Testimonio La 2

Testimonio

Domingos a las 10.25 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4664638
Para todos los públicos Testimonio - Doctrina social de la Iglesia y Economía - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Mi nombre es Enrique Lluch Frochina.

Soy profesor de Economía en la Universidad CEU Cardenal Herrera

de aquí, de Valencia,

y os voy a hablar algo de mi último libro,

que se titula "Doctrina social de la Iglesia y economía".

Una introducción.

El libro surge de la constatación que, con mucha frecuencia,

los cristianos,

gente que lleva una progresión cristiana desde hace mucho tiempo,

conoce un poco la doctrina social de la Iglesia, o poco o nada.

Sabiendo que es un elemento fundamental de la evangelización,

sabiendo que es un elemento fundamental

de nuestro mensaje cristiano,

he pensado que tendríamos que, de alguna manera,

colaborar en subsanar esa carencia que tienen muchos cristianos

del conocimiento de la doctrina social de la Iglesia.

En el capítulo uno hablamos ciertamente de una manera breve

sobre qué es la doctrina social de la Iglesia, ¿no?

Cómo es aquello que piensa la Iglesia o que considera la Iglesia

que es la manera mejor de organizar nuestra sociedad,

de organizarla simplemente para que las personas

podamos realizarnos como personas y podamos ser más y mejor personas

en aquella sociedad en la que vivimos.

Para eso, es importante saber qué es la persona

o cómo consideramos las personas

y eso, ante una manera

o una consideración pesimista de la persona,

en la que muchas personas te dicen:

"La persona es siempre, somos todos malos,

yo soy el único que soy bueno,

pero al final me toca ser malo, porque todos son un desastre"...

La doctrina social de la Iglesia nos da una visión antropológica

que no piensa eso, que piensa que las personas

tenemos una parte buena, una parte positiva,

una parte negativa

y que quiere potenciar la parte positiva.

Y que potenciando la parte positiva, es cómo podemos colaborar,

precisamente, en esa mejor organización de la sociedad.

En tercer lugar, hablamos de lo que son

los principios de la doctrina social de la Iglesia,

los principios como el bien común, describir qué es el bien común,

qué es la solidaridad, en qué consiste la solidaridad,

la participación, la justicia, la caridad.

Y, sobre todo, a mí me interesa hablar de ese bien común,

de ese bien común que es esa manera de organizar la sociedad,

precisamente, para conseguir que esa sociedad

potencie a las personas como tal

y haga que las personas sean más y mejor personas.

Ante una alternativa de crecimiento económico,

es decir, de intentar que la economía sea

una organización que nos lleve a tener más entre todos

y siempre a crecer, crecimiento del PIB, tener más entre todos,

la doctrina social de la Iglesia plantea una economía

que no busque tanto la mayor producción entre todos,

sino que busque que todos tengan al menos lo suficiente,

Es decir, que las personas consigan unos ingresos que sean suficientes

para llevar una vida digna.

Y esto es de lo que trata el cuarto capítulo

e intenta explicar cómo se desarrolla esto

y cómo se puede implantar esto de alguna manera en las sociedades.

A partir de ahí se ve el estilo de vida.

Ante un estilo de vida

en el que se nos dice que lo mejor es querer siempre más, tener más,

que tener más vamos a estar mejor y que, sin embargo,

lo que hace es llevarnos a personas siempre insatisfechas,

que nunca están contentas con lo que tienen,

que siempre quieren algo más y que, a pesar de tener mucho dinero,

no llegan a ser felices,

la doctrina social de la Iglesia está planteando otro estilo de vida

en el que lo que buscamos es tener al menos lo suficiente

y poder tener tiempo para centrarnos en aquello que es lo importante,

un estilo de vida que además busca no explotar la creación,

sino cuidarla, hacerla fructificar y que se conserve

y que se guarde y que se cuide para las generaciones futuras.

Hablamos de la empresa,

pensando que la empresa no es una entidad

cuyo único objetivo es el beneficio

para los accionistas o para los propietarios,

sino que la empresa es un grupo de personas

que está haciendo una función social,

que está cumpliendo una función social, que es útil para la sociedad.

Por último, hablamos del mundo del trabajo,

y, sobre todo, ante un trabajo que parece solo

una manera de ganar dinero, que parece solo un medio

para enriquecerse o para tener al menos lo suficiente,

vemos cómo la doctrina social de la Iglesia

entiende otras dimensiones del trabajo,

entiende también el trabajo como un sitio o como un lugar

o como un espacio en el que nos hacemos más y mejores personas,

como un espacio que es esencial para cada persona

y que hace que podamos crecer como personas

y también como un lugar en el que nos juntamos con otros

para hacer cosas positivas para la sociedad.

Y eso es un poco la línea en general que podemos observar en este libro.

Muchísimo más desarrollado de lo que os he explicado aquí,

pero que puede ayudar a unas personas de una manera sencilla,

de una manera fácil y de una manera comprensible.

Sabemos que se puede comprender por cualquiera,

aunque no sea economista,

qué es lo que está aportando la doctrina social de la Iglesia

a la economía de hoy.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Doctrina social de la Iglesia y Economía

Testimonio - Doctrina social de la Iglesia y Economía

15 jul 2018

Enrique Lluch, profesor de la Universidad CEU-Cardenal Herrera nos presenta su último libro, titulado "Doctrina social de la Iglesia y Economía".

ver más sobre "Testimonio - Doctrina social de la Iglesia y Economía" ver menos sobre "Testimonio - Doctrina social de la Iglesia y Economía"
Programas completos (528)
Clips

Los últimos 531 programas de Testimonio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios