Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4729718
Para todos los públicos Shalom - Rosh Hashana. Comienza un nuevo año - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenos días.

Shalom.

Hoy les tenemos un Shalom especial

porque esta noche si Dios quiere en los hogares judíos

se celebra el Año Nuevo judío, Rosh Hashaná.

En el judaísmo a diferencia de otras culturas

donde el comienzo del Año Nuevo pues da pie a buenos propósitos

y además un poquito tal vez en ocasiones, al desenfreno.

El Año Nuevo judío es totalmente opuesto

y tenemos mucha reflexión,

mucho centrarnos en que vivir un nuevo año

es una inversión que Dios hace en cada uno

y tenemos que justificar esas inversiones

y le pedimos a Dios que sea un Año Nuevo y dulce

y por eso es que hoy les ofrecemos y les recibimos con estas manzanas

y esta miel para que sea un Año Nuevo y dulce.

Además de manzanas con miel tenemos un invitado muy especial

que ya ha estado en nuestros estudios anteriormente,

Pinhas Punturello. Buenos días.

Buenos días y Shaná Tová, ya se puede decir Shaná Tová,

buen año si Dios quiere.

Gracias por estar a unas horas del nuevo año

en nuestros estudios de Shalom. Gracias a ustedes por invitarme.

Nosotros queríamos con usted

profundizar un poquito en ese concepto

de Año Nuevo.

El Rosh Hashaná es un día de encuentro

entre los que olvidamos y el futuro.

Es un día de conexión entre los que hemos olvidado

y claramente Dios no olvida y el futuro.

Y nos pones la pregunta qué hiciste y más, qué vas a hacer.

Entonces no es casualidad que en el judaísmo

no existe ese desenfreno en Rosh Hashaná.

¿Qué es típico en Rosh Hashaná?

Hay muchas costumbres.

Yo creo que cada familia judía tiene su costumbre en Rosh Hashaná.

Tenemos que invitar todos los judíos del mundo

para comprender las costumbres.

Hacer un simposio.

Hacer un simposio

para comprender todas las costumbres de todo el pueblo judío.

Hay judíos que comen la manzana con la miel,

judíos que comen la manzana con la miel y pescado

y judíos que comen después el pescado también, otras...

es la fiesta de los símbolos sobre las mesas de cada hogar judíos,

hay muchísimos símbolos.

¿Cuáles serían esos símbolos?

Yo creo que en Rosh Hashaná

dejamos a los símbolos de hablar en nuestro lugar.

Los símbolos hablan por nosotros.

Tenemos este lenguaje silencioso, entre nosotros como pueblo y Dios.

Como un lenguaje entre dos amantes,

se miran y a veces sin hablar se comprenden.

Y dejamos a la manzana y a la miel de deseo para un Año Nuevo y dulce.

La granada un deseo para un año con muchísimos preceptos

y muchísimos méritos.

Claro, porque las semillas de las granadas son muchísimas

y están muy pegaditas las unas a las otras.

Exactamente.

Un año también de ayuda entre nosotros,

de compañerismo como las semillas de la granada.

Dejamos al pescado un año fuerte y protegido,

como los peces que viven en el agua.

Hay muchos de estos símbolos que hablan para nosotros.

Es un lenguaje también como el lenguaje de una madre con sus hijos.

El hijo si llora, la madre sabe lo que quiere.

Eso es verdad.

La madre sabe lo que quiere desde el primer día de su vida.

Es curioso porque muchas veces asociamos el concepto espiritual

a la ausencia de materia

y sin embargo aquí la espiritualidad

y algo tan importante como Rosh Hashaná,

el comienzo de año,

es justamente a través de la materia que le hablamos a Dios.

Exacto, utilizamos la materia.

Tenemos también que comprender

que la materia no es la finalización de nuestro encuentro con Dios,

la materia es un instrumento donde voy a pasar para pedir algo a Dios.

Y también porque yo como persona, como criatura,

yo tengo necesidad de conectarme también a través de la materia.

La conexión totalmente espiritual

la puedo utilizar a veces en el año, pero no siempre

y especialmente en un contexto de fiesta,

yo voy a utilizar la materia para pedir a Dios

y también para acordarme a mí mismo mi conexión con Dios.

La manzana es un instrumento.

Claro que no es la manzana la que me va a hacer el año dulce con la miel,

es como yo me voy a relacionar con el nuevo año, con los demás,

con la sociedad, con mí mismo.

Pero la manzana es un instrumento para recordarme

de comportarme bien, de portarme bien.

Por qué pedimos, decimos, Shaná Tová, un año bueno y dulce.

Porque en la vida hay amargura

pero podemos vivir también la amargura de manera dulce.

¿Cómo se vive la amargura dulce?

Vivir la amargura comprendiendo que hay miel,

en todos los días de mi vida hay siempre el momento con la miel.

Y la miel es la que me va a enseñar y convertir la amargura de la vida

en una manera dulce.

Hay muchas veces

que cuando estás viviendo un capítulo que no es tan agradable

te preguntas por qué y te duele mucho

y con el paso de los años eres capaz de decir,

esto fue lo que aprendí de ese capítulo difícil.

Exactamente.

Cada día tenemos que concentrarnos en los momentos positivos del día

y esto es la miel,

el poquito de miel, la cantidad de miel que hay siempre.

Siempre una enseñanza dulce y momento dulce que tenemos que vivir.

¿Cómo sería la actitud correcta a la hora de aproximarse un Rosh Hashaná.

La actitud correcta es relacionarse con este día reflexionando.

Hay una palabra que empezamos a utilizar

desde este día hasta Iom Kipur, el día de ayuno

que es la palabra de la Teshuva.

Aquí también sería importante hacer un inciso

porque no todos nuestros amigos saben que Rosh Hashaná,

que el Año Nuevo judío coincide con Iom Hadin

que es el día del juicio

y por eso también se justifica toda esa reflexión y esas peticiones ¿no?

Es el día donde el Dios como padre se asienta

y se va a relacionar con nosotros como rey.

El rey misericordioso.

Por eso tengo la miel también.

Porque mi confianza está en el hecho que yo soy consciente

que el rey que se relaciona conmigo en este día

es un rey que quiere perdonarme.

Y saber esto, saber que te vas a encontrar con un rey misericordioso

es algo muy importante,

porque nosotros no somos perfectos, Dios lo sabe.

Esto no significa que no tenemos que trabajar en nosotros mismos,

que cambiar.

La actitud de Rosh Hashaná es una actitud de reflexión,

una actitud de camino, de ruta, de autoanálisis,

que en hebreo es Teshuva.

Utilizamos esta palabra que significa respuesta.

Pero en la tradición judía

nos va a enseñar el camino de autoanálisis,

el camino de introspección,

el camino de trabajo en nosotros mismos,

el camino de reflexión,

que es también una respuesta de verdad.

Totalmente. Casi la más importante.

Porque a veces para aprender una lección

casi es más importante una buena pregunta

que una gran respuesta.

Exactamente.

Usted es profesor también, da clases en el colegio judío,

además de ser responsable de los contenidos de judaísmo,

¿cómo trabajan ustedes el tema de Rosh Hashaná?

¿Qué trabajos se hacen?

¿Cómo lo vive un joven, chico o chica?

Trabajamos con los chicos, también a este miedo del Iom Hadin,

del juicio. Del juicio.

Y trabajamos enseñando que el juicio es una pregunta de responsabilidad,

pero los jóvenes tienen que vivir de manera positiva este juicio,

tienen que vivir con la fuerza de su juventud

y comprender que en sus manos,

los jóvenes tienen la posibilidad

de responder a esta pregunta de responsabilidad

de manera positiva.

De hacer algo, de participar, de construir.

No eres una víctima del destino,

sino eres el artífice al fin y al cabo.

Porque los miedos hay un miedo que paraliza

y hay otro miedo que es el que te empuja y te anima a hacer cosas

y a atreverte a hacer cambios,

porque todos los cambios son incómodos.

Exactamente.

Rosh Hashaná exactamente es el día que nos invita a cambiar.

Nos invita a salir de nuestra zona de confort.

Que está tan de moda.

Es el día donde salimos, tenemos que salir de nuestra zona de confort

para hablar con los símbolos,

para escuchar un sonido tan antiguo y tan profundo

que nos pone fuera de nuestro confort para hacer algo.

Para cambiar nuestra vida.

No es el día de la rutina.

Como padre de hijos adolescentes y también pequeñitos,

¿cómo se explica,

cómo se les ayuda a los jóvenes a vivir este día

y aprovechar no solamente el día de Rosh Hashaná

sino todo el año?

Yo creo que el mensaje más profundo y más importante para nuestros hijos

para los jóvenes en general que van a pasar estos días,

es el mensaje de la posibilidad de cambiar,

de la posibilidad siempre de cambiar. Que nunca es tarde.

Nunca es tarde.

Y de la responsabilidad,

cada uno según su posibilidad, su capacidad,

pero de la responsabilidad.

Nuestros hijos necesitan comprender

que la responsabilidad está en sus manos

y este es un mensaje de gran valor.

Por supuesto.

De no escapar de la responsabilidad.

De no escapar, porque la responsabilidad

es lo que nos va a convertir en ser humano.

La libertad y la responsabilidad.

No hemos dicho al principio,

que de todos modos, antes de que llegue Rosh Hashaná

hemos disfrutado de los 30 días del mes para preparar los deberes.

Claro, es el largo camino de este mes de rezos,

un mes de reflexión... De pedir perdón mutuamente.

De perdón mutuamente, de encuentro con los demás,

de nueva construcción de mi relación con la sociedad que me rodea.

Este es también el mensaje.

Que para cambiarme a mí mismo, tengo que cambiar mi actitud

y mi relación con los otros.

Claro, es que eso es tan importante,

porque la manera más sencilla es siempre culpar al entorno

y culpar al resto, en vez de hacer una autorreflexión

y decir en qué medida yo soy responsable

de lo que me está ocurriendo.

Y esto pasa también en un colegio, la culpa es siempre de los profes.

Pero, nos vamos a encontrar

en un momento de reflexión nuestra con la sociedad

y de nuestra relación con Dios.

Y sin cambiar mi relación con la sociedad,

no me puedo encontrar con Dios.

Eso es precioso.

Eso es maravilloso porque ahí ya es como un triángulo divino y eterno.

El ser humano, la sociedad y uno mismo.

Pinhas Punturello nosotros hoy víspera de Rohs Hashaná

no queremos retenerle más de lo previsto,

seguro que en su casa le esperan para que ayude

y estamos seguros que tendremos un año bueno y dulce.

Shaná Tová, que se reciban todas las bendiciones.

Para todos, para todos.

No solo para el pueblo de Israel, para toda la humanidad.

Para todo el mundo.

Muchas gracias. Shaná Tová.

Gracias, Shaná Tová.

Con este mensaje maravilloso, absolutamente inspirador,

con estas manzanas y miel

hoy no nos podemos despedir sin desearles a todos,

en nombre de la Federación de Comunidades Judías de España,

Shaná Tová.

Que tengan un año bueno y dulce.

Shalom.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Rosh Hashana. Comienza un nuevo año

Shalom - Rosh Hashana. Comienza un nuevo año

09 sep 2018

En el judaísmo la vida se considera un regalo y en cada comienzo de año, el judío tiene que reflexionar en qué invirtió este magnífico regalo y presentar este balance antes Dios.

ver más sobre "Shalom - Rosh Hashana. Comienza un nuevo año" ver menos sobre "Shalom - Rosh Hashana. Comienza un nuevo año"
Programas completos (546)

Los últimos 546 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios