www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4616527
Para todos los públicos
Transcripción completa

Hola ¿qué tal?

Se acaba el mes de mayo y lo hace con las fuertes tormentas

que hemos visto en estos días en todo el centro peninsular

y no sólo aquí en España, porque nuevamente la capital turca, Ankara

ha sufrido espectaculares tormentas.

Otros fenómenos y países completará nuestra sección de noticias

de peligros naturales para después continuar con otros campos

de la ciencia, el reportaje semanal la visita a twitter

y las temperaturas extremas de la semana.

Vamos precisamente a hablar de esas tormentas que durante

las últimas semanas se ceban con la capital turca, Ankara,

porque durante los últimos días hemos vuelto a ver

los efectos de las mismas sobre la ciudad.

Algunas de las calles eran verdaderos ríos

que bajaban con mucho caudal y velocidad,

mientras que los coches intentaban vadearlos

en una situación bastante peligrosa.

Muchos de los pasos subterráneos de la ciudad han sido anegados

por el agua caída, en algunos casos

superando los dos metros de profundidad.

Decenas de personas han tenido que ser rescatadas

en uno de esos puntos, al pararse un importante número de vehículos

entre los que había un autobús escolar.

Los bomberos procedieron a sacar a los niños en primer lugar

para ponerlos a salvo para posteriormente

sacar al resto de atrapados y comenzar la retirada de vehículos

algunos de los cuales quedarán inservibles.

Seguimos hablando de inundaciones, pero en este caso

no por el paso de tormentas, sino por el deshielo

en algunas zonas del hemisferio norte.

Es el caso de la región de Yakutia, en la siempre remota Siberia,

que ve como con la llegada de la primavera y de un clima

un poco más suave el hielo comienza a derretirse.

El problema viene generado por el río Lena,

donde bloques de hielo han ido acumulándose y han generado

una represa que provoca graves inundaciones río arriba.

El ejército ha utilizado 17 toneladas de explosivos

para desbloquear el hielo y ni así lo han logrado.

Remontando el cauce desde la zona de la represa

son ya 11 las localidades anegadas por el agua

y siguen llegando bloques de hielo desde la cabecera del río,

que se acumulan al llegar a la zona conflictiva,

un problema que de momento sigue sin ser completamente solucionado.

Otro país con muchísimos problemas con las inundaciones es Sri Lanka,

en un fenómeno recurrente en este país,

y que deja de momento cientos de miles de desplazados.

Decenas de ríos han desbordado su cauce en medio país,

afectando a más de 400.000 personas.

Las lluvias monzónicas están siendo muy intensas este año

y están dejando su mayor impacto en las regiones del oeste del país,

donde más de 50.000 personas han tenido que ser enviadas

a refugios temporales a la espera de que las difíciles condiciones

mejoren en las próximas semanas.

El problema radica ahora en que estamos en un mes

en el que las tormentas suelen ser la tónica habitual,

con lo que las autoridades temen que la situación no haga más

que empeorar y que el número de desplazados aumente.

El ejército ha sido desplegado en todas estas zonas

para asistir a los afectados en el medio del caos

que están dejando estas precipitaciones.

Pasamos ahora a un fenómeno diametralmente opuesto,

porque vamos a hablar de la ola de calor que desde hace semanas

castiga con dureza algunas regiones de Pakistán.

Ya desde el mes pasado la situación es crítica

en diversas zonas del país, y es que en abril se superaron

en algunas poblaciones los 50ºC de temperatura,

algo que no se había visto anteriormente para ese mes.

Ahora es la ciudad de Karachi la que ha sufrido

los avatares del calor, con temperaturas que han llegado

hasta los 45ºC durante tres días seguidos,

lo que ha provocado una emergencia médica muy importante,

agravada por los cortes en el suministro eléctrico

debido a la enorme demanda por la utilización

de sistemas de refrigeración.

Como ejemplo de esta ola de calor tenemos a la ciudad de Nawabshah,

protagonista varias semanas de nuestra temperatura máxima,

y cuya temperatura máxima diaria

no ha bajado de los 42,5ºC en el último mes.

También en estos meses comienzan a proliferar

en algunas zonas de China las tormentas de arena,

y la de la pasada semana en la provincia de Gansú

es de las que hacen época.

El noroeste del país suele recibir la visita de estas tormentas

alimentadas por el fuerte viento que sopla desde la estepa mongola

y que en su camino levanta miles de toneladas de polvo

provenientes de los desérticos páramos de esta región.

La visibilidad se fue reduciendo paulatinamente

con la llegada del muro de polvo hasta llegar a unos 10 metros.

Las autoridades decretaron la alerta por la llegada de la torment

e indicaron a los residentes de las ciudades afectadas

que se quedaran en casa cerrando puertas y ventanas

para evitar problemas mayores.

Diversos grupos ecologistas han advertido

que la sobreexplotación agrícola no hará sino incrementar

estos problemas en un futuro no muy lejano.

Cerramos la primera parte del programa en Somalia,

donde las peores lluvias en 30 años

añaden si cabe un poco más de dificultad a los cientos de miles

de personas que sobreviven en uno de los lugares

más hostiles del planeta.

El paso de un ciclón acompañado de fuertes tormentas ha dejado

graves inundaciones en Mogadiscio y la región de Somaliland,

donde más de 200.000 personas han comenzado un penoso éxodo

en busca de lugares secos y más seguros, algo por desgracia

realmente complicado en este maltrecho país.

Otras 550.000 han sido igualmente afectadas por este episodio

de lluvias torrenciales que han afectado también a regiones vecinas

y se han adentrado en Etiopía.

Muchos puentes se han venido abajo y cientos de carreteras

han sido destruidas en las riadas.

Ahora toca hacer balance y las agencias humanitarias

ya se han lanzado a la petición de una ayuda

que tiene carácter urgente sobre todo para atajar

brotes de enfermedades infecciosas por la pésima calidad del agua.

Parece que poco a poco se despierta las conciencias

sobre la necesidad de atajar el problema que en el planeta

supone la utilización sin control del plástico,

y vemos como últimamente muchas efemérides se vuelcan en ello.

Es el caso del día mundial del medio ambiente,

que vuelve a hacer hincapié en que necesitamos y merecemos

un mundo sin plásticos.

El bienestar de la humanidad, del medio ambiente

y el funcionamiento de la economía dependen en última instancia

depende de una gestión responsable

de los recursos naturales del planeta.

Las pruebas demuestran que las personas estamos consumiendo

muchos más recursos naturales que los que el planeta

puede proporcionar de forma sostenible.

Con esta introducción se intentaba concienciar desde Naciones Unidas

de cara al Día Mundial del Medioambiente,

que se celebra el 5 de junio, y que llevará como lema

en esta ocasión "Un planeta sin contaminación".

La contaminación por plásticos se está convirtiendo

en una lucha denodada de millones de personas que ven

cómo nuestro entorno se degrada a una velocidad alarmante

y que está causando un enorme daño a cientos de especies.

Si bien el plástico tiene muchos usos valiosos, nos hemos vuelto

muy dependientes del que precisamente es válido

para un solo uso o desechable, con graves consecuencias ambientales.

En todo el mundo,

se compra 1 millón de botellas de plástico cada minuto.

5 billones de bolsas plásticas desechables

se utilizan en el mundo cada año.

En total, el 50% del plástico se utiliza solo una vez.

Casi un tercio de los empaques de plástico que utilizamos

no entra a los sistemas de recolección,

lo que significa que termina obstruyendo las calles

de nuestras ciudades y contaminando el medio ambiente.

Cada año, se vierten hasta 13 millones de toneladas de plástico

en nuestros océanos, donde sofocan los arrecifes de coral

y amenazan a la fauna marina vulnerable.

El plástico que termina en los océanos puede rodear la Tierra

cuatro veces en un solo año y puede permanecer en ese estado

hasta 1000 años antes de desintegrarse por completo.

El plástico también ingresa a nuestro suministro de agua

y por tanto a nuestros cuerpos.

¿Qué daño puede causar?

Los científicos todavía no están seguros,

pero los plásticos contienen varios químicos, muchos de los cuales

son tóxicos o causan desórdenes hormonales.

Los plásticos también pueden servir como un imán

para otros contaminantes, incluidas las dioxinas,

los metales y los pesticidas.

Todos esos datos nos llevan a cuestionarnos la viabilidad

de nuestra especie a largo plazo.

Con una presión demográfica cada vez mayor,

los recursos menguan a la velocidad que crecen nuestras necesidades.

Con casi un cuarto de millón de habitantes más al día en el mundo,

recordatorios como el del Día Mundial del Medioambiente

son más que necesarios; todos nos jugamos demasiado,

tanto como un planeta en el que vivir.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Teleplaneta - 28/05/2018

Programas completos (293)

Los últimos 296 programas de Teleplaneta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos