www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4928265
Para todos los públicos Torres en la cocina - Coliflor gratinada y dulce de castañas - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer dos recetas que pasan de mano en mano

y son aquellas inolvidables.

Haremos una coliflor gratinada, como hacía nuestra abuela.

Y después, vamos a hacer un dulce de castaña.

Son recetas de memoria que hemos recuperado del cajón.

Una nos la habéis dado vosotros.

Os diré que es el dulce de castaña.

Y la otra es de nuestra abuela Catalina,

pero le hemos dado un pequeño toque que veréis. Está muy bien.

Aunque sea una receta de nuestra abuela, es supermoderna.

Realmente, es perfecta, rápida y buenísima.

Y de aprovechamiento, porque veréis cómo al final

la receta se utiliza toda. Es una de estas recetas

que vais a hacer en casa sí o sí.

Además es muy buena para niños, mayores.

Primer toque de todos. Vamos a cocinar la coliflor,

pero la vamos a cocinar en leche.

Y le vamos a dar unos toques especiados,

que eso ya es muy moderno.

Este ya es un gran toque, que era un toque

que le daba nuestra abuela. Y evita, primero,

que no huela la coliflor,

porque la leche es grasa y atrapa los aromas.

Y luego le va a dar mucho sabor a la coliflor

y a la bechamel que vamos a hacer con esta leche.

Fijaos. Tenemos la leche.

Y le vamos a poner cúrcuma,

que sabéis que da color y da sabor.

El colorante de las Indias. Exactamente.

Ponemos un poquito. Fijaos qué color da ya.

Vamos a poner cebolla, cebolla seca.

Ponemos como una cucharadita de café, aproximadamente.

Ajo en polvo. Fijaos qué toques para...

para la leche ya, para que tenga sabor.

Ponemos un poco de nuez moscada, Sergio.

Venga, vamos allá. Rallador.

Y después, unas hebras de azafrán,

que le va a dar mucho sabor también.

Aquí la nuez moscada le va a dar un toque brutal.

Y sabéis que combina muy bien la nuez con la coliflor.

Vale, Sergio. Comino yo le pondría aquí un poco

y pimentón, pimentón de la Vera también.

Vamos a traer un poco. Ese ya es mi toque, eh, Javi.

Es mío ya. Bueno, bueno, bueno.

Especias al gusto, las que tengáis o las que queráis, eh.

Azafrán, una hebra.

Un poco más. Javier...

Venga. Vale.

Un toque de comino.

Y luego, pimentón hay que olerlo a veces,

porque si lo tienes como nosotros en bote y pones picante,

pues puede ser un poco...

Nuestra abuela lo cocinaba en leche, sal y pimienta

y un poco de nuez moscada. Este es un toque

que le damos nosotros de más especias.

Ya la leche tiene mucho sabor ahora.

Vamos con la coliflor. Lo podéis hacer como queráis.

Dependiendo de las especias que tengáis en casa,

dices: Oye, a mí me gusta con clavo, con laurel,

con romero, con tomillo. Imaginación al poder.

Fijaos qué coliflor. Preciosa.

Época de coliflor. Estamos en plena temporada.

Cuando estamos en plena temporada, ya sabéis que los productos

es cuando están en su máximo esplendor.

Hay que utilizarlos en esa época.

Y luego, lo que hacemos son... Arbolitos.

Los ramilletes.

Aparte, la coliflor tiene mucha fibra y es muy saciante.

Sabéis a veces que decís: ¡Uf! Huele muy fuerte.

Bueno, pues la leche evita que haga un olor.

La suaviza de alguna manera.

La deja más delicada.

Dicen que ayuda a reducir el exceso de líquidos la coliflor.

Exactamente. Es muy completa.

Es un producto que sabéis

que la hemos cocinado muchas veces cruda,

porque el cuscús de coliflor es crudo también.

Y nos gusta de todas las maneras.

Incluso, nos gusta el olor. Nos encanta el olor.

Sí, pero gratinada a mí me trae

unos recuerdos tan maravillosos, tan buenos.

Yo me acuerdo que era una fiesta, cuando en casa

nuestra abuela la hacía gratinada. Sí.

En contra de lo que... Mucha gente dice:

¡Ostras! Coliflor es que...

Pues gratinada es perfecta.

Le vamos a dar un toque de gratinado con toque Torres,

que ya veréis. Y un toque final

que no podemos desvelar. ¡Tachán! Que es idea mía.

Bueno, bueno. Eh...

Vale. La coliflor.

Aquí tenemos la leche, que va cogiendo ahí...

Este olor. Fijaos qué olor más bueno de todas las especias.

Sale el ajo, la cebolla.

Vale. Ponemos la coliflor. Vamos a poner sal y pimienta.

En realidad, esto es una infusión de leche con especias.

A partir de aquí, esa leche nos va a servir.

Luego la colaremos, pero nos va a servir

para hacer una bechamel especiada.

Y luego... Bueno, como es

bastante neutra la coliflor,

nos va a servir para darle un toque de sabor también,

ese toque de menos es más.

Y de... y de toque de alta cocina para poder hacer en casa

esos platos que, aunque sean tradicionales,

son de toda la vida, nos llegan de otra manera.

Siempre pasados por el filtro, por el ojo de los hermanos Torres.

Y ahora dejará también la coliflor el agua,

el sabor que suelta y esta leche es de diez.

Ha cocinado ocho minutos. Ocho minutos y tenemos que pensar

que luego lleva otra precocción en el horno cuando gratine.

Con ocho minutos es suficiente. Huele bien, huele a especias.

¿Verdad que no tiene olor a coliflor?

No huele para nada. -Huele que alimenta.

Es solo el olor de las especias.

Ahí va. Se ha caído uno. Bueno.

Vamos allá. Y la dejamos. Hay que cocinarla,

pero esos ocho minutos dejarla un poquito al dente.

No hace falta pasarla de todo.

Mira. La misma placa.

Y ahora la coliflor

la recuperamos. Y la leche también,

por eso, por lo que decía Sergio.

Vamos a hacer una superbechamel. Correcto.

Ahora vamos a hacer un "roux", que ya sabemos qué es.

Mantequilla que derretimos.

Siempre ponemos más mantequilla que harina.

Y ya sabéis que nosotros, por litro de leche,

lo que ponemos es 100 de mantequilla

por 80 de harina, aproximadamente.

Para que lo tengáis ahí en mente.

Ahora, harina. Lo hacemos a ojo porque lo tenemos controlado ya

y ya, más o menos, lo tengo en la cabeza.

Fantástico. Una receta fácil y muy buena.

Y ahora ya lo que vamos a hacer, es cocinar bien la harina.

Eso es importante para que la harina no sepa a crudo.

A veces pruebas una bechamel y dices: Me sabe a harina.

Es porque no ha cocinado bien.

Y es darle el minuto y medio que hace falta para que se cocine.

De verdad que si probáis la leche ahora, es deliciosa.

Es muy buena. La coliflor ha soltado...

¡Hum! Ha soltado su sabor.

Las especias. Y sal, pimienta un poco.

Ya lleva. Yo le he puesto. Sí.

Ya está. Buenísima.

Que queréis hacerla con otro tipo de leche,

o leche o bebida de soja, bebida de avena, de almendra,

se puede hacer también y quedaría muy buena.

Y es más vegetal todavía. Importante tostar la harina

para que no sepa a crudo, sino...

Y ahora sin darle color. Siempre que no quede oscura.

Más bien, clarita. Son estas recetas de toda la vida

que pasan de mano en mano, pero que vamos mejorando,

les damos la vuelta. Y seguro que cada uno

tenéis en casa, o tenemos nuestra libreta,

aquella antigua con las recetas de la abuela...

Tira, Sergio. O de la tatarabuela.

Siempre hay... Venga. Y vamos echando.

Y ahora es medir, es ver cuánto de espesor

queremos darle a la bechamel.

Y ya está. Vamos midiendo.

Y aquí hace falta que nape, que se quede encima del...

Dale un poco más. Venga, un poco más.

Tiene que ser espesa para napar la bechamel. Está claro.

Vale. Un poquito más.

Venga. Y yo creo que ahora ya la tenemos perfecta.

Dejamos hervir.

Y veis que es suave, sedosa. Venga. Y un poquito de sal.

A ver, que tenemos una niña, María, en el público.

¿Te gusta la coliflor? Sí.

¡Bien! ¡Toma ya!

Pues no es tan normal que le guste a los niños pequeños.

¿Y gratinada te gusta? Sí.

Venga, luego la probarás. El público nos decía

que sí que la cocináis en leche.

Ponía la tapadera al revés para que tuviera fondo,

y ponía leche y miga de pan para que absorbiera el olor.

Pero así mejor, ¿eh? Y tanto, claro.

Es el truco de la abuela. Sí, sí.

Me encantan esos truquillos.

Ahora vamos a gratinar y tú, Sergio, vas a rallar queso.

Venga, tengo un queso Manchego que me está diciendo: "Cómeme".

¿Veis que ya está seco por la parte de la piel?

Tiene una pinta, que no veas.

Cuando decimos "napar", se trata de napar,

por eso tiene bastante salsa, a mí me gusta que lleve bastante.

Vamos a cubrir bien, fijaos que cubre la coliflor

y es porque le hemos dado un espesor perfecto.

Ahí está. Además, bastante cantidad.

La bechamel es un clásico de la cocina francesa,

la hemos usado para canelones...

Pero esta tiene toque. Eso es verdad.

Esta es especial.

Es de las recetas que haces,

que dices: "La voy a hacer, la voy a probar porque...".

Con brócoli queda muy bien; con el bimi, que es de la familia;

con el romanesco; con pencas de acelga;

lo puedes hacer con cualquier verdura;

con judía verde; con espinacas; con todo...

Pero con la coliflor es el recuerdo que tenemos de la infancia.

Era un plato que no faltaba nunca. Una o dos veces a la semana,

imagino que porque es barato. Sale bien de precio.

Sale bien de precio. Ahora, grill a tope

porque lo bueno es que el queso se gratine

y que la bechamel coja ese sabor con el queso tan bueno.

Vale, al horno. Fijaos qué pintaza.

El queso está... vamos, que tiene una potencia de sabor...

Y el color llama, también.

Vale, esto lo ponemos aquí. Vamos.

Grill a tope, subimos la rejilla para que tarde menos,

para que sea más rápido.

Darle un gratinado rápido, que eso sí está bien.

Mientras gratina, haremos ahí el...

Os vamos a enseñar la foto de la abuela,

que no sé si os la hemos enseñado alguna vez.

Sí la hemos enseñado. ¿Esta sí?

Catalina, la matriarca total.

Belinda, que es la perrita, era de nuestra otra abuela.

Sí. No era nuestra.

Y se llamaba, cuidado: Belinda. Belinda.

Y Javier y yo con los patinetes y con los pantalones de...

Las Chiruca. Y los pantalones de pana

con las rodilleras porque petábamos los pantalones siempre,

nos duraban muy poquito; entonces, nos ponían las coderas

y las rodilleras. Exactamente. Sí, sí.

El del casco es Sergio y el otro soy yo.

Por cierto, ya veis que desde entonces soy mucho más alto.

Jerséis de lana que nos hacía nuestra abuela a mano.

Todos estos los hacía ella. Sí, sí, sí.

Muy guay. Qué guapos.

¿Sí, no? ¿Has visto, no?

Sí. Es una casa que teníamos

en la montaña, le llamábamos "el terreno",

una casa en el campo, vamos. En Vallirana, en un pueblo de ahí.

Sí. ¿Cortamos alguna hierba, Sergio?

Venga, sí. Voy a sacarlo, que ya estará.

Toque final: hemos encontrado jamón en el mercado.

Fijaos qué veta tiene, es un jamón con una veta tremenda,

y lo estaban cortando a cuchillo.

Se nota cuando está cortado a cuchillo, tiene estas marcas,

y hemos comprado un poco. Porque será el toque de gracia.

Cuando la coliflor está bien gratinada, bien caliente,

al poner el jamón encima, se funde la grasa y...

Hum... Eso es un toque nuestro.

Hum... Pero...

Además, si compras poquito no cuesta mucho

y el sabor que tiene se nota que es de bellota, ese sabor bueno.

Hum... Me fascina el jamón.

¿Cómo lo tienes, Javier? Esto ya está.

Fijaos que coge un gratinado ligero,

pero se termina de cocinar la coliflor,

le hemos dado antes un punto rápido de cocción.

¡Tachán! Qué bueno.

Ahora, el jamón ibérico.

Jamón y... Y un poco de cebollino, opcional.

Ahora, al estar caliente se va a fundir la grasa

y esto es delicioso.

Vamos a ponerlo así, no lo tapamos todo, pero...

Que tenga jamón.

Esto es un platazo, pero platazo, además.

Este es "de menos es más", ahora se derrite la grasa del jamón,

y el sabor del jamón con la coliflor

y con las especias que hemos puesto,

queda un plato de diez. Venga, un poco de...

Huy, huy, huy. Cebollino picado...

¡Viva las recetas de la abuela!

Vamos con un postre muy dulce, un postre de castañas de temporada,

las coceremos en leche, las vamos a cocinar dentro de la leche.

Está superbién. De lujo.

Esta es una receta que habéis enviado vosotros.

Gracias. Nos hace mucha ilusión

cuando nos mandáis recetas y esta receta es muy buena;

nos ha sorprendido porque es jugosa.

Y fijaos, tiene hasta la mancha del aceite,

eso quiere decir que esa receta...

Está muy bien. Además, la receta que se escribe

es porque te gusta y porque quieres conservarla; esta es una de ellas.

Vamos a hacer la receta tal cual, le daremos algún toque, claro,

pero vamos a respetar bastante la receta. Primero...

Explica lo primero que tenemos, Sergio, explícalo tú.

Tenemos castañas y haremos un puré para hacer un dulce,

pero imaginaos que hacemos un plato de caza;

sería una guarnición perfecta.

Es la castaña cocida en leche con piel de limón y canela.

Nada más, no lleva nada más. Ahora...

Lo que hacemos es ponerle azúcar. Un poquito de azúcar.

Y triturar, hacer un puré. Creo que había otra más de limón.

No, eran dos, había dos.

Huy, Javier... La canela...

Huy, huy. huy. Pues, has puesto tú más, ¿no?

Claro, claro... claro.

Había tres pieles y ya las tengo aquí.

Venga, ya está. Que las había puesto yo. Azúcar.

Y a triturar. A triturar.

Si queda algún trocito, no pasa absolutamente nada.

Sí, porque luego le irá bien, va bien que tenga algún trozo ahí.

Ahora, ponemos los huevos.

Sabéis que las cantidades os la damos ahí en...

En la web. "En la web"

Importante... Retiramos las claras

y las yemas las ponemos aquí dentro.

El puré de castañas debe estar tibio, no puede estar caliente,

porque si no, la yema se cocería. Hace un rato que las hemos cocinado

y sigue caliente pero no está muy caliente.

Se integra bien, ¿veis? Esto le dará una suavidad...

Si la castaña con la leche es suave, imaginaos con el huevo.

Venga, otra yema de huevo.

Las claras las montamos a punto de nieve.

Ahí. Ya sabéis de sobra lo que es.

Tengo aquí mi varilla... ¡"Patapam"!

La clara montada le dará más esponjosidad,

hará que quede más subido cuando cueza, mucho más esponjoso.

Esto tiene que estar buenísimo, seguro.

No dejéis de mandarnos vuestras recetas, nos hace mucha ilusión

y son superbienvenidas.

Luego, hacemos una selección y hacemos unas cuantas, seguro.

Sobre todo, las que están escritas a mano, aquellas antiguas,

porque les damos el toque de ahora.

Son las guais.

¡Perfecto, ya lo tenemos!

Fijaos, el punto de nieve es cuando queda totalmente...

Bien montada. "Bien montada"

Ahora las ponemos aquí dentro y, Javier, remueve.

Ya sabéis, de abajo hacia arriba, esto va a hacer

que quede mucho más esponjoso, más ligero.

Ahí está, bien integrado.

Esto hace que quede como una especie de "mousse",

lo que hacemos es introducir aire a la masa de castañas.

Ahí está.

Es como un suflé. Bueno...

No es igual, pero recuerda a un suflé.

De hecho, lo vamos a hacer en un "ramequín", esto de aquí,

que es como le llamamos nosotros y mucho de vosotros, también.

Luego hablaremos sobre moldes, pero, ahora, lo vamos a hacer aquí.

Lo vamos a hacer al baño María y no lo taparemos,

porque nos interesa que coja una color doradito, tostado...

Y eso lo hará la yema de huevo.

Además, seguro que decís: "Pelar la castaña es un trabajo",

pero se puede encontrar congelada, que está pelada, y viene superbién,

para cocinar es perfecta.

Aquí, lo que hacemos, con las manos bien limpias

o con un pincel le ponemos la mantequilla.

No ponemos harina, solo ponemos mantequilla para que no se pegue.

Fijaos qué bonito es, lo llevas a la mesa y es chulo.

Sí, además, no lo vamos a desmoldar.

Ya veréis que la presentación es muy bonita.

Mirad que ha quedado esponjosa, ha quedado más ligera.

Ahora, llenamos los "ramequines".

Veis que tenemos bastante porque luego haremos

una tarta grande también para que no falte,

para el equipo también, eh.

Bueno, recordad que la castaña cuando no habían otros ingredientes

o en épocas de hambruna ha sido un alimento básico

porque con la harina de la castaña se han hecho

un montón de elaboraciones que han venido muy bien,

o sea, es un productazo. Y luego, es que sabe a invierno,

una cosa que te sabe a lo que es.

Tengo un poco de agua caliente aquí.

Vale, lo tenemos. Lo ponemos al baño María.

Agua caliente. En España se hace muy buena,

bueno, es un gran productor de castañas, Galicia, sobre todo,

en Galicia hay una castaña espectacular, pero en Italia

también, en Francia, también se hace muy buena castaña.

Y en varias zonas de España no solo en Galicia.

Sí. La ponemos al horno,

180 grados, 35 minutos.

Qué pintaza tiene ya. Sí, ya veréis

y queda dorado, muy bonito.

Ya que estamos por aquí, vamos a hacer también...

La sartén de toda la vida, cómo no. Qué recuerdos, qué recuerdos.

De las castañas, nuestro padre hacía una que la hacía

con el taladro, las sartenes viejas las cogía y con el taladro

le hacía agujeros y era la que usábamos en casa.

Algo importante que hay que tener en cuenta

al hacer las castañas si no, explotarían,

hay que pincharlas, cortarlas, es tan fácil como esto.

Cogéis con un cuchillo y le dais un golpe,

así, pam, con que tengan un toque ya está bien.

Pero si no... Sería peligroso, os acordáis

un día que hicimos en el horno y explotó

que hicimos una prueba, pues lo mismo puede pasar

en la sartén, explotar y nos podemos quemar,

así que siempre un agujero.

También se les llama erizo de árbol porque sabéis

que va cubierta de un erizo muy grande natural

que es la vaina que tiene, el envoltorio de la castaña

y es natural, llena de pinchos que pincha un montón.

Sí, pero que es muy bonito. Sí, ya tenemos, ahora

las ponemos, directamente, a la llama como tiene la cáscara,

la cáscara lo que hace es proteger a la castaña.

Y ya la vamos dorando aquí

Ya se va haciendo tal cual, hay que moverla de vez en cuando,

pero ella sola se va a hacer.

Y vamos a hacer un acompañamiento que va muy bien con este plato,

con la castaña que esto ya ha sido...

Espera que antes explicaré lo de los moldes

que dije que lo explicaría.

Fíjate, mira, tenemos aquí varios tipos de molde

que hemos buscado de todo lo que teníamos,

hay que decir que tenemos

el de aluminio que es el más común.

yo creo que tenemos

y es este que es desmoldable.

Este que es fijo. Veis que nos sobró masa,

luego haremos para el personal aquí, para los currantes,

haremos una grande y puedes hacer...

Este está muy bien porque si pones un papel debajo

y metes la masa y, evidentemente, pones un poco de mantequilla,

sale muy bien. Mantequilla y harina

es bueno ponerle. Este lo que hacemos también

es poner papel debajo, de horno,

y si puedes alrededor también porque luego sale mucho mejor.

Bueno, creo que encamisarlos, que así se dice, con mantequilla

y harina es bueno hacerlo en todos, este es

el típico de plum cake de toda la vida

Os acordáis también que tenemos el de turrón,

no lo hemos sacado, que es el que usamos

para terrinas, para todo. Multi, multi, esta es tipo pastel.

Silicona, estos sí que son...

Que veis, se puede, bueno, se puede doblar muy bien

y para sacarlo nos va muy bien.

Y encima que este no se pega, que es un antiadherente muy bueno,

También va bien encamisarlo, son moldes con formas más...

Este sería para cake. También, pero veis que luego

desmoldas esto, ya hicimos varias veces en esos moldes.

O para panes, brioches... Los conoceréis porque los enseñamos

varias veces y estos son de silicona que creo que van

muy bien, ahora estamos acostumbrados.

Y luego los pones a lavar. Magdalenas

que a veces, o podéis poner

el papel dentro porque sabéis que si solo ponéis el papel

en el horno, se cae.

Esto te aguanta la forma o si no, directamente, aquí

y te queda perfecto. Y te aguanta,

se desmolda muy fácil, silicona que va muy bien también.

Va súper. Algunos moldes

que os queríamos enseñar para que vierais.

Y el "ramequí" que es lo que pusimos

que es de porcelana que está en el horno.

Esto se llama acanalador

Seguro que lo habéis visto alguna vez.

Es un aparato muy... Yo lo conozco en la cocina

de toda la vida y antiguamente,

cuando se decoraban más las bandejas y se hacía

toda esa parafernalia de poner

alrededor de las bandejas todas las decoraciones,

se usaba más. Y lo usaremos para hacer

una guarnición que está muy bien

y que combina muy bien con la castaña

que es piel de limón confitada. Correcto.

¿Veis? Salen como...

Como una juliana. Como una juliana bien finita,

pero lo bueno del acanalador que solo coge la piel superficial

con lo cual esto no amarga, lo que amarga es lo de dentro.

Solo coge la parte de fuera.

Y esto es de un frescor tremendo.

Mira, mira, no tiene, aquí si lo veis...

Y mirad qué bonito, qué ricitos.

Enseñaré este, no tiene nada de blanco,

o sea, no sé si la cámara supersónica lo cogerá.

Claro que lo puede coger.

Es solo lo amarillo con lo cual no amarga nada.

Estas cámaras cogen hasta los olores.

Sí, ya dentro de poco, yo creo que sí.

Cardamomo, sabéis que es una especia fetiche

que nos gusta muchísimo que proviene de Las Indias.

Qué bien huele. Me da un olor magnífico.

Entre el limón porque la piel de limón

es fascinante y el cardamomo

esto es tremendo.

Vale, lo ponemos dentro de la olla. Pon un poquito de agua.

Un poquito de agua, no gran cantidad.

Un poquito más. Ahí está.

Un poquito más, vale, ponemos la piel,

un buen chorro de miel.

Así, para que... Cómo huele a castaña,

estamos aquí y huele a... A temporada.

A temporada total.

Las castañas ya se están asando, un cardamomo que lo rompemos

un pelín para que suelte más aún su aroma.

Yo lo machaco un poco como si fuera un diente de ajo,

igual, lo ponemos aquí. Y ahora dejamos que evapore

el agua de la piel de limón.

Dejamos que confite bien, dejamos que se cocine ahí

dentro del horno el "ramequí", o sea, esta "mousse"

o este dulce de castaña que hemos hecho,

asamos las castañas y montamos el plato.

No os lo perdáis, tiene mucho rollo.

La castañeira, la castañeira.

Mirad cómo queda, qué dorado, qué maravilla de, bueno,

pues de dulce de castaña. Lo dejamos enfriar,

lo dejamos enfriar y ahora está aquí así.

Y ahora, lo vamos a decorar, a terminar, aquí tenemos

las castañas que cocinamos

que ya están frías para poder pelarlas.

Qué olor más bueno, esto es... Esto es ya la castaña.

Y además os digo de comer es...

(RESOPLA)

Y ya veis que se pelan superfácil así las castañas.

Ahora rompemos la castaña en trozos

y ponemos encima porque esto

ahora es bueno encontrar algún tropezón.

Aunque también rallaremos un poquito.

Ahí está. Exactamente, antes también

se le llamaba al castaño, al árbol, árbol del pan.

En la época de los romanos eso.

Sí, porque alimentaba mucho. La castaña alimenta muchísimo.

Y es... Las paradas estas que hay por las calles a veces

que huele toda la calle o todo el barrio a castaña

que se llama los castañeros o castañeras.

Castaña y boniato también. Y boniato, sí, de verdad,

eso es delicioso, a mí, vamos,

me hipnotiza. Seguid mandando vuestras recetas

que les daremos nuestro toque.

Respetando la tradición, pero con toque Torres

como el libro. "Tradición con toque Torres".

Bueno, aquí tenemos también, fijaos cómo ha quedado.

Qué buena está la castaña. Esto es un vicio.

Mirad que queda confitada, queda perfecta porque...

Hemos dejado evaporar al agua. Exactamente, y tiene la acidez

que tiene que tener la piel de limón

y esto nos refrescará muchísimo.

Esto queda muy bueno. Y queda dorada,

le da la acidez perfecta, es magnífico eso.

Repartimos

y esto le da un plus porque luego refresca mucho.

Bueno, y luego ya con castaña cruda hacemos

como una especie de polvo, ¿veis? Cuando rallas en un rallador

bien fino la castaña, te quedan esas láminas finitas

y de verdad que crujen y es buenísima.

Es como la nieve, la nieve de castañas

le vamos a llamar. Ya que tengo hierbabuena...

Hierbabuena y un toque de canela en polvo

que tengo ahí preparada ya. Mirad que bonito.

Lo que hace es que le da color.

Ahí está, un toque de canela ya para terminar.

Bien. Ahí está.

Aquí tenemos esta fantástica coliflor, un plato de recuerdos

y un homenaje a todas las abuelas.

Exactamente, y un dulce de castaña, no puede haber

nada más de temporada, os deseamos un feliz día

y que siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí, adiós. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coliflor gratinada y dulce de castañas

Torres en la cocina - Coliflor gratinada y dulce de castañas

07 ene 2019

Hoy los Torres rinden tributo a su abuela Catalina. El primer plato será una coliflor gratinada hecha con la receta que ella misma les enseñó y de postre un dulce con castañas últimas de la temporada.

ver más sobre "Torres en la cocina - Coliflor gratinada y dulce de castañas" ver menos sobre "Torres en la cocina - Coliflor gratinada y dulce de castañas"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios