www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4321519
Para todos los públicos Torres en la cocina - Canelones de calabaza con pollo y flan de café - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

hoy vamos a hacer dos platos,

aparentemente, simples, canelones...

Y flan. Exactamente, lo que pasa

es que le daremos la vuelta, le daremos el toque Torres.

Exactamente, son dos platos muy populares, pero

los haremos muy de estación, muy de otoño y muy fáciles.

Lo primero que vamos a empezar es por estos canelones

de calabaza y pollo que la pasta no va a ser pasta

va a ser... Calabaza.

Calabaza. Sí, y además, esta calabaza,

calabaza violín que tiene poca pepita

y que nos servirá para hacer la pasta

y la bechamel porque vamos a hacer una bechamel

espectacular de calabaza.

Que tiene toque Torres y es de temporada.

Lo dijimos, primero, lo que hacemos es cortar

la calabaza, hay gente que le da miedo cortarla porque

a veces, resbala y es verdad que hay que tener cuidado

porque yo voy a hacer estas láminas anchas.

Esta calabaza va muy bien para hacer esto porque

sabemos que aquí tiene la pepita,

pero todo esto es carne.

Entonces es perfecta para hacer esto.

Mirad qué color.

Oh. Yo lo primero que hago

para pelar la calabaza es buscar un apoyo

bueno para que no nos cortemos. Y luego con una puntilla

es ir cortando.

Exacto. Voy a coger este que corta más.

Ahora, época espectacular,

la mejor época, evidentemente, de la calabaza.

Muy sana, además, supersana, Javier.

Bueno, aprovecharemos la calabaza porque Sergio

va a hacer la pasta con la mandolina,

se podría cortar a cuchillo,

pero mejor la mandolina porque es más regular

toda más igual. Y lo que nos sobre,

los trocitos, la pondremos con leche que ahora nos servirá

para la superbechamel.

(Risas)

No me lo puedo creer, Sergio.

No me lo puedo creer Se ha escapado, tío,

qué quieres que haga. Entre los huevos que se le escapan

y la calabaza, no entiendo nada.

Algo pasa, algo, es un misterio este programa.

Hay cosas que... No me lo puedo creer.

Yo tampoco porque no es normal, bueno, hay que decir

que la calabaza resbala un poco, tiene esa cosa.

(RÍEN)

Bueno, vamos a cortar. No ha pasado nada.

Cortamos fina la calabaza porque necesitamos que sea,

¿veis? Que tiene ese grosor.

Bueno, vamos a buscar

la parte más grande, más ancha. Más noble.

Bueno, hay que decir que tiene la calabaza mucha fibra

y dicen, bueno, no, que es verdad, que, claro, al tener

mucho caroteno que es este componente

que le da este color tan naranja, es muy buena para la vista.

Es muy gorda, Sergio, un poco más fina.

Para prevenir cataratas. Vale, le voy dando la vuelta

y fijaos que sacamos... La zanahoria también

es muy buena para la vista.

Estas láminas de calabaza. Ahora sí, yo lo veo así.

Que con esto es lo que vamos a utilizar,

las escaldamos, evidentemente. Perfecta.

¿Eh? Superchula.

Esta es. Muy bien, esto es.

Vamos a hacer cuatro o cinco tampoco vamos a hacer.

Yo haría cuatro.

Todo esto, todos estos trocitos lo que yo voy a hacer

es cortarlo bien pequeño y ponerlo a cocinar con leche.

Exactamente, para la bechamel, pero vamos a hacer

una bechamel de calabaza también para aprovechar,

cocina de aprovechamiento,

todos los restos los pondremos aquí dentro.

Vale.

Ya verás. La leche.

Ahí está. Picamos pequeño para que no tenga

mucho tiempo de cocción, esto se cocina enseguida.

Lo que tarde en hervir la leche ya lo hemos cocinado.

Versátil, económica la calabaza.

Todo lo que tiene es bueno.

Y, sobre todo, lo que hemos dicho, de temporada.

Voy a escaldar la pasta, bueno, la pasta, las láminas

de calabaza. Agua, sal.

Ahí está y escaldar,

simplemente, ya sabéis, agua caliente.

Se podría hacer en aceite, también, pero no lo veo necesario.

Y, simplemente, escaldar, la dejamos medio minuto

porque si la dejamos demasiado, se puede romper

y lo único que necesitamos es que sea maleable

para poder trabajarla.

Javier, un poco de nuez moscada en la bechamel.

Vale. En la leche.

Que a mí me gusta mucho también

la piel que cubre la nuez moscada

es muy buena.

Yo la cojo con los dedos, está un poco caliente,

pero ya lo vemos que podemos hacer un canelón ya.

Agua y hielo, a enfriar.

¿Qué los tuvimos? Ni un minuto.

Muy poquito.

Y luego además la terminaremos en el horno y la verdura,

insistimos con el tema de la verdura, en todo

lo que podías, poned verdura, comer.

Y ahora vamos... Y frutos secos también,

ya veréis que lleva frutos secos.

¿Vamos con la bechamel o con la picada?

Vamos con la bechamel, Javier.

Harina, mantequilla y hacemos el roux.

Vale, mantequilla, ya sabéis que, a veces,

incluso la hemos hecho con aceite de oliva.

Si no queréis que sea tan grasa usamos aceite de oliva virgen.

Que va perfectamente. También se puede hacer.

O sea, que cualquiera de las dos sería válida.

Y, sobre todo, ahora que siempre decimos

que hay que cocinar bien la harina por lo menos minuto y medio

porque si no, luego la harina sabe a crudo

y se nota. Muy bien, ponemos mantequilla,

queda preciosa. Superchula, canelones diferentes

y veréis que la farsa que vamos a hacer

es un momento, es muy fácil porque fuimos a la carnicería

y pedimos dos pechugas de pollo picadas.

Patapam. Ya está, bueno, esta es una receta

que menos es más, la primera y la segunda.

Dos recetas que combinan muy bien

como primero y postre

y, realmente, muy fáciles de hacer, ya veréis, y diferentes.

La segunda es un flan,

os voy a dar una pista: para no dormir.

Esa es buena. Eh.

Venga, fantástico.

Vale, cocinamos bien la harina.

Y ya le dimos el toque, le metiste nuez moscada, ¿no?

Sí, le puse.

Pues un poco de sal y pimienta a la leche.

Sal.

Pimienta. Será un hervor porque

como está cortada tan pequeña la calabaza,

bueno, será un minuto. Se cocina muy rápido.

Pues es muy fácil. Y el tiempo de ir haciendo

la leche con la calabaza, se nos va cocinando la harina

y la mantequilla. Si no tenéis, estaba pensando,

alguno dice: "Pues yo mandolina no tengo",

pues con algo más fino, con un pelador hacéis tiras,

luego la estiráis en un papel film,

ponéis la farsa en medio y enrolláis.

Que también sería una alternativa. Sería una lasaña en capas.

También podría. Capa de calabaza,

la carne, calabaza, la carne,

o sea, que se puede hacer de varias maneras.

Vale, tritura ya, Javi.

Vale, bueno, tenemos la calabaza

que estaba cortada bien pequeña y trituramos.

Vamos a colar, ¿no?

Sí.

Así nos va a quedar bien fina,

importante que nos quede bien finita.

Y aquí ya le hemos dado un toque diferente, totalmente, diferente

a esta bechamel, fijaos, qué leche.

Ahí, apretamos bien para que caigan todos los jugos.

Leche aromatizada con calabaza.

Toma ya.

Bien apretado, bien apretado.

Y hala.

Ahora sí, hay gente que a lo mejor coge ahora y le queda algún grumo

que no debería, si está bien hecha, no quedan grumos.

Pero qué pasa si la trituras ahora, que te queda más líquida

la bechamel y no nos interesa tampoco.

Vale. Venga, ya la tenemos,

bechamel lista, probar y probar.

Luego le pondré unos daditos y todo

cruda encima de calabaza. Ya veremos, ya veremos.

Se lo voy a poner. No, porque es mi receta.

Le va, le va. Ya veremos.

Ya veremos. Vale, vamos con la picada,

vamos a hacer una picada. Una picada de ajo.

Y avellana. Y avellana.

Vale, avellanas, tostadas si puede ser.

La avellana es uno de los alimentos más sanos para el corazón.

Fruto seco. Y tengo que decir que consumimos

en este país, qué bien, qué bueno, qué sano,

consumimos muchos frutos secos y el fruto seco, puse el ajo,

lo que ayuda es a saciar

no engorda, ayuda a saciar, los aceites que tiene

son superbeneficiosos.

Vale, esto ya está.

Y ahora voy a sacar el pollo.

Es que ya huele bien, avellanas y ajo.

Los vamos a gratinar también.

Bueno, fijaos, esto pedí en la carnicería,

dame dos pechugas de pollo

y pasadas por la máquina, picadas y ya está.

¿Qué hacemos aquí? Ponemos sal, pimienta.

Voy a cortar orejones.

Que podrían ser, estos son orejones,

pero podrían ser higos, pasas...

Sí, cortados pequeñitos,

farsa, bueno, palabra que se denomina

a una masa, que después sazonamos cruda o cocida, da igual.

Esto es muy energético. Sal, pimienta, armañac,

coñac, brandy, lo que queráis, un poquito.

Como lo vamos a cocinar, se va a eliminar.

Opcional, ¿eh? Le da elegancia. Pero a mí me gusta.

También opcional, pero sabéis qué pasa, como vamos a hacer

un canelón directo, quiere decir que esto, esta misma carne

la vamos a enrollar en la calabaza

y, después, lo vamos a meter al horno.

No quiero que me suelte agua, así que le pongo pan rallado

para que me absorba la humedad. Está bien.

Vale, fijaos, pongo los orejones.

Orejones...

Venga, perfecto, el pan rallado.

Ahí está. Y la picada. La picada.

Ahora mezclamos bien.

Fijaos que el ajo y la avellana le van a dar un toque brutal.

Ahí va. Todo en crudo, ¿eh?

Fantástico. Ya tiene muy buena pinta.

Vale.

Pinta bien, ¿no? Sí. Superbién.

Superbién. Y es fácil. Perfecto.

Es fácil. Oye... ah, vale.

Esta superbechamel. Canelones que en italiano

quería decir... El canelón es como un rulo.

Y son muy antiguos, el canelón.

Que vemos que está un pelín espesa, creo que está un pelín espesa,

un poco de agua de la cocción o de leche.

Siempre estamos a tiempo.

Los romanos que hacían... Han inventado todo o casi todo,

ya hacían canelones, una especie.

Pero no como estos, ¿eh? No como estos.

Canelón quiere decir caña.

Bueno, caña, sí. En italiano.

Porque es como una caña es como un tubo.

Secamos un poco las láminas.

Y ya ponemos aquí el relleno.

Fijaos qué fácil, es que es un canelón.

No los vamos a hacer muy gordos.

Porque... El tuyo no veas.

O les damos más... Ahora le quito.

O les damos más o menos cocción.

Como aquí, sabéis que vamos siempre con las prisas.

¿Por qué decimos que son muy fáciles?

Ya veis... Son muy fáciles.

Superrápido de hacer y el resultado es de diez.

¿Por qué decimos que son buenos? Porque lo son.

Fijaos, patapam.

Porque es mi receta.

Ya está. Encima pollo, que es una carne...

Que es fácil de encontrar, económica, también, sana.

Tiene muy poca grasa.

En la Edad Media se consumían más capones, aves como gallina,

perdices, pero luego el pollo se recuperó

y se ha vuelto como algo superpopular, ¿no?

Como carne blanca, también, tiene menos grasas,

sobre todo la pechuga y nos va bien para estos platos.

Vamos a hacer cinco ya, ¿no? Venga.

Hay un gran consumo de carne de pollo

en España y en el mundo.

Es una carne, realmente, muy consumida.

¿Dónde lo ponemos? En la bandeja, bandeja, bandeja.

A ver, bechamel abajo. Exactamente.

Trae. Creo que está espesa.

No, ya irá bien para gratinar.

Ya irá bien.

Ponemos la bechamel, si os fijáis, tiene el color este naranja.

Hombre, tiene toda la... Una cuchara grande.

La calabaza.

Los carotenos de la calabaza.

Vale, ponemos aquí.

Y ahora ya, fijaos qué facilidad

de plato y qué bien... En crudo, ¿eh?

Fijaos que el pollo está, pero con el gratina que le daremos

ya se cocinan.

Vale, ahora, cómo no. Parmesano.

Un buen parmesano, importante, los vamos a gratinar.

Cómo no, claro.

Vamos ahí. Voy a ir poniendo la bechamel.

El parmesano es un producto superenergético.

Veréis que está espesa, pero a mí me gusta,

porque así, luego, en el horno,

no se me va del todo.

Dejo las puntas visibles para que se vea que son de calabaza.

Muy bien. Mete un poco más, Sergio, más.

No te cortes. Tranquilo.

No te pongas nervioso, sé que es la hora de comer.

Venga, dale. Queso rallado.

Ahora a gratinar, ¿cuánto tiempo? Pues hasta que gratine.

(Risas) Con cinco o seis minutos, ya...

Está hecho. Solo con el calor se cuece el pollo

y te queda impresionante. Vale.

Generosos de queso, ¿eh?

Ahí está, perfecto. Vamos al horno.

Lo tengo puesto arriba, abajo...

Y por todos lados. Al centro y... vale.

Luego tendrán el toque final, ya gratinados.

Lo acabo de sacar del horno, fijaos cómo están. Supergratinado.

La calabaza queda cocida, el pollo jugosísimo,

porque le hemos dado una cocción, bueno, ocho minutos de horno,

pero queda superjugoso. Muy bueno.

Como he dicho, voy a ponerle dados de calabaza,

porque da textura también.

Y yo le voy a poner unas pipas.

Unas pipas de calabaza, también.

Sergio no le quería poner esta calabaza.

No, porque más calabaza ya no.

A mí me parece una gran idea, mira qué bonito.

Mira, mira, mira. La textura la tienes con las pipas.

Mira qué bonito. Se le pone algo en la cabeza y...

¿Queda bien o no? ¿Qué quieres que te diga?

Vale. No, no lo piques.

Y yo le voy a poner, picado, el que quiera, sin picar,

orégano, orégano fresco, podría ser seco.

Fíjate qué espectáculo de canelón, qué diferente...

Y ahora viene el flan para no dormir. Que tiene tela.

Vale, ahora vamos con este flan...

Para no dormir, ¿por qué? Porque lleva café.

Exactamente. Exactamente, Javier, vamos a hacer...

Veréis que es un flan rápido, porque no lleva cocción.

Lo primero que vamos a hacer es poner la leche a calentar.

¿Vale?

Primero, la gelatina que la ponemos a hidratar, es un flan

que está hecho con gelatina. Un flan de café pero...

Con muy poco trabajo.

Es superrápido. Por eso le daremos toques,

para que tengáis alternativas.

Gelatina, agua bien fría, en remojo. Ya le tenemos aquí.

Leche evaporada, que sabéis

que está entre una crema de leche y una leche entera.

Después, café soluble, este café que se pone instantáneo,

y miel. Miel.

Lo sustituimos por el azúcar.

Mirad que es más densa, también, mucho más densa.

Y es muy buena para hacer un flan.

Exactamente y para este flan con el café soluble,

el café de toda la vida que se ponía...

En la taza y la leche caliente, es perfecto.

La miel la pongo. Le da un toque magnífico.

Y el café, después, al final.

Muy bien, me has hecho caso. Es así como se hace.

Ya, ya... Me decía: "yo pongo todo" y yo le he dicho:

"No, perderás los aromas del café".

Y me ha dicho "ah". No me dijo que sí, lo está haciendo.

Pero bueno... Bien, bien.

Mientras tanto, haré un caramelo.

Con azúcar moreno, intentamos no usar azúcar refinada.

Porque es mucho mejor. No diré cómo terminaré el caramelo.

No lo diré. ¿Estás con sorpresas?

Tú no hagas tanto tu, tu receta porque esta receta es mía

y los tres toques son idea mía.

Estoy que me salgo. Y él intentando ahí...

Aquí vamos a hacer, de momento, un caramelo líquido,

pero después le daremos un toque. Y os voy... Llega el momento de...

El momento Torres. De trucos. Os voy a enseñar una cosa.

Además, estoy lo hago por parte del equipo,

me han hecho una pregunta que me venía al pelo.

Me dicen: "oye, ¿qué pasa cuando en casa hago un caramelo para flan

y se me queda duro, sólido, como este, cómo lo quito?".

Me parecía una pregunta obvia, pero he ido preguntando

y mucha gente no lo sabía. Os lo voy a explicar.

Es, simplemente, coger agua del grifo...

Cubrir...

A veces, se queda la cuchara pegada, se queda todo ahí.

Lo ponemos a calentar, a hervir y lo dejamos cinco minutos,

seis minutos en agua que hierva y ahí se va a deshacer

todo el azúcar, el caramelo y... Se quita.

Agua caliente y nada más.

Bravo, Sergio. Ya está.

Continuamos.

(Aplausos tímidos)

Vale, aquí tenemos... No ha llegado a hervir.

La leche y la miel.

Lo retiro.

Y pongo el café soluble.

Exactamente. Por eso, decimos es un...

Un flan de café. Superrápido. Ahora...

Vamos a poner la gelatina que está hidratada.

¿Veis?

Entonces ya, la ponemos dentro.

No hay cocción, evidentemente, ahora pondremos a enfriar.

Cuando tenga Sergio el caramelo.

Casi lo tengo. Además, está superbueno.

Y es fácil de hacer.

Muy bien, Sergio. Vale, vamos a deshacer este azúcar.

Flaneras de toda la vida.

Exacto. Una vez que esté derretido lo que voy a hacer es ponerle...

Enfriarlo un pelín, no hace falta, pero bueno.

Que no esté directamente del fuego.

Le vamos a poner un poco de chocolate soluble.

El chocolate este de por la mañana que hacemos.

Es lo que le vamos a poner.

Vale. Ya le puedes dar un poco más.

Que hierva un poco. Vamos a hacer un caramelo,

pero con un toque de chocolate.

Es bueno, ¿no? Normalmente, no le ponemos.

Diferente. Es diferente. Está bien.

Tiene muchos toques este flan.

Queda muy bien. Porque el café con el chocolate combinan bien.

Vale. Ahora ya está. Ya lo tenemos.

Ahora ponemos y mezclamos el cacao.

El chocolate, vaya.

Vamos de soluble hoy todo. Sí.

Por eso decimos que es muy rápido.

Soluble ya sabéis que es

que se diluye muy rápido en el líquido.

Y ahora ya lo ponemos. Exactamente.

Y tiene ese caramelo un toque a cacao, que ya es diferente.

Que te llegue para los cuatro. Muy bien.

Exactamente. Eso se enfría, nada, en un momento.

Claro. Porque está fría la... La flanera.

Ahora ponemos.

Y llenamos.

Y ya ves tú que ahora no necesita cocción.

Simplemente, lo metemos a la nevera y ya tenemos el flan.

Hasta que cuaje. Depende de la nevera,

depende del frío, pero son unas horas.

Exacto. ¿Tú sabes la expresión esa de...?

Vale. Mételo en la nevera. De "estoy como un flan".

Estoy como un flan.

Porque antes los flanes eran planos. Se hacían en bandeja.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Yo creo que mi hermano se inventa las cosas.

Es verdad. Nos toma el pelo a todos.

Wikitorres. Os podéis fiar perfectamente.

Perfecto. Muy bien, Javier. Lo dejamos enfriando.

Como son unas horas, nosotros ya tenemos unos.

Pero déjalos ahí. No. Los voy a dejar aquí.

Pues déjalos donde quieras. Aquí.

Fijaos que estos son los hechos.

Están ya duros.

Bueno, duros. Tienen la gelatina justa

para que sea bien fondante. O sea, muy bueno.

Cantidades en la web.

Eso ya lo tenemos todos claro. Eso está hecho.

Vamos a ir con una teja también muy fácil de hacer.

Bueno, tan fácil como dos claras de huevo.

Solo utilizamos la clara.

Ahí está. Varilla.

Lo voy a poner aquí directamente.

Las dos claras de huevo. Tenemos mantequilla pomada,

que sabéis que la mantequilla pomada es

cuando la tenemos a temperatura ambiente.

Que es así, que es muy... A temperatura ambiente.

Blanda. Tenemos aquí azúcar glass.

Que ya lo ponemos dentro.

Claras. En realidad, podéis poner

todos los ingredientes. Claras. Azúcar glass, harina.

Y la mantequilla pomada. Y la mantequilla. Y se acabó.

O sea, lo ponemos todo junto. Mezclamos todo bien.

Y de aquí ahora veréis lo que hacemos.

Bueno, una mezcla que ya será para la teja.

¿Qué quieres hacer? Eh...

Ahora voy a hacer una prueba.

Venga, va. O sea, haz lo que...

Bueno, ya veis que es muy fácil.

No necesita reposo. Es una masa exprés total.

Vale. Ya lo tienes. Fijaos.

Una, la más fácil es esta.

Coges. Pones aquí.

Y aplastas. Y haces así.

Ya está. Esta sería la teja convencional.

De toda la vida.

Luego, lo que se suele hacer, es poner almendra granillo,

o algún fruto seto. Y luego, te queda torrado

con el fruto seco.

Luego podemos hacerla alargada.

Lo hacemos así, más alargada.

Veis que solo utilizo la cuchara. No utilizo nada más.

Después va a caerse.

"Va a caerse". Sí.

No sé si lo entiendo. Ya. Tú es que no entiendes.

Se aplana. Se queda más plana. Voy a hacer una más.

Por el efecto del calor, ¿no? Sí. Exacto.

Muy bien, eh. Muy bien.

Y voy a hacer una plana más. Va.

Ya está. Al horno. De momento.

Ahora, al horno, aproximadamente, seis minutos.

Bueno, el tiempo depende de lo fina que lo hagas.

Estar ahí atentos. 180 grados

y vemos con vosotros el tiempo. Yo creo que menos de seis minutos.

O sea, en dos y medio o tres lo tienes.

Vale. Ahora lo vamos a ver.

No hay problema. Vale, Sergio. La nata.

Exactamente. Vamos a hacer ahora otra cosa más.

Y muy interesante, porque es sorprendente.

La cosa. El flan de café ya lo tenemos.

"Full equip". Está perfecto. La teja en el horno.

Y ahora, hemos comprado leche de coco.

Leche de coco con un mínimo de coco, de un 60%.

Lo hemos sacado. Esta es la leche de coco.

Hemos mezclado el agua con la grasa.

Se encuentra muy fácilmente, eh. Una lengua.

Ponemos a calentar. Esto tiene rollo, eh.

Vale. Vale.

Y vamos a hacer una ganache. Muy simple.

Vamos a hacer una ganache con la leche de coco

y con chocolate, cobertura de chocolate.

70% de cacao, que es como nos gusta a nosotros.

Lo que hacemos, es calentar, simplemente, la leche de coco.

Deshacer el chocolate. Poner en un bol.

Y enfriarlo en la nevera.

Vais a ver qué resultado da después, porque es alucinante.

O sea, es materia grasa. ¿Qué va a pasar?

Que va a montar. Lo vamos a montar.

¿Veis? Es mezclarlo ahora hasta que se disuelva bien.

Además, nos queda un color precioso.

Y el coco y el chocolate también combinan.

Bueno, perfecto. Mientras Javier va haciendo

esta ganache de coco, de leche de coco,

yo ya tengo la misma que está haciendo Javier.

La hemos hecho esta mañana.

Que aquí madrugamos mucho. Y la hemos puesto a enfriar.

Importante. Esto es lo mismo.

La leche de coco con el chocolate.

Y ahora lo voy a montar. Es una ganache.

Pero, claro, Sergio, es que no lo explicas bien.

Porque es una ganache normal.

Pero como tiene tanta grasa, montarla es lo sorprendente,

porque sorprende muchísimo. Exacto.

O sea, dale la importancia que tiene a mi postre.

Vamos a montarlo.

Vale.

Ya lo tenemos. Lo que está montando Sergio,

es esto mismo que yo voy a poner a enfriar.

Cuando está frío, es lo que hace Sergio, montar.

(Suena la alarma)

Las tejas ya están. Vale. El flan lo tenemos.

Yo he montado... Hemos montado la crema.

Y ya está en la manga.

Y fijaos. Cuando está muy caliente...

Ahora le podemos rulo. Tienes aquí.

Lo que hacemos es ponerlo aquí encima.

Mira. Yo enrulo uno también aquí.

Pero tiene que ser muy rápido. Se enfría muy rápidamente.

Si queréis hacer algo,

tiene que ser muy rápido. ¿Veis?

O así, con la mano también podría ser.

Lo giramos. Y este también lo vamos a hacer.

Vale. Yo voy sacando el flan,

que ya lo tenemos. Claro. Como tiene el azúcar,

pues nos lo permite. Pero hay que ir muy rápido.

Vale, perfecto. Ya tenemos otro rulo aquí.

Una puntilla para sacar el flan.

Y luego, es darle un golpe seco.

Y ya está. A emplatar.

Nunca te has comido un flan de un bocado, ¿no?

(SORBE) No. Yo no.

Yo tampoco. Mirad qué bonita.

¡Oh! Supercrujiente.

Fijaos que se parte enseguida, claro.

Porque... se parte muy rápido.

O sea, que hay que tener mucho cuidado.

Y a medida que se va haciendo más fría,

más crujiente queda. ¡Oh!

El flan. Tú estás ahí con tu teja y mira el flan.

Vale. Yo pongo la crema. Vale. Venga.

Ahora vamos poniendo aquí. Un día te hago una apuesta.

¿Cuál? A ver quién se come un flan entero.

Bueno.

Puede ser, puede ser. ¿Cómo "puede ser"?

¿Sí o no? Si es una apuesta,

ya me gusta más. Vale. Claro.

Una apuesta. Así de... (SORBE)

Esto que a veces... pero de un bocado.

Bueno, tendría que ser un flan más pequeño.

Yo no sé si puedo. Es muy grande ese, eh.

Vale. Vamos haciendo así. Bien bonito.

Fijaos qué mousse más interesante. Queda buenísimo.

Esto es completo. Un postre completo.

Y sirve como postre y como café.

Y como petit four también. Lo lleva todo incluido.

Bueno, pones ahí encima. Ya está. No pongas más, Javier.

Es bonita. Como es mi postre, pongo dos.

Venga. Tú dices uno.

Yo digo dos. Ponle dos.

Y ahí está. Perfecto. Fijaos qué dos platazos,

que son platos de toda la vida. Unos canelones, son tradicionales.

Y un flan, también. Pero... Con toque Torres.

Con toque Torres. Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Que vaya muy bien. Adiós.

Gracias. Hasta luego. Un abrazo.

  • Canelones de calabaza con pollo y flan de café

Torres en la cocina - Canelones de calabaza con pollo y flan de café

23 nov 2017

Con calabaza, Sergio y Javier elaborarán unos canelones donde la masa será, láminas de este ingrediente. Como postre un flan de café sorprendente

ver más sobre "Torres en la cocina - Canelones de calabaza con pollo y flan de café" ver menos sobre "Torres en la cocina - Canelones de calabaza con pollo y flan de café"
Programas completos (514)
Clips

Los últimos 1.718 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios