www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5013775
Para todos los públicos Torres en la cocina - Arroz con sepia y morcilla. Tarta de frambuesas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

(Aplausos)

Hola a todos y a todas. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy haremos platos que nos gustan.

¿Por qué? Porque nos apetece.

Vamos a hacer esos platos que nos vienen muy bien.

Que nos vienen en gana, que nos apetecen hacer.

Y, cómo no, entra el arroz. Sabéis que somos arroceros.

Un arroz de sepia, fíjate. morcilla y coliflor.

Platazo. Yo no sé cuántos arroces

habremos hecho en nuestra vida.

Yo creo que miles, más o menos.

Y luego vamos a hacer una tarta

de pistachos y frambuesas también muy interesante,

muy buena y muy fácil de hacer. Ya veréis.

Sabéis que estamos en nuestra última semana.

No nos lo vamos a tomar con tristeza,

sino todo lo contrario, con mucha alegría.

Y vamos a dar todo lo que tenemos. Pero avisamos.

Durante toda la semana. Volveremos.

Y con más energía y más fuerza. Exactamente.

Venga, vamos allá. Aquí tenemos

esta fantástica sepia. ¡Viva el mercado! Querido mercado.

Y lo que vamos a hacer, es cortarla y marcar.

Bueno, tú corta la sepia. Yo me voy con la cebolla,

el pimiento, otras cosas. Fijaos.

Por la parte interior, no la exterior.

Sabéis que la sepia la forma la tiene así.

Pues por la interior, con un cuchillo bien afilado,

un poco inclinado,

vamos marcando ligeramente. Solo marcar.

No llegar hasta abajo.

Ya veréis qué bonito queda luego.

Luego vamos a hacer dos trucos de magia.

Únicos. O sea, se lo hemos dicho al Mago Pop

y ha dicho: "Nunca he visto nada igual".

"Nunca he visto nada igual. Veníos a mi espectáculo".

Nos lo ha querido comprar.

No es verdad. Y le hemos dicho que no,

que esto es solo para nuestros televidentes

de "Torres en la cocina".

Nuestros amigos. Una vez marcado ya,

cortamos así, en trocitos. En cuadrados, diríamos.

Muy fácil.

Evidentemente, también vamos a poner

lo que es las patas,

que las cortamos en trozos también. Las vamos a rehogar.

Sabéis que la pata es mucho más dura que el cuerpo.

Entonces, las patas las vamos a dejar en la cocción.

Pero el cuerpo lo vamos a marcar y retirar.

Y esto también lo vamos a dejar en la cocción,

que sabéis que es la aleta, que también es más dura.

Centro blando. Aleta y patas, más cocción.

Venga, ahora fuego a tope.

Con este pimiento ya nos llega.

Venga, a tope. Cebolla.

Me guardo el verde de la cebolla. Vais a ver los trucos de magia.

Sergio ha traído uno un poco más flojo, la verdad.

A ver qué opináis. Yo he traído uno espectacular.

Cuidado. A ver qué opináis porque es magia de verdad.

No es truco. No hay truco.

Es magia, magia en la cocina.

¿O tú has traído un truco? No. Es magia.

Ah, pues yo he traído magia.

Es magia, magia. Ya, hombre. Aquí...

¿Existe la magia? Sí.

En la cocina también. Aquí, más.

Aquí, en "Torres en la cocina", hemos hecho magia

de todos los colores, de todas las formas.

En cocina, en trucos, en "bricos", en todo.

Vale. Ahora bien caliente. Veis que ya empieza a humear.

Doramos la sepia. Dicen, Javier, que te ha faltado...

A ti dicen que te ha faltado cantar.

Y a mí, desnudarme. Todavía queda una semana, eh.

Bueno, puede ser. No nos tentéis,

que aquí rápidamente...

nos ponemos a hacer lo que sea. Todo puede ser, eh.

Todo por vosotros.

Vale. Marcamos ligeramente.

Porque esta luego ya la volveremos a poner al final.

Veis que coge un poco de color.

Qué buena es la sepia así.

Es un manjar. Mantequilla.

Fuera.

Son ideas, ideas.

Ponemos la parte más dura, que son las patas

y las aletas.

Y ya rehogamos con las verduras. Ahí está. Ahora ya...

Esto está bien que rehogue bastante, que cocine bastante.

Venga, pimiento rojo. Cebolla, que ya sabéis

que tienen la misma cocción.

Las ponemos a la misma vez.

Fijaos lo que tengo aquí, que alguno de vosotros

seguro que lo ha visto desde luego y dice:

"¿Qué está haciendo ahí eso? ¿Para qué es esto?"

Pues es morcilla. Y le vamos a poner.

Sí. Vamos a hacer un mar y montaña.

Pero ponle bastante morcilla. Le voy a meter una entera.

No, no. Pero con una cuchara lo vamos a sacar.

Pero lo abro, ¿no? Sí, sí. No tengas miedo.

No. No tengo miedo.

Bueno, os voy a decir ahora mismo.

Es una cebolla... Ay, una cebolla. Una morcilla.

A ver, rómpela que te digo de qué es.

Con una cuchara la rompemos.

De cebolla. Es de cebolla.

Exactamente. Morcilla de cebolla. Sí, señor.

Últimamente, veréis que también...

Si fuera de arroz, arroz con arroz...

Claro. Es mejor cebolla. Pero sí que es verdad...

Dame la otra. ¿Sí? Venga.

Sí. Vamos a hacer una...

una buena comida. Venga.

Dos morcillas. Somos bastantes

y hay mucha hambre a estas horas.

Un arroz lo hemos hecho de muchas cosas.

Pero sepia y morcilla...

Nunca. Va bien.

¿Por qué hacemos este arroz?

Es un arroz que nosotros nos comeríamos.

Claro. Morcilla, sepia.

Al final, le pondremos coliflor que le va muy bien aquí.

Sí. Tenemos aquí. Y ahora le pongo...

Coliflor, producto de temporada. Eso al final.

Ya, ya. Le ponemos...

Lo dejo aquí para decoración.

La morcilla. Que esto ya es un toque.

Dices: Morcilla y sepia.

Vale.

Luego hay que ver al final.

La morcilla dentro del arroz.

Le va muy bien. Ya huele.

Esta de cebolla tiene un toque de canela, que ya sube.

Y le da un rollo al arroz. Pero no lo has dicho bien.

Sí, es verdad. Tiene un toque de... (CANTA) #Canela, canela.#

Ahora sí. Ahora sí nos venimos arriba.

Ahora sí ya... Qué emoción. Dios mío, voy a...

Es que es brutal, tío. Bueno, nacaramos.

Aparte de cachondeo. Nacaramos el arroz

con esta morcilla de... (CANTA) #Canela, canela.#

(Risas) Ahora, ahora.

Uno, dos y un poquito más, va.

Venga, vamos a poner un poco de hierba.

Espérate. Un poco de romero. "Romillo".

Romero y tomillo. Que eso va a quedar

dentro del diccionario. Os dejamos también

esa Wikitorres, que os dejamos

una cantidad de palabras que hemos inventado.

Que la Real Academia de la Lengua Española está...

Ya nos lo ha dicho. Ya ha dicho: "Oye, tenéis razón".

Ya veis. Mirad qué cuadro tan bonito.

¡Oh!

Ahora mojar y dejar cocinar unos 15 minutos. ¿Vale?

Y diréis: "¿No lleva tomate?" Pues no.

Y con 15 minutos no estará cocinado,

pero después le vamos a poner los toques. No digo más.

Porque es mejor que lo veáis. Venga. Te lo dejo aquí.

¿Lo vas a hacer seco o caldoso? Caldoso.

Muy bien. Menos mal. Este es un arroz

caldosito, de cuchara. Correcto.

Poned el cronómetro.

Bueno, ahora lleva unos 12 minutos, aproximadamente.

Aún le falta cocción. Pero ahora le vamos a dar el toque.

Estábamos hipnotizados aquí viendo el arroz.

Ya ves. Bueno, y el aroma que sube.

¡Hum!

Buenísimo. Qué buena es una buena morcilla

en el arroz. Eso es muy bueno.

Yo le pondría una puntita de sal. Sí. Pero muy poca.

Vale. Vamos con la coliflor.

Vamos a hacer arbolitos.

Bueno, arbolitos que sabéis que es cuando cogemos la coliflor.

Que esta está súper. Ahora está buena la coliflor.

Es buena época de coliflor. Preciosa.

Fijaos. Arbolitos no muy grandes, tipo así.

Que ya la misma coliflor te lo hace.

¿Sola? Sí, prácticamente. Claro.

Hace sus arbolitos. Ya, ya.

Y ahora ya es simplemente ir cortando.

Y así se cocina enseguida pero manteniendo el dente vegetal.

O sea, que no queda muy cocinada.

En este arroz es bueno que se note, que cruja

un poquito la coliflor. Que quede turgente ahí.

Y voy a meter la sepia que habíamos salteado antes.

Cuidado, que nadie se mueva de lo que estéis...

¡Que vienen los trucos de magia!

Y si estáis cocinando, parad, un momento, el fuego.

Dejadlo todo. "Dejadlo todo"

Lo que vais a ver, ahora, no se ha visto en televisión.

Nunca antes, jamás. Ni en ningún sitio.

Lo del Mago Pop y eso era verdad, y lo deMag Lari, también.

Bueno, pongo la sepia, ¿eh?

Vamos allá, tú pones la sepia y pones el...

Mientras se termina de cocinar nos vamos a ir con los trucos.

Empieza tú. Empiezo yo.

A ver qué me has traído. A ver.

Él tiene uno y yo otro, dos trucos.

Vais a alucinar. A ver.

¿Veis? Esto es leche, que hemos puesto en un plato normal,

y esto es una vela.

Veréis cómo sube la leche por el vaso, hasta...

Bueno, casi, hasta aquí, por arte de magia.

¿Tú lo ves o no?

De momento, no he visto nada.

(Risas)

No lo sé. Ponemos la vela y la encendemos.

Voy a hacerlo así, es más fácil. Eso te iba a decir.

Y, ahora, fijaos bien, ¿eh?

Pongo el vaso, al revés, dentro

y ahora... A ver.

¡"Trachán"!

Se merece un aplauso, ¿no?

(Aplausos)

Ya veis, no queda... Claro, se queda sin oxígeno...

Mira. Hace al vacío, ¿no?

Puedes pasar el dedo y no hay leche, no hay nada.

Sergio, tu truco. Ahora voy yo.

A ver. Voy a coger un cubierto...

Se aceptan votaciones del nivel del truco, claro.

Exactamente, se puede... Yo te voy a hacer un truco.

He visto eso y no me... Un cubierto normal,

que no tuviera mucha curva para que no digáis...

"Ha hecho trampas o tiene truco". No es magia, esto sí que es magia.

Dos botellas de agua pequeñas con...

Llenas de arroz, ¿no? Con arroz, llenas de arroz.

Y, ahora, sumerge la cuchara, esta parte de la cuchara,

en el arroz e intenta levantarla.

¡Dale! No tengas miedo, no te va a explotar en la cara.

¿Tiene que hacer algo o qué?

¿Qué?

(Risas)

(HACE UN SONIDO DE CONCENTRACIÓN)

(Aplausos)

No hay nada más que arroz en ambos. Arroz, arroz, arroz.

¿Quieres explicar el truco o no? No, de momento, no. Prueba.

Lo quiero hacer en el otro. No, en este no.

(Risas)

Bueno, lo voy a explicar.

Esto es porque, aunque hemos puesto arroz en los dos,

uno lo hemos ido prensando... ¡Amigo!

Mucho, mucho, mucho, y en el otro está el arroz suelto.

Este no lo coge. Claro.

Pero este, al estar tan prensado, al meter la cuchara

la presión hace que coja y ya está.

Vaya rollo de truco.

¿Cómo que...? No, no, está bien.

No es un truco, es magia. A ver si está el arroz.

Fijaos cómo está el arroz, está perfecto, está en su punto.

Algo de verde, Sergio. Le vamos a poner...

Que tiene un olor...

Cebollino, que va con la morcilla. ¿Y el verde de la cebolla?

No digáis que no es un arrozaco. Esto sí que es magia, pero mágico.

Sí, eso; un poco de cebollino.

En la cocina, siempre, hay mucho de magia, porque...

El cocinar los alimentos,

la transformación de los alimentos...

¡Vale! Es algo mágico.

Exactamente. Es algo que...

Ponemos algo de cebollino, un poco de aceite de oliva,

sabéis que nos gusta acabar... Por eso nos gusta la magia.

Con un buen aceite de oliva. ¡Ya está! Platazo, arrozaco.

¡Perfecto! Igual que el arroz, nos apetece hacer una tarta

de frambuesas y pistachos, pistachos garrapiñados, ya veréis.

Es un bizcocho que os puede servir para múltiples usos y...

¡Ligero! Usamos varias técnicas.

También, lleva una cuajada que... Un momento, ya veréis.

Vais a ver qué pedazo de bizcocho; lleva tres elaboraciones, diríamos,

que os pueden servir para varias cosas.

Le vamos a dar un toque completamente diferente,

vais a ver, os va a gustar mucho.

Toma, tú por un lado. Primero, necesitamos dos yemas de huevo.

Te dejo las claras, puedes ayudar, si quieres.

Bueno. Si quieres, ¿eh?

No, no. ¿Qué?

¿Clara? Vale. Muy bien.

Las claras, por un lado, para montar.

Y yo montaré las yemas con... Con parte del azúcar.

Exactamente. Las voy a montar con la varilla.

A mano, vaya. Una...

Tú a máquina, ¿no? Sí, yo a máquina.

Bueno... Porque la clara es más...

También, es verdad. Queremos darle aire al bizcocho.

Esa yema no la quiero, que yo solo necesito dos.

Son tres claras y dos yemas. Sí, eso sí.

La mitad del azúcar para él y la mitad del azúcar para mí,

aunque es para lo mismo, pero...

Es para montar mejor tanto la yema como la clara.

Toma, ahí está y ahí está.

Yemas por un lado y claras por el otro.

Yo, simplemente, voy a blanquear con la varilla.

Voy a montar. Venga, perfecto.

Blanquear quiere decir deshacer el azúcar, que cambie de color.

He cogido la varilla supersónica.

La mía más. La mía, mira, fíjate.

Interesa que crezca de volumen. (TARAREA) #Lalalalalá#.

De verdad, de verdad, ¿eh?

Viva lo artesanal, lo manual, el deporte.

(HACE UN GESTO DE AGOTAMIENTO) ¡Ah!

Mientras haces eso, voy a hacer la frambuesa.

Lo tengo, lo tengo. Me espero.

Claras montadas.

Están montadas, no supermontadas, porque así será mejor mezclarlas...

Y que no se pasen. Exactamente.

Antes de eso, vamos a hacer... Ya puedes mezclar la harina.

Vamos a hacer un polvo. Primero, haz eso, que lo vean;

no quiero acelerarme ni que se pierda detalle.

Frambuesas liofilizadas, ya veis que están secas, no pesan.

Vamos a hacer un polvo con el "un, dos, tres".

Las frambuesas liofilizadas las encontráis por ahí.

Espera, dame una.

Se pueden comprar, perfectamente, y, fijaos, están enteras.

Están enteras y no tienen agua, no pesan nada, no tienen agua.

Las podemos comprar porque hacerlas es muy difícil.

A través, de un proceso de congelación...

Y secado. "Y secado".

Y, presión, vaya, por decirlo de alguna manera.

Fijaos...

Se hace un polvo muy rápido, ya lo tenemos, un polvo rojo,

y esto es un toque que le va a ir genial.

Exacto. Como tiene muchos granitos,

muchas semillas, lo que hacemos... Fijaos en el color, ¿eh?

Esto es magnífico. Además, le da un toque de acidez,

porque la frambuesa liofilizada, o cualquier liofilizado,

potencia mucho el sabor. Lo colamos.

Si os fijáis, lo que nos queda... Hay que hacerlo con la mano.

Queda la pepita. Lo que nos queda son esos granitos

que molestan un poquito, así que, nada, fuera.

Ponemos la frambuesa liofilizada; parte de la clara, solo un poco,

para poder mezclarla y que no se nos baje.

Ya sabéis que cuando más aireado, mejor.

¿Habéis visto mi truco?

(Risas) Aguanta mogollón,

fijaos, aún, no ha salido la leche, esto es milagroso.

Esto es magia. Ahora que está mezclado, ¿veis?

Le ponemos harina y maicena. Le ponemos harina.

Le ponemos harina y maicena.

Ahí está.

Harina refinada de maíz.

Ahora, mezclamos bien, envolvemos bien

y, luego, el resto de las claras.

Así, al poner estas al final, siempre queda más montado.

Igualmente, queda muy bien.

Le doy para que no queden...

Tiene que quedar muy fina. Y queda fina, ¿eh?

Además, queda superguay, supercuqui.

Venga, ahí, a mezclar.

Al haber mezclado una parte al principio,

ahora, es más fácil mezclar todo.

Y que se baje lo menos posible. Javier, el molde.

Molde... Vale, perfecto, fijaos;

esta es la textura que tiene que tener: fina, sedosa.

Y bien montada.

Eso es. El color está precioso, un color...

Un molde con papel debajo, este es antiadherente, va muy bien.

Tenemos el horno caliente, precalentado.

200 grados, durante siete minutos. Exacto.

Vamos a cocinar, este es el primer paso que vamos a hacer,

vamos a cocinarlo al horno y una vez cocinado,

lo sacaremos, lo enfriaremos y a partir de ahí,

montaremos la tarta, bueno, esta tarta, este...

Cómo lo diría yo, es mágico.

Venga, al horno.

Otro truco de magia haremos, veréis.

Perfecto, ya cocinamos el bizcocho, fijaos,

siete minutos, 200 grados y lo sacamos de aquí.

Está frío, lo dejamos enfriar un poco.

Bueno, ahora como hemos puesto papel, no se pega.

Y ahora, cómo huele a frambuesa. Tremendo, sí.

Ahora, vamos a cortar una redonda o un cuadrado, lo que queráis.

Nosotros en este caso, lo queremos hacer así.

Redondo. Ahí está, redondo

y ahora lo ponemos aquí tal cual, patapam.

Ya está, esto lo guardamos para desayuno o merienda o cena.

Eso no hay problemas y ahora haremos la cuajada.

Exactamente, aquí encima vamos a poner la cuajada.

Y la montaremos ahí. Con vainilla, chocolate blanco,

vais a ver. Y tenemos leche, crema de leche,

Javier, chocolate blanco, vainilla, vaina de vainilla

y le vamos a poner... Cuajada.

Cuajada, el sobrecito de cuajada.

El de toda la vida. Fijaos la vainilla,

puede ser vainilla seca, pero esta...

Oh, que está fresca, que está llena,

las semillas están dentro. Cuando digo nata,

que a veces lo digo, nata es crema de leche

y crema de leche es nata, es lo mismo, pero nosotros,

bueno, a veces... Te gusta confundir a la gente.

No, es que es lo mismo. Te gusta confundir.

Lo sabíais, ¿no? Sí.

Que a veces me han dicho:

"¿Es lo mismo crema de leche que nata?",

pues sí. Van dentro, la vaina

y las semillas. Bueno, eso es.

Van dentro. Todo lo que da el aroma está ahí

y esa vainilla era hermosa estaba muy bien.

Y chocolate blanco.

Que lo ponemos todo también.

Calentar, ahora que caliente bien.

Ir moviendo. ¿Y la cuajada la pusiste?

Todavía no. Pues ponla ya en frío.

¿Dónde está? Aquí. Antes de que se caliente.

Ponemos la cuajada.

Ya veis, no tiene ningún secreto porque son todos los ingredientes

y ahora, eso sí, mover hasta que hierva.

Y en cuanto hierva ya fuera del fuego.

Y unas frambuesas frescas. Ahora movemos bien.

Las corto por la mitad, fijaos qué cosa más bonita.

Y esto es superbueno, además ahora están

por todos lados, yo las veo mucho en el mercado

y en el súper y por ahí y veo muchas barquetas

de frutos rojos ya casi a granel

y todo, o sea, es cada vez más asequible.

Venga, perfecto. Bueno, vemos que se espesa

porque se va calentando el chocolate.

Se va fundiendo el chocolate y es una mezcla muy sencilla,

pero muy buena. Sabéis que nata, chocolate,

importante que hierva.

Sí, dale. Le doy un poco más.

Porque si no hierve, no espesa. Y luego, le vamos a poner también

unos pistachos garrapiñados, haremos un garrapiñado simple,

fácil que lo podéis hacer en casa muy fácilmente.

No tiene secreto el garrapiñado, es muy fácil de hacer

y tal como hacemos el pistacho,

puede ser almendras, nueces, avellanas...

Sí, sí. Y muchas cosas más.

Vamos.

¿Veis? Está a punto de hervir.

Mira, ya aprovecho para sacar la vainilla

que como sabéis siempre la secamos.

Sí, una bandejita encima del horno, la secamos

y cuando tenemos dos, tres vainillas...

Vainillas, cogemos con azúcar y hacemos un azúcar de vainilla

para otros postres, aromatizar, con miel,

con varias elaboraciones.

O para reutilizar, un día que no tienes vainilla

le pones esa misma y te digo que aún tiene..

¿Ves? Empieza a hervir.

Y empieza a espesar. Ya empieza a espesar

y ya está, suficiente. Perfecto, pues ahora ponemos

aquí en el molde, tal cual, ponemos en el molde,

ponemos las frambuesas y a enfriar en la nevera.

Aquí hay mucha cantidad no sé si cabrá todo,

si no, ponemos hasta aquí. Aquí, ya está bien.

Vale. Venga, perfecto.

Venga, con un par de horas

lo tendremos y ahora le ponemos unas frambuesas.

Caliente se empapa mejor el bizcocho.

Ahora, que se vean las frambuesas que esto le dará un rollo tremendo.

Ahí está, pam, pam.

Venga, a la nevera.

Venga.

Esa es la elaboración.

Perfecto, nosotros como son dos horas,

saca el otro, Javier, ya tenemos uno hecho

que lo hicimos esta mañana. Y fijaos, ha cuajado la cuajada,

nunca mejor dicho. Valga la redundancia.

Y ahora, nos vamos con las garrapiñadas.

Venga, voy con ellas, ya verás.

Muy fáciles. ¿Sabes hacerlas, seguro?

Javier, mejor que tú porque los hiciste una vez

y no te salieron muy bien. Qué va, siempre me han salido.

Mirad, azúcar, sartén caliente,

azúcar. A buscar un plato chulo.

Digo que sartén caliente porque siempre la calentamos

porque así se hace antes el caramelo.

Luego, si queréis ponerle agua, un poquito, os aseguráis,

bueno, que... ¿Le ponemos agua o no?

No, venga, pues no pongo agua.

(Risas)

No le pongo. Yo le pondría un poco,

es más fácil- Claro, Javi, él todo lo que sea...

¿No? Bueno.

No sé, bueno, le ponemos un poco, va.

Ay, ay. Por mí, no, lo digo por el tiempo.

Si vamos bien de tiempo, yo, vamos. Una gotita, nada, son dos gotitas.

Vale, ya está, no le pongo más, venga.

Y ahora es no tocarlo, no hay que tocar el azúcar.

Fijaos que estaba caliente, pero el azúcar tarda.

Vale, voy poniendo la tarta.

Tarta con mucho cuidado. Ya sabéis que con el caramelo,

cuidado, siempre lo hacemos los adultos y bajo vigilancia.

Que un quemazo de caramelo es terrible.

Venga, ahora que ya vemos que se empieza a derretir,

que ya se derrite bien, ahí está.

Bueno, yo frutos del bosque no, pero de pequeño buscábamos piñas,

piñas y... Sí, por el piñón,

el piñón que te comes. Hoy en día no se puede ir

a cualquier sitio porque están protegidos y tal,

pero cuando se podía... Venga, ponemos ya los pistachos.

Espera, espera. Está, Sergio.

Espera, espera, ya está, Que tú no sabes.

Venga, ahora removemos bien y un papel o algo, Javier.

Venga.

Caramelizarlos bien y luego, ya...

Mira, lo vas a poner aquí donde he quitado la tarta.

Ponlo aquí. Y separarlos.

Ahora, separarlos bien.

Tiene que ser en caliente,

está claro, si no, luego se queda duro y es imposible.

Más o menos, luego con la mano se puede hacer,

pero lo que sea más gordo, más grande

hay que separarlo ahora.

Está bien el garrapiñado, pero diré que a mí me sale mejor.

Es que me has tirado, no me dejaste tiempo.

Fuiste tú, si me dejas a mí, me sale perfecto.

(RÍE) (EMITE SONIDOS)

¿Hablas indio? Siempre tienes que meter la mano,

siempre metiendo la mano. ¿Hablas arapahoe?

Sí, aprendí de pequeño contigo, en casa.

Bien. Vale, vamos a desmoldar,

señoras y señores, bueno, luego tú con los dedos.

Ahora se enfría y sí que podemos. Con la mano se puede hacer.

No nos quemamos y ahora va mucho mejor hacerlo.

Pero garrapiñados de pistacho verde está bien.

Mola, eh. Es diferente también, diferente.

Sí.

Bien, ya está, Sergio. Esto es de vicio.

Lo tenemos. Vale, ahora, puntilla,

que le pasamos alrededor. No hace falta.

¿Por qué? Porque sale solo.

Ah, pues sí, ya está. ¿Estáis preparados?

Voy a quitar esto. ¿Ahí en casa también?

Redoble de tambor.

(Redoble)

(Platillo) Tras.

Ya está, bueno, no pasa nada, sale bien.

Sale bien y ya está, pero mola. Los pistachos garrapiñados.

Seamos generosos porque esto le dará textura,

color, sabor, evidentemente. Y yo cogeré unas hierbas.

Aún está caliente, habría que dejar enfriar más.

Bien de pistacho alrededor también,

Un poquito por encima.

Y el rojo, el verde, crujiente.

Muy bien. Venga, ahí está,

ponemos una hierba que sabéis que nos gusta la hierbabuena.

Ahí, bien campestre y bien aromático, toma ya.

Bonito, no, precioso.

Aquí la tenéis, una tarta de frutos rojos, bueno,

de frambuesa con pistacho.

Buenísimo, y de primero, arrozaco, ya veis un arrozaco

con sepia, con morcilla y con coliflor.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz con sepia y morcilla. Tarta de frambuesas

Torres en la cocina - Arroz con sepia y morcilla. Tarta de frambuesas

25 feb 2019

Hoy Javier y Sergio preparan un arroz caldoso con ingredientes de mar y montaña: sepia y morcilla, además de coliflor. De postre una tarta de frambuesa con pistachos garrapiñados.

ver más sobre "Torres en la cocina - Arroz con sepia y morcilla. Tarta de frambuesas" ver menos sobre "Torres en la cocina - Arroz con sepia y morcilla. Tarta de frambuesas"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios