www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4591286
Para todos los públicos Torres en la cocina - Arroz caldoso al cava y trife de arándanos - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos, bienvenidos a "Torres en la cocina".

Son días especiales, viene el Día de la Madre

y hay que celebrarlo en familia. Exacto.

Vamos a hacer un arroz al cava apto para todos.

Con rollo. Después, vamos a hacer

un "trifle" de arándanos. "¿Qué es un "trifle"?".

Ya os lo diré; es un postre inglés que lleva varias capas que...

Os explicaré después. Vamos con el arroz.

Empezamos. ¿Qué tenemos?

El fondo es la base y la base es el fondo.

Correcto, vamos a hacer una infusión.

Tenemos un caldo de verduras. Receta vegana con mucho rollo.

Vamos a hacer una receta con mucha potencia y verduras de temporada:

con setas de temporada, con...

Una cantidad de sabor que tiene, brutal.

¿Qué vamos a hacer primero?

Javier, caldo de verduras; yo, romero.

A calentar. Hacemos una infusión de romero.

Ya sabéis que nosotros somos... Bien de romero, ¿eh?

Bueno, vamos a tunearlo, vamos a darle un toque al caldo.

Para el caldo de verdura; todas las bases en la web.

Ahí tenéis todo: caldos, recetas...

Como veis, he esquilado, literalmente, el romero.

Voy a lavarlo un poco, que no lo he lavado.

Va a tener una potencia... Vamos a lavarlo y lo ponemos ahí.

A romero espectacular, buenísima.

Entero, que lleve romero; ya que lo hacemos le ponemos bien:

un buen caldo, la "nage", que decimos nosotros,

un buen caldo de verdura y romero.

Vamos a hacer un arroz que nunca antes hemos hecho,

o sea que está bien.

¿Qué le vamos a poner? Le ponemos cebolla de Figueras,

sabéis que es esta cebolla roja que tiene este color tan bonito,

es un poquito más dulce, es muy buena;

pimiento verde, vitamina C a tope;

y, luego, le vamos a poner ajo tierno,

que tenemos en la nevera, un buen ajo tierno.

Fíjate que hemos hecho, hemos hecho un montón de arroces

en "Torres en la cocina" y en el libro hay varios arroces.

En el libro de "Torres en la cocina"

hay varios arroces, pero es que no se nos acaban.

Si somos arroceros, qué le vamos a hacer.

Nosotros y vosotros, creo que todos lo somos.

Arroceros somos. O sea que...

Y arroceros seguiremos. Exactamente.

Pimiento verde. Cojo el ajo tierno.

Vamos de verde hoy, ¿eh? Porque veréis que lleva...

Luego, tenemos un toque que no descubro; espectacular.

Es un arroz que lo pruebas y... Para personas veganas y no veganas,

eso da igual porque, al final, lo importante es el sabor.

Lo pruebas y dices: "Guau, qué sabor, que potencia de sabor".

Sí, sí, vamos preparando el tema de las fiestas.

Luego vendrá Meritxell Falgueras, es una amiga nuestra,

que hará unos cócteles sin alcohol para maridar todo esto.

Sorprendente. Para gente que tiene intolerancia,

que no le gusta, que se cuida o lo que sea.

Tenemos ahí unos cócteles maravillosos que, todavía,

nos los va a descubrir porque no sabemos lo que trae.

Ahora vamos a por el sofrito;

sabéis que un buen arroz tiene un buen sofrito.

Entonces, ponemos... "Sofritaken", ¿no?

Exacto. Ponemos la cebolla, esta cebolla roja,

podría ser, evidentemente, cebolla normal.

Y vamos a cortar el ajo tierno;

que no tenemos ajo tierno, pues, ajo normal.

Pero el ajo tierno ahora está precioso y ya que lo tenemos,

porque hemos ido al mercado; ¡viva el mercado!.

Correcto. Te vuelves loco cuando vas por la mañana:

"Niño, ven aquí. Pim, pam, pum. Esto, lo otro...".

Mucha alegría. Salimos con muchos productos,

alegría y qué buen rollo.

Y compartir: "Niño, no le pongas cebolla" "No os peleéis".

"Javier, eres mejor que tu hermano"

No nos peleamos. Eso no lo han dicho.

(Risas) Eso no es verdad.

Qué le vamos a hacer...

A mí me han dicho, es normal: "Guapo, ven aquí".

Venga, pon ahí el pimiento. El pimiento.

Pimiento rojo, pimiento verde; sabéis que tienen,

lo hemos dicho algunas veces, la misma cocción.

O sea, que lo ponemos igual, lo ponemos a la misma vez.

¿Eh? ¿Eh, qué pasa?

¿Vas empujando? ¿Qué pasa?

Ajo tierno, también para adentro. Ahí está.

Como veis, potencia total, no lo vamos a cocinar mucho,

sino, ya veréis, en blanco. Pochar, rehogar.

Bueno, ahora os vamos a descubrir

la reina de las setas de primavera.

Bueno, una de las reinas, Javier, una.

"Una de las reinas", tienes razón.

Que hay más, hay más. ¿Qué tenemos aquí? ¡Trachán!

Colmenillas. La colmenilla es una seta de primavera

y se suele encontrar en montañas que se han quemado,

que son arenosas, que tienen bastante arena:

ahí sale la colmenilla. Hay que lavarla muy bien,

cuatro o cinco veces en agua para sacar bien la tierra.

Fijaos, parece una colmena.

Tiene forma de colmena, es muy carnosa, es muy buena

y hay que cocinarla bien, eso sí.

Como se va a cocinar aquí, no hay problema;

eso ya se da por hecho.

Es muy buena. También, se puede encontrar seca,

por eso se encuentra todo el año. Se hidrata, se secan al sol,

luego, se rehidratan y las podéis usar para arroces o lo que queráis.

Todo el año. Cocina de temporada.

Venga, vamos a poner el tomate.

Es corta la temporada; cuando hay, hay que cogerla.

Tomate rallado, ya sabéis que usamos tomate natural

siempre que podemos.

Le ponemos tomate rallado.

Vamos a poner una hojita de laurel.

El laurel lo veo y trae el arroz, que lo tienes ahí detrás.

Hoja de laurel, el arroz.

En este caso, hemos cogido un arroz albufera.

Sabéis que el albufera está entre el arroz bomba y el senia;

un grano redondo, que aguanta bien la cocción.

Le daremos un toque muy especial;

le vamos a poner un poquito de canela.

Eso es un toque, porque... Cuidado, cuidado.

Al final, casi no lo notas pero hay algo que dices:

"Guau, ¿qué es ese sabor?". Un trocito.

En carne se ve; en postres, sobre todo;

en un arroz, dices: "¿Canela?", se nota muy sutil.

Es una cosa muy interesante, elegante.

Fijaos, es este trocito pequeño, muy pequeño.

Le pongo un poquito de sal. Pero se nota, ¿eh?

En el arroz: antes, durante y después;

la sal hay que ponerla, si no, no la coge, no la absorbe.

Ponemos las colmenillas. Correcto.

Y yo tengo aquí el cava.

Ya decimos que esto va a dar mucho sabor, las pongo todas.

Y, luego, tenemos cava. Ya que estamos de celebración,

pues vamos a meterlo dentro de la receta.

El cava, sabéis que es una bebida muy nuestra.

Vale, Sergio.

Le vamos a poner un buen chorro.

Ahí, subiendo el fuego a tope. Esto se absorbe todo luego

y lo que deja es un sabor maravilloso.

Dejamos reducir un poco el alcohol,

aunque en la cocción se evaporan los alcoholes.

Y ahora... Pimienta.

La cebolla, el pimiento, la colmenilla, el ajo tierno...

van a dejar ahí su sabor, van bien en este arroz.

Fijaos qué espectáculo ya.

Esto ya tiene pinta, buena pinta.

Ahora, evidentemente, le pondremos el arroz y el caldo,

vamos a cocinarlo y, al final, le vamos a dar:

uno, dos, tres, cuatro toques más.

Venga, el arroz. Ahora, sí.

Yo lo cuento como nuestro padre; hola, papá.

Es un arroz caldoso, ¿eh? Sí.

Más bien de cuchara, caldoso, ya que tenemos el caldo.

Por eso no nacaramos el arroz, sabéis que, a veces,

sofreímos un poco el arroz para cerrar el grano.

En este caso, no, lo ponemos directo.

Ahora ya, mojamos con este supercaldo de verduras aromatizado.

Con el romero, que le da un rollo que no veas.

No le vamos a poner colorante, lo vamos a dejar natural.

Ahora, os voy a hacer un truco. A veces, estáis en casa...

Bueno, mientras cocina esto.

Que son uno 16-18 minutos, si falta caldo, ponemos más.

Venid conmigo, os voy a enseñar un truco,

un truco para enfriar. Y yo otro.

Bueno, primero el mío. Estamos en casa y no tenemos

la botella fría. "Se me ha olvidado enfriar el cava".

¿Cómo lo hacemos? Este es bueno... Y funciona.

Funciona, lo hacemos en casa.

Cogéis un poco de agua, mojáis un papel;

papel porque se queda adherido a la botella,

se queda pegado, entonces, es mejor.

Ponéis agua, lo humedecéis bien;

ponemos sal, ponla tú que tienes las manos secas.

Venga. Sal. Pon sal, ponle sal sin miedo.

Mojamos bien.

Venga. Aquí lo que hacemos es...

No perdamos detalle:

envolved la botella, como se queda pegado,

envolved la botella, una vez que está envuelta,

la cogemos y la metemos tal cual al congelador.

Ya sabéis que la sal ayuda a bajar la temperatura del frío.

En diez minutos... Está fría.

La tenéis fría. Esto al congelador.

Otro método, también, que no sea este:

cogéis la botella, la ponéis en agua con hielo,

que tengo aquí hielo; el hielo y un buen puñado de sal.

Sal sin miedo y nos ayudará a bajar la temperatura del agua.

Esto, también, en poco rato está superfrío.

Baja la temperatura del agua, no se congela y enfría mejor.

Ponemos bien de sal. Métele sal. Métele sal a tope.

Bueno, tampoco te pases. Métele, cuanto más sal...

Ya está. No hay que pasarse, pero que lleve.

Luego. Removemos.

Aquí en nada, en muy poco tiempo.

Es un truco infalible para un vino blanco, o un espumante

o un cava que no tenemos frío, para que se enfríen.

Está muy bien, trucazo.

Vamos a hacer una... locura. Un brico Torres.

Venga. Vamos a abrir una botella de cava al estilo de Napoleón.

Exactamente. De Napoleón Bonaparte.

Él fue el primero en inventar el descorchador.

Ahora veréis porqué.

Un momento, hay que prepararse. Vamos a prepararnos.

No os asustéis. No pasa nada, no pasa nada.

Si lo hacéis en casa hay que hacerlo con cuidado.

Si veis volar algo, os apartáis así como...

Cuidado la cámara, cuidado la cámara.

Bueno, vamos allá.

Ahora, lo que vamos a hacer es algo espectacular.

Es algo que solemos hacer.

Napoleón decía... Vamos a degollar al botella.

Exactamente. En directo, aquí, con vosotros.

¿Qué decía Napoleón? Napoleón decía que el champán

para la victoria lo mereces y en la derrota lo necesitas.

Es lo que decía. Es bueno.

Creo que se hartaba de champán. ¡Trachán!

¡Madre de Dios! ¿Qué va a pasar aquí hoy?

Tranquilo, tranquilo. Pero ¿lo sabes hacer o no?

Que sí lo sé hacer. Venga.

Cogemos la botella. Madre de Dios.

Metemos aquí y hay que romper lo que es...

¡Una, dos y tres!

(Aplausos) ¡Bravo!

Está bien. Esto es lo que se hacía

antiguamente con el champán o la manera de descorchar.

Y, luego, al ser un corte limpio, es en la junta,

como veis, no entra ningún cristal ni nada.

Hombre que.... Bueno, no se ve ninguno.

Nos quedamos limpiando, se acaba el arroz y el toque final.

Exacto. Ya veréis qué arroz.

¡Aquí lo tenemos! Está...

buenísimo. Uf.

Nada, ni sal, nada. No le pongas nada, nada.

Vale, calabacines, otro toque.

Estamos en temporada de verduras a tope.

Es minicalabacín, ¿eh? Sabéis que es muy tierno,

que es muy delicado; casi se podría comer crudo.

Podría ser un calabacín normal pero estamos de celebración.

Yo creo que está bien. Hemos encontrado unos guisantes.

Fijaos que, normalmente, en esta época ya no hay tanto

pero hemos encontrado este, está muy bien.

Final de temporada pero hemos encontrado algo.

Ponemos un buen puñado de guisantes.

Y el minicalabacín. Como es tan tierno este guisante,

se hace solo. Es nada, ¿eh?

Fijaos qué buen arroz, estoy salivando aquí, porque es...

Con el calor ya se termina de hacer, ¿eh?

Sí, sí. Ya está, perfecto.

Sergio, corta un poco de cebollino.

Venga, cebollino. Por poner algo, ¿eh?

¿Por qué no le ponemos romero fresco? Ya que lleva romero...

No, porque tengo flores. ¡Ah, vale!

He encontrado flores, que es... Cebollino tengo aquí.

Las flores son superopcionales. Si vais, encontráis y veis...

Probad una flor de romero, porque tiene un sabor buenísimo.

Mirad qué pinta. Las flores son muy buenas.

Mirad el arroz, el arroz está entero.

Si tenéis en casa y florece, esas flores son magníficas.

Vale, ya está. Vamos a ponerle el...

Como queráis, ¿eh? Nosotros usamos muchos las flores de romero.

Ya que están, si las tienes...

Si las tienes, si no, no es indispensable,

pero le da un toque... Oh, qué color.

Mira qué plato más bonito.

Un toque de aceite. Y el cebollino.

Vamos por el postre, que se llama "trifle".

Mi inglés no es que sea la leche, pero bueno...

"Trifle", es un postre... "Trifle" "Trifle".

Es un postre típico inglés, que es fácil de hacer

y, la verdad, divertido de hacer.

Para compartir en familia y para disfrutar de dulce.

Bueno, vamos allá. Vamos a hacer, primero,

tenemos una cosa que haremos en el programa.

Yo creía que la habíamos hecho y me han dicho que no.

Esto se llama "carquinyolis", esto es buenísimo

porque es como una masa de bizcocho que, además, es de bizcocho.

Seca. Es bizcocho porque se cuece,

va con frutos secos, con un toque de anís...

Es supersabroso, recuerda mucho al pan.

Se cuece, en caliente se corta y se vuelve a poner al horno;

queda crujiente, queda este pan duro y crujiente.

Vamos a poner unos aquí en una bolsa, para no manchar.

Ya veréis, es un postre que está muy bien. Un poco solo.

Sí, vale, vale. Ya está. Ya está, ya está.

En Italia hay un postre que se parece mucho

al "carquinyoli": "cantuccini".

En Italia. Eso sí, está un poco lejos.

Bueno, le voy a dar unas leches porque es muy seco, muy duro

y, la verdad, ya veréis. Simplemente, romperlo un poco.

Esto me fascina. A mí, también.

Me puedo comer toneladas de esto. O sea, es algo que me encanta.

Vale, me vas a dejar un poquito aquí

porque, al final... Pero te voy a dejar el polvo.

Aquí voy a hacer esta, que la vamos a mezclar,

al ser tan duro, este por un lado

y el polvo lo dejamos por el otro.

¿Qué tenemos aquí? Una mermelada de arándanos.

Buenísima. Fruto rojo. Casera.

Casera o que la compráis casera, vaya.

Que tampoco hace falta...

Y mezclamos. Que sea de buena calidad.

Exacto. Mezclamos la mermelada de arándanos con el carquiñol.

Sabéis que el arándano tiene

un montón de propiedades antioxidantes y vitamina C.

Todos los frutos rojos son supersanos. Hay que consumir.

Voy a sacar la leche. Voy a poner un poco más.

Que esté bien.

Y aquí lo tenemos. Lo dejamos aquí.

Vale. Ahora, primera elaboración, ya la tenemos hecha,

que son los carquiñoles, que puede ser un bizcocho seco,

algo dulce, que sea dulce, una galleta,

galleta seca también os iría bien.

Y ahora, lo que vamos a hacer, es leche.

Toma. Abre la vainilla. Y vaina de vainilla.

Y vamos a hacer ahora...

Bueno, con esto, que estamos calentando la leche,

vamos a hacer una crema pastelera, como hemos hecho ya muchas veces,

con harina refinada de maíz,

que la ponemos aquí en un bol.

La leche, que está calentando Javier

con un poco de vaina de vainilla. Que saco las semillas,

el interior para tener estas semillas.

Y así nos va a desprender mucho más sabor y aroma.

Y la semilla se queda en la leche,

que es lo que nos interesa. Son esos puntitos pequeños.

Y yemas de huevo, que ya tengo aquí separadas

para ahorrar tiempo. Y como siempre, las cantidades

os las damos en el gráfico.

Y en la web tenéis una biblioteca entera de recetas para vosotros,

para hacer lo que queráis.

Ya no os digo ni... Bueno, y el libro también.

Pero en la web tenéis de todo. Mezclamos.

Las claras sabéis que se pueden utilizar para un montón de cosas.

Correcto, Javier. Muy bien. Gracias, Sergio.

Muy bien.

Yo ya lo sé que... Y ahora le vamos a poner el azúcar.

Azúcar moreno. Y bien mezclado. Bien mezclado.

¡Taca!

Y el azúcar. Aquí tenemos.

Ya veréis. Está bien. Queda muy bonito

porque luego es un postre que podemos montar,

tener montado en la nevera.

Y tiene ese toque crujiente con el arándano.

Le vamos a poner chocolate.

Ya sabéis que el cacao tiene serotonina,

que es un ingrediente que relaja mucho, que da placer,

que es placentero. Pues vamos a ponerle.

Tengo aquí el cacao.

Cuando tengamos la crema, separaremos

y haremos mitad y mitad. Vale.

Ahora, la vaina de vainilla siempre la guardamos,

la secamos para hacer un azúcar de vainilla.

Exactamente. Encima del horno y luego te va superbién.

Ahora mezclamos bien todo junto.

Volvemos a poner en la olla y a cocinar.

O para hacer un té, también, un té de vainilla.

Que dices... Pues bien.

Fijaos qué fácil la crema.

Y ahora, como lleva la fécula de maíz,

no se nos cortará.

O sea, que podemos subir el fuego un poquito.

Eso sí. No parar de remover. Pero así no se te corta la crema,

porque al llevar la fécula de maíz, no se corta.

Una buena crema de vainilla. Está delicioso.

La montaremos aquí. Para un montón de cosas.

Vamos a montar aquí. Es una copa que ya la tendremos

en la nevera fría. Y luego, ya es sacar y consumirla.

Pero le vamos a dar un toque muy especial,

que es el del chocolate, el del cacao.

Ya veis que empieza a espesar.

La fécula ya hace efecto y...

Solo vamos a retirar de aquí la mitad.

A la otra mitad le pondremos el chocolate.

Como está caliente la crema, al poner el chocolate, se fundirá.

Vale. Ya lo tenemos.

Espera. Pon el trapo aquí.

Toma. Que no se nos queme la tabla. Venga.

Voy a poner la mitad.

La mitad o... Sí, la mitad.

Mezclamos bien.

Ahora, como está caliente,

el chocolate se va a fundir, evidentemente.

Y haremos una crema de vainilla con chocolate.

Por un lado, es la misma crema.

O sea, al final, es la misma crema.

Lo que pasa es que una la vamos a tunear con chocolate.

Y tenemos un cremoso de chocolate.

Pues ya lo veis. Parece que hayamos hecho aquí

dos cremas diferentes, dos recetas y para nada.

Ya veis que ahora el chocolate, como está caliente,

se deshace enseguida y nos queda buenísimo.

Incluso para una tarta. Aquí luce un montón

porque quedan los colores, queda muy bonita.

Bueno, es... es muy bueno de comer.

Vale. Vamos a hacer el montaje. Vamos a poner en mangas, Javi.

Está buenísimo. No pasa nada que esté caliente

porque lo vamos a montar y luego lo enfriamos en la nevera.

Entonces, no hay problema. Vale.

Sabéis que nos gustan estas mangas,

porque son desechables y fáciles.

Y además, superhigiénico.

Y aquí cada uno con su...

Espera. ¿Te ayudo yo y tú me ayudas?

Yo me lo hago solo.

Para que veáis que se puede. Pues yo también.

Esto es simplemente con la mano, coger

e ir aquí poniendo este cremoso de chocolate,

que tiene una pinta que no veas.

Ahora lo dejamos en la nevera para enfriar.

No. Ahora lo vamos a montar.

¿Sí? Vale. Sí, sí. Lo montamos.

Montamos y luego enfriamos. Venga.

No estás aquí. Lo acabo de explicar, Javi.

Es que cada uno tiene su manera.

Perfecto. Aquí lo tenemos.

La primera receta de trifle que existe,

era con agua de rosas, el... Jengibre.

Nata montada y jengibre.

Exactamente. Ya no me acordaba.

Es que es muy antigua. Vale.

Vamos allá. Y ahora vamos a montar.

Yo siempre le hago un nudo aquí para que no se me escurra.

Si no, luego enfocas el ojo

aquí y por aquí se te está saliendo.

De esta manera, no. Ya no se sale.

Vale. Vamos a montaje. Ponemos, primero...

No, primero, el chocolate vamos a poner.

Vamos a hacerlo diferente.

Bueno, diferente no.

Vamos a poner chocolate.

Fijaos qué cremosidad el chocolate, eh.

Y qué rápido lo hemos hecho.

Ahora, los carquiñoles. Ponle tú.

Ponemos una base de carquiñoles.

Y lo aplanamos un poco. ¡Hum! Qué bueno.

Ahora la crema, ¿no? Venga. Dale a la crema.

Ponemos una base también. Voy yo con los carquiñoles.

Qué coordinación.

Vale. Porque somos gemelos.

Se nota.

Vale. Ponemos un poco por el lado.

Esto le da un crujiente maravilloso.

Como tiene ese toque anisado, es muy bueno.

Ahora el chocolate. Chocolate.

Bueno, las capas, evidentemente, las hacéis...

Mientras más color hay, pues mucho mejor.

Eso como cada uno quiera. Pero nosotros...

Ahora métele aquí... Ahí está. El chocolate está buenísimo.

Ahora más carquiñoles. Ponemos aquí.

Y luego ya acabamos con el blanco.

Pero todavía le pondremos un colofón final. Ya veréis.

Sí, sí, sí. Todavía queda aquí.

Queda algo interesante.

Ahora a este ponle el blanco y lo metemos

en la nevera a enfriar. Venga.

Mola, ¿no? Tiene... Y la crema está deliciosa, está buenísima.

Aparte, que es un postre fácil de hacer.

La podéis tunear con el sabor que queráis.

Vale. Esto ahora ya a la nevera.

Enfriamos. Damos unos golpes

para que quede bien plano.

Y fijaos qué bonito. Venga.

A enfriar. Limpiamos aquí un poco.

Este es un menú ideal para fiestas, para celebraciones

ahora que se acerca el Día de la Madre.

Y luego, para tomar un cóctel, cómo no, con o sin alcohol.

En este caso, Meritxell nos viene a explicar

los cócteles sin alcohol. Bienvenida.

¿Me queréis igual, aunque venga sin vino?

Por supuesto que sí. Por cierto...

¿Por qué podemos sustituir el vino

cuando no queremos tomar alcohol?

Bueno, eso es algo delicado. Tú dinos.

¿Qué nos pasa? Que vosotros curráis muchísimo la comida

y si no hay vino, parece que te quiten

estas copas tan bonitas y seas un marginado social.

Igual que pensamos en la comida, el maridaje puede ser con vino,

pero también con productos sin alcohol.

Claro. ¿Cómo podemos falsearlo?

Pues te pones tu zumo de arándanos,

que tienes esa fruta roja, madura.

Le pones un poco de remolacha, que tiene la mineralidad del vino,

y aunque sea, tienes ese momento de glamour de oler, de disfrutar.

Porque que no tenga alcohol, no quiere decir

que no podamos estar con los cinco sentidos

disfrutando de esa bebida.

Y a nivel de cócteles, ¿qué nos ofreces?

Os propongo mojito sin alcohol.

Y al final, el cóctel es como la cocina.

Estamos aquí y podemos ir cambiando cosas.

Claro que sí. Divertido. Además, tiene una cantidad

de combinaciones apasionantes.

¿Y cómo lo hacemos? No hay límites.

Enséñanos aquí, para hacer una muestra.

Tenemos las manos superlimpias. Claro. Aquí siempre.

Entonces, lima. Con limón no me mola tanto.

¿Qué nos pasa con la lima?

La he cortado a daditos, ya lo ves.

A mí me gusta primero machacar un poco la lima.

Sí, que suelte... Que suelte el jugo.

Tampoco mucho porque la parte blanca es un poco más amarga.

El jengibre. El jengibre tiene un rollo...

Me recuerda a la caipiriña. Sí.

Y también le da esa nota de "corposidad",

si tenemos que hacer algún maridaje.

Si ponéis mucho jengibre, recordad que pica.

Después, el tema del azúcar.

El azúcar moreno ya sabéis que es más saludable.

También, visualmente, me gusta ponerle

una de azúcar moreno, y una de blanco.

Hemos dicho... Somos enólogos a pequeña escala,

pero con el cóctel, y podemos ir modificándolo.

Eso es sal, ¿no? Sí. Eso sí.

Solo moreno. Eso no. Eso no.

En el tema del mojito, como os paséis

de más de 20 hojitas, ya es horticultura.

No es un mojito. ¿Por qué me gusta ponerlo

después que la lima?

Porque es verdad que si machacas mucho la menta...

Que por cierto... Qué bien huele.

Es que ya oler es... ¿Cuántas hojas has puesto?

Cinco hojas. Va. Venga, siete.

Siete hojas. Hacemos así.

Y luego, también lo machacamos.

A ver. Temas sin alcohol. ¿Qué le podemos poner de bebida?

Pues agua con gas, sifón, sodas.

Alguna bebida que tenga también ginger ale, por ejemplo.

Bíter también, ¿no? Sí.

El hielo. Bueno, sería muy chulo que fuera perfecto,

a daditos, pequeño. Pero, al final, en casa lo tenemos así.

¿Qué es importante? Remover de abajo para arriba,

para que ese azúcar se vaya disolviendo.

Mientras termináis los cócteles, yo voy a hacer...

Bueno, vamos a terminar este postre,

que pinta muy bien. Yo he montado un poco de nata,

que ya la tenía. Crema de leche.

Nata tiene que tener mínimo un 35% de materia grasa,

porque si no, no monta. Tenéis que verlo antes de montarla.

Y le vamos a poner un poco de mermelada de arándanos

que nos había sobrado, para darle un poco de sabor.

Bueno, aquí tenemos ya los supercócteles.

Toma ya. Que no tenga alcohol,

no quiere decir que no se pueda brindar con alegría

y pasárselo superbién. Yo estoy de acuerdo.

Javier, dame una manga de ahí con roseta,

que le vamos a hacer aquí...

Vale. Ahora verás.

¿Eres de dulce, Meritxell?

Bueno, soy más de salado. Y cuando puedo beber,

ahora estoy con lactancia, más de vino.

Pero, hombre, con todo esto que estáis haciendo

de chocolate, frambuesa, hay vinos dulces

que quedarían superbién.

Pero también bebidas como el pink lemonade

con un poco de frambuesas, con acidez,

que le daría un poco de columna vertebral

al maridaje de este superpostre. Pongámonos juntos.

Tú vienes de familia de vino, ¿no? Sí.

Y encima, escribes un libro de bebidas sin alcohol.

Nos has traído. Ahora haremos un intercambio.

Sobre tés, cafés, aguas de sabores,

vinos sin alcohol. Porque hay muchas propuestas.

Siendo sumiller, en los periodos que no podía beber

porque estaba embarazada, que era un rollo ir, por ejemplo,

a vuestro restaurante a hacer un menú degustación...

No te equivoques. Nosotros, en el buen sentido,

siempre hacemos maridaje para la gente que no bebe.

Porque no tiene nada que ver. Unas rosetas ahí.

Venga. Unos arándanos, que tienen un montón de propiedades.

Un poco de carquiñoles por encima.

Exactamente. Este es tu libro, el libro de Meritxell,

que me ha dicho: "Os voy a regalar un libro".

Yo te voy a regalar otro, que lo tengo aquí.

Vamos a hacer un intercambio. Ahora, cariño, si hacéis

que yo cocine, es un milagro. Claro que sí.

Hay que cocinar. Hay que cocinar.

Vamos a brindar por estos dos grandes platos

y por todos vosotros. Exactamente.

Por este arroz de colmenillas,

que está brutal y este trifle inglés.

Decimos que siempre hay un buen motivo para cocinar.

Despídete tú. Díselo a la gente.

Y yo, para beber siempre con mucho estilo.

Exactamente. Nos vemos en el próximo programa.

Salud a todos. Hasta luego. ¡Salud!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz caldoso al cava y trife de arándanos

Torres en la cocina - Arroz caldoso al cava y trife de arándanos

04 may 2018

Hoy un arroz caldoso al cava con verduras y colmenillas y un postre con deliciosas cremas y arándanos: trife de arándanos. Meritxell Falguera prepara un mojito sin alcohol muy sano.

ver más sobre "Torres en la cocina - Arroz caldoso al cava y trife de arándanos" ver menos sobre "Torres en la cocina - Arroz caldoso al cava y trife de arándanos"
Programas completos (685)

Los últimos 2.244 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos