www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4112051
Para todos los públicos Torres en la cocina - Conejo con albaricoques y crema de melocotón - ver ahora
Transcripción completa

Muchas gracias un día más. Bienvenidos y bienvenidas

a "Torres en la cocina". Hoy tenemos dos platazos

con fruta de temporada. Mirad, venid aquí.

Algo nos han preparado ahí arriba. Yo veo algo aquí.

Hemos visto esta ruleta que algo significa.

No me he querido ni fijar. Bueno, me fijo en esto...

¡Chicos! Los de arriba me han dado esto...

¿Sí? Las instrucciones.

Ya empezamos. Yo lo sabía.

Veo la ruleta y sé que hay algo. ¡Nuestra ruleta!

Cocinar con fruta seguro.

"Atención: vais a hacer dos platos con frutas de temporada.

Un plato principal que debéis combinar

con alguna carne, y un postre refrescante".

Bueno, bien. "Tenéis la nevera llena

con productos que os pueden servir para hacer los dos platos

como queráis. El plato principal,

tirad en primer lugar". O sea, tiro yo, ¿no?

Venga. Tú haces el primero y yo me voy al postre.

O sea, que me toca tirar a mí... Por lo que he entendido,

con algún tipo de fruta y con lo de la nevera.

Venga. Hay cosas que sí y cosas que no.

Albaricoque. Bueno, me parece bien.

Albaricoque mola.

Tengo que decir que el albaricoque es una de mis frutas preferidas

de temporada. Después entraremos en detalle.

Vale, me traigo el albaricoque.

A ver qué tenemos en la nevera.

¿Qué nos habrá dejado Requena? A ver.

Bueno, tenemos verdura, melón... Cosas de temporada.

De carne hay ternera... Cerdo.

Y... conejo. Me quedo con el conejo.

Vale. ¿Conejo con albaricoque? Sí, conejo con albaricoque.

Ya verás. ¿Qué más quieres?

Mira qué muslos de conejo. Hay jengibre, caldo de ave...

También, ¿no? Sí, sí. Vale, con esto ya hago.

Ya tenemos, ya veréis.

Os voy a hacer un conejo improvisado con albaricoques...

Os voy a hacer no. Vamos a hacer, los dos,

un guiso de albaricoques. Para que veáis cómo es.

El que maquina aquí soy yo. Vale, corta cebolla fina.

Mira, y dame estos ajos. Ajos en camisa.

Receta rápida, fácil... Y le va el romero, ¿eh?

Sí, sí. Y salvia también, que tenemos ahí.

Receta rápida y fácil. Os digo, la podréis hacer

con cualquier carne de las que hay ahí:

con cerdo, ternera, con pollo incluso.

Pero lo voy a hacer con conejo.

Carne poco grasa, muy buena. La hay que comer de vez en cuando.

Carne blanca.

Bueno, vamos a rehogar el ajo. Ya veréis, vamos a hacer

una receta que me ha salido de otra cosa,

pero se puede adaptar muy bien.

Vamos a salpimentar el conejo.

Fijaos que en este caso es la paletilla,

que decimos nosotros.

La espaldita. Sí, la espaldita.

Y es una parte supertierna, jugosa...

Nos va a dar un juego tremendo.

Se pueden pedir así también. Para que veáis, los de arriba,

que no tenemos... "No fear". Aquí no hay miedo.

O sea, vamos a... Venga, ponemos el ajo.

El ajo va dorando, y ponemos estas espalditas.

¿Cazuela de hierro por qué? Porque reparte mejor el calor,

le va a venir muy bien para los guisos,

el calor es más uniforme.

Lo prefiero, vaya. Podría ser en cazuela normal

de toda la vida. Tampoco pasaría nada.

¿Jengibre le vas a poner? Le voy a poner jengibre

y unos albaricoques. Venga, corto unos daditos.

Primero la salsa, luego haremos la guarnición.

Le daremos la guarnición.

Ya sabéis que nos encantan los toques. Este toque es mío.

No sé si lo habéis visto, el jengibre.

Y... ¿Eh?

Para que luego digas que es tu plato...

Pero si no tienes en casa en la nevera jengibre.

Sí que tengo.

¿De quién has aprendido el jengibre?

Sí, será de ti. Lo has inventado tú.

Dilo, ¿de quién has aprendido a tener jengibre en casa?

Le cuesta, le cuesta...

Vale, albaricoque. Como lo pondremos en la salsa...

Está maduro, está...

Oh, está impresionante. Qué maravilla de fruta

de primavera. Bueno, de verano ya.

Primavera-verano, sí.

Lo voy a cortar en gajos.

Qué bueno. Buenísimo.

Buenísimo.

Em tres más o menos. Esta parte del conejo

y la costilla... Las costillas también, ¿eh?

Me alucinan. Ya hemos hecho de costilla

alguna vez, tenéis en la web.

Hay recetas superbuenas.

¿Por qué combina el albaricoque con la carne?

Con cerdo, con ave... Por la acidez.

Porque tiene acidez, exacto. Tiene una acidez muy buena.

Desengrasa muy bien. Voy a sacar ya una vez

que los tenemos marcado, bien marcado

por las dos partes. Luego lo terminamos de guisar.

Lo retiramos.

Ahí está.

Toma. ¿Mejor o no? Sí. Bueno, yo ya iba bien.

Sí, con estas pinzas.

Venga, perfecto. Vamos a poner la cebolla

y una rama de romero. El romero le va muy bien.

Conejo, monte, romero... Y el jengibre.

Y el jengibre.

Toque... Toque Torres.

Y ahora le vamos a poner cardamomo.

Es opcional, pero a mí me va.

Le vamos a poner dos bayas

de cardamomo. Ya sabéis, esta especia india

que a nosotros nos gusta tanto. Es opcional, pero le va muy bien.

Le vamos a dar un toque de vino...

Vino dulce. Tenemos un vino dulce que huele a albaricoque, ¿eh?

También. Tiene ese toque. El vino dulce tiene esos toques

de albaricoque. Espera, que pongo la mostaza.

Vamos a poner una buena cucharada. Sí, pero no te pases.

Un poco más, venga, tranquilo. No, no.

Vale. Es un moscatel,

una uva moscatel que recuerda... Moscatel, vino dulce...

Melocotón, albaricoque...

Recuerda a todas estas frutas.

O sea, nos va a venir de perlas.

Oh, huele muy bien. Tú tenías el caldo, ¿no?

Vamos a poner los albaricoques.

No todos, ¿eh? Que en la salsa nos vienen bien.

Vino dulce. Dejamos nada, un momento para evaporar

el alcohol, aunque luego se va a evaporar

porque va a tener cocción.

Y eso le va a dar un toque... Y para anda queda una salsa dulce.

Porque el albaricoque le da acidez, el vino dulce... es vino,

o sea que también le da acidez. Equilibrio.

Está muy bien. Vale.

Caldo.

Caldo de ave.

Vale, y vamos a dejar... Un poco de sal y pimienta

que lo voy a probar ahora. Y vamos a dejar cocinar aquí

durante 8 minutos, no más. Porque la voy a colar

y ahora veréis lo que hacemos.

Lo vamos a colar.

Vamos a colar esta salsa, y sin triturarla...

Ya sabéis que nosotros... Le voy a pasar un agua

porque voy a utilizar esta misma.

Está estupendo este albaricoque. Está espectacular.

Como tiene que estar.

Maduro, pero no demasiado.

Bueno, fijaos lo que vamos a hacer.

Cogemos y aplastamos un poquito. Solo presionar.

Ya está, nada más. Simplemente. Vamos a poner...

Bueno, estas paletillas de conejo a la olla.

En la misma cazuela donde lo hemos hecho.

Y la salsa la hemos colado porque queremos una salsa limpia.

Vamos a napar estas espalditas.

Esto lo ponemos aquí.

Y ahora la salsa.

Que todavía no la he probado.

Vale, Sergio. ¿Voy yo?

No, espera. Buenísima.

Ahora...

pongo la salsa y vamos a dejar cocer...

cocinar, tal cual, ¿eh?

Vamos a dejarla cocinar durante unos 15-20 minutos.

Eso ya depende de cada uno.

Yo estas las vamos a dejar 20 minutillos.

¿20 minutillos? Sí.

Vale, yo tengo el albaricoque.

Y las tapo.

Ya está, nada más. No pongo ni sal, ni pimienta.

No pongo nada, porque el toque de mostaza

le ha dado el toque,

la acidez, el albaricoque, todo.

Lo vais a probar y, ostras, espectacular, ¿eh?

Albaricoque. Nada, sacado el hueso

y lo vamos a saltear con un poco de mantequilla,

romero y salvia.

La salvia que es tan buena

y tan sana.

Que lo utilizaban como medicina.

Fijaros qué buena pinta tiene ya, ¿eh?

Pongo un poquito de aceite y una nuez de mantequilla.

Ponemos.

A ver, una pregunta que os voy a hacer

que hasta a mí me ha sorprendido.

¿Alguien sabe, es difícil la pregunta,

el origen del albaricoque?

Yo lo sé, ¿eh? Espérate.

Tú no, a ti no te pregunto.

De China.

¿Quién ha dicho China?

Ah, China. Pues es China. Muy bien, ¿eh?

Muy bien. Muy bien, fantástico.

A ver, un poquito de sal. Al albaricoque, ¿eh? Le va.

Y un toque de pimienta. Eso... buenísimo.

Y ahora vamos salteando.

Y ahora en cuanto esté el conejo toque final.

Bueno, yo ya lo tengo, Javier.

Yo también. Venga, perfecto.

Bueno, ha quedado brutal, ¿eh? Espectáculo.

Buenísimo. Espectacular.

Brutal la salsa, ¿eh?

¿Querías probar o no?

Sí. Sí, sí. Ven, ven.

¿Vengo? Sí, claro que sí.

Toma.

Luego probaréis mejor, ¿eh?

Pero es sólo para que me des tu opinión, que tienes cara

de buena cocinera tú. Oh, qué bonito.

Sí, ha quedado muy bien.

Cuidado que quema, ¿eh?

Eso te iba a decir. No te quemes.

A ver, déjame el trapo.

Yo voy emplatando, ¿eh? ¡Hum!

Bueno, ¿eh? Está bueno, ¿no?

Pero bueno bueno, ¿eh? Está bien.

Y además conejo, que va bien

para los que tenemos colesterol.

Exactamente. No tiene grasa.

No lo habéis dicho pero es así. Es verdad, es verdad.

Yo sigo, ¿eh? Que está muy bueno.

Claro que sí, mujer.

Venga, pues ya lo laco y ya está.

¿Ya está? Ya lo tenemos.

No sé si le he cogido el gusto, ¿eh?

(Risas)

¿Os dejo esto aquí? Sí. Ahora os lo pondremos

para que lo probéis todos. Muchas gracias.

Eso sí, gracias.

Venga, ya está, no ponemos más ya.

Ahí está. Y el albaricoque debajo, Javi.

¿Debajo de dónde? Ahora. Espera, espera.

Es más complicado este hombre.

Es que es importante. Bueno, ponlo tú

y yo pico las hierbas. Pica unas hierbas.

Bueno, un poquito de salvia. Importante la salsa, lacar.

Porque es lacar aquí, ¿ves?

Esta salsa es buenísima. Y un poquito de romero.

Muy poco, ¿eh? Increíble.

Fíjate tú qué "pintaka" tiene esto.

Y os digo que el punto de acidez

y todo lo que coge es espectacular, ¿eh?

Bueno, y aquí yo ya le doy mi toque.

Sabes que si no Javi, no es que lo vaya a hacer mal,

pero cuando uno tiene las cosas en la cabeza

y las tiene tan claras es difícil superar.

Vale, corto muy finito un poquito de romero

y un poquito de salvia. No hay que abusar,

porque la salvia es muy buena, pero es muy potente.

Venga, Sergio, acabando ya.

A la carrera. Ya lo tengo.

Un poquito de salvia y el romero.

Y ya está, nada más. Ya lo tenemos.

Conejo con albaricoques.

Toma ya. Espectacular.

Vamos con la segunda receta.

Yo tengo claro que voy a hacer una crema, una crema quemada.

Bien bien no sé cómo, pero una crema quemada.

Un postre. Sí, con alguna fruta.

Bien, vale. Pues cualquiera te podría servir, ¿eh?

Sí, por eso, aquí tenemos la primavera-verano absoluto.

Nísperos.

Top. Súper buenos.

Ciruelas. Esta ciruela tan buena.

De varios tipos. Exactamente.

Nectarina. Aquí la nectarina

que a mí es una... la nectarina me encanta.

Nectarina y melocotón, vamos...

Paraguayos, que sabéis que son así como...

¿Para qué? ¿Para qué?

No lo ha pillado. Más chatos y tal.

Tarda un poco. Bueno, el melocotón

de toda la vida, este melocotón que tiene ese aroma

tan potente, tan bueno, tan...

En la cultura china dicen que es un fruto...

lo tienen como inmortal.

O sea, el que come muchos melocotones

se vuelve inmortal, porque tiene una cantidad

de antioxidantes brutal.

Es muy bueno el melocotón para consumir.

Y luego cerezas. Pero vamos con la ruleta.

Yo a ver qué fruta me sale. Bueno y albaricoque que es

con lo que yo he hecho mi conejo.

Venga, Sergio, que yo a la primera lo voy a hacer.

¿Y si te toca albaricoque también?

No, me va a salir... Pues lo haces de albaricoque.

Melocotón. Ah, pues mira, melocotón.

Además, yo tenía en la cabeza melocotón.

De verdad. Mira, la fruta inmortal.

La suerte está conmigo. Venga, vale.

Bueno, bien. Voy a comprar un décimo o algo.

Vale.

Vamos primero con una crema.

Vamos a hacer una crema pastelera, que es súper fácil.

Tenemos leche.

Crema de leche.

Azúcar. No lo voy a poner todo.

Voy a poner sólo la mitad.

Y tú, Sergio, ve sacando las yemas.

Las yemas y la... vale. De tres huevos.

Bueno, ya tenéis las cantidades.

Y, eh... toque Javier total.

Bueno, canela. Cómo no, un trozo de canela.

Tampoco no quiero abusar,

porque la canela es muy buena pero es muy potente.

Y jengibre.

De ese que tienes gracias a mí, ¿no?

Sí, sí.

Es verdad, él no lo utilizaba el jengibre.

(RÍE CON IRONÍA)

No pasa nada.

Veis que es súper gracioso mi hermano, es...

Es para, vamos. Es que a mí me hace gracia,

porque como sé que le toca ahí la fibra... pues mola.

Vale. Es que si no es muy aburrido.

Entonces, un trozo de jengibre. Bueno... uno no, dos.

Que sea... porque es verdad que le da esa acidez tan buena.

Y que está muy bien,

a mí me gusta mucho el jengibre.

Sí.

Vale. Lo has descubierto conmigo.

¿Tú qué, estás de cachondeo o qué?

No, que no, que lo digo en serio.

Vale, por este lado tenemos...

fécula de maíz.

De toda la vida.

Tenemos azúcar, la parte del azúcar

que no he puesto ahí.

Y las yemas.

Y tú, Sergio, a mover, a mover. Venga.

A mover, a mover. Hasta que quede bien fino.

¿Y si la quieres quemar tienes azúcar?

Sí, yo tengo aquí. Sí, hombre, sí.

Y aquí entonces ya tenemos esta súper infusión.

Que es bueno calentarlo también

para ahora ponerlo ahí y diluirlo.

Y es importante que eso esté bien desecho

para que no nos queden grumos después.

De esta manera nunca vamos a tener grumos. Nunca.

En cambio si lo hiciéramos en frío

posiblemente tendríamos.

¿Lo tienes? Bueno, es mezclar y ya está.

Sí.

Yo habría mezclado un poco más. ¿Un colador?

No, no, no, no. ¿No? Ah, no, no, no, no.

No, no. Pues no, venga.

Venga, ve moviendo.

No porque aún seguramente me va a dar

más aroma la vainilla y el jengibre.

O sea, que no lo voy a quitar todavía.

¿Qué te parece? Me parece magnífico, Javier.

Ahora lo ponemos dentro de la olla.

Que, déjame el batidor, Sergio,

que lo has movido como...

Lo que me has dado tiempo a mover.

Vale.

Y ahora lo ponemos al fuego.

Ya veis que es súper fácil esta crema, que no falla.

Y vamos moviendo

hasta que veamos que...

Bueno, normalmente tendría que ser a 85”.

O sea, que es un poquito antes de ebullición.

Pero si da un borbotón y lo retiras no pasa nada.

Cuando veamos que empieza a espesar pues ya está.

Huy, se ha salido. Vete a la nevera y tráeme

unos melocotones en almíbar que tengo.

Porque voy a hacer una crema pero le voy a poner melocotón,

que le va a ir súper bien aquí. Ya veréis.

Y ese se lo voy a poner encima. Ya lo hicimos una vez, ¿no?

El melocotón en almíbar creo. Sí.

Lo hicimos, y además está en la Web.

Sí, lo podéis ver. Vale, ¿y qué hago con esto?

¿Qué quieres que haga?

No, eso nada. Qué misterio, qué misterio.

Y luego sí que puedes coger melocotón.

Sí, sí. Pero es que tengo que estar

encima o si no... Es que no me explicas nada.

Haz así. Melocotón. Yo quiero esta parte.

¿Y por qué no lo abres y le quitas el hueso?

No, no, no. Ah, no, no, no.

Yo quiero esta parte. Y tú esta apuras

y cortas en daditos bien bonitos, perfectos.

¿Vale, chaval? Venga.

Veis que ya está empezando a espesar.

Ya espesa.

Y le queda muy poco.

Qué bien huele el melocotón. Es un olor increíble.

¡Uf! Superbién, eh. Aunque hay que decir

que la piel del melocotón siempre me ha dado repelús.

Me gustan pelados.

Es que es un poco rarillo. No. Es verdad. No sé.

Sí. Es desde pequeño.

Vale. Lo tenemos. Veis que ha espesado perfectamente.

Y ahora lo que vamos a hacer,

es sacar el jengibre.

Que ya nos ha aportado todo el aroma.

Lo podríamos haber sacado antes, pero mejor así,

porque así, mientras más tiempo esté, más nos va a aromatizar.

Y ahora, toque toque total.

Me estoy creciendo. Ya verás. Voy a hacer un postre

que vas a alucinar. Vamos a poner...

el melocotón en almíbar.

Y, hoy en día, hay unos almíbares fantásticos

que se pueden comprar y están muy bien.

Y ya tiene rollo esta crema. Tiene mucho rollo.

Dos. Venga, le pongo tres.

Como si queréis poner una mermelada de melocotón.

O sea, también podría ser.

Confitura. Y ahora...

Voy a triturar.

Trituramos la crema para que sea

una crema pastelera de melocotón.

Hasta aquí, todo claro.

Vale. ¿Cómo lo veis?

Pinta bien, ¿no? Sí, sí.

Vale. Pues esperaos, que aún falta aquí.

Muy bien. Y ahora, le ponemos en agua y hielo.

Bueno, en baño invertido.

Y vamos a dejarla enfriar.

Es la base de una receta que le di el otro día.

Vale. Y aquí, dejamos enfriar tranquilamente.

Tiene que estar bien fría, eso es importante.

¿Y veis? Le da el toque del melocotón.

Este melocotón en almíbar.

Y queda buenísimo. Vale. Esto por aquí.

Ahora, vamos al siguiente paso.

Tú estás, Sergio, con... Con el melocotón, como puedes ver,

como puede ver todo el mundo.

Y lo vamos a hacer... Mira. Aquí tengo un bol.

Lo vamos a hacer... Eh...

Con el yogur.

Venga. Ya es suficiente, ¿no? Sí.

Aquí tenemos ya. Sí, de sobra.

Entonces...

Ahí ponemos el yogur.

Ay, el melocotón.

El yogur.

Seamos generosos. Vamos a hacer una base.

Una base muy buena.

Qué bien huele la esencia.

Y hemos hecho una esencia de vainilla.

Espérate. Un toque de miel, nada, muy ligero.

Que eso es un toque que le va muy bien.

Tampoco lo queremos muy dulce.

Y lo que tú decías. Te dejo decirlo,

si no, estás aquí que pareces un títere.

Un ayudante.

Vamos a darle otro toque. Vamos a hacer

esta esencia de vainilla. Fijaos lo que hemos hecho.

Y os vamos a enseñar cómo hacerla para tenerla vosotros en casa.

Y es totalmente natural. ¿Qué tenemos? Ron.

Y aprovechamiento. Cocina de aprovechamiento

para las vainas de vainilla.

Que siempre sabéis que hacemos azúcar, las reutilizamos.

Bueno, pues esto sería otra forma de...

Esto lo venden en tiendas y, realmente, es caro.

No cuesta nada de hacer

y le sacamos un partido espectacular.

Venga. Ponemos el ron.

Dos cucharadas. Dos de azúcar moreno.

Ponemos un poco de agua.

Ahí está. Y ponemos las vainas de vainilla

abiertas, como ya sabéis. O la vaina de vainilla. Con una...

Pero podría ser la que ya habéis reutilizado.

También. También se podría poner aquí.

Y es reaprovechamiento. Y queda perfecto, muy bueno.

Yo lo que hago, es sacarle,

como siempre, estas semillas,

que están aquí dentro, las semillas

de la vaina de vainilla, que están aquí dentro.

Son estas de aquí.

Estas son. Que tienen millones de semillas.

Entonces, estas las ponemos aquí dentro.

Y hacemos una infusión sin que llegue a hervir.

Importante, para no cargarnos ni las propiedades del ron,

ni tampoco las de la vainilla.

Y ya está. Exactamente.

Y luego, las dejamos en un tarro

y tenemos una esencia de vainilla brutal.

Si se puede tener en un tarro cerrado herméticamente,

pues genial. Mientras más tiempo pasa, mejor.

Aquí lo tenemos. Lo dejamos poco a poco que vaya haciendo.

Vale. Bueno, ya... ¿Qué más, Javier?

Vamos ahí. Tenemos el melocotón con el yogur y la miel.

Fantástico.

Y la esencia de vainilla. Y la esencia de vainilla.

¿No se la has puesto? No, no. Sergio, te estoy esperando.

Todo, yo no lo puedo hacer, eh.

Yo, todo no.

Venga, ya está. Un poquito, porque es potente.

Bueno, un poco más, ¿no, Sergio?

Es potente. Esto es caro, Javi.

(Risas)

Vale.

Por un lado, esto. Por otro lado, la crema,

que ya la tenemos.

Venga, vamos a montarlo aquí. He visto esta cazuelita.

Y tú vas a poner el yogur con el melocotón aquí.

Y con la esencia de vainilla.

Y por el otro, tenemos el melocotón, que vamos a cortarlo.

Que esto es importante. Un cuchillo que corte bien

y es muy fácil. Y vamos haciendo así.

Y luego, esta crema impresionante de buena.

Cortado bien fino, porque vamos a hacer

como si fuera un carpaccio encima.

Y luego, lo vamos a quemar. ¡Toma ya! Festival.

Bueno, fijaos. Ponemos el melocotón.

Vale. Ahora vamos a poner la crema encima.

Una base fina, eh. Hazme caso.

Una base fina encima del melocotón.

Ahí.

Vale. El melocotón...

Otra pregunta, va.

¿De dónde es originario? Ya lo he dicho.

El melocotón, no. El albaricoque.

De Calanda, ¿no? Seguro que en casa lo sabéis.

Pues mira. Yo no tengo ni idea. Alguien lo sabe en casa, seguro.

Yo iba a decir, de China. Pues mira.

Sí, señor. Claro. ¿Ves?

A ver. Por eso he contado la historia

de que los chinos lo tienen como algo inmortal.

¿Cómo lo quieres poner? Sí. Vamos haciendo así.

Así, como un abanico, ¿no? Exactamente.

Espera. Si te pones tú así y yo así,

tú vas por aquí y yo voy por aquí.

¿Te parece bien? Tú sigue ahí.

Y así vamos a cuatro manos. ¿Te parece bien?

Hombre, es más difícil así. No. ¿Por qué?

Bueno, hacemos un carpaccio encima,

que eso lo dejamos a vuestra elección.

Pero así queda muy bonito. Luego, vemos la fruta,

evidentemente, que ya que es melocotón, pues melocotón.

La crema de melocotón en almíbar.

¿Eh? Te he sorprendido, eh, Sergio.

No. Bueno, este es como aquel que yo hice aquel día.

¿Te acuerdas? Sí, sí, sí.

Yo sé que como la gente te conoce, no nos vas a engañar

ni a mí ni a la gente. Este lo vamos a hacer así.

No, porque... Sí. En forma de rosca.

Es que lo voy a quemar, Sergio. Va a salir muy bien, Javi.

Te lo juro. Va a salir más bonito.

Es un drama. Es un drama, eh. De verdad.

Un drama de chaval. Ya está.

Un poco de azúcar moreno. Exacto.

Y tenemos la pala caliente. Un azúcar de vainilla,

de ese que, a veces, guardamos.

¡Huy, huy, huy! ¡Huy, huy, huy!

Venga.

Quema ahí.

Vale. Dale. Chútale.

Venga. Y ahora... Con la pala o con el soplete,

o con lo que tengáis. Una pala, normalmente,

se tiene más en casa.

Simplemente, para darle un toque tostado.

Quema ahí. Quema.

No veo nada. Trae.

Aparta.

Que lo tengo que hacer todo.

Cómo huele esto, eh. Huele bien.

Ya está, Sergio. Ya está. Venga, ya está.

Y aquí tendríamos, señoras y señores,

un homenaje al melocotón.

(Música)

Ya veis qué dos grandes platos con frutas de temporada.

Bueno, se puede combinar con carne perfectamente,

en este caso, conejo. Y hacer un superpostre.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Nos vemos muy pronto. Os queremos. Un beso.

Que lo paséis muy bien. Adiós. Adiós. Vamos a probar

Tengo un hambre, que no veas. Venga.

  • Conejo con albaricoques y crema de melocotón

Torres en la cocina - Conejo con albaricoques y crema de melocotón

12 jul 2017

Los hermanos Torres cocinan hoy conejo con una de las frutas de temporada más jugosas, el albaricoque. La combinación se convierte en un plato delicado y elegante al alcance de cualquier mesa. Siguiendo con las frutas de temporada, el segundo plato de hoy será una crema de melocotón.

ver más sobre "Torres en la cocina - Conejo con albaricoques y crema de melocotón" ver menos sobre "Torres en la cocina - Conejo con albaricoques y crema de melocotón"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 1.661 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios