Tengo once años La 2

Tengo once años

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2387708
 Tengo once años - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Mis amigas son como mi familia.

Tenemos los mismos gustos de series y cómics.

Papá trabaja cada día para seguir siendo el que es.

Su discapacidad no lo define, lo define su interior.

Lo que me encanta es que te gusten tanto los idiomas.

Cuando eres sordo,

los idiomas, te cuesta muchísimo aprenderlos.

Mamá, ¿cómo eras cuando tenías mi edad?

¿Cuándo tenía once? No había móviles...

¿Y cómo vivíais?

¿Cuál es tu favorito, de One Direction?

¿Qué te parece si esta noche les hacemos alguna sorpresa?

Este es mi refugio, mi habitación.

Mis cosas..., mi ropa...,

pero, sobre todo, mis cómics están aquí.

Es mi lugar favorito,

aquí solo pasan cosas buenas.

Soy otaku, me fascina el manga, el anime,

y el mundo nipón en general.

Me gusta estar sola aquí,

pero no me importa que entre papá,

tengo mucha confianza con él.

¿Qué estás leyendo?

El tomo 13 de XX Orika.

¿Por qué te gusta tanto Clam?

Porque no hacen demasiado romántico ni demasiado bestia.

Ah... muy bien, sí sí.

Judith es una niña maravillosa que es el centro de nuestras vidas.

Lo mejor de Judith es la alegría que nos transmite.

Es una irradiación de felicidad hacia nosotros.

La relación de Judith conmigo es muy estrecha,

porque, la verdad, es que congeniamos mucho.

Tenemos la misma forma de ver el mundo,

la misma curiosidades, las mismas ganas de aprender...

Bueno, te dejo aquí que sigas leyendo tus cómics. Mua!

Vale. Adiós. Me voy.

En las películas salen niños

que tienen miedo a los monstruos que viven debajo de sus camas.

Ya sé que los monstruos no existen.

Además, no tengo miedo.

Papá me ha enseñado que hay que tener valor y fuerza.

Él es un valiente.

Tanto como que es capaz de hablarle a todos de su discapacidad.

Yo, lo que me pasa es que, sufro una alteración de la realidad.

O sea, veo la realidad

diferente a cómo la percibe el resto de las personas.

Papá es mi shindin, héroe en español,

es la persona que me enseña

que hay que enfrentarse a los miedos si quieres vencerlos.

Esto lo he aprendido de mi padre.

Nunca hay que tener miedo

porque hay que seguir mirando hacia adelante.

Me llamo Judith, vivo en Tarragona y tengo once.

Me gusta escuchar música.

Sobre todo One Direction.

Y hablar por teléfono con mis amigas.

Sí sí, ya sé que he pasado el día con ellas,

pero siempre quedan cosas por contar.

De mi padre admiro muchas cosas,

pero, sobre todo,

su capacidad de superación.

Papá lleva dos implantes cocleares para poder escuchar.

Carolina es una niña... muy sensible.

Siempre muestra preocupación por los demás, por todo,

por sus hermanos, por la gente querida.

Sofía es mi hermana mayor y es súper cariñosa.

Aunque, a veces, se enfada conmigo,

pero, normalmente, es muy buena conmigo,

y siempre me ayuda, si lo necesito.

Javier, el pequeño, es muy revoltoso.

Joaquín y Javier, hoy tienen los dos, gimnasia.

Mi hermano Joaquín tiene Síndrome de Dawn.

Por las mañanas, salimos todos juntos de casa,

pero a mitad de camino, él se desvía hacia su colegio.

Me llamo Carolina, vivo en Madrid, y tengo once.

¿Vamos a la tienda?

¿Por qué no? Podemos ver muchos animes.

Sí, la verdad es que sí.

A ver qué puede haber.

No sé, tal vez, están los que nos gustan.

-Son bastante raros, pero por mirar no pasa nada.

―Sí, eso.

Cuando salgo de clase, quedo con mis amigas

para mirar los cómics que queremos comprar.

Lo prefiero, a ver tiendas o comprar ropa.

Eso me aburre un montón.

Mira, yo conozco éste.

―¡Anda, yo también Isa! No es justo, nos vemos las mismas series.

¡Ya os vale!

¿Alguna de vosotras dos ha visto Esacubana Osana?

Judith, acuérdate, yo solo vi hasta el capítulo cuatro.

¡Qué desgracia! Porque es muy bueno,

ya que el chico que va al instituto ese

y pasan muchas tragedias.

Por ejemplo, un día descubre que está muerto

y que en verdad es una antorcha.

También está Kagome. ―Sí, ¡Ikirara!

¡Qué adorable!

-Me encanta Ikirara.

Ah... A ver si hay algún interesante anime, o algo...

Disculpe, ¿tiene aquí los cómics de una editorial llamada Clamp?

Mira, de Subasa, ahora mismo, no está disponible

porque acabó, hace un tiempo,

aunque los números se pueden pedir.

Mis amigas son como mi familia.

Tenemos los mismos gustos de series y cómics.

Judith es nuestra amiga.

Con nosotras siempre es muy sincera.

―Sí, muy buena amiga.

―Y nos lo pasamos muy bien con ella. ―Sí.

―Yo, hay veces que casi me muero de la risa.

―Nos gusta mucho todo lo de Japón, la cultura japonesa, la comida,

los cómics, la música...

porque nos parece..., ¡bueno!

nunca está de más conocer otras culturas.

Nos gustan las historias

en las que los personajes buscan el equilibrio,

su propia identidad y acaban siendo héroes, como papá.

Me tengo que ir ya, que he quedado con mi padre.

Y yo. ―Adiós.

―Bueno, nos vemos mañana. Sí.

Yo estoy encantado con Judith, con la afición de Judith,

porque, de alguna forma, me ha hecho rejuvenecer,

y me hace que me aficione a todo ese mundo del dibujo.

De hecho, me trago todas las series de televisión japonesas

y, la verdad, es que me gusta.

Hola. Un besito. ¿Qué tal te ha ido hoy?

Muy bien.

¿Sí? ¿Todo? No me digas.

¿Con quién has estado hoy, con Patri e Isabel o con quién has estado?

Sí, con Patri e Isa.

¿Y qué? ¿Te ha gustado algún cómic en especial, hoy?

Con papá me encanta caminar y charlar de nuestras cosas.

Es la persona que más me conoce

y con quien menos me cuesta hablar.

Siempre me entiende y me da su punto de vista.

Uno de mis personajes favoritos es Xiana, ¿vale?

Que lucha siempre contra los temores, ¿vale?

E intenta superar los desafíos.

Por eso mismo, también te admiro a ti.

¿Y por qué me admiras?

Porque eres capaz de superar los temores

y luchas contra los miedos.

Porque otras personas no lo consiguen.

Bueno, es cierto que hay personas

que no se atreven a dar el paso adelante

de reconocer que uno tiene un problema de salud mental...

¿Y a ti, qué es exactamente lo que te pasa?

Yo estaba estudiando

y, pues...,

de repente...,

el mundo se me rompió.

Es como un cambio interior,

de estar cerrado, aislado del mundo.

Los miedos son como un lobo

que parece que viene hacia ti a comerte,

pero tú das un paso hacia él y se desvanece,

como una nube.

Entonces eres muy valiente,

porque pudiste dar un paso,

y eso pasó hace bastantes años.

No sé...

Yo no me considero tan valiente.

Simplemente, poco a poco,

día a día, se va uno cambiando.

Yo creo que ese es el truco de mi éxito

o del hecho de poder estar así contigo,

y trabajar...,

y llevar una vida normal.

Y no sé, incluso, yo diría más que normal.

Yo estoy muy contento contigo.

Se parece mucho a XX Orika. Ah sí, claro, es como tu serie.

Yo creo que, en el fondo, yo soy el protagonista de tu serie.

La enfermedad mental, en realidad, es una enfermedad invisible.

Muchas veces,

si la persona no da el paso de contarlo a los vecinos,

los vecinos no se enteran

de que estás sufriendo una enfermedad mental.

Es una situación doblemente dramática:

la enfermedad y no poder contarlo,

ni a sus conocidos, ni a sus familiares.

Vámonos a casa que mamá ya estará pensando qué estamos haciendo.

Sí. Que ya es muy tarde.

Vamos con mamá a ver qué te cuenta.

Uno de mis momentos favoritos

es cuando papá y yo salimos a caminar juntos.

Es mi momento especial del día.

De mi padre admiro muchas cosas,

pero, sobre todo, su capacidad de superación.

Cada día aprendo algo de él.

¿Qué tal? ¿Qué tal las clases? Bien.

¿Bien? Qué bien. ¿Cuál?

La de francés.¿Por qué?

Porque he sacado una A*. ¿Y qué es eso del asterisco?

Cuando yo era pequeño no había asteriscos.

Te ponían un 10 como mucho. ¡Déjate de rollos!

¿Qué es eso de una A*? Pues más que una A+.

¿Más que una A+? Sí.

Eso significa que te has pasado...

¿Y por qué te gusta tanto el francés?

Porque es fácil.

Lo que me encanta es que te gusten tanto los idiomas.

Y, sobre todo, eso, ya sabes por qué.

Papá es muy pesado, porque cuando eres sordo,

los idiomas te cuesta muchísimo aprenderlos,

porque al ser sordo profundo y no escuchar bien,

es mucho más difícil adquirir.

Yo, ahora mismo, estoy escuchando los pájaros.

Pero, durante un montón de años,

había cosas que habían desaparecido de mi vida.

Desapareció la música.

Lo que ocurre, sencillamente,

es que si me quito estos aparatos, no oigo absolutamente nada de nada.

Lo que me permite es tener una vida cotidiana,

prácticamente normal.

¿Y cómo eras de pequeño?

¿Que cómo era de pequeño yo?

Es muy fácil responderte.

¿Tu hermano Javier cómo es?

Bicho.¿Un bicho? Pues igual.

¿Sabes cómo me llamaban a mi los abuelos?No.

Rabo de lagartija.

Teléfono

(¿Hola?).Hola, Belén.

¿Qué estás haciendo?

Los deberes de mates y de inglés.

¡Puff, qué rollo! Yo ya los he terminado.

Yo los de francés también.

¿Cual es tu favorito de One Direction?

El mío es Sean. ¿El tuyo?Igual.

Es que es el más mono.Sí.

Pues, Carolina es una de mis mejores amigas.

Lo que más me gusta de ella

es que siempre le busca el lado bueno a las cosas

y cuando alguna de sus amigas estamos triste,

nos intenta ayudar a resolver el problema, si puede.

Te mando las fotos ¿vale? Y después hablamos. Adiós.Adiós.

Hola cariño, ¿qué haces? ¿Me ayudas?

Mi madre nos cuida a todos.

La admiro muchísimo

porque nos enseña a valorar cada día como único.

Mamá, ¿cómo eras cuando tenías mi edad?

¿Cuándo tenía once?

De eso hace mucho tiempo...

Casi no me acuerdo.

No había ordenadores, no había móviles...

¿Y cómo vivíais?

Sobrevivíamos.

Vivíamos muy bien.

Justo cuando tenía once,

a Argentina llegó la televisión a color,

porque fue para el Mundial de Fútbol del 78.

Íbamos al cine también ¿eh? Eso sí existía.

¿Echas de menos algo de esa edad o no?

Sí. Las risas.

Nos moríamos de risa yo y mis amigas.

Íbamos por la calle muertas de risa, parecíamos locas.

Por eso, ahora,

cuando te veo hablar con tus amigas por teléfono y reírte, digo:

"¡Uy! Si eso es también lo que yo hacía..."

¿Y qué más extrañas?

Que las preocupaciones solamente sean los deberes de matemáticas,

eso también lo echo de menos.

¡Ninoninonino!

¡Ah...! ¡Dame un abrazo!

¡Joaquín mira, tiene pupa! Uy uy...

Mi hermano Joaquín sabe que por la tarde

nos reservamos un rato para jugar.

Joaquín, corre, escucha,

¿este monito está bueno o no?

¿Está bueno?

¿Qué pasa, tienes hambre? ¡Ah!

Corre, corre, ponle esto.

¿Joaquín?

¿Tu cómo me quieres, mucho o poco?

Mucho.

Yo también. ¡Mua!

Con Joaquín tengo una relación especial.

Él me ha enseñado a valorar a las personas con sus diferencias

y a entender la discapacidad desde dentro.

No es fácil explicar a un niño

lo que es una discapacidad intelectual

o lo que es, en este caso, un Síndrome de Dawn.

Desde muy pequeñita, ella ha tenido que racionalizar esa diferencia

y ese por qué ¿no?

A veces, hay que tener cuidado,

porque son "sobre-responsabilidades" que no tienen que tener.

Ellos, lo que tienen es que disfrutar,

ser jóvenes, adolescentes,

pero se dan cuenta de que hay algo distinto,

y que hay un montón de gente trabajando

para que su hermano en, este caso, explote todas sus capacidades ¿no?

Esto, en Carolina, le sale de manera natural

y refuerza esa sensibilidad.

¡Tachán! ¡Tachán!

Papá trabaja, cada día, para seguir siendo el que es.

Ese es el verdadero trabajo que tenemos todos en el mundo:

El mío, el tuyo, el de mi padre...

Por eso está orgulloso de ir a su trabajo,

tener horarios y así vencer barreras.

Y superarse cada día.

Su discapacidad no lo define,

lo define su interior.

José Ramón, ¿ha llegado el pedido éste?

Que me lo están preguntando y la verdad que no lo sé.

Creo que sí, ahora te lo miro.

Estaba mirando lo de las bridas que me preguntaste ayer.

Tiene muy buena relación con los compañeros,

ya que, ni que sea que estemos trabajando,

de vez en cuando, un poco de broma va bien.

A él le gusta la broma.

Siempre viene a desayunar con nosotros,

nos pregunta, nos reímos...

Ángel trabajando, es una persona muy persuasiva,

le encomiendas un trabajo y él se busca la vida.

Nos ha solucionado muchos problemas por esa característica.

-¿Qué tal por la mañana? ¿Hay alguna...?

No, no hay ninguna novedad, todo normal.

Bueno, el camión este que llegó con el pedido urgente a última hora,

pero, salvo eso, no hay ninguna otra cosa.

Lo que pretendemos en Repsol es asegurar e incentivar

la incorporación de estos profesionales,

dentro de la organización, de una manera natural.

Me ha permitido desarrollarme como persona,

tener muchos contactos con mucha gente,

y eso me ha obligado

a desarrollar unas habilidades que no tenía al principio ¿no?

Papá pertenece a una asociación

que trabaja en la normalización de las enfermedades mentales.

Papá es activista y cuenta, desde su experiencia,

cómo es vivir con esta discapacidad.

Hola Noelia. Hola. -¿Qué tal?

Te llamaba por la conferencia esta que vamos a dar en Reus,

de concienciación.

Os voy a enviar un correo con mis ideas

para ponerlo un poco en común.

Vale, genial.

Soy activista del Movimiento Bertament,

que es un movimiento que lucha

contra la discriminación que sufren las personas

por razón de haber sufrido una enfermedad mental.

Eso me ha permitido conocer mucha gente con esta problemática

y darme cuenta que no era yo solo el que sufría estos problemas,

sino que había más gente.

Bueno, ¿dónde están Sandra y la demás gente?

(Las tenemos aquí, trabajando a tope...)

Hola papá. Mira está aquí mi hija precisamente.

Mira Noelia, ¿te acuerdas? (Hola).

¿Te acuerdas que las conocimos, en una reunión, en Barcelona?(Hola guapa, ¿qué tal, cómoestás?).

Muy bien, sí. ¿De qué estabais hablando?

(Pues estábamos hablando

de la campaña que estamos haciendo ahora,

que es para buscar un famoso...

-Que reconozca que tiene o ha tenido un problema de salud mental).

¿Y la gente que tiene estos problemas

no se siente un poco rara de contarlo?

Por eso queremos que, cada vez, haya más gente como tu padre,

que hable con naturalidad de lo que le pasa en su entorno,

con sus amigos, con sus compañeros de trabajo...

Solo así, conseguiremos romper estos tabús que hay

sobre los problemas de salud mental.

Pero, esta discapacidad no es nada raro ¿no?

Porque..., como mi padre, por ejemplo,

me imagino mucha gente ¿no?

Uno de cada cuatro,

según la Organización Mundial de la Salud,

una de cada cuatro personas, a lo largo de su vida,

tendrá algún problema de salud mental.

Eso quiere decir que todos conocemos a alguien,

ya sea un familiar nuestro, un amigo, un conocido, un compañero de trabajo

o nosotros mismos,

que a lo largo de la vida tenemos un problema de salud mental.

Es una cosa muy natural.

-¿Por qué no te vienes

cuando hagamos una charla en algún instituto de Tarragona?

Bueno, vale, por mi encantada. Muy bien, muy bien,

bueno pues nada, que ya se hace tarde,

que tenemos que hacer más cosas; cortamos la conexión ¿vale?

Bien,hasta la próxima. Pues nada, adiós.

Adiós.

Mi padre me llevó un día a una cena ¿vale? con la asociación,

y allí conocimos a mucha gente que también ayudaba.

Cuando salimos, mi padre me preguntó qué me parecían esas personas,

y a mí..., totalmente normales.

Y me dijo que también tenían problemas mentales.

Yo considero que los miedos se desvanecen

cuando se conoce a las personas.

Cinco, cuatro, tres, dos... ¡uno!

¡Ya!

¡Ahhhhh!

Que te despierten así es lo mejor del mundo.

¡Ahhhhhhh! Vale, vale, vale.

¿Quién ha hecho esto? ¿Es para mí?

¿Sí? ¡Qué rico! Oye, ¿y la leche? ¿galletas?

Corre, corre, vamos.

¡Corre, corre! Vamos, que hay que irse al cole.

¡No no no no no!

¿No? Que sí, que hay que ir al cole.

Prueba esta Joaquín, mira, que tiene chocolate.

Hay que vestirse.

¿Te quitas el pijama ya?

No.¿No?

Bueno, yo me tengo que ir. Adiós.

Por las mañanas, salimos todos juntos de casa,

pero a mitad de camino,

mi hermano Joaquín se desvía hacia su colegio.

Nos da mucha pena despedirnos, pero solo son las horas de clase.

Joaquín, ¿tú vas a jugar con tus amigos?

No.¿No?

¿Joaquín a qué vas a jugar? A la plasti.

¿A la plasti? A comer pizza.

¿Sí? ¿Vais a comer pizza? ¡Qué rico!

¡Cómo me pica la nariz!

¡Venga Joaquín! ¡A-a-chís!

¡No Joaquín no!

No, ¿a Joaquín no?

La relación entre los hermanos es genial.

Disfrutan mucho jugando juntos, hacen distintas actividades...

también se pelean ¿eh?

Pero, la verdad, es que considero que somos una familia muy normal.

Y los hermanos nos han hecho unirnos, cada vez más.

Papá trabaja dando clases.

En casa y en la Escuela de Negocios

enseña todo lo que sabe,

que son muchas cosas.

¿Quién de vosotros sí que hace socio a Rod Parson?

¡Veinte!

Bueno, tenemos mayoría en los noes.

Los síes, ¿por qué sí?... ¿Gonzalo?

Bueno, yo creo que por coherencia.

Le he fichado yo porque... pensaba que es la persona...

¿Le has fichado tú? ¿Eso qué es? ¿Es un...?

Es un hecho. Es la persona más ligada al puesto

y el trabajo que ha hecho es excepcional.

Lo mejor que me ha aportado el implante

es seguir con lo que yo llamo mi incierta vida normal.

Me encanta trabajar en el ISD, donde doy clase,

interactuar con alumnos, con directivos, con empresarios,

con la gente con la que trabajo...

Me permite hacer mi día a día.

Sofía, ¿cómo te imaginas a papá y a mamá con nuestra edad?

Uy, pues a papá con más pelo, como a Joaquín,

y también, muchísimo más travieso, como Javi.

¿Y a mamá?

¿Como tú, más o menos?

¿Como yo?

Pero un poco distinta la cara. Ah.

Y bueno,

¿qué te parece si esta noche les hacemos alguna sorpresa?

Sí.¿Te acuerdas la última vez que cocinamos

y les hicimos un menú con los chicos?

Sí, les podríamos decir a los chicos que cocinen con nosotros

y les hacemos una cena.

Vale, seguro que les gusta. Sí.

Escribimos el menú y todo. Vale.

¡Venga Joaquín!

A ver Carol, venir a ver qué os parece bien el menú.

Mira, mira. Esto, entrantes.

Y luego los platos principales:

Queso, brochetas,

tortilla, salchichas envueltas

y de postre, a ver qué queréis de postre...

¿Qué quieres?¿Zumo? -Sí.

―Vale.

―Coque.

-¿Chocolate? -Sí.

―Vale, ya.

Tú imprímelo,

mientras, nosotros lo vamos preparando.

Ahora tengo once

y mis mejores momentos están al lado de mis padres.

Dentro de poco, me haré mayor,

y tendré que poner en práctica

lo que me ha enseñado cada uno de ellos.

Hola.Hola. Tres para cenar.

Pasadpor aquí por favor. Muy bien, pasamos.

¿Qué tal?Buenas noches.

¿Conocen las cartas?

Bueno, a mi hija le gusta mucho la cultura japonesa

y yo creo que venimos por ella.

¿Cómo lo has conocido este restaurante?

Me lo recomendó una amiga.

Una amiga suya... Muy bien, muy bien.

¿Esto no es muy grande?

Para una familia, tres personas, bien, bien.

Hay cuatro tipos de sushi diferentes. Perfecto, pues eso.

Está muy tranquilito esto ¿eh?

Entrantes: las algas, wakami... Que aproveche.

Socorro, Judith, ayúdame.

Qué horror... ¡Ah, mira, ya lo he cogido!

Muy bien, podéis usarlo como es debido.

Bueno, bueno, esto es un reto,

este es mi reto del día, aprobar esto.

¿Todo bueno? Muy bien, muy bien.

Qué buena pinta tiene... Qué monada de plato...

Este es tu plato favorito.

Venga, vamos a coger cada uno uno.

Tengo un regalito para ti.

¿Sí?

Toma. Hombre, ¡un dibujo!

Un retrato de ti. ¿Un retrato de mí?

Mira, mira, ¡qué bonito!

¿Te parece?¿Te gusta? ¿Cuándo me lo has hecho?

¿No me lo habrás hecho en clase? No.

Judith, qué bonito el dibujo ¡Qué preciosidad!

¿Y ahora dónde lo pongo?

Lo puedes poner en tu fondo de escritorio de tu ordenador...

Cuando quieras lo escaneas.

Muy bien, muy bien,

ya se ve que las clases de papi han mejorado mucho.

Yo creo que lo importante es que tengo trabajo, tengo familia,

tengo una hija

y soy capaz de llevar una vida perfectamente normal.

Cuando alguien ha estado en el lado oscuro de la vida,

cualquier cosa, la luz es más brillante.

¿Un brindis final?

Por seguir siempre juntos y volver a comer en un sitio así.

Claro, por supuesto, eso desde luego que va a ser.

¿Vamos a ver los peces?

Venga, vamos a ver los peces.

Me encanta estar con mis padres y aprender a su lado.

Seguiré buscando mi camino y mi felicidad.

Es fácil encontrarla,

siempre que nos enfrentemos a nuestros miedos, como mi padre.

Buenos días señores.

El menú de la comida y de la bebida.

De primero queso.

Y yo las brochetas, por favor.

Y de segundo, me apetecen las salchichas.

Lo mismo.

Queso parmigiano.

La brocheta.

¡Bueno! ¡Qué pinta tiene!

Y por último... El zumo de naranja.

Muy buena pinta ¿eh?

El hecho de que Carolina tenga un padre sordo profundo,

y un hermano con Síndrome de Dawn,

le ha dado la oportunidad de valorar, desde pequeña,

la diversidad.

Carolina se enfrenta a la discapacidad con normalidad,

ese es un primer rasgo

y eso es algo que, desde siempre, hemos querido enfatizar

y que fuese su día a día con la discapacidad.

El consejo que me gustaría darle a Carolina

es que persiga siempre sus sueños.

¡Un brindis, chicos!

Por la familia tan maravillosa que tengo.

Que siempre tenga la cabeza en las estrellas,

con los pies en la tierra.

Mi deseo para la familia

es que siempre estemos tan unidos como estamos ahora.

Y que eso no cambie.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

Tengo once años - Programa 5

09 feb 2014

Judith tiene once años y vive en Tarragona, lo que más le gusta son los cómics japoneses. Su padre tiene una enfermedad mental. Carolina tiene once años y vive en Pozuelo, Madrid. Su padre tiene una discapacidad auditiva y dos implantes cocleares. Uno de sus hermanos, Joaquín, tiene síndrome de Down.

ver más sobre "Tengo once años - Programa 5" ver menos sobre "Tengo once años - Programa 5"
Programas completos (6)

Los últimos 6 programas de Tengo once años

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 6 Completo 29:54 21% 16 feb 2014
    Programa 6 16 feb 2014 Cristina tiene 11 años, vive en Colmenar Viejo y lo que más le gusta es jugar al fútbol. Su jugador favorito es Diego Costa. Su madre, Loli, tiene una discapacidad intelectual. Pablo tiene 11 años y vive en Godel...
  • Programa 5 Completo 30:02 12% 09 feb 2014
    Programa 5 09 feb 2014 Judith tiene once años y vive en Tarragona, lo que más le gusta son los cómics japoneses. Su padre tiene una enfermedad mental. Carolina tiene once años y vive en Pozuelo, Madrid. Su padre tiene una discapacidad ...
  • Programa 4 Completo 30:07 34% 02 feb 2014
    Programa 4 02 feb 2014 Laura tiene once años, vive en Madrid con su padre y su madre; su padre tiene un discapacidad que le limita un brazo.María tiene once años , vive también en Madrid, María tiene síndrome de Down,sus padres tienen ...
  • Programa 3 Completo 29:24 33% 26 ene 2014
    Programa 3 26 ene 2014 Carmen tiene once años y vive en Alicante donde disfruta de su mayor pasión, el atletismo. Mientras ella entrena su hermano mellizo Arnau, compite en boccia, un deporte paralímpico. Nos trasladamos a Galapagar pa...
  • Programa 2 Completo 30:09 44% 19 ene 2014
    Programa 2 19 ene 2014 El capítulo 2 de "Tengo Once Años" nos acerca a la vida cotidiana de Marcos Y Alba. Por distintos motivos los dos tienen un contacto directo con la discapacidad. Marcos porque convive con su hermano Dawit, que t...
  • Programa 1 Completo 30:01 55% 12 ene 2014
    Programa 1 12 ene 2014 Conoceremos las vidas de Angela e Isabel, ambas tienen once años y conviven de manera directa con situaciones de discapacidad. A través de nuestras protagonistas viviremos con naturalidad sus limitacionnes, y nos...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos