www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3734760
Para todos los públicos Torres en la cocina - Un menú en directo - ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos y bienvenidos. Bienvenidos, bienvenidas,

con ganas de veros ya en "Torres en la cocina",

hoy haremos un menú en 30 minutos, primero, crema de setas silvestre.

Después, una trucha marinada.

Y, después, un pan con chocolate, aceite de oliva y sal

para los que estáis aquí

y para los de aquí, también. Empezamos.

(Sintonía)

(Aplausos)

Bueno, empezamos con este menú

de tres platos con una crema, Sergio.

Pero una crema de setas con mucho toque Torres muy especial

que haremos con setas de temporada, empieza el otoño.

Un momento, vamos a poner el tiempo, lo primero.

Ponemos temporizador, 30 minutos.

Para hacerlo en tiempo real, aquí y aquí.

¿Alguien del público? Mira, ¿tú? Venga.

Pareces serio, si se pasa, es culpa tuya.

Claro que sí, controlaré muy bien.

A controlar, hay que decir que hoy tenemos...

Bueno, pues amigos

que nos visitáis de un montón de países,

de Sudamérica. De todos lados me habéis dicho.

Sí. Bienvenidos.

Hay Bolivia, República Argentina, Paraguay, Perú.

Venga, vamos allá, primero, ¿qué vamos a hacer?

voy a pochar un poco de cebolla

o chalota, en este caso tengo, con mantequilla.

Mantequilla, chalota y voy a rehogar.

Mientras, Javier va limpiando pues el tema de las setas,

tenemos, ¿qué tenemos?

Tenemos rebozuelo, que es esta seta amarilla,

que me acuerdo cómo se llama en euskera que es zizahori,

que se llama seta amarilla. Y luego tenemos

trompeta de los vivos, que nosotros le llamamos así.

Y luego también champiñón, porque como es una crema,

le vamos a dar un toque con estas setas,

pero al final el champiñón es lo que nos va a dar el volumen.

Bueno, la trompeta, se dice trompeta de la muerte

pero nosotros le llamamos

trompeta de la vida porque es muy buena.

Normalmente tiene mucha tierra

y lo que hacemos es ponerla en un bol con agua

y, luego, tenemos otro bol para...

Moverla bien, dejarla unos minutos,

la tierra baja, cogemos la seta por encima y en otro bol.

Y así... Lo importante, la tierra, claro.

Hasta que cambiemos el agua y en el fondo

no haya tierra, es cuando está bien limpia.

Eso para la seta.

Para la trompeta. Sí, porque si no, una crema

con tierra o unas setas salteadas que tengan tierra,

es como muy crac, crac.

Crujiente. Es muy desagradable, ¿no?

Sí, crujiente, ¿no? Pero un crujiente un poco raro.

Bueno, tengo mantequilla, en este caso, ya sabéis que,

normalmente utilizamos mucho el aceite de oliva,

¡qué le vamos a hacer, somos del Mediterráneo!

Nos gusta el aceite de oliva

pero, en este caso, este toque de mantequilla,

le va a venir muy bien,

porque haremos una crema, y es una crema algo untuosa.

Vamos a dar un poco de caña al fuego y ponemos la chalota.

Chalota o cebolla también, luego ya es opcional,

cada uno lo que más le guste.

Pero ese toque de cebolla lo que sí nos va a dar a la crema

es un dulzor y la cebolla...

La chalota es un poco más dulce que la cebolla.

Bueno, mientras Sergio conserva

ahí confita la chalota o la cebolla,

nosotros vamos a hacer una conserva superrápida.

Que nos vamos a buscar setas o que están muy bien de precio

en el mercado o que queremos hacer,

simplemente, una conserva para tenerla durante...

Durante el resto del año, pues aquí tenemos un bote,

un bote muy bonito, según el tamaño que queramos,

y es superfácil, lo vamos a ver porque aquí tenemos...

Hemos separados las setas más bonitas, más pequeñitas

y las hemos lavado bien, no tienen tierra

y, entonces, las ponemos en este bote.

Las colocamos bien.

¿Habéis hecho conservas, alguien de aquí hace conserva?

Alguna vez, sí.

¿Sí? Alguna vez.

Está bien, sobre todo, con setas de temporada porque cuando

es temporada de setas

a lo mejor, o vas a buscarlas o las compras.

Pues, ven, que la vamos a hacer juntos.

Vale, tenemos aquí... Bienvenida, ¿cómo te llamas?

Gracias. Esther. Esther, muy bien, Esther.

Esther, un placer. Mucho gusto.

Tienes pinta de cocinillas, tú. Sí, mucho, mucho.

Me encanta.

¿Qué la prefieres con romero o con tomillo?

Si no quieres ni romero no tomillo, dilo.

No... ¿puede ser un poco de una y un poco de otra

y así le damos...? Bien.

Pues, lávate las manos, por favor. Gracias.

Y lo vas a hacer tú. De acuerdo.

Ahí va.

Vale, pues romero y tomillo.

Aquí tenemos, nuestro superminihuerto fantástico.

Y vamos a coger un poco de tomillo.

Se ha caído, otro.

Aquí tenemos.

Vale. Muy bien.

Pues, ¿ves bien de cantidad?

Sí, está perfecto, como el romero es más fuerte

que el tomillo, de sabor, pues menos romero.

Exactamente, lo que decimos, no abusar

porque nos puede quitar

mucho protagonismo a la seta, muy bien.

¿Qué embotas tú, qué embotas aparte de la seta?

Pues, yo lo hago con frutas.

Ah, muy bien, también. Con la fruta, mi sobrinas...

No tengo hijos, pero tengo muchas sobrinas y no veas...

¡Me tienen de cocinera!

Bueno, qué bien, oye, muy bien. Y les voy enseñando

y les voy diciendo cosas y mira... y es un poco de todo.

Bueno, vamos allá, aquí ponemos un poquito de sal.

Perfecto. La justa.

Y aquí hemos hecho un poquito de cebolla confitada

con un poquito de ajo y una hoja de laurel.

Muy fácil, que esto lo podemos tener hecho.

Entonces ponemos una cucharadita dentro,

que esto luego se va a mezclar y le va a aportar un sabor

buenísimo, la seta cruda, completamente; no hemos hecho nada.

Y luego va a soltar su propia agua.

Pero que la haga ella, Javier. Y aquí el vinagre,

un chorrito de vinagre. Perfecto, esta la hago en casa

porque luego cocino con ella, una vez cocinada...

Esto tenerlo no cuesta nada

y luego te da un resultado buenísimo.

Sí, la echo en lo servido, por ejemplo, una verdura

y cuando la cuelo, cojo de la nevera y lo remuevo.

Eso es una base, el fondo es la base, es un sofrito

sin tomate, pero, bueno, sofrito de cebolla.

Como siempre, un poquito de pimienta...

Y ahora ya tapamos.

Importante que la goma esté

bien limpia para que nos conserve bien.

Ponemos. Contaminación.

Exactamente. Fijaos qué fácil, que no tiene ningún...

Sí, están muy bien los botes estos. Están chulos.

Cuando hacía uno de lentejas o de judías, pues lo conservo.

También sirve.

Correcto, correcto. Y, ahora, lo ponemos...

Eso es aprovechar. Claro.

Ven conmigo, Esther, lo ponemos aquí.

Al baño María. Al baño María, exactamente,

y lo dejamos 30 minutos. 30 minutos.

Bueno, lo que dure el programa que me parece que ya no son 30.

Queda menos, eh. -Eso, eso.

Y, luego, lo probamos Llegamos, tranquilo,

que luego nos ponemos las pilas.

Gracias, Esther. Gracias.

Vale. Venga.

Seguimos, retomamos el tema de la crema, ¿qué teníamos aquí?

La chalota y la mantequilla que pusimos a dorar,

tengo las setas cortadas, el champiñón

y las setas silvestres que encontréis bien de temporada...

No os voy a condicionar, sino la que tengáis.

Y ahora lo que vamos a hacer

es poner y vamos a rehogar un poco la seta,

pero fijaos lo que hago,

esto es toque Torres y truco Torres,

esto son todos los pies de las setas; yo tengo aquí

un caldo de ave con el que vamos a mojar esta crema,

lo que hacemos es, con tierra y todo...

Luego lo vamos a colar con una estameña,

porque todo esto le va a dar mucho sabor,

le dará el toque de sotobosque, de tierra;

entonces vamos a hacer una pequeña infusión,

está el caldo caliente, pongo los pies...

Y nada, dejamos dos minutos, muy poco, pero con la tierra,

con el tallo, con todo,

y esto nos va a dar un toque muy terroso, muy bueno.

Entonces, ahora ya... Vale, y yo... a rehogar.

Rehogar, no, es que ya lo voy a poner.

Sí, sí. Lo pongo ya y vamos cocinando.

Tengo aquí un colador; toma, ayúdame, Javier,

que me cuelas aquí, toma, pon.

Ya veis qué fácil.

Claro, aquí... Perfecto.

Si no ponemos los pies, no hace falta la estameña,

pero, como igual tiene un poquito de tierra,

pues intentamos que no pase nada. Exactamente.

Ahora colamos, por si hubiera alguna traza de tierra,

como dice Javier, pues, bueno,

para no... que no tengamos esa sensación.

Las otras setas estaban bien lavadas.

¡Oh, qué bien huele! Se nota, hasta aquí llega.

Porque el caldo es... Huele superbién.

Es un caldo de ave. Vale, ¿no, Sergio?

Sí, ya está, vale, pon aquí. Hay que probar eso.

Hombre, lo vais a probar. Después, después.

Se nos abre el apetito. Aquí, son comensales todos,

o sea... aquí lo bueno es que se prueba.

Fijaos que hemos sacado también la trompeta,

que ahora vamos a hacer la guarnición.

Pero, yo me fijo, el agua...

De abajo no tiene tierra.

Es entonces ya cuando estamos seguros

de que podemos saltearla tranquilamente

y no vamos a encontrar arenilla. Eso es muy importante.

Y, después, decir que, si queremos esta seta

conservarla de otra manera,

porque tenemos mucha o queremos tenerla todo el año,

sería cogerla, estirarla en una placa

y ponerla al horno suave,

unos 50-60 grados,

y dejarla deshidratar.

Queda completamente crujiente y seca.

En un bote cerrado y la hidratamos cuando queramos.

Y el resultado es el mismo, queda muy buena. Y muy fácil.

Bueno, voy a poner un poquito de sal,

que le hace falta un poco de sal. Y, simplemente, le vamos a dejar

que dé un hervor, no hay que cocinarla tanto,

para que conserve todos los aromas de la seta.

Vamos a triturar bien, colar y ya tendremos la crema.

A veces en casa uno no sabe a qué potencia poner el calor.

Si es muy fuerte o ponerla en calor medio.

Mejor más vale pecar siempre de menos que de más.

La cocina necesita tiempo, necesita cariño.

¿Pero cómo vamos de tiempo? Hablando de tiempo.

Van justos, eh. Venga, va.

Bueno, tranquilo, llegamos, llegamos.

Venga, Javier, salteando tú la guarnición.

Aquí le damos caña al fuego. No podemos ir muy rápido

porque lo hacemos con la gente que está en casa, entonces...

Con todos vosotros. Vamos a hacerlo...

¿Cómo lo lleváis? Para que lleguemos bien.

Vale. Tenemos la trompeta,

tenemos... opcional, unos daditos de pan.

El... el ajo tierno.

Que ahora el ajo tierno está fantástico.

Y después tenemos... hemos cogido las setas más pequeñas

que nos van a servir como decoración.

Entonces, vamos allá.

Unos ajos tiernos,

las setas y...

¿os gusta la seta cruda?

Huy... -A mí, yo me la como cruda

la seta... el maitake.

Eh, ¿pero has probado el cep crudo, el...?

Eh, no. El... el hongo.

No. A ver, probad por aquí.

No me gusta mucho, ¿a ver? Dame.

Sí, en la ensalada vegetariana. ¿Sí?

Ajá.

Está bueno, ¿no? Ajá.

Esto en carpacho, crudo, está... es puro bosque, está buenísimo.

Otra manera de comerlo.

No todas se pueden comer crudas,

pero el boletus es uno de los que se puede comer crudo

y está buenísimo.

Venga, vamos con la guarnición, que...

Javier me deja solo aquí.

Eh, ajo tierno, ese ajo tierno le va superbién.

unas setas y, luego, la trompeta.

La trompeta que hemos, simplemente, lavado.

Oye, que si no hay trompeta, se puede poner otra seta.

Y lo que vamos a hacer es saltear.

Le vamos a dar es un toque crujiente.

¿Ves? Aceite de oliva.

Y luego voy a poner un poco de pan crujiente

que yo tenía aquí, o miga de pan, o pan...

Para darle un toque crujiente.

Fijaos, sal.

¿Habíais visto la trompeta antes? Y pimienta.

Pues esta así no. Al natural no la había visto nunca.

O sea, en conserva y... ¿esto crudo no se puede comer?

No. Ah, vale.

Perfecto. La trompeta en crudo no es buena.

Ajá. Así como el boletus sí, eh...

la trompeta no. Pero parece marina, ¿no?

Parece marina, pero es de tierra. Ah, mira.

Pues yo hubiera dicho que es marina, con el tacto y eso.

Es ahora temporada total. Sí, sí.

Cada seta tiene su...

claro, su personalidad. Cada seta es...

tiene su carácter. Venga, vamos que no llegamos.

Vamos allá. Venga, la guarnición, Javier,

ya la tienes, un poco de cebollino o alguna hierba que le irá bien.

Y luego lo que vamos a hacer aquí ya es triturar la crema.

Desde la misma olla, además, no hace falta.

Lo que voy a hacer al final, para que no se nos corte,

le podríamos poner la crema de leche antes,

pero a veces se suele cortar.

Lo que hago ahora, que ya casi al tengo,

es coger crema de leche, que le dará cremosidad.

Y poner, eso. Bueno, fijaos...

Qué crema más fácil y, de verdad, que queda increíble, eh.

Bueno, luego la probaréis.

Superguarnición. Y le vamos a poner también

este boletus crudo que le va a dar esa textura...

cruda y más fresca al final. Venga, Javier.

Que es opcional, eh. Si hay, bien y, si no...

pues no... queda igual de buena. Suficiente.

El resto luego para tomarla tal cual.

Y vamos a montar ya el plato que es... vamos.

Esto sí que es rápido.

Es un plato muy fresco, muy de temporada, muy sano.

Y es para vegetarianos, ¿no?

Exactamente. También, exactamente.

Bueno, en este caso lleva caldo de ave, eh.

Se podría hacer sólo con caldo de verdura.

Pero este lleva caldo de ave.

Perfecto. Venga, guarnición.

El toque de hierba. Un poquito de crema ahora.

No ponemos mucho, para que se vea bien.

Pero, claro, esto es un plato que tiene que llevar bastante...

bastante crema, un poco más sí.

Tiene una pinta ahora de... de escándalo, eh.

Vale. Perfecto. Un toque de aceite de oliva.

Y ya está. Y, hombre, cómo no, mi toque.

Ya está, Javier. Un poco de este boletus

que es superbueno, ya está. Venga.

Crema de setas, eh, de temporada.

Otoño.

(Aplausos)

Bueno, vamos con la segunda receta.

Es una trucha asalmonada, fijaos qué cosa más bonita.

Es trucha, eh. Es de la familia del salmón.

¿Sabéis por qué tiene este color? ¿Alguien lo sabe?

Por lo que comen. Exactamente.

Sí, señora. Por la alimentación.

Comen unos crustáceos que tiene mucha pigmentación

y, por eso, les da este color tan bonito.

Vale. Ahora lo que vamos a hacer es cortar un trozo.

Sergio, tú lo vas a marcar. Venga, perfecto.

Eso se lo hemos dicho a... a nuestro pescadero:

"Por favor, quítale las escamas". Nos lo hacen.

Y que no tenga espinas.

Aquí lo tienes, Sergio. Dame.

Bueno, eh, sartén, aceite caliente, por la parte de la piel.

Que la piel a nosotros ya sabéis que nos gusta

y que le da mucho colágeno. Y la vamos a marcar.

Un poquito de sal y pimienta.

Y ya la tenemos. Llevamos...

hemos tardado 15 minutos en hacer la crema,

que ahora vamos a ir un poco más ágiles.

¿Vamos bien? 14.

14. Bueno.

Vamos bien. Vale.

Para... vamos a marcarla y, después, marinarla,

con un marinado muy fácil y muy bueno.

Un, podríamos decir, un agridulce.

Pero de vino.

Entonces, cogemos medio limón.

Lo estamos haciendo al revés porque, normalmente...

Media naranja. Si os dais cuenta,

primero marinamos y luego marcarla.

La estamos marcando y luego marinando.

Otro toque. Eso es un toque Torres que le va muy bien.

Sacamos el zumo.

Y lo que vamos a hacer aquí es una especie de salsa, eh...

o de marinado agridulce, pero con un toque de acidez bueno,

muy fino. Ponemos el vino seco.

Y miel.

Una buena miel también.

Sabéis que no utilizamos, prácticamente, azúcar refinada,

sino que utilizamos miel, lo sustituimos por miel,

que es mucho más bueno.

Ahora mezclamos.

Fijaos que no tiene nada, eh. Es muy fácil.

Le doy la vuelta, ¿eh? Venga.

Que no la vamos a marcar para que quede rosado por dentro,

que quede bien la trucha rosada.

Si fuera salmón, igual, porque estos pescados,

si los cocinas demasiado, quedan secos, entonces no...

Mira, el marinado es... le da... ahora le dará jugosidad.

Y ya si lo probáis la mezcla

del azúcar con la naranja, limón, el vino...

¿Eh? ¿Quién lo prueba? Ven.

A ver qué te parece. A ver.

Prueba una cucharada. ¿Desde aquí?

Sí, sí, sí.

Está buenísimo. ¿Sí?

Riquísimo. Como un toque de ácido y dulce...

Exactamente, agridulce. Riquísimo.

Porque luego, de guarnición, le vamos a hacer unas verduras,

pero al wok, ya veréis. Va a ser una cosa un poco...

No te enrolles, que no llegamos. Venga, ahí está.

Muy bien.

Marcada. Ahora le ponemos el marinado encima.

Y lo dejamos el tiempo que tarden las verduras, nada más.

Ya veréis, le va a dar jugosidad, le va a dar ese toque de las...

del jugo, pero este jugo también lo vamos a reaprovechar.

O sea, que aquí cocina de aprovechamiento.

Sergio, verduras. Vamos con las verduras.

Verduras, ¿qué tipo de verduras?

Pues la verdad es que las que tenía en la nevera.

Y, en este caso, zanahoria, tengo esta minizanahoria,

pero podría ser una normal y corriente.

Tenemos unas cebollitas de platillo,

que son estas también, que las vamos a cortar.

Bueno, ¿conocéis el daikon?

Que es... Un nabo.

Bueno, sí, es de la familia del nabo.

Es del rábano, es del rábano. Ah, del rábano.

Es rábano.

Es... es un rábano japonés.

Y se puede comer también en ensalada, es crudo.

También es bueno.

Encurtido también.

Es muy rico en vitamina C.

Ese no pica. Uno y ese es para ti.

Más suave, no pica ese. Ahí está.

¿Os recuerda a algo? ¿Os es familiar?

Suave, tranquilo.

Es tranquilo, ¿no? Ajá.

No es peleón. (RÍEN)

Bueno.

Bueno, me gusta ponerle un poco de jengibre.

En este caso, como es una verdura muy fresca,

muy salteada, muy al minuto, ya veréis,

le pondremos un poco del marinado que hizo Javier,

y será una verdura al dente.

Entonces, le voy a poner un poco. A mí me encanta el jengibre.

Yo decía que no, pero él dice: "Sí, hay que ponerle". Bueno.

Es toque Sergio, señoras y señores.

Si yo digo: "Sí, hay que ponerle",

él habría dicho: "No hay que ponerle".

Ya sabéis, esto es así. (RÍEN)

Vale. Dame, que le pongo aquí el rábano,

este rábano picante. Lo vamos a pelar un poco.

Porque vamos a hacer salteado, pero que quede bien al dente.

Mira, vamos a cortar...

Bueno, tú llevas controlado el tiempo, ¿no?

Sí. Vale.

Me gustaría estar ahí cocinando.

Bueno. Vale. Vamos allá. Yo ya tengo las verduras.

Que hemos puesto todas las verduras.

Sí, las tenemos todas. Vale. Vamos aquí.

Yo tengo aquí el wok. Ya veréis qué fácil.

Bueno, wok porque queríamos cambiar,

que podría ser una sartén.

Lo importante es que la cocción sea muy rápida.

O sea, ya veréis que...

Vamos a subir el fuego. ¿Tienes el marinado por ahí?

Sí. Aceite.

Fuego vivo. Vamos a poner la verdura.

Vale, perfecto.

Vale, con el jengibre y todo, lo que vamos a hacer...

Soja. A mí me va un toque de soja.

Vas un poco oriental tú hoy, ¿no? Sí, pero es que le va.

Y luego, parte del marinado.

Ponle un poquito más, hombre.

No, no, porque va a soltar el agua. Ya está. Tapo.

Dejo un minuto. Vale.

Y ya las tenemos.

O sea, que tú ya puedes ir allí.

Vale, Javier. Bueno.

Bueno, aquí tenemos el pescado.

Ya está, yo lo paro ya. Ya lo tengo.

Ya está. Bueno, aquí tenemos el pescado.

Esta trucha asalmonada,

que podría ser trucha normal. Podría ser salmón.

Pero, de verdad, que la trucha asalmonada está muy bien de precio,

es muy sana y muy buena, muy jugosa.

Ahora, ya ha cogido toda la esencia.

Y, además, en caliente ha absorbido aún más. Mucho mejor.

Intentamos dejar un poquito rosada por el centro.

Porque si cocinamos demasiado,

queda muy seca, astillosa y no es bueno.

¿Quieres la verdura primero? No.

Bueno, pon una cama y luego ponemos algo encima.

Está bien crujiente. Mantiene las propiedades, el sabor.

Y con lo que teníamos, ya habéis visto.

Coge ahí. Sin miedo. El jengibre también le va bien.

Vale. Ponemos el filete, ¡qué bonito!

Jugoso por dentro, importante.

Que no esté una cocción muy larga, porque si no, queda muy seco.

Ya está, no le pongo más. Perfecto. Ya está.

Bueno, hasta aquí, la trucha asalmonada.

Pero ahora viene el pan con chocolate. Aún hay más.

(Aplausos) Falta...

Falta el toque final, el postre. Exactamente.

Vamos a hacer un pan con chocolate, aceite de oliva y flor de sal.

¿Por qué este plato? Esto es verídico.

El otro día, en la panadería, una pareja de estudiantes,

superjóvenes, estábamos comprando el pan

y me preguntaron: "Oye, ¿qué pan cojo para hacer

un pan con chocolate y aceite de oliva?".

Yo, para mí, le dije: "Una chapata, porque es este tipo de pan,

chapata, que se encuentra fácil y es el que más me va".

Pero también se podría hacer con un brioche, por ejemplo.

Se podría hacer con otros tipos de pan.

A mí me va mejor la chapata. Con barra de pan también,

si la cortas muy fina. Una baguette.

Lo puedes adaptar. Damos la idea y, después, tú lo adaptas.

Exactamente. Mirad, yo cojo la parte de abajo,

que, incluso, me parece más dura. Me gusta el crujiente ese.

Y lo ponemos a tostar.

Que puede ser a la brasa

o puede ser en una sartén. Exactamente.

Ya que tenemos brasa, también le va a dar ese toque ahumado,

que le va muy bien.

Es simplemente tostarlo,

como si hiciéramos unas tostadas de pan normal y corriente.

Chocolate. Lo tenemos en la nevera porque hace mucho calor.

Pero a temperatura ambiente, estaría perfecto también.

Chocolate. Un buen chocolate, ¡qué bueno!

Chocolate a la piedra. Ese chocolate...

También. Cuanto más amargo, mejor,

en este caso, porque contrasta muy bien con el pan,

con el aceite de oliva.

¿Cuántos de pequeños habíais probado?

Porque no es tan común, depende de dónde.

En Brasil, no. ¿No?

Pues el pan con chocolate y aceite de oliva.

A nosotros, nuestra abuela nos hacía un pan con vino y azúcar.

Ah, sí. Eso sí.

Pero eso lo hacía para cuando ya estábamos muy revoltosos,

lo mojaba en vino y decía: "Venga, a dormir".

Y ahí ya, caíamos. Vale. Este tiene un 70%.

Es un chocolate que ya tiene un sabor, una potencia.

Y es bueno que tenga una potencia.

Venga, yo creo que ya lo tenemos. Ahora, una vez lo tenemos tostado,

que es el tema, y cuando está bien caliente,

para que el chocolate se deshaga, sacamos aquí.

Vale. Y rallamos el chocolate.

Mira, yo tengo un rallador, que me va mejor. Tengo este.

Que este me va más rápido.

¿Vale? Y rallamos bien encima.

Como está caliente...

el pan se nos va a fundir.

El chocolate es antioxidante, es superbueno,

beneficioso, adictivo. Ya lo sabéis.

También.

Sobre todo, el que tiene negro, el que tiene mucho cacao.

Vale, Sergio, toma, dale por ahí. ¿Sí?

O no, le damos de aquí. Sí, hombre. Coge de ahí.

Depende ahora del chocolate que queramos poner, de la cantidad.

Pero, bueno, vamos a ser generosos, ¿no?

Chocolate tiene que tener. O tomate...

Tomate iba a decir. Chocolate rallado también.

¡Tomate! El pan con tomate.

O sea, ahora me ha venido un flash.

Tomate con el chocolate, no.

Se os acaba el tiempo, chicos. ¿Sí? ¿Cuándo queda?

¿Te lo digo? Sí.

Uno y medio. Un minuto y medio.

Bueno, voy sobrado. Vamos de sobra, tranquilos.

Venga, chocolate. Nada.

Y encima le pongo un poco de aceite de oliva,

para que salga bien caliente. Sólo aceite de oliva.

Bien de aceite de oliva, sin miedo.

Un poco de sal, que realza el sabor del chocolate.

Y un poco de sal. Ahí está.

Bueno, esto es buenísimo. Vámonos.

Venga ahí.

Y aquí lo tenemos. Venga. Menú de 30 minutos.

Ya habéis visto. Lo habéis vuelto a conseguir,

lo hemos conseguido aquí también. Menú en 30 minutos.

Adelante. Ahora, a disfrutarlo.

Hasta el próximo programa. Adiós.

¡Venga, a probar aquí!

Me encanta cocinar y me hubiera gustado estar

al lado de estos dos grandes,

poder hacer algo en la cocina, ayudar.

Probemos, a ver. Tomad, aquí tenéis.

Y dad vuestra opinión también.

Está bueno, ¿no? Fácil y bueno.

Lo que más me ha gustado

es la técnica empleada para sellar el pescado.

Sellar el pescado antes de marinarlo. Fue interesante.

Importante. ¿Cómo está?

La crema está regular. ¿Sí? Bueno.

Esa la he hecho yo. Pero deliciosa.

(RÍEN)

Lo que más me ha sorprendido

creo que fueron la velocidad de cocinado

y las técnicas que nos han enseñado.

Por ejemplo, en las setas.

Había setas que yo no las conocía y excelentes.

Enhorabuena. Habéis acabado a tiempo.

¿Sí? (APLAUDEN)

Bueno, gracias a vosotros también.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Un menú en directo

Torres en la cocina - Un menú en directo

26 sep 2016

Javier y Sergio preparan en solo 30 m. un menú completo: una crema de setas silvestres, unas truchas marinada y de postre pan con aceite y chocolate.

ver más sobre "Torres en la cocina - Un menú en directo" ver menos sobre "Torres en la cocina - Un menú en directo"
Programas completos (794)
Clips

Los últimos 2.574 programas de Torres en la cocina

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios