www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4235498
Para todos los públicos Torres en la cocina - Crema de verduras y pastel de pollo y patata - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

estamos a tope, haremos recetas para salir de la rutina.

Haremos una crema de verduras, aparentemente normal,

pero ya sabéis que aquí nada es lo que parece.

Y después un pollo frito con patatas, pero con mucho toque.

Muy diferente. Bueno, primero, crema de verduras,

pero las vamos a asar.

Javier, vamos con la crema de verduras.

Esta crema de verduras es espectacular,

son dos recetas, aparentemente normales,

que dices: "Crema de verduras y pollo con patatas",

pero vais a ver que tiene mucho toque.

Toma, Javier. Que es muy diferente.

Prepara los pimientos, tenemos pimiento rojo,

ajo, tomate, que buscaré ahora, y algo que habíamos usado

en caldos, en fumets, ya sabéis que fumet

es el caldo de pescado, pero no habíamos hecho

una crema todavía de o con hinojo.

Exactamente. Exactamente.

Bueno, es una crema con toque.

Para sacar las pepitas del pimiento

pues yo introduzco el dedo

y veis que sale entero, eh.

¿Pero por qué? Porque se aprovecha más,

porque no recortas con la puntilla

y no te llevas medio pimiento a la basura.

Exacto, golpeamos y tenemos el pimiento entero y vaciado.

Y así lo único que quitamos es lo que no nos interesa.

Tres pimientos vamos a hacer.

Una cabeza de ajos entera.

Vamos a hacer, ya lo sabéis, este papillote

que queda caramelizado el ajo, queda buenísimo porque luego

le daremos un toque de ajo asado muy especial.

Bueno, tenemos el ajo.

Los tomates.

Tanto el pollo como la crema vais a ver, bueno ponemos

un poco de aceite también

Espérate, ponemos aquí y yo

voy a darle un toque maestro que tengo aquí, ya veréis.

Yo tengo aquí algo que podéis encontrar,

fácilmente, en el mercado que es, viva el mercado,

sal de apio.

Sal de apio que es fácil, que es normal, que se encuentra,

fácilmente, pero ya le damos un toque

diferente y esta sal la usaremos durante toda la receta

para darle ese toque de frescor, de anís, anisado.

Está muy bien y es diferente.

Vale, nos falta... El hinojo, Sergio.

Toma, recupera un poco, Javier, si quieres el...

Esta... Si quieres.

Vale, estas, veis esto, estas ramitas que tiene

que es lo que llamamos la flor del hinojo

que luego le da un toque anisado muy fresco a este plato.

Para decorar. Para decorar.

Exactamente. Sabéis que nos gusta aprovechar

todo y esto es precioso para luego decorar.

Y lo que dice Sergio, da mucho frescor.

Está superbien. Este hinojo es una variedad

diferente que encontráis en el mercado que no es

como el hinojo salvaje que ya sabéis que el hinojo salvaje

que es el de los caracoles de toda la vida,

donde se ponen los caracoles, es mucho más potente que este.

Entonces, este para cocinar, la verdad, es que va muy bien.

Vamos a hacer, le voy a dar un toque de miel muy poquito,

ligero, pero nos va a restar la acidez del tomate.

Un poquito, podríamos poner un poco de azúcar,

pero ya sabéis que nosotros cuanto más naturales sean

los productos, pues mejor.

Al horno, Javier. Vale, al horno, lo ponemos

30 minutos a 190-200 grados.

Exactamente. Hasta que esté cocinado.

Exactamente. Bien confitado.

Salmón, Sergio. Vamos a darle un toque,

salmón, salmón, pero lo vamos a marinar.

Os vamos a enseñar a marinar un salmón de una manera diferente.

De una manera fácil que podéis hacer en casa,

un trozo de salmón es fácil de conseguir,

pero le vamos a dar un toque interesante.

Hemos comprado una pieza cuanto, evidentemente,

cuanto más grande sea la pieza de salmón,

más tiempo lo tendremos marinado.

Este como es un trozo pequeño, lo tendremos cuatro o cinco horas.

Pero hay gente que lo tiene toda la noche, no pasa nada,

está bien porque la receta, la fórmula que os daremos

es infalible.

Sal, cómo hacemos. Nosotros hacemos tres de sal,

muy fácil, por una de azúcar.

Luego, le ponemos eneldo seco del que encontramos en botes.

Si tenemos fresco, oye, maravilloso, perfecto.

Y ahora, el toque. Y ahora le vamos a poner

algo que le va superbien, que nunca lo dirías,

pero que le vamos a dar color, sabor y además, un toque

de ahumado que es pimentón de La Vera.

El pimentón luego se queda, completamente, rojo,

más intenso.

Bueno, mezclamos bien.

Y ahora ponemos en la base.

Una base para qué, para marinarlo por debajo.

Nosotros recomendamos marinarlo con la piel, luego cada uno ya...

Pero es mejor con la piel.

Ponemos. Y cubrimos.

Y cubrimos y ahora a la nevera.

Eso. Y tenemos que esperar

a que se cocinen las verduras.

Y que esté el salmón, cuatro o cinco horas.

Sí, eso es, y quien quiera dejarlo más, sabéis qué pasa

que como tiene azúcar nunca va a quedar salado.

Hombre, se recomienda no tenerlo más de diez, doce horas

porque entonces ya sí que se quedaría demasiado reseco.

Pero ahí le estamos dando

un toque ahumado y diferente con el pimentón.

Lo dejo en tú nevera.

Exactamente.

Tenemos las verduras asadas,

las tuvimos media hora, 200 grados.

190-200 grados, las hemos tapado,

nosotros cuando sacamos las verduras las tapamos

para que haga vapor

y la piel se despegue, fácilmente, de la carne.

Luego será más fácil que lo vamos a triturar

y después colar para que quede

más fino, pero es mejor quitarle un poco la piel.

Sí, luego, el que quiera...

Mirad la cantidad de agua que suelta.

Eso es sabor, eso es puro sabor que nos va a venir fenomenal

para la crema. Buenísimo.

Bueno, quitamos la piel, a ver el bol, Javi.

Veis que sale, esto es por... al haber puesto

el film, se pela superbien,

no cuesta, absolutamente, nada.

Un film... Un truco buenísimo.

O papel sulfurizado.

Y el pollo de después es espectacular

porque sorprendes mucho con un pollo con patatas.

Porque es muy diferente y es receta...

Bueno, cambiamos aquí el rumbo, el ritmo, las recetas.

Alternativas y luego decís, ya sabéis que siempre

estáis a punto para darle vuestro toque

que dices: "Ostras, a mí tal verdura me gustaría más".

El hinojo, que bueno. Dáselo.

Y el ajo, ahora, de momento, lo dejo aparte.

No lo vamos a poner ahí.

Cebolla, que ponemos la cebolla también.

Sobre todo, todo esto que es oro,

oro líquido que es el mismo agua, el agua que sacan las verduras

que tiene muchísimo sabor.

y vamos a ver si hace falta más caldo o no.

Pimienta.

Que no puede faltar, ya sabéis que somos de pimienta,

nos gusta la pimienta, un poco más de sal de apio.

O sal normal.

Trituro.

¿Ya está todo?

¿Ya lo tienes todo?

No, falta el queso.

Hey.

Vale, espera. Vemos que queda un poco espeso,

yo tengo aquí un caldo de verduras.

Sabéis que el caldo de verdura, con todos los restos de verdura

que nos sobran, hacemos un caldo corto concentrado

y bueno o bien congelado que es como mejor

para estos casos.

Queso fresco.

Queso crema.

Queso de untar.

Una cucharada que le dará mucha textura.

Es un sabor neutro, pero un poco ácido que nos va

muy bien también y si no, un mascarpone

también es perfecto.

Vale, caldo le voy a poner un poco más

para que nos quede un poco más líquida.

Porque queremos una crema. Lo que decíamos, la acidez,

sale la acidez, el frescor,

el dulzor, equilibrio.

Esto es equilibrio. Todo con or.

Exactamente. Venga, tenemos el toque de vinagre.

Vinagre al final de una crema sea de alubias, de verduras,

de lo que sea, de lentejas, le ponéis unas gotas de vinagre

y realza el sabor, bueno, le cambia.

Topa. Le cambia el sabor a la receta.

Vale, Sergio. El queso nos ayuda a ligar

los ingredientes, voy a colar la crema.

Y yo me voy con el ajo. Exactamente, la colaré

porque siempre queda alguna

pepita del tomate o del pimiento también.

Bueno, o si nos quedó alguna piel, lo cuelo.

Cabeza de ajos.

Este ajo confitado como habéis visto

con papel de plata para que quede bien,

bien cocinado, lo que hacemos es abrir por arriba.

¿Veis? Así queda abierto y ahora apretamos.

Y vamos a buscar esta carne tan delicada,

tan suave, tan cremosa.

Y que nos va a servir

para finalizar el plato.

Para darle un toque más.

Porque le va a dar equilibrio

a la crema, ya veréis, quedará muy bueno.

Bueno, machaco un poco el ajo

con un tenedor, tampoco tiene mucha complicación.

Pongo un poco de aceite.

Que me quedará más suave.

Lo voy a reservar.

Veis que nos queda como una crema,

bueno, como un puré.

Es un puré de ajos ni más ni menos, confitados.

Bueno, ahora nos queda el salmón, espera, que pruebo la crema.

De verdad, tiene un...

Entre el vinagre, el hinojo también,

que le da un toque brutal, de verdad, está buenísima.

Vale, tenemos el salmón,

este lo pusimos hace unas horas,

tengo otro que es el que hemos hecho ahora

y tengo este que lo puse antes

y si os dais cuenta ahora es importante lavarlo bien.

Evidentemente, lo que hace la sal

es marinar, cocar, cocinar, deshidratar.

El azúcar le da un toque que equilibra la sal

y luego, también, sobre todo el pimentón

que es el toque y el eneldo que le hemos dado.

Eso es toque Sergio.

No Javier.

Vale, fijaos qué color coge, un color rojizo.

Bueno, increíble.

Ahora es importante secarlo bien.

Sobre todo si lo vamos a guardar pero esto ya nos aguanta

bien en la nevera porque al haberlo marinado,

fijaos el color.

Esto es por el pimentón.

Que al rojo, rojo y luego le da un sabor brutal.

Vale, vamos a cortarlo.

Secamos bien, si quisiéramos guardarlo

ahora en la nevera, pues perfecto, lo envolvemos

o lo ponemos en un recipiente en la nevera tapado

y perfecto, ya tenemos el salmón. Ahora sí le podemos quitar la piel.

Entonces, ahora sí que le quitamos aquí la piel.

Cogemos desde abajo

y ahora lo que haré serán son unos tacos.

¿Alguien se anima a probarlo? Hombre, por supuesto, ¿no?

Yo. Todos, toma, Javier.

Vale, pon aquí.

¿Estás con la moto ya?

Vale, aquí, probad un poquito.

Que a ver qué os parece.

Qué pintaza. Sí, además veis que potencia

el color, que gana mucho más el color,

es un rojo intenso.

Es muy delicado en boca,

tiene una textura también.

Qué te parece. Muy suave, me gusta.

¿Sí?

Oye, y nos disteis una receta también, Javi.

A ti no te gusta y te lo estás comiendo.

Está rico. Está muy bien, gracias, guapa.

Vamos.

Vale, pongo el salmón. Yo pondría la crema.

¿Y por qué no pones la crema y el salmón?

Yo pondría la crema.

¿Dónde, debajo del salmón?

O sea, debajo y encima el taco.

Bueno. Sergio, hazme caso, Sergio.

Vale. Hazme caso, se va a tapar.

Paso, como veis, tenemos los criterios...

Qué lástima porque pintaba

bien el plato con la decoración y todo.

Tranquilos, ya veréis.

Y ahora tapará el salmón, pero bueno.

Estoy creando, estoy creando.

A ver, un momento, trae, trae.

Trae aquí.

Pues saca el de en medio.

Y este ajo asado, la verdad, le va.

Bueno, pues yo le pongo a todos.

Venga.

Eh, que aprovechamos y además nos da eso, el frescor

porque estas hojitas son super frescas.

Buenísimo. Vale, la crema.

Buenísimo. Ponemos la crema en el medio.

Parece una estrella.

Vale, un poco de aceite de oliva que le va

que nos lo pide.

Y ahí tenemos una crema superdiferente.

Vamos con el pollo con patatas.

Imaginaos un pollo con patatas, no tiene ningún secreto.

Pero este es muy especial.

Vamos a ver, vamos a ver.

Primero, qué necesitamos, pechuga de pollo

que tengo aquí en la nevera.

Perfecto.

Y antes, unas verduras que vamos a saltear.

Le va a dar color. Exactamente.

Qué tenemos.

Pimiento verde.

Pimiento rojo.

Y un poco de cebolla tierna.

Pues lo que vamos a hacer, es cortarla bien pequeñita,

bien pequeñita, porque la vamos a saltear.

Y vamos viendo. No quiero avanzar mucho,

porque es un pollo con patatas completamente diferente

y sorprende muchísimo.

Vale. Cebolla tierna, cebolleta.

Podría ser cebolla tierna o cebolla normal.

Id pensando ahí en casa cómo será.

Bueno, pues tenemos la patata, el pollo.

¿Qué van a hacer estos tíos?

Darle la vuelta al plato. Bueno, eso sí.

Una carne superconsumida la de pollo, ya sabemos todos.

Está superbuena, no tiene grasa.

Lo único que tiene mucha grasa es la piel.

Pero nosotros le quitamos la piel para este plato.

Y así, menos grasa tendrá. Toma. Todo preparado, eh.

Vale. Pues venga, a saltear.

Javier va a saltear las verduras.

Y las vamos a dejar. Nos va a dar sabor

y también nos va a dar color.

Pero, sobre todo, textura. Tiene que estar cocinado.

No las ponemos crudas porque la verdura cruda...

La vamos, simplemente, a rehogar para quitarle un poco ese...

Pues para que no esté cruda.

Queda más dulce. Queda bastante más dulce.

Al cocinarla, suelta el dulzor y tiene más sabor.

Entonces, lo que haremos, es poner el pollo.

Vamos a triturar este pollo. Estaréis flipando.

Diréis: ¿Qué va a hacer? ¿Dónde está el pollo y las patatas?

Pero se me ha ido ocurriendo este plato sobre la marcha.

¿Qué pasa? Cuidado, eh, chaval.

Vamos a triturar.

Venga. Carne picada de pollo. Nada más y nada menos.

Bueno, esto, además, siempre lo tenemos en casa,

porque el accesorio este para picar es muy útil,

porque, como veis todos los que nos seguís cada día,

que sois muchos, muchas gracias,

ponemos de todo aquí. Ponemos de todo.

O sea, frutos secos, carne, pescado. De todo.

Vale. Vamos a poner sal, pimienta al pollo.

Un poco de piel de limón y zumo de limón.

Piel de limón, que le da ese toque cítrico, amable,

fresco, mediterráneo.

Esto es un toque, eh. Vale.

Y un poquito de limón, de zumo de limón.

Vale. Y un poco de zumo de limón. Muy bien.

Venga. Y vamos a mezclar bien estos ingredientes.

Voy a picar un poco de ajo también.

Y le vamos a poner... Veis que ya nos vamos

hacia unas albóndigas, una masa de albóndigas frescas.

Pero no. Es un pollo con patatas.

A ver, el ajo.

Vale. Ajo, que le voy a poner aquí un poco de ajo picado bien fino.

Bien fino.

Ajo ya sabéis que es fuente de salud.

Es antibiótico. Un antibiótico natural.

Que cura. Vale.

¿Sal, pimienta has puesto?

Estaba allí, Sergio. No puedo estar en todo.

Por favor, por favor.

Estaba allí. Claro que he puesto.

Vale. Ajo bien fino.

Nos interesa que esté bien repartido, bien finito.

Súper. La verdura ya la tenemos.

¿Por qué? Porque es un salteado muy ligero.

Saca el sabor, se cocina, pero tiene un dente,

un poquito de dente. Este ajo lo guardo,

que luego haremos una cosa,

una salsa para este plato espectacular.

Bueno, ya está cogiendo esto forma.

Venga. Muy bien.

Igual, alguno ya lo habéis pillado. Yo creo que todavía no,

porque la parte... El público,

¿sabéis por dónde vamos o no? (PÚBLICO) No.

Bien. Mejor. Y si lo sabéis, ni digáis nada.

(Risas) Vale, perfecto.

Vamos con la patata.

Hemos dicho que pollo... con patatas.

Pues tenemos patata. ¿Qué patatas tenemos?

Tenemos la agria. ¿Por qué? Porque tiene poca agua.

Entonces, nos va a freír mejor y va a quedar más crujiente.

Porque vamos a hacer pollo... ¡Chis!

Con patatas crujientes.

No he dicho nada. No he dicho nada.

Dos patatas. Las lavamos bien.

Y las vamos a pelar.

Pelamos patata.

Y ahora...

Fijaos que esta patata es impresionante.

Para hacer patatas fritas, es la mejor.

Sabéis que tenéis todas las recetas,

tenéis un recetario en la web increíble.

O sea, que no lo acabamos.

Hay más de mil recetas. Mil.

O sea, que hemos compartido, hemos hecho juntos más de mil.

¿Solo mil? Y las que vienen.

Jolín, Sergio. No está mal.

Mil recetas son muchas.

Ahora, aquí tenemos la mandolina.

Mandolina. De verdad que es un aparato,

que tenerlo en casa está genial.

Y hoy en día, se pueden encontrar muy económicos, muy buenos.

Le podemos sacar muchas utilidades. ¿Qué vamos a hacer?

Cogemos.

Siempre tiene para no cortarse.

Eso es importante, porque la cuchilla corta.

Y, normalmente, lo que hacemos, es deslizar.

Rápidamente. Y es fácil cortarse. Entonces...

Cuidado con los dedos.

No.

No, porque tengo el protector.

Y la cortamos muy fina. Fijaos el grosor.

¿Veis? Grosor que sea flexible, que se pueda trabajar.

O que se pueda doblar, mejor dicho.

Y ahora, Sergio... No. Unta.

No hace falta que calientes. Úntala con mantequilla.

Un poquito de mantequilla.

Vale. Mantequilla. Podría ser aceite de oliva también.

Pero, bueno, en este caso...

Vamos a coger un pincel.

La deja toda igual. Es muy rápido. Toma.

Vale. Un poquito más de mantequilla, Sergio.

No escatimes. Le daba con la brocha,

para no estar ahí con los dedos. No escatimes.

Tenía bien. Ya iba bien. Yo pongo más, por si acaso.

Vale. ¿Qué hacemos ahora?

Ahí está. La dejamos.

Vamos poniendo la patata. Fijaos.

Vamos a empezar por aquí.

Y lo que vamos a hacer, es una capa debajo.

En la misma sartén, una capa de patatas.

¿Veis? Vamos poniendo. Con la patata fina.

Y ahora aquí... No deja de ser pollo con patatas.

Exactamente. Pero ahora veréis, que tiene mucho toque.

Ahora, Sergio, un poquito de "romillo".

Romero y tomillo.

Mira que es bueno el romero.

Es una de las hierbas que más nos gusta.

Bueno, aquí tendríamos como una flor.

¿Sabes lo que quiere decir romero?

¿Eh? ¿Sabes lo que quiere decir romero?

Romero. Una hierba aromática. Arbusto aromático.

Bueno, ¿ves? Yo iba bien.

Lo tenemos. Un poquito de sal y pimienta.

Fijaos qué bonita. Verá que luego queda crujiente. Preciosa.

Ponemos un poco más. Un poco de sal, pimienta.

Vamos a cortar la patata que queda,

que yo creo que nos va a hacer falta.

Venga, romero. Un poquito en el fondo.

Que eso ya sabéis que nos da ese toque aromático,

ese toque de montaña, de... de monte.

Es una de nuestras hierbas fetiche.

¡Oh!

Veis que va cogiendo aquí su... Pollo con patatas.

Yo lo pondría ya en el fuego. Ve adelantando.

Ponemos. Tranquilo, Sergio. Espera. ¡No, no, no!

Vamos poniendo, porque así lo vamos a ver bien. No hay prisa.

Ponemos toda la carne.

Probadlo. Probadlo, que vale la pena.

Y luego, siempre te marcas un gol, porque dices: "Pollo con patatas".

Esto, a los niños les encanta.

Y ahora, por ejemplo, bajamos la patata.

Ponla que poche un poco primero.

¿Eh? Ponla que poche un poco primero.

Sí. Ya verás, Sergio. Tranquilo.

Tú aprende. Yo sé que te irá bien, ¿vale?

Yo lo que hago es que bajo y pongo la otra patata. ¿Veis?

Esto es un truco que Sergio no sabía.

(Risas) Está flipando ahora.

La receta es mía, eh. Que conste.

Vale. ¿Veis? Es muy fácil. Vamos poniendo la patata.

Y ponemos una encima también, que aguantará más.

Ya está. Ya lo tenemos. Sinceramente, está muy bien,

pero ya lo tendría en el fuego,

porque así lo iríamos haciendo. Porque yo estoy aquí...

No. Ahora vas a hacer la salsa. Ya.

Una salsa... Sí. Eso sí.

Esta salsa la tenéis que guardar en el básico de vuestra cocina.

Vale. Ahora, tomillo. Un poquito, si quieres.

O alguna hierba, Sergio, encima. ¿O no?

No. Ya tiene dentro. Le voy a poner luego.

No pasa nada. Luego le pones.

Un poco de aceite de oliva alrededor.

Lleva mantequilla, pero un poco también.

Y ahora, a dorar. Venga, perfecto.

Vamos a hacer una salsa que se llama almogrote.

Es una salsa de las islas. De la isla de la Gomera.

Bueno, de la isla de la Gomera. Un abrazo.

No es solo de una, sino que la hacen allí.

Un saludo desde aquí, que nos encanta la isla.

Y vamos a hacerla con unos trozos de queso

que tengo en la nevera.

Normalmente, se hace con queso seco.

Y viene de queso seco.

Se hace con tomate, pero ya sabéis que aquí

siempre le damos nuestro toque. Ya veis el pollo con patatas.

Pues vamos a hacer otra salsa diferente.

Que le va a acompañar perfectamente.

El ajo que me había sobrado, que lo teníamos aquí.

Vamos a poner ajo. ¿Sabes de dónde nace esta salsa?

Tomate.

¿Sabes de dónde sale o no? ¿Por qué? ¿De qué nace esta salsa?

Del aprovechamiento de los quesos.

De las puntas de queso. ¿No? Sí, sí, sí.

Vale. Bueno, queso. Normalmente, lo que se hace,

es el queso que tengáis, preferentemente, queso seco.

Manchego. Yo tenía este parmesano que tenemos estas puntas.

Y, bueno, veis que aquí va cocinando lentamente

esta tortilla. Vamos dorando la patata.

Se va cocinando la carne.

Y como cubre la patata, luego queda superjugosa.

Vale. Trituramos.

Venga, perfecto. ¿Puedo darle la vuelta?

¿Me dejas darle la vuelta? Sí. Dame, que se la doy yo.

Quita. Que ya lo hizo una vez y se le cayó.

Y la mitad al suelo. Eso no es verdad.

Entonces, yo paso de arriesgarme.

Un plato es lo mejor, lo más fácil.

Cuidado de no quemarse.

¡Hala! Ya veis que va dorando. Poco a poco, va dorando.

Pues ahora ya, lo volvemos a poner dentro.

Un poquito más, ¿no? Sí. Ahora le daré.

Mira. Se me ha quedado una patata.

Bueno, ¿qué...?

Un ingrediente que no puede faltar en esta salsa

y que le va muy bien. Pimentón.

Un toque de pimentón. Terminamos de mezclar bien.

Y tenemos una salsa increíble.

Vale. Pimentón.

Vamos dorando, tranquilamente, lentamente,

que quede bien crujiente la patata y muy jugosa la carne de dentro.

Sergio. Venga. Vamos a terminar esta salsa.

Y ahora la vamos a poner en un cazo.

Según la cantidad que necesitemos,

esta la puedo guardar. Qué salsa más buena.

Qué salsa más espectacular, más buena.

Sergio, sin miserias, por favor. La pongo toda.

Crema de leche y ponerla al fuego.

Ya está. Simplemente.

Espectacular, eh. Vale. Poquita crema de leche.

Ahora, a cocinar. Dejamos que se termine la tortilla.

Bueno, este pollo con patatas.

Y la salsa, que dé un hervor. Reducir un pelín

para que coja consistencia. Espectacular la salsa.

Para cualquier tipo de acompañamiento.

Fijaos la salsa. Están unificados todos los ingredientes.

Es, simplemente, levantar y un hervor.

Un hervor y retirar. Y te queda una salsa espectacular.

Buenísima. Y aquí hemos dado vuelta, vuelta.

Y que quede jugosa por dentro, está bien.

Y ya está, Sergio. La ensalada y emplatamos.

Tengo un poco de escarola, que le pongo unas aceitunas negras.

Lo he improvisado con lo que tenía en la nevera.

Tengo encurtidos. Ya sabéis que encurtidos

siempre tenemos aquí porque nos gusta.

Y esto, simplemente, para un aperitivo, una ensalada,

para cualquier plato que hacemos, nos va bien.

El salmón marinado este que hemos hecho al principio

del programa, con unos encurtidos ya es perfecto.

Este es para la salsa, ¿no?

Este es para la salsa, por ejemplo. Muy bien, muy bien.

Vale. La cebolla. Que no se nos queme.

Y, simplemente, aceite de oliva y vinagre o zumo de limón.

Sal, pimienta. Y tenemos una ensalada muy rápida,

pero muy refrescante.

Y la salsa es combinación, combinación perfecta.

Nos refresca la ensalada.

Nosotros somos de ensalada, somos de lechuga. Nos gusta.

Bueno, ¿estáis preparados?

¡Sí! Vamos a darle la vuelta.

Una, dos y tres. Ya.

(Redoble de tambores)

¡Tachán! (EL PÚBLICO EXCLAMA)

Esto es un espectáculo. Además, fijaos el color que coge.

Por eso, la mantequilla es buena,

porque le da ese color tan especial.

Esto sería la salsa para acompañar.

La ensalada para refrescar.

Y el pollo con patatas.

Platazo. Platazo único. Ahí tenemos.

Dos platos aparentemente sencillos, pero les hemos dado la vuelta.

Siempre hay un buen motivo para cocinar, amigos.

Adiós. Que vaya muy bien. Hasta luego.

  • Crema de verduras y pastel de pollo y patata

Torres en la cocina - Crema de verduras y pastel de pollo y patata

20 sep 2017

Una sopa tibia con verduras acompañada de un sobrio salmón. El segundo con ingredientes sencillos pero con toques muy personales, pastel de pollo y patata.

ver más sobre "Torres en la cocina - Crema de verduras y pastel de pollo y patata" ver menos sobre "Torres en la cocina - Crema de verduras y pastel de pollo y patata"
Programas completos (502)
Clips

Los últimos 1.675 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios