Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5416453
Para todos los públicos Shalom - Sukot: una cabaña en la era tecnológica - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, "shalom", y bienvenidos un domingo más.

Hoy queremos celebrar con ustedes la fiesta de Sukot,

o fiesta de las cabañas,

denominada así porque los judíos del mundo entero

pasamos el mayor tiempo posible en la "suká" o cabaña en hebreo.

En esta fiesta, intentamos conectar con lo natural,

con las cosas inmateriales,

y desconectar de lo material que nos da seguridad.

Esto nos transmite Amram Anselem,

el rabino de la comunidad sefardí de Miami,

en las palabras que transmitimos a continuación.

(Música)

Cuando ya hemos travesado el mes de Elul,

Rosh Hashaná y Kipur,

si hemos sido honestos con nosotros mismos,

vamos a tomar nuevas decisiones

y vamos a girar 180 grados el timón.

Vamos a empezar

o por lo menos queremos empezar una vida nueva.

Quizás, para poder empezar una vida nueva

habría que retroceder en el tiempo.

¿Qué significa?

Tendríamos que reubicarnos

cuando salimos de Egipto

y pasamos la travesía del desierto.

Y en el desierto hemos vivido en tiendas de campaña.

Cuando el hombre vive en casas con circuito cerrado,

con guardias, con una cantidad de elementos

que le dan seguridad, etc.,

su casa es el peor lugar para la seguridad

y para la estabilidad, ¿verdad?

La "suká" es algo tan... frágil...

Darse cuenta de que la vida del ser humano

es tan frágil como la "suká"

es el primer paso para entender y aceptar

la premisa de la humildad, de la sencillez,

además de otra cosa.

A través del techo de la "suká" tenemos que ver los cielos.

Es importante ver que hay otra dimensión,

que la vida no es solo terrenal.

La persona en su hogar

se siente muy segura, muy fuerte.

"Este es mi palacio y yo lo hice.

¿Y dónde estaba Dios?

Dios estaba ocupado con otra gente,

pero yo me ocupé de mi persona".

Sukot, entre los múltiples mensajes que conlleva,

es la fragilidad de la vida.

Dios no quiere a una persona que se sienta con salud,

que se sienta potente económicamente,

que cree que el mundo es de él,

y no sabe, no se da cuenta de cuánto Dios lo asistió,

cuánto Dios estaba encima de la "suká"

encima de su hogar,

velando por él, velando por su familia, etc.

Pero para eso tendría que salir de mi "fortaleza", ¿verdad?,

y darme cuenta de que la vida es efímera

y todo es pasajero,

y que lo más importante en la vida es hacer cosas nobles.

Considerar al prójimo

sin distinción de raza, credo, color.

Hace falta tener presente que todos descendemos del mismo padre,

que cuando nos remontamos genealógicamente

en la historia de la humanidad, nos remontamos a Adán.

Dios, en su infinita inteligencia,

al principio no creó un millón de Adanes,

creó un solo hombre.

¿Para qué?

Para que tomáramos conciencia de que todos somos familia.

Que todos descendemos del mismo padre.

Y eso nos va a llevar a amar al prójimo como a uno mismo.

(Música)

El darse cuenta de que la vida es efímera,

que es pasajera,

de que hay mucho que se puede hacer y que se debe hacer,

y el tomar conciencia de ello,

nosotros, durante ocho días,

nos sentamos en la "suká"

y discutimos todos estos temas,

conversamos, intercambiamos impresiones.

Tomar conciencia de que el tiempo pasa.

Muchas veces no nos damos cuenta

de que han pasado 10 años, 20 años, 50 años,

pero eso fue ayer.

Cuando el rey Salomón dijo que la vida de la persona

es como una sombra que pasa,

el Midrash dice que la vida de una persona

es como una sombra que pasa.

No es como la sombra de un árbol ni como la sombra de una pared,

que permanece por cierto tiempo, ¿verdad?

Es como la sombra de un pájaro en pleno vuelo,

que se queda milésimas de segundo en un lugar, ¿verdad?

Así es la vida de la persona.

¿Pero quiénes nos damos cuenta? Los que tenemos 70 años.

Que ya vamos..., ¿verdad?

Pero cuando éramos jóvenes pensábamos que la vida es eterna,

la vida no es eterna.

El poder realizar un seminario como el Sukot

en un lugar efímero, sencillo, pasajero,

y darnos cuenta de que la vida también es pasajera, quizás...

ese elemento contribuya a hacernos más humildes, más sencillos,

y a buscar las respuestas adecuadas a la existencia del ser humano.

(Música)

Entonces, el Sukot es una buena época.

Salimos de Kipur, Dios nos perdonó,

tenemos una semana en la "suká" para discutir... ¿qué?

Primero, que la vida es efímera, es pasajera, como la "suká".

Y que el tiempo que tenemos tendremos que aprovecharlo

para buscar las respuestas ideales,

buscar los puntos de referencia ideales.

Yo creo que un punto importante es

saber que Dios interviene en la historia del pueblo de Israel

y en la historia de la humanidad.

Maimónides mencionó

tres corrientes

que existen en el pensamiento humano.

Una de las corrientes es que el mundo siempre existió.

No existió, no existe esa idea de creación.

El mundo siempre existió.

Otra es que Dios creó el mundo y se desinteresó de él.

O sea, crea una gran pantalla y ve lo que pasa

y tiene que estar muy interesante, ¿vedad?

En el judaísmo, esto tiene un no:

Dios creó el mundo y lo sigue.

Lo acompaña, lo dirige,

lo inspira, lo instruye.

¿Verdad?

Entonces, Dios interviene.

Enseñar al niño que hemos salido de Egipto

gracias a la intervención divina,

a que Dios nos acompañó...

40 años en el desierto y nos llevó adonde él quería

que fuésemos a vivir.

Moisés no podía hacer lo que él quería.

Es verdad, no tenía un congreso que le dictaba,

pero Moisés tenía una voz de la cual podía fiarse:

era Dios quien le decía cómo hacer las cosas, ¿verdad?

Pero Moisés también tenía su grupo de gente que lo asesoraba,

con quienes intercambiaba impresiones.

O sea, la gran humildad de Moisés era esa.

Pero yo muchas veces digo:

mucha gente cree en un Dios que no existe.

¿Cómo es eso?

Esa gente cree que Dios es la oficina de reclamaciones.

Dios está ahí para atender a mis necesidades.

¿Necesito un medio de subsistencia? Le pido a Dios.

¿Necesito salud? ¡Dios!

¿Necesito un carro nuevo? ¡Por favor!

O sea, Dios está ahí para darme a mí.

¿Y yo qué le doy a él?

¿Qué se supone?

Por eso yo últimamente pongo énfasis

en la diferencia entre creer en Dios y vivir con Dios.

Creer en Dios es para toda la humanidad.

Pero vivir con Dios

también debería ser para toda la humanidad.

¿Y qué es vivir con Dios?

Este mundo es su proyecto,

no el mío.

Aquí va a pasar lo que él quiere que pase.

¿Y yo qué puedo hacer?

Eventualmente, puedo ayudar a cargarle la maleta a Dios.

Asumir algo de su proyecto, hacerlo mío.

Nosotros tenemos que tratar de ser ese ser humano,

ese individuo que agarró el proyecto de Dios

y quiso hacerlo propio.

Eso significa creer en Dios.

(Música)

-Una manera maravillosa de aprender historia

es también a través de la gastronomía.

Hemos querido compartir con los amigos de "Shalom" hoy

dos platos muy especiales

y le decimos hola a nuestra compañera Tsahala.

Muchas gracias por estar aquí

y agasajarnos con estos platos.

-Muchas gracias por invitarme.

-Cuéntanos un poquito qué son y cómo se llaman.

-Bueno, mis orígenes no son de España.

Mi madre nació en Argelia,

y son dos platos típicos de Argelia.

Este plato se llama "tajine sebnak".

Es un planto que se prepara por Rosh Hashaná.

Hay muchas bendiciones que hacer en el Rosh Hashaná.

Una de las bendiciones es

sobre "sebnak".

En árabe, "sebnak" es espinaca.

Y es una manera de preparar una comida que incluye también

los ingredientes de los veganos.

-Esto es muy bonito además

porque, como hemos explicado otras veces,

comemos algunos alimentos que ellos, en su nombre,

tienen alguna similitud con pedir deseos de años nuevo

o que se anulen los malos decretos.

Es así cómo se aprovechan también esos elementos

a la hora de preparar un plato.

Que, además, lo vemos aquí muy suculento.

¿Y lo otro? -El otro plato

es una ensalada que mi madre siempre prepara los sábados.

Es ensalada de berenjenas con salsa de tomate.

-Muy rica con pita, Tsahala, muy rica con pita.

-Puedo decirte que cada familia

que ha venido a mi casa y comió este plato,

después es un plato que está preparado en la otra casa

-Ahora tienes que sumar a los amigos de "Shalom" también.

¿Tsahala, tiene un nombre el plato?

-"Khah-tseel" en hebreo.

-¿Tenemos los orígenes de dónde viene?

¿Quién te transmite esta receta?

-Las dos recetas son de mi madre,

pero esta receta es algo que pasa

por muchas generaciones en Constantina, Argelia.

Como he dicho, si conoces a una familia de Argelia,

seguro que este plato está por Rosh Hashaná en su casa.

-Toda la idea nuestra de transmitir también

las recetas es llevar de la mano a los amigos

no solamente a la historia,

sino cómo es el poder de la transmisión en la gastronomía.

Entonces, ¿cuáles son tus sentimientos?

¿cuándo te recuerdas tú comiendo estos platos?

¿Desde pequeñita?

-Sí. -¿Tus abuelos?

-También, sí.

Mi abuela todavía vive.

Tiene 103 años. -¡Gracias a Dios!

-Y eso es algo que...

tengo mucho...

(HABLA OTRO IDIOMA)

-Claro, muchos recuerdos.

-Recuerdos de mi infancia, de mi mamá y su infancia,

de mi abuela y su infancia,

porque es el olor de Rosh Hashaná.

-Cuéntanos un poco, tus hijos.

Hoy día, tú que eres madre,

tus hijos, ¿cómo viven el Rosh Hashaná, las fiestas?

¿Cuál es la conexión de ellos con estos platos?

-Seguimos haciendo los mismos platos

como en la casa de mi madre.

Y cada vez están las batallas:

"Déjame el plato, déjame lo que queda",

porque son platos que yo preparo, y mi madre también,

solamente por Rosh Hashaná, no lo hacemos durante el año.

-Claro, entonces, tenemos aquí platos específicos

para unas fiestas, para una festividad

transmitidos de generación en generación.

Llevados a cabo con elementos, evidentemente,

de los que se criaba en la zona

de donde son estas recetas.

Hoy día, ya las generaciones siguientes también

lo van a hacer, si Dios quiere, y lo van a practicar.

Hoy hemos querido agasajarles a ustedes

con estas recetas típicas de países como es Argelia.

Desde tan lejos han llegado estas recetas

con todo ese cariño.

Esperemos que hayan ustedes disfrutado.

Nosotros disfrutamos de unos olores tremendos.

Con esa ilusión les decimos hasta la semana próxima,

"Shalom".

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sukot: una cabaña en la era tecnológica

Shalom - Sukot: una cabaña en la era tecnológica

20 oct 2019

Sucot es también conocida como Fiesta de las Cabañas ya que durante los ocho días que dura esta festividad , las familias judías construyen una cabaña y procuran habitar en ella , según indica la tradición.

ver más sobre "Shalom - Sukot: una cabaña en la era tecnológica " ver menos sobre "Shalom - Sukot: una cabaña en la era tecnológica "

Los últimos 602 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios