Tengo once años La 2

Tengo once años

Fuera de emisión

'Tengo once años' es un espacio semanal en el que se muestra el día a día de una docena de niños que conviven con la discapacidad, propia o de personas cercanas. Una forma diferente de acercarse a esta realidad a través de la mirada natural y sin prejuicios de unos niños de once años que narran en primera persona sus experiencias, sueños e inquietudes y su particular percepción de la vida.

Cada semana, se incluyen dos historias con protagonistas diferentes pero relacionadas. El programa incide de forma especial en la presencia de la discapacidad en el día a día del niño, bien porque el protagonista tiene una discapacidad o porque la tiene alguien de su entorno más cercano. Se prestará especial atención a la formación, el empleo y sobre todo, a la estrecha relación que guardan la persona con discapacidad y el niño protagonista.

En 'Tengo once años', el espectador conocerá a estos doce niños en sus colegios, con sus compañeros de clase, sus aficiones, sus amigos, sus familiares y, en definitiva, todos los factores que componen su día a día. Todos ellos demostrarán que cambiar nuestra percepción es el primer paso para reformar el mundo.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
2400931
Tengo once años - Programa 6 - ver ahora reproducir video 29.54 min
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

A mí me gusta mucho jugar al fútbol.

Mi jugador favorito es Diego Costa.

Algunas veces hago ejercicio de memoria con mamá.

Siempre elijo a mi Atleti para jugar al Memory con ella.

-¿Quién es éste? -Villa has dicho, ¿no?

-¡Bien!

Hoy mamá se va a llevar una sorpresa.

Esto sí que no lo va a olvidar nunca.

Me gusta mucho pasar el tiempo jugando en casa,

con mi hermano Andreu y Luci.

-Antes trabajaste de... ¿de pinche de cocina?

-Sí. -¿Y qué hacías?

-Picoteo y eso. -¡Ah!

Lucía me ha enseñado

que no es más diferente que cualquiera de nosotros.

-¡Pasa!

Me encanta el sonido del pie contra el balón.

A mí me gusta mucho jugar al fútbol.

Cuando salimos del colegio de mis primos,

nos venimos al parque a jugar al fútbol.

Yo desde que tengo 9 años soy del Atleti.

Mi jugador favorito es Diego Costa.

Porque mete todos, casi todos los goles,

porque regatea bien, y ya está.

Todos los días espero a mi madre para comer juntas.

Mientras yo estoy en clase,

ella trabaja en un centro de discapacitados.

-Hola, ¿qué tal? -Bien.

Que sepas que te has olvidado las bolsas en el súper.

-¡Qué cabeza tengo! ¿Y qué, las has recogido tú?

-Pues no ves. -Muchas gracias, cariño.

―De nada. ―¿Que nos vamos a hacer la comida?

Yo a mi madre, algunas veces,

tengo que recordarle dónde ha dejado las cosas.

Tú le dices una cosa y al otro día se le olvida.

Mi madre no sabe algunas veces,

cuál es la derecha y cuál es la izquierda.

Y se despista.

-Mamá, ¡qué hay de comida? -Espaguetis con tomate.

Yo tengo una discapacidad, que a mí me cuesta aprender.

Yo intento hacer las cosas bien, ¿sabes?

No se me nota,

la discapacidad que tengo, no se me nota.

-Échalos.

A mi madre le cuesta un poco más quedarse con lo que decimos

y recordar lo de todos los días.

-Mamá, se te olvida la sal.

-Pues es verdad. Y tú estás para ayudarme, ¿a que sí?

-Sí. -¿Eh?

-¡Si! -¡Gracias!

-¿Estaba rico, hija? -Sí.

-¿Mucho? -Sí.

―Vale.

Como todas las madres, la mía trabaja mucho.

Aprovecho cuando mamá duerme para limpiar un poco,

y que así ella pueda descansar un ratito.

Para mí mi madre es la mejor del mundo.

La quiero muchísimo.

Mi hija y yo siempre estamos súper unidas.

Yo me preocupo por ella porque es mi hija.

No para de reírse y es una niña alegre, como yo.

Y nada, mi hija es lo más bonito que tengo.

Soy Cristina, vivo en Colmenar Viejo, y tengo once.

Hola, éste soy yo cuando nací.

Vivo en Godelleta, un pueblecito al lado de Valencia.

En esta casa vivo con mi familia.

Estos son mis padres, Clara y César.

Papá es ingeniero.

Y mamá, arquitecta.

Por eso se me da tan bien dibujar y pintar.

Porque mi abuelo era artista.

Esta es una de sus esculturas.

Disfruto con los juegos de mesa, en especial el ajedrez,

que juego desde muy pequeño, y me encanta.

También me divierto con el dominó,

pero mi vida no es en blanco y negro, es en color.

Y estas son mis acuarelas preferidas, Mi hermano Andreu y mi tía Luci.

Y éste soy yo hoy.

Me llamo Pablo y tengo once.

A Lucía le gusta mucho la bicicleta.

Normalmente ella lleva a mi hermano en una cesta que tiene detrás

y a veces vamos a hacer recados.

-Sentaros. -Mira lo que tenéis, algo fresquito.

-¿Te has cansado mucho? -No.

-Es que Andreu ya va pesando más, ¿eh?

-Pero le gusta mucho llevar a su sobrino.

-¿Y había mucha gente por ahí? -Mucho lío.

Pablo, desde muy chiquitín, ha sido muy maduro, muy maduro,

con muchísimas ganas de aprender y de conocer.

Entonces, siempre con los ojos muy abiertos

y siempre preguntando el por qué de las cosas,

con una sensibilidad extraordinaria.

-Sí, vamos a jugar a baloncesto. ―Vale.

―¡Hala, qué guay!

A ver quién mete más canastas.

-¡Venga, vamos!

Me gusta mucho pasar el tiempo jugando en casa,

con mi hermano Andreu y Luci.

Luci es mi tía, tiene Síndrome de Down.

Ella no es más diferente que cualquiera de nosotros.

Ser Síndrome de Down es lo que le diferencia de los demás.

Yo, por ejemplo, soy más alto que Andreu,

pero más bajito que mamá.

-¡Hola chicos! -¡Hola!

-¿Qué tal? Un beso.

Pablo, la verdad es que siempre ha sido un niño muy responsable.

Desde que nació ha destacado por su responsabilidad,

y el hecho de haber convivido, desde que es un bebé prácticamente,

con Lucía, yo creo que ha destacado más esa responsabilidad

que actualmente tiene.

Mamá trabaja en un centro de discapacitados.

Hace muchas cosas allí mientras yo estoy en el cole.

-Estoy orgullosa de mi hija. -¿Y eso?

-Porque ha sacado un 7. Y estoy súper contenta.

-¿Qué años tiene? -Once. Tiene 11.

Y crece muy rápido, mi niña.

Conozco muy bien a Pepa.

La conozco desde hace mucho tiempo, y nada, nos llevamos fenomenal.

Hablamos de nuestras cosas.

Y nos reímos.

Y nada, estoy contenta.

Tengo buenas compañeras, me llevo bien con ellas, nos reímos.

Y disfruto mucho estando aquí.

-Oye, ¿los fines de semana te vas a la discoteca y eso?

-¡Qué va! Me pongo en el colchón y me hago unos bailes.

Que Loli es amiga de todo el mundo.

O sea, que es una amiga muy leal.

Es como mi hermana mayor.

-¿Cómo vamos? -¡Bien!

-¿Habéis puesto todas las botas bien? -Sí.

―Pues ahora salid y ajustar bien la cama,

que parece que está ahí de medio lado.

A lo mejor es el colchón. Equiliquá.

A Loli la conozco desde que entró en el centro.

Yo llevo aquí 21 años.

Loli estaba en lavandería,

y ella estaba empeñada en venirse a limpieza.

Le gustaba y al final conseguimos que viniera a limpieza

y está muy contenta.

Dice que la ha enseñado muchas cosas que ella no sabía, y está feliz.

-Pepa, debajo de las camas, ¿vale?

Venga, hasta ahora. ―Adiós.

-Álvaro, ¿tienes deberes? -Pues sí, tengo muchos.

Seguro que acabo como a las seis, cuando viene mi madre.

Tengo de mates de dos páginas, y de lengua ni te imaginas

porque tengo muchísimas páginas. -¡Ah!

¿Y tú, Javi, tienes deberes? -Sí.

-¿Cuánto? -Estos.

-¿Tres deberes? -Sí.

―Ya te tienes que ir a casa. ―Sí.

―Tienes que hacer los deberes, que sino tu madre te regaña.

-Ya. ―Bueno, dame un beso.

―Adiós. ―Hasta mañana.

-Dale un beso. ―Hasta mañana.

Algunas veces hago ejercicios de memoria con mamá.

Siempre elijo mi Atleti para jugar al Memory con ella.

-¿Quién es éste?

-¿Este? -No, éste.

―Ah, éste. Villa, has dicho, ¿no? -¡Bien!

-A ver, memorízatelo y ahora me lo dices.

¿Ya? -Ya.

-¿Quién es éste? -Diego Costa.

―Muy bien.

―¿Quién es éste?

¡Juan Fran!

-Ah vale, que no me ha dado tiempo.

-A ver, ¿quién te parece guapo?

-Pues... Bueno, éste. Iba a decir ninguno, pero éste.

-¿Y éste no te parece guapo? Pues es guapísimo.

Me gusta mucho estudiar.

Me gusta mucho... Teología un poco, lengua más.

-¿Y el inglés qué tal? -Mal.

He sacado un 8, pero porque tenía el examen facilito.

Se esfuerza mucho en estudiar,

y los exámenes geniales.

Y estoy súper orgullosa de ella.

-¿En éste has sacado un 8? -No. En éste he sacado un 7.

―Es que, es que, es que...

-Te dejo, ¿vale? -Vale.

―Me voy a la cocina, ¿vale? -Vale.

―Estoy muy orgullosa de ti. ―Adiós.

-¿Quién tiene el seis doble? -Yo.

Paso. ―Vaya...

-Te toca, Luci.

Luci, aprende un poco más lento que el resto,

pero es divertido enseñarle lo que a mí me gusta.

Mis padres y mi abuela también nos enseñan cosas a Andreu y a mí,

y me encanta, porque así podemos hacer más cosas juntos.

Lucía ha aprendido, yo creo que muchas cosas de Pablo.

Pues a lo mejor, a ir por la vida, de alguna forma, ¿no?

O sea, Pablo es muy educado, muy sereno...

Entonces eso a ella le ha llevado a perder ciertos miedos,

a pasar menos ansiedades, a estar más segura de sí misma.

Creo que Pablo ha sido un gran maestro para Lucía.

-Cinco...

Creo que la relación es tan fuerte

que también Pablo ha aprendido mucho de Lucía, mucho,

porque le ha enseñado hasta las cosas más...

Bueno, le ha enseñado a jugar al dominó.

-Luci, ¿blancas o cuatros?

Ha hecho que a Pablo le encanten todos los juegos de mesa.

Le ha enseñado a pintar, a cocinar, a jugar con los perros...

Muchas cosas. Y a Pablo le gusta la cocina.

No sé si ha sido también una influencia positiva de su tía.

-Te toca, Lucí.

Muy bien.

-¿Quién ha ganado? -He ganado yo.

―Enhorabuena, ¿eh?

Antes trabajaste de... ¿de pinche de cocina?

-Sí. -¿Y qué hacías?

-Picoteo y eso. -¡Ah!

-¿Lo que estamos haciendo ahora lo hacías?

-Sí lo hacía también.

Lucía trabajó, trabajó bastante tiempo.

Hizo cursos de cocina, y después estuvo, bueno,

de pinche de cocina, estuvo también de camarera de habitaciones,

estuvo en cafetería de camarera.

Y todo eso de alguna manera lo ha trasladado también a su sobrino

-A parte de cortar las judías, ¿qué tenemos que hacer?

-El hervido tiene patata, machaquetas, carlota...

-Bien. Ahora este plato. -¿Sí?

-Para la patata.

-Ten cuidado.

-¿Cuál era el plató que más te gustaba cocinar?

-La paella.

-Hola, chicos. ―Hola.

-¿Cómo vais?

-Lucía me está enseñando a pelar las verduras.

-¡Qué bien, Luci! ¿Le has enseñado bien?

-Mucho.

Desde hace algún tiempo se han dado también unas circunstancias

que han hecho que convivamos en la misma casa,

y esto todavía ha acrecentado más la relación que tienen Pablo y Lucía.

Han creado muchísimas situaciones de estar juntos, de convivencia.

Pues el comer, el ir al colegio, a las actividades, a todo,

e incluso actividades de ocio que también comparten.

Pues, todo esto hace que al final

la relación sea de mucha unión entre ellos dos.

-Al gordo, al gordo. ―Al gordo, al gordo.

Muy bien.

―cerramos la olla y ya tenemos listo el hervido de esta noche.

―Esta es la primera vez que lo hace. ―La primera vez le has enseñado tú.

―Muy bien.

―Oye, yo creo que esta noche el hervido, el bollit, estará...

¿Cómo estará? -Bueno.

Hoy mamá se va a llevar una sorpresa.

Esto sí que no lo va a olvidar nunca.

Tengo más nervios que ella, y eso que no sabe lo que le espera.

-Hola.

-¿Qué tal? -Bien.

―Nos tenemos que ir a casa porque te tienes que poner guapa,

porque vamos a salir juntas. -¿Y dónde me vas a llevar?

-No te lo puedo decir. Venga, vamos.

Me gusta que mamá se ponga más guapa todavía.

-¿Qué haces? -Pintarme.

―Ah, ¿yo también puedo? -No.

-Yo también quería. -No, que eres pequeña.

―Jope, qué mala. ―Qué mala, no.

Tú eres pequeña y no puedes.

Yo soy muy presumida también, pero aún me queda para pintarme.

-Como yo soy más mayor me pinto. Tú eres pequeñita.

―¿Ni siquiera puedo un poquito de eso?

-¡No! -Vale.

-¡Ni un poquito! -Vale, vale.

-Estás guapa. ―Gracias.

―Nos vamos a ir a un sitio que no te puedo decir cuál es,

pero te va a encantar.

-¿Y no me puedes decir? -No.

-¿Me va a gustar mucho, Cris? -Sí.

-¿Por qué? -Porque es una sorpresa.

―Ya me he pintado. ―Vamos.

-He comprado los bocadillos, lo que me has dicho que comprara.

―Muy bien. Vamos al metro. Porque nos vamos a ver...

¡El entrenamiento del Atleti! -Pero a ver, si yo soy del Madrid.

-Bueno.

-Bueno, si te hace ilusión, pues vamos a ver al Atleti.

-Vamos.

-Y ahora habrá que ir al metro, ¿no?

-Sí, qué lío. -Madre mía, ya verás.

-Espera, que me voy a poner la bufanda.

―Un lío tremendo. Nos vamos a perder, ya verás.

-Ay, madre, ay, madre. No, por ahí no. Por ahí.

-¿Y ahora qué? Ay madre. Lo de esto...

Por aquí, por aquí, por aquí.

Venga, Cris, vamos.

Por aquí, creo. No lo sé.

Sí, por aquí.

¿Quién es tu jugador favorito? -¡Diego Costa!

-Pues ya verás, como le veas, ¿le vas a pedir un autógrafo?

-¡Sí! -¿Sí?

O sea, que te hace mucha ilusión. -Sí.

―Madre mía.

-Y los demás también te gustan, ¿no? ¿O solo ese?

-¡Y Villa! -¿Y Villa también?

¿A quién vas a pedir un autógrafo? -A éste.

-¿A cuál?

-A éste, Diego Costa. -Ah, ¿ese es Diego Costa?

A ver.

Soy súper hincha del Atleti.

Por fin voy a ver a los jugadores que salen en la tele y en los cromos.

-Pues nada, vamos a mirar a ver si vemos algo.

-Vale. -¿Vale?

¿Tú crees que vamos a ver algo? -¡Sí!

-¿Eh? -¡Yo creo que sí!

-Estás deseando. -¡Sí!

-Hala, ¿dónde, dónde? -Donde los carteles.

-¡Hala, cómo mola! Y mira, el otro también.

-Que se ve a lo lejos, los que están entrando.

-¿El qué? ¿No ves los chicos que están entrando?

-Sí. ―Pues será ese el campo.

-¿A que ves un escudo? Gris.

-Sí, sí lo veo. -¿Quieres que haga una foto?

-¡Sí venga, vamos a hacer una foto! -¿Con qué, con eso?

-Con esto.

-Ya está.

-¡Chicos! -Ya voy.

Los días de diario los tres vamos al cole por la mañana.

Luci va a un centro ocupacional.

En los dos sitios nos enseñan a aprender cosas

que nos servirán para el futuro.

Pablo y Andreu tienen que ir al colegio en Quart de Poblet,

y Lucía también comparte centro en Quart de Poblet,

yo los llevo a ellos, y de alguna manera, es que,

se ven por la mañana, se van juntos por la mañana,

vuelven por la tarde.

Es decir, la relación

es prácticamente de estar juntos todos los días.

Mientras yo atiendo en matemáticas,

a Luci le enseñan a organizar y clasificar piedras.

-Se trata de insertar la hélice dentro de la cánula,

y apretar dentro, apretar un poquito, ligeramente. ¿Vale?

-A ver Lucía, ¿te acuerdas cómo era? -Sí.

-Aprietas un poquito, ahí, vale, la dejamos. Muy bien.

Acuérdate que si son más pequeñas o están rotas hay que quitarlas.

Vale, muy bien.

A ver Fernando, cómo vas tú.

Acordaos que si no queda material hay que reponerlo.

En los centros ocupacionales

se trabaja para que estas personas adquieran hábitos laborales,

habilidades sociales,

o sea, que tengan todo un entorno y un abanico de posibilidades

de cara a poderlos integrar luego en la sociedad,

el mundo laboral, etcétera.

Cuando tomo el bocata en el recreo,

ella se toma su almuerzo con sus compañeros.

-A ver si te vas a comer el papel. -El papel no se come.

Mientras yo estoy en plástica,

Luci aprende serigrafía en camisetas.

-Vamos a empezar todos el proceso de estampación en las prendas.

Que nos queda todavía la sudadera de Sheila y de José para marcar.

Vamos a marcar estas dos. Tú la vas a estampar.

Tú me pones las prendas, Sheila, y luego te irás al túnel,

y la otra la hará Ana Gema.

La primera capa que tenemos que cubrir muy bien. ¿De acuerdo?

Espera, que me voy a poner a este lado,

que este es el bueno.

Vamos a volver a poner otra capa gordita de tinta.

-Ah, pues perfecta, ¿no? -Sí.

-Muy bien. La llevamos a secar.

Soy la tutora de Lucía,

lo soy desde que abrimos el centro en el 2005.

Lucía es una persona muy trabajadora, viene con mucha ilusión al centro,

es muy amiga de sus amigos,

le gusta mucho estar con sus compañeros,

y es muy autónoma en lo que nosotros llamamos

las actividades de la vida diaria,

y actividades domésticas, actividades en el hogar.

Este taller es muy apetecible para muchos de los chicos

porque sí que ven, sí que elaboran

el producto desde el principio hasta el fin.

-Y a la segunda vuelta tienes que llamar a Irene,

para que le deje en el rap.

-Irene. -Cógela.

―Cógela bien.

―Estírala.

-Muy bien. Hala, baja el piso, Irene.

Lucía es muy cariñosa,

muy abierta, amable, se hace muchos amigos.

Ella es de las que es muy extrovertida,

habla, te dice, te explica.

-Lucía, tráete la agenda, cariño, que te voy a explicar el horario.

El lunes, a primera hora, ¿qué es? -Logopedia.

―Logopedia. ¿Vale?

Saldréis con Rosa al panel semanal

para ver todas las actividades de la semana.

Lucía tiene muy baja comprensión de lectura.

Entonces lo que hacemos es apoyarle con dibujos,

con pictogramas, todas las actividades,

para que ella en casa pueda consultar

qué actividad tiene y pueda traer los materiales necesarios.

-Tienes que consultarlo todos los días en casa

para saber qué día te tienes que traer la bolsa.

Y luego, otra cosa que te voy a poner es el pictograma de esta semana.

―Vale. ―Esta semana iremos al ayuntamiento.

Los sábados salimos

Al cine, a la bolera,

a ver cosas de los animales.

Sí, somos amigas.

Ven aquí, anda, ven aquí.

-Ya está. Ahora el tío sí se va a creer que has estado aquí.

-A ver si adivinas alguno.

-Mira, Diego Costa, el que se ha levantado ahora mismo.

-Mira Diego Costa, el que ha hecho así.

Es que tengo que estar pendiente de todo.

Mira el portero del Atleti, el que tiene los guantes de blanco.

-¡Mira Juanfran! ¡Mírale! -¿Quién, quién?

-El que está así, el que está así, mirándote.

―Ah ése... -Mira. Espera, espera, espera.

Mira, mira, mira. Es éste, ¿lo ves?

-Joe, qué pasada. -A ver.

¡Quiero ver a Villa! ¡Quiero ver a Villa!

¡Ay mira, Diego Costa! -Calla, no grites.

-Es que aquí no está Villa. -Espérate. Que ya se han levantado.

-¿Ese es Villa?

-Sí, a que está guapísimo. Y luego dices.

Cómo me gusta pasar el día con mi madre.

Y verla contenta cuando pasamos el día juntas.

Sé que se olvida muchas cosas.

Pero también hay otras que las vamos a recordar siempre las dos.

Para mí ha sido un día importante porque lo hemos pasado bien,

hemos estado juntas, nos hemos liado un poco en el metro,

pero bueno, hemos llegado.

-Pero ha valido la pena estar aquí viendo a los del Atleti.

-Sí.

―A los jugadores del Atlético de Madrid.

―Yo este día nunca lo voy a olvidar. Y mi madre tampoco.

―Yo tampoco. Gracias por este regalo. ―Vale.

―Lo más importante es estar juntas.

La mitad de la clase sube por aquí, chicos,

y la otra mitad sube por allí. Ya.

Vamos a empezar el calentamiento. Y ponte aquí, y así tú ponte conmigo.

Entonces yo voy por aquí y todos van para acá.

Nosotras dos vamos para acá, todos vamos para acá.

Son unas clases de danza y teatro inclusivo.

Quiere decir, que trabajamos con gente con diversidad funcional

y con chavales sin ningún tipo de problema.

Pero todos trabajan igual dentro de sus posibilidades.

Pablo y Lucía, desde que Pablo era bien pequeño,

han tenido intereses comunes

porque el hecho de que Lucía haya hecho teatro

y sea algo que a él le ha atraído, pues se ha creado esa complicidad.

Ese número consiste en una canción francesa,

que la interpretamos en lenguaje de signos.

Lucía, de Pablo, ha aprendido a yo creo que a serenarse más.

Pablo es un niño muy tranquilo, y le ha dado mucha serenidad a Lucía.

Yo a Pablo, a mis hijos y a todos mis nietos,

siempre les he dado, creo que el mismo o parecido consejo:

Que busquen en su interior,

que procuren estar en paz consigo mismos.

Lucía me ha enseñado

que no es más diferente que cualquiera de nosotros.

Todos podemos hacer de todo.

Tengo once años - Programa 6

16 feb 2014

Los últimos 6 programas de Tengo once años

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 6 Completo 29:54 21% 16 feb 2014
    Programa 6 16 feb 2014 Cristina tiene 11 años, vive en Colmenar Viejo y lo que más le gusta es jugar al fútbol. Su jugador favorito es Diego Costa. Su madre, Loli, tiene una discapacidad intelectual. Pablo tiene 11 años y vive en Godel...
  • Programa 5 Completo 30:02 12% 09 feb 2014
    Programa 5 09 feb 2014 Judith tiene once años y vive en Tarragona, lo que más le gusta son los cómics japoneses. Su padre tiene una enfermedad mental. Carolina tiene once años y vive en Pozuelo, Madrid. Su padre tiene una discapacidad ...
  • Programa 4 Completo 30:07 34% 02 feb 2014
    Programa 4 02 feb 2014 Laura tiene once años, vive en Madrid con su padre y su madre; su padre tiene un discapacidad que le limita un brazo.María tiene once años , vive también en Madrid, María tiene síndrome de Down,sus padres tienen ...
  • Programa 3 Completo 29:24 33% 26 ene 2014
    Programa 3 26 ene 2014 Carmen tiene once años y vive en Alicante donde disfruta de su mayor pasión, el atletismo. Mientras ella entrena su hermano mellizo Arnau, compite en boccia, un deporte paralímpico. Nos trasladamos a Galapagar pa...
  • Programa 2 Completo 30:09 44% 19 ene 2014
    Programa 2 19 ene 2014 El capítulo 2 de "Tengo Once Años" nos acerca a la vida cotidiana de Marcos Y Alba. Por distintos motivos los dos tienen un contacto directo con la discapacidad. Marcos porque convive con su hermano Dawit, que t...
  • Programa 1 Completo 30:01 55% 12 ene 2014
    Programa 1 12 ene 2014 Conoceremos las vidas de Angela e Isabel, ambas tienen once años y conviven de manera directa con situaciones de discapacidad. A través de nuestras protagonistas viviremos con naturalidad sus limitacionnes, y nos...