Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4441839
Para todos los públicos Shalom - Tu Bishvat: Ya llegó la primavera - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenos días. Shalom.

Hoy les decimos shalom de una manera muy especial,

porque además de nuestro acostumbrado café,

les recibimos con un plato de frutas

y además, algunas de estas frutas,

son precisamente las frutas por las que la tierra de Israel

fue bendecida.

Hoy les vamos a hablar de Tu Bishvat,

el Año Nuevo de los árboles.

Para hablarnos de una fecha tan especial

contamos en nuestros estudios

con la presencia de uno de los rabinos,

que además es un gran colaborador del programa "Shalom",

el rabino Amram Amselem.

Muy buenos días. Bienvenido a "Shalom".

Shalom, muy buenos días

y gracias por haberme invitado al programa.

Siempre es un placer estar con ustedes en el programa.

Muchísimas gracias y nuestros amigos,

los amigos de "Shalom", se lo agradecen especialmente.

Amram Amselem, le toca un tema que no es tan sencillo,

porque estamos acostumbrados a darle la importancia a las fechas

Rosh HaShaná, Yom Kipur, el día del perdón...

El Año Nuevo de los árboles. ¿Qué significa eso?

Bueno, tenemos tendencia a pensar

que el mundo se maneja de manera automática

y no es así.

Nosotros creemos que Dios maneja el mundo y la historia.

Evidentemente, el velar por la vegetación

y los elementos necesarios para que los seres humanos

podamos vivir, desarrollarnos, etc.,

es algo que está en manos del Ser Supremo.

Es el clima, es la lluvia,

varios factores que juegan un papel importante.

¿Por qué en el judaísmo se dedica un día para ese Año Nuevo?

¿Tienen los árboles Año Nuevo?

¿Tienen año? ¿Tienen concepto del tiempo?

No, en realidad, yo no creo que los árboles tengan Año Nuevo.

El Año Nuevo, lo tenemos nosotros y quizás,

lo que se pretende es que realicemos que la naturaleza

es algo impresionante, es grandioso.

Dios vela por ella.

Y si me voy a conceptos cabalíticos,

las acciones negativas del hombre dañan la naturaleza.

De hecho, el mundo moderno, aunque ya hace tiempo esto,

no está cuidando mucho la naturaleza.

Parecería ser que velamos

para que nosotros podamos vivir o sobrevivir,

pero no tomamos conciencia de que el mundo va a tener herederos

y que tenemos que dejarle a esos herederos

al mundo en un estado ideal. Por supuesto.

O lo mejor posible, ¿verdad?

Hoy día, por ejemplo, estamos muy acostumbrados

a que en los colegios, en la educación,

el concepto de ser respetuoso con el medio ambiente

hoy día, está entrando mucho en el tema educación,

pero no deja de sorprendernos cómo el judaísmo,

no solamente que hace 3500 años ya le da importancia al entorno,

pero además una importancia espiritual,

es una fecha religiosa, no es una fecha solamente de solidaridad.

No, evidentemente, estamos llamados a tomar conciencia

de que no somos dueños absolutos

del mundo y de la naturaleza

y tenemos que velar por ella.

Y existe cierta preocupación, pero creo que eso está,

por decirlo de alguna manera, en pañales.

Todavía no se ha asumido, con todas las de la ley

y todavía no se han encontrado las respuestas necesarias.

Yo siempre pienso que eso empieza con el individuo, ¿no?

Claro. No podemos educar al mundo,

pero podemos educar al individuo. Tu Bishvat tiene que ver

con varios elementos imprescindibles

y yo sé que usted es uno de los temas que mejor,

que más nos gusta cómo explica. Bueno, yo pienso que la tierra

le proporciona un lugar al árbol para poder eventualmente,

desarrollarse, crecer y desarrollarse.

Pero no es suficiente, ¿verdad?

Requiere de una serie de elementos para que eventualmente,

dé lo mejor de sí

al árbol, ese árbol que está plantado en la tierra.

En el Pirkei Avot, para poder hacer una similitud,

porque tenemos que sacar una lección

que nos sirva a nosotros para mejorar nuestra condición humana.

Claro, que además el judaísmo, cualquiera de las fechas viene

dejando un mensaje, no solamente para el hombre de hace 3500 años.

Definitivamente. También para ahora.

De eso se trata, se trata de que el hombre aprenda y saque

principios de ética y moral de cada una de las tradiciones

y costumbres judías.

En el tratado de principios, que sabes que es la fuente

de la moral y de la ética en el judaísmo.

Es un libro que data de 3000 años atrás,

o quizás un poco más.

Dice que la persona cuya sabiduría

sobrepasa sus buenas acciones, es comparada a un árbol

cuyas ramas y frutos

es más fuerte que sus raíces.

El árbol no puede desarrollarse positivamente.

Es muy importante velar porque las raíces sean sólidas y buenas.

Amram, el ser humano, ¿cuáles serían?

¿Cómo serían estas raíces? Bueno, cuando el ser humano no...

Mucha gente conoce la verdad,

pero no se hace de la verdad.

Hacerse de la verdad requiere de un esfuerzo continuo.

En continuo crecimiento, porque el hombre es débil

y requiere complejos vitamínicos.

Al investigar la verdad y al practicarla cotidianamente

en cada uno de los diferentes capítulos

con los cuales se va a enfrentar,

entonces es una persona que va a llegar lejos

y la acción es la que define al individuo.

Sencillamente, no me importa lo que piensas,

estoy observando cómo funcionas.

Y es además el acto el que nos modela

y nos hace diferentes. A la hora de la hora,

lo que nos cambia son nuestras acciones.

Obviamente. Juzgamos al individuo por la manera en que se comporta,

no por la manera en que habla.

Hay gente que confunde, habla muy bonito,

pero sus acciones dejan mucho que desear.

Entonces, el mensaje no pasa.

Amram, hemos hablado del elemento tierra,

me imagino que el agua es el siguiente.

Claro, elemento agua.

Este es absorbido por el suelo

y luego por todos los elementos, ¿verdad?

Que plantamos y que esperamos que van a dar los frutos.

Ahora, las raíces también se alimentan gracias al agua.

¿Verdad? Es interesante que la Torá,

o sea la legislación judía, fue denominada agua.

Por varias razones.

Una de las razones es porque el agua siempre busca el punto más bajo

y la Torá echa raíces en la persona más humilde, más sencilla.

Muy bonito. Esa es una de las razones.

Pero evidentemente, sin agua, nada crece.

El agua es vida. Es vida, es vital, ¿verdad?

Entonces, la Torá es comparada al agua,

porque el individuo requiere de puntos de referencia sólidos.

Estamos viviendo en una sociedad

que se suele cambiar los puntos de referencia

y entonces, el ser humano no tiene referencias

o tiene tantas que no sabe por dónde ir.

O se mueve en las referencias de acuerdo a algunos intereses,

comodidades... Evidentemente, pero esa no es

la persona que busca la verdad.

Nosotros tenemos que referirnos a una persona responsable,

consciente, que busca la verdad. Con compromiso.

Con compromiso. Además, la verdad tiene que conllevar compromiso.

Si no lleva compromiso, pues es una semiverdad.

Amram Amselem, es una de las palabras

que a esta sociedad no le gusta, el compromiso.

Bueno, pero ¿sabe qué?

Por eso estamos como estamos.

Por eso estamos como estamos.

Yo creo que uno de los errores que se están cometiendo

en varios países en el mundo,

es no transmitir a la generación de relevo valores.

Eso no forma del programa de estudio.

O sea, parece que el intelectual es el que conoce mucho de geografía,

de historia, de no sé qué, pero no se habla de valores.

Claro. Y los valores son

los que hacen posible construir una sociedad sana.

Esa tenía que ser la primera inquietud

de los líderes del mundo. Por supuesto.

Si ya hemos nombrado la tierra y el agua,

otro elemento imprescindible para Tu Bishvat,

¿cuál podría ser, Amram Amselem?

El aire es vital. Bueno, hoy día además,

con todos los estudios acerca de lo mal que respiramos

y que tenemos que educarnos en respirar bien,

se está viendo hasta que punto,

no solamente desde el punto de vista físico,

sino además emocionalmente, la persona que respira mejor

está menos ansiosa, más tranquila, controla mejor sus reacciones,

o sea efectivamente, como usted dice,

el hombre es más elemento biológico de lo que a veces queremos

o podemos pensar. Claro, es curioso

que la palabra alma, en hebreo, y respiración, son casi similares.

"Neshamá". Que sería alma.

Alma, y "Neshimá", que es respiración.

Es prácticamente la misma palabra. O sea, la "Neshamá", el alma,

debería proporcionar, y tenemos que ver cómo,

proporcionar esa respiración constructiva,

beneficiosa, ¿verdad?

Cuidar la atmósfera donde nuestros hijos,

o la generación de relevo se va a mover.

Claro. Qué tipo de respiración lo alimenta,

de aires, de corrientes

y eso es sumamente delicado.

Y me imagino, que usted tiene reservado para el final

el sol.

El árbol requiere de luz, luz solar.

Si no tiene luz solar, no tiene la más remota posibilidad

de desarrollarse y dar los frutos

que estaría en condiciones de dar.

El ser humano también requiere de una energía,

¿verdad?

Una energía que lo sostenga,

que le de fuerzas para seguir adelante,

que se justifique la lucha cotidiana.

Yo le suelo decir a mi gente, al que me quiere oír,

que los medios de subsistencia, son medios no son objetivos

y la sociedad tiene la tendencia a confundir

los medios con los objetivos. Muy bueno.

Los objetivos es la familia, son los hijos,

es la generación de relevo, ¿verdad?

Entonces, velar porque la energía que les toque sea

lo más cierta y acertada, perdone por la redundancia,

para que el niño crezca en una atmósfera fabulosa.

Yo tuve la dicha,

una oportunidad cuando era rabino en Venezuela, en Caracas,

de conocer a un doctor que era de fama mundial

y que me complace mencionarlo y recordarme hoy de él,

el doctor Henrique Benaim,

en paz descanse.

Uno podía agarrar una revista de medicina en Alemania

o en Inglaterra, o en Suiza

y había un artículo del doctor Henrique Benaim.

Era famoso, era profesor de profesores.

Era una eminencia y yo preparé a su hijo Bar Mitzvah

y él me dijo: "Rabino, ¿usted me permite que yo le prepare

el discurso de Bar Mitzvah?". Y yo: "Por supuesto".

Me pidió unos datos de la Parasha eventualmente

y él escribió discurso.

En su discurso, escribió una frase que me impactó.

La frase decía así, nunca la olvidé:

"La conciencia del judío se estimula y se alienta

cuando está ante y entre otras conciencias".

¿Por qué digo esto?

Porque la energía que tenemos, si pudiéramos...

Como resultado de esa energía positiva

estimular a otros a que nos imiten,

a que nos sigan, a que contribuyan a mejorar el mundo

y es de alguna manera, fácil.

¿Cómo? Cuando tomamos conciencia de la responsabilidad

de educar a la generación de relevo.

Que también ellos necesitan modelos de inspiración.

Seguro, puntos de referencia

y puntos de referencia sólidos, que no cambian,

porque cuando los puntos de referencia cambian,

el individuo se pierde

y así, no podemos construir la sociedad ideal.

Le agradecemos mucho esta participación

y le deseamos feliz Tu Bishvat.

Gracias y yo les agradezco la invitación.

Pues con estas bendiciones, con esta celebración de Tu Bishvat,

con estas frutas,

que algunas de ellas son las especies

por las que la tierra de Israel fue bendecida,

qué mejor manera, más dulce, más fresca

de decirles hoy, shalom.

(Música créditos)

  • Tu Bishvat: Ya llegó la primavera

Shalom - Tu Bishvat: Ya llegó la primavera

28 ene 2018

Esta semana, en el calendario judío , celebramos Tu Bishvat : el Año Nuevo de los árboles. Según la tradición judía, los árboles comienzan su nuevo ciclo hacia la primavera. Estas son algunas de las cuestiones que nos explica el rabino Amram Amselem en nuestro programa .

ver más sobre "Shalom - Tu Bishvat: Ya llegó la primavera" ver menos sobre "Shalom - Tu Bishvat: Ya llegó la primavera"

Los últimos 512 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios