Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5125018
Para todos los públicos Shalom - El entorno de Daniel Quintero - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días. "Shalom".

Hoy nos los llevamos a ustedes de exposición.

El famoso pintor malagueño judío Daniel Quintero

nos deleita con 25 dibujos,

sobre todo retratos y algún que otro paisaje,

en Centro Sefarad-Israel.

Nosotros hemos acudido a esa llamada al arte,

donde el artista nos ha dedicado algunos minutos de su tiempo

y nos ha expresado y nos ha contado

con esas pinceladas magistrales

y sencillas un poquito lo que es su entorno.

Esta exposición viene basada en el dibujo

justamente porque he querido reunir

una colección de ellos,

que en parte me pertenecen y en parte son de coleccionistas,

con el nombre de "Entorno"

para poder mostrar un poco lo que es,

no una biografía exactamente,

pero sí un poco el mundo en que me muevo,

el mundo más cercano, que es el de la familia.

Por una parte, hay dibujos de mis hijos

y de amigos de mis hijos

y también de la Kehilá,

de los miembros de la Comunidad Judía de Madrid,

que son, para mí, importantes.

El judío, para mí, es el que ha sido siempre judío

y se ha permanecido judío, es decir,

no es cuestión de un físico, no es una raza,

es un interior, es una forma de ser y de estar en el mundo

y eso solamente lo llevan las personas

que han sobrevivido a todo lo que han sobrevivido

y han pasado generación tras generación

y se han mezclado incluso en algunos países,

pero han seguido llevando una vida judía.

Las salas están organizadas

un poco en el comienzo...

Es una mezcla del mundo religioso

y el mundo laico.

Hay tres aquí, dos personajes,

la familia Bendahan, los dos hermanos

y, evidentemente, está el rabino principal

de Madrid, Moshé Bendahan, que he querido que sea el primero

también para rendir un homenaje a su figura

porque lo conozco desde hace muchos años

y le tengo mucho respeto.

Él es el actual rabino en España oficial

y a su lado está el rabí Baruj Garzón,

que es el primer rabino también oficial en España

después de la expulsión,

sefardí oficial, es decir, promovido por las comunidades.

Sé que había rabinos antes,

pero él es el primero que forma parte de una comunidad integral

se la sociedad española.

Y después dos dibujos más

de dos personas diferentes, pero son complementarias:

un dibujo de Sara Ligua,

que es un personaje vivo,

es una joven sefardí, digamos, importante,

muy activa,

y de Isaac Querub, que, para mí, es

también el fundamento de la Comunidad de Madrid, es

un personaje muy importante también,

ahora es presidente de las Comunidades Judías de España.

Las otras salas ya reúnen dibujos también

de miembros de la Comunidad Judía de Madrid

en torno a un paisaje grande de Jerusalén

que hice entre el año 1992 y el 93

desde la Universidad Hebrea.

Y, al fondo, la tercera sala es

todo lo que son mis hijos, el entorno más cercano,

hijos de mis amigos.

Para dar un poco de variedad, siempre una muestra.

Y hay una última sala,

donde he querido poner el personaje

de la primera galería que yo tuve en España,

que fue la directora Juana Mordó,

con la primera que firmé contrato en 1969

y con la galería que trabajé durante cuatro años,

antes de firma

contrato con la Galería Marlborough,

que viene a ser al quinto año.

Y entonces ese dibujo de ella es el último dibujo

que le pude hacer antes de morir

y lo conservo con..., porque es de mi colección.

Y, a su vez, hay dos dibujos más y estos dos dibujos son bocetos

para la serie, que estoy en ello desde hace años,

sobre personajes históricos sefardíes,

un poco la edad de oro del judaísmo en España.

Yo digamos que dibujar,

dibujaba a tinta china, a pluma,

y empecé en el rastro en el año 66, porque empecé vendiendo en la calle

durante unos cuatro años y lo que hacía era dibujos a pluma,

pero, realmente, imaginativos, goyescos,

ese tipo de primera época,

donde uno hace el recorrido de toda la pintura sin maestro.

Pero tuve que buscar un maestro para obtener un método,

entonces empecé trabajando

con Amadeo Roca, que es realmente mi maestro de verdad,

y estuve en su taller,

aproximadamente, cuatro o cinco años más,

una vez que terminé Bellas Artes,

ah, no, perdón, antes de estudiar Bellas Artes

y "a posteriori" también,

incluso incluí algunos cursos más en su taller

en la calle Claudio Coello.

Y ahí ya me preparé básicamente en dibujo

antes de empezar a pintar

y antes de empezar los primeros retratos.

Eso es un poco el proceso mío

de comienzo. El dibujo siempre ha sido permanente

porque yo necesito, antes de hacer un retrato,

plantear un esquema, un programa,

también para enseñar y llevar una línea,

llevar un método, llevar una dirección.

Esta sala lo que reúne son

obras de amigos de la Comunidad Judía de Madrid

en general y después presidido

por un retrato de mi mujer, Jane,

que, digamos, ha sido muy protagonista,

como las personas importantes

y las mujeres de bien

en mi biografía.

Entonces es un dibujo, creo que es del año 77,

hecho aquí, en Madrid,

y una vez que nos casamos, nos casamos dos años antes.

Ella está mirando,

porque está puesto un poco en posición hacia una entrada,

y, a su vez, su hijo Simon está en el otro lado,

de tal forma que hay una especie de simbiosis ahí de miradas.

Bueno, el dibujo porque es limpio,

el dibujo, básicamente, es lo más directo como expresión

y después porque canaliza un poco,

es el hueso, el antecedente de la pintura.

El dibujo, para mí, además, es obra definitiva,

no es solamente un boceto,

y sirve para plantear, digamos, una obra más tarde

con un cierto rigor, con un cierto método.

Y, al reunir los dibujos,

también une más la obra, lo que estás haciendo,

da más sensación de unidad.

El color dispersa un poco, normalmente,

las exposiciones.

Para los neófitos, la Halajá es Ley Judía

y es su fundamento, de lo que es el pueblo judío,

es la ley que conforma su identidad.

Hay un libro muy interesante,

no interesante, muy importante,

que es "Shulján Aruj",

que también los españoles deberían saberlo,

es un rabino, Joseph Caro,

que nace en Toledo, creo que fue en 1480 y tantos,

y, con la expulsión, termina en 1500...

A los 87 fallece en Safed, en Israel.

Este hombre construyó, hizo una serie de leyes

y escribió un libro, dos libros,

un "Shulján Aruj", un libro primero y un libro segundo.

Este "Shulján Aruj", que son las leyes judías,

para mí, tienen mucho que ver con el dibujo.

Es difícil de explicar,

pero se puede. El dibujo tiene un método,

pero es un método para crear,

para crear el exterior

de las personas, el físico de las personas.

Y existe un método, que es el método de la Ley Judía,

el Halajá,

y ese método es para conformar el espíritu

de un hombre judío, de una persona judía,

es decir, es lo que conforma su parte religiosa.

Pero los dos se necesitan de un método,

ser humano necesita de los dos métodos

y es donde veo yo

la comparación. El dibujo, por ejemplo, parte del interior,

es decir, no se empieza a dibujar por la línea exterior,

el buen método, se empieza desde dentro

porque todos los enganches visuales,

al principio, están en la línea interior

y, desde ahí, construyendo y midiendo

a la forma de hacer un ser humano,

no con una foto. Termina estructurando,

poco a poco, lentamente, va estructurando y conformando

una cara, un rostro, un cuerpo.

Pero se construye de dentro afuera con medidas,

con bocetos, incluso con equivocaciones.

Por eso es un sistema humano,

no es la fotografía.

Y, a su vez, la Halajá tiene lo mismo,

es un método para los hombres.

Evidentemente, también los no judíos podían seguirlo,

pero es un método que va a conformar

la personalidad del judío

y va a conformar su espiritualidad exterior,

su forma exterior,

va de dentro afuera, construyendo a base de leyes,

con sus discusiones,

conforman lentamente la personalidad judía.

Y en esas dos formas

de hacer son en las que me baso yo

para establecer esa comparativa.

Entonces el método en todo es importantísimo,

tanto en el dibujo como en las leyes,

para el ser humano. Hay que conocerlas, discutirlas,

incluso no aceptarlas

o sí aceptarlas, pero hay que conocerlas.

Al final, es hacer una síntesis de las cosas

y hacer una síntesis no consiste en borrar con una...,

sino en eliminar lo superfluo

y, para eliminar lo superfluo, hay que conocerlo,

no se puede eliminar sin conocer.

Y eso, para mí, es fundamental,

el método es fundamental

y hoy día, desgraciadamente,

no existen métodos

y la forma de devenir del arte

va evolucionando por eso, porque no hay métodos,

es un poco un mundo mucho más libre,

un poco caótico, en cierta manera.

El dibujo a mi espalda

es el primer dibujo que hice preparatorio

de mis hijos en torno a un juego.

El juego, en realidad, es el juego del capital,

tratado por los niños,

y las historias del capital,

los cuadros que hay, por ejemplo, en el Prado

y de personaje que trabaja con dinero,

pero reconvertido en el mundo infantil.

Este es el dibujo preparatorio

para un óleo que existe, una colección,

y, para ello, coincidieron determinados pasajes

para determinadas historias.

Simboliza eso,

darle la vuelta un poco al dinero,

a los cuadros del dinero,

a los cuadros de los judíos con el dinero

es decir, para transformar a una cosa mucho más agradable,

que no sea tan peyorativa

y que, al fin y al cabo,

todo el mundo utiliza los mismo métodos

para ganarse la vida.

Por eso hice esta obra.

Y para mí es de las importantes, realmente, en mi carrera artística.

Esta sala la he dejado solamente para dibujos de niños

porque es un poco también mi entorno familiar básico,

han sido modelos míos al comienzo,

creo que casi todos los pintores

han pintado a sus familias.

Y son un poco el colofón de la exposición

para que haya una cierta variedad también temática

cuando se configura una exposición solo de retratos, básicamente.

Mi intención era hacer aquí una exposición solamente de dibujos

porque esta es la primera exposición,

realmente, solo de dibujos que hago,

porque siempre, bueno, a tenor del color,

o sea, las galerías con las que he trabajado

han querido que hubiera también óleos y que hubiera

más obra. Pero, al final, el dibujo

era al que iban a estas salas

y lo tenía un poco concebido

como una exposición especial

y más siendo en un centro como este.

No es fácil encontrar modelos porque hay muchísimas personas

que te pueden interesar, pero, en general, tienen complejos,

hay mucha gente con complejos interiores,

complejos personales,

no se encuentran bien, quieren salir de determinada manera,

también hay exigencias de personas

que quieren aparecer de determinada manera en un óleo.

Claro, eso es incompatible con mi visión de hacer un retrato.

Entonces es siempre

un diálogo entre el que va a ser modelo y tú.

Me imagino que ocurrirá

igual al hacer cine, que un director de cine

también tendrá conflictos con sus actores

a la hora de que acepten o no acepten determinado papel.

A mí me ocurre en la pintura

y me cuesta más trabajo a veces encontrar un modelo

que pintar el cuadro,

porque, al final, un retrato se hace entre dos,

no solamente el pintor,

son el pintor y el modelo los que trabajan conjuntamente.

Más adelante tengo pensado hacer una exposición también en Málaga,

pero con obra gráfica,

que solamente he hecho dos exposiciones...,

una exposición de obra gráfica

en el Museo Pablo Gargallo,

en Zaragoza,

y ahora yo creo que para el mes de mayo

habrá una en el Museo Municipal, en Málaga.

Y mi último, digamos, lo que estoy realmente pensando

y tratando de ver, de organizar y de poner en orden

consiste en mirar

una serie de personajes históricos judíos sefardíes,

es decir, de judíos españoles de la edad de oro.

Pero me está costando mucho,

me está costando mucho encontrar modelos,

no es una cosa fácil,

se tarda mucho tiempo,

pero es mi propósito

y poder hacer más tarde una exposición en Israel,

en el Museo de Israel,

y hacerla a través de España

un poco para que se conozca la cultura judía española,

que es muy importante

y ha sido muy importante y lo va a ser también en el futuro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El entorno de Daniel Quintero

Shalom - El entorno de Daniel Quintero

07 abr 2019

El pintor español Daniel Quintero es considerado uno de los artistas judíos más relevantes de nuestro país. Ahora Centro Sefarad Israel expone un total de 25 dibujos que con el nombre de "Entorno" refleja algunos de las personas, espacios y lugares de su entorno más inmediato.

ver más sobre "Shalom - El entorno de Daniel Quintero" ver menos sobre "Shalom - El entorno de Daniel Quintero"
Programas completos (572)

Los últimos 572 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios