www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4552379
Para todos los públicos Torres en la cocina - Crema de coliflor y solomillo relleno - ver ahora
Transcripción completa

Hola y bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer cocina entre invierno y primavera.

Bueno, vamos a hacer un solomillo Wellington que hemos reinventado,

totalmente diferente: con berenjena, con alcaparra...

Con mucho toque Torres.

Pero antes, vamos a hacer una crema de coliflor muy especial.

Correcto. Y con un toque que no vamos a decir, todavía.

Vamos con la crema.

Sergio, saca un poco de mantequilla de la nevera,

porque vamos a hacerla con mantequilla y aceite.

¿Qué hacemos? Primero, rehogar la cebolla tierna,

que podría ser cebolla normal, perfectamente.

Veréis que es una crema de coliflor que tiene ese toque...

Ese toque Torres. Es una crema de coliflor

para el que no le gusta la coliflor.

Dices: "a mí no me gusta"; pues, espérate.

Te vas a comer una coliflor espectacular.

Es muy buena, muy suave. Superbuena.

Aparte de que la coliflor es una reina.

Lo hemos comprobado alguna vez en el menú degustación.

"¿Qué no consumes?" "Coliflor"

Y hemos puesto un poco de esta crema camuflada ahí

y decían: "lo mejor ha sido una crema,

que no sé de qué era, pero espectacular".

Coliflor. Es muy buena.

Le gustaba la coliflor. Pongo un poco de aceite

y de mantequilla, no mucho, pero le va muy bien aquí.

Es supernutritiva la coliflor y tiene mucha fibra.

Es muy buena y hay gente que no la hace por el olor que desprende

en la casa o en la cocina cuando la haces.

No es tan desagradable, pero si queréis evitar ese olor

lo que hace la gente es poner un chorro de vinagre, ajo,

algo de jengibre en el agua de la cocción y se elimina.

Y con leche, también dicen que con leche, cocinada con leche,

pierde ese olor tan fuerte. Hoy la cocinaremos con leche.

Bueno, como veis, lo que hacemos es peinar la coliflor.

Cojo esta parte, que es la que más me interesa,

que es la flor de la coliflor.

¿Veis que no cojo mucho tallo? Se cuece enseguida.

Esto es lo que, realmente, nos ayuda a hacer una crema;

a esto se le llama la flor de Versalles.

Exactamente. Qué bonito.

Imagino que es porque en Versalles habría mucha coliflor plantada.

Y, luego, es una flor muy bonita.

Esto lo guardamos aquí para estos caldos que hacemos,

que vamos guardando cosas, a la nevera.

Bueno, fijaos. Rehogado.

Es un pimpán, porque la cebolla tierna es tierna,

se cocina muy rápido. El caldo de ave.

"La cebolla tierna es tierna" Me entendéis, ¿no?

Tiene mucha más agua y se cocina más rápido.

Entonces, pongo el caldo de ave, la leche y la crema de leche,

que nos va a dar untuosidad, cremosidad... quedará muy bueno.

Pongo un poco de crema de leche, que la tengo aquí.

Qué buena es la coliflor.

No sé si... ¿A alguien no le gusta la coliflor?

A mí me encanta y el olor, también. Y el olor, ¿no?

Es cocina de la abuela, llegas a casa y la están cocinando y ¡ay!

Voy a cenar bien. Claro.

O sea, os gusta a todos, ¿no?

A mí no. A ti no, ¡bien!

(Risas) La vas a probar.

No, pero es una crema buena y queda diferente.

Sé que hay algún vegetariano, ¿tú eres, no?

Sí. Y utilizas la coliflor.

Sí, la utilizo, ayer cené coliflor en casa.

¿Cómo la hiciste? La hice al vapor con una vaporera

y, luego, la aliñé con las cosas que me gustan:

aceite, alguna salsa... y así.

Así es buenísima, ¿eh? Hicimos una hace poco,

¿os acordáis de aquella entera que cocimos al vapor?

Dentro le pusimos panceta y pintamos encima con mostaza,

aceite de oliva, sal, pimienta, salsa de soja...

Lo pintamos bien y, luego, la pusimos al horno. Espectacular.

Bueno. Esa receta triunfó.

Ponemos la coliflor dentro

y, ahora, a cocinar. Si está cortada pequeña,

en cinco o seis minutos está cocida.

¿Veis? Vamos a poner así.

Venga, una tapa y a toda leche. La tengo aquí.

Vamos allá.

El siguiente paso, vamos a hacer "costrones" de pan:

un pan crujiente que le vamos a echar hierbas aromáticas.

Tengo aquí un pan que se va quedando medioduro;

podría ser un pan de hogaza o el que tengáis en casa,

integral o lo que tengáis.

En este caso, tenemos este, vamos a coger y hacemos dados,

que lo vamos a saltear con hierbas.

El pan es de las primeras cosas que cocinó la humanidad. Imaginad.

Los egipcios, dicen que, fueron los primeros que pusieron

un panecillo a cada persona.

Vamos a saltear el pan, ¿con qué?

Con un poquito de hierbas, ¿no? Vamos a darle toque.

¿Qué tenemos por aquí?

Mira, tenemos tomillo, le pongo un poco de tomillo,

y romero, que tengo aquí romero.

Esto le va superbién al pan.

Vale, bien. Hierbas.

Espera, ponemos el pan. Venga.

Un poquito, ¿eh? Ahí va.

Lo ponemos con un poco de aceite de oliva,

que va muy bien.

Sal y pimienta.

Y vamos dorando. Perfecto.

Ahora vamos con uno de los productos

que va a ir en la crema que... a mí me encantan.

A casi todos nos gustan, aunque hay gente...

Hay gente que no, ¿eh? Pero bueno, es opcional.

Eso se puede poner o no.

¡Tachán! ¿Qué tenemos aquí dentro?

Pues tenemos...

ostras.

¡Oh, oh! ¿Por qué las tengo así?

Porque, normalmente, siempre las ponemos en un trapo

y apretamos muy bien el trapo, ¿para qué? Para que no se abran.

Si se abren pierden el agua y se estropean antes.

En cambio, así no se pueden abrir, no pierden el agua

y aguantan muchísimo más tiempo.

Esto es un truco que vale mucho la pena.

Entonces, fijaos, esta es una ostra fantástica,

una ostra belón, que se llama, es la plana. Productazo.

Para abrir la ostra. Aquí tenemos siempre...

Esto es un abreostras, podría ser un cuchillo bien afilado,

pero esto es más seguro y tener uno en casa está bien.

Siempre con un trapo cogemos la ostra,

aguantamos y con el abreostras por detrás clavamos un poco.

¿Veis?

Hago un poco de presión. Es más técnica que fuerza.

Yo he visto gente que las abre por la parte de delante, también.

Sí. Con una facilidad...

El que abre ostras, esto es cuestión de práctica.

Mira, ahora cojo con una puntilla para romper la membrana que tiene,

y aquí tenemos la ostra fantástica. Sale entera.

Que no se rompe, es lo importante, que quede entera.

Ahora la voy a poner aquí.

Con la puntilla, otra vez, corto

y la saco. Fijaos qué bonita.

El agua del interior la guardo

porque se la voy a poner dentro de la crema.

Tiene más hierro que la carne la ostra.

Eso es verdad. Sí.

Pongo las hierbas al pan.

¿Qué has puesto? Tomillo solo, ¿qué hay aquí?

Romero y tomillo. Romillo. Romillo, venga.

Bien, pues ponemos las hierbas.

Hasta ahora, la tenemos así, vamos a darle un toque especial.

Algo que es diferente, que está muy bien. ¿Qué es esto?

Muchos ya lo sabéis, ¿no? ¿Qué es esto?

Es jengibre, ¿no? Uy, casi.

Raifort. ¿Un rábano?

Es un rábano picante, sí, exactamente.

Es un rábano picante. Es lo que llaman el falso wasabi,

porque mucha gente lo usa, como el wasabi es muy caro,

lo rallan y lo ponen como wasabi. Le ponen colorante.

Sí, porque pica bastante. ¡Ay!

Tiene el mismo toque que el wasabi.

A nosotros es algo que nos gusta muchísimo.

En Inglaterra lo usan mucho para el rosbif, para las carnes,

la verdad es que combina muy bien.

Con la ostra combina muy bien. Exacto.

Porque tiene un toque picante pero muy fresco, muy bueno.

Se pueden hacer muchas cosas con el raifort.

Y aguanta muy bien en la nevera, lo puedes tener durante tiempo,

te aguanta bien. Pelas solo lo que vayas a utilizar.

Ahí está. Lo rallamos, se ralla

y nos da un toque a la crema que ya veréis.

Le vamos a poner esto y lima.

A Javi se le ha ocurrido hacer un gag con el tema de limar la lima.

O sea, lima, limar... Bueno.

Os lo va a explicar él.

Yo me giro y digo: "no tengo rallador".

Ostras, ¿cómo rallamos la piel de la lima?

Bueno, pues yo tengo aquí,

es que es muy bueno, ¿eh?

¡Tachán! Tengo una lima, pero una lima de madera.

Pero está nueva, ¿eh? No la he utilizado.

Es una lima para limar, ¿eh? Lo que pasa es que es nueva,

no está utilizada. Cuidado, que va superbién.

Digo: "voy a poner un poco de lima".

Entonces...

Mirad.

Bueno, se queda todo en la lima.

Pero, bueno, dale unos golpes, que sale.

Y como veréis, no funciona.

Espérate, espérate. Porque lo haces mal, Javier. Quita.

No, no. Que se queda en el rallador, que no funciona.

Yo pensaba que funcionaría mejor.

No funciona. Bueno, lo hemos intentado.

¿Qué? Lo ves, ¿no? No. No va.

Vale. Luego ponemos unas gotitas de...

Lima. Lo que sí necesito,

es rallar aquí el raifort.

No. Ahora. Un rallador. Toma. Hay que rallarlo bien fino.

Como lo vamos a triturar, da igual.

Lima le puedes poner, la piel.

Y es verdad que el raifort

así, crudo, es más potente,

es más fuerte. No le des más.

Una vez que lo cocinas... ¿Os gusta el picante?

A mí, mucho. Venga. Pues le voy a poner.

Pero es un picante... ¿Sabes? Como la mostaza.

Me recuerda mucho a la mostaza. Es un toque diferente.

Te hace llorar y todo. Vale. A triturar.

Y saca el pan, Sergio, que haremos la ostra ahí. Habrá que limpiarla.

¡Hum! Qué bien huele.

Vale. Ahora está bien triturada.

Ponemos un poco de aceite de oliva que va a ligarla.

Pon, Sergio, aceite de oliva.

Vale. Vale.

Veis que cambia completamente.

Le pones el aceite de oliva y liga.

Encima, el aceite de oliva está en crudo. Es mucho más sano.

Siempre al final. Vale. Yo lo voy pasando.

Ahora hay que apretarlo muy bien

para sacarle bien la esencia.

Ahí está. Yo le iba a quitar las barbas, Sergio.

Se puede quitar un pelín. Yo la pondría tal cual.

Mirad.

Se puede hacer así. Yo es que la pongo entera.

Bueno, yo os explico un truco. Luego, vosotros mismos.

Coger con el cuchillo y quitar un poco las barbas.

¿Qué pasa? Que estéticamente nos va a quedar mucho más bonita.

Venga. Yo estas las pongo así. Eso es vuelta y vuelta, Sergio.

Y es nada, pim, pam. Muy poquito.

Es porque hay gente que no le gusta la ostra cruda.

Venga. Ya está.

Y, de esta manera, le damos un toque muy ligero.

Y ya está. Has visto que le hemos enseñado muy poco.

Fijaos la crema qué bonita.

Vale. Un poco de cebollino picado, que el verde va superbién.

Perifollo también.

Bueno, ¿qué os parece esta crema?

Guay, ¿no? Está bien porque es muy natural.

Pero, bueno, con el toque del raifort, la lima.

La ostra. La tenéis que probar

porque el sabor es un espectáculo.

¿Dónde tienes el pan? Ahí está. Aquí.

Esperaos, que me falta el pan.

Ahí está. Crostones de pan,

que eso le va muy bien a la crema.

Le da un toque crujiente brutal. Recetón.

Y esperaos porque ahora viene un solomillo

que ya veréis.

Primera crema, que está buenísima.

Pero ahora vamos a hacer un solomillo Wellington diferente.

Vamos a decirlo así. Diferente es.

Y sorprendente, también. Lo es.

Vamos a hacer cebolla tierna,

que podría ser normal, y berenjena. La corto.

Cortada pequeña.

Para el relleno. Ojo.

Cebolla tierna, que podría ser cebolla normal y berenjena.

La vamos a cortar en dados pequeños.

Esto ya le va a dar melosidad.

Estamos haciendo una cosa diferente.

Bueno, un solomillo Wellington que es con toque Torres.

Y también es más rápido de hacer.

Exacto. Tarda menos tiempo. Este es más rápido.

Se lo he dicho yo a Sergio. Le ha costado un poco,

pero, al final, me ha hecho caso.

Yo no quería abrir el solomillo, pero si no, no nos daba tiempo.

A mí, la idea de abrir el solomillo, no me...

Pero luego queda relleno.

¿Eh? Bueno, bueno.

Vale. Un poco de aceite de oliva.

La cebolla.

Ya veréis que es una receta que no es complicada,

es fácil de hacer.

Esto es un platazo. De esas recetas que triunfas,

que haces en casa para invitados.

O no. Lo haces para ti y triunfas.

En este caso, nosotros lo hacemos con solomillo de ternera,

que es la parte más noble del animal, ya lo sabéis.

Pero se puede hacer con lomo, con solomillo de cerdo.

Se puede hacer con otras partes, también.

La berenjena, que la pongo.

Veis que está cortada pequeñita. Y berenjena rayada.

Bueno, rayada o lisa.

Menos pepita. A mí me gusta más esta, la verdad.

Bueno, las dos. Un poco de sal, pimienta

y ponemos unos piñones.

Exactamente. Los tengo aquí.

Toque, piñón. Ya sabéis que el toque de resina

del piñón con la carne va fenomenal.

Le va de lujo. Ahí está.

Ahora... Y vamos a saltear.

Saltear se dice en el argot. Bueno, en el argot no.

Se dice porque salteas, salta.

Sergio, aquí tenemos el productazo,

que es... El solomillo.

¡Tachán! Solomillo.

Hemos dicho que nos lo limpien en la carnicería.

Y es tan fácil ahora como abrir por la mitad.

Y vamos a salpimentar.

Mirad qué bonito. Tiene telilla, grasa.

Pero es la parte más magra, con menos grasa de la ternera.

O sea, el solomillo es la parte... Bueno.

Ya sabéis. ¿Qué os vamos a contar?

Está entre el lomo y las costillas. Abrimos por la mitad.

Hacemos así, eh. Mitad y mitad.

Y hacemos dos filetes.

Porque luego vamos a rellenar.

Y así nos va a ser mucho más fácil.

Sal, pimienta, evidentemente.

Sartén bien caliente.

¿Así qué pasa? Que nos tardará menos en cocinar.

Vamos a hacer un Wellington diferente. Veréis.

Tengo alcaparra, olivada.

Tengo panceta, una panceta ibérica que hemos comprado.

Y hemos dicho... Viene como redonda, embuchada.

Y le hemos dicho: "Le vamos a dar un toque".

Esto, entre el hojaldre y la carne, hidrata mogollón

y te queda perfecta.

O sea, superbién.

Bueno, veis que ya humea.

Pues, entonces, ponemos la carne. Que esté bien caliente.

Lo que queremos es marcar la carne.

Esto ya casi lo tenemos.

Y, además, ¿qué pasa? Que cuando la doramos,

nos coge mucho más sabor.

Vuelta y vuelta.

Que coja dorado, que es lo que coge color. Ay, sabor.

Marcar, sellar. Que quede bien sellado.

Y ahora ya iremos con el relleno. Ya veréis.

Hemos comprado hojaldre porque es complicado hacerlo.

Ya sabéis que hojaldres tenéis de diferentes formas.

Pero hay unas láminas que compráis hechas para facilitaros la vida,

que están muy bien, la verdad.

Fijaos. Vaya fiesta.

Hombre, ya tiene "pintaka".

Bueno, vamos a rellenar.

Momento importante.

Yo pongo un poquito de olivada.

Bueno, bien. O sea...

Olivada le da ese toque tan bueno, que es un puré de aceituna.

De aceituna. Ya sabéis que esto le da potencia.

Es un potenciador porque le da el toque encurtido.

Luego le pondremos alcaparra. Salvia.

Salvia, que sabéis que es muy aromática, muy buena, muy sana.

Sí, bueno. Es hierba medicinal también.

En muchas culturas, las han utilizado como medicina.

Y combina muy bien con las carnes rojas.

Con el cordero también combina.

Y que significa "salud".

Y luego, alcaparra. ¿Qué nos dará la alcaparra?

Pues nos da frescor.

Además, la alcaparra no puede faltar. A mí me encanta.

Fijaos ahora. Ponemos este relleno en medio de la carne.

Ahí está. Vale.

Alcaparra.

Que le va a dar mucho frescor.

Y luego, esto nos va a dar...

Va a quedar mucho más sabroso el solomillo.

Ya veis qué relleno más fácil.

Panceta le pondremos por fuera. Y ahora tapamos.

Como un bocata. Pondremos el hojaldre.

Sí. Bocata de solomillo. Vale.

Ponemos un poco de esta panceta.

¡Ostras, la salvia, Sergio!

¿No le has puesto? No. Voy a poner encima.

Venga. Ahora pondremos más panceta en el hojaldre.

Vamos a estirar el hojaldre.

Bueno, estirar. Ya está estirado.

Y le vamos a hacer una decoración muy chula.

Muy bonita. Espectacular.

¿Y qué pasa cuando le ponemos el hojaldre?

Nos conserva todos los jugos y queda mucho más sabroso,

porque no pierde nada.

El hojaldre hace un poco de protector.

Y queda muy interesante. Mirad lo que hacemos,

ponemos un poco de panceta

también en el hojaldre que tenga contacto

entre el hojaldre y la carne

y esto le va a dar un rollo tremendo.

Tachan, he traído una cosa que os va a encantar.

Ah, eso es decoración nueva, ¿no?

Bueno, cogemos...

Madre mía, qué pinta tiene. El bocata.

Ahí está, Sergio, sin miedo. Venga.

Dale la vuelta y lo pondremos por la parte

más bonita que suele ser la parte de abajo.

Mirad, eso no tiene secreto,

ahora con huevo sí que pintaremos.

Ahí va. Venga.

Ahí te veo.

Yema.

Pongo un pelín de agua

porque si no, es demasiado espeso y tampoco nos interesa muy espeso.

Y así se nos alarga más. Primero, pintamos aquí

que va a ser el extremo y pintamos a los dos lados también.

Así, claro, hace de sello

y ahí no se escapa nada que es lo que nos interesa,

que guarde todos los jugos, la esencia.

Y ahora, ya de aquí juntamos con la otra.

Cerrar.

Cerrar, pero también sacar el exceso,

el exceso de hojaldre también, tiene que llevar, pero si lleva

mucho también, a veces,

podría ser demasiado. Bien sellado,

que no escapen los jugos que quede bien cerrado.

Cortamos un poquito, eh. Yo cortaría un poco más.

Bueno. Ahí, córtale.

Tranquilo, que lo que importa es el solomillo.

Vale, Javier termina de cerrarlo,

que ya lo veis que es...

No tiene secreto.

No tiene misterio, es un paquete.

El hojaldre ya lo hacían griegos y árabes hace muchos años,

o sea, que esto viene de hace tiempo.

Vale, dónde está la bandeja.

Mirad lo que haremos, espera, Javier.

Espera, que lo pongo en la bandeja

que, luego, es difícil de manipular.

Y ahora ya ponemos ahí, mirad.

Este platazo, esta bomba.

Sergio.

Esto es un gadget, podríais hacerlo con el cuchillo,

tendríais que hacer unos cortes

y, luego, cortarlo y ponerlo encima.

Ahora, Javier lo pintará para que pegue bien,

pero tengo este gadget que mirad lo que hace.

Este es un solomillo sorpresa.

Que guarda sorpresa, ahí, dadle bien.

Con fuerza. Exacto.

Porque tiene que cortar, ahí está.

Y, ahora, cortar, exactamente.

Por ahí.

Ahora sí. Y, ahora, lo que hacemos es...

Abrirlo. Yo cojo de aquí

y mirad.

Hace como una rejilla.

A veces hay que marcar un poquito más, pero, bueno.

Sí, pero lo marqué a tope. Vale.

Más ya...

Luego veréis que se verá el resultado, ponemos encima.

Como siempre, sacamos también el exceso de hojaldre

porque el hojaldre es muy bueno, pero si tiene mucho,

puede llegar a cansar, eh.

Ya metemos por debajo, espera, lo pongo aquí.

No, no, es un platazo, eh.

Además, es divertido de hacer.

Lo haremos en el horno, pero ahora, como marcamos

la carne solo tenemos que dorar

el hojaldre que lo veremos entre todos.

El tiempo que sea lo metemos como es a tiempo real,

pues, ahora veremos cuánto tiempo estará.

Pintamos por encima. Otra vez.

Venga, y yo lo pongo, más o menos serán

unos 10 minutos a 190 grados.

Y, ahora, vamos con la salsa que es muy rápida.

Una salsa cazadora. Y con la reina de las setas,

una de las reinas de las setas de temporada.

Las tengo aquí. Salsa fácil y rápida de hacer.

Mirad lo que tengo aquí, qué productazo, qué maravilla,

que es colmenilla, esto es una seta.

La reina de las setas, para cualquier cocinero

esto y el perrechico, seguramente, serán la setas

de primavera que nada tienen que envidiar

a ninguna de las setas que salen en invierno.

Veis que tiene forma de colmena, es una seta, increíblemente,

buena porque tiene un sabor a sotobosque brutal.

Es increíble. Es buenísima, se encuentra fresca

y seca, seca también sirve.

Seca no tenéis problema y como es un poco grande

la voy a cortar así. Y la temporada es muy corta

así que cuando hay, hay que aprovecharla

porque pasa volando. Sartén ahí caliente, Javier.

Pasa muy rápido. Y haremos chalota,

club de los chaloteros, la gente por la calle

me pide el carné ya y en los mercados me dicen:

"Quiero el carné",

y les digo: "Pues no es tan fácil".

Hay que venir y currárselo.

Venga, aquí tenemos la colmenilla, es una seta fascinante.

Y puede ser, si la compras deshidratada, la metes en remojo,

hidratarla, escurrirla y, luego, trabajarla

que también está bien.

Vale, un poco de mantequilla,

aquí si le damos una nuez de mantequilla,

vamos a hacerla con vino blanco y se llama una salsa cazadora

que, luego, se le pone un poco de estragón.

Uf, qué bueno.

El estragón con la carne combina superbién.

A mí me combina más con el pescado el estragón,

siempre me combinó mejor con el pescado.

Venga, a tope. Ahí va.

Ya veréis qué pedazo de salsa vamos a hacer

en nada, fácil.

Chalota, vino blanco,

vino blanco seco.

O...

Sí, vino blanco seco, vino blanco seco diremos aquí.

Es que nos gusta mucho el vino rancio, también

que no le iría mal aquí.

Un caldo, caldo de ave.

Que lo tienes ahí.

Y la seta la particularidad que tiene la colmenilla

es que hay que cocinarla,

es una seta que hay que cocinarla bien.

Bueno, dicen que cruda

es un poquito tóxica,

pero que cocinada aparte de que es cuando desprende el sabor

porque cruda no tiene, prácticamente, sabor

y cocinada es...

Mirad, un poquito de sal un poco de pimienta,

el estragón que ya se lo puedes poner,

vino blanco

que evapora el alcohol.

Es un poquito, eh.

Esto es una guarnición fácil y espectacular.

Caldo de ave.

Que ponemos para que cocine bien y ahora que reduzca.

Y, ahora, lo dejamos, el estragón, y lo dejamos cocinar

mientras se hace el solomillo dejamos reducir aquí la salsa.

Vaya guarnición le buscamos. Hasta que ligue, pim, pam.

Han pasado 12 minutos

y fijaos qué espectáculo más impresionante.

Tiene una pinta de la leche.

Y el aroma no os digo nada.

Vale, la salsa, Sergio, terminando ahí.

Reducido, le pondré una nuez de mantequilla para ligar bien

la salsa y ya está, eh.

Es opcional, pero en este caso le va.

Huy, madre mía.

Vaya fiesta, eh.

Esto, aparte de fácil, divertido, rápido, es un platazo.

Abrimos, ¿no?

Sí. Y en el mismo tiempo

que teníamos en el horno el solomillo, pues hicimos

las setas que tardaron muy poco.

No lo cortes, ¡ah!

¿Qué? Lo voy a cortar. ¿Pero así?

Sí. Córtalo recto por si... ¿no?

¿Qué, tienes miedo? No, no.

No lo sé.

Vamos a cortar con cuidado.

Mirad que crujiente está el hojaldre.

Tiene una pinta que no veas.

Y, ahora, ya.

Oh, oh. Oh.

Está algo rosado que es como tiene que estar.

Lo pondré aquí, tú pones las setas alrededor.

Doce minutos lo tuvimos.

Mirad.

Cocción perfecta. Impecable.

Es la cocción que tiene que tener.

Voy a poner uno así.

Qué locura, Dios mío. Es que no me cabrá la salsa ahí.

Déjalo así y pongo las setas aquí. Esto es una fiesta.

Vamos, Sergio. Venga.

Vamos aquí y ponemos, haremos dos platos

porque si no, no nos cabe.

Después, el gusto de cocción, nosotros lo dejamos 12,

que queréis un poquito más, 15 minutos, de 12 a 15.

Yo me quedo con 12.

Yo también, que me gusta. También nos gusta poco hecho.

Le ponemos un perifollo para terminar

de emperifollarlo, que quede bonito.

Bueno, aquí tenemos, Javier, qué tenemos aquí.

Una crema de coliflor con ostras.

Fácil y rápida. Y aquí, un solomillo "Torrestoon".

Vamos a decirle como Wellington, pero toque Torres.

Y relleno. Sí, siempre hay

un buen motivo para cocinar. Gracias por estar ahí.

Nos vemos muy pronto. Y cocinad mucho, adiós.

  • Crema de coliflor y solomillo relleno

Torres en la cocina - Crema de coliflor y solomillo relleno

05 abr 2018

Hoy Javier y Sergio preparan una original crema de coliflor con ostras y un espectacular solomillo Wellington con berenjenas y panceta.

ver más sobre "Torres en la cocina - Crema de coliflor y solomillo relleno " ver menos sobre "Torres en la cocina - Crema de coliflor y solomillo relleno "
Programas completos (620)

Los últimos 2.049 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios