera.

Claro. Sólida, para poder...

Para poder manipular, ¿no?

Pero fijaros que la carne prácticamente se deshace,

porque como está tan cocida.

Vale, lo vamos a poner en la nevera.

Lo metemos en la nevera.

Y los mandamientos. Hombre, hombre.

Hay que explicarle a Antonio

los mandamientos de la croqueta.

Vamos allá, los tenemos aquí. Vamos.

Aquí esto en la nevera.

Y aquí tenemos los mandamientos.

Los cinco mandamientos de la croqueta.

Yo hago el primero y tú sigues.

"Nunca comprarás croquetas congeladas."

Ese es el primero.

"Respetarás el rebozado sobre todas las cosas."

El rebozado es súper importante para que nos quede

bien crujiente y buena.

"Honrarás la temperatura del aceite."

Para hacer las croquetas aceite bien caliente,

a la temperatura para que queden bien crujientes.

"No te tomarás el escurrido en vano."

Hay que escurrir muy bien la croqueta.

Y por último, el quinto mandamiento.

"No recalentarás la croqueta bajo ningún concepto."

¡Qué arte, qué arte! Coger las croquetas frías...

Pedazo de mandamientos. Esto es alucinante.

Esto es la biblia de la cocina.

La biblia de la cocina, ahí está.

Esto es de un especial que hicimos de croquetas.

Vamos a sacar la otra masa. Yo la tengo aquí la otra masa.

Y nos vamos a este lado

y vamos a rebozar ya las croquetas.

Las alubitas qué pintón tienen.

Ya verás, vamos a hacerlas con mejillones,

pero les vamos a dar un toque diferente.

Esta es la misma masa,

lo único que la hemos dejado reposar y enfriar

para luego manipular,

para que podamos hacer las bolas.

Vamos a poner dos huevos aquí y ya está.

Ahora sí que nos vas a ayudar a hacer croquetas, ¿eh?

Vámonos. No te vas a librar.

¿Dos huevos nada más? Bueno, nos llega.

Vamos a hacer unas cuantas. Vale.

Hoy no vamos a hacer para todo el equipo, de momento.

Luego, más tarde, y a sí. Como las hago yo.

Normalmente, o se estiran,

que ya lo hicimos en el especial que hicimos de croquetas.

Se pueden ir estirando en la mesa e ir cortando con un cuchillo.

O para ser un poco más pulcros, ortodoxos, llamadlo como queráis,

es con una cuchara e ir dándole la forma.

Y luego, harina, huevo y pan. Vale.

Y ya está. Harina, huevo y pan.

Vale. Toma. Dale ahí. Un cachito, ¿no?

¿Tú qué eres? ¿De croquetilla, de croqueta o croquetón?

Croqueta. No muy grande. No me gustan muy grandes.

Pequeñitas.

También muy pequeñitas, que no te quedes con hambre.

Pero veis que aquí están los trozos.

Van saliendo los trozos de morcilla, de chorizo.

Es que la farsa, que es como se llama, el relleno,

la masa, ya huele superbién.

Esa me ha salido chiquitita. Está perfecta.

Aquí cada uno... A vosotros os gustan gordas.

Ya me estoy dando cuenta yo.

Tenemos hambre a esta hora. Hombre.

Ya es hora. Ya.

Tú que has viajado por todo el mundo,

aparte que sé que me dirás que se echa mucho de menos aquí

la comida, la comida de aquí,

¿pero dónde has comido que digas: "Me ha gustado"?

Por ejemplo, me gusta mucho la comida de Israel. Fíjate.

¿De Israel? Porque hay una fusión.

Eso no nos lo ha dicho nadie. Hay una fusión de comida árabe,

de comida de todos los lados.

Y se come muy bien. Es una tierra que me encanta ir.

Me casé hace poco por segunda vez con mi mujer en Israel.

Me gusta porque soy creyente y me encanta.

Vale. Huevo. Y ahora ya la pasaremos por el pan.

Ahora ya por allí. Vale. Ahora te las paso

y les das tú el pan.

Vale. Vale. Venga, vamos ahí.

Yo voy poniendo aquí. Y ya eso vosotros.

Vale. Espera, vamos a poner más pan rallado.

Nos hemos quedado cortitos, ¿no? Ahí.

Tiene que llevar aquí generoso.

Venga, perfecto. Me llevo esto.

Y ahora ponemos aquí bien de pan rallado,

para que nos queden bien crujientes luego.

¿Y vas a hacer gira? ¿España o Europa?

Por España. Por España.

Vamos a hacerla por España.

Luego, a lo mejor, damos algún salto a Argentina,

a México o por ahí.

Pero me apetece mucho hacer mi país.

Claro que sí. Es un lujazo. Me apetece ir a Ávila

a comerme un buen chuletón. ¡Toma ya!

Me apetece ir a arriba, al norte, a comerme unas alubias

o alguna cosa de esas que se hace por allí

también buenísimas. Una empanada buena también.

Ya te digo. Vale. Yo voy a escurrir la ensalada.

Ya las tenemos.

Y os voy a hacer una vinagreta, otra diferente.

A ver. Otra. No paramos de hacer.

Esto ahora... Eso sí me interesa, la vinagreta.

Una centrifugadora. Ahora verás qué vinagreta vamos a hacer

fácil y buena, porque le vamos a meter

aceite, vinagreta. Recuérdame los ingredientes.

Aquí hemos metido tomate. Bueno, Sergio.

Rabanito y zanahoria. Yo voy a empezar.

Pero dale ya, eh. Ahí está. Este es el freno.

Sí, sí. El freno.

Ahí ha derrapado. Vale. Vamos a poner vinagre,

vinagre blanco o vinagre tinto. Como queráis.

Yo, en este caso, le voy a poner blanco.

Un poco de vinagreta. Le vamos a poner caldo de cocido.

Eso ya es un toque. Para la vinagreta, si tenéis

un caldo de ave o de cocido, se lo ponéis y os cambia la vida.

¿Qué te parece el toque, Antonio? Me encanta.

Me encanta, como la canción. Me encanta.

Estoy aprendiendo mucho y disfrutando muchísimo.

Oye, me tenéis que acompañar a alguna canción por ahí

que tengáis. Nos las sabemos casi todas tuyas.

Además, nos pilló en la época. El estribillo.

Más de Antonio Flores, de alguna de Antonio Vega.

El "Se dejaba llevar".

¿Os acordáis del "Se dejaba llevar"?

Sí, hombre. Claro. Sí, sí.

Luego vamos a hacer un ratito.

Nos vamos a arrancar ahí. Ya sabéis que Javier y yo

cantamos muy mal, pero haremos lo que podamos.

Bueno, ahí lo intentaremos.

Yo voy poniendo aquí... Vale.

El aceite ya está caliente. Esta ensalada.

Es una ensalada... Ya veis. No tiene misterio ninguno.

Ahí va. Ya está. Vamos a hacer aquí

una ensalada crujiente, porque el hielo hace

que quede supercrujiente la lechuga.

Bueno, la lechuga. La verdura. La verdura.

Ahí está. Y luego, vamos a abrir aquí unos tomates

y le metemos aquí ya.

Bueno, mira qué locura.

Mirad qué color más impresionante, más bonito.

Y queda muy crujiente. Durita.

Sí. Eso es lo guay. Y blanditas por dentro.

Exacto. Quedan geniales. Eso es freír.

Ahí está.

Supercroquetas.

Qué buenas. Emperifollamos.

Qué buena. Y le pongo un poquito

de vinagreta de caldo de cocido.

Ahí. Que luego, si queréis

un poco de limón, también le podéis poner.

Para mí, a lo más simple. Aquí tenemos.

¡Toma ya! Qué pintaca tienen las croquetas.

Cómo me han quedado. ¡Toma ya!

Primer plato. Esto es alucinante.

Impresionante, Antonio. Impresionante.

Venga, vamos ahí con esa segunda receta.

Nos vamos a arrancar. Vamos a hacer un flan

de habichuelas, o sea, de alubia blanca,

con mejillones de roca. Eso me gusta. Habichuelas.

¿De dónde viene el nombre de Habichuela?

De Granada, de mi abuelo, el primitivo Habichuela,

que era muy chiquitico.

Ah. Era muy chiquitico.

Y luego dicen que les gustaba mucho las habichuelas.

Era muy pequeñito, pero tocaba la guitarra

y era un genio, un monstruo.

Ya me lo imagino. El primitivo Habichuela.

Yo fui el último de los Habichuela

que nació en Granada. Y luego, muchas de las generaciones

nacieron en Madrid. Pero nosotros nacimos,

no sé si conocéis Granada,

en el Sacromonte, en las cuevas. Sí.

Y cuando mi padre se casó,

mi abuelo le dio un pico y una pala.

Dice: "Ahí tienes la montaña, hijo".

Venga, a tirar. Así era, así era.

Primero, vamos a abrir el mejillón.

¿Qué es lo primero que tenemos que hacer?

Abrir unos mejillones de roca que hemos comprado.

El mejillón con la alubia funciona perfectamente.

Y vamos a hacer una fusión, un mar y montaña.

Está blandito ya, ¿no? Vamos a ponerle...

Sí, sí. Están, vamos, que son mantequilla.

No, no. Están ahí a tope.

Un trozo de limón.

Están ahí, mantequilla. Con permiso, me la como.

Claro que sí. Vale, Antonio. Los mejillones a la olla.

Vamos. Y romero, un poco de tomillo.

Ahí está. Toma ya, qué arte.

Anda.

Un poco de vino blanco. Hierbas, trozo de limón,

unas bolas de pimienta negra.

Ya sabéis que el mejillón cada uno lo abre a su aire.

Y le ponemos un poco de vino blanco.

Venga, dale, Sergio. Sin miedo.

Venga ahí. Que lleve. Toma ya. Tapamos.

Tapamos ya y que se abran.

Mientras tanto, lo que hacemos, es coger...

Cómo huele, cómo huele. En este caso, lo vamos a medir.

Nosotros, técnicamente,

lo que vamos a hacer, se le llama una royal.

Pero es un flan. Es un flan salado.

No tiene ningún misterio. Vamos a poner 200 de caldo.

Que yo lo mido aquí, en este vaso medidor.

Que esto tenemos todos en casa.

Le voy a poner un poco menos. 150.

150 porque le voy a poner luego la crema de leche.

Y el... Ahí está.

Porque luego le vamos a poner el agua del mejillón.

Vamos a coger las habichuelas. Coge dos cucharadas de habichuelas

y se las metes aquí dentro.

Ahí. Dos o tres. Las que quieras. Qué bien.

¡Jo, las habichuelas! Los familiares míos no veas

cómo están, blanditos, buenos. Le voy a poner bien,

le voy a poner tres. Venga. Métele tres.

Venga. En homenaje a...

A mi padre, a Juan Carmona. Exactamente. Claro que sí.

Un artistazo también. Hombre, por él estamos aquí todos.

Muchos premios. Me imagino que como vosotros en la cocina

y todo eso. Y el orgullo del padre que siempre fue el que nos llevó

y el que nos hizo músicos y artistas.

Y hay un tema que se llama "Me encanta",

dedicado en este disco de "Obras son amores".

Y la verdad es que con mucho cariño.

Se me ha ido hace dos años,

pero está ahí presente todo el rato.

El otro día toqué en Granada y estaba presente.

No sabes cómo estaba de presente.

Lo veía, es que lo palpaba que estaba ahí.

Me emocioné mucho. ¿Qué aprendiste de tu padre?

Pues mira. Aprendí a tener los pies ahí pegaditos.

En esta profesión, tienes que tener los pies ahí.

Bueno, yo creo que en esta y en todas.

Y en todas. No se te vaya a ir la olla,

que luego te viene otra vez por atrás. Por ahí viene el toro.

Ya te digo. Sí, sí. Con los pies siempre en la tierra.

Vale, Javier. Cuélame el caldo. Recuperamos el caldo.

Fijaos ahora lo que vamos a hacer.

Esto tiene, vamos, momentazo aquí importante.

Ahí va. Y ahora recuperaremos el caldo.

Es toda la esencia del agua de mar, del mejillón.

Y lo ponemos aquí dentro.

Aquí tenemos. Ahí está.

Fantástico. ¿Qué tenemos? El caldo del cocido, la alubia

y el agua del mejillón. Tú mismo. Venga.

Vámonos. Esto es como la guitarra.

Esto es como la guitarrilla.

Esto es como la guitarra vuestra.

Ya está. Paramos aquí. Y ahora sí que te pongo huevo

y un poco de crema de leche. Y ya seguimos triturando.

Esto por un lado. Y un poco de crema de leche.

No le he puesto sal, Antonio, porque el agua del mejillón

es bastante salada. Y ahora la probaremos.

Vale. Siempre probar.

Qué color está pillando esto. Ahí está.

No, hombre. Esto es... Espérate, que te lo quito de aquí.

Ahora fijaos lo que vamos a hacer con esto.

Fíjate. Ahora yo tengo aquí una olla, que es el vapor,

donde vamos a cocer esta royal.

Es una vaporera, como nosotros decimos,

hecha a la gitana, porque es con lo que tenemos,

lo hago aquí, lo pongo y ya está.

Entonces, ponemos aquí la royal,

que este caldo de habichuela tan bueno.

Ahí está. Suficiente. Le vamos a poner un toque,

como no podía ser de otra manera, de azafrán.

En homenaje también.

Ahora cerramos aquí con un papel transparente.

Y ya verás tú que ahora lo cuajamos

y nos va a quedar esto... Ya verás.

Te queda como un flan, pero salado.

Y luego ya lo acabaremos con habichuelas, con el mejillón.

Vamos con cuidado aquí. Lo metemos dentro de la olla.

Ahí está. Aquí está.

Lo tapamos y lo vamos a tener aquí

cuatro o cinco minutitos. No más porque es lo que tarda.

¿Nos arrancamos? ¿Qué queréis?

Venga, va. Lo que tú quieras.

Un estribillo así de "Me encanta". Es muy bonito.

¡Oh, Dios mío, qué nervios!

Aquí no hacemos nada. Luego en la segunda.

¡Chis! #El del viejo abrigo.#

#Sus calles, sus casas.#

#Su portal de siempre

#de la triste plaza.#

#Y siempre dando vueltas a la cabeza.#

#Su corazón se dobla y nadie interesa.#

Ahora conmigo.

#Me encanta, me encanta. Me encanta, me encanta.#

#Cuando suena tu guitarra,

#cuando me cantas y me bailas.#

#Me encanta, me encanta. Me encanta.#

#¡Olé! ¡Vivan los Torres!#

#Que me van a dar de comer hoy.#

¡Toma ya!

(Aplausos) Esta no me la sabía.

La he improvisado. ¡Olé!

¡Olé! ¡Vivan los Torres!

Vamos a esperar que se cocine y estamos aquí.

(Suena la alarma)

Seis minutos lleva. Vamos a destapar a ver.

Queda... Vamos, esto ya está.

Vamos a apagar el fuego. Mira.

Yo lo cojo, Sergio. Venga. Cógelo tú.

Con cuidado. Exactamente. Cogemos así.

Vamos, lo ha cogido ahí como...

Es que Sergio va con miedo. ¿Qué miedo?

Si no me ha dejado ni mirar, ni arrimarme.

Bueno, fijaos la textura. Es un flan.

Es un flan salado. Y esto lo coges con la cuchara

y queda jugoso. Las judías.

La alubia. (AMBOS) El caldo.

¡Uf! Es que me pongo nervioso y todo.

Vale. Y ahora... Espera. Un poco de aceite.

Venga. Vale. Un poco de aceite para el mejillón.

Vamos a montarlo aquí abajo.

Voy a poner un poco de piel de...

Y ahora cogemos los mejillones

y lo que vamos a hacer, es montarlo.

Yo lo que hago, es ponerlo así, para arriba.

Y luego ya los ponemos desordenados.

¿Tú quieres poner alguno? Se quedan ahí como...

Ponlos como quieras. Al final, da igual.

Los has puesto con un arte. A ver.

Ahí, ahí. ¡Toma ya! ¡Toma ya!

Quedan como flotando ahí.

Exactamente. Hazlo tú, que tienes más arte.

No, no. Tú. Vamos a darle los dos. Venga, vale.

Tú le pones y yo le pongo.

Tienen que quedar ahí...

No. Pero ponlos desordenados. Desordenados, ¿no?

Hala, venga. Venga, ahí está.

A lo flamenco. Vamos a ponerlos a lo flamenco. Vamos a hacerlo.

Ya que tenía un poquito de piel,

que esto le va a dar mucho frescor, de limón.

Ahí. Tengo un poquito de perifollo.

Lo vamos a emperifollar.

Un poco de aceite de oliva. Ahí está.

De ahí viene esta hierba. Que no nos falte.

Que es lo primero que he cogido.

Vamos a acercar por aquí estas supercroquetas de pringá.

Le hemos puesto una ensalada muy fresca,

muy rumbera para armonizar.

¡Toma ya!

Oye, habéis hecho bulerías antes.

Yo, despedirme con "No estamos locos", creo que...

Y luego, la royal, que ya habéis visto cómo va.

Esta me la sé. Vamos allá. Yo me sé el estribillo.

Tú con las palmas. ¡Un, dos, tres!

(CANTAN) #No estamos locos, que sabemos lo que queremos.#

#Vive la vida igual que si fuera un sueño.#

#Pero que nunca termina,

#que se pierde con el tiempo.#

Oye, qué buenos son estos Torres. Qué buenos son estos Torres.

Siempre hay un buen motivo, ¿para qué?

(TODOS) ¡Para cocinar! Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Croquetas de pringa y royal de alubias

Torres en la cocina - Croquetas de pringa y royal de alubias

17 may 2018

Hoy Antonio Carmona acompaña a Los Torres en la preparación de unas croquetas de pringá espectaculares y una royal de alubias y mejillones sorprendente.

ver más sobre "Torres en la cocina - Croquetas de pringa y royal de alubias" ver menos sobre "Torres en la cocina - Croquetas de pringa y royal de alubias"
Programas completos (685)

Los últimos 2.244 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos