Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5292819
Para todos los públicos Sandel: ética en la era de la ingeniería genética - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, shalom.

Estos días hemos tenido la suerte y el lujo de entrevistar

al profesor Michael Sandel, él es profesor de justicia

en la Universidad de Harvard,

según el Washington Post es el profesor, el catedrático

más famoso en EE.UU. y esto no es casualidad,

sus clases de 1.117 alumnos

son sorteadas generalmente de la demanda que hay

para asistir a ellas.

Algunos de sus libros en español

son: "Lo que el dinero no puede conseguir",

"La moral y la ética en épocas en el que el mercado

es el que manda" y "La importancia y cómo manejamos la imperfección

en épocas de biotecnología".

Michael Sandel advierte a los gobiernos

que habría que controlar un poquito el tema del consumismo

y el que la economía tiene que estar claro que es la manera

de subsistir y no el fin de nuestra sociedad.

Del profesor Sandel nos maravilla no solamente sus reflexiones

personales que son todas importantes,

si no, por supuesto, su cercanía y su sencillez.

Nosotros nos hemos atrevido a preguntarle muchas preguntas

y muy variadas, como por ejemplo,

¿cómo han cambiado las relaciones humanas

a través de las nuevas tecnologías?

¿Quiénes son los que más influyen en la educación de los jóvenes?

y por supuesto, ¿por qué ese afán de los jóvenes

por hacerse un selfi?

Mi mayor investigación acerca de cómo utilizamos el tiempo libre

se centra especialmente en la gente joven

y los medios de comunicación.

Mi trabajo refleja que las redes sociales

captan la atención, especialmente de los jóvenes,

pero no únicamente,

y lo hacen constriñendo nuestra experiencia.

Yo creo que esto nos resta la capacidad

de comunicar con el mundo y con los que nos rodean,

tanto es así que en mi clase,

no permito utilizar ningún aparato electrónico,

portátil, teléfono,

porque para educar creo que es imposible competir

por la atención del alumno

con los medios de comunicación sociales.

Eso es lo que más me preocupa.

Cualquiera que estemos mirando una pantalla en nuestro tiempo libre

o en cualquier otro momento, perdemos la posibilidad

de elevar nuestra mirada al mundo que nos rodea,

al mundo real.

Es una versión muy reducida del mundo,

que concentra nuestra atención

cuando nos concentramos en una pantalla.

La paradoja es que tienes a todo el mundo en tu pantalla

y hasta cierto punto eso es cierto,

ya que ahora puedes compartir fotos, imágenes, tweets,

con personas de todo el mundo en un instante,

de alguna manera, estamos más conectados que en épocas anteriores

y sí, esa es la paradoja.

Yo creo que la comunicación a través de los medios

es más superficial que la comunicación humana

que surge de estar presente el uno con el otro,

y por eso esta comunicación genera una experiencia muy pobre,

El "like" de las redes sociales

es una forma muy superficial de conectar entre seres humanos

y el peligro de la comunicación digital

es que nos convierte en seres cada vez menos comprometidos

en lo que se refiere a la comunicación real

que caracteriza unas relaciones interpersonales sanas.

Estoy muy comprometido, como sabes,

con proyectos sociales y te puedo decir

que la verdadera democracia exige de nosotros

comprometernos con los demás en el día a día.

Hasta cierto punto, la comunicación digital

nos permite comunicarnos con cualquiera en todo el mundo

en un instante y esto puede ser algo muy bueno,

pero no es tan bueno si nos evita la posibilidad de interactuar,

de comunicarnos

y el estar presente, de situarnos en el mundo,

porque si esto ocurre será muy difícil ser ciudadanos,

verdaderos ciudadanos democráticos,

para ello, uno tiene que conocer, interactuar,

tiene que comprometerse con las personas

que viven a nuestro alrededor,

en nuestro vecindario, en nuestra comunidad

y finalmente, en nuestro país.

Esto es lo que la verdadera democracia ciudadana

requiere de nosotros.

Por ello, los medios de comunicación nos conectan en cierto aspecto,

pero en otros aspectos nos desconectan

y eso es lo que nos preocupa.

También, si analizamos el tema de los selfis,

estos reflejan nuestra necesidad de conectarnos con el mundo,

pero es una especie de relación turística

de relacionarnos con el mundo,

porque el típico selfi turístico

es mostrar la imagen que está a mis espaldas,

ya sea el Museo del Louvre o el Prado,

o simplemente en un restaurante,

la gente hoy le hace la foto al menú del restaurante

y la comparte con sus amigos,

pero esto convierte la realidad en una serie de poses,

convierte el yo en una pose,

conectar con la apariencia, el estar continuamente posando,

convertir el yo en una imagen que puede ser recreado continuamente

pero la creatividad, en este sentido,

también puede ser bastante superficial,

porque el selfi lo tomamos frente a una imagen

que podría ser hasta una postal,

el Arco del Triunfo, imagínate, te puedes tomar un selfi

delante de una postal,

pero esto lo convierte en una experiencia vacua

y hasta cierto punto muestra dónde se encuentra

nuestra conciencia y qué te preocupa,

refleja el tipo de convivencia que nos ocupa,

carente de una relación genuina.

El selfi turístico, donde te haces la foto

delante de lugares muy conocidos,

en esa relación no estás interactuando con esos lugares,

solo muestran un decorado,

no vivir la experiencia de viajar

e interactuar con nuevas experiencias

como un modo de comunicación con el mundo

y estos nuevos lugares,

así hay muy poca posibilidad de aprender.

Viajar tiene que ver con conocer y conectar con el mundo

y en el selfi hay muy poco aprendizaje,

no incluye estudio, todo consiste en posar

y esto es lo que yo pienso que es peligroso,

el convertir cualquier cosa en un selfi.

Una de las razones por las que escribí el libro,

"Lo que el dinero no puede comprar",

es porque cada vez hay menos cosas que no puedes comprar con dinero,

lo que ha ocurrido es que en las décadas recientes,

hemos pasado de tener una economía de mercado

a ser una sociedad económica,

la diferencia es la siguiente:

La economía de mercado es una herramienta,

un instrumento muy valioso y efectivo para organizar

las actividades productivas,

pero en oposición a eso,

la sociedad de mercado es un lugar donde casi todo está en venta,

es una manera de vivir en la que los valores del mercado

y la manera de pensar de este

tienden a dominar cualquier aspecto de nuestra vida,

no solo los valores materiales, si no, también definen

las relaciones personales, salud, educación,

aprender y enseñar, en fin, la sociedad cívica.

La razón por la que escribí este libro es precisamente

destacar este tema y advertir que deberíamos mantener

el mercado y sus valores en el lugar correcto,

las cosas materiales, coches, tostadoras, televisión,

eso está bien, es normal,

pero cuando tiene que ver con educar a nuestros hijos,

las necesidades médicas, necesitamos otros valores,

en fin, todo lo que constituye la vida civil,

necesitamos otros valores que el mercado no nos puede dar.

Creo que deberíamos propiciar situaciones y circunstancias

para animar a la gente joven a discutir y debatir

acerca de cuestiones éticas,

acerca de cuestiones morales,

a veces, una película, una historia o una novela,

puede ser un buen punto de partida para un debate muy interesante

acerca de la justicia o injusticia

o sobre temas que nos atañen como seres humanos,

de hecho, yo siento que la gente joven

está deseando participar en debates,

así lo constato en cualquier lugar al que viajo,

generalmente hablo a un público universitario,

a veces, incluso a estudiantes más jóvenes,

pero también a más mayores,

a cualquier lugar al que voy la gente está deseosa

de participar en debates acerca de temas importantes

que de verdad les preocupa,

desean valores, ética.

La tecnología está avanzando tan rápido,

incluso la biotecnología o genética,

que la ciencia crea situaciones a las que llegamos antes

de haberlas podido imaginar, por ejemplo.

Hoy día podemos hacer lo que hasta hace poco era imposible,

elegir el sexo de tu bebé,

si va a ser niño o niña,

existen incluso muchas supersticiones acerca de este tema,

pero hoy día es posible usando la biotecnología

en clínicas de fertilidad

y decidir si será niño o niña por medio del embrión "screening".

Y no solamente decidir el sexo,

si no, otras cuestiones genéticas,

el color de los ojos, el color del pelo

y tal vez incluso más allá, unos padres puedan querer un hijo

más inteligente o más fuerte o más alto.

Y a esto todavía no le hemos dedicado el tiempo como sociedad,

de decidir si este uso de la tecnología

debería estar permitido,

este es un debate importante,

yo personalmente doy un curso sobre esto,

incluso escribí un libro sobre este tema.

Intento animar a mis estudiantes a generar este tipo de debates

sobre la ética del uso de la tecnología genética.

Por supuesto, esta tecnología es una bendición

si la utilizamos para la salud,

curar enfermedades, prevenirlas,

reparar daños,

pero, ¿qué pasa con el uso de la biotecnología

para uso de consumo?

¿Se puede convertir la paternidad en una línea de consumo?

qué color de ojos deseas que tenga tu hijo, qué color de pelo.

Creo que abordar la relación padre hijo

desde un punto de vista del consumidor,

puede corromper el amor incondicional

que caracteriza a esta relación.

Nosotros no amamos incondicionalmente nuestros coches

o televisores y podemos elegir libremente qué modelo queremos,

pero con nuestros hijos nuestro amor debería ser incondicional

y no depender de que tengan esta u otra característica.

Este es un debate muy importante al que creo que debemos dedicarle

tiempo y tomar decisiones como sociedad.

"Una de sus frases más importantes es:

'Los gobiernos deberían intervenir para evitar los excesos

de la economía de mercado y de las desigualdades sociales,

estas amenazan a una verdadera democracia'."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sandel: ética en la era de la ingeniería genética

Shalom - Sandel: ética en la era de la ingeniería genética

23 jun 2019

Su objetivo es que la juventud utilice más la razón y que se aleje de comportamientos relacionados solo con el beneficio económico y los intereses personales.

ver más sobre "Shalom - Sandel: ética en la era de la ingeniería genética" ver menos sobre "Shalom - Sandel: ética en la era de la ingeniería genética"

Los últimos 586 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios