www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4238058
Para todos los públicos Torres en la cocina - Canelones de verdura y salmonete en escabeche - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

dos recetones tenemos hoy de esos fáciles

que os solucionan la vida superbien y rápido.

Canelones sin pasta y después un escabeche

de salmonetes de locura.

Exactamente. Empezamos.

Vamos a empezar, haremos unos canelones,

¿pero dónde está la pasta?

No tenemos pasta, bueno pues vais a ver.

Vamos a darle un toque interesante, primero,

¿qué vamos a hacer? Javier.

Tenemos la berenjena que es lo más importante

y hoy vamos a utilizar la de toda la vida.

Esta es que es más oscura, aunque sabemos que tenemos

varios tipos de berenjena que está la rayada

que es más dura, seguramente, y tienes menos pepita,

esta que le llaman asiática,

que está muy bien también, que está muy introducida.

Y, bueno, la vamos a hacer

con la berenjena que todos conocemos.

Tenemos la berenjena que es de producto de temporada y brutal.

Mira, primero, sacamos la parte de atrás,

no tiene secreto,

y la vamos a cortar en láminas, porque la pasta

va a ser la berenjena.

Vereis que es una receta tanto la primera como la segunda...

Córtala bien que la iba a cortar en mandolina y me dijo que no

la cortara así que muchos en casa no la tienen.

Claro. Pues entonces, precisión.

Y tanto vosotros como yo, la vamos a hacer bien

porque es muy fácil. ¿Qué hacemos?

Con un cuchillo bien afilado

pues cortar en láminas, unas láminas de, aproximadamente,

medio centímetro. Un poco más fina.

No, no, te equivocas. Es mi plato.

Te equivocas. Un poco más fina, más.

(EMITE SONIDOS)

¿Veis? Y queda perfecta así.

Vale, Sergio, tú ve aliñando.

Vale, venga, cada vez... no me hace caso,

pero cada vez la hace más fina.

Como sabe que se equivocó, pues retrocede.

¿Sabéis ese refrán que dice? Bueno, no aquella palabra

que dicen: "Vaya berenjenal". Ah, sí, sí.

¿Por qué es? Te has metido en un berenjenal,

porque la berenjena pincha, o sea, de la berenjena

bueno, esta, curiosamente, no tiene, pero, normalmente,

salen unos pinchos que meterte en un berenjenal es...

La planta, un huerto con berenjenas.

Que pincha. Venga, con eso está bien, ¿no?

Sí. Bueno, qué hacemos nosotros si la berenjena no está

en plena temporada, que ahora es temporada y está bien,

pero hay gente que dice: "A mí la berenjena me pica

y es que a mí la berenjena me amarga".

Bueno, os enseñaremos varios trucos, pero ahora uno.

Por eso hay tantos remedios. Exactamente.

Vamos a poner un poco, nosotros la vamos a hacer sudar

con un poco de sal y una punta de azúcar.

Por los dos lados.

Es importante tenerla que no toque con la...

con el plato porque cuando suda, es importante que el agua

caiga abajo así no se oxida, no queda negra.

Un poco de sal y de azúcar, la tenemos aquí.

Esta la dejamos sudando y yo me voy aquí

con nuestro querido público.

Mirad qué gente más guapa,

o sea, qué bien, qué alegría. Gracias, muy amable.

Cocineros y me han dicho, han venido a tope,

que no solo os voy a enseñar algunos trucos

sino que ellos también nos dirán alguno.

Trucos para trabajar la berenjena o para que no amargue y que tenga,

hay gente que dice que le pica o que amarga.

Yo os digo, harina, agua, sal y un poquito de azúcar.

Removéis bien con un batidor, esta sería una manera de tenerlas,

20 minutos o 15 minutos antes, tenerla en agua

con harina, sal y azúcar.

Otro truco sería poner agua, azúcar, sal, más cantidad de sal

que de azúcar y luego leche.

O leche solo también, aunque yo también,

si puede ser agua y zumo de limón.

porque como es antioxidante,

bueno, se quedaría más blanquecina, no se oxida.

Decidme vuestros trucos.

Yo con sal, no sabía lo del azúcar.

El azúcar le quita un poco el amargor como es...

Y la sal hace sudar, ¿no? Exactamente,

el exceso de agua lo quita

que es donde está el componente amargo

y entonces se quita. Con un papel absorbente,

con papel secante, secarla bien y a partir de ahí

ya empezar a trabajarla.

La haremos diferente hoy, pero vamos a verlo.

Hombre, si os acordáis también hicimos lo que era el cardo

que lo poníamos en agua y harina y entonces queda mucho más blanco.

Eso lo hemos hecho varias veces. Exacto.

Déjame la varilla, vamos a hacer primero una bechamel.

Una bechamel rica que vamos a hacer no una bechamel,

vamos a hacer una salsa aurora.

Que es mantequilla,

que la salsa aurora, ¿sabéis lo que es?

Pues no. -No.

¿Aquí?

Alguien lo ha pillado por ahí, alguien lo pilló,

es una bechamel con puré de tomate.

Con salsa de tomate.

Es la salsa aurora se llama.

Coge un color rojo muy bonito, es muy sabrosa

y veréis porque nosotros

hacemos la bechamel, pero enriquecida.

Entonces queda la bechamel.

Vale, vamos a poner también mientras se derrite la mantequilla,

ponemos esa bechamel que a nosotros tanto nos gusta

y que es tan potente, tan intensa, tan interesante.

Una parte de caldo de ave.

Cuidado con la bechamel, eh.

Por una parte de leche.

Y por otra parte de crema de leche.

Imaginaos qué bechamel.

Cremosidad, sabor, intensidad...

Bueno... la base es el fondo y el fondo es la base.

Sí, es una bechamel que nunca falla porque tiene

mucha potencia de sabor

y es muy rica en todos los sentidos.

Sal y pimienta.

Y luego vamos a poner un poquito, cómo no, de nuez moscada.

Claro que sí, claro que sí.

Ya sabéis que a nosotros nos gusta cocinar la harina.

Lo dicho.

Esto, vamos, casa a la perfección.

Sabéis que la nuez le va muy bien aquí.

Entonces, sin pasarse porque es muy potente.

Pero un poquito le va muy bien.

Qué bien huele, normalmente, se pone al final,

pero la ponemos ya para que aromatice.

Bueno, el roux ya sabéis lo que es.

El roux, mantequilla, harina,

dejar cocinar y luego ya ponemos los líquidos.

Perfecto. Javier, si quieres tú

con la berenjena. Vale, ahora la vamos a marcar,

pero muy poquito, bueno,

lo suficiente como para poder trabajarla bien.

Doblarla, hacer como si fuera la pasta.

Nos encanta la berenjena, nos fascina la berenjena

en temporada que es ahora, es buenísima.

Originaria, dicen que, bueno, que vino, sobre todo, de La India

y por eso creo que la berenjena acepta tan bien las especias.

Bien seca la berenjena porque ya le hemos quitado

el posible picante o amargor que tuviera, ya lo hemos quitado.

Yo voy poniendo la leche.

O los líquidos.

Una berenjena que además es tan versátil

porque se puede hacer de muchísimas maneras.

Y es tan sana, tan buena, tan digestiva, no engorda.

Aquí hicimos, que está en la web,

la berenjena con especias que era maravillosa, buenísima.

Bueno, veis, pongo un poco de líquido,

deshago bien la harina.

Y ahora, veis, empieza a espesar y ya pongo el resto.

No veréis ni un grumo.

Ni uno.

Y ya... no hay ni que colar ni que triturar ni nada

sino, simplemente, ahora

es una bechamel muy potente, muy buena de sabor.

Pero la vamos a hacer muy natural. Tomate frito.

Salsa de tomate, tomate frito que nosotros siempre tenemos

aquí nuestra base hecha.

Le voy a poner un poco y se la pongo ahora.

Ahí está y ahora dejamos cocinar un poco.

Esto se llama Aurora.

Salsa aurora.

Vale, fijaos qué bechamel más fina.

Ahora empezará a espesar, evidentemente.

Para napar esto nos va a venir de fábula.

¿Veis? Ahora ya empieza

que la podemos doblar bien, que la podemos trabajar bien

y el grosor es perfecto.

Vale. Voy yo a poner.

Mejor así.

Las especias, vente conmigo.

Vamos a hacer las especias

que van a servir para parte de nuestro relleno.

Y vamos a hacer, yo tengo aquí, bueno, veis que tenemos

un montón de especias, de frutos secos,

de hierbas aromáticas, de cítricos, de todo...

Pues lo que voy a hacer es coger clavo que le va muy bien.

Especias le van muy bien, comino,

anís...

Y almendra, y almendra tostada.

Venga.

Almendra tostada que le va, también, muy bien,

o sea, si veis todo especias que le va muy bien a la berenjena.

Berenjena, especias, combina perfecto.

Clavo, cuidado, que es muy fuerte y potente.

Pero un poco...

El clavo de olor, perfecto,

ya hace tiempo que no lo trabajamos.

Ponemos el comino.

O comino o anís si queréis, uno de los dos.

Ahí está.

La almendra, almendra tostada.

Una buena marcona de aquí que esta almendra es muy buena.

Venga, almendra sí hay que ponerle.

Y luego ya con el mortero hacemos una picada.

Picamos todo bien.

Y esto lo vamos a juntar con un queso fresco

que tengo en la nevera para el relleno

y va a quedar perfecto.

Por eso os decía que luego admite hierbas, admite anchoa,

admite salazones, admite carne.

Admite lo que cada uno quiera ponerle.

Y es muy fácil. En este caso lo vamos a hacer vegetariano.

Vale, perfecto. Ya lo tengo.

Ah, qué bien huele.

Bechamel ya la paro porque también está.

Vale, voy a coger el queso, que lo tengo aquí.

Mira, y aceituna negra le vamos a poner también.

Yo tengo queso fresco. Ya veis, es un queso fantástico

que combina muy bien con la berenjena el queso.

Eso sí que lo tenemos todos en cuenta

que ya hemos hecho varias veces unir queso con berenjena.

Está la bechamel... de verdad. No, no, es que es muy buena.

Está para... para...

Sólo la bechamel ya es buena.

De verdad, ¿eh? Es que yo la hago.

Tú sinceramente aquí prueba.

Seguro que mejor que la que hago yo.

Bueno, a ver, a ver. O no. O no.

Está espectacular. Es que está muy buena, ¿eh?

Con el tomate, se nota el caldo de ave.

Es la importancia de hacer una buena salsa.

Espectacular. ¿Sí? Gracias.

Es una idea que le he dado yo a mi hermano.

Vamos allá, seguimos.

Tenemos la almendra con las especias,

que la vamos a poner con el queso.

Esto ya es un toque.

Un toque fantástico.

Yo si me das un orégano, una albahaca,

un tomillo, lo que quieras.

Yo haría un poquito de "orewgano".

Vale, vamos a ponerle un poco de aceituna negra.

O aceituna verde, lo que tengáis, ¿eh?

Sabéis que nos gusta la aceituna negra.

Las aceitunas nos gustan en general.

Pero es que combina muy bien

también con la berenjena, con el queso.

Luego todo es una cuestión de lógica en la cocina.

Es pues rimar esa paleta de sabores que tenemos.

Y una vez que conoces y que tienes esa base

pues ya luego simplemente es ir juntando.

¿Tiene sal-pimienta? Hum... no.

Has tardado en contestar.

Ya, pero era para... ¿Dudas?

Yo no dudo. A tu lado no dudo.

(CANTAN) #A tu lado no...#

Vale, venga, mezclamos bien.

Qué plato más bueno, más fresco.

¿Y le has puesto hierba? Hombre, claro.

¿Qué le has puesto? Orégano.

Ah. Venga, pues vamos a rular.

¿Eh, qué tienes que decir?

¿Qué tienes que decir?

Perfecto. Perfecto.

El grosor es perfecto.

No está mal. Un poquito más fino mejor, pero no está mal.

Venga, va. Chútale.

Cogemos este queso, bueno, este relleno.

¿Dónde lo ponemos? Aquí que es más bonito.

Donde quieras. Sí.

Y va a quedar perfecto, ya veréis.

Luego se deshace el queso, pero se mantiene dentro.

Uf, es de estos platos que son muy buenos.

Veis, tan fácil como esto el canelón.

Coger... patapán.

Desde la parte gorda a la parte fina.

Cogemos una cucharada, la ponemos en el centro.

Bueno, y esto es sano, y es bueno, y es natural.

Y de aquí cogéis, presionáis

un poco para darle forma y patapán.

Súper fácil. Nada más, es fácil.

Entonces aquí en la base ponemos un poquito de bechamel.

Si es que la cocina es fácil. Esto es fácil.

Fácil, buena y divertida.

Venga, pues ya está. Mira, yo pongo uno.

Voy, voy. No me lo toques.

Si el éxito ha sido mío.

El grosor de la berenjena, Sergio.

Bueno, pinta de maravilla, ¿eh?

Ahora cubrimos con la bechamel.

Sergio, tú vas con el queso rallado.

Salsa es bueno que lleve, ¿eh?

Hombre, es que esta bechamel es la bechamel.

Buah.

Vale, dale ahí, el queso.

Cuidado, ¿eh? Cuidado con los canelones.

Vale, queso rallado. Queso el que tengáis:

manchego, parmesano, cabra, oveja...

Lo que queráis. Hombre, yo aquí un queso seco

o un parmesano como estoy rallando pues le va,

le va de maravilla.

Stop. Que lleve queso, Javier.

Que lleve queso.

Vamos a gratinar.

Tengo el gratinador a toda leche.

Le vamos a dar un golpe importante, un golpe potente.

Y sacamos y ya veréis.

Bueno, ya lo tenemos aquí. Tiene un olor de locura.

Un platazo. Espectacular, ¿eh?

Le voy a poner un poco de cebollino picado

que le va muy bien. Sí. Frescor.

Normalmente sabéis que a la bechamel

nosotros le ponemos cebolla. No le hemos puesto cebolla

pero le vamos a dar un toque fresco ya para...

Bueno, esto es un entrante brutal, ¿eh?

Incluso plato único también podría ser, ¿eh?

Bueno, puede ser un plato... Perfecto. Venga.

Vamos con el salmonete. Súper salmonete.

Escabeche. Receta súper fácil y muy buena.

Salmonete. Hemos encontrado además uno espectacular.

Fijaros.

¡Oooooh!

Un pescado que está bien de precio y que es buenísimo.

Uno de nuestros pescados favoritos.

Este y el lenguado. Y el San Pedro también.

Fijaros. Y la merluza, y el bacalao.

Todo, nos gusta todo. Si es que nos gusta todo.

Claro. Viva el mercado. Viva el mercado.

Viva el mercado. Viva el producto.

Qué pasa, que encontramos cosas maravillosas como esta.

Fijaros qué color. Esos colores rojos,

el ojo que está vivo, que está mirando,

que está brillante.

Y esto es una calidad extraordinaria.

Un salmonete como tiene que ser.

Un buen pescado, muy fresco.

De temporada porque finales de verano

principios de otoño es cuando mejor está el salmonete.

También los pescados tienen temporadas.

Hay que estar atentos a las temporadas.

Nosotros, Sergio, hacemos cocina de temporada.

Por supuesto, por supuesto. Producto. Productor.

Ahí está. Entonces ahora lo que hacemos es filetear.

Y siempre nosotros guardamos las espinas, aunque sea...

si no tenemos que hacer nada hoy

porque no vamos a hacer ningún caldo, las congelamos.

Y otro día para hacer fumet, un caldo de pescado que dices:

"No tengo nada." Haces un caldito de pescado

con cuatro patatas, un poco de pimentón

y ya tienes un súper plato que te salva la vida.

Siempre guardar. Aquí lo que hacemos es sacar

un poquito, dar una forma bonita.

Y, Sergio, tú vas sacando las espinas.

Y explicas cómo sacar las espinas.

Mirad, ¿eh? Qué filete más bonito.

Se lo podemos pedir a nuestro pescadero, ¿eh?

Fijaros, precioso.

Uf, manjar.

Es buenísimo. El salmonete es muy bueno.

Pinzas.

Pero bueno, pero que podría ser una pinza.

Y yo tengo agua y simplemente si la espina va hacia la cabeza

pues aquí ya empezamos... Es un poco laborioso,

pero si lo queremos sin espina es lo que hay.

Y vale la pena, es coger un poco de tiempo

pero vale mucho la pena. Y es muy fácil, ¿eh?

Es ir tocando con el dedo, palpando e ir quitando.

Vale, vamos a hacer estos dos salmonetes.

Hay dos tipos de salmonete, que un día os lo enseñaremos.

Está el salmonete de arrastre, que es de fango.

Que tiene la cabeza diferente y es de inferior calidad.

Y este que es de roca, que se alimenta de crustáceos

y por eso ese color. Y este es mucho mejor.

Yo ya lo tengo. Yo también.

Ves qué rápido, qué fácil.

Y espinas, las guardamos. Lo que hemos dicho.

Nevera, que luego limpiamos.

Le quitamos bien la sangre dejándolo en agua con hielo.

Y luego al congelador. Y el día que tengamos que hacer

fumet o caldo de pescado pues ya lo...

con alguna espina más...

Vamos con las verduras.

Verduras.

Para un escabeche

sabéis que lleva verduras el escabeche.

Pues aquí tenemos nuestra cesta.

¿Qué tenemos? Puerro, zanahoria, calabacín...

y cebolla tierna.

Evidentemente las verduras cada uno las que tengamos.

O las que más nos gusten.

Voy a coger dos cebollas tiernas.

Bueno, son las verduras más habituales

que encontráis fácil en el mercado.

Y luego las que soléis tener en casa también.

¿Que no tienes estas? Pues las que tengas.

Verde de puerro. Siempre lo guardamos. Para caldos.

Y a veces yo si no tengo que hacer caldo

lo que hago es que lo congelo también.

Tengo un táper en la nevera

y voy poniendo los restos de verdura.

Y cuando tengo bastante tanto de espinas de pescado

como de verdura lo que hago es un caldo.

O sea, que se aprovecha todo en la cocina.

Absolutamente todo.

Y ahora el puerro lo vamos a lavar bien, eso sí.

Bueno, ya está. ¿Veis?

Ha sido un momento el salmonete.

Pero ahora ya lo tenemos limpio y libre de espinas.

Y eso lo notamos pasando el dedo...

pues que no hay ninguna espina.

Toma, Sergio, ve cortando tú el puerro.

Y lo vas a cortar en juliana.

Juliana sabéis que es un corte fino.

Un corte que viene de una persona

que se llamaba Julien. Julien. Sí, sí.

También pelamos la zanahoria.

Vale, ¿qué más? Yo lo tengo. Y, Sergio, la naranja.

Voy a por la naranja. O ve con el aceite.

Vamos primero con el aceite.

Bueno, que vaya calentando el aceite, que vamos a poner...

Aquí es importante poner aceite de oliva virgen,

porque, luego, esto es lo que nos vamos a tomar también.

Vale. Y luego, pues, bueno, escabeche ya sabemos

que tiene que cubrir.

Vale. Ahí dejamos el aceite, que vaya atemperando.

No hay que calentarlo demasiado, pero que vaya cogiendo calor.

Vale. Cojo una naranja también, que tenemos aquí.

Y le vamos a dar un toque cítrico, cítrico de naranja.

Es diferente, eh. Sí.

Primero voy a hacer un poco de piel de naranja.

Bueno, primero, cortamos los extremos.

Porque vamos a hacerla a lo vivo para la ensalada.

Pero, también, como necesito un poco para el escabeche

que le va muy bien, corto un poquito aquí.

Veis que solo cojo la parte naranja.

La parte de la piel, la parte que no tiene el blanco,

que lo blanco amarga.

Entonces, esto, toma. Te lo doy. Vale.

Perfecto. Y aquí ya voy pelando,

de esta manera, la naranja.

Que donde termina un corte, empiezo el otro.

Y así nos sale perfectamente redonda.

Bueno, y ahora ya, simplemente, sin coger la parte blanca,

que es la que amarga,

ir haciendo estos gajos. Bueno, veis que queda así.

Y ya está. Queda muy limpio,

muy bonito y muy estético.

Bueno, y, sobre todo...

Es la forma de hacer los gajos en vivo.

Vamos a poner alguna hierba aromática,

que aquí tenemos un poco de romero.

Tomillo. Si puede ser fresco, mejor.

Ya sabéis que le aporta mucho más sabor.

Un diente de ajo. Laurel, pimienta.

Métele. Que es un escabeche. ¿Os acordáis?

Lo que es romero y tomillo juntos.

Es "romillo".

(HACE BURLAS)

Un chiste mío.

Vale. Yo tengo aquí los gajos de naranja.

Y mientras, Javier, vas haciendo, que no sé qué vas a hacer,

yo tengo una lechuga, una escarola frisée.

Sabéis que la escarola frisée es... Esta. Os la voy a enseñar.

La voy a poner en agua con hielo. Esta.

Que es esta escarola más fina.

Para mí, es un poco más dulce. No es tan amarga.

Aunque sí tiene un punto amargo, pero bueno.

Y tengo nuestro cuchillo de porcelana.

O con unas tijeras también.

Esto es ideal porque así no se oxida la lechuga.

Si no tenéis, no pasa nada.

Si no, también, lo que hago es agua y hielo y con la mano,

vamos sacando aquí, un poco limpiando de ramas.

Y para que se quede bien turgente, bien fresca.

Vale, Javier. Vamos a lo importante.

¿Esto no es importante?

Dejamos al chaval con su lechuguita y vamos a lo importante.

Entonces, un diente de ajo. ¡Pam! En camisa.

Roto, machacado. Lo ponemos en el aceite.

Que esté caliente, pero no muy caliente.

Eso es importante. Después, pimienta en grano.

Para nosotros, no puede faltar

la pimienta en grano en un escabeche.

Y fijaos que es un escabeche al momento.

Ponemos unos granos de pimienta.

Ahí está. Una hoja de laurel.

También, el escabeche, hoja de laurel. No puede faltar.

Aunque tenemos también el "romillo".

Y ahora ponemos

la zanahoria, que va a tardar un pelín más, pero no mucho más.

No queremos que coja color. Importante.

Por eso, el fuego está no muy fuerte.

Lo voy a retirar, ¿vale? Yo creo que ahora está bien.

La piel de naranja y las verduras.

Ahora, claro, va a cortar un poco la cocción,

porque las verduras cortan un poco esta cocción.

Bajan la temperatura al aceite. Exactamente.

Y ahora, fijaos qué cosa más bonita.

A ver, a ver. Más natural, más simple.

Ponemos vinagre.

Pero tenemos un vinagre que este es...

De estragón. Estragón. Exactamente.

Yo estoy aquí, Javier. Tranquilo. Es diferente.

Y vale la pena. Ponemos unas gotas.

Sabéis que siempre lo ponemos fuera del fuego.

Entonces, habéis visto que he puesto poco vinagre.

Porque queremos un escabeche suave.

Y el salmonete es delicado.

Ponemos un poquito de sal también. Evidentemente.

Y ahora, veis que hace alguna burbuja el aceite,

que va confitando muy lentamente la verdura.

Pues ahora es momento de poner el salmonete,

siempre fuera del fuego.

Ya veis que es una medida pequeña. La cocción es rápida.

Ponemos dentro. Y con ese calor... Se va a cocinar.

Bien. Perfecto, hombre. Perfecto.

Es una cocción. Además, el salmonete

hay que hacerlo muy poquito porque es muy sutil.

Si no, luego se queda muy seco.

Porque nosotros sabéis que somos ansias.

Lo vamos a dejar cinco minutos y nos lo vamos a comer.

Pero esto es bueno dejarlo así, mientras más tiempo,

de un día para otro, mucho mejor.

Porque gana mucho más. Exactamente.

Bueno, voy a escurrir la lechuga.

Aquí, un colador para la verdura, para sacar.

Para escurrir la verdura.

Porque este aceite es muy bueno después. Se puede reutilizar.

Porque como no ha subido mucho de temperatura,

es un aceite reutilizable. Y, además, con sabor.

Bueno, entre la berenjena de primero,

que es sano, qué buen plato.

Y luego, este salmonete que nos comemos así con ensalada,

perfecto.

Y dame, porque yo cogeré escabeche para la ensalada.

Es que ya está. Entonces, con mucho cuidado,

porque es muy delicado el salmonete ahora,

se nos puede romper, con una espátula,

ponemos los filetes

¡Uf! Es mantequilla. Increíble.

Esto es superdelicado. Es fino.

Veis que se empieza a abrir ya.

Cuando se empieza a abrir el salmonete,

veis que se rompe de aquí un poco, es que está la cocción perfecta.

Entonces, no más, porque si no, se rompería.

Venga. Salmonete, por un lado.

Las verduras, por otro. Espera. Dame un poco de vinagreta.

Bueno, no voy a hacer vinagreta.

La lechuga la voy a sazonar con este aceite

que ya lleva el vinagre.

Si puedes, ponlo dentro. Si puedes, eh.

Perfecto. Muy bien. Se me ha ido un poco.

Me la ha tirado encima.

Vale. Un poco de sal y pimienta.

Y la naranja, que también la pondremos.

Y yo emplato.

Yo pondría primero la verdura debajo, eh.

Vale. Como quieras. Y la hierba alrededor.

Más que nada, porque es mi plato y digo yo cómo va.

Venga. Te hago caso. Es un escabeche al minuto,

un escabeche mágico, fácil, bueno.

De producto, de mercado. (JADEA)

Ahora, si quieres, un poco de lechuga alrededor, Sergio.

Toma, ponle. Que yo voy a picar el encurtido un poco.

Y ya está. Esto le va a dar frescor

y le va a dar un toque diferente. ¿Tienes algo verde?

Que te quiero verde. Sí, sí. Tengo verde.

Que lo voy a aliñar un poquito con aceite, con este aceite.

Un poquitín.

Le ponemos aquí algún encurtido.

Luego, ya, nosotros le damos el toque,

porque es que nos gusta que esté estéticamente bello.

Fijaos. Ponemos los filetes.

Ya decimos, con cuidado, que son muy delicados.

Estoy hasta nervioso. Fíjate.

Ahí está.

Ahora, unos gajos de la naranja. Que le va muy bien.

Naranja, salmonete. Naranja. Combinación perfecta.

Refresca mucho. Darle color.

No abusar, pero un poco le va muy bien.

Ya está. No le pondría nada más. Ya está, Sergio.

Y aquí tenemos una ensalada de salmonetes en escabeche,

espectacular, diferente y única.

Platazos para vosotros.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Adiós. Nos vemos pronto. Hasta luego.

Bueno, este me lo como.

Este me lo como yo ahora. Nos lo comemos. Nos lo comemos.

  • Canelones de verdura y salmonete en escabeche

Torres en la cocina - Canelones de verdura y salmonete en escabeche

22 sep 2017

Sergio y Javier prepararán unos canelones de verduras con bechamel de tomate, una exquisitez fácil de cocinar en casa. Como segundo plato, cocinarán un tradicional escabeche para acompañar al salmonete.

ver más sobre "Torres en la cocina - Canelones de verdura y salmonete en escabeche" ver menos sobre "Torres en la cocina - Canelones de verdura y salmonete en escabeche"
Programas completos (501)
Clips

Los últimos 1.672 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios