www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4973225
Para todos los públicos Torres en la cocina - Alubias con mejillones y lenguado con mejillones - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Aplausos)

Bienvenidos a "Torres en la cocina",

un día más traemos un productazo recién sacado del mar,

mejillones, haremos dos grandes platos

con un producto humilde, pero grandioso.

De segundo haremos un lenguado con mejillones, con una crema

de mejillones que, de verdad, está buenísimo.

Y de primero haremos una cazuelita de mejillones

con alubias y algo que... No lo digas de momento

porque lo haremos ahora mismo. Va, vamos a hacerlo.

Aquí está, señoras y señores,

tachán, pies de cordero.

Toma ya. Hemos hecho muchos pies de cerdo,

pero de cordero no hemos trabajado tanto.

Y, bueno, son deliciosos, realmente, bien cocinados

son muy buenos. ¿Qué hicimos al principio?

Abundante agua en frío y hasta que arrancan a hervir

unos tres, cuatro minutos que es un hervir

para quitar las impurezas. Ahora están hervidos ya,

vamos a cocinarlos. Los ponemos en una olla

con agua, otra vez. Hay que decir que también

podría ser pie de cerdo, están en la carnicería,

se piden por encargo o, normalmente, están,

pero que nos pareció un plato de mar y montaña

y que si están bien escaldados, como hemos hecho al principio,

se blanquean, o sea, agua, sumergir en agua hirviendo

y limpiarlos bien y luego ya hervirlos.

Ahora lo haremos con una bresa, con una verdura, ya sabéis.

El secreto está en escaldarlo muy bien al principio

y si veis que el agua queda fuerte, no pasa nada,

otro agua, otro escaldado, a veces, hacen falta dos escaldados

para que al ponerlos aquí el pie esté muy limpio, muy limpio

que el caldo que haga que sea muy puro, muy bueno.

Vamos poniendo las verduras. Manitas de cordero

que hacía mucho tiempo que no usábamos en el programa.

Yo creo que una vez lo usamos, me parece que una sola vez.

Sí, sí, ¿y cómo lo hicimos? Ahora no me acuerdo,

pero sí fue una vez, no me acuerdo.

Vale. Una hoja de laurel.

Yo me voy a acordar, me voy a acordar.

Una hojita de laurel, ahí está.

Bueno, era en guiso, seguro.

Un poquito de sal, no mucho porque reducirá

al cocinar. Y luego necesitamos recuperar

ese agua por eso lo escaldamos también, porque ese agua

de cocción la recuperaremos.

Exacto, ahora lo dejamos cocinar una hora y media.

El resultado. Es este de aquí.

Ahora, Javier lo pone a cocinar. Estos de aquí que se ven,

perfectamente, están cocinados.

Y ahora lo que haremos será colar este agua para reducirla

porque esto luego nos servirá. Y espera que recupero los pies.

Vale, esto será el fondo, la base de este guiso.

Vale, esto se lo daré a Javier que lo irá limpiando.

Y que nos enseñarás cómo lo haces.

Bueno, lo único que hago ahora es retirar el pie

de las verduras.

Fijaos, importante que esté bien cocinado, hora y media

no se lo quita nadie porque así es como un pie de cerdo

cuando se deshace, igual. Es nuestro toque que luego dicen:

"Me quedo con las alubias y mejillones", también.

También.

No hay problema y fíjate tú que me suena

que los hicimos con langosta. ¿Sí?

Sí, una caldereta de... Ah, puede ser, puede ser.

De pie de cordero con langosta

que también, cuidado. Puede ser, me suena.

Cuidado que tiene buena pinta, algo me suena de hacer algo así.

Bueno, eso es un mar y montaña. Mira que tengo mala memoria,

pero para las recetas me acuerdo qué le vamos a hacer.

Vale, perfecto, esto lo ponemos a reducir,

ahora, Javier limpiará y cortará

las manitas y quitando un poco los huesos grandes

porque luego será como una cazuela.

Y yo iré picando verdura que verdura le pondremos

cebolla tierna, pimiento rojo,

vitamina C a tope, cayena, ajo

y le voy a poner un toque que podría ser piel de limón

o lima "kaffir". Lima "kaffir", esto lo encontráis

en tiendas, como curiosidad. La piel de limón o lima

podría ir, perfectamente. En tiendas orientales la tenéis.

Dame lima "kaffir", normalmente, viene en bolsas

congelado y esto lo ponéis una hojita en el guiso

y da un aroma a lima,

a fresco, a cítrico, brutal, superbueno.

Te ayudo con las verduras. Si no, piel de limón iría bien.

Para que veas que soy solidario.

Muy bien, Javier, menos mal. Te ayudo con las verduras.

Oye, qué alegría el público que tenemos hoy también

reincidentes en su mayoría.

Mar Torres afincada ya al programa, la número uno.

Hombre, que no falte. Sois ya de la casa, eh, total.

Vale, vamos a cortar esto

en chiquitito y lo ponemos ahí en la bresa.

Sergio, le vamos a poner ajo,

pimiento rojo, cebolla tierna.

Cayena.

Cayena. La lima "kaffir"

que dijimos también, ya veréis, será un guiso.

Un guiso que lo único que tenéis que prever

y lo que os quitará más tiempo es el cocinar las manitas.

Lo demás, veréis qué rápido.

Mejillón hay que decir que es un producto superversátil

y luego decir que nosotros hemos estados en las bateas

cogiendo los mejillones y probándolo con los pescadores

en las rías y bueno, es que es un producto versátil,

sumamente, económico que tiene zinc, fósforo,

un montón de propiedades beneficiosas para el organismo,

es un producto que lo haces como quieras,

solo al vapor, con patatas fritas, como quieras, o sea, en ensalada,

los hicimos de todas las maneras. Ponemos una cayena.

Una pimienta de cayena. Yo creo que el mejillón

es barato porque hay mucha producción,

pero si hubiera poca, ¿qué pasaría?

Sería caro. Carísimo.

Seguramente, sería carísimo. De lo que hay poco es más caro.

Vale, Sergio, pimiento. Me he quedado solo.

Sí, la verdad es que sí. Bueno.

Ya está la verdura que Sergio pondrá ahora

la cebolla, yo me voy con los pies

que lo que haremos será sacar un poco el hueso, bueno,

un poco no, sacar el hueso.

Entonces, veis que se saca, perfectamente, eso es

por estar bien cocinado, es muy importante.

Recuperamos lo que es la carne.

Si está un poco caliente, mejor porque tiene muchísima

gelatina el pie de cordero.

Entonces, saldrá bien,

si está frío, no lo limpia nadie.

Ahora, es un manjar, si están bien cocinados,

es una delicia. Cualquier parte del cerdo,

de la ternera que tenga colágeno o del bovino también es ideal

para este plato. Vale, rehogamos bien la verdura.

Venga, y guindillita, ¿no?

Bueno, picante vosotros ya estáis inmunes a todo.

Gusta, gusta. Yo puse una.

Ya, ya. Puse una que no la rompí

para que tampoco sea demasiado fuerte.

Venga, ya está con esto, aquí hay bastante.

Ya veis que se rompe con la mano. La historia del mejillón

se remonta a Bélgica y a Holanda que era donde vieron

que el mejillón no solo se conservaba en agua

sino que crecía, los veían cómo crecían y dijeron:

"Pues los llevamos a otras zonas

y vamos a hacer esta especie de criaderos, por qué no".

Además, una batea vista desde arriba es preciosa;

porque tiene todas las algas y, claro, hay muchos peces

que se alimentan de los microorganismos.

El mejillón es capaz de filtrar ocho litros

de agua por hora, con lo cual se nutre mucho de eso,

de microorganismos que están en el agua

por eso están siempre en aguas... Se controla mucho

la pureza del agua, tiene que ser agua muy limpia.

Y luego se depuran siempre. Y además se depuran,

pero es muy bonito el mundo mejillón.

Es que hay muchas curiosidades en torno al mejillón.

Venga, esto ya lo tenemos.

Saco los mejillones que los tengo aquí.

Venga, y yo alubias, ahora, tenemos alubia,

que, la verdad, la compramos ya cocinada,

sabes que las hay de muy buena calidad.

Simplemente, la escurrimos porque lo que nos interesa aquí

es poner el caldo de cocción reducido.

De las manitas. Entonces ahora ponemos vino blanco.

Generoso.

Que luego se evapora. Evaporar, dale un poco

de caña ahí, ahí. ¿Veis? Este calo huele bien,

huele limpio porque están bien escaldados,

insisto porque es muy importante. Es como los callos,

cuando hacéis callos, previamente, hay que escaldar

una o dos veces.

Hoy se encuentran escaldados. Ponle la hoja de lima,

dónde está la hoja. Ya decimos,

podría ser piel de limón. Exactamente.

O de lima. O de lima.

O de lima. A mí esto lo huelo

y me recuerda mucho a Asia.

Sabes esos viajes por Asia, esos salteados, esos woks.

Vale, ponemos. Tailandia.

Tailandia, Indonesia. Vamos a poner.

Malasia...

Vale, prefecto. El pie.

Ponemos u poco más, va. Los trozo de pie que los corté

así en trozos grandes, natural.

Como la vida misma. Que se vean que son...

Ahí está, lo pongo todo.

Perfecto. Sergio, puedes mojar.

Y caldo reducido es el fondo de este guiso, de esta base.

Le vamos a poner caldo y, ahora, al mezclarlo con los mejillones,

que los vamos a poner aquí enteros, todo el agua del mejillón,

os explicaremos que a la hora de escoger un mejillón

es importante, os lo explicaremos aquí detrás.

Puedes explicarlo y, luego, vamos detrás.

Es importante que no estén tocados, sin golpes, que estén enteros.

Estos están limpios pero os lo explicaremos.

Que pese. "Que pese"

Si pesa es un mejillón que tiene agua dentro.

Si hay alguno que está abierto, lo intentas cerrar con los dedos

y si se cierra está vivo, no pasa nada;

pero si no se cierra, es mejor descartarlo.

Y, después, limpiadlo bien. Para limpiarlo...

Por ejemplo, este. Espera.

Este ya no se cierra,

este no lo pongáis, este fuera. Más vale desecharlo.

Para limpiarlo, sabéis que usamos una vez,

fue un momentazo y fue un...

Una máquina de hacer agujeros con una escobilla, un taladro.

Teníamos los mejillones en...

¡Un bricoTorres! No, un bricocina.

Fue muy divertido pero no hace falta tanto.

Ese lo petó en redes, ese fue una revolución.

Sergio. Aquí tenemos un...

Un estropajo de toda la vida. Un estropajo, sí.

Lo que hacemos es rascarlo con un hilito de agua pequeñito.

Es de aluminio.

Ponemos un colador debajo para que salga el agua

y vamos limpiándolo bien. Con esto va superbién

porque sale enseguida, y este estropajo solo lo usamos para esto.

Cuando tiene la lía, que es la... La cuerda.

"La cuerda". En vez de estirar que, a veces, lo rompemos,

lo podemos cortar, podría ser, o bien estiramos.

Pero estirando se maltrata mucho la carne.

Para quitar las lapas lo hacemos con un cuchillo de sierra viejo,

de aquellos de mesa, un cuchillo de mesa;

rascamos el mejillón, si tiene lapas incrustadas.

Tampoco hay que dejarlo como... Que no pasa nada, tampoco...

Le das un poquito y fijaos qué diferencia,

queda completamente limpio.

Una vez limpia, puedes usar la cáscara para rellenar.

Lo bueno de esto es que cuando se abre el mejillón...

Suelta el agua de mar. Suelta el agua.

Os digo, es un mar y montaña fantástico.

Pica alguna hierba, Javier. Vale.

Alguna hierba y, luego, le pondremos su zumo de limón,

que le va superbién a esto. Le pongo perejil.

Ya veis que es un plato rápido de hacer si compráis

los pies de cordero cocinado y si no, con pies de cerdo.

Además, con el mejillón es diferente, es sorprendente,

completamente, diferente.

Mar y montaña; textura, sabor y contundencia.

Es uno de estos platos, creo que de invierno;

el mejillón es de invierno y la cuchara, evidentemente.

Hay unos muy buenos de invierno y hay otros que son de primavera,

que es la clóchina de Valencia; es muy pequeño pero muy bueno.

Muy bueno. Muy sabroso.

Vaya pintaza tiene. Sí, mira cómo está.

También, os hemos enseñado a diferenciar el macho de la hembra,

que saben igual, pero bueno.

Sí, es igual. Sí, es lo mismo.

No tiene ninguna... a nivel de sabor...

Es igual y saben igual. Dame un poco de piel.

Toma. Mira.

Yo siempre pienso que si pillas un trozo de piel, dices: "¡Guau!".

Te da un sabor muy bueno. Algo de verde.

¡Vaya pedazo de platazo!

Porque ahora se ha mezclado el agua del mar con el agua de la manitas.

Está brutal.

Ahora vamos con el lenguado con crema de mejillones.

La verdad es que más de temporada no puede ser;

el mejillón, el lenguado, que está pletórico...

Hemos cogido un lenguado... No, una pieza... normal, ya veréis.

Hemos cogido una pieza... en el mercado. Bueno...

Sacamos el mejillón y... "¡Trachán!".

No veas qué pedazo de lenguado hemos encontrado.

Parece, más bien, un rodaballo.

Seguimos con el homenaje al mejillón.

Pocas veces hemos visto un lenguado así de grande.

Puede ser más pequeño, ¿eh?

De hecho, íbamos buscando pequeños, pero... mira.

Nos hemos encontrado con este.

Empezamos con el mejillón y lo vamos a abrir

de la manera más tradicional, que es...

Vino blanco y... Y el mejillón. Punto. Nada más.

Tened, siempre, una tapa preparada, porque lo mejor es el vapor

para cocinarlo y para cocinarlo lo antes posible.

Están bien limpios de antemano,

Los hemos limpiado como hemos explicado en la primera receta.

Ahí está, bien caliente.

Si le queréis poner laurel; ajo; incluso, nata o crema de leche,

en Francia mucha gente le pone y, la verdad, queda buenísimo,

porque queda el caldo para mojar con el pan.

Primero, los vamos a abrir y, luego, vamos a hacer

una crema de mejillones, pero con mucho toque.

Vamos a hacer una versión de algo que hacemos en el restaurante,

es como un gazpachuelo de mejillones,

pero muy fácil de hacer en casa, ya veréis.

Muy elegante, de verdad, es muy elegante.

Esto es un platazo.

Este plato es mío, solo para que lo sepáis.

¿Qué, qué, qué? A ver...

Sergio, de verdad, yo no entraré en la discusión de tal, porque...

No pasa nada. Vale. No... no vale la pena.

Vale. No vale la pena.

Dejamos que se abran, si está caliente se abrirán...

Cuando se abran, se retiran, si no, el mejillón se seca.

Exacto.

Me los sacas aquí y... Bueno, ¿tú vas a colar el agua?

No, voy a ir sacando el mejillón.

A colar no, pero les quitaremos las cáscaras.

Yo los voy limpiando y tú puedes empezar aquí.

Con el sofrito. Con las verduras.

Vamos a hacer una base para poner el mejillón.

Lo voy a dejar aquí como decoración,

para que veáis semejante... Es increíble ese lenguado.

Voy a ir picando cebolla tierna y zanahoria,

y al final le pondremos esta maravilla de la naturaleza.

Ya los tenemos, ¿eh? Fuera. Fijaos qué forma más perfecta

tiene la naturaleza y qué cosas tan bonitas nos brinda.

Romanesco. Una superverdura.

Superverdura. Hago un poco de limpieza para que quede limpio.

Fijaos en estos mejillones, tienen una pinta tremenda.

Hay algunos más blanquecinos, estos serían...

Dicen que los más blancos son machos

y otros que son más rubios... Más rojos.

"Más rojos", más anaranjados. Con más color. Este.

Sería hembra. Macho y hembra.

A nivel organoléptico, de sabor y... todo, es lo mismo.

Incluso, con marineros en las bateas los hemos probado,

les hemos preguntado si había diferencias y dicen que no.

Nosotros los hemos probado y no. No, no la hay.

No hay mayor lujo que... ¿Te acuerdas, una vez, en Galicia?

Directamente, cogieron los mejillones desde la batea,

los subieron al barco y en el barco los cocinaron.

El mejillón se pesca, se depura y se vende;

por eso es bueno no dejarlo más de un día en la nevera.

Para conservarlos bien se les pone un trapo húmedo encima

y se meten en el cajón de las verduras,

porque ahí hace un frío moderado,

el exceso de frío puede matar al mejillón.

Ya veréis que esta crema que vamos a hacer es deliciosa;

eso sí, es una crema de Sergio, yo no tengo nada que ver.

Bueno... ¿Eh, Sergio?

Menos mal que lo reconoces, tío, menos mal, por una vez.

¿Estás mejor así? ¿Te sientes mejor?

Hombre, claro, que se reconozcan los platos que yo creo.

Pues sí, me siento mejor.

Bueno, pues es tuyo, Sergio, no se hable más.

Pero no este, casi todos.

Sí, claro; todos, todos. No se hable más, son todos.

Pues sí me sienta bien. Me parece bien, ¿no?

Vale. ¿Veis? Los mejillones están todos abiertos,

porque estos son mejillones superfrescos.

Si hubiera alguno que está abierto antes de cocinarlo, no ponedlo;

si veis que están cerrados y no se abren tras cocinarlos,

no ponedlos, ¿vale?

El mejillón se debe consumir, siempre que esté abierto.

Sergio, puedes empezar a rehogar.

Sí, voy a empezar.

Estás ahí durmiendo en tu rincón ¿o qué?

Tienes prisa ¿o qué? Yo estoy picando mi verdurita,

estoy tranquilamente, haciendo las cosas bien;

como se tienen que hacer.

"Las prisas no son buenas compañeras", hermano.

Le voy a poner la zanahoria, porque es lo que tarda más,

mientras, pico la cebolla, tranquilamente.

Ya lo vemos todos; "tranquilamente", seguro.

¿Eh? No tengo prisa.

Si no le dices nada, coge y...

No tengo prisa, me pongo a cortar y...

Anda que no mola, ¿eh? A veces, me pasa en la cocina

del restaurante. Te pones a limpiar erizos,

buey de mar o... Trabajos que sean de picar algo,

estás concentrado en lo que estás, que es hacer el trabajo bien,

pero la cabeza se te va.

Sergio, Sergio.

Empiezas a pensar en tus cosas, en historias, a solucionar y...

Eso está muy bien porque, al final...

estás concentrado, estás ahí...

Vale. Tenemos mejillón limpio. Es un momento creativo.

Te pones a pensar en el producto. Muchos platos me han salido así,

haciendo una cosa. Picando la cebolla.

Y me lío. La cebolla, la forma, la historia.

¡Y pam! Y me sale un plato.

¡Toma ya! Dame la cebolla, hombre.

Ya va. Qué pesado, tío. Qué prisas tienes.

Deja que me exprese. Sí. Muy bien.

Pero, hombre, nos estás dando una chapa a todos que no veas.

Sé que estoy diciendo cosas interesantes.

Hay mucha gente que se siente identificada.

Tú no, pero mucha gente sí. Bueno, rehogamos.

Y aquí le va muy bien un poquito de brandi.

¡Oh! Que le da esa solera, esa elegancia.

Brandi, coñac.

Le va muy bien al marisco. Algo parecido.

Y al lenguado también.

Zanahoria también le va muy bien.

Ahora ponemos un poco de brandi.

Ponemos el mejillón.

Voy a dejar unos pocos para la decoración de encima,

que se vea. Ya está, ya está.

Que se identifique que es mejillón.

Lo hemos dicho antes... Este roto va dentro.

Y un poco de agua de la cocción.

No te pases. Métele, que es una crema.

Tú tranquilo, que es mi receta.

Vale. ¡Top! Ya está.

Un poquito más. No le pasa nada porque luego va a ir ligado.

Quieto. Y ahora dejamos cocinar aquí

y vamos a hacer una mayonesa clásica

porque lo vamos a ligar con la mayonesa.

El puntazo. Ahí viene el gazpachuelo.

Vamos a hacer ahora una mayonesa clásica, normal.

Solo le voy a poner, que me ha sobrado, limón.

Vamos a poner zumo de limón.

Vale. Que ayuda también.

Gazpachuelo es un guiso típico de Málaga.

Un abrazo a Málaga, que estuvimos

no hace mucho. Una crema, una crema.

Venga, vamos allá. Aceite de oliva. Vale.

Pero este es un gazpachuelo con toque Torres.

Ya sabéis que aquí nada es lo que parece.

Venga, aceite de oliva. Un poco de sal.

Y a montar. El agua del mejillón ya es...

Un poquito solo.

Vale. Ya está. Déjame este mismo

porque lo voy a triturar con este. Es lo que iba a hacer.

Dame y yo voy triturando. Ahora apaga el fuego.

Ya lo tenemos. Veis que ha sido muy rápido.

Y ahora con el fuego apagado. Lo que no puede hacer,

es hervir la mayonesa porque el huevo se coagula.

Triturado. Espérate, que voy a poner

ahora la mayonesa.

Ahí está. Venga. Lleva una buena cantidad.

Y ahora coge...

Una dimensión desconocida. Ahora coge una untuosidad,

un sabor, una elegancia.

Bueno, lo pilla todo.

Y esto ahora... Vamos a limpiar bien aquí.

Da alegría. Porque tiene todo el sabor del mejillón,

el vino blanco, el agua del mar.

Esa mayonesa que no se nota pero le aporta sedosidad.

Estupendo. Aquí tenemos ya la crema.

La "crème de la crème".

La "crème de la crème".

Sergio, pon una sartén grande a calentar.

Mientras vamos a limpiar el lenguado.

El lenguado tiene escamas. Y lo vamos a hacer

como no lo habíamos hecho hasta ahora.

Es tan grande, que tardaría mucho la cocción.

Vamos a sacar la piel y filetearlo.

Primero sacamos la cabeza.

Que esto nos lo pueden hacer, evidentemente.

Luego cortamos un poquito la parte de la cola.

Levantamos un poquito la piel.

¿Veis?

Se puede hacer por la cola o por la cabeza.

Yo no sé por qué siempre me he acostumbrado

a hacerlo por la cola. Yo por la cabeza.

¿Ah, sí? Bueno, mira. Normalmente, con un trapo

o con papel... Toma, que tengo aquí.

No. Tengo. Vale.

Y mirad.

Sale perfectamente. Ya está.

Y ahora lo vamos a filetear. Sácala por arriba.

Sí, vale. Gracias.

No sabe. Es porque no sabe.

Vale. Y ahora otra vez sacamos con fuerza.

Y ya lo tenemos. Ahora...

Hay una cosa. Es laborioso. Vamos a filetear.

Es laborioso descamar el lenguado.

Pero si descamáis el lenguado y lo cocéis con la piel,

cuidadín que la piel es muy buena.

Vamos a sacar los filetes.

Ya veis que cuando es tan grande...

Y tiene la hueva. Cuando tiene la hueva,

vamos a guardarla porque me gusta mucho la hueva del lenguado.

Me parece que es muy delicada.

Esta ahí. No la voy a romper.

¿Veis? Aquí tenemos el filete.

Yo voy con el romanesco. Voy a hacer unos arbolillos

de este tamaño, pequeñitos para luego decorar.

Y luego, verdura sabéis que siempre hay que comer.

Lo pongo así para que se vea mejor.

Vamos a cortarlo un poco porque son unos filetes

que no nos caben ni en la sartén.

Cortar solo por la mitad.

Queremos que sea grande. Vamos a marcarlo todo.

Vamos a hacer un buen plato.

Venga. Lo tenemos.

Sí, porque somos muchos. Vamos a ponerlo aquí.

Y aquí lo vamos a salpimentar.

Fijaos que vamos haciendo como esta especie de arbolillos

todos del mismo tamaño.

Un poquito de sal.

A nosotros nos gusta un poquito, un toque de pimienta.

Pero eso es opcional.

Hay gente que le gusta la pimienta en el pescado.

Pero a nosotros nos gusta sea carne, sea pescado.

Bien. Sartén bien caliente.

Un poquito de aceite de oliva.

Voy a escaldar un poco el romanesco.

Ya que tengo un agua ahí con sal.

Y luego lo pondremos junto con el lenguado.

Primero por la parte que toca la piel

Importante porque así también protege más.

Sabéis que es un poco más dura.

Lo vamos a hacer todo porque aquí somos muchos para comer.

Venga, aquí lo tenemos. Estupendo, estupendo.

Vale. Marcar por una parte. Y luego ya le damos la vuelta.

Y es "pim pam". Es personal también,

pero el lenguado, poco hecho, mucho mejor.

Si no, queda muy seco.

¡Toma! Vaya filetorros. Que coja color

eso es significativo de sabor.

Giramos bien.

Y ahora nos iremos ya con el superemplatado.

Yo voy a sacar el romanesco que tenemos aquí.

Lo escurro, que es un escaldado ligero.

Y luego, la verdura siempre al dente.

El dente vegetal es importante.

Y con los jugos, lo pongo ahí ya. Ponlo aquí. Sí, sí.

Venga. Salteamos ahí todo.

Y así coge el sabor.

Ahí está. Venga.

Vamos a ir con el emplatado.

Ya lo tenemos, eh.

Paramos el fuego.

Luego con el calor también se termina de cocinar.

Importante. Solo la crema ya es un plato.

Solo el lenguado es un plato.

Pero ahora vamos a darle... ¿No pones un plato más hondo

para poner bien de crema?

Yo pondría ahí más el mar. Venga. Y puedes poner la crema.

¿No te gusta? Vaya por Dios. Bueno.

Es que... Vaya por Dios, que no le gusta

a mi hermano. Es una crema pero también es como una salsa.

Yo le ponía un cubo, el lenguado aquí dentro.

Tiene que llevar, pero no te pases.

De la olla y me lo comía todo.

Venga, así. Corta algo de verde.

Cebollino. Y vamos colocando.

Colocando así, mal puesto.

Que es la belleza de este plato también.

Tiene un olor y una pinta...

Estoy nervioso y todo.

Vale. Ahora, con una cuchara ponemos el romanesco.

Estos arbolitos de romanesco que además tienen

todo el sabor del pescado, de cocinar el pescado.

Y luego tenemos los mejillones para que se sepa

que la crema es de mejillón.

Un poquito de cebollino. Y esto es un platazo.

Ya veis. Homenaje al mejillón

y homenaje al mar.

Pongo una gota de aceite de oliva encima para darle ese toque.

Venga, perfecto. Ya lo habéis visto.

Lenguado con crema de mejillones. Platazo.

Exactamente. Y luego aquí tenemos con pies de cordero,

con las alubias, con el agua del mejillón, vino blanco

y algún toque Torres, este platazo.

Siempre hay un buen motivo para cocinar.

Gracias por estar ahí. Adiós. Hasta el próximo programa.

(CANCIÓN) #Experto en cocina marítima.#

#Sopa de mejillón.#

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Alubias con mejillones y lenguado con mejillones

Torres en la cocina - Alubias con mejillones y lenguado con mejillones

07 feb 2019

Hoy Javier y Sergio cocinan con mejillones: unas alubias con pie de cordero y mejillones y un lenguado sobre una crema de mejillones con romanesco

ver más sobre "Torres en la cocina - Alubias con mejillones y lenguado con mejillones" ver menos sobre "Torres en la cocina - Alubias con mejillones y lenguado con mejillones"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios