www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3800478
Para todos los públicos Torres en la cocina - Canelones - ver ahora
Transcripción completa

porque nos aporta ese toque de grasa que es bueno también.

Bueno, veis, cortamos las carnes a dados.

Que normalmente es eso, una buena panceta de...

O papada, papada de cerdo.

Salchicha... salchicha normal.

Y pollo.

Puede ser muslo o pechuga.

Pero la pechuga para este plato va bien.

Importante... ¿por qué lo hacemos?

Porque son unos canelones para hacer a mediodía

o por la noche, da igual.

Pero que no nos lleve tanta elaboración.

Son unos canelones hechos al momento.

Pero que ya veréis que tienen el mismo...

Vamos, el mismo sabor...

Y la misma fuerza que tienen los canelones normales.

¿Veis? La papada, que es mucho más grasa

le aporta mucha melosidad, mucha jugosidad

a lo que es el pollo, que la pechuga puede ser

un poco más seca. Y la salchicha también.

O sea, que complementa, combina muy bien.

¿Lo ves? Muy bien, muy bien.

¡Eh! Muy bien.

Estoy, eh. Sí, sí, ya te veo.

Vamos a empezar a dorar las carnes.

Primero voy a esperar que se caliente bien.

Y tú si quieres, Javier... porque ahora lo único

que vamos a hacer es coger la salchicha, la papada

y la pechuga de pollo y dorarla bien.

Mientras tú vete con el puerro. Vale.

Porque así me a tiempo a dorar las carnes.

Con el puerro. El puerro...

Lo voy a decir. Sergio dice: "No lo digas, no lo digas."

Pues lo voy a decir. ¡No, no lo digas! No lo digas.

El puerro va a ser la pasta. Sí, sí, la pasta.

Va a ser una pasta natural.

Pero, evidentemente, vamos a reaprovechar todo el puerro.

Absolutamente, ahora vais a ver.

Cortamos la parte de atrás.

Vale, y cortamos... ¿Cómo los quieres, así de largos?

Está bien, ¿no? Así, correcto.

Bueno, un puerro hermoso, un puerro que esté bien,

en el mercado eso lo encontramos...

Vamos a cocinar lo que es el tronco.

Porque el tronco nos va a servir

para hacer el canelón.

Pero...

Antes también vamos a utilizar el verde.

Lo vamos a lavar muy bien, aunque ya estaba lavado.

Pero hay que lavarlo bien porque las hojas

aquí en el interior es donde...

Tiene mucha tierra. Ya lo veis.

Se pone la tierra.

Entonces hay que quitarle bien la tierra. Importante.

Lo cortamos en cruz. Y ahora lavarlo muy muy bien,

para que no tenga nada de tierra.

Ahí está, bien lavado.

Y esto nos va a servir, este puerro, el verde,

nos va a servir para el fondo, para hacer un caldo.

Un caldo que nos va a ayudar a mojar las carnes después.

Bueno, hay que decir que donde

más se consume el puerro es en el norte.

Más que aquí. Rioja, País Vasco, Navarra.

Y se planta también. Y se planta, claro.

Vale. Bueno, vamos a dorar bien.

Hierbas aromáticas. ¿qué hierbas le ponemos?

Pues a mí siempre me ha dado laurel y un poquito de tomillo.

Tomillo, que tenemos aquí. Seco o fresco.

Mejor fresco que seco. Pero bueno, opcional.

Y tengo aquí laurel.

Bien, primer paso...

Laurel.

Bueno, fijaos las carnes. Un momento, un detalle importante.

¿Por qué no picamos las carnes?

¿Por qué no ponemos la carne picada?

Si ponemos la carne picada nos soltaría todo el agua.

Entonces la carne hay que cortarla en trozos

para que guarde la jugosidad, la melosidad.

Ya lo picaremos después. Esto es importante.

Hierve el agua, ponemos sal.

Y ponemos...

Lo que va a ser la pasta del canelón.

Aquí tenemos como sabéis, siempre lo hacemos,

agua y hielo para cortar la cocción.

Porque lo único que queremos es un escaldado

y recuperar la hoja.

Bueno, que quede cocido un poco el puerro también.

Pero luego cortar la cocción. ¿Estás de acuerdo?

Sí, pero que cueza el puerro porque luego es lo que nos va

a servir de masa diríamos, de envoltorio.

Bueno, mientras Javier

va cociendo el puerro, que lo va hirviendo...

Brandy, jerez, lo que queráis... coñac.

Armañac.

Hombre, un buen coñac le va, o un jerez.

Ahí está. Sí, sí.

Y luego dejamos evaporar.

¡Buah, cómo huele ya... uf!

Dejamos evaporar y luego crema de leche.

Sin pasarse porque lo que tenemos que hacer ahora es reducirlo bien.

Crema de leche... Venga, perfecto.

¡Es la supermasa de relleno, está buenísima!

Ya está.

Ahora, ¿qué tenemos que poner dentro?

Puerro. Yo lo que iría haciendo es la nage para... la bechamel.

Sí, ahora lo podemos poner. Venga.

Porque ahora...

Aquí tenemos lo que es la pasta

y aquí tenemos lo que es el verde de puerro.

Que en el agua donde he hervido lo que sería la pasta,

vamos a hervir el verde.

Y eso va a ser el caldo que nos va a ayudar a mojar...

La bechamel.

Vale.

Aquí tenemos lo que es el puerro.

Y ahora lo que vamos a hacer, con cuidado, es...

Fijaos, sale solo, eh.

Sacar por capas.

Bueno, esta la dejo.

Ya tendríamos uno.

Sacarle...

Sale muy fácil, no tiene ningún... Y todo eso me lo das.

Va saliendo. Una.

Aquí tenemos otra.

Esto va a ser nuestra pasta de canelón.

Y fijaos. Eso va a ser la pasta.

Es muy fácil de hacer, no tiene ninguna complicación.

Luego, todos los restos que Javier me va dando del puerro,

más lo que yo tenía aquí,

lo que voy a hacer es también ponerlo aquí dentro.

Se van a cocinar bien, eh.

No hay problema con la masa, con la farsa esta que tenemos.

Mira, tengo bastantes ya. Toma. Venga, perfecto.

Dentro. Y aquí tendríamos lo que son... la pasta vegetal.

Bueno, perfecto. Llegados a este punto,

lo que vamos a hacer es coger y dejar hacer una infusión

que nos va a servir para la bechamel

con el verde de puerro, con toda esa clorofila

que nos va tan bien y que tiene tanto sabor

en el agua donde hemos servido los puerros.

Vamos a dejar 10 minutillos. Nada, que haga una infusión.

Y después colaremos. Y con esto lo vamos a dejar

que evapore al máximo, que evapore bien.

Y después ya lo trituraremos y esto será el relleno,

esto será para la bechamel

y eso será nuestra pasta de canelón.

Lo hemos tenido 10 minutos.

Ha reducido la nata, ha evaporado el alcohol;

tenemos las carnes impecables. De verdad que este plato

es rápido, bueno... Y fácil.

En el momento que estabais ahí, que hemos hecho este parón,

alguno del público lo ha probado y ha dicho: "Bueno." ¿O no?

Se puede dar el aprobado, está muy bueno.

Venga, perfecto.

Pues ahora lo que vamos a hacer es triturar.

Un poco más, Sergio. Sí, pero, bueno...

Que somos muchos.

Carnes enteras, jugosas. Y ahora trituramos.

Entonces es cuando se rehidrata todo.

Y... ¡vale, vale! No muy picado.

Bueno, ya, pero tranquilo.

Lo bueno del canelón, lo que nos gusta...

O a mí lo que me gusta. Pues un pelín más

porque me ha quedado alguna carne entera.

Pero que notes las carnes, que no sea un puré,

sino que notes dónde está el pollo...

Vale.

Venga, ya está. Perfecto.

Dónde está el pollo, dónde está la papada.

No, que quede algún trozo no pasa nada.

Vamos con la bechamel. Pero vamos a hacer una bechamel

completamente diferente. ¿Por qué?

Porque vamos a utilizar harina de maíz.

No contiene gluten, con lo cual es buenísima

para hacer la bechamel también. Se podría utilizar

también harina de arroz.

Correcto. Que tampoco contiene gluten.

También. De castaña. De castaña.

Hay un montón de harinas que se podrían utilizar,

que van muy bien para los alérgicos al gluten.

Bueno... Yo ahí... hay variedad.

¿Qué tenemos aquí? Pues tenemos el verde del puerro,

¿Recordáis que cogimos el verde del puerro

y pusimos puesto en el agua? Esto es, cocina de aprovechamiento.

Ponemos...

el agua del puerro, leche.

Y dejamos calentar. ¿Por qué?

Porque, si está caliente, no nos va a hacer grumos.

Y, si no, pues nos puede hacer grumos.

Después, la mantequilla. Ponemos la mantequilla a calentar.

Y vamos a hacer, como sabéis todos, un roux.

Ponemos, primero la mantequilla.

Y, ahora, ponemos la harina de maíz

y la cocinamos un poco con la mantequilla.

Ahí, perfecto.

Voy a ponerle un poco de potencia.

Y cocinamos bien. ¿Por qué? Porque así, como bien sabéis,

no nos va a quedar ese sabor a crudo.

¿Sabéis que la harina a veces queda con un sabor a crudo?

Pues, de esta manera, no.

Entonces, ya ponemos lo que son las leches.

La leche y, en este caso, el agua del puerro,

cocina de aprovechamiento, pero caliente,

que nos va a ayudar a que no haya grumos.

Lo ponemos dentro.

¿Las leches o la leche? La leche.

La leche.

Vale. Y ahora a cocinar, hasta que espese. Y ya está.

Poner a punto de sal, pimienta y, cómo no,

le daremos un toque de nuez moscada.

Eso le va muy bien. La nuez va muy bien, bueno,

para los canelones especia importante,

para una bechamel, yo creo que es la nuez, ¿eh?

Le va muy bien.

Manga, importante tener en casa, desechable de toda la vida,

que son las de trapo, las que queráis.

Pero, bueno, una manga siempre va bien tener.

Entonces, bueno, ya veis, que está bien ligada.

Está perfecta. Pero está bien ligada,

pero está suelta también.

O sea, el canelón no puede ser un mazacote de aquellos,

sino tiene que ser algo alegre, ligero, volátil.

Y este tiene todos los puntos.

Vale, perfecto. Fijaos lo que vamos a hacer.

Buenísima. Yo lo tengo así.

Ayúdame, Javier. Voy.

Vale, ¿veis? Ya tenemos la bechamel.

Ahora, en cuanto empieza a hacer burbujas,

es que ya lo tenemos, porque ya ha cocinado la harina,

la mantequilla. Por otro teníamos los caldos calientes y, fijaos,

esto es lo que vuelvo a decir que es importante.

Espera, vengo.

Que, cuando tú pones una cuchara y le das la vuelta,

queda superfina, superfina. Guay.

Seguimos. Venga, vamos a rellenar.

Vale, rellenamos aquí.

Ahora, con cuidado. Dale, dale sin miedo.

Ya tendríamos uno, ¿no? ¿O quieres más relleno?

Toma canelón. ¡Toma ya! ¿Eh?

Es que este plato es mío.

Venga, dale.

Es fácil y, de verdad, que es muy bueno, eh.

Yo le presiono un poco detrás para que no...

para que no se nos reviente. Así, bien, bien...

Y es bien diferente, claro.

Que también hay que sorprender en la cocina, es importante.

Y, además, divertirse. Venga, perfecto, venga, ya está.

Pues vamos a emplatar. Aquí tenemos la bechamel.

Lo emplataremos diferente, pondremos la bechamel debajo,

para que se vea bien el canelón.

Voy, eh. Dale, dale, dale.

Espera, voy a poner aceite de oliva,

sal y pimienta, importante.

Seamos generosos con la bechamel.

Hoy hemos encontrado este plato fantástico.

Y lo vamos a hacer de otra manera.

¿Que los queremos gratinar? Los podemos gratinar, eh.

Pero los vamos a hacer... Queda más bonito así.

Ya que son diferentes, los hacemos diferentes

desde el principio hasta el final. Haz unos copos de queso.

Ahí va. Pelador, parmesano.

Vamos a poner uno,

dos

y tres. ¡Toma ya!

¡Toma ya! ¡Toma canelón!

Vale, ponemos un poquito de parmesano así.

Fantástico. Y poco más, Javier. Y ya está.

Venga, ya lo tenemos.

Canelón de puerro estilo Torres.

Ahí está.

Perfecto. Buenísimo, de verdad, eh.

Probadlo.

Bueno, después de estos supercanelones, eh,

vamos a hacer otros canelones, pero vamos a hacerlos dulces.

Exactamente. Dulces y crujientes, o sea, vamos a hacer

unos canelones con una crema de nueces

que se llama intxaursalsa. Típico de los caseríos vascos.

Exactamente. Vamos a hacerla que es, de verdad,

una muy interesante. Lo primero que vamos a hacer

es el relleno, ¿por qué? Porque tiene que enfriar.

Que vendría a ser como una crema pastelera, más o menos,

pero ya veréis, tuneada. Con algún toque.

Sergio, tú las leches. Venga.

¿Primero qué tenemos? Nata y leche.

Crema de leche, que vamos a poner a calentar,

y tenemos leche. Y vamos a poner canela.

No abusar, pero un buen trozo de canela.

Ahí está. A hervir. Perfecto.

Por otro lado, tenemos huevo, que ponemos huevo entero.

Batimos bien.

Y aquí tenemos harina de maíz, un poquito de harina de maíz,

que lo pondremos en la yema.

Y mezclarlo muy bien, emulsionarlo muy bien,

que esté bien mezclado.

Y ahí, Sergio, cuando tengas una harina muy fina, la añadiremos.

Vamos a hacer una harina, pero la vamos a hacer nosotros.

Aquí tenemos nueces. Podría ser avellana, es muy buena.

Pero, en realidad, se hace con nuez.

Vamos a respetar al máximo la receta.

Vamos a hacer una harina, un polvo, una harina.

Ojo a la leche ahí, eh.

Perfecto. Fijaos qué fácil. O de almendra o de pistacho.

Vosotros lo podéis hacer después de cualquier cosa,

pero fijaos qué fina queda. Quiero que lo...

que lo veáis, para que veáis qué fácil es hacer, bueno,

pues este tipo de harina en casa.

Para hacer este plato. Vale.

Bueno, "este plato", este postre.

Sabéis que no nos gusta utilizar azúcar refinada

y nos vamos siempre por la miel. Tenemos una miel de flores.

Ponemos una buena cucharada.

Y un poquito más. Es muy buena.

Vale. Mezclamos bien.

Veis que está bien mezclado.

Importante, que no tenga grumos, que sea muy fina. Y ahora...

ponemos la harina de nueces.

Una supermasa, ya veis, lo mezclamos prácticamente todo.

No tiene mucha complicación. Y veréis que está buenísima.

No, queda muy buena, eh. Vale, Sergio.

El tema es que cada uno lo puede hacer

con el fruto seco que quiera.

Y tengo aquí la leche, la nata, acordaos

que pusimos a calentar la leche y la nata.

Ha hervido, que está caliente, importante.

Y vamos mezclando poco a poco.

La cuelo porque lleva la nata y por si tiene algún grumo o algo.

Ahí. La canela. Y déjame el cazo, Sergio,

que reutilizamos este cazo. Toma.

Vale, bien mezclado. Ahora, introducimos dentro.

Fijaos qué color ya tiene

de la harina de nueces. Venga, y aquí.

Y ahora, sin parar de remover...

Vamos moviendo. Cuando empiece el primer hervor,

vamos a ver que espesa.

Espesa porque tiene la harina de maíz y el huevo.

Entonces... Las nueces ya sabéis que, además,

son muy ricas en omega tres, que aportan muchísima energía.

Y que, bueno, es una crema,

estamos haciendo canelones hoy con consistencia.

El hielo, déjalo aquí. Hielo, "ice", "ice".

Porque la vamos a enfriar muy rápido.

Importante, no parar de mover.

Sí, para que no se... primero, que no coja grumos

y, luego, también que no se pegue, que no se agarra.

Exacto, que quede bien fina, ya empieza a espesar.

Ya empieza, es superfácil, no tiene ninguna complicación.

Fijaos.

Veis que ya ha hervido.

Que espese bien, bueno, en realidad es eso,

es una crema pastelera.

Exacto. Y es que ya está. Pues perfecto.

Y a enfriar. Baño María invertido,

que es que tiene hielo debajo,

simplemente para enfriarlo lo más rápido posible.

Esta sería la primera elaboración. Ahora lo que vamos a hacer es

enfriarlo, enfriarlo rápido.

Bueno, enfriarlo. Enfriarlo, se va a enfriar aquí.

Todavía nos queda hacer la masa exterior,

la masa del canelón que vamos a necesitar.

Y para eso, lo vamos a hacer con los siguientes ingredientes.

Tenemos harina, harina de trigo.

Tenemos harina de almendra, aceite, vino blanco.

Vino blanco seco. Es como masa emborrachada,

pero después la vamos a freír. Tranquilos. Y un huevo.

Entonces, vamos a poner la harina.

Lo vamos a poner todo junto.

La harina de trigo, la harina de almendra.

Vamos a hacer un pequeño hueco aquí.

Vamos a poner el aceite.

Qué buena. Qué buena masa.

Puede ser aceite de oliva suave.

Siempre suave, que no sea...

El vino blanco... un vino blanco seco.

Un vino dulce también, si queréis, se podría poner.

Y, en este caso, vamos a poner un huevo.

Ahí está.

Y vamos a poner una puntita de sal, Javi. Y la miel.

Sal, muy poquito, eh.

Sí. Pero es un toque que le da. Le da un toque.

Venga. Y ahora, ya...

Manos bien limpias y a remover.

Ya veréis que no tiene ningún secreto.

Es una masa.

Bueno, se amasa superbién. Ya lo veis.

Y ahora, lo que haremos, será, una vez bien mezclada...

Enséñala. Está ya perfecta. La textura.

Hay que amasarla un poco más.

Un pelín más. Pero es este tipo de masa.

Que no se pega en las manos.

Es ligeramente aceitosa.

Entonces, ahora lo que tenemos que hacer, es reposarla,

porque, normalmente, coge correa.

Correa es cuando coge elasticidad.

Y ahora la tenemos que reposar un poco... dame un bol.

Se dice "para que se relaje".

Para que repose, ¿qué he dicho yo?

Bueno, sí, eso, para que...

Venga, perfecto. Para que repose.

Ponemos ahí, vamos a reposar...

Yo lo dejaría donde quieras.

Tápala, por eso, para que no haga costra.

Y dejamos reposar diez minutos.

La masa... diez, quince minutos la masa, para que se relaje.

Dejamos reposar también la crema para que se enfríe.

Y después vais a ver el canalón que vamos a hacer.

Canelón, canelón, canelón.

(Suena la alarma)

Bien. Ya tenemos reposada la masa.

La hemos dejado quince minutos. Y tenemos fría la...

Y el relleno sabéis que lo teníamos en el baño invertido

y está bien frío y lo hemos puesto en una manga.

Con hielo...con hielo debajo. Está bien fría.

Vale, ahora vamos a hacer...

Pues, bueno, vamos a hacer los canutillos, que se llaman.

Los canelones... llamémosle como queramos.

Ya veis que la masa tiene una textura que no se pega.

Si tenemos un rodillo, va bien.

Que no tenemos rodillo, con una botella iría bien.

Pero ponerle aceite para que no se nos pegue.

Venga, dale tú ahí... vale.

La verdad es que no se pega. Es bastante...

No, hombre. Es estirarlo bien.

Que los hagamos del mismo tamaño, ¿sabes?

¿Veis? Y vamos estirando.

Yo tengo más maña que Sergio. Mucha más.

Tú la haces con el rodillo y yo con la mano.

Bueno, fijaos que es muy fácil.

Vale. ¿Por qué se llama caña?

Porque antiguamente se hacía con caña.

Las cañas de toda la vida, cortadas y se rulaba con la caña.

Exacto. Vamos a hacer una con caña.

Pero, también, lo que va bien...

Yo voy a hacer una con tubo. Son esos tubos de acero inoxidable,

que se compran ya especialmente para esto.

Y, bueno, esto se puede encontrar en las tiendas

donde encontréis menaje de cocina.

Ahí lo tenemos.

Y ahora lo que vamos a hacer es enrollarlo.

Enrollar.

¿Vale? Si nos sobra un poquito de masa, pues quitarla.

¿Veis? A mí no me sobra. Yo lo que voy a hacer,

es, simplemente, coger, darle la vuelta y ya...

Ya tengo uno. Prensar un poco.

Importante, prensar un poco aquí.

Ahora... ¡Ta! Para que no se nos abran.

Aquí, con la mano. La junta.

La junta, la juntamos.

Muy bien, Sergio. Te veo ahí a tope.

Venga, perfecto. Haces tú uno más.

Yo lo voy a liar este al revés, para que se vea bien.

Empiezo por aquí. Y una vez que llego aquí,

lo que hago, es cortar el exceso de masa.

¡Ta! Vale. Yo voy a freír.

Y tú... Vale, cierra ese.

Ya está. Ciérralo bien de ahí.

Este sí ha sido un poco raro.

Tú dale ahí con el dedo. Mira, Javi.

Sí. Ya le doy. Fuerte. Si no, se te abrirá.

Y es verdad. Es... Lo pongo con cuidado.

Lo pongo hacia abajo.

Que yo he hecho más de estos.

Venga y este también. Con cuidado de no quemarse.

Pero ya lo ponemos para que la junta vaya abajo.

Y bien cerrado.

O sea, sin miedo de cerrarlo bien, porque si no...

Luego, si os queda alguna abertura, pues, oye,

hacemos aquí un apaño rápido. Fíjate tú, qué fácil.

Esta masa se pega enseguida. El de caña.

Ahí está. Perfecto.

Dorar hasta que quede bien doradito, bien crujiente.

Y tenemos un supercanelón. Dándole la vuelta.

Que selle primero por el lado donde tiene la junta.

Le damos un poco la vuelta y ya veréis que él solo

se va a despegar del hierro y de la caña,

porque sufla, se hincha un poco.

Mientras se va enfriando,

aquí tenemos para rebozarlos,

que eso le da un punto buenísimo.

Aquí es donde hemos picado antes las nueces,

pero lo podemos reaprovechar.

Azúcar moreno.

O azúcar integral.

Ponemos un poco. Bueno, lo ponemos todo.

Así ya tendremos... que somos muchos, ¿no?

Y están así.

(RÍEN) Vale.

Canela en polvo.

Un toque de canela en polvo, que aquí sí le va muy bien.

Y vamos a mixar muy bien.

Vale, ahora tenemos un polvo,

que nos va a ayudar a, después...

Bañar los canutillos.

Perfecto, ya lo tenemos.

Y aquí tengo un plato para emplatar.

Fijaos cómo quedan, eh.

Voy a sacar uno aquí, que quema. ¡Qué bonito!

Pero fijaos cómo queda, qué dorado. Queda muy crujiente.

Con la crema, una vez se enfría, lo rellenamos.

Habrá que esperar un poco a enfriarlos; hay que esperar.

Ya veis que quedan bien dorados.

Tenemos que esperar, es lo que hay.

Terminamos que estén bien dorados.

Estos ya los tengo. Sí. Pero hay que dejarlo enfriar.

Eso sí. Dejamos enfriar y ya rellenamos.

Ya lo tenemos. Venga, perfecto.

Ya están, están fríos. Mira.

¡Fijaos qué maravilla, qué bonitos quedan!

Y el tubo sale perfecto. No hace falta ningún esfuerzo.

Vale.

Aquí tenemos el azúcar integral

con la canela, que hemos hecho un polvo.

Y ahora, lo que hacemos, es bañarlos.

Bueno, rebozarlos. Sí. Simplemente, rebozar un poco.

Para darle ese toque de canela, que le va muy bien.

Ya está, así por encima.

Canela y azúcar, que le va superbién.

Vale. Y ahora, tenemos aquí el relleno, que os acordáis, eh.

El relleno, que hemos hecho esta masa pastelera.

Toma ya. Con las nueces, con el polvo de nueces.

Intxaursalsa. Intxaursalsa.

Anda que el nom... vale.

Y ahora rellenamos... Por un lado, por el otro...

Dale por el otro lado.

Nos aguanta superbién, eh.

Y luego es un bocado... ¡buenísimo!

Buenísimo.

Esto está buenísimo. Probadlo, porque, de verdad,

bueno, es de estas recetas. Luego, ya, toques vuestros.

Le podéis poner comino. Le podéis poner anís.

En vez de ponerle el vino blanco,

ponerle un poco de vino blanco y anís,

que le va muy bien a la masa.

¡Increíble!

Vale. Y bien relleno, eh.

Y ya está, ya lo tenemos. Venga.

Venga, perfecto. Esto, bueno,

un postre muy nuestro, muy de aquí.

Y está buenísimo, buenísimo. Está muy bueno.

Bueno, canutillos con intxaursalsa.

Ahí está. Vivan los canelones.

Del tipo que sean.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Adiós. Hasta el próximo programa.

Hasta luego. Venga, al ataque.

Muy bien. Primero el salado y luego el dulce.

Muy bueno.

Este es mejor.

Está muy bueno. ¡Ahí está!

Venid, venid los que estáis por ahí detrás

y probamos por aquí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Torres en la cocina - Canelones

Torres en la cocina - Canelones

14 nov 2016

Hoy canelones diferentes. Salados y dulces con esencia vasca (postre). Canelones de puerro y pollo; Cañas rellenas de Intxaursalsa (crema de nueces). 

ver más sobre "Torres en la cocina - Canelones" ver menos sobre "Torres en la cocina - Canelones"

Los últimos 1.332 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios