www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3812638
No recomendado para menores de 16 años Teleobjetivo - Vecinos en pie de guerra - ver ahora
Transcripción completa

Son conocidos como los Pichis.

¡Vete para el callejón!

Un clan familiar que tiene atemorizado a un barrio

de Bilbao a base de insultos,

agresiones

y amenazas con armas. ¡A la cárcel vas a ir, chaval!

Ahora, algunos de los Pichis han ocupado esta casa

en Vitoria, pero el vecindario no está dispuesto

a consentirles nada.

¿Habéis sentido que los vecinos os querían matar?

Estáis en pie de guerra. Sí. Y no vamos a dejarlo.

Hasta que se vayan.

Han decidido unirse y plantarles cara.

¡Fuera, fuera, fuera!

En Basauri, otro clan está destrozando los nervios

de más de un vecino.

Yo el día que le pase algo a alguno de mi familia

voy a la cárcel. Me voy a la cárcel.

Estoy a esto. Y mis nervios aguantan

pero aguantan hasta un cierto lugar.

Los causantes son los Petetes, una familia que está

enfrentada con todo el barrio.

Dos juicios que yo tenga constancia de dos agresiones:

al señor del puñetazo en la boca, a la mujer

que le arrancasteis el pelo directamente. Exacto.

El cierre de unos caminos públicos ha indignado

a los habitantes del Valle de Manzanedo

en Burgos.

Robo a mano armada, desfalco público.

Este empresario es al que acusan de no dejarles

ni visitar a sus muertos.

Vamos a empezar a andar, echó la mano al bolso,

sacó una pistola y dice: "¿Van a seguir?"

"Teleobjetivo" ha conseguido llegar hasta los dominios

de este terrateniente.

Sí, sí. Bueno, veníamos por un camino y quería

preguntar por el señor Alfonso Pérez Andújar,

no sé si podría hablar con él.

Un grupo de okupas está soliviantando

a todo un barrio en Ciudad Real.

Tienen allí perros. Antes hacían peleas de perros

allí en el patio.

¿Estos son vuestros perros?

¿Son pacíficos, Jose?

Los okupas reconocen que entraron ilegalmente.

Pero niegan el resto de las acusaciones.

Algunos vecinos se quejan de que hay delincuencia...

Que lo demuestren.

Yo voy con vosotros a la tele, y que me lo demuestren

y que nos acusen de lo que nos acusan.

Hoy, "Teleobjetivo" pone su foco

en aquellos vecinos indignados. Si tocan a uno del barrio

vamos todos. Que lo tengan claro

O atemorizados. ¿Tú a qué le tienes miedo?

Vas andando, volviéndote a ver si llevas alguien detrás.

Que están en pie de guerra contra quien quiere someterlos.

Hace pocas semanas, "Teleobjetivo" fue testigo

de un enfrentamiento vecinal muy violento.

Los protagonistas eran los Pichis, un clan familiar

que tiene aterrorizado a un barrio bilbaíno.

De verdad, de verdad.

Ya has visto que sin ningún tipo

de mediar palabra ni acción, he sido agredido.

Los mayores son muy violentos.

Y los menores se dedican a delinquir.

Tenemos varios y en algunos se les localiza

y se les ve los rostros. Hay otros en los que se ven

encapuchados o se tapan con cosas que han robado

en esa vivienda en ese momento.

Los vecinos viven en permanente tensión.

Y con miedo a que un día ocurra una desgracia.

¿Os han amenazado a vosotros? Sí, literalmente.

Que nos iban a matar, que nos iban a meter fuego.

Tenemos hijos pequeños, es diario y nadie hace nada.

Nuestras cámaras reflejaron que la zona era

un auténtico polvorín.

Tras la emisión de nuestro reportaje,

Unai ha sufrido nuevas amenazas.

La última, que iban a matar a su hijo.

Él mismo grabó este vídeo en el que uno de los Pichis

le persigue con un tridente.

Unos días después, los vecinos del barrio

se movilizaron para mostrar su rabia.

El conflicto en vez de desaparecer sigue candente.

Y ahora se ha trasladado a otra ciudad cercana: Vitoria.

Nos hemos venido a Vitoria porque hasta aquí ha llegado

parte del clan de los Pichis. Una de las integrantes

se ha casado con el integrante de otro clan muy conocido

en Vitoria por su amplio historial delictivo,

los Bartolos.

Juntos han ocupado una casa y han puesto en alerta

a todo el vecindario. Vamos a hablar con ellos.

Ya estamos llegando.

¿La calle El Cristo está por aquí?

Sí, hacia arriba. Vamos bien. Chao.

Nuestro equipo se desplaza hasta el barrio

de Abetxuko para conocer de cerca lo que ocurre.

Es un barrio humilde, de casas bajas,

de gente que lleva toda la vida viviendo aquí.

La noche anterior a nuestra llegada,

unas 700 personas se movilizaron

para pedir que este clan se vaya de la zona de Abetxuko.

"Kristo Kalean", es esta la calle.

Los vecinos planean otra enfrente de la casa

de los Pichis. Hay tensión en el barrio.

Justo delante de la casa de ellos vemos que aparece

una patrulla de Policía.

Hola. ¿Ha pasado algo en el 54?

Más bien prevención, ¿no?

Vale, gracias.

Pues esta es la casa y se oye bastante gente dentro.

¿Hola? Nuestro equipo se acerca

a la casa que han ocupado para hablar con ellos.

Un miembro de los Pichis nos atienden.

Hola.

¿Por qué te has ido de Bilbao?

Tu mujer es de los Bartolos, tú, de los Pichis.

Bueno, es el nombre con el que se os conoce.

En Bilbao, nosotros hemos visto las imágenes de los vecinos,

que está como un polvorín aquello.

Entonces al venir vosotros aquí los vecinos de Vitoria

se han puesto un poco en pie de guerra,

para prevenir. Ayer vinieron...

Con caceroladas...

¿Habéis sentido que los vecinos os querían matar?

Me he fijado antes que está por aquí vigilando

la patrulla porque se ha convertido esto

en una situación bastante tensa.

Pues no lo sé. Dímelo tú.

Yo les veo alrededor de vuestra casa.

¿Os habéis sentado a hablar con los vecinos?

¿Crees que si hablo con ellos podemos

intentarlo esta tarde?

Te doy mi palabra de que lo intento.

¿Me das la tuya de que realmente vais

a poner de vuestra parte? Sí, sí.

Al menos para hablar con ellos, que veo que no habéis hablado.

¿Lo intentamos?

Vamos a intentarlo. No paran de venir patrullas.

El conflicto con esta familia estalló el día

que se fueron de una tienda del barrio sin pagar.

La dependienta que se enfrentó a ellos nos cuenta lo sucedido.

Sandra, ¿por qué no quieres que se vea tu cara?

Tengo miedo. Tengo miedo del clan.

Del clan y de las que me agredieron.

¿Qué fue lo que ocurrió? Trabajabas en la panadería,

ellos entraron... Cuéntanos.

A las nueve y dos minutos que yo estaba ya sacando

para cerrar la puerta me entraron.

Eran 5 niños que venían en batas y zapatillas,

y tres chicas. Entonces entraron

y los niños empezaron a coger cosas.

Yo solo quería que salieran.

Que salieran para que no me destrozaran el local

o no sé, porque es que tenía miedo que me agredieran.

Entonces, una de ellas empezó...

Bueno, se cagó en mis muertos, "vamos a venir a por ti",

"no sabes con quién te has metido"....

Salí para cerrar la puerta y me quedé con ellas

porque estaba nerviosa. Y vuelven otra vez,

bajaban a agredirnos.

Que insultaron de hecho a las clientas que allí estaban

igual que a mí. ¿Pero qué os decían?

Hija de puta, zorras, mal folladas...

Las crías pequeñas allí: "No le chilles a mi hermana.

Cuidadito".

O sea, las niñas de 4 años. Pusistela denuncia

pero ahora la has retirado. Sí.

¿Por qué? Por miedo.

El barrio entero la apoyó tras el incidente y decidió

que no iban a permitir más sucesos de este tipo.

Muchas gracias. Gracias a ti. A vosotros.

Así comenzaron las movilizaciones vecinales.

Pili nos asegura que no piensan parar.

Hola, ¿qué tal? Hola.

Me decías que no te gusta mucho pasar por esta calle.

Hombre, agradable no es cuando es algo que debería

ser habitual, normal... Pero no.

Intentamos lo menos posible.

Ayer creo que aquí hubo bastante tensión.

La hubo, sí, porque son muy chulos.

¿Ellos? Ellos son muy chulos.

Pili participó en la manifestación

junto a cientos de vecinos y asegura que la actitud

de los Pichis fue chulesca.

estábamos manifestándonos normal, como todos los días,

paseando, y ayer era el día de hace un poco de pitada,

un poquito de ruido. "Idos, idos, idos".

Y no se les ocurre otra cosa que entrar un par de ellos,

hacer un corte de mangas, una peineta, abrir la puerta

y reírse con mucha chulería.

Y para chulos, nosotros.

¡Hijo de puta!

En las imágenes vemos la situación que se vivió

en el momento en el que los Pichis

vuelven a casa protegidos por la Ertzaintza

que hace guardia en su puerta.

Estáis en pie de guerra. Sí. Y no vamos a dejarlo

hasta que se vayan.

Lo que no sé, es por qué no se han ido ya.

Se lo hemos dicho alto, claro, en silencio. Da igual.

¿Esa es vuestra baza, molestarles

con esas concentraciones para que se vayan?

Nuestra baza es que mientras estamos aquí el pueblo,

el barrio, los vecinos les decimos: No toquéis a nadie.

No queméis un coche.

No entres a un bar o a un comercio

y digas "me voy sin pagar".

¿Ya lo han hecho eso? Ya. Tienes a todo

el barrio enfrente. Y el día que toques a uno,

nos tocas a todos, que lo tengan claro.

Y estamos donde estamos porque el barrio se levantó,

dio la cara y dijo: "Hasta aquí".

Si no, esto no saldría en ningún sitio.

Os habéis unido todos. Hasta que se vayan.

En el momento en que os enteráis de quiénes son.

Si llegan a ser otra familia que no ocupa, aquí no pasa nada.

Hay alguno de ellos que viven en otra zona,

no sé si son Bartolos o Pichis. A mí me da igual.

Ellos tienen su casa, hacen su vida.

El problema es ser Pichis, Bartolos y ocupar una casa.

Ocuparla y pensar que esto es tu casa, tu territorio,

que aquí marcas las pautas. ¿Y los dueños de la vivienda?

Han puesto ya la denuncia correspondiente y está vía penal.

Nos encontramos con otro vecino, Erlantz.

Estamos como estamos. Estáis muy exaltados.

Ahora, estando como está el pueblo,

la chispa está encendida y es cuestión de días

para que reviente por algún lado.

Detrás de ese, entrará el otro 200%.

Si tocan a uno del barrio...

Que no toquen a un abuelo, a una anciana.

Cuando hay manifestación, cogen a las ancianas

y les dicen: "¿Tú qué haces manifestándote?"

Hace lo que le da la gana, que está en su barrio.

Te quedas en tu casa, que no es esta.

Si provocas, nos tendrás enfrente.

Más claro, no lo puedo decir.

Han tapiado algunas para que no vengan

más integrantes de Bilbao y se metan aquí.

¿Nos enseñáis cuáles son?

Esta es la puerta tapiada.

Aquí intentaron entrar. ¿Esto es normal?

¿Aquí quién intentó entrar? Intentaron en varias.

Han entrado en esta y otra que tiene las ventanas tapiadas.

Y en otras, que intentaron entrar y los pillaron.

¿Tú vas a venir también hoy a la manifestación?

No lo sé. Tengo el miedo, que vivo al lado.

A mí me intimida un poco porque yo aparco el coche enfrente

todos los días, los veo todos los días.

Es bonito cuando estamos 700 personas paseando,

a luego, que yo me marcho y vuelvo solo.

En el barrio, la tensión es evidente

y nadie sabe lo que puede pasar por la noche.

En la asociación de vecinos están preparándolo todo

para que la movilización sea un éxito de participación.

Gracias.

Hola. Estáis haciendo la pancarta para esta tarde.

Cuando toque. Exactamente.

¿Has podido contactar con la familia?

Hemos estado en la casa. Y ellos dicen

que se sienten amenazados más por vosotros.

Es como "no hemos hecho nada nosotros aquí

y por ser Pichis y Bartolos, ellos están viniendo

con estas manifestaciones y demás".

Porque no han hecho nada, como para que estéis así.

Bueno, lo cierto o no cierto, es que, quizás,

no hayan podido hacer demasiadas cosas en el pueblo,

porque el pueblo está ahí, bastante encima.

Pero el empiece, no fue bueno, de todas maneras.

Ya sabes que les vio controlando un poquito las casas,

si estaban o no estaban vacías,

fotografiándolas, grabándolas.

Y lo cierto o no cierto, es que después, pasados unos días,

efectivamente, vino más gente desde Bilbao

con la intención de ocupar. Bueno, seguir

con la misma intención también los vecinos

en esa alerta roja que, desgraciadamente,

impera un poco en el pueblo.

Pues se hizo frente a tiempo para que no pudieran instalarse.

Sobre todo, por ver el bagaje de esta familia en Bilbao.

Es lo que os ha puesto a vosotros en alerta.

Y luego, son pequeños altercados en un bar,

pequeños altercados en una panadería, en un tranvía.

Otra patrulla. Se acerca la hora y cada vez hay más patrullas.

Esas viejecitas que ves ahí al fondo,

todos los días vienen las cuatro.

(Suenan bocinas)

Todo está listo. Cientos de vecinos

están preparados para pedirles a los Pichis

que abandonen su barrio.

Y aquí ya se está montando el jaleo bien.

¡Uf! Es que ya no sé cuántos son.

Hasta luego. Luego nos vemos.

Hoy estáis realmente...

Bueno, hoy vamos a matar a los Pichis.

Los tenemos que echar de aquí como sea.

Estáis ya en ese punto.

Sí, sí, sí. Que se vayan.

Ellos dicen que no han hecho nada todavía,

que no entienden esta reacción violenta por parte de los vecinos.

Ellos son muy violentos y nosotros vamos a serlo más.

(Suenan golpes de cacerolas)

¡Unidos jamás serán vencidos!

Óscar, hoy va a ser difícil contener a los vecinos.

Mira. Que se desahoguen un poco aquí

por medio del silbo, el tambor.

Dejemos la cabeza para saber estar.

Cámaras de televisión, patrullas policiales y vecinos,

muchos vecinos.

La manifestación arranca y los asistentes utilizan

el ruido como protesta.

Con esa gente, no se puede hablar.

Ya vemos lo que hacen en Bilbao.

Claro. Pero él me dice que es la gente de Bilbao,

que aquí no han hecho nada.

Esa gente está bien dos días y al cuarto, se alborotan. Que no.

Que no. Que es hierba mala. La hierba mala, hay que limpiarla.

(Suenan vuvuzelas y silbatos)

Los manifestantes tenían la consigna de no pararse

enfrente de la casa de los Pichis.

Pero la ira vecina es más fuerte.

(REPITEN) ¡Fuera! ¡Fuera!

Os resistís a iros de enfrente de la casa de los Pichis.

Sí. ¿Por qué? Óscar me decía

que las indicaciones eran no pararse.

Lo que no queremos, es que estén aquí.

Porque ha sido un barrio muy tranquilo

y queremos que siga siendo así.

(REPITEN) ¡Abetxuko!

(APLAUDEN)

Si quieren fuego, se combate con fuego.

En lo legal, las protestas van a estar y el pueblo responde.

Gracias. De nada. A vosotros.

Y esperemos que se una más gente. Tiene pinta.

¡Que se vayan! ¡Que se vayan!

Oye, son Inés, de TVE, que estuve hablando con vosotros.

Los Pichis nos confirman por teléfono que no están en casa.

Así que les esperamos en la puerta hasta que vuelven.

Vienen ahí. Sí, son ellos.

Hola. Os habéis tenido que ir de casa, ¿no?

¿Visteis la cantidad de gente que había?

Yo he hablado con los vecinos.

Me dicen que hablar, poco, que lo que quieren,

es que os vayáis, que ellos no habían hecho

ninguna movilización, hasta que vosotros fuisteis

a la panadería, pasó ese incidente.

Hoy os habéis ido de casa porque veíais que se iba a armar.

No os marcháis. Ellos seguirán con sus movilizaciones.

Vosotros, en la vuestra, que no volvéis a Bilbao.

Esto, yo, desde fuera, no veo la solución.

Vosotros no os queréis ir.

Ellos no van a parar.

Que llamar a los de Bilbao.

Eran cientos.

Ya. Yo te veo a ti con ánimo de...

Gracias por hablar con nosotros.

Hasta luego.

Está claro que los Pichis

no están dispuestos a abandonar el barrio.

Mientras tanto, los vecinos de Ollería, en Bilbao,

como Unai o Roberto, han decidido sumarse

a las últimas protestas y concentraciones

que han realizado los ciudadanos de Abetxuko.

Una situación insostenible viven los vecinos de Basauri,

amenazados por un clan familiar muy agresivo.

Ahora me llaman "puto gitano". Me llaman de todo.

¿Qué hago? ¿Los tengo que aguantar yo siempre?

En el País Vasco, los clanes gitanos siembran el pánico

en los barrios en los que se instalan.

A los polémicos Pichis de Bilbao y Vitoria,

se suman los Petetes, que ha desatado

una guerra de agresiones y amenazas

con los vecinos del barrio de Larrazábal, en Basauri.

Estos, hartos de aguantar,

han decidido denunciar y protestar.

Hemos quedado con los vecinos fuera del barrio.

No quieren que nadie del clan les vea hablando con nosotros.

Todos los que estáis aquí, habéis sufrido alguna agresión

por parte de Petete y su familia. Esas dos.

Insultos o agresiones.

Yo, de todo.

Y tú, de todo. Insultos.

Vino, así, de repente. Me dio una hostia.

Yo iba con el perro paseando.

Y yo llegó y le pegó un puñetazo en la boca, me dice.

Tú, como presidenta de la asociación de vecinos,

recoges las quejas vecinales, pero, también,

sufriste en primera persona esas amenazas.

Y agresión. Agresión, también.

¿Qué pasó en tu caso?

Es duro volver a recordar. Es...

Porque ves las cosas que están pasando.

Son muchos años y estamos exactamente igual que al principio.

¿Denunciaste tu agresión? Claro. Con juicio y todo.

¿Y qué pasó en el juicio?

Nada. Lo gané y ya está.

El juez dictaminó que fue

el Petete quien le arrancó el cabello de la cabeza.

¿Tú ahora tienes miedo de pasar

por la calle de ellos? No pasas por allí.

No. No paso. Yo paso por otro lado.

Prefiero que me pille un coche.

Cuando ves a unos cuantos, imponen mucho, da miedo.

Lo que él os dice es que este es su territorio.

Aquí hago lo que quiera. Sí. Más o menos.

Cuando habla, se refiere a su territorio.

Nos acercamos al barrio a buscar a los miembros del famoso clan.

Solo pronunciar su nombre, crea alarma entre los vecinos.

¿Conoces a Petete?

¿Por qué, sin decirte de qué

vengo a hablar, ya...?

¿Eres Petete? ¿Y está dentro? ¿Puedo hablar con él?

Llevamos apenas unos minutos en el barrio

y la tensión es evidente.

¿Por qué?

¿Son muy conflictivos o qué?

Por lo que yo tengo entendido, bastante.

Pues yo he visto denuncias.

Hay un juicio en unos días. Por algo será.

Sus palabras suenan a amenaza.

En Larrazábal, o estás con los Petetes

o estás contra ellos.

Hola. Le veía que iba a entrar en el número seis.

Vecino de Petete y compañía. En el portal de al lado.

¿Y eso cómo se lleva? No muy bien. ¿Pero qué vas a hacer?

Aquí han pinchado ruedas, han roto cristales.

A mí me han tirado la moto

y me han hecho una avería de 700 euros.

¿Y eso por hacer qué? Nada. Por echar unas risas.

Por fin localizamos al Petete.

Tú eres Petete.

El causante de todos los conflictos en este barrio.

Habéis presentado la denuncia

otra vez con el mismo vecino. ¿Qué ha pasado?

Nos amenazan con escopetas, nos tiran macetas

desde el cuarto piso. Como los gitanos tenemos

mala fama, tenemos que callar.

Pero los vecinos me dicen que eres una persona,

y yo te traslado, "muy agresiva".

Hay gente que no se atreve a denunciar, a dar la cara.

Eso es mentira. Hay un juicio pendiente

con un vecino porque se le ha roto el coche

en varias ocasiones, se le ha pegado a él también

Que no sé lo que... que lo prueben con afirmaciones,

una grabación o algo. A mí me han pinchado

las ruedas y los cristales del coche.

¿Y qué hago? ¿Voy donde ellos? Pero pegaste a este hombre.

No, él me pegó a mí, tengo parte de lesiones.

Me pegó en la nariz y sangré.

Tengo parte de lesiones, te lo puedo enseñar.

Sí, sí, te lo agradezco.

Petete intenta convencernos de que, en realidad, la víctima es él

Mira, otra denuncia. Pero, escucha,

es una denuncia contra vosotros.

Figuran como personas denunciadas Arturo Salazar, que eres tú.

No la habéis presentado vosotros, es contra vosotros.

Tengo que ir al juzgado, pero tengo otra denuncia puesta.

Pero esta denuncia que me das es contra ti.

Ellos me han denunciado, pero yo puse una contra ellos.

Tengo tres juicios ya. ¿Tres juicios?

Sí, sí. Una vez que se llega tan lejos,

tú entenderás que hay una autoridad que ve indicios de delito.

¿Indicios de delito? Claro, es decir, si vas a un juicio

será porque hay indicios de que ha pasado algo.

Puede. ¿Sabes qué pasa? Los medios y los periódicos

y las redes sociales dicen lo que les da la gana.

Vine a escuchar tu versión. Ellos dicen su versión,

pero no saben la nuestra. Me llaman "puto gitano".

Me llaman de todo, ¿los tengo que aguantar yo siempre?

Gracias por hablar con nosotros. Petete insiste en su inocencia.

El vecino agredido por él se llama José,

y hoy han tenido una nueva disputa. Ambos se han denunciado

(LLAMA AL TIMBRE) Hola.

¿Vive aquí José?

¿Se ha ido a denunciar?

Hemos quedado con él, le encontramos volviendo a casa.

Hola, ¿eres José?

Justo veníamos de picarte.

Nos dijo tu hija que vienes de denunciar también.

Menuda tarde, ¿no?

Ya me cuentas qué ha pasado, José.

Ellos me han contado su versión ahora, que vienen de denunciar,

veo que tú también. Le he denunciado yo,

porque me amenazó a mí. Yo he puesto la denuncia,

porque bajábamos por la escalera, bajaba él.

Iba con mi hijo el pequeño. Ajá.

Y, según entraba en el portal, dice: "Vamos a por Garrotes".

Y se metió en casa. Y, antes de meterse en casa,

digo: "¿Me estás amenazando? ¡No me amenaces!".

Y salí ya a la calle y han salido detrás de mí.

Yo me alteré un poco. Al decirme eso delante de mi hijo:

"Delante de mi hijo no me amenazas".

Hasta ahora he estado calladita, pero nos provocan:

Pues malas miradas, o sea, pasan y te escupen.

La de hoy es una más de muchas tensiones.

La agresión de la que nos ha hablado la familia de Petete

comenzó cuando hubo un conflicto entre las hijas de ambos.

Cuando la hija de ellos intenta robarle el móvil a la vuestra,

ahí ya es cuando no podéis más y denunciáis.

Ya... -Lo llevaba avisando mucho tiempo,

cinco o seis años avisándoselo, y sigue con lo mismo,

que son niños. Como son niños... y denuncié.

A raíz de poner la denuncia es cuando ocurre la agresión.

¿Qué pasó? ¿Cómo fue la agresión?

La agresión fue muy sencilla, pues yo estaba currando.

Iba andando a repartir a unos clientes unos cupones

que tengo fijos y le dije: "Que sepas que denuncié a tu hija".

Y me empezó a hacer con una correa de un perro

como que me iba a dar. Puede decir lo que quiera,

tengo muchos testigos de que me lanzó la primera hostia.

¿Qué pasó? Acabaste en urgencias. Los cupones a tomar por culo.

Y eso me lo hace aquí, ahí arriba.

Si le pase algo a alguno de mi familia,

me voy a la cárcel, me voy a la cárcel.

Pero a mí no me anda con tonterías. ¡Estoy a esto!

Estoy a esto. Y mis nervios aguantan,

pero hasta cierto lugar. O él o yo.

Y aquí el problema es que están ellos y vienen 50.

Este es el parte de lesiones, "acude a este servicio

por presentar contusión con erosión en un dedo,

rodilla derecha y pequeña contusión en región malar derecha".

Este es el parte de lesiones de la agresión.

¿Sabes lo que les pasa?

Que cobran gratis, venden mucha droga.

Y la droga les come el cerebro.

Ya. ¿Hay trapicheo...? Yo he visto meterse en Navidad

rayas encima de los capós, solo con decirte eso...

Sí, sí, no, no. Agresiones, drogas

y delincuencia en el barrio.

La presencia policial es constante.

Sigue estando la patrulla, no se va.

Sí. ¿Esto es habitual aquí cada noche?

Ahora, últimamente, sí. Y cuando faltan ya hay problemas.

Dices que hay vecinos que se han ido de este edificio.

Sí, ha habido gente que no aguanta. Esto es inaguantable.

A la mañana siguiente, seguimos pulsando

el ambiente en el barrio.

La Policía patrulla la zona desde primera hora.

Está pasando justo en este momento otra patrulla de la Ertzaintza.

Acabamos de hablar nosotros con el ayuntamiento

y lo que nos dicen es que hacen lo que está en su mano,

que han incrementado mucho la vigilancia policial

y ahora están barajando otra medida extrema,

y es la de colocar cámaras, cámaras de seguridad,

en el exterior del edificio como medida disuasoria.

Alguien mira desde la ventana.

La familia de Petete vigila detenidamente dónde vamos

y con quién hablamos. Escúchame, aquí no hay nada.

Ahí está la Ertzaintza y, si hubiera algo,

habría cada día una detención. No hay nada.

Nosotros tenemos miedo de lo que están haciendo en falso.

Tenéis todos miedos, los vecinos no se atreven a decir "mu".

¡Reuniones! ¿Que no dicen "mu"? ¡Venga! ¿Cómo que no?

Están cada día diciendo 40 000 perrerías y es todo mentira.

¡Todo mentira! Pero si me mentís a la cara

de que no hay denuncias y habéis perdido juicios.

Y ahora no me lo reconocéis.

Dos que yo tenga constancia, de dos agresiones:

Al señor del puñetazo en la boca, a la mujer que le arrancasteis,

creo, el pelo directamente. La cabeza de pelos.

Exacto. Ni una muerte.

¿Te parece que hay que llegar a una muerte para que sea grave?

¿Crees que hay que llegar a una muerte para que sea grave?

¿Te parece bonito que a un hombre le llame

"hijo de p... chupa..." a un gitano y "me cago en tus muertos"?

Si no quieres polvo, no vayas a la era.

Petete y su familia niegan ser motivo de enfrentamiento,

pero los vecinos continúan haciendo concentraciones.

Aseguran que no pararán hasta que el conflictivo clan

abandone su barrio.

Otros vecinos muy indignados son los habitantes

del Valle de Manzanedo, en Burgos.

El vallado de unos caminos les ha puesto en pie de guerra.

Sí, sí, bueno, quería preguntar por el Sr. Alfonso Pérez Andújar.

No sé si podría hablar con él.

(Se oyen ladridos)

Candados como este y vallas metálicas como esta

tienen en pie de guerra a los vecinos del Valle de Manzanedo,

en Burgos, se quejan de que una empresario compró el terreno,

lo ha vallado completamente y ha cerrado los caminos públicos

por donde transitaban libremente.

Este es el valle burgalés de Manzanedo,

formado por 16 pequeños pueblos.

El empresario Alfonso Pérez Andújar

compró 800 hectáreas con dos pueblos dentro y las cercó.

En su interior, se han quedado varios caminos públicos.

Hola, Margarita, ¿qué tal?

¿Cuál es el problema con esta valla?

El problema de esta valla es que un empresario

llamado Alfonso Pérez Andújar, en su día, solicitó vallar

todos estos terrenos, se le concedió,

pero con la obligación de dejar

los caminos públicos abiertos al paso.

Lo que hizo es cerrarlos con el candado.

Bueno, pues esto sería un camino público,

que se accedía a Rioseco y también a la casa concejo.

Aquí hubo una casa y unos suelos. Por aquí circulaba la gente

libremente y, ahora... Pues ya vemos que, efectivamente,

es un candado que no lleva dos días, es un candado viejo.

¿Y esto por qué lo hace? Yo creo que le permite hace

uso privativo de los bienes públicos,

que no debe hacerlo, y acampar a sus anchas en ese sentido.

Esa privacidad de que "hago lo que me da la gana dentro

y nadie me va a estar observando si hago esto o hago lo otro".

Alfonso Pérez Andújar es un empresario ganadero,

uno de los antiguos dueños de Clesa,

que llegó a este valle de Burgos a criar cabras

y fabricar quesos ecológicos.

La polémica ha estallado

y está denunciado por sus vecinos por usurpación de bienes públicos.

En este mapa vemos la actual situación del valle.

La zona señalada en color

es el cerco que ha puesto el empresario.

También podemos ver la situación de las puertas.

En el valle, hoy solo habitan 132 vecinos,

y muchos de ellos están molestos.

Buenas tardes a todos, vecinos de aquí del pueblo.

¿Cómo calificarías lo que está haciendo este hombre?

Robo a mano armada, un desfalco público.

Está cabreada la gente. Sí, está dolida y cabreada, claro.

Aquí hay gente que no puede acceder al cementerio,

a ver a las personas que tienen descansando ahí, sin una amenaza.

Angelita, tú eres de aquí, de esta región.

Sí, de esta región, de este pueblo. ¿Has vivido mucho aquí?

Angelita es otra vecina dolida.

Vivió en este valle hasta los 22 años

y aquí tiene enterrados a sus abuelos.

Hace algún tiempo, se llevó un gran susto

cuando intentó ir a rezarles.

Nos amenazaron. ¿Qué pasó?

Pues, eh, nos vio un señor con...

subido en una pared anchísima que estaban haciendo.

Y estaba con una porra, así, la tenía así, la agarró y dice:

"¿Dónde van ustedes?. Digo: "Pues al cementerio,

a ver la tumba de mis abuelos".

Dice: "No se puede pasar, ya no existe, es terreno privado".

Digo: "Perdona, una iglesia y un cementerio no son privados".

Y me dice: "Bueno, pues ahora mismo es privado, no puede pasar".

Entonces, mi marido y mi prima se quedaron atrás

pero mi primo y yo nos agarramos y seguimos adelante.

Íbamos a empezar a andar, echó la mano al bolso,

sacó una pistola y dice: "¿Van a seguir?".

Le miré así y digo: Pero, bueno, claro que vamos a seguir".

¿Y qué sentimiento te genera no poder llegar?

Impotencia, rabia, eh...

mala leche, no se puede decir, pero bueno.

Tristeza, mucha tristeza.

No me parece justo que te apunten con una pistola

por entrar en un cementerio.

Desde entonces no has vuelto. No he vuelto.

Le acompañamos al cementerio para comprobar si conseguimos llegar.

A ver si encontramos el cementerio,

a ver si no nos apuntan ni nos hacen nada, ¿no?

Este es el camino que hiciste para llegar al cementerio.

Es un camino público. Es un camino público.

Ella quiere volver a rezar allí.

¿Qué crees que nos vamos a encontrar, Angelita?

Me imagino que nos dejarán entrar.

Porque con lo que me habéis contado,

de que la iglesia y el cementerio no existen...

Todo eso que se ve aquí ya son las propiedades de este empresario.

Mira, aquella torre de... Sí, son las nuevas propiedades.

Es una pasada. Si se levantaran los que vivieron ahí,

dirían "nos han hecho un palacio",

porque es increíble. Es una señora casa.

Es una señora casa, es una mansión.

Mira, ¿ves la iglesia?, aquella es la iglesia.

Pues, justo atrás estaba el cementerio.

La iglesia sigue, no la han tirado.

Y cuando llevamos caminando

10 minutos, aparece un joven acompañado por sus perros.

Pues sí que vienen unos cuantos perros, sí.

Sí, sí, bueno, estamos viniendo por un camino y quería preguntar

por el señor Alfonso Pérez Andújar, no sé si podría hablar con él.

¿No se puede?

¿Sí, por qué nos estás grabando?

Porque esto se valló, es la denuncia de los vecinos.

Pero, aquí, los caminos públicos están vallados, ¿no?

De hecho, la familia está imputada por este tema.

Bueno, ¿eres familiar del señor Alfonso Pérez Andújar?

El ambiente se relaja, Angelita le cuenta a Alfonso

el incidente de la pistola

y él asegura que no tiene nada que ver.

Me dice: "Esto es terreno privado y no se puede pasar".

Con una pistola me dijo: "Ni se mueva".

¿Qué te parece?

No, era otra persona.

El joven accede a dejarnos pasar hasta el cementerio

y que Angelita pueda rezar a sus familiares.

Nos acompaña hasta el lugar y accede a que le entrevistemos.

¿Qué os ha ocurrido? Prefiero no decir nada más,

tú sacarás esto, me parece estupendo,

esto es todo lo que quiero decir, no quiero dar más detalles.

¿Puedo preguntar por la imputación

de la familia o tu defensa cuál sería?

Sabes que las sentencias son públicas, ahí están

para quien quiera leerlas, que las lean si quieren

y luego, habrá una sentencia.

A esa persona que dice: "Nos están cerrando

los caminos públicos y no podemos cruzar".

Los caminos públicos que mueren a valla,

cancelas o puertas que están abiertas.

Si no están abiertas, no son caminos públicos.

Punto.

¿Os habéis planteado, alguna vez, abrir esos caminos públicos?

¿Cómo que abrirlos? Algunos que sí están cerrados

con cancelas, con candado. Que no hay, te digo la mayor.

Pero, yo he visto alguno, es un debate complicado,

pero, yo lo he visto, en caso de que lo haya,

igual no eres consciente al haber muchos,

¿os planteáis abrirlos?

Claro, en el caso de que hubiera o hubiese que no es,

deberían estar como están hoy, que es abiertos.

Pero, nuestra cámara ha comprobado lo contrario, al llegar

a los caminos, el candado estaba puesto

cuando intentamos pasar.

¿Y la imputación por qué llegó? Llegó porque ya sabes

que en este país sale gratis imputar

y sale gratis decir muchas cosas.

Y, luego, habrá un juicio muy largo y una sentencia.

Durante este proceso,

yo soy un malvado, un usurpador, yo soy tal o soy cual.

Con nosotros, Alfonso se muestra amable.

Tiene la sensación de que el pueblo

ha empezado una injusta cruzada contra su familia.

Por su parte, Angelita está feliz.

Es el cementerio al que viniste.

Es al que yo vine y ya ves qué le expliqué.

Y aquí, están enterrados tus abuelos.

Sí. No sé si quieres estar algún rato

o tener un poco de intimidad.

Si bajáis, sí, un poquito. Muy bien.

Pero, gracias por todo.

Angelita, gracias a ti,

aquí te dejamos y que vaya muy bien.

Gracias. Gracias.

Ahora veremos cómo la llegada de unos okupas a un barrio

muy tranquilo de Ciudad Real, está destrozando la convivencia.

¿Y cómo entraste?

Buenas tardes. Buenas tardes.

Vecinos de Ciudad Real, ¿qué problema tenéis aquí?

Muchos, entre ellos, un problema de okupas.

Ilegales en una vivienda.

En una vivienda, no. -En dos bloques que han ocupado.

¿Cómo es la convivencia y qué ves?

Hay un problema de inseguridad y hay trapicheo,

ha habido mucho trapicheo.

De droga.

Yo no sé de qué, pero, de materia robada, mucha.

Que son muchas. ¿Por qué, qué ves tú?

Cargar furgonetas, cargar coches, ruidos,

llevarse un montón de cosas

a ciertas horas intempestivas y, luego, hay riñas entre ellos,

muchas voces, gritos y...

-Los perros, también, molestan. -Tienen unos perros,

que no sé cómo los tratan,

pero, se tiran aullando toda la noche.

¿Episodios de amenazas o de delincuencia?

Concretamente, la suegra de este vecino,

pasó por ahí paseando y la amenazaron:

"¿Qué miras vieja aquí?, que salimos que te rajamos.

Una persona mayor y además, con bastón,

se quedó mirando, salió uno de los que había allí

y le pegó dos puñetazos,

se puso una capucha y salió corriendo.

¿Y tú, a qué le tienes miedo, Maribel?

Pues, miedo, pues, eso, la inseguridad, la intimidación.

Vas andando y te vuelves

a ver si llevas alguien detrás, fíjate.

La lista de delitos que, supuestamente,

comete esta familia

es larga y los vecinos se han cansado.

Francis, buenos días, ¿cómo estás? Hola, ¿qué tal?

Sitúame, ¿dónde están estas familias conflictivas?

Mira, están justo allí, en la parte de atrás

de la Avenida de los Descubrimientos.

¿Qué supone pasar por ahí? Eso era una avenida muy visitada

y, sin embargo, por esa zona ya no pasa nadie.

Pasan dentro de las comunidades cogen lo que ellos quieren,

se han llevado bicicletas, sillas...

Los coches nos lo tienen hechos polvo.

Pusieron una valla verde para que no se les viera.

Tienen perros, antes hacían peleas de perros en el patio.

Vamos a acercarnos a los bloques donde viven estas familias

de las que nos hablaron los vecinos,

para ver cómo responden,

si dan su versión y a ver qué nos encontramos.

Sí, debe ser este bloque, vamos a ver.

Dónde está la entrada.

Dónde está la entrada.

Evidentemente, no se ve a nadie, se escuchan los perros.

Hola, perdona, ¿tienes un...?

(Ladridos)

Estaba cogiendo la comida,

vale, perdona, te molesto muy poco tiempo.

Sí... buenas, mi nombre es Luis.

¿Tú eres?

José, ¿qué tal, cómo está la situación en el barrio?

La situación, complicada.

¿Y vosotros vivís aquí?

Estás de okupa.

Esto todo lo has puesto tú.

¿Y cómo entraste?

José y su familia lleva 8 meses de okupa,

nos invita a pasar a su casa.

¿Quieres ver que estoy haciendo la comida?, pasa.

Antes de entrar, nos encontramos con 4 perros bastante agresivos.

¿Y estos son vuestros perros?

¿Son pacíficos, José, o qué?

Aquí vivís.

¿Qué estás haciendo aquí, José?

¿Cocináis así, como estoy viendo, con madera?

Hola. Hola, ¿qué tal?

¿Y cómo salís adelante? Esto está derrumbado,

mira cómo tengo mi casa, con mis pájaros y mis cosas.

Algunos vecinos se quejan que hay delincuencia.

Que lo demuestren,iré quieran y que me lo demuestren

delante mía, a ver la delincuencia,

que nos acusen de lo que nos acusen.

Por acusar, también les puedo acusar de vender droga

como muchos que hay por aquí.

Dicen que aparecen coches rotos, retrovisores...

Mi coche me lo rompieron, cuatro ruedas, yo no he dicho nada,

me lo pincharon ellos.

¿Qué plan tenéis? De aquí no me voy,

si me voy, me voy al segundo, al tercero

o me voy allí enfrente, en la vía con mi niño.

Cuando pase alguno que los pillen, bueno, es así,

pero, vamos a ver, si se gastan la vida en balas, en guerras,

¿no te pueden dar una casa y un trabajo?

Si no tenemos un duro, no tenemos nada.

Yo no valgo para robar, eso por supuesto.

Tú no tienes antecedentes penales.

No, sí tengo antecedentes penales.

¿Y por qué? Por robo, también.

Y ahora que viene el invierno, ¿cómo será aquí?

Pues, mucha lumbre y mucha manta.

¿Nos enseñas el resto de la casa, podemos ver un poquito?

Aquí tenéis el baño.

Vosotros no tenéis luz, lógicamente.

¿Por aquí, qué es? Aquí duermen tres niñas grandes.

Aquí duermen tus hijos,

¿tienes miedo de que te tiren de aquí?

¿Dónde me voy?

¿Esto qué es? Es mi habitación.

Aquí dormís. Aquí duermo yo y mi mujer.

Sospechan los vecinos que traficáis con droga.

Ojalá, entonces estaríamos...

¿dónde están los Ferrari y los Porsche?

Vamos a ver.

¿Salimos fuera y te acompañamos y haces la comida?

La garrafa para lavar a los niños,

no los vas a llevar con mierda a la escuela.

¿Esto es lo que llenáis en las fuentes públicas?

Allí, a dos quilómetros,

porque había una aquí cerquita y la cortaron ellos.

Porque han querido, me parece muy bien.

¿Con eso se bañan tus hijos? Claro, nos bañamos todos.

Por lo menos que vayan curiosos a la escuela.

Esto es un generador.

Sí, esto de luz, esto de cinco litros,

esto da para dos horas.

Ajá. Para lo básico,

para ver la tele los chicos y todo porque para el frigorífico no vale.

Dicen vecinos que habéis desvalijado casas

y que habéis robado lo que hay dentro de las casas...

Tú lo ves cómo está.

Cuando venga la policía

que me digan lo que quitaron de aquí.

Mi zona es esta, ¿no lo ves?, yo esto lo tengo vallado.

Aquí es donde yo vivo, este lado, lo demás,

lo que hayan hecho, ya no lo sé.

No habéis robado nada de ninguna casa.

Has visto cómo está mi casa,

yo he estado aquí sin luz siempre y sin agua.

A pesar de que José defiende que no crea problemas,

sus vecinos de alrededor viven atemorizados.

Dime dónde vives tú, dónde viven ellos.

Pues, yo vivo muy cerca, los veo a diario,

entonces, mi paso es su casa y nos llevamos regular

porque al principio no se metían mucho,

pero, ahora, hace un tiempo que nos amenazan.

Los payos chivatos, están un poco más acorralados

y, a veces, sueltan alguna prenda.

Prefieres que no se te identifique en la entrevista, ¿por qué?

Porque para mí no es seguro que sepan quién soy.

Son gente conflictiva, por culpa de ellos,

aparte de lo de la basura,

nos quedamos sin luz muchas veces en el barrio

porque ellos se enganchan y roban la luz que pagamos todos.

De la noche a la mañana te puedes quedar

un fin de semana a oscuras.

Creemos que están con drogas

o venden lo robado,

pero, robar, han robado muchísimo, además, tiene denuncias por robo

y nos han dicho que el valor es más de 1 millón de euros

de lo que se llevaron

de los dos edificios de unas 64 viviendas.

A pesar de que los vecinos hablan de beneficios,

el modo de vida de José y su familia, no los refleja.

Cae la tarde y esperamos a que Consuelo,

la mujer de José, vuelva a casa con sus niños.

Buenas tardes, Consuelo, qué tal, no sé si te comentó

José que estuvimos hablando con él un rato.

Ah, sí. ¿De dónde venís ahora?

De solicitar esto de...

de los currículums y cosas de esas.

Sí. Lo de las ayudas del paro.

He entregado unos pocos currículums y hasta el mes

que viene, pues, no puedo solicitar nada.

Hay vecinos que se quejan que hay delincuencia.

No estamos solos, te lo digo. ¿Qué quieres decir?

Que hay otro bloque que, también, hay gente

y que por unos, pues, pagamos todos.

Yo sé que no, que por nosotros no es.

Lo que pasa es que hay otras clases de personas.

Ahora, se hace de noche, ¿cómo os apañáis adentro?

Con una vela. ¿Puedo pasar contigo?

A ver si encontramos el mechero para poder encender la vela.

Esto cada noche. Sí.

Esto es todos los días igual.

¿Que me echo a llorar

y digo: "Hasta aquí, no puedo más?,

no digo que no.

Siempre encuentras fuerzas.

De donde no las hay muchas veces.

Lo único que pido que me dé suerte...

que me dé un poquito de suerte y encontremos un cacho de trabajo

y que podamos tirar adelante, como aquel que dice.

Gracias por atendernos y mucha suerte.

La verdad que sí, a vosotros. Gracias.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Vecinos en pie de guerra

Teleobjetivo - Vecinos en pie de guerra

25 nov 2016

Los reporteros de Teleobjetivo recogen las movilizaciones de los vecinos de Vitoria contra la reciente llegada del conflictivo clan de 'Los Pichis' y la ola de altercados que ha generado en Basauri una sola familia: 'Los Petetes'. El programa de denuncia social se hace eco también de la indignación de los vecinos del Valle de Manzanedo contra un empresario ganadero y de la inquietud que ha generado en Ciudad Real la llegada de varias familias de okupas.

ver más sobre "Teleobjetivo - Vecinos en pie de guerra" ver menos sobre "Teleobjetivo - Vecinos en pie de guerra"

Los últimos 69 programas de Teleobjetivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Estamos en Facebook ...
Recomendaciones de usuarios