www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4084479
Para todos los públicos Torres en la cocina - Arroz con verdura y pastelitos de frutos secos - ver ahora
Transcripción completa

Tremendo, tremendo,

bienvenidos a "Torres en la cocina",

dos platazos que tenemos hoy, vamos a empezar

por un arroz de verduras a mi estilo

que tiene toque y tiene...

Bueno, bueno... Y tiene historia.

Tengo un mensaje, Sergio, siento cortarte el rollo.

¿De qué? Pero me lo cortaron a mí.

Los de arriba, que son tan majos.

No empecemos. Los de arriba me dijeron

que te seleccione yo las verduras.

Bueno, vale, no pasa nada, es un arroz de verduras.

Y a mi rollo. Venga, vale.

Y que me porte mal, pero eso viene de arriba.

Pero tú eres un... pero tú eres...

¿Y tú les haces caso o qué?

Hombre, yo me voy a portar, tampoco iré a por ti.

Eres un pelota, cobarde. Te voy a dar.

Hey, puntos para mí, ¿eh?

La copa por lo menos, espero que me den una copa.

Quiere copas. Te voy a dar,

no me portaré mal, un puerro. Venga, va, lo veo.

Te voy a dar tomate, que el tomate mola.

Te voy a dar una cebolla

y una berenjena.

Uf, lo único la berenjena, pero, bueno, vale.

Y luego por otro lado, mira, te doy, todavía más.

Te voy a dar espárragos y judías que aquí tenemos

varios tipos de judías y te dejaré elegir.

Vamos a reinventar el arroz,

vamos a hacer un arroz con verduras asadas.

Aprovechando que el horno está caliente.

¿Con verduras asadas? Sí, sí, ya verás.

Bueno, pues pon el ajo aquí. Mira.

El ajo me lo llevo ya.

Tú, tráete una bandeja

que vamos a poner las verduras, ya verás.

Vamos a hacer un invento aquí. Huy, huy.

Espera, que tiene buena pinta.

Cuidado, Sergio, que te juegas una...

No, no. Una copa que te la quitan

y me la ponen a mí. Eres un pelota, estás ahí.

Venga, va, no pasa nada, vamos a reinventar

y vamos a hacer, mira, todavía me pones,

es que me lo pones mejor, vamos a hacer un arroz.

Pon papel sulfurizado. Porque vas a hacer al horno.

Exactamente, haremos las verduras al horno.

No te pillo mucho. Ahora lo verás.

Hey, no lo he hecho nunca, pero os digo que quedará muy bien.

De verdad que vamos, me lleváis al límite, al límite.

Vale, tomate.

Cebolla.

Calabacín.

Venga, un poco de aceite de oliva, ay, berenjena.

¿Ves? Berenjena. Sí, es negro.

Es que estoy pensando. Vale, aceite de oliva.

Aceite de oliva, alguna hierba y al horno.

Y aprovechamos que el horno está caliente.

Y yo este ajo, este ajo ya lo puse antes porque con esto

sabéis que cuando queda así del horno hacemos luego un...

Con esta verdura asada pues ya que he asado esto,

vamos a asar las verduras también, todo asado.

Si lo sé antes, lo hubiera puesto todo junto,

pero bueno, el horno está caliente. Un poco de tomillo y romero,

lo corto un poco. Venga.

¿Un romillo, no? Romillo.

"Wikitorres".

Venga, pongo papel encima

y lo dejamos al horno.

El horno está a unos 200 grados.

Esto es como pusiéramos papel de aluminio,

pero papel sulfurizado.

Todavía mejor. Ahí está.

Venga, al horno. Al horno, que lo tendremos

unos 20 minutos. Exactamente,

Vamos a hacer ahora el alioli. Tenemos aquí el ajo asado,

Javier, échame una mano aquí y hacemos...

Y le pondremos un ingrediente,

está caliente, cuidado que está. Sí, yo no, no hay dolor.

"No fear, no fear".

Vale, cortamos la parte, fijaos, cortamos, ya lo veis,

pero cortamos un poco la parte de arriba.

¿Qué?

Y ahora, apretamos.

Y veis que sale...

(SE QUEMA)

Sale la parte confitada del ajo, ¿vale?

Qué, ¿te quemas, no? Qué te dije. No, no, no quema

¿No quema?

Bueno, ahora mirad qué idea os vamos a dar porque el ajo negro,

el ajo asado no repite y el ajo negro, tampoco.

Ajo negro, que es un ajo fermentado 40 días a 60 grados.

Que lo que hace es potenciar por 10,

si no por más, las propiedades beneficiosas del ajo

para el organismo, o sea, es un ajo brutal.

Ponemos ajo negro que además es muy sano

Es muy sano, muy sano.

Ajo negro, ajo asado, este arroz pinta, vamos, increíble.

Voy a poner otro.

Y qué vamos a hacer, un poco de aceite

y diluirlo.

Y huevo, ¿tienes huevo ahí? Sí, tienes uno ahí.

Un alioli.

Ponemos el aceite, yo lo pongo todo junto, ¿eh?

Y si se empieza poco a poco no se ha de cortar.

Ponemos el huevo.

Huy como se corte.

No, no, pero qué dices.

Imposible. Un poco de sal.

Y ahora desde abajo sin moverlo.

Poco a poco vamos.

Ya lo tenemos. Perfecto.

Ya lo tenemos, vale. A ver, arroces, tipos de arroces

que tenemos un montón.

Hay de tipo glutinoso, que tienen mucho almidón,

el glutinoso se usa, normalmente, para hacer el sushi

y, bueno, es el más pequeño, que es japonés.

El grano medio que luego ya son, normalmente, los bomba,

albufera, el senia, todo este tipo de arroces.

El grano largo

que es el grano basmati, el thai, bueno, que ya son

arroces más asiáticos.

Luego, el arroz rojo

que es un tipo de arroz salvaje también.

Hay que decir que estos para ensaladas van bien y este.

O sea, el largo para ensaladas va muy bien.

Luego, uno que me gusta mucho, pero necesita más cantidad de agua

y tarda más tiempo, es el integral.

El integral tiene salvado y bueno, pues...

Está sin pulir. Y en la cascarilla están

un montón de propiedades

del arroz, o sea que el integral es muy bueno.

¿Qué vamos a utilizar? Bomba. Vale, exactamente, vale.

Vale, vamos allá, ponemos un poco de aceite.

Fijaos qué cambio de estrategia vamos a dar en el arroz.

No, yo te voy pillando, puede quedar muy bueno.

No vamos a poner ni cebolla ni ajo no nada porque el ajo

es el alioli que hemos hecho,

las verduras las tenemos en el horno

y el caldo, que tengo aquí un caldo de verduras.

Eso sí, hemos hecho con todo lo que nos sobra de las verduras

sabéis que lo guardamos y ponemos agua,

muy, muy poca agua, que lo podéis ver en la web,

y que quede un caldo de verduras, ya está, con un poco de sal.

Siempre vamos guardando todos los restos de verdura

hasta que hacemos un caldo y, bueno, pues lo tenemos ahí.

Igual que tenemos caldo de ave,

tenemos fumet, pues tenemos caldo de verduras.

Igualmente, me enrollé con las verduras, ¿eh?

Me enrollé. Es lo que te dijeron arriba.

Ya me vengaré, ya. A mí me dijeron:

"Dale verduras y que..." Apriétalo y tal.

No sé qué le dijisteis, pero... Y me he enrollado, no he ido a...

He sido bueno. Ya veremos,

todavía queda otra receta.

Vale, vamos a rehogar. A mí me gusta siempre rehogar.

Sofreír un pelín el arroz, muy poco porque lo que hacemos

es cerrar un poco el poro

y aguantará un poco más entero el grano, un pelín.

Luego, tema de la sal, importante, antes, durante

y después, siempre lo digo, pero es que hay que decirlo

porque si no, luego no la coge.

Al principio, para que no quede salado.

Claro, por eso se pone en tres veces.

Un poco de pimienta que sabéis que nos gusta.

Y luego ya

lo que hacemos ahora es mojar este arroz.

Ahí está, mira qué bonito.

Sí, bueno, no tiene nada. Mojamos y es pelado,

o sea, no tiene nada, el caldo de verdura,

pero luego lo vamos a enriquecer.

Este arroz promete, ¿eh?

Hay que esperar al final para ver qué pasará.

Ahora, cuando reduzca ponemos más a medida que nos va pidiendo.

Exactamente, tenemos las verduras en el horno y creo que el tiempo

de hacer las verduras es el tiempo que cocerá el arroz.

El alioli ya lo tenemos, esperemos a ver el final.

Bueno, esto ya casi está. Le queda un poquito.

Le faltan esos tres, cuatro minutos que necesitamos para hacer.

Yo tengo aquí la verdura, bueno, dijiste espárragos

y judía podía poner. Sí, espárragos y judía.

Pues yo tengo espárragos. Me he enrollado.

Que lo voy a hacer a la brasa, ya que tenemos la brasa.

Y qué voy a poner, judía, esta me parece más tierna

que la haré a la brasa, también. Tirabeques, también.

Tirabeques, espera, que la limpio un poco.

No le quitas las puntas ni nada, ¿no?

No, es supertierno esto. Vale.

Es muy tierno.

Venga, perfecto.

Un poco de tirabeque y lo voy a poner a la brasa.

Venga. Vale.

Yo voy con las verduras, fijaos, ya están cocinadas.

Se han cocinado...

20 minutos esto ya está.

Con las hierbas y todo y ahora lo que voy a hacer

es cortarlo, cortarlas

para mezclar con el arroz.

Aquí tenemos el tomate, pues el tomate le quito la piel,

eso sí, ya que se quita tan fácilmente.

Así no tendremos resistencia.

La piel y la parte de atrás, fuera.

Bueno, saco la cebolla

porque aquí, vamos a recuperar...

Todo el jugo. Todos los jugos.

Y todo lo que me puedas dar de ahí, mejor,

se lo pongo al arroz. Lo puedes poner ahí.

Mientras, corto las verduras. Mirad qué bonito, ¡oh!

Saco la primera capa de la cebolla, que estará más seca.

Mirad, todo esto es oro. ¡Hombre, ya te digo!

Porque todo esto me va a ayudar a darle sabor a la verdura asada.

O sea, al arroz de verdura asada.

Mirad, ¿eh? Le quito, que es más seca,

le quito la primera capa del puerro, de la cebolla,

la piel del tomate. Uf, cómo huele esto.

Pero está asado, está confitado, está buenísimo.

Y, ahora, la berenjena también la pelo.

Y la voy a cortar, ya veis que sale perfectamente.

Está superconcentrado el caldo.

Este nos va a dar un toque de sabor brutal.

He escogido muy bien la verdura. No te podrás quejar.

No, he escogido yo muy bien la forma de hacer el arroz.

Tú te has vendido a los de arriba. No, yo no me he vendido.

Me has abandonado. Por cierto, no se pronuncian,

no dicen nada, solo pasan el marrón y... y ya está.

Te han dejado más solo que... vamos.

A ver si te lo has inventado. No, de verdad.

De verdad, que me lo han dicho ellos.

Ponlo aquí mismo. Fijaos, esto delicioso.

Hombre, esto le va al arroz y es totalmente diferente.

Porque ponemos la verdura al final, y la verdura asada.

Esto no lo he visto yo nunca. Porque nunca lo he hecho, vaya.

Todo el caldo, todo lo que te quede ahí.

Vale, ahora cogemos... Nos hidratará el arroz.

La verdad es que no se nos acaban las ideas.

Ni ahora ni nunca. Bueno, fijaos,

esto le va a dar un rollo tremendo.

Vale, mira las verduras de la brasa, Javier.

Vale, voy. Fijaos ahora lo que voy a poner.

Ahora, mientras se terminan las verduras que hace Javier,

todos estos jugos que tienen sabor,

es potencia de sabor total de verduras, esto lo vamos a poner.

Y, con esto, ligamos.

Esto le va a dar una potencia brutal.

Vale, cuando tengas, vamos, Javier, porque esto...

Ya está, que quede un poco crujiente está bien.

Perfecto. Le voy a poner un poco de aceite de oliva,

que sabéis que en crudo... Y ahora ya lo paro.

Sabéis que en crudo nos gusta el aceite de oliva.

Y un poquito, no caldoso, pero cremoso.

Porque nos va a venir bien, ¿eh? Fijaos.

Bien mantecado. Vamos a poner aquí.

A ver. Bueno, ahora el toque maestro.

Espérate, que primero mantecamos.

Bueno, esto ya es toque Torres no, lo siguiente.

Esto es aquí... nos reinventamos. Reinventamos el arroz.

Fijaos lo que hacemos. El alioli. ¡Pam!

Pam. Supertoque, eso es verdad.

Le va muy bien. No te pases, no te pases.

Sin miedo, Javier. Sin miedo.

Y, entonces, ahora lo que hacemos es mantecar.

Y nos va a quedar... Mirad cómo queda, cremoso.

No, no, si huele muy bien. Pinta extraordinaria

y fácil para hacer en casa. No le des más.

No lo muevas más. Ponle las verduras.

Pongo el espárrago, así mal puesto. Le pongo un toque de cebollino.

Las judías. Hombre, diferente es, ¿eh?

Que podría ser más, eh, también si no tenemos la brasa,

salteadas un poquito y ya está. Hombre.

Así, no. Pero, digo, las asadas sí. No, las asadas sí.

Las asadas le... le dan un toque muy bueno.

Hierba. Cebollino.

Que hay que recrearse, pasárselo bien.

Y ahí está. Y aquí esto ya me lo llevo.

¡Toma ya! Pedazo de arroz de verduras asadas.

Y ahora viene un postre brutal.

Vamos a ponerle el postre a este arroz.

Y vamos a hacer un postre de frutos secos.

Unos pastelitos de frutos secos y miel. Se llama baklava.

Exactamente. Muchos lo conoceréis.

Es árabe pero vamos a darle un toque especial.

Superfácil de hacer, lo vais a ver.

Bueno, primero frutos secos, Sergio.

Aquí tenemos un poquito de todo.

Y yo voy a coger pues un poquito de todo.

Ya que tengo de todo, voy a coger de todo.

Espérate, espérate. Espera, los voy a escoger yo.

Los voy a escoger yo que antes tú me has dicho...

¿Vas con el rollo de arriba? Me voy a portar bien,

pero vas a tener que coger pistacho, avellana y almendra.

¡Puf! Vale. De sobra. Me he portado bien, ¿eh?

Es que yo soy más tonto para esto. De sobra.

Tira. Vale. Sí, un poco, ¿eh?

Ah, es que... me da igual. Bueno...

Es como, mira, yo voy de bueno, a lo mejor una copita, ¿eh?

(Risas) Para mí.

Pistacho. El pistacho, si vais al mercado... Viva el mercado.

Si vais a las paradas de frutos secos,

podéis encontrar el pistacho sin piel.

Si no, en la web ya os hemos enseñado a pelar.

Pistacho verde, sin tostar. Vale, Sergio.

Vamos a picarlo. Ponle.

Ya está. Venga. Lo pico, eh...

Bueno, un poco más. Venga, ponle ahí frutos secos.

Es el prota. Pistacho le vamos a poner.

Vale. Vas a picarlo pero dos veces.

Vamos a hacer, primero, un granillo que es más entero.

Y, después, un poco en polvo. Venga.

Vale. Bueno, ahora tenemos el granillo.

Granillo quiere decir que es más entero, más trozos.

Y, ahora, vamos a dejar un poquito, va a ser para decorar.

Para el final. Mira, un poquito más.

Que haga un polvo, ¿no? Exactamente.

Y lo vas a hacer bien picado. Venga.

Voy a traer y lo pones aquí.

Ahí está.

Ya está. Suficiente. Venga, pues este picado.

que este va a ser, eso, para decorar, ¿eh?

Y, ahora, aquí mismo, fijaos qué bonito queda.

Qué color, ¿eh? Bueno, porque es pistacho verde.

Frutos secos, muy sanos. Muy bien, ¿eh, Sergio?

Bueno, y luego aquí tenemos almendras.

Y avellanas. Que son almendras tostadas.

Y estas avellanas, que le va a dar un toque bueno.

Ya veis que es un postre que lleva mucho fruto seco.

Por eso es muy bueno, pues energético. Ya está.

Y este también, a granillo, ¿no? Granillo le decimos a este de aquí.

Que es como más grano. Exactamente.

Tenemos avellanas y almendras, ponemos el pistacho.

Ya veis que es una buena... una buena cantidad.

Y mezclamos con una cuchara, un tenedor. Da igual.

Y ahora le vamos a poner miel, miel de naranjo.

Que sabéis que hay muchos tipos de miel.

Y un toque de canela.

Aquí le vamos a dar el toque cítrico del naranjo.

Nada, un poquito de canela.

Ya veis que pinta bien de momento, ¿no?

(Murmullo) Esto es para... vamos.

(Murmullo) Es el postre.

Ligerito. Mézclalo bien. Venga, yo voy mezclando, Sergio.

Y tú vete con el almíbar. O no, ve mezclando tú

y yo voy con el almíbar. Venga, vale.

Vale, vamos a hacer un almíbar porque, al final,

cuando esté terminado, lo vamos a pintar con... con un almíbar.

Que lo vamos a hacer, es muy fácil, con agua.

Miel, que tengo aquí. Miel. La misma miel.

Una buena cucharada.

Ahí está. Tenemos aquí un trozo de canela, no mucho.

Tenemos agua de azahar, que sabéis que esto se puede comprar.

Uhm, huele muy bien. De la flor del naranjo.

Exactamente. Ponemos un poquito. No nos pasamos,

porque es muy fuerte, pero un chorrito le va,

perfuma muchísimo. Y clavo. Vamos a poner dos clavos.

Y, ahora, ya que tenemos aquí naranja,

vamos a ponerle un poco de piel de naranja también.

Que le va a dar ahí un poco de aroma.

Un poquito más de miel para que se integren bien.

Si os dais cuenta, esto es la base para las, eh...

barritas de cereales que compramos a veces.

Esto sería la base. Es un poco lo mismo.

Venga, ahí va. Y dejamos que... Nada, que dé un hervor.

Y ya veréis, es un almíbar muy fácil.

Ahora, aquí tenemos...

pasta filo.

Es un tipo de pasta griega, es muy fina.

Ellos le llaman como un hojaldre... griego.

Son capas muy finas, hay que tener cuidado

porque se secan muy rápido. Siempre en la nevera.

Hay que hidratarla. Y tapada.

Pero ahora os enseñaremos cómo.

No tiene gran misterio.

Esto de aquí es praliné.

Praliné podéis encontrar vosotros el que encontréis.

Praliné ya sabéis que es una pasta de avellana.

Tostada. Que es por eso que es oscura.

Son hojas muy muy finas.

Aquí, por ejemplo, hay dos.

Y la voy a doblar, Sergio. Venga. Me parece muy bien.

Y fijaos.

Sí, sí. Superfina, crujiente. ¿La conocíais?

¿La conocíais esta masa? Sí, ¿no?

Es conocida. La encontráis en cualquier...

En el mercado, se encuentra. La doblamos en cuatro.

Es supertrabajable. O sea, que no cuesta nada.

Y ya tenemos cuatro, ¿vale?

Vale. Lo ponemos. Y ahora tenemos mantequilla clarificada.

Sabéis que es fundir la mantequilla

y, después, colarla, y el suero lo retiramos.

Solo mantequilla. Entonces, pintamos bien.

La mantequilla clarificada lo que hace es que quede crujiente.

Al no tener nada de agua, le hemos quitado el suero,

lo que queda es bien crujiente.

Y pega las capas, también. Y si no, podéis coger

algún aceite de semilla, que también podría ser.

Bien. Aquí voy a poner una capa más.

Pero una, que la voy a doblar.

Ahora, la doblamos en uno.

Y ahora te pongo yo la pasta de avellana.

Exactamente. Sí, señor. Yo tengo pasta de avellana.

Aquí tenemos una buena capa.

Pasta de avellana que tenemos aquí.

Lo que vamos a hacer, es repartirla bien.

Bueno, ya veis que queda aquí una pasta de avellana.

Que ya puedes poner. No te cortes, que eso está buenísimo.

Esto le va de escándalo.

Bueno, ahora haríamos una capa más ya de frutos secos.

Ahora, ponemos este fruto seco. Ya os digo. Es un postre...

Muy interesante. Contundente, pero muy interesante.

Y chafamos. Hacemos una capa.

Pero huele muy bien. Sí. Es fruto seco.

Imaginaos. La avellana, el pistacho, la almendra.

Venga. Dale a las capas. Voy poniendo.

Tú, una cosa y yo, otra, que si no, vamos aquí...

Capas. Porque vamos a hacer un milhojas.

Exacto. Es de lo que se trata.

Ahí va. Buenas.

Hombre, ¿qué pasa? Javi, Sergio.

Os traigo una pasta que es muy parecida a la pasta filo.

Sí. Pero se llama pasta kataifi.

Ah, la conozco. Yo sé que ustedes la conocéis.

Sí. Es de origen griego,

entre Grecia y Palestina.

Pero es para hacer otro tipo de postre.

Es muy parecido, pero con diferentes formas.

Sí. Formas de nidos.

Pues venga. Tengo una idea. Otra pasta superinteresante.

Nos han sobrado frutos secos.

Os traigo un molde para que hagáis unos nidos.

Venga, hecho. Me ha sobrado un poco de pistacho.

Aquí tenéis más frutos secos.

Hasta luego. Vale. Lo compramos.

Lo compramos. Vamos a acabar este.

Aquí lo aplastamos bien, que se puede aplastar muy bien.

Y ya... No. En esta, no. Mantequilla.

Y ya lo voy a cortar y al horno.

Tiene que estar el horno precalentado a 180 grados.

Y lo vamos a dejar 30 minutos.

Venga. Ahí está.

Venga, toma. Ahora, para cortar.

Aquí está la esquina y aquí está la esquina.

Para que no nos salga equivocado.

Cortamos como si fuera una cruz.

Primero, hasta el final.

Después, de esquina a esquina.

Es importante cortarlo antes, eh,

porque así, luego, ya lo tenemos.

Y ahora, es aquí. No.

Trae. ¿Cómo que no? ¿Por qué?

Córtalo mejor así, para luego poderlo coger. Es más fácil.

Bueno, sí. Pero déjame este.

Uno y uno.

Y uno y uno.

Veis que se corta bien, eh. Sí. Es fácil.

Porque el fruto seco también es bastante compacto.

Venga, perfecto. Ya lo tenemos. No.

Y ahora, así, porque lo vamos a hacer más pequeño.

Si no, sería demasiado grande.

Un pastelillo. Venga. Y, luego, lo metes al horno.

Y me voy a liar con esto, a ver qué hacemos.

Vamos allá. Habrá que picar más fruto seco.

Porque yo lo haría con la misma base también.

Venga. Este, al horno.

180 durante 30 minutos.

Ahí va.

Venga. Pues yo voy con el kataifi.

Nos han sobrado frutos secos.

Que tenemos aquí nuez de Macadamia.

Yo pondría pistachos, Sergio. Sí, bueno.

Pues pistacho. Lo pico con el cuchillo un poco.

No. Pero mételo en el robot. Ya verás.

Lo metemos aquí. Tú pon miel en un bol.

Miel, miel, miel, miel.

Miel. Y yo le pongo también un poco de...

Sí. Un poco de cada.

Tenemos de todo. Nueces Macadamia. Tenemos de todo.

Vamos a utilizar fruto seco, a tope.

Ya veréis.

Y este va a ser un postre, también, diferente.

Que, también, la pasta de...

Suficiente. Granito.

La pasta del kataifi es...

Yo antes la utilizaba para hacer...

Hacía un postre que se llamaba el nido.

El nido. Hace un montón de años ya.

Y lo servíamos dentro de un tronco. Y luego, era un nido.

Y tenía frutas y una crema.

Y, bueno, vamos a hacer algo parecido.

Fijaos. Esto es la pasta.

Son como unos espaguetis muy finos, muy finos.

Se puso de moda hacer la gamba envuelta en esta pasta.

A lo mejor, lo habéis visto alguna vez.

Entonces, lo que vamos a hacer, es, pues eso, unos nidos.

Vamos a introducir aquí un poco.

Que podéis hacer así. A mí me gusta hacerlo así.

Para que quede... Bueno, es muy fácil de hacer, eh.

Pero que te quede hueco dentro, Javi, porque hay que rellenar.

Me lo enrollo en el dedo y lo pongo.

Más fácil.

¿Qué te parece? Yo lo hago igual, pero diferente.

¿Y ahora, qué quieres, mezclar la miel?

La miel con los frutos secos.

Igual. Como lo teníamos. Lo mismo.

Porque es que le va. He visto que le iba muy bien.

Vale. Ponemos miel y mezclamos.

Es alucinante. Es increíble.

Eso sí. Cada uno, que lo personalice, eh.

Podéis hacerlo con los frutos secos que más os gusten.

No tiene que ser los que decimos.

Es lo mismo, pero diferente, prácticamente.

Porque si ha sobrado praliné,

le pongo y hacemos lo mismo. Me ha sobrado un poco.

Bueno, esta pasta que veis aquí y la filo,

es la misma pasta.

Lo que pasa, es que esta se corta muy fina

y la filo son hojas enteras.

¿Eso lo sabías o no?

¿Qué le digo? Vale, venga.

Mantequilla. Madre mía. Creo que no lo sabía.

Vale. Ahora ponemos... Un poco de mantequilla.

Lo que le da la mantequilla clarificada, es eso.

Es que le da crujiente. Va a quedar muy crujiente.

Voy a rellenar con la pasta.

Yo digo que podría ser aceite de semilla,

que también vale. Métele. Métele traca, eh.

No tengas miedo.

Y este, le vamos a dar menos cocción.

Al otro le vamos a dar 30 minutos.

Y a este, le vamos a dar 20 minutos, a 180.

Venga. Una gotita de praliné.

Si se quiere.

Venga, y al horno. Ya veréis cómo queda.

Queda superbonito. Venga, al horno.

20 minutos.

Postre diferente. Vamos allá.

(CANTAN)

Ya lo tenemos. Fijaos.

He quedado precioso. Ha quedado muy bonito.

Y ahora, tenemos el almíbar.

Con el almíbar, mojar encima. Pintarlo bien.

Que empape bien. Incluso, se podría hacer con una cuchara.

Pero bueno. Así.

Vale. Ponemos el granillo. Bueno, granillo.

Esto ya es el polvo del pistacho.

Y esto es un postre, bueno...

Y ahora, esto. Pero, también, tenemos los nidos.

Fijaos cómo han quedado.

Vamos a poner aquí.

Superbueno esto, eh.

Imaginaos de qué podríais rellenarlo.

De lo que... Es una pasta muy divertida.

Es lo que decíamos antes. De lo que queráis.

Ya veis. Un postre energético y buenísimo.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Y nos vemos muy pronto. Adiós.

Hasta luego. Adiós. Vamos a probar uno, ¿no?

Venga. Vamos a probar este.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz con verdura y pastelitos de frutos secos

Torres en la cocina - Arroz con verdura y pastelitos de frutos secos

27 jun 2017

Los hermanos Torres elaboran un arroz vegetariano pero sin renunciar a todo el sabor, hecho a base de verduras asadas y de postre unos pastelitos tipo baklava hechos de frutos secos, realmente exquisitos.

ver más sobre "Torres en la cocina - Arroz con verdura y pastelitos de frutos secos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Arroz con verdura y pastelitos de frutos secos"

Los últimos 1.474 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios