Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4656961
Para todos los públicos Shalom - Rhoda Henelde: Yidish al alcance de todos - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Shalom. Hoy contamos con una invitada muy especial.

Ella nació en el gueto de Varsovia.

Es una de los grandes, si no, la gran experta en yidis

aquí en España. Está casada con un judío sefardí

y se llama Rhoda, Rhoda Henelde. Bienvenida, shalom.

Muchas gracias, shalom, buenos días.

Rhoda, nos admira, primero, que hayas nacido en el gueto.

Me imagino que tendrás mucho sobre eso escrito,

pero sí me gustaría enmarcarlo, ya que el yidis a ti

te viene desde casa.

Bueno, yo nací en el gueto poco antes de la entrada de los nazis,

ya era un gueto, ya era un gueto,

por el régimen polaco,

y tuve la suerte, me pilló de bebé,

y tuve la suerte de no encontrarme ahí cuando entraron

porque mi madre me llevó a su pueblo, Biala Podlaska,

cerca de la frontera de Bielorrusia, y así salimos.

Mi padre sí se quedó atrapado y tardamos esperándole, esperándole,

y por fin llegó al pueblo

y nos cruzaron la frontera clandestinamente

y así nos salvamos de los nazis.

Bueno... Para caer en manos de la KGB,

pero es otra, una historia larga.

Sí, Rhoda, porque tú lo resumes brevemente,

pero en otra ocasión, si Dios quiere,

vendrás a contarnos tu historia, porque yo creo

que si buscamos tema para una novela, tu vida es una de ellos.

Mi infancia, mi infancia, sí, sí. Sobre todo.

Pero ahora hablamos del idioma. Claro.

Era yidis desde mi nacimiento, era yidis con mis padres

y siguió en todos los países, pasamos por muchos países,

y siempre yidis, aprendía yo la lengua del país, como niña...

Más el yidis que hablabais en casa. Pero en casa, siempre yidis.

Rhoda, para nuestros amigos, que no saben lo que es el yidis.

¿Qué es el yidis?

Se puede decir judeoalemán, la lengua judeoalemana,

pero no exactamente, pero nació en Alemania.

Y cuando tuvieron que marcharse de Alemania,

cuando los cruzados llegaron

y acusaron a los judíos de envenenar los pozos y causar la peste,

y tuvieron que huir, huyeron a Polonia,

que era entonces un imperio muy grande,

pues el yidis se alejó de su lengua de origen

y se desarrolló con independencia en Polonia.

Desde el siglo XI ya hay escritos en márgenes de libros sacros,

hay un manuscrito famoso de Cambridge,

siglo XIV, fíjate,

y luego hubo a lo largo de los siglos unos escritores,

pero básicamente era una lengua oral, una lengua oral.

Y en algún momento dado,

a finales del siglo XIX, llegó a ser muy despreciada

por los intelectuales.

Salieron de los guetos los ilustrados, los maskils,

y la rechazaban.

Como algún idioma del pueblo. Sí, sí.

De menos nivel. Eso.

Los judíos siempre hablaban el idioma del país.

Por eso tenemos 14 idiomas propios. (RÍEN)

Lo primero, porque querían integrarse,

pero siempre añadían el hebreo, el arameo y tal,

como el judeoespañol. Efectivamente.

Lo que pasa con el yidis es que es muy antiguo, muy antiguo

y en un momento dado, un maskil,

uno que escribía o ya era un autor consagrado en hebreo,

dijo: "Pero ¿para quién escribo, solo para los intelectuales?

¿Y el pueblo no me lee?". Y se decidió a escribir en yidis.

¡Guau! Era Mendele Mocher Sforim.

Mendele, "el vendedor de libros", porque tuvo que coger un seudónimo

para no ser escarnio de los intelectuales.

Imagínate, imagínate. Y su editor también.

Pero una vez que salió su primer libro,

que es "Pequeño hombrecillo", "Dos kleyne Mentshele",

tuvo tanto éxito entre el pueblo y, además, los demás escritores

vieron que es una lengua rica y flexible y llena de expresiones...

Yo no entiendo yidis, pero mucha gente,

los que hablan yidis, de las expresiones dicen:

"Esto no se puede traducir al español".

Claro, precisamente por haber sido oral y tal...

Es como muy jugoso, ¿no? Sí, maldiciones...

Bendiciones también, expresiones, y con mucho humor.

Eso es, eso es. Con mucho humor.

Rhoda, ¿tú cuándo empiezas a traducir?

Porque, además, tú empiezas con novelas maravillosas,

por ejemplo, la de Isaac Bashevis Singer,

pero ¿cuándo empiezas?

¿Cuándo eres consciente de que tienes un tesoro guardado?

No dependía de mí, dependió de una editorial muy especial

porque cuando Bashevis recibió el Premio Nobel,

en el 78,

tradujeron aquí, en todas partes,

tradujeron sus libros del inglés. Okey.

Pero en el año 2000

se descubrió una obra suya póstuma,

que no se había ni traducido ni publicado

y entonces, cuando Ediciones B, la editora de Ediciones B,

quería traducirla, eligió calidad. El yidis.

El original es calidad. Por supuesto.

Y de esto salió este libro, que es "Sombras sobre el Hudson".

Tan conocido en España que yo creo que es de las primeras veces

que se llega a hablar del yidis y de Bashevis Singer.

Sí, sorprendió mucho para bien.

¿Te sorprende que el público español, por ejemplo,

se enamore de la literatura yidis?

Mucho, me sorprende.

Me sorprende y estoy muy agradecida a la sensibilidad,

a la calidad de las editoriales,

que saben reconocer una obra universal.

Famosa. Porque aunque trate de la situación

de los judíos, es siempre universal. ¿Con cuál sigues?

Porque me imagino que cada uno de estos libros es como un hijo tuyo

del tiempo que estás traduciéndolo.

Bueno, hay de los escritores de Polonia, como los hermanos Bashevis,

como Isaac Bashevis,

y el gran Israel Joshua Singer, que es grande,

y de Israel Joshua Singer la que más éxito ha tenido es esta,

"La familia Karnowsky", que está en séptima edición.

Y esta, además, cuenta de los judíos en Alemania,

que es muy actual, cómo va cambiando su situación

hasta llegar a donde llegó.

Esta es de Xordica, Xordica de Zaragoza,

y es de Esther Singer Kreitman,

la hermana de Bashevis y de Israel Joshua.

Y también escribió

y es autobiográfica en cierto sentido,

pero es una novela, una novela con una historia de amor,

con toques de humor...

Bashevis la elogió como escritora

y dijo que basó su cuento "Yentl" en su hermana.

Así que este es el último y, por fin, una mujer.

(RÍE) Porque tú, además, eres ensayista, Rhoda,

y tú escribes algunos artículos sobre tus propios libros,

sobre estos libros. Sí, sí.

Sobre lo que tú trabajas e inviertes también.

Sí, porque lo que estudié era Crítica Literaria,

Literatura en Jerusalén.

¿Cuál es este libro, "La familia Máshber"?

"La familia Máshber", extraordinario. Cuéntanos algo de este libro.

Es de Berdichev, era la ciudad más judía,

más judía de Europa del este. Que aparece en todos los relatos,

en todos los cuentos. Sí, sí, sí.

Y es de de tres hermanos, de más o menos la misma generación,

y cada uno elige un camino, cada uno representa,

simboliza algo, es increíble. Te llega con él.

Y también ha tenido mucho éxito, es de Libros del Silencio.

Rhoda, cuando traduces a un autor, ¿cuál es la sensación?

Que tú sabes que esto es incomprensible

hasta que tú lo traduzcas al idioma del pueblo.

¿Cuál es la sensación? ¿Llegas a sentir al autor?

¿Cuál es la sensación? Porque pasas por muchos autores.

Desde luego. Siento al autor, siento el tema, me está muy próximo.

Me imagino.

Y su yidis es increíble, ni una palabra sobra ni falta.

¡Uf! Es muy bonito.

Luego a David Vogel lo tradujimos, "Todos marcharon a la guerra".

Es poeta y escritor en hebreo, él es de la misma zona,

pero escribió en hebreo, pero su último libro,

que son memorias, lo escribe en tres campos franceses.

Y entonces, como le faltaba papel, se puede ver la letra pequeña

y, sobre todo, aquí,

que son el mismo número de líneas que todo esto.

Estos son todos antes de la Shoá. (ASIENTE)

Pero lo presienten, sobre todo, Israel Joshua Singer,

en "Los hermanos Ashkenazí",

sobre todo, en "La familia Karnowsky",

pero había rusos que tengo que mencionar,

Moyshe Kulbak, David Bergelson,

los hermanos,

que Stalin al final

en el 48 arrestó a trece escritores judíos,

quería eliminar...

El yidis y el judaísmo de todo,

los llevó a la terrible cárcel de Lubianka, en Moscú,

y en el 52 los fusiló,

menos Der Nister, que murió de las torturas,

porque todos estos años les torturaron

y al final, les fusilaron.

Lo conmemoramos

como la Noche de los Poetas Asesinados.

Cuál es nuestro dolor, dolor de ser humano

y dolor de estos autores tan renombrados,

que tenían tanto para contarle al mundo

y que, desgraciadamente, sufrieron tanto...

Sí, habrían escrito mucho más.

...sin ser culpables de nada en absoluto.

Nada, nada. ¿Dónde está el yidis ahora, Rhoda?

Está vivo, pero...

Pocos lo hablan, ese es el criterio

porque el yidis era un idioma unificador.

Los religiosos lo necesitaban porque no iban a hablar...

Claro, la lengua sagrada para utilizarla hablando coloquialmente.

Los socialistas lo necesitaban, comunistas entonces,

para llegar al pueblo llano.

Por mucho que la despreciaran, tenían que hablarla.

Por supuesto. Y hasta los sionistas

para fomentar la liáh y fomentar que aprendan el hebreo.

Al final, si querías llegar al pueblo,

tenías que hacerlo a través del yidis.

Y aquí yo sé que recientemente, además en la Universidad de Córdoba,

te han invitado, aquí hay mucho interés.

Sí, sí. Cuéntanos cómo fue ese encuentro.

Pues me pidieron perdón por tener que utilizar el auditorio grande

porque iba a parecer vacío

si no acudían los alumnos, pero se llenó.

¡Oh, enhorabuena! (RÍE) Se llenó. Hubo interés.

Hubo interés entre la gente joven. La verdad, sorprende, sinceramente.

Sorprende. Sorprende para bien.

Rhoda, ¿cuál es el siguiente proyecto?

Estamos ahora traduciendo otra mujer, Bella Chagall.

¿Familia del Chagall? Su mujer.

¡Ah! (RÍE) Su mujer, Bella Chagall.

Con dibujos, va a aparecer con dibujos,

36 dibujos de Chagall.

Lo escribió en yidis y es muy bonito.

Enhorabuena. Gracias.

Te felicitamos por esta labor maravillosa.

Muchas gracias.

Porque nos abres la puerta a estos escritores.

Y me encantan. Fantásticos.

Se nota, Rhoda. Lo digo con mucho cariño

y siento mucho cariño a nuestros editores,

que son maravillosos. Se nota. Enhorabuena.

Pues con esta mañana maravillosa de libros absolutamente fascinantes

y, sobre todo, después cómo nos lo ha contado.

Si conseguimos entender autores yidis y los leemos en español,

ahora ya sabemos de quién es la pluma, el corazón y el rostro.

Con mi marido. Siempre el español es suyo.

(RÍE) Me parece muy bien, un trabajo en conjunto.

Desde luego, desde luego. Pues con esta labor en conjunto,

con esta ilusión de libros fantásticos

  • Rhoda Henelde: Yidish al alcance de todos

Shalom - Rhoda Henelde: Yidish al alcance de todos

08 jul 2018

Rhoda Henelde llega a España y se enamora de un judío sefardí, Jacob Abecasis ,escritor y traductor. Pasarán todavía unos años hasta que Rhoda descubra su pasión cuando una editorial le ofrece traducir un libro del yidish, su lengua materna.

ver más sobre "Shalom - Rhoda Henelde: Yidish al alcance de todos" ver menos sobre "Shalom - Rhoda Henelde: Yidish al alcance de todos"

Los últimos 534 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios