www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
2346107
 Todos somos raros, todos somos únicos - Programa 3 - Ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía de la serie)

¿Qué tal? Bienvenidos a todos.

Gracias por estar ahí de nuevo,

interesándose por conocer a personas

con una vida, seguramente, muy distinta a la de ustedes.

Aunque también sé, cómo no,

que muchos de los afectados,

muchas personas que sufren estas enfermedades,

nos acompañan y nos ven en este programa,

en este movimiento, en definitiva,

que se llama "Todos somos raros, todos somos únicos".

Vamos a comenzar con mucho color,

porque el movimiento trata de acercar estas enfermedades

a la ciudadanía.

Nos fuimos hasta Córdoba,

en una mañana de diciembre fría, pero soleada,

llena del color amarillo,

porque allí nos dimos cita muchísimas personas,

unas 2.000, todo organizado

por la Red de Padres Solidarios de Córdoba,

que son realmente muy activos,

en una mañana en la que también nos acompañó el alcalde de Córdoba,

y tratamos de hablarles, a los cordobeses,

de lo que significan estas enfermedades.

Quiero que vean estas imágenes.

("Beautiful day")

The heart is a bloom,

shoots up through the stony ground.

There's no room,

no space to rent in this town.

It's a beautiful day,

the sky falls abd you feel like.

It's a beautiful day,

don't let it get away.

Touch me,

take me to that other place.

Teach me,

I know I'm not a hopeless case.

Bueno, creo que ha sido un éxito,

hemos vivido, en Córdoba, una jornada excepcional,

hemos visto cómo la mezquita se llenaba de amarillo,

se llenaba con más de 2.000 personas comprometidas

con las enfermedades raras,

que saben que hay que atender a las personas que lo sufren,

a las familias que lo tienen en su seno,

que no pueden seguir ocultando esa realidad

y que queremos que tengan los medios suficientes

para que se pueda investigar.

(MUJER) Red de Padres Solidarios es compromiso al 100%.

Nosotros, desde el primer momento

que nos hablaron de este movimiento,

y nos dijeron qué iban a hacer,

nosotros nos adherimos sin ningún problemas, vamos,

todo lo que sean este tipo de movimientos

que apoye y fomente la investigación,

para nosotros es muy importante

y eso es lo que necesitamos, esa visibilidad.

Beautiful day,

don't let it get away.

Beautiful day.

Touch me,

take me to that other place.

Reach me...

Hemos hablado aquí de las enfermedades minoritarias,

hay alrededor de 8.000,

y vamos a hablar del grupo mayoritario

dentro de las minoritarias,

de las enfermedades neuromusculares.

Los especialistas hablan de 60.000,

el colectivo dice que puede haber más.

Bueno, en el fondo, hay personas por diagnosticar.

En fin, lo importante es que vamos a hablar hoy

del grupo mayoritario.

Y, en primer lugar, quiero hablarles

de que los padres, las madres,

lo primero que hacemos, aunque tardemos, a veces,

demasiado tiempo, es acudir a una asociación.

Eso es lo que hice yo, en este caso,

con la Asociación de Enfermedades Neuromusculares de Madrid,

ASEM.

Conocía a la presidenta, entonces era una chica joven,

de 27 años, con una cabeza perfectamente amueblada.

Es verdad que tiene una enfermedad, una distrofia muscular.

Hoy, me dicen, ya está en una silla de ruedas

y ahí sigue, además, con una familia afectada,

el padre afectado, la abuela también,

ya sufrió una enfermedad de estas características,

su hermana más pequeña también...

En fin, al frente de ASEM Madrid,

quiero recordarla hoy.

En aquellos momentos, hice un documental

para conocer mejor estas enfermedades,

las neuromusculares,

y conocí a personas que me emocionaron mucho

y me dieron mucha fuerza.

Recuerdo a Mercedes,

recuerdo a Jacinto, recuerdo a Raquel,

recuerdo a Iván...

Quiero que vean un fragmento de aquel documental.

(Música instrumental suave)

Carmen, ¿en qué momento sabe que sus hijos

tienen esta enfermedad?

Bueno, se la diagnosticaron en 1994,

pero yo ya los veía mucho antes que la tenían,

porque, como mi marido la tuvo,

ya estaba observándolos.

Ellos, cuando aprietan mucho con las manos,

se les queda como agarrotadas,

hasta que pueden poner bien los músculos,

que vuelven a su ser. Ya.

¿Habéis solicitado un piso con ascensor?

¿Sabes lo que me dijeron? Que tengo un piso en propiedad

y que no me dan un piso. Si yo no quiero un piso,

quiero que me lo cambien o vendo este, pago el otro...

Usted no tiene vida, Carmen. No, no tengo vida.

Solamente vive por y para ellos. Solo.

No puede salir.

(Música instrumental)

¿Tú has sufrido, Iván,

en el colegio, en la calle, rechazo de la gente?

Alguna vez. ¿Sí?

Sí. ¿En qué momento?

Cuando empiezas en la silla de ruedas,

¿quizás es cuando pierdes más amigos?

Sí, porque piensan que no estoy bien de la cabeza.

Tu madre... Tu madre es grande. Sí.

¿Verdad que sí? -Es difícil no llorar.

Es difícil. Porque, además, son tan...

¿Cómo es tu hijo, cómo lo definirías?

Es tan..., tan especial.

Es tan especial para mí.

Antes de sentarle en la silla, fue una de las etapas más duras.

No podíamos ir con nadie a andar,

siempre nos quedábamos atrás del todo,

te ibas sentando por todos los sitios...

En el baño, por ejemplo, lo cargas cada día.

No sé cómo puedes, eres una mujer que estás hecha ¿de qué?

(RÍE) ¿Cómo puedes?

¿Cuánto pesas, Iván? -Sesenta y tantos...

-Unos sesenta y siete o sesenta y ocho kilos.

(Música instrumental)

Me he venido hace muy poquito a vivir a esta casa

gracias a que mi padre me ha hecho un montón de arreglos

aquí, en la cocina.

Por ejemplo, me ha puesto así el microondas

para que yo pueda girarlo,

y poder levantar la tapa de la lavadora

porque es de carga superior.

Es un disco de goma, al que mi padre me puso un mango,

y con esto me lavo la cabeza bien, porque si no, no llegaría.

Pues, para coger las perchas del armario,

como no llego bien, tengo este aparato.

Y luego, una cosa muy importante en mi vida diaria,

es un calzamedias que me hizo mi padre

hace mucho tiempo.

Meto por aquí esto.

Cuando ya lo tengo metido,

cojo la mano y desengancho de ahí

y del otro lado,

y ya me queda el calcetín puesto.

Esas madres que no dejaban de llorar y de emocionarse,

Carmen y Rosa, les mando un abrazo,

y a todos, claro que sí, gracias por permitirme entrar

en vuestra intimidad.

Y mucha suerte. Hoy Iván,

sé que es Ingeniero Informático, sé que ha seguido adelante,

a pesar de todas las dificultades.

Un abrazo para todos.

Bueno, enfermedades neuromusculares hay alrededor,

aquí tengo a la doctora Illa, Isabel Illa,

del hospital Sant Pau de Barcelona, neuróloga,

catedrática de Neurología,

y que es de las que más sabe de este mundo.

Doctora Illa, Bienvenida. (RÍE)

Es verdad, no sonría porque es la verdad,

aunque es modesta... Muchas gracias.

Alrededor de 150, que se sepan.

(ASIENTE) Que se sepan, es decir,

todavía tenemos algunas que no sabemos qué son,

por lo tanto, no sabemos si va a ser una, diez o cien más.

No se sabe, pero ya tenemos 150. Fíjense,

es como infinito este campo.

¿De dónde venimos, doctora Illa, en cuanto a investigación

en estas enfermedades? Bueno,

en primer lugar, venimos de una serie de médicos

que describían los pacientes,

y eso ha sido muy importante, saber que todos estos pacientes

con enfermedades neuromusculares les falta la fuerza,

a todos les falta la fuerza.

Esto es lo que tienen en común.

Lo que tienen de diferente es por qué les falta la fuerza.

Entonces, durante los primeros años,

se describía dónde les faltaba la fuerza,

si no se podían levantar, etc.

Después, ha venido la época de lo que conocemos ahora

por investigación,

que es que los médicos tenemos, además, unos laboratorios al lado

en los que intentamos saber por qué ha perdido la fuerza,

y ahí es donde hemos podido averiguar

que hay 150 y más enfermedades diferentes,

y los mecanismos por los que se pierden,

son diferentes.

¿Y cuántos años se llevan investigando estas enfermedades?

Se lleva muchos años.

Primero, era investigación clínica, pero desde hace unos 20 años

yo diría que es cuando ha habido el boom

de técnicas, de conocimientos, por ejemplo,

en genética, técnicas que nos han permitido

saber qué gen es el que está alterado, etc.,

y ahora, la biología molecular ha acabado de abrir el campo

a conocer qué es lo que pasa.

Y conocer lo qué pasa y por qué pasa de manera distinta

es lo más importante para poder tratar a los pacientes.

Es decir, que la característica de todas estas enfermedades

es la pérdida de fuerza muscular.

Decíamos: hay 150.

Vamos a conocer a dos personas que padecen,

dos hermanas que padecen la misma enfermedad,

doctora Illa, eso también se suele dar.

Sí. A veces, que varios hermanos

tienen la misma enfermedad. Exacto.

En este caso, es la distrofia miotónica de Steinert.

No sé si hay muchos casos en España, pero estas dos hermanas,

Patricia y Macarena, sufren esta enfermedad.

Imagínense lo que significa la vida para su madre,

María José.

Bueno, se llama miotonía de Steinert,

es una enfermedad neuromuscular

que afecta a todos los músculos del cuerpo,

es progresiva y es hereditaria.

No pueden abrir cosas con mucha fuerza,

les cuesta pelar la fruta, hay que pelársela,

lavarles el pelo, y normalmente tienen esguinces crónicos,

las muñecas abiertas, tendinitis...

(Música suave)

Pues Rober y Pati se conocieron aquí, en mi casa,

que vino con un amigo de Pati,

y, desde entonces, empezaron a salir

y están encantados.

-Le vi muy buena persona, un chico muy sencillo,

muy tranquilo.

-Me gustó, me enamoré y...

y me...

Vamos, que me enamoré y que me gustó.

Pues me gustaría casarme con ella y estar con ella toda mi vida.

En la pedida de la mano, la voy a regalar un anillo.

-A mí me gustaría ir vestida de blanco,

que es lo que me hace ilusión, me encantan los vestidos de novia,

y me gustaría formar una familia.

-Tienen derecho a tener novio,

tienen derecho a tener sus relaciones sexuales

a su manera, lo único, hay que controlarles muchísimo,

tanto por la enfermedad,

como poniendo un anticonceptivo especial.

Lo único que les han dicho muy claro es que ellas,

si se quedan embarazadas, además del peligro que tiene su cuerpo,

los niños que les nazcan, estarán totalmente inválidos,

no podrán respirar, porque lo heredarán mucho más que ellas.

No se puede hacer absolutamente nada

ni hay ninguna medicación.

Pero, bueno, un laboratorio ha empezado en Valencia,

que se llama Valentia Biopharma,

que puedan llegar ya a encontrar una medicación

para que curen a esta serie de personas.

-Mi hermana Patricia y yo estamos esperando a que salga la medicina,

para quitarnos ya la enfermedad,

que no podemos convivir con ella

porque no nos gusta,

no nos gusta que la gente nos mire diferente,

que es lo que suele hacer.

Pues qué buena noticia escuchar algo así, ¿no?,

saber que pronto se probará, en personas,

esta medicación, algo, doctora Illa,

que en este mundo de las enfermedades neuromusculares,

no suele haber medicación, en general.

No, esto es lo que queremos que pase

en este próximo futuro,

de lo que conocemos a lo que tratamos.

En este futuro inmediato. Interesante.

Muy bien, pues retomemos, de nuevo,

la historia de Patricia,

que, como cualquier joven, tiene sueños,

está enamorada, quiere llegar a casarse...,

en fin, como todos los humanos, la enfermedad no impide soñar.

Conozcan la historia con su novio.

(Abba "Dancing Queen")

Eso es, me coloco, muy bien.

Pues el baile, como ejercicio y actividad física

sana y saludable

es recomendable para todo tipo de personas,

y en el caso de Macarena y Patricia,

aun más, si cabe.

Se consigue fortalecer sus músculos,

se mejora la tracción muscular que tienen

y, lo que es más importante, mejora su autoestima

y aumenta su autoconcepto.

-Me encanta bailar, siempre que hay música que pueda bailar,

la bailo.

-Me gusta el baile porque me gusta sentirme un poco libre.

-Bueno, las dos son muy buenas alumnas.

Maca es más marchosa y Patri es más romántica,

más de baladas, pero a las dos se les da bien.

-Me gustaría que Rober bailase, alguna vez, conmigo.

-Acepto tu reto y me gustaría bailar contigo.

(Britney Spears "Every time")

Every time I try to fly I fall,

without my wings I feel so small.

I guess I need you baby.

And every time I see you in my dream,

I see your face,

it's haunting me.

I guess I need you baby.

Gracias a los dos y a la madre, María José.

Hablaba la madre de la sexualidad

en su hija, le preocupaba el futuro, doctora Illa.

¿Qué podríamos decir? Pues podríamos decirle

que gracias a la investigación,

se conoce exactamente el gen

y se puede hacer prevención,

o sea, esta pareja puede tener hijos

que no tengan la enfermedad.

Esto es muy importante hoy en día. Pero importantísimo.

Eso ya es posible, no tener hijos con la misma enfermedad.

Exactamente.

Pues, bueno, aquí lo vamos comprobando, ¿no?,

la importancia de la investigación,

así se va avanzando y avanzando

en este mundo de las enfermedades raras.

Vamos ahora con otro testimonio,

con un chico al que le apasiona la música,

bueno, creo que tiene la pasión en los genes,

no solo la enfermedad,

en el corazón, ¿no?

Es rapero, compositor,

emprendedor, porque la verdad

es que no para, y como le gusta el mundo de la música,

conseguimos que Miguel Ríos, un maestro,

uno de los grandes, aceptara reunirse con él

y conocerlo en persona.

Y a estas dos personas únicas

las citamos en un entorno único, en el Museo Reina Sofía.

(Rap)

Todo el mundo dice: "¡Yo puedo!"

Muchos lo intentaron, pero yo puedo.

Me puse el objetivo más difícil

sin saber que llegaría ese día y diría: "¡Puedo!"

Pues voy a ver a Miguel Ríos, a ver qué se cuenta y...

Estoy hasta nervioso, tía.

Me puse el objetivo más difícil

sin saber que llegaría ese día y diría: "¡Puedo!"

¿Qué pasa? -Tío, ¿cómo estás?

-¿Qué pasa? -Qué guay, tío.

-¿Qué pasa? -Qué guay.

-Vamos pa' dentro, ¿no? -Venga, vamos pa'rriba.

Jake, fíjate dónde estamos, ¿no? -Ya ves.

-Qué suerte, ¿no? Estamos en este museo y solos.

Tener la posibilidad de tener esto,

ya nos hace diferentes.

Pero me gustaría que le contaras a la gente

la cadena de situaciones que te llevaron

hasta la silla, cuéntalo, cuéntalo. -Empezamos en el... No.

No, mira, cuando tenía 2 años,

mi madre se dio cuenta que tenía algo raro.

porque al subir un simple bordillito pequeñito,

me ponía de rodillas, me tiraba, andaba a gatas,

me apoyaba en las paredes y me subía.

Entonces, eso le llamó la atención a mi madre.

Me llevó a los médicos

y empezaron a ver que los pies se me doblaban para dentro.

Decidieron operarme, me hicieron una reconstrucción total del pie

y ahí, a raíz de ahí, se dieron cuenta de que algo fallaba

porque el tendón de Aquiles no alargaba.

Entonces, empezaron a hacerme pruebas,

unas pruebas que yo las recuerdo porque eran dolorosas a muerte,

me hincaban una pequeña agujita en donde el músculo,

la sacaban un poquito, la volvían a hincar...

-Para medir... -Sí, la intensidad del músculo.

Entonces, tenía como un pequeño..., una pequeña corriente.

-Eléctrico. -Decidieron,

simplemente con un par de pruebas, que tenía una atrofia espinal.

Empezaron a hacerme más pruebas,

hasta que ya, recuerdo que con 4 años,

me dijo un médico:

"La enfermedad que tienes es esta, y con 10 años, te morirás".

Decirle eso a un niño de 4 años...

-Pero ¡eso es alucinante! -Recuerdo a mi abuelo levantarse,

cogerlo de la pechera, y es lo único que recuerdo,

no recuerdo si mi abuelo lo... No, no.

-No llegó, pero... -Ganas le dieron.

-Se lo merecía el cabrón, tío, no me digas.

-Y ya te digo, cuando... -O sea, que fue un peregrinaje...

-Sí, a raíz de ahí, ya fueron más pruebas en Málaga

y ya me vine a Madrid con 11 años

y ya me dijeron otro nombre diferente.

Entonces, con las mismas, llegué al médico y le digo:

"Tengo 11 años, no me he muerto".

Pero con las mismas.

-Ya le debías de haber dicho al tío: "Jaque mate".

-Ya, jaque. -(RÍE) Cabrón.

-Claro. Y yo empecé a investigar por mi cuenta

y yo le decía a mi madre: "Mamá, no puede ser,

porque voy a cumplir los 12 años

y el rango de vida termina con 11, 12 años,

y yo, mamá, yo estoy muy bien."

Nos fuimos a Barcelona, a San Juan de Dios.

Más pruebas.

Ahí dijeron otro nombre diferente,

me dijeron facioescapulohumeral, y tenía un tío en Francia,

tengo un tío en Francia,

y empezó a investigar por su cuenta.

Entonces, encontró en París un médico que era una eminencia,

mi madre buscó dinero por donde no había

y créditos y préstamos... -Te entiendo.

-De todo, y ahí me dijeron que creía, que creía,

todavía no era seguro,

que era una distrofia de cinturones,

que la muerte ya no era... -Inminente, como te dijo el otro.

-Que podía vivir más. -Claro.

-Pero, bueno, que la cosa es que, a lo mejor, con 15, 16 años,

podía empezar a experimentar algún tipo de problema.

Ya, con 15, 16 años, dije: "Mira, no voy más a los médicos

porque parece que tengo aquí la fecha de caducidad

y cada vez la van borrando, parezco los pollos del Pryca, vamos."

Van cambiando, me van poniendo otra.

-Qué arte tienes.

-Y con miedo. -Mirando por ti mismo, claro.

-Es que ya, una vez que llegas a un punto,

que siempre te están poniendo...,

lo digo, en una de las canciones de mi disco,

escalones, escalones...

Un niño diferente, ahora ese niño te cuenta qué se siente.

Sé inteligente, tío, y oye atentamente,

yo soy Jake, un niño diferente.

Jake, a mí me gustaría decirte

que "Un niño diferente" me impresionó mucho,

pero hay un verso el "Un niño diferente"

que me parece..., y quiero que lo oiga la gente:

"Siempre fuiste fuerte, sobre todo,

cuando le haces un guiño a la muerte".

Eso me parece una de las cosas más bellas que he oído,

y eso es una filosofía que si los seres humanos

la aprendiéramos, seríamos mucho más felices.

-Pues te voy a regalar otra. -A ver.

-Si la vida te trae problemas, tranquilo, siempre hay Wanjiru.

-¡Wanjiru, un héroe, sí, señor!

Solamente quiero una cosa,

quiero que todos esos niños diferentes

dejen el grito en el cielo:

"Nosotros no somos diferentes

por una enfermedad, por una silla.

Somos diferentes porque pensamos diferente,

¡somos únicos en el mundo!"

Pues gracias a Miguel Ríos y a Jake,

y mucha suerte con el segundo disco,

porque piensa seguir componiendo y ojalá tengas mucha suerte

en ese difícil mundo de la música, Jake, gracias.

Vamos ahora a hablaros de algo importante

para todos aquellos que tenéis

necesidad de información,

todo sobre la actualidad diaria en relación con la salud,

la celebración de los "días mundiales de",

del "día nacional de",

los nuevos avances en investigación, claro que sí,

la política sanitaria, los derechos de los pacientes...

Todo absolutamente en la web somospacientes,

podréis encontrar la información que os interese.

Por ejemplo, el 28 de febrero

es el Día Nacional de la Enfermedades Raras;

el 15 de noviembre es el día que se celebra

el Día de la Enfermedades Neuromusculares,

que es de las que hoy estamos hablando.

Y sigo con la doctora Illa,

que me acompaña.

¿En qué punto estamos ahora de la investigación?

Supongo que hay ensayos clínicos, hay...

¿Podemos darle esperanza a nuestros espectadores,

doctora Illa? Sí, lo que ocurre

es que, cuando nosotros hablamos y os decimos que avanzamos mucho,

vosotros siempre decís que no avanzamos nada,

(RÍE) porque no los curamos,

pero hay un punto intermedio, es decir,

en estos momentos hay tres, yo diría,

tres grandes grupos de tratamientos posibles:

uno es la terapia génica, que quiere decir

cambiar el gen que está enfermo por uno de sano,

la segunda, que sería la terapia celular,

terapia de células madre, que aquí se ha hablado en otra enfermedades,

pero en las neuromusculares existe y va realmente muy adelantado,

y el tercer punto sería tratamientos con fármacos

que permitan mejorar aspectos, si no curar, mejorar,

por ejemplo, que los pacientes pierdan la fuerza

menos rápidamente, o que no haya fibrosis en los músculos, etc.

En todos estos campos, sabemos, en estos momentos,

muchas cosas, y lo que tenemos

que hacer ahora es mejorar el rendimiento

de lo que estamos haciendo, esto es lo que nos falta,

pero esto ocurrirá, porque lo importante que era

encontrar la manera de hacerlo, ya lo hemos encontrado.

Las células madre, usted siempre me habla de ellas.

Sí. ¿Usted tiene esperanza?

¿Cree que sean útiles para estas enfermedades?

Bueno, no solo tengo esperanza,

sino que he convencido a mi hospital

que tenga una sala blanca para probar en pacientes

este tipo de tratamientos, ¿no?, es decir,

avanzamos mucho, aunque no veáis todavía el resultado,

porque el resultado final es probarlo en los pacientes.

Claro. Pero sí,

yo tengo, no solo confianza, sino que, ya te digo,

ya está construida y a punto de utilizarse esta sala, ¿no?

¿Estamos a nivel internacional? Quiero decir,

lo que se investiga en EE.UU., que llevan muchísimos años

de adelanto investigando, o en Francia o en Inglaterra,

¿aquí podemos investigar sobre lo que ya está en otros sitios?

No solo podemos, sino que lo hacemos,

es decir, aquí hay unos cuantos grupos de investigación

que están al máximo nivel internacional,

no en las 150 enfermedades, porque no hay 150 grupos,

pero sí en algunas de estas enfermedades.

Y lo importante es explicar a la gente

que, aunque investiguemos en una enfermedad

que no es exactamente la que ellos tienen,

de lo que se deriva, lo que conocemos,

lo que sabemos a través de esta investigación,

se puede aplicar a otras enfermedades.

Pues con esa esperanza nos quedamos,

porque yo siempre digo que para un enfermo

que tiene una enfermedad incurable, hoy por hoy,

realmente, levantarse por las mañanas...,

por eso los admiro tanto, porque lo hacen sin quejarse

y luchando y con la esperanza puesta en la investigación,

doctora Illa, por lo tanto,

es tan importante que seamos conscientes

de que todos, absolutamente todos podemos hacer algo

por ayudar a que los científicos puedan hacer su trabajo,

porque ellos, aunque son muy cautos,

siempre nos muestran ese camino, esa esperanza.

Gracias, doctora Illa, de verdad. Gracias a vosotros

por este esfuerzo único. Gracias.

Pues sí, es la primera vez que todo este colectivo

tiene algo así, ya le tocaba, ya se lo merecían,

es una cuestión, yo creo que de justicia,

realmente, así es que nos vamos a ir,

pero antes, como siempre,

les dejo con esos gestos solidarios

del voluntariado, de esas madres, por ejemplo,

conocemos, en Asturias, a Encarnita y a Chelo,

que no se pueden imaginar lo que llegan a hacer

vendiendo cosas que hacen ellas,

pulseras, por los rastrillos de Asturias,

y han conseguido miles de euros, precisamente para la investigación.

¿Por qué? Porque también tienen hijos

con una distrofia muscular,

y ven el deterioro de su ser querido

y quieren parar ese deterioro, quieren hacer algo

por ayudar a curarles.

Les dejamos con esas imágenes. Hasta la próxima semana,

muchísimas gracias, como siempre, por estar ahí.

Les espero, no me fallen.

(Robin Thicke "Blurred Lines")

If you can't hear what I'm trying to say,

if you can't read from the same page.

Maybe I'm going deaf,

maybe I'm going blind,

maybe I'm out of my mind.

Ok, now he was close,

tried to domesticate you.

But you're an animal,

baby, it's in your nature,

just let me liberate you,

you don't need no papers

that man is not your maker

and that's why I'm gon' take a good...

  • Programa 3

Todos somos raros, todos somos únicos - Programa 3

25 ene 2014

Programa dedicado a las enfermedades raras. Distrofia muscular.

Invitados Miguel Rios, Benjamin Villalobos

ver más sobre "Todos somos raros, todos somos únicos - Programa 3" ver menos sobre "Todos somos raros, todos somos únicos - Programa 3"

Los últimos 10 programas de Todos somos raros, todos somos únicos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios