Testimonio La 2

Testimonio

Domingos a las 10.25 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4265927
Para todos los públicos Testimonio - Iglesia en salida, iglesia en camino - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Bienvenidos, estamos en el Camino de Santiago,

en las últimas etapas del camino francés.

Estamos en Arzúa. Me llamo sor Luisa María López León.

Soy hija de Santamaría de la Providencia,

de una congregación fundada por San Luis Guanella,

sacerdote italiano de la segunda mitad del siglo XIX,

contemporáneo de Don Bosco, contemporáneo de Don Orione,

de esos santos de la caridad que intuyeron que el Evangelio

había que llevarlo a la gente más humilde,

que el Evangelio hay que encarnarlo en la gente.

Entonces, se dedicó a los excluidos, especialmente a las personas

con habilidades diferentes, alguna discapacidad,

a los ancianos, allí donde no había familia,

donde había exclusión y marginación, Don Guanella creó hogares, familia.

Aquí, lo que hacemos en el Camino de Santiago,

tenemos una casa. Somos tres religiosas,

una del Paraguay, otra de Madrid y una servidora, que soy de Palencia.

Intentamos hacer un poco de bien, de la mejor manera posible,

como decía Don Guanella. Como dice el Papa Francisco,

somos Iglesia en salida y estamos aquí, en el Camino,

siendo peregrinas con los peregrinos, poniendo el sello en la credencial

de la vida del peregrino. Orientando, informando, ayudando,

confortando, consolando, animando a tomar la vida

con esperanza y aquí estamos, dando abrazos.

De hecho, en la oficina del peregrino

nos llaman "las religiosas de los abrazos".

Mucha gente nos da las gracias, pero nuestra mayor gratificación

es que la gente se encuentre con Jesucristo,

que se deje encontrar, porque en el Camino de Santiago,

como en otros sitios, pero especialmente en el Camino,

está Jesús esperando a todos para decirnos que vale

la pena la vida, que vale la pena la fe

y que esto es una maravilla.

Nuestro carisma es mostrar con gestos y palabras

que Dios es Providencia y que nos quiere a todos por igual,

especialmente a los que están al margen del camino,

a los excluidos, los que nadie quiere, a los que no tienen voz

y de hecho, nosotras estamos llamadas a dar pan y Señor, así lo decía él,

a todos los que están excluidos por la sociedad

y nosotros les damos protagonismo, les damos esperanza,

les damos formación, creamos hogares para ellos

y sobre todo, creamos familia con ellos.

Estamos en 15 países del mundo junto con nuestros hermanos

y hermanas de la congregación, de la familia e intentando

dar pan y Señor allí donde estamos.

Trabajamos con personas con otras habilidades,

con alguna discapacidad, trabajamos con ancianos en residencias,

tenemos algún colegio, trabajamos en parroquias,

y sobre todo estamos en la frontera, en muchos lugares de misión

ofreciendo promoción humana, acogida, esperanza, educación

y todo ello desde el Evangelio en dos claves:

Difundiendo que Dios es Providencia y difundiendo que Dios es padre

y que tiene sus predilectos, que son los más pobres.

Tenemos un proyecto común con nuestros hermanos

Siervos de la Caridad, los guanelianos,

tenemos siete parroquias encomendadas junto con ellos.

Estamos trabajando en difundir nuestro carisma,

nuestro carisma de caridad y amor a los excluidos y también

en los tiempos de la peregrinación la acogida cristiana en el Camino

que eso es lo que nos ha encomendado nuestro arzobispo de Santiago

que hagamos y lo hacemos con mucho gusto junto con ellos.

Personalmente puedo contar que llevo aquí tres años junto a mis hermanas,

sor Cristina y sor Patri, y la verdad que ha sido

una experiencia maravillosa. Es una experiencia maravillosa

porque tienes el mundo en tus manos. Por aquí, por el Camino de Santiago,

pasa todo tipo de personas, de diferentes credos religiosos,

de diferentes estratos sociales, con diferentes anhelos,

pero todos con una carga de humanidad enorme.

Entonces, estoy en una cátedra de humanidad,

estoy aprendiendo humanidad y aquí lo que intentamos es cristianizar

esa humanidad a través de nuestro testimonio de vida,

de nuestra alegría, de nuestro abrazo, porque la alegría

nos viene del Evangelio. El Evangelio es alegría.

Jesús es alegría y Dios es fuente de plenitud humana.

Yo me siento una persona plena realmente y es maravilloso compartir

la vida con las personas y descubrir la grandeza que todas

las personas tienen, la riqueza, ese Dios escondido que a veces

lo tenemos ahí, guardadito, y está esperando para salir.

(Música créditos)

  • Iglesia en salida, iglesia en camino

Testimonio - Iglesia en salida, iglesia en camino

22 oct 2017

Nos ponemos en camino y nos vamos hasta el tramo final del Camino de Santiago. En Arzúa, provincia de Lugo, tres religiosas "guanelianas" atienden a los peregrinos que pasan junto a su casa.

ver más sobre "Testimonio - Iglesia en salida, iglesia en camino" ver menos sobre "Testimonio - Iglesia en salida, iglesia en camino"
Programas completos (462)
Clips

Los últimos 465 programas de Testimonio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios