www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3797300
No recomendado para menores de 16 años Teleobjetivo - O pagas o cobras - ver ahora
Transcripción completa

Son boxeadores,

ex militares,

seguratas.

Trabajan para una empresa

que se dedica a echar a okupas de las casas.

Cuando alguien no se quiere ir, ¿hay amenazas, hay extorsión?

¿De nuestra parte hacia a ellos? Absolutamente, nunca.

Si se siente coaccionado por la presencia física,

lo entiendo. Pero los míos están en actitud relajada.

Que se asomen y vean que llevo cuatro grandotes.

El jefe de la empresa, Daniel Esteve,

fue luchador de vale tudo,

peleas en las que todo está permitido.

Le hizo un KO y le pisó la cabeza en el suelo.

O sea, ya había terminado el combate. Se le fue la cabeza.

Desokupa ya tiene varias denuncias por sus actuaciones.

Marta ha sufrido su forma de proceder.

Yo me encuentro aquí a los hombres.

Y, evidentemente, no me dejan entrar a mi casa.

Mi hija estaba temblando de miedo, llorando.

Estos negocios están proliferando

y sus controvertidos métodos están causando desórdenes públicos.

(GRITAN)

Otros cobradores son todavía más violentos.

"Teleobjetivo" ha localizado

a uno de estos matones que salda deudas.

Suelen ser porteros de discoteca o ex guardias de seguridad,

muy acostumbrados a la violencia diaria.

Otros cobradores, se disfrazan para reclamar las deudas

a morosos persistentes.

Estamos haciendo un reportaje de la labor que hace esta gente.

Necesitaría hablar con él.

Hay deudores que hartos de tanta persecución,

cometen alguna locura.

Y otros que, simplemente, no pagan.

Se ha puesto en contacto con nosotros

un antiguo proveedor tuyo

que asegura que tienes una deuda con ellos

de 17 000 euros. La situación está como

cualquier proveedor y estamos en ello.

Hoy, en "Teleobjetivo", ponemos el foco

en los morosos y en los cobradores.

Algunos pueden ser muy violentos.

Y otros, utilizan métodos muy polémicos.

No. No desalojamos. Controlamos el acceso.

Invitáis. No invitamos a nada.

Estos hombres musculosos con un físico intimidante,

expertos en boxeo y artes marciales,

son miembros de Desokupa.

Una empresa dedicada al desalojo de pisos ocupados

y que está generando mucha polémica.

En "Teleobjetivo", hemos conseguido citarnos con ellos

en su oficina de Barcelona.

Nos han citado en el despacho del abogado

que lleva los temas legales de Desokupa,

porque quieren que esté presente durante la entrevista.

Buenas tardes. ¿Qué tal? Muy bien.

¿Es usted el señor Plaza? Sí.

Daniel. Encantada. Mucho gusto. Encantado.

¿Podemos hablar aquí?

Esta es una de las últimas actuaciones de Desokupa.

Vemos cómo varios miembros

de la empresa acuden a una vivienda.

El actual propietario les ha contratado

para echar a los habitantes.

El grupo crea un control de acceso, como ellos lo llaman,

en la puerta y les disuaden.

No sabemos qué les dicen.

Solo que los okupas deciden irse voluntariamente.

Cuando alguien no se quiere ir, ¿hay amenazas, hay extorsión?

¿De nuestra parte hacia a ellos? No. Nunca.

Yo lo que... O sea, si se siente coaccionados

por la presencia física, lo puedo entender.

Imponen. Pero los míos, cuando hable

contigo, verás que están relajados en la puerta.

Yo me llevo gente grande, porque cuando voy a ver

a un colectivo y me abren cuatro, o los que sean, con mala pinta,

pues que se asomen y vean que yo también llevo

cuatro grandotes también.

Y hablamos de desalojos extrajudiciales.

No, no desalojamos. Controlamos el acceso.

Invitáis. No invitamos a nada.

Controlas el acceso. Controlo el acceso de esa vivienda.

No invito a nada. Pero si yo estoy de okupa,

no puedo entrar a la vivienda que he ocupado. No.

Cuando salgas, no. ¿Y eso es legal?

Sí. ¿Por qué estamos en boca de todos?

Porque somos buenos, legales y rápidos.

Se comentaba que sois ex boxeadores,

o sea, personas que si os veis en una situación...

Deportistas. En una plantilla de nueve que somos en nómina,

yo soy profesor de artes marciales,

hay otro boxeador, hay tres jugadores de rugby,

hay dos atletas

y uno que hace jiu-jitsu.

Daniel Esteve, el jefe de Desokupa,

tiene un pasado bastante polémico

y relacionado con los deportes de lucha.

(Vítores)

"Teleobjetivo" ha localizado estas imágenes

en las que se le ve disputando un combate de vale tudo.

Con 105 kilos de peso.

(Aplausos)

Una disciplina de la lucha en la que vale todo.

En esta pelea, que ganó por KO, se observa que intenta rematar

a su rival con una patada.

La reacción del público fue inmediata.

Una lluvia de sillas cayó sobre Daniel Esteve.

Quizás, por esta imagen de gente agresiva,

algunos propietarios de viviendas ocupadas optan

por contratar a Desokupa para expulsar

a los indeseados inquilinos.

Lo novedoso del asunto es que su trabajo es,

supuestamente, legal.

Este es el famoso video de la intervención de Can Dimoni.

Te lo he parado aquí porque, aparte que se verá

que en ningún momento entramos en el edificio,

nuestros chicos están en la puerta, en posición relajada.

Lo que llama la atención es que estos señores políticos de la CUP,

que se empezaron a personar,

que decían que venían de forma pacífica,

fijaos en este persona que está aquí

con pasamontañas, capucha.

Esto es rollo kale borroka, por llamarlo de alguna manera.

Este señor así se presentaba en esta finca.

Evidentemente, como este, luego aparecieron 40 o 50,

que se posicionaron aquí. Te pongo el video.

Nosotros llegamos de manera pacífica.

Fijaos cómo empieza a haber gente aquí.

En las imágenes, se ven cómo llegan

unos hombres encapuchados, de negro.

Daniel lo que nos dice, es que esa gente es de la CUP.

Lo que pasó en esa situación,

fue que llegó mucha gente a dar apoyo.

¿Quiénes eran los encapuchados? Lo desconozco.

Irene ha demandado a Desokupa porque asegura

que destrozaron el local.

Ellos entraron. Destruyeron las paredes.

Lo dejaron en tal estado que, posteriormente,

fueron los bomberos y en su informe se puede leer como...

no especifica que fueran Desokupa,

pero como que sí había habido una actuación

que hizo que el edificio quedara...

no se pudiera volver a vivir allí.

Cuando la gente de Desokupa va en esas visitas

a hablar con los okupas,

¿les amenazan con que, si no se van,

van a utilizar la fuerza? Sí.

Sí.

En este video de la actuación de Desokupa en el barrio de Gracia,

aparece este hombre, conocido como Ivanov.

Es de nacionalidad búlgara y, en estas imágenes,

le vemos portando armas y vestido con ropa militar.

En esta ocasión, está desplegando una pancarta

en contra de la islamización de Bulgaria.

Este otro individuo que le acompaña en esta foto,

se llama Ernesto Navas.

También tiene un pasado muy polémico.

En esta fotografía de un combate de lucha,

se observa unas esvástica en su brazo.

Tenemos una serie de medios, artículos donde

se tilda de sicarios, de nazis, de paramilitares.

(DANIEL) Que nos hacemos pasar por policías.

Fascistas, etcétera.

Son calumnias. Son injurias.

Estos señores son trabajadores.

Y, desde luego, no son nazis

ni paramilitares ni sicarios ni nada de esto.

Daniel Esteve, además de aficionado a las artes marciales,

ha sido detenido hasta en cuatro ocasiones

por la policía, acusado de extorsión, amenazas

o asociación ilícita.

Te haré una pregunta clara.

En esas negociaciones, ¿hay un "o te vas,

o daño físico"? Nunca. Está todo grabado.

No, porque no iría con contratos.

Conseguimos una negociación.

Señorita, está en una vivienda ocupada.

Tiene derecho de puertas para adentro.

Para afuera, hacemos contrato de control de acceso.

Con él, si no llegamos a un acuerdo, le prohíbo el acceso.

Eso es un desalojo extrajudicial.

Si a mí no me dejas entrar en una casa que he ocupado.

Una cosa es entrar y otra, salir.

Yo no te dejo entrar, no salir. No te saco.

Tú dices desalojar. Desalojar es cogerte y sacarte.

Mi DNI está dentro de la casa. Ya lo sacaremos.

¿No puedo entrar en la casa

en la que está mi DNI? No.

¿Podríamos como cámara acompañaros en una intervención?

Nunca. Nos lo han pedido todos los medios.

¿Por qué? Protegemos nuestro formato.

¿Qué significa? ¿Formato? ¿Hay algo

que no pueda ver nuestra cámara? No.

Simplemente... Te cuento. Sí.

Tú inventas la Coca-Cola. No te voy a enseñar la fórmula.

Me guardaré los últimos ingredientes,

porque si no, me saldrá Pepsi-Cola.

Y Desokupa solo hay una. No diré cómo actúa Desokupa,

cómo lleva sus negociaciones.

¿Os puedo preguntar cuánto cuesta una actuación?

No. Son presupuestos a medida.

So presupuestos a medida que rondan los 8.000 euros.

A partir de 3.000.

Otra de las intervenciones más polémicas de la empresa

es esta en el Rabal.

Iñaki forma parte de la campaña "Stop Desokupa".

Y ayudó a parar el desalojo de una familia con niños.

La gente de Desokupa le decía

que si no se iba de la vivienda le iban...

Que venían los servicios sociales

y que le iban a quitar los hijos.

La mujer estaba llorando, la amenazaban con sacarla

a la calle con sus cosas, con sus dos hijos

sin tener otra alternativa.

Ellos hacen esta presión

contratados para adelantar esos procesos.

La única forma de adelantarlo es o convencer con dinero,

que también lo intentan, es cierto, o con amenazas.

Lo paradójico de esta empresa que desaloja a morosos

es que quien la dirige, Daniel Esteve,

tiene algunas reclamaciones de personas

que le acusan de ser un deudor.

Frank Muñoz es boxeador

y participó en una velada organizada por Esteve.

Asegura en su cuenta de Facebook

que le debe el dinero por participar en un combate.

89,5.

91,4.

Vale, por favor.

En la actualidad vive en Holanda.

Vamos a hablar con él por Skype.

Eh, se acabó. -Perfecto, señores.

Se acabó he dicho, para allá.

Se busca a Daniel Steve, promotor del IFC,

el cual todavía me debe dinero

del último combate en Barcelona.

Dani, sé un hombre y cumple.

No te escondas a mis llamadas y mensajes para cobrar.

Es una de las publicaciones de Frank Muñoz, este boxeador

que ahora mismo vive en Holanda.

Pero hemos quedado con él para hablar por Skype.

(Tono de llamada)

Daniel Steve digamos, por lo que tú denuncias,

no te abonó tus honorarios por participar como boxeador

en esa pelea que él organizaba como promotor.

Me abonó una parte. Falta una parte todavía,

una cantidad que todavía no está satisfecha.

Frank, ¿de cuánto dinero estamos hablando?

Aproximadamente, ¿eh?

Bueno, es una cantidad importante.

¿Más de cien mil euros?

Bueno, es una cantidad importante.

Hay muchos otros que seguramente

por miedo a represalias pues no hablan.

Hablo claro y digo su nombre.

Es un farsante y las artimañas que utiliza

son tipo mafioso.

Paga primero tus deudas

y después sigue con tus empresas

a cobrar a morosos.

Cuando el primer moroso eres tú, ¿vale?

Ten respeto a los deportistas como yo.

Paga tus deudas.

Frank también nos quiere hablar

de la faceta de luchador de Daniel.

Ahí se le fue la olla, le pisó la cabeza al luchador.

Es que además no es un deportista,

es super... es muy marrullero.

Entonces le tenían que haber quitado la licencia, ¿no?

No sé si peleó más.

Ganó, pero cuando le dieron ganador...

le hizo un "KO" y le pisó la cabeza en el suelo.

O sea, ya había terminado el combate.

Se le fue totalmente la cabeza.

Y después hubo una pelea multitudinaria

en el polideportivo.

Es cuando vemos que empiezan a lanzar las sillas.

Esto hay que decirlo,

esto no es que sea el deporte, esto es que es él.

Las intervenciones de Desokupa están en el punto de mira.

Y una de las últimas ha llegado a los juzgados.

Es este caso que vemos ocurrido en Barcelona.

Los miembros de Desokupa llaman a la puerta de una mujer...

que ha okupado su antigua vivienda,

perdida ya en una subasta.

Vienen con el nuevo propietario, un empresario,

a pedirle que la abandone.

Nosotros cuando llegamos a una propiedad

con el papel que ves en la mano, escrituras,

picamos a ver si está el okupa para empezar la negociación.

En este caso las okupas no estaban.

Yo grabo como ves las actuaciones

para que no digan: "Habéis entrado a la fuerza".

(Ladridos)

En las imágenes del caso

se ve la forma de trabajar de esta empresa.

Al comprobar que no hay nadie en la vivienda

cambian la cerradura para acceder a la casa.

Corta, Óscar, ahora.

Este señor de aquí al lado es el propietario.

Y este es su cerrajero.

Cuando yo certifico que no hay nadie,

y queda grabado que no hay nadie,

el propietario le dice a su cerrajero:

"Por favor, ábreme mi vivienda".

Su vivienda, con sus escrituras.

Y ahí cambiáis las cerraduras.

El cerrajero cambia la cerradura.

Nosotros... Bueno, contratado por...

Por la propiedad. Eso es importante.

Nosotros no tenemos ni cerrajeros.

Los tiene la propiedad.

Hola.

Qué tal. Bon día.

Marta, en esta casa estáis de okupas, ¿no?

Sí.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? 5 años.

Las personas que viven dentro de la casa

son Marta y su hija de 18 años.

Hola, qué tal.

Vivís las dos aquí. Sí.

Hemos hablado con ella y su versión es bien distinta.

Sé que aquí vinieron los propietarios

con la empresa Desokupa y hubo un cambio de cerradura.

Por si me podéis explicar.

Bueno, pues tú imagínate que yo salgo de casa

porque tenía que ir a comprar.

Y entonces recibo una llamada y me dice que es Daniel,

de la empresa Desokupa.

Que no vuelva a mi casa porque aquí ya había 11 tíos,

que eran los propietarios.

Después que había alarmas, me estaban vigilando.

O sea, que habían puesto alarmas

y que habían cambiado la cerradura.

Exacto, sí. Lo que te dijo, ¿no?

Que vinieras a recoger tus cosas.

No, no. Eso no te lo dijo.

Simplemente que no volvieras. Que no volviera.

Entonces, bueno, pues evidentemente

que yo no hice ni caso, colgué el teléfono.

Y te viniste para acá. Claro.

Cuando Marta y su hija vuelven se encuentran con Desokupa

haciendo un control de acceso y con la cerradura cambiada.

Llegan a la casa porque las llamáis.

La llamo yo. La llamas tú.

¿Pero yo dónde estoy? Estoy en la puerta.

Y yo ahí no me muevo. Con lo cual esa señora miente.

Porque dijo que Desokupa estaba dentro de la vivienda.

Y dentro de la vivienda estaban los propietarios.

Que como no había nadie recuperaron su vivienda.

Tú llegas y fuera ya te encuentras

con que no puedes pasar.

Habían cambiado también la cerradura de aquí.

Y esta, y esta. Las dos.

Sí, las dos. Entonces, claro,

yo me encuentro aquí los hombres.

Y evidentemente no me dejan entrar a mi casa.

Tampoco lo intenté porque yo no quería follones.

(LLORA)

Mi hija estaba temblando de miedo, llorando.

Entonces, claro, yo me fui con mi hija, me aparté

a la parte de atrás, ¿no? Sí.

Automáticamente me empiezan a salir de aquí arriba tíos.

Los propietarios que estaban dentro, ¿no?

Los propietarios de esta empresa.

Sí, y me empiezan a salir por aquí arriba,

las ventanas todas abiertas. Y yo estaba alucinando, ¿no?

Y entonces al cabo de media hora o así

ya vino los Mossos D'esquadra.

Ellos en lo que se basan es: "Aquí viene el propietario.

No hay nadie, no saben que hay nadie".

Bastante hipócritas, porque ellos esperaron

a que todas las tres personas que viven en la casa

estuvieran fuera para hacerlo.

Porque yo he estado vigilada todo este verano.

Cuando se recupera la vivienda

aparece una patrulla de los Mossos D'esquadra

a las 12 del mediodía. Fíjate en los tiempo, ¿eh?

Llegan los mossos, yo me identifico y le digo:

"La propiedad ha recuperado su vivienda".

Me pide el DNI, se lo doy. Salen los propietarios.

Con la puerta abierta y salen de dentro.

Los mossos si los citamos van a tener que explicar eso.

El propietario sale y le dicen: "DNI. ¿Es el propietario?".

"Sí". "Escrituras".

"¿Qué ha pasado?"

"Hemos venido y no estaban los okupas.

Hemos recuperado la vivienda". Y le digo al mosso:

"¿Qué quieres que hagamos?"

Y me dice: "Nada, han okupado al okupado".

Marta okupó la casa de su padre que fue desahuciado

mientras padecía un cáncer.

Ella asegura que antes de fallecer

le prometió recuperar la casa.

Mi padre una semana antes de morir

vine aquí con él a la casa. Mi padre con lágrimas,

con tristeza, con impotencia, por todo, ¿no?

Y entonces pues aquí en la puerta de casa

yo lo abracé muy fuerte y le dije:

"Papá, te juro que voy a recuperar la casa".

Digo: "Y con tu ayuda".

Y así es. O sea, fallecer él y venir hacia aquí.

Y es un pacto que hice con mi padre.

Y lo tengo muy claro, no me moveré de aquí.

O sea, lo tengo clarísimo.

Tiene la poca vergüenza

de salir en una televisión llorando

diciendo que la han echado de su casa.

Esa casa no es suya,

se la quitó el banco hace 4 años.

Es un chalé de 400 metros con piscina.

Esta señora no es tonta. Mintiendo, porque ha mentido

y ha quedado demostrado en el vídeo que miente,

diciendo que es la casa de su padre.

No, se la quedó el banco.

Marta ha interpuesto una demanda

por allanamiento de morada y desalojo extrajudicial.

Desokupa cuenta que es única en el sector.

Pero en "Teleobjetivo" hemos descubierto

que su controvertido modelo de negocio

ya estaba inventado.

Es este. Nada, paramos aquí.

Este tipo de empresas, como la de Desokupa,

que se dedican a recuperar propiedades están proliferando.

Sobre todo en Barcelona donde se pone cada vez más

en tela de juicio sus actuaciones.

Una de estas empresas que está en el punto de mira

es Élite Control Group.

Se publicitan en redes sociales

como un negocio dedicado al control de acceso.

El perfil de sus trabajadores es el de porteros de discoteca,

ex guardias de seguridad privada y gente con un físico imponente.

(Vocerío)

Su última actuación ha sido muy polémica y desencadenó

una auténtica batalla campal en el barrio barcelonés de Las Corts.

Nos acercamos hasta allí porque los vecinos nos han comentado

que todavía permanece un miembro de Élite Control Group.

Hola. Un segundito, ¿te puedo preguntar?

El número 25, que está muy cerquita,

eh, ¿sabes si sigue teniendo

una persona en la puerta de control de acceso?

No sé, ayer sí, pero hoy no he visto a nadie.

Entiendo que la empresa que vino a hacer

el control de acceso era gente muy corpulenta también.

Sí, era un hombre fuerte.

Un hombre que se le veía fuerte y con unos brazos que... ¡Bueno!

Que impone. Exacto, que impone.

Sí. ¿Y hasta hoy ha estado aquí todo el día?

Ayer estaba aquí todavía.

24 horas. Se van turnando. Bueno, se iban turnando.

Hay policía justo enfrente del edificio,

supongo que para evitar altercados como lo que se produjeron

en el momento en el que se vació el edificio.

Este edificio vacío desde hacía ocho años

fue ocupado por un grupo de jóvenes.

El propietario decidió contratar a Élite Control Group

para conseguir desalojarlos.

Los vídeos grabados por los vecinos

muestran la secuencia de los hechos.

¿Sois unos trabajadores de una empresa legal?

En un descuido de los okupas, que dejaron una persiana

del local abierta, la propiedad fuera recuperada

por sus dueños, que entraron en el inmueble y lo tapiaron.

¿Estos candados los puso ahora la empresa de control de acceso?

No, el paleta que estuvo aquí. ¿El paleta?

El paleta que estuvo trabajando aquí puso los candados.

Es decir, quien tapió el edificio.

Miembros de la empresa de seguridad privada

se quedaron haciendo guardia en la puerta para evitar

que nadie pudiera volver a entrar. Y ahí empezó el enfrentamiento.

(Vocerío)

(Abucheos)

Los okupas dice que empezaron a tirar pintura.

Pintura, huevos y de todo.

A los hombres de la empresa esta de control.

A los que estaban allí de control.

La discusión estalló entre los vecinos,

contrarios a la okupación, y los okupas.

Mientras los trabajadores de Élite Control

custodiaban la puerta.

Elisabeth grabó estas imágenes con su cámara.

(Voces)

Uno de los momentos más tensos es este,

cuando los okupas intentan poner una escalera

para acceder por el balcón al edificio.

Un miembro de Élite Control Group se lo prohíbe y, como vemos,

llegan a las manos.

(Vocerío)

Elisabeth entró al edificio con autorización del propietario

y se quedó encerrada dentro.

Entonces, la secuencia es: Se tapia la parte delantera,

hacen un control de acceso en la puerta delantera,

pero se cree que, por esta parte trasera que aún no estaba tapiada,

vuelven a entrar un par de okupas.

Cuatro. Cuatro en total.

Tú, como vecina, cuando llegáis,

os encontráis que han vuelto a entrar estos okupas.

Correcto. El propietario autorizó para que alguien acompañara

a su paleta para que entrara y tapiara un balcón

que todavía podía ser un punto vulnerable.

Entramos al edifico y, la sorpresa, nos lo conseguimos dentro.

¿Y una vez dentro? Amedrentarnos grabándonos

con cámaras. Desde la calle, todos los del movimiento

que estaban en los alrededores empezaron a aglutinarse.

¿Con el movimiento te refiere a...? Ambos.

(Griterío) -¡Fuera!

Las imágenes demuestran que en el conflicto hubo peleas,

insultos, amenazas y, en medio de todo,

los empleados de Élite Control Group.

¿Entran en ese momento también en el edificio los trabajadores

de Élite Control Group? Ellos estaban haciendo solamente

control de acceso. Nos quedamos todos dentro:

Los okupas y los que teníamos

autorización del propietario para entrar,

hasta casi las cuatro de la tarde que entraron los Mossos

y nos sacaron a todos.

Los Mossos desalojan el edificio y sacan a los okupas.

En estas imágenes, vemos cómo salen con sus maletas,

mientras los miembros de la empresa de seguridad

hacen guardia en la puerta.

El dueño de la empresa se llama Walter Alfredo Lamy Fernández,

argentino afincado en España,

que creó Élite Control Group en junio del año 2010.

Desde entonces, ha participado en varios desalojos

de edificios okupados sin orden judicial.

Walter. ¿Qué tal? Encantado.

Encantada. Guillermo.

Guillermo, encantada.

Eh, propietario de Élite Control Group.

Sí, así es, propietarios los dos.

Me ha sorprendido que todos los vecinos me comentaban

que, hasta ayer, había una persona, no sé si serías tú, Guillermo,

haciendo aquí el control de acceso, pero hoy no hay nadie.

No, porque el propietario ha cerrado todo

y no hace falta que estemos.

Estamos aquí desde el viernes a las seis de la mañana.

¿En qué consiste ese control? Contadme.

En que no vuelva a entrar la gente que hacía allí adentro.

Cuando entramos, el edificio estaba vacío.

Cuando nos llamaron, hemos registrado el edificio,

no había gente y, a partir ese momento, hicimos una guardia

de 24 horas para que los okupas que estaban aquí no entraran.

¿A vosotros quién os contrata? El dueño del edificio.

¿Qué negociación hacéis? Es decir, se os pide

que desalojéis a las personas que están okupando el edificio.

En principio, te repito, cuando vinimos estaba desalojado

con las cortinas levantadas, entramos.

Supongo que esperaríais a ese momento,

a que no hubiera nadie en el edificio.

Controlaríais cuándo salían de aquí.

Entramos al edificio. Habéis llegado a entrar.

El dueño del edificio, nos invita a pasar,

a ver si hay alguien. No había nadie.

Entonces, salimos. ¿Estaban sus cosas?

Sí, por supuesto. El propietario contrató a un paleta

que vino, tapió y nos pusimos nosotros para que no entraran.

¿Es legal el trabajo? Creo que pisáis mucho

la línea que es muy fina de la legalidad.

El propietario viene, el edificio está abierto,

viene con escrituras, el edificio es de él.

Pero estaba okupado. No hay nadie en el edificio.

Pero están sus cosas dentro, es decir, sabéis que está okupado.

También estaban las cosas del propietario,

del verdadero propietario.

¿La parte nuestra si es legal?

Sí, es legal, porque tenemos un contrato

con el propietario de control de acceso.

Nos quedamos en la puerta y no permitimos la entrada

a nadie que no sea el dueño

o la persona que nos autorice el dueño de edificio a entrar.

Y nunca entramos al edificio.

Bueno, me refiero, entrasteis para ver si estaba vacío o no.

Sí, entramos con la autorización del dueño.

En estas fotografías comprobamos que, efectivamente, están dentro.

Una actuación que puede ser considerada

delito de allanamiento de morada.

Si fuera tan fácil, lo haría todo el mundo.

Por eso, sabéis que os podéis enfrentar a una denuncia,

tanto el propietario como vosotros por entrar.

Vais buscando los resquicios legales, ¿no?

Se lio aquí una tremenda, ¿no? ¿Qué pasó?

Porque creo que fuisteis agredidos.

Estamos un poco acostumbrados, pero es normal.

Hubo tres manifestaciones, la tercera fue la más complicada.

Como puedes ver en las paredes, lanzamiento de botellas,

lanzamiento de latas de cerveza, de pintura de huevo,

alguna piedra que otra. Eso básicamente es...

cuidamos la puerta y nada más,

no hacemos otra cosa. O sea, que imponéis.

Sí, pero me pongo yo aquí en la puerta y van a entrar.

Venís hombres bien fuertes, no sé si tenéis algún tipo de...

conocimiento de defensa personal,

si os dedicáis a artes marciales, a lo que sea.

Los que se dedican al sector del control de acceso

o el sector de seguridad privada normalmente sí.

Habitualmente tienen conocimiento de artes marciales, en mi caso sí.

Parecen haberse puesto de moda este tipo de empresas,

Desokupa, nosotros también hemos hablado con ellos,

eh, llevan menos tiempo.

Tenéis el mismo perfil, ¿no?

Yo te puedo corroborar que hace muchos años que lo hacemos,

no tratamos de hacer competencia a nadie, ni Okupa, ni Desokupa.

No sé cómo trabajan ellos pero, te repito,

nosotros nos dedicamos de lleno o de pleno a esto.

Se está poniendo en tela de juicio, por parte de ciertos sectores,

la actuación de empresas como la vuestra.

Da igual la gente lo que diga. Te da un poco de bronca

que te traten de... De matón.

De matón, de machaca y de un montón de cosas,

cuando realmente los que se juegan la vida somos nosotros.

Y, como verás en las imágenes, son fotos,

no hacemos más que cuidar la puerta de un edificio,

la puerta de una casa y nada más.

No amenazamos, no pegamos a nadie, no gritamos.

Estamos en la puerta y lo recibimos todo nosotros.

Hacéis un control de acceso en esta puerta.

Yo soy una okupa y me decís que no me vais a dejar entrar,

yo voy a usar la fuerza para entrar,

porque tengo mis cosas dentro, ¿cómo lo impedís?

¿Y qué me van a hacer, me refiero?

¿Qué medidas se toman para que esta gente no entre?

Veo que tapiar... esto era, entiendo, el portal, la entrada.

He visto aquí un candado.

¿Os puedo preguntar cuánto paga

la propiedad de este inmueble por vuestros servicios?

¿Qué cantidad?

La otra empresa, "Desocupa", trabajan a partir de 3000 euros.

No es lo mismo un servicio de 4 horas,

que uno de una semana, por eso te digo...

La cuota puede acercarse a los 10000 euros.

Por ahí o menos.

Un poquito menos.

Ahora veremos que hay gente capaz de cualquier cosa

con tal de cobrar lo que le deben.

Recurrir a cobradores violentos es una práctica

más común de lo que pensamos.

Suelen ser porteros de discoteca

o antiguos miembros de seguridad privada.

Nuestro equipo rastrea por las redes

y encontramos varios anuncios

en los que publican cobros de deudas.

Seguimos la pista de uno de estos reclamos

y contactamos con el anunciante, nos invitan a seguir

las negociaciones a través del teléfono.

En cuanto los mensajes

son privados aparece la oferta violenta.

Quedamos con él a plena luz del día en una zona céntrica de Madrid.

El supuesto cobrador acude a su cita

y allí nos explica su trabajo.

Le contamos que nuestro jefe, el que quiere contratar

el encargo, no viene para que no conozca su cara.

Una supuesta deuda de 120 000 euros.

El cobrador se queda un 5%,

lo que serían 6000 euros por esta actuación.

Nos asegura que consigue cobrar la deuda en unos días.

El matón nos acaba de ofrecer cortarle un dedo

al deudor como prueba

de que le está presionando para pagar.

Claro.

Le dejamos esperando a nuestro supuesto jefe,

después, de confirmar que, efectivamente, este matón a sueldo

está dispuesto a cobrar la deuda utilizando la violencia.

Hay morosos profesionales a los que no hay manera

de convencer para que salden sus deudas.

Son necesarios otro tipo de métodos más sutiles.

Le hago a usted la entrega de la notificación, ¿le parece?

y que se ponga en contacto

con nosotros, ¿de acuerdo? Vale.

El cobro de deudas puede terminar

en situaciones tan peligrosas y desesperadas como esta.

Una persona, harta de las reclamaciones

que le hacía El Cobrador del Frac, embistió contra su vehículo

con un toro mecánico industrial.

El cobrador tuvo que ser trasladado en estado crítico al hospital.

En España no hay prisión por deuda salvo que sea estafa o fraude;

se calcula que en nuestro país

hay entre 800 y 1000 empresas dedicadas al cobro de deudas.

España, junto con Portugal, es el único país

de la Unión Europea

sin la legislación que regule este sector.

El funcionamiento de estas empresas

se ha puesto en tela de juicio en más de una ocasión.

(LLAMA AL TIMBRE)

Hola, ¿Juan José?, Inés.

Gracias, estamos en la sede de El Monasterio del Cobro, ¿no?

Sí, ya os espera el cliente que os contará un poco.

Julio, Inés.

Encantada, ha contratado usted al Monasterio del Cobro.

Sí, porque yo tenía una deuda con un señor que, en principio,

fui al juzgado para reclamarle la deuda que tenía

y salió la sentencia y aún con la sentencia

no ha habido forma de cobrarle.

¿Cuánto le debe? Me debe, pues, 5500 euros,

me debe, efectivamente, hasta el día de hoy.

¿Desde hace cuánto tiempo? Desde el 2009.

Julio es un mozo de espadas

y su deudor es un importante rejoneador.

¿Les puedo preguntar cuáles son las condiciones

del contrato?, es decir, si El Monasterio del Cobro

consigue que el rejoneador pague,

¿qué porcentaje se llevan de la deuda?

Dependiendo un poco del expediente.

Pero, el porcentaje suele ser en torno a un 40%?

Sí, en este caso, sí.

Le he dado muchas vueltas hasta que les he contratado.

¿Por qué? Porque me da no sé qué mandar

a una persona, que en el fondo la aprecias,

de mandarle allí a incordiarle,

pero, es que no hay otra forma de intentar cobrar.

Pues, ahora, nos contáis cuál es el plan,

vamos a ver cómo es el atuendo, lo primero.

Correcto, nos vestimos de monje

y vamos a ver si localizamos al moroso.

Aquí está el uniforme, ¿no?

Correcto. Oye, ¿y por qué el de monje,

qué efecto disuasorio creéis que tiene?

Bien, ya en el siglo XVI, existían los monjes franciscanos,

el cual se encargaba de cobrar lo que era el diezmo,

intentar mediar entre el pueblo, la Iglesia y el poder.

La gente cuando os ve venir así,

claro, ya os reconoce, ya sabe a lo que vais.

Lógicamente, y más con el maletín. Con el maletín, este de aquí, ¿no?

Julio, bueno, vamos a intentar recuperar la deuda y vamos a ello.

Pues, muchas gracias, que haya suerte.

Comienza la operación

para intentar cobrar al presunto moroso.

Nos dirigimos a la finca de la persona que tiene la deuda.

Juan José, ¿dónde está el límite

a la hora de reclamar el dinero a estas personas?

Nosotros, como ves, es un uniforme de trabajo,

lógicamente, ni matamos,

ni pegamos, ni hacemos, absolutamente, nada,

simplemente, insisto, intentamos mediar

entre lo que es el acreedor y lo que es el deudor.

¿Habéis tenido alguna situación

conflictiva entre el cobrador, el deudor?, imagino que muchas.

Concretamente, a un compañero nuestro

le pegaron un tiro con una escopeta en una gasolinera.

Llegamos a la finca.

El deudor es un rejoneador famoso

y, según sabemos, trabaja aquí todo el día.

Llamamos a la puerta y preguntamos por él.

(LLAMA A LA PUERTA)

No está, ah, que no sabe quién es, si esta es su finca, ¿no?

Es el logotipo del tema,

era para entregarle una notificación.

¿Se lo dice?, pues, le hace llegar la notificación, ¿le parece?

Perdona que te moleste, te cuento, soy de TVE,

estamos haciendo un reportaje de la labor que hace esta gente,

Entonces,... yo te entiendo.

Claro, pero, necesitaría hablar con él.

¿Él no está ahora en la finca?

Hombre, lo conocerás porque es su finca.

¿Usted es Hugo?

¿Hugo tampoco está y su mujer tampoco?

Bueno, pues, le hago a usted la entrega de la notificación,

¿le parece?, y que se ponga

en contacto con nosotros, ¿de acuerdo?

¿No lo conoces, nunca...

y hay alguien responsable de la finca ahora?

Gracias.

Niegan conocer al propietario

de la finca y no nos dejan hablar con nadie.

Pues, vamos a esperar, efectivamente, dos o tres días,

si no, pues, seguiremos trabajando el expediente

y si nos enteramos que hace un evento,

pues vendremos con los monjes a divertirnos, ¿no?

Son muchos los empresarios que hartos de impagos

recurren a este servicio.

Un restaurante de lujo en el centro de Madrid,

una tienda de quesos gourmet y una consultora,

esa son algunas de las propiedades

de un empresario bien posicionado

que se niega a pagar una deuda de 17 000 euros a un proveedor.

David tiene una pequeña empresa de envases

de un solo uso. Y varios clientes

que no le pagan.

David, ¿qué tal? Buenos días.

Soy Luis, de "Teleobjetivo".

Pero en especial uno cuyo importe es tan alto

que está afectando a su negocio.

Tenemos una que estamos detrás de ellos para cobrar

una serie de facturas y no los localizamos.

¿Qué deuda tenéis en este momento

con este empresario? ¿Cuánto os debe?

Esta persona nos debe 17 000 y pico de euros.

17 000 euros. Sí.

¿Y no hay manera de cobrarlo? De momento, no.

De momento, no. Hay que trabajar mucho

para ganar 17 000 euros. Muchos madrugones

y muchos disgustos.

Su deudor es un empresario al que según David le va bien.

Tiene varios negocios que funcionan.

Ellos confiaron en que pagarían

y por eso la deuda fue creciendo durante meses.

Tenéis pruebas de esta deuda, ¿no? ¿Podemos verlas?

Sí, sí, por favor.

¿Qué tenéis por ahí? Tenemos una serie de facturas.

Son desde marzo del 2015.

La deuda empezó... Las primeras facturas

que no pagaban eran de diciembre de 2014.

Ha costado mucho levantar esta empresa.

¿Cuánto esfuerzo hay aquí detrás?

Pues muchos años y muchas horas,

y muchos sudor, y muchas lágrimas.

Hay de todo. La verdad es que es una empresa familiar

que empieza de la nada, con una mano delante

y otra detrás, entonces es mucho esfuerzo, ¿no?

No habéis tratado de demandarle porque no tenéis esperanza

de recuperarlo así. No, no.

Otras veces lo hemos intentado por esta vía

de las empresas de cobro de morosos

y hemos recuperado algo de deuda,

pues bueno, vamos a intentarlo.

David ha contratado a "El Monasterio del cobro"

para encargarse del caso.

Así que los conocido cobradores entran en acción de nuevo.

Hemos contactado, yo personalmente,

con su asesora financiera, y lógicamente lo único

que hace son largas. Vamos a ver cómo

lo solucionamos porque él no soluciona nada.

Acompañamos a los cobradores a notificar la deuda.

Según nos cuentan, el deudor ha estado

dando largas continuamente.

¿Hacia dónde vamos? Pues vamos al restaurante

que tiene, un restaurante-cafetería.

A ver si le localizamos ahí y le notificamos personalmente.

Insisto que ya le hemos notificado varias veces.

¿Te puedo dar una cosa...?

¿Cómo habéis quedado? No está.

Le voy a dar la notificación. ¿A él?

Sí, para que se la haga llegar.

Ya estuve el otro día por aquí, ¿te acuerdas?

¿Y le diste la tarjeta y todo? Para que luego diga

que no viene por aquí. Muy bien.

Con esto contrastamos y confirmamos

que le va a llegar una notificación.

Muy bien. Pues nada, le hago entrega.

¿Qué te dicen? Lo de siempre, que no está.

Puede seguir negando la deuda, que no sabe de qué va el tema.

Intentaremos llegar a un acuerdo de pago.

Gracias y que haya suerte. A vosotros, Luis. Encantado.

Minutos después, nosotros tenemos más suerte.

Le encontramos en el bar de moda, con tienda gourmet

en la que hace un rato no estaba.

Se ha puesto en contacto con nosotros

un antiguo proveedor tuyo, Foilsan, que asegura

que tienes una deuda con ellos de 17 000 euros.

Me gustaría saber tu versión. Eso está... No hay ningún tipo

de opinión ni nada. ¿Pero existe eso?

Queremos saber por lo menos la situación.

La situación está como cualquier proveedor

y estamos en ello. Pero les ha pagado, ¿o no?

Sí, he estado hablando con ellos y estamos

como con cualquier otro procedimiento.

Es que nos han enseñado facturas, se pusieron

en contacto con nosotros, en las que había una deuda

que no se ha pagado. Si es verdad eso,

no tengo ningún problema en nada.

¿Pero tú no sabes las deudas que tiene tu empresa?

Las sé en general pero no sé en particular.

Pero yo creo que ya hemos terminado

la conversación. Se termina cuando quieras

y si quieres dejo de grabar. Pero no puedo hacer

el reportaje sin confirmar eso.

Pues entonces no lo hagas. Es un tema delicado.

Entonces no lo hagas. Si tú eres de televisión

pues confírmamelo, y ya está.

Sí, te confirmo que soy de "Teleobjetivo", de TVE,

lo podrás ver, pero lo verás si puedo confirmar estos datos.

El deudor se pone nervioso. No sabe qué decir

ni cómo defenderse.

Llega a poner en duda nuestra profesión

porque nos confunde con una empresa

de cobro de deudas. Te estoy dando la oportunidad

de dar tu versión y aclares este tema.

Si hay una cantidad de dinero impagada, si se está evitando

dar responsabilidades o respuestas.

Para nada. Nunca hemos evadido nada.

Creo que ya hemos terminado.

Sí, terminamos cuando consideres.

He dicho que terminábamos y que me mandes es información,

la contrasto y si quieres me pongo en contacto contigo.

Cuando la tengas, ¿nos das una contestación firme?

Sí, sí.

Pero el final de la historia se precipita

después de nuestra grabación.

Unos días después del encuentro con el dueño del restaurante

recibimos la llamada de David.

David, hola de nuevo. Hola, ¿qué tal?

Cuéntame. ¿Qué ha pasado después de que grabáramos

a este empresario? Pues que apareció el otro día

por aquí y quería liquidar la deuda.

Vino con un plan de pagos. Parece que ha cambiado la cosa

y ahora quiere pagar. ¿¿Nos presentas a tu padre?

Sí, por supuesto.

Este es jefe de la tribu. ¿Qué tal?

Francisco. Encantado. Mucho gusto.

Tú eres el padre de ellos y el que montó la empresa.

¿Y cómo has vivido este tema, con este empresario

que no os pagaba 17 000 euros?

Hombre, pues como con todos los que te están toreando...

Muy mal, porque 17 000 euros es mucho dinero.

Francisco se ha pasado meses llamando al deudor.

Lo tiene todo bien apuntado.

Yo aquí tengo las llamadas y apunto los comentarios

que me hacen. El lunes llamé y me dijeron

que llamara mañana. Al día siguiente

que se lo diga a Juan...

Es un contrato que nos ha mandado

para que lo revisemos de cumplimiento de deuda

que nos parece muy bien, bien redactado y completo.

Lo firmaremos y esperemos que vaya cumpliendo

según los plazos.

Muchas gracias a los dos.

Un empresario bien posicionado se niega a pagar

una deuda de 17 000 euros durante un año y medio.

Sin embargo, solo una semana después de nuestra grabación

se decide a pagarla. Los hechos hablan por sí solos.

A veces los morosos son millonarios que adeudan

grandes cantidades al Estado.

En este caso el cobrador es Hacienda.

Y para conseguir recaudar ese dinero ha decidido

hacer pública una lista con las personas

que más euros deben al fisco.

Jaime Viñas, periodista de "Cinco días" nos da

nombres y detalles.

Sí, los datos tributarios son totalmente secretos.

Y lo que hizo Hacienda es aprobar una reforma

de la Ley General Tributaria para que hubiera

una excepción a ese secretismo.

¿Ahora mismo estamos hablando de cuántos morosos

y qué nivel de deuda? Casi 5000 contribuyentes

morosos, uno 4700. Y el nivel de deuda

supera los 15 000 millones.

Prácticamente el presupuesto de Defensa, de Justicia,

de Seguridad y de Política Exterior.

Vamos a ponerles nombres propios a esa lista

de morosos con Hacienda. El segundo español

más moroso con Hacienda, Mario Conde.

Sí, Mario Conde. Está en torno

a los 9,2 millones de euros.

¿9,2 millones de euros? Otros de los nombres

que aparece es Luis Miguel Rodríguez,

de Desguaces La Torre, conocido como "el rey de la chatarra".

Debe casi 7 millones de euros a la Hacienda Pública.

Empresas con empresarios muy conocidos, ¿no?

Sí, por ejemplo el que fuera presidente de la COE,

Gerardo Díaz Ferrán, hoy detenido y encarcelado,

es una de las personas que sus empresas aparecen

en la lista de morosos.

Viajes Marsans tiene una deuda con Hacienda

de casi 24 millones de euros. Y Air Comet otros 13 millones.

Familia Ruiz Mateos, no podía faltar en la lista.

Sí, la familia Ruiz Mateos está muy bien representada

en la lista a través de diversas empresas:

de Clesa, de Dhul, de Inversiones Ruiz Mateos...

En total, el clan de los Ruiz Mateos

debe más de 17 millones de euros

a la Administración Tributaria.

No sabemos si el escarnio público que supone publicar

los nombres de los deudores conseguirá que estos morosos

salden sus cuentas con Hacienda.

Si así fuera, mejoraría mucho la situación

de las arcas del Estado.

  • O pagas o cobras

Teleobjetivo - O pagas o cobras

11 nov 2016

El programa analiza el auge de las empresas para echar a okupas, integradas por comandos de boxeadores y miembros de seguridad, así como sus controvertidos métodos de actuación.

ver más sobre "Teleobjetivo - O pagas o cobras" ver menos sobre "Teleobjetivo - O pagas o cobras"
Programas completos (34)

Los últimos 69 programas de Teleobjetivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios