www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4940114
Para todos los públicos Torres en la cocina - Arroz con morro y panacota de madroños - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

(Aplausos)

Hola a todos. Bienvenidos a "Torres en la cocina".

Hoy vamos a hacer un programa con mucho morro.

Eso sí, mucho morro. Y vamos a empezar

con un arroz de morro y setas. Exactamente.

Morro de cerdo, eh. Y celebraremos un poco

el Día de San Antón, el patrón de los animales.

Y luego, yo voy a hacer una "panna cotta" con esto de aquí,

que hay ido Javier a buscar esta mañana,

que lo tenemos al lado de casa y que son madroños.

Vamos a hacer una "panna cotta" de madroños buenísima.

Esta mañana, a las siete de la mañana,

he subido una montaña. Esto es cierto.

No te pases, que está al lado de casa.

Te lo prometo. Una montaña así para coger los madroños

y que podamos disfrutarlos.

Cómo le gusta dramatizar. Vamos a hacer un postre

que es novedad porque nunca hemos utilizado

el madroño en el programa. Empezamos con el morro de cerdo.

¿Cómo hemos cocinado el morro de cerdo?

A veces lo tienen cocinado ya en el mercado.

Pero hemos cogido una olla,

agua, un poquito de sal, una hoja de laurel

y cocinar durante dos horas, tranquilamente.

Entonces, aquí ya lo tenemos. Esto es puro colágeno.

Va muy bien para la piel. A nosotros nos va perfecto.

Es de las partes más interesantes del cerdo.

Se puede hacer como lo vamos a hacer.

Se puede hacer frito. Yo me acuerdo que teníamos

un bar hace muchos años

y hacíamos el morro frito. Era la estrella de las tapas.

No se vendía, ya ves. Se freía el morro

en la freidora normal, bien hervido.

Y se le ponía sal y pimienta.

Y no sé si algo más. Pimentón, igual.

Bueno, no. Sal. Fijaos qué bien se corta,

que es muy tierno.

Lo cortamos así en daditos no muy grandes.

Y ahora lo vamos a saltear.

Eso sí, a la hora de saltearlo, mucho cuidado, porque...

Salpica. Sí. Salpica mucho.

Bueno, pero hay que echarle morro. Un poco más y ya está.

Si no, no... Hay que echarle...

Y no estar de morros. Entonces, lo que hacemos

es que primero... No, Sergio. Aquí.

En la misma sartén vamos a hacer el morro,

que va a soltar toda la grasa y nos quedará un poco crujiente

La tapadera la tenemos que tener en la mano, ¿por qué?

Porque salta muchísimo

y os podéis quemar. Entonces, poner. ¿Está a tope?

Está a tope, Javi. ¡Atención!

Ponemos. Y tapamos.

Y ahora le das caña.

Ahora, de momento, no. Pero luego veréis

cómo explota. Vaya salto ha dado.

Explotará, explotará.

Bueno, saltearlo. Es dorarlo. Es careta de cerdo.

Sí, pero salta mucho cuando lo ponemos en aceite.

Hay que sofreírlo bien. Es una parte

que la hemos desengrasado.

Al hervir, tú ya desengrasas toda la careta.

Y luego, al saltearla, queda buenísima

porque queda crujiente.

Queda muy buena. Ya veréis luego para el sofrito.

Aquí, lo que decimos, doramos bien. Parecen palomitas.

Y vamos preparando ajo, cebolla

y tenemos tomate triturado.

Tomate que hemos licuado,

pasado por el chino.

Y es tomate natural. Dame, que voy cortando cebolla.

Tú el ajo. ¿La cebolla?

No. Yo el ajo. ¿Sí? Ah, vale.

Venga. Vaya morro tienes.

Tú sí que tienes morro. No. Tú más.

Tienes más morro que este arroz

que estamos haciendo. No, no.

Qué bueno es el morro. Hay que echarle morro.

Bueno, amigos de los bares, esas tapas de morros

que se hacen tan buenas, tan crujientes.

Yo, si voy a un bar y veo morros, pido siempre.

Porque cada uno lo hace a su manera.

Y si está bien hecho, bien frito, bien crujiente,

es maravilloso, buenísimo. Y es una tapa bien económica

y muy popular entre los bares de toda España.

Escuchad.

Está ahí que puede, en un momento dado, explotar.

Y eso sí, vamos dorando.

Y aquí nos deja ese sabor tan bueno para rehogar

el ajo y la cebolla. O sea, que perfecto.

Además, tenemos amigos que han venido expresamente

desde Huesca. Fantástica tierra.

Hemos estado alguna vez por allí. Sí.

Y hemos estado, sobre todo, en época de trufa, que es ahora.

Que es cuando respira la tierra y está todo fantástico.

Hace fresquito por ahí, eh. Mucho.

Pero se come muy bien. Eso sí.

Y hay muy buena gente. También.

Tenemos muy buen recuerdo.

Gracias por venir. De nada.

La verdad es que la calidad de la trufa,

allí hay trufa muy buena. Entre Teruel y Cuenca

hay un sitio donde se hace muy buena trufa.

Vale.

Fijaos. Vamos dorando, dorando.

Ahora lo voy a abrir. Yo creo que no va a saltar.

Trufa tendremos que hacer.

Sabéis que con poquito cunde mucho.

O sea, que algún menú de trufa o algo tendremos que hacer.

Algo hay que ver. Venga.

Ahí está. Perfecto.

Esto está buenísimo. De verdad, esto es un manjar.

Y ya digo, cocinarlo... Si se deja bien frito y...

¡Uf! A mí eso me encanta. Cocinarlo no es tan difícil.

Al principio, como tiene agua, tapar.

Luego destapar e ir con cuidado.

¿Te ayudo con el ajo? No. Ya está.

¿Estás bien? Es que estoy dejando rehogar

bien el morro. Tranquilo, tranquilo.

Hablando de morro, tú tienes

más morro que nadie. Mira cómo salta.

¡Cuidado!

¿Veis? Hay que ir... (RÍE) Míralo.

No, no. Poca broma. Es que puede saltar.

Ahora hay que poner la cebolla y el ajo y así ya no salta.

Pero antes, lo voy a retirar. Ya tenemos lo que queríamos.

Rehogar y que nos suelte la grasa. Y ya lo pondremos más adelante.

Qué bueno. Esto frito así está delicioso.

Una punta de sal y ya está. Vale, Sergio. Vamos.

El ajo. Déjalo aquí.

Venga, cebolla, ajo.

Ajo y cebolla. Tanto monta, monta tanto.

Y aquí tengo más. Voy a ponerlo todo.

Bueno, no es lo mismo. Para mí, no. Pero para Javier...

Ahí está. Venga ahí.

Y ahora ya, sofreír. Vamos a sofreír.

En realidad, lo que estamos haciendo,

es la base del arroz, de un arroz.

Es muy rico de sabor, porque le vamos a poner

el caldo de cocido, también el morro de cerdo.

Y es un arroz de invierno también.

Es un arroz potente, de potencia.

¿Una guindilla le ponemos? Venga.

No, no. Bueno, porque hoy tenemos aquí público...

¿Le gusta el picante? No, hombre...

¿Te gusta el picante? ¿Sí? Un poquito, muy sutil.

¿Sí?

¿Sí? Venga, va.

No. Vamos a hacer una cosa. Al final, el que quiera,

que se ponga un poco de aceite picante.

Y así está bien para todos los gustos.

O pondremos la mitad del arroz

con aceite picante, que para eso lo tenemos.

Bien. Rehogar bien la cebolla. Importante.

Lo vamos a mojar, atención, porque no es muy habitual,

con vino tinto. Normalmente, el arroz se moja

con vino blanco. Pero este, como lleva el morro

y tiene también caldo de cocido, lo vamos a hacer más de invierno.

Y solo con el vino puede cambiar. Quedará más oscuro.

Arroz de mucha potencia, arroz de mucho sabor.

Y luego, también de contrastes porque le vamos a poner guisante.

Fijaos qué guisantes. Esto lo pondremos al final, eh.

El primero de la temporada. Bueno, ya lleva unos días.

Pero fijaos qué guisante. Nosotros ya lo hemos dicho

en otras ocasiones: lágrimas verdes.

Porque son tan pequeños como una lágrima

y son dulces dulces. Son muy buenos.

Es un guisante pequeñito muy bueno. Lo dicho. Al final.

Porque esto, prácticamente, no lleva cocción.

Es muy rápido, muy rápido. Vale.

Ponemos el tomate. Y otra novedad que creo

que no hemos utilizado nunca en el programa.

Pié azul. Es un tipo de seta que se le llama pié azul

porque el pié es un poco violáceo

e incluso coge tonos azulados.

Y es una seta muy resistente que está muy bien de precio.

Si la encontráis. Si no, ya sabéis que puede ser

cualquier seta de cultivo.

Pero esta está muy bien. Es una muy buena seta.

Además, da mucho sabor.

Y ahora, importante, el tomate. Sabemos que para coger la acidez

y que esté bueno, hay que reducirlo bastante,

hasta que pierda el agua.

Eso te lo enseñé yo. Sí.

Qué morro tienes. Pues sí.

Bien.

Ya veis. Pierde el agua el tomate.

Ya empieza a sufrir.

A decir: Necesito... El arroz.

Y el vino, eh.

Bueno, vamos a nacarar el arroz.

Vamos a poner bien, que somos muchos. Dale ahí.

Un poco de sal antes, durante y después.

Cocinar un poquito el arroz. Venga, perfecto.

Vino tinto. Es un arroz con setas, con el morro,

un arroz de invierno. El vino tinto le va perfecto.

Le va superbién.

Probadlo porque...

Fijaos en el color.

Como va a hervir dieciocho minutos con el caldo, el vino evaporará

y lo que quedará es el sabor. Ya es diferente, el toque del vino

y el toque de tomate le dan un color especial.

Muy bien. Tiene una pinta que no veas.

Uh, esto está...

Y no hemos hecho nada.

Un fondo con mucho sabor que está muy bueno y vamos mojando.

Caldo de ave; caldo de cocido; caldo de verdura, el que quiera,

pero, en este caso, este arroz nos pide potencia de sabor

y para ello, usamos el caldo de cocido.

Lo vamos cocinando y, a medida que nos va pidiendo caldo,

vamos echando caldo.

Vamos probando de sal y esperamos dieciocho minutos.

(Música)

Fijaos, hemos puesto el morro a media cocción y hemos cocinado.

Cómo huele el arroz; está buenísimo.

Le quedan unos cinco minutos, pero le vamos a añadir las setas.

Hum... Está buenísimo.

Está buenísimo y le vamos a poner la seta,

vamos a saltear este pie azul. Qué bueno.

Ya decimos, podría ser otro tipo de seta salteada

pero esta va muy bien porque es una seta muy suave

y que va muy bien.

Es otro producto pero este año está saliendo mucho,

nuestros amigos nos decían que ha salido mucho pie azul.

Que ya no sabías qué hacer y hacías croquetas.

Sí, es verdad.

Ibais a por níscalos y solo había pie azul.

Bueno, eso suele pasar. Aceituna negra, también.

Y qué bueno es porque tiene un toque gelatinoso,

es una seta muy agradecida que va genial para un arroz.

¡Vale! Tenemos estos ingredientes. También, aceituna negra.

Tenemos esta lágrima, aunque podría ser un guisante más grande, ¿vale?

Se echa y, prácticamente, con el calor está cocinado.

O sea, que tarda nada. Saltea la seta y pon la aceituna.

Es una aceituna de Kalamata pero podría ser

una aceituna muerta de Aragón, cualquier aceituna negra le va;

incluso, podría ser aceituna verde.

También, también.

El pie azul hay que cocinarlo; por eso, primero, lo salteamos

y, luego, lo dejamos, un poco, dentro del arroz y ya está.

¿Por qué saltearlo? Porque coge más sabor.

La seta, cuando está salteada, gana muchísimo.

Veis que es un arroz de cuchara que queda, más bien, caldoso;

también, se podría secar pero así es perfecto.

Sergio, un plato. Mira, lo tengo aquí.

Vamos a emplatar. Un plato bonito.

Es un plato para... Sí, hombre.

Una cuchara.

Le damos un salteado, ya lo tenemos, y al arroz.

Que las setas suelten el jugo aquí.

Y, al final, echamos este guisante lágrima.

Para el fuego, con el calor, ¿eh? Exactamente, fijaos.

Podría ser habita. Vale.

Ya no le ponemos más. Estupendo, ya está.

Guau... Vaya pintaza, ¿eh?

Espérate.

Y, ahora, una plato que... Esto es para hacerlo con cucharón.

Qué bueno. Coger y echar un buen plato.

Ya decimos que el vino tinto le da un toque especial; las setas;

el guisante de temporada, que el frío le va muy bien.

En primavera hay otros guisantes,

sería la segunda, si no me equivoco.

Fijaos lo que vamos a poner de hierbas: hierbabuena y romero.

La hierbabuena con el guisante combina perfectamente;

y con el arroz y el morro de cerdo, el romero.

¡Vaya platazo! Combinación diez.

Venga, vamos a por el madroño.

¡Vaya platazo, vaya platazo importante!

Celebramos el día de san Antonio Abad,

sabéis que es el patrón de los animales.

San Antonio. Desde aquí un homenaje.

Vamos a la naturaleza; fruto de bosque, fruto silvestre,

que Javier ha subido siete mil kilómetros de montaña.

Qué orgulloso estoy de mi excursión de esta mañana;

he ido con mi moto hasta un camino de tierra.

"Camino de tierra" Sí. He dejado la moto,

he subido la montaña, una montaña así, ¿veis? Así.

Me he jugado la vida y he conseguido el madroño.

Fijaos qué cosa más bonita.

Es uno de los frutos que más pectina tiene,

luego lo veréis cuando hagamos el postre, la "panna cotta".

"Panna cotta" quiere decir "nata cuajada" o "leche cuajada".

Es "panna" "cotta", "leche cocida", vaya.

Lo primero que vamos a hacer... Cuajada o cocida.

Ponemos la gelatina en agua, en agua con hielo,

sumergimos la gelatina. Ya lo hemos dicho otras veces,

si el agua está tibia o no está muy fría,

la gelatina se deshace y desaparece.

Correcto. Y, luego, la tenemos que recuperar.

Vamos a ir con un "crumble", que ya hemos hecho...

Unos cuantos "crumbles", sabéis que es esta arena, esta tierra,

que simula la tierra del bosque y que va muy bien con el madroño.

Primero, porque es del bosque, es silvestre;

y, segundo, porque le vamos a poner avellana, harina y azúcar.

Exactamente. Es muy fácil, lo trituraremos.

El "crumble" es un postre típico inglés

y se ha puesto muy de moda, ¿no?, ahora se hace mucho el "crumble"

y se utiliza para decorar las tartas,

para presentar... los pasteles.

Normalmente, es un pastel de fruta confitada con el "crumble".

Exacto. Nosotros ya lo integramos

y decimos que es muy fácil de hacer en casa

y se usa mucho en alta cocina. Muchos lo usan para los postres.

Ya veréis que es muy fácil. Avellanas.

Además, tenéis varias recetas en la web.

Avellana tostada. Harina.

Esta base se puede hacer de almendras, de piñones...

¡De todo! Se puede hacer de nueces,

se puede hacer de pistacho, de piñones...

Se hace de cualquier tipo de fruto seco.

Azúcar.

Ahí está, ya lo tienes. Sí, sí.

Vamos a triturar. Y la placa de horno.

¡Y la mantequilla, Javier! Está en el congelador.

La mantequilla tiene que estar muy fría.

La dejamos en el congelador porque para mezclarla...

Es mejor que esté del congelador.

Si no, sería complicado trabajarla.

La masa auténtica es azúcar, harina y mantequilla.

No llevaba nada más. Espera, la corto aquí.

Esta receta salió durante la Segunda Guerra Mundial,

es una receta muy antigua.

Veis que está dura para cortarla, a mezclar.

Nosotros la hacemos y la traemos a nuestros días, fijaos qué pasa.

Vale.

(DESENCHUFA LA PICADORA) Tiene que ser una arena.

Como no me hace caso, ya está. Se tiene que volver una arena.

Muy bien. Déjame, es mi plato.

Es así. Que no escuchas.

Él quiere quitarla antes y tiene que ser así.

¿Veis que parece una tierra? Hay que cocerla siete minutos

a 180 grados, después, la movemos, y otros siete minutos más.

Catorce minutos en total. Si la mantequilla no está muy fría,

casi congelada, esto no se podría hacer, se haría una pasta.

Qué bien huele, ¿eh? La avellana triturada huele superbién.

Nos recuerda al praliné. Bueno, fantástico.

La primera parte está y tardará catorce minutos:

siete, mover, y otros siete más. Exacto.

Ya hemos dicho que se puede hacer de cualquier otra cosa,

la verdad es que es una receta muy versátil.

Ahora, vamos con la "panna cotta".

La "panna cotta" no es más que leche cocinada,

lo que pasa es que hay "panna cotta" de muchas cosas:

"panna cotta" de frutos rojos, "panna cotta" de albahaca,

"panna cotta" de mango o de lo que sea.

De caqui o cualquier fruta que te sobre

o que veas que se está poniendo mala,

de plátano o de cualquier cosa. Sí.

Javier, abre la vainilla.

Vainilla fresca. Y ponemos crema de leche.

Correcto, podría ser... Extracto, pero no es lo mismo.

Si no tenéis, no es indispensable;

pero a la "panna cotta" le va muy bien.

Crema de leche, leche.

Con esto, lo que vamos a hacer es una infusión

con la vainilla y con el azúcar.

Le saco, como siempre, las vainas. Correcto.

Las pepitas. Enséñalas.

Sí, ahora las voy a enseñar, es que esta vaina es pequeñita.

Sí.

Las hay de diferentes tipos pero fijaos...

¡Eso son millones de semillas!

Millones de puntitos que son las semillas que...

No sé si hay millones pero sí muchísimas.

Bueno... hay más de las que imaginas.

Ya, pero ¿millones...? Bueno.

En una más grande hay millones, yo lo sabía.

La "panna cotta", la pizza y la pasta

son de los platos más conocidos en Italia.

Y tanto. La vaina, dentro, ¿eh? También.

Porque da mucho aroma. Azúcar.

Ahora, lo que tenemos que hacer es que haga una infusión.

Hervir. Que hierva.

Javier, cuéntanos sobre la historia del madroño.

La historia es que, antiguamente, cerca de Madrid había osos,

había osos de verdad, osos de verdad.

Estás explicando sobre el escudo de la ciudad de Madrid.

Yo os lo explico que lo sé porque, antiguamente,

entre el clero y el pueblo se pelearon por las tierras

que tenían, unos tenía árboles y otros, pasto, entonces,

se repartieron esas tierras, el pueblo se quedó con los árboles

y el claro se quedó con los pastos y así,

entre los árboles había muchísimo madroño en Madrid

y entonces por eso salió lo de los madroños en el escudo.

En la bandera, en el escudo. En el escudo de la ciudad

de Madrid, pero también como símbolo de la ciudad de Madrid.

Pero también lo que dice Javier es cierto sobre los osos

que también es verdad que un rey abatió un oso y también

fue como algo muy conocido, heroico y también fue a parar

al escudo de la bandera de Madrid. Fijaos cómo cambiaron las cosas

que Madrid ahora es muy grande,

no hay osos. Ni madroños, bueno,

sí que hay y tanto. En los alrededores sí.

Sí que hay. Sí que siguen habiendo.

Sí que hay, sí, bueno. Fijaos qué bonito

porque es verdad que esto... Son como campanillas,

me recuerda, ya pasó la Navidad, pero te recuerda a las fiestas.

Son como campanitas de Navidad que esto es la flor del madroño

que luego cae la flor y va creciendo el madroño.

O sea, está petado ese. No, hay un montón.

Dejaste sin madroños. No, había muchísimos,

había muchos. Bueno, vamos allá,

ya tenemos la leche infusionada ahora, retiramos la vainilla

que sabéis que la vainilla siempre la guardamos

porque esta vainilla luego, la secamos encima del horno

y un día que tenemos dos o tres vainillas

hacemos un azúcar de vainilla. La ponemos en el robot

cuando está seca y tenemos un azúcar de vainilla para flanes,

pastas, galletas, cualquier tipo de dulce.

Aquí tenemos la gelatina que ya está bien hidratada,

importante, que esté bien hidratada y con el calor se fundirá,

con el calor de la leche.

Ahí va. Ya está, patapam.

Ahora, vamos a poner el madroño. Hay que decir que el madroño,

ahora lo ponemos y lo trituramos, veréis la cantidad de pectina

que tiene porque es la fruta que más pectina tiene

si no recuerdo mal.

Y espera, antes que nada, cómo va el crumble,

hay que darle una vuelta. Sí, dale una vuelta.

Mirad, antes de esto. Me ha quitado el cacharro.

Mirad.

Cogemos ahora está bien tostado, pues le damos una vuelta más

para que quede más...

Más suelto porque ahora en caliente,

sí, en frío es más difícil. Y se queda como una arena.

La verdad es que le vamos a dar menos de siete minutos

porque le queda menos.

Depende a veces del calor del horno y lo teníamos aquí muy caliente

y así nos quedará muy suelto.

Vale, y así la cocción también toda uniforme, nos quedará igual.

Ahora, dentro, lo dejamos unos minutos más,

tres, cuatro minutos más y ya está.

Vale. Venga, perfecto, vamos allá,

Javier ya puso el madroño y lo que haremos será triturar

y no lo vamos a colar. No.

Mira cómo va espesando, ya está, ya está espeso.

Parece una crema inglesa o unas natillas.

Mira, si ahora lo dejamos aquí un momento,

mirad lo que pasa, y eso es la pectina,

ni la manzana, no creo que haya ni una fruta

que tenga tanta... Fijaos.

Es un flan.

Y no hemos hecho nada.

Se ha quedado como un flan, pero qué hay que hacer ahora,

darle un varillazo y ya está y vuelve a su estado natural.

Había muchos madroños, pero alguien se los ha comido,

no sé quién, pero ya no quedan.

Si lo cogemos con cuidado, fijaos, Javier, Javi.

Sí, fijaos. Se puede cortar.

Mira, mira, es como un flan.

Se puede cortar. Increíble, eh.

Increíble, es superbueno el madroño

por eso se usa tanto para hacer confituras.

Y mermeladas, pero ahora,

si le damos un varillazo, ya está.

Vuelve a su estado normal. Exacto.

¿Quieres probarlo? ¿No?

Bueno, pues nada, pues no te doy.

Bien. Venga, a ponerlo en los vasos.

Vamos a ir rellenando.

Lo hacemos individual porque así cada uno

puede coger su vasito

y toma su postre. Esto se podría servir

tal cual, pero nosotros le daremos la vuelta

porque lo enfriaremos porque siempre hay que enfriarlo

para que cuaje, que quede bien cuajado.

Terminamos de hacer el crumble,

pero luego a la vuelta lo decoraremos y le pondremos

algo muy especial.

Voy a sacar el crumble

que no se queme y eso a la nevera.

Ahora se deja enfriar muy bien, por lo menos, dos, tres horas

hasta que esté bien cuajado. Y el crumble también porque si no,

no queda el tipo de tierra, de arenilla que queremos que quede.

La vamos a sacar de aquí, del papel y estirarla

encima de la tabla que se vaya enfriando

lo antes posible, ahí está.

Vamos a ponerlo en una bandeja y a la nevera.

Crumble, "panna cotta" y el toque Torres.

Fijaos, pasaron dos horas y media, ahora está, la gelatina hizo efecto

y está frío que es como tiene que estar.

Y luego, sabéis que el madroño al tener tanta pectina

lo que hace es que solidifica también.

Haremos un tartar de plátano de Canarias que nos va muy bien

en este caso y le pondremos un pequeño tartar, ya veréis,

haremos un montaje diferente, peculiar

y con toque Torres, ya sabéis que nos gusta mucho

el plátano, pues haremos un tartar con zumo de limón,

ralladura de limón. Ahí está.

Que le dará frescor.

Es cremoso el plátano sabemos que es muy cremoso

y combina muy bien con el madroño. Correcto.

Aquí piel, piel y zumo porque si no,

sabéis que el plátano se oxida enseguida,

se queda negro y un poco de zumo de limón

le va muy bien y la piel también.

Bueno, ahí va.

Plátano. Zumo de limón.

Espera, que lo corto todo porque haremos, ya verás,

se me ha ocurrido un montaje que me pareció muy interesante.

Qué montaje. Ya verás.

¿Nos sorprenderás? Como siempre, yo como siempre

voy dándole aquí a la olla, no paro.

Y también cogimos unas especias

que van muy bien que es jengibre rallado y canela.

Canela, canela. (CANCIÓN) #Canela, canela pura.#

Yo no sé qué me pasa que oigo canela y me sale

esta canción a la cabeza. Hacía tiempo ya,

desde el año pasado no lo decías. Bueno, jengibre.

Hum, qué bien huele, en polvo podría ser también que tiene

ese toque cítrico también tan bueno.

Bueno, es un toque especiado que le damos.

Venga, ahí. Venga, suficiente.

Ahora, la canela, cane...

Dilo, no te cortes. No, que me da vergüenza.

Venga, un poquito.

Venga, mezclamos bien.

Hacemos esta especie de tartar

fresquito, superfresco y aquí ahora lo que hacemos

es llenar solo la mitad del vaso

porque la otra mitad...

¿Esta es la sorpresa que nos tenías?

Esta es, qué te parece. Vaya, estamos sorprendidos.

Hombre, ya lo sé, ya me lo imagino,

ahora la otra mitad la llenas con el crumble.

Venga. Ya verás el montaje que haremos

que falta poner el madroño.

Claro. Aquí predomina el madroño 100%.

¿Así te parece bien? Correcto.

Muy bien, qué te parece a ti. Está bien, correcto.

Ponle, voy a cortar el madroño por la mitad.

Y yo buscaré una hierba verde.

Que es muy bonita. Que será hierbabuena, seguramente.

El madroño eso sí, tiene que estar al punto

que quiere decir que si está verde, no vale.

Y si está demasiado maduro, se deshace.

O sea, que venga, ya está.

Lo tenemos. Sí, mejor que esté maduro.

Bueno, mira, voy a poner uno entero

que lo ponemos aquí al lado, lo voy a poner entero.

Hierbabuena. Trac.

Y estos están maduros que se me deshacen en las manos,

es lo que tiene. Pero más vale así,

creo que más vale que esté muy maduro

que no esté verde. Venga, perfecto.

Ahí está, ya habéis visto. Ya veis qué postre más bueno

y más de temporada porque el madroño es temporada, temporada.

Vaya arrozaco que nos hemos marcado aquí con mucho morro

con setas y guisantes lágrimas que estaban brutales.

Y luego, "panna cotta" de madroños que es una gozada

ir a buscarlos y, sobre todo, hacer el postre.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí, adiós. Hasta el próximo programa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz con morro y panacota de madroños

Torres en la cocina - Arroz con morro y panacota de madroños

15 ene 2019

Hoy Javier y Sergio preparan un arroz con morro de cerdo muy suculento y una panacota con un original ingrediente muy de temporada: madroños.

ver más sobre "Torres en la cocina - Arroz con morro y panacota de madroños" ver menos sobre "Torres en la cocina - Arroz con morro y panacota de madroños"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios