Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4431509
Para todos los públicos Shalom - La dimensión espiritual en un mundo cambiante - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días, "shalom",

y bienvenidos un domingo más a nuestro programa.

En una sociedad en constante cambio y constante evolución,

los judíos de todo el mundo seguimos utilizando

el libro de instrucciones de la Torá,

que fue otorgado a los judíos hace más de 3000 años.

Para hablarnos de la reflexiones que nos implica el uso de la Torá,

contamos con el rabino Fabio Pirowicz.

Les dejamos con sus reflexiones.

La Mishná, en la Ética de los Padres, el tratado de Pirkei Avot,

en el sexto capítulo tiene una sentencia muy importante, es...

(HABLA EN HEBREO)

"La persona que conoce su lugar".

Es decir, que muchas veces una persona, al salir de cuadro,

no sabe cómo tratar una situación o no sabe tratar con una persona

o no sabe tratar con un grupo o con una relación difícil

o con una angustia que lo lleva. ¿Por qué?

Porque es esto, no conoce cuál es su lugar.

Y en otra Mishná, también dice, en otro capítulo dice:

"No estás exento de culminar la tarea,

pero eso no te da permiso de abandonarla".

Nosotros juzgamos, todos somos una sociedad

que va muy directamente a juzgar.

Entonces, todo lo que hacemos es arrimar a la conclusión

antes de empezar.

Entonces, si voy a llegar, empiezo,

si no voy a llegar, no empiezo.

(Música)

Cuando nosotros decimos...

(HABLA EN HEBREO)

Es "yo tengo que saber cuál es mi lugar, dónde estoy,

qué es lo que puedo hacer, lo que no puedo hacer,

lo que se me exige y lo que no se me exige".

Y si lo que el otro me está exigiendo a mí,

o que yo pienso que me está exigiendo,

realmente está, y si puedo o no puedo,

y si no puedo, ¿qué hago a partir de allí?

Porque muchas veces hay un tema que es la presión.

Nosotros sentimos mucha presión y sentimos

que todo tenemos que terminarlo y si no, ¿qué va a pasar?

Yo conocí una vez a una persona que tuvo un incidente de tránsito,

lo chocaron y fue a dar contra un cantero

y destruyó todo el frente del auto a 60 km/h.

Gracias a Dios no le pasó nada,

pero este joven, cuando bajó del auto,

¿qué fue lo primero que dijo?

"¿Qué va a pasar cuando vea mi papá el auto todo chocado?".

Era consciente de que se podría haber matado

y que gracias a Dios no le pasó nada,

pero en lugar de decir la bendición cuando uno se salva de un peligro,

de pensar: "Qué bueno, alabemos a Dios,

que me acaba de salvar, podría no estar",

pensó: "¿Qué va a pasar con mi papá?".

Y esto es un poco la ansiedad que tenemos en esta generación

de mirar siempre el paso siguiente, el paso siguiente, el paso siguiente.

Un momento, vamos a ver ahora, qué tengo ahora,

cómo puedo disfrutar ahora, cómo puedo rendir

de la mejor manera posible. Si yo puedo llegar hasta el 70 %,

no quedarme en el 50 %. Asumir que, tal vez,

yo no puedo llegar a 100 %.

(Música)

Una vez había escrito en los libros que el videojuego

a uno lo hace creer en una realidad de fantasía.

¿Por qué? Porque no va a jugar un juego de básquet y, de repente,

está jugando con el nivel de Michael Jordan.

Y va a jugar al fútbol y va a jugar con el nivel de Messi

o de Ronaldo o de Maradona. Y va a jugar al golf

y va a jugar como el campeón de golf. Y va a jugar al tenis

y piensa que es Roger Federer hasta que a uno le dan

una pelota de básquet, de fútbol, de golf o de tenis

y ahí se da cuenta... Ya uno cae en la realidad.

Ahí es cuando la persona se deprime porque tiene una expectativa

que superaba lo que él pensaba que podía llegar a ser.

Los datos de la realidad no le dieron,

tomó demasiado en cuenta lo que él pensaba que el entorno

le estaba exigiendo y, ahí, la persona pasa de esa presión

a la depresión. A caer... No puede generar una respuesta a eso.

Y esto se ve no solo en una persona, se ve también en las sociedades.

Vamos a ver, el mundo, hoy en día, se está cerrando sobre sí mismo

y piensa que el otro me quiere dañar. Entonces, la solución

es dejar de interactuar con el otro. Me cierro sobre mí mismo.

Lo veo como un potencial agresor y, entonces,

como lo veo como un potencial agresor,

me cuido y me adelanto. Antes de que él me agreda,

me adelanto a agredirle. En el fútbol,

lo llaman anticipo ofensivo. Antes de que me ataquen,

lo ataco al otro. Entonces, el primer país,

que tal vez no tenía la intención de atacar,

ahora sí va a salir atacar.

(Música)

Cuando uno ve las cosas que pasan hoy en día,

el nivel de odio y de agresión, uno vuelve y dice:

"¿Y quién dijo que no?". Entonces, el primer punto es este.

Es saber cuál es mi lugar en la vida, cuál es mi propósito

y saber que lo que hoy estoy haciendo no es algo con lo cual... yo me casé.

Es algo que perfectamente lo puedo dejar de hacer,

yo siempre digo que antes de volver, antes de acercarme a la Torá

como analista político... Bueno, voy a conocer todo el mundo.

Y di gracias que salí de la Argentina,

conocí un poco de Uruguay y la frontera con las cataratas

del Iguazú, un poquito de Paraguay y Brasil, pero nada.

Vamos a decir, 10 km entrando a cada país.

Cuando volví ante teshuvá, cuando me acerqué a la Torá,

conocí los cinco continentes. Sí, estuve con todo tipo de gente,

en todo tipo de lugar y de situación. Todo lo que nunca pensé

que iba a hacer, lo terminé haciendo. Todo lo que pensé que iba hacer,

no lo terminé haciendo. Y un poco es eso,

la flexibilidad de saber que esto que tengo hoy es una situación.

Mañana puede estar o puede dejar de estar.

Puede mejorar o puede empeorar, pero es esto,

que la vida es una película, no es una foto.

Y nosotros pensamos que son fotos y son compartimentos estancos

y tenemos garantizadas cosas.

(Música)

La pregunta que puede cualquier persona lógica hacerse es...

Muy bien, entonces, ¿me duermo en los laureles

y tengo que dejar de exigirme? El punto no es dejar de exigirse,

es dar lo mejor posible de mí, saber que no depende todo de mí.

Seguro que nosotros tenemos que hacer nuestros mejores esfuerzos

y calificarnos de la mejor manera posible.

Yo, muchas veces, cuando viajo, me encuentro con familias

de emigrantes, sobre todo sudamericanos,

que fueron a vivir a distintos países de habla no hispana, inglés...

O, inclusive, al revés. No tanto con inglés,

pero gente que habla otros idiomas... Y yo siempre les digo:

"¿En qué le hablan a los niños?". Entonces, dicen:

"No, porque como mi señora habla...". De repente,

matrimonios que son él, de una nacionalidad hispánica

y ella, de nacionalidad inglesa o francesa o lo que fuese, dicen...

No, pero con los chicos... Bueno, mi señora no habla el idioma,

yo les hablo solo en francés. Y yo le digo: "Haces muy mal".

Tenéis que hablar, obviamente, no temas que puedan herir

la susceptibilidad de la madre, pero vos, cuando tenés un facilidad,

tenés que aprovecharla. Cuando era chiquitito, mi mamá me dijo:

"Todo lo que sea correcto, tenés que aprenderlo.

Porque vos nunca sabes cuándo lo vas a usar".

El niño aprende el idioma. El día de mañana,

se presentan a un trabajo dos personas

con las misma capacitación, y el chico que aprovechó

el idioma para aprenderlo, ahora se encuentra con que piden...

Ah, bueno, vamos a trabajar con el mercado de España,

con el mercado de Venezuela, con el mercado de Argentina,

de Chile, de donde fuese, que se habla español

o con el público hispánico y ahora necesitamos a alguien.

Y llegaron estos dos chicos con la misma capacitación,

¿cuál de los dos queda? El que sabía español.

(Música)

Lo que nosotros pensamos que es bueno no es para siempre,

es un estado. Hoy tengo esto que es bueno,

mañana puede no estar o puede haber algo mejor.

Había gente muy rica que fue a quejarse a un rabino,

el año pasado fueron a contarle sus angustias, y le decían...

"Yo fracturé ganancias por 6 millones de dólares.

Este año fracturé ganancias solo por 2 millones de dólares.

¿Qué voy hacer de mi vida?". Y este rabino les decía:

"Con todo respeto, usted es un tonto grande.

Usted no se da cuenta de la bendición que tuvo,

que Dios le mandó 6 y 2, ya le mandó 8".

Y capaz que el año que viene le manda 4 o le manda 1 o le manda 7.

Pero Dios le está mandando, le manda, le manda...

¿Y usted no puede aprovechar lo que tiene?

¿Usted no agradece por lo que tiene? ¿Dios tiene un contrato con usted?

Fíjese cuánta gente ya ni está o ya no tiene cómo disfrutar

lo que tiene. Entonces...

En hebreo se dice...

(HABLA EN HEBREO)

"Gracias a Dios, día a día". Uno disfruta lo que tiene en el día.

¿Podría haber estado mejor? Sí. Pero podría haber estado peor.

Y nosotros siempre pensamos que el mundo como es

en las imágenes de cine, eso, en la realidad, no es así.

Yo una vez vi un documental, más de un documental,

donde contaban cómo hacían las cosas en las imágenes de cine.

Y eran lugares ficticios. Uno va y no ve eso como está.

Porque es mentira. Fueron montando sobre el escenario natural,

fueron quitando cosas y agregando cosas.

Entonces, obviamente, uno eso no lo va a ver.

El problema es que nosotros salimos...

Bueno, yo no voy al cine, pero salimos con la imagen del cine

como esperando que esto vaya a ocurrir en la realidad

y eso no pasa. Y nosotros esperamos que nuestros hijos sean

como aquello que vimos en la televisión,

como aquello que vimos en Internet. Que jueguen al fútbol

como yo pienso que puedo jugar en el jueguito electrónico...

Y cargamos y cargamos y cargamos de presión y, a su vez,

hijos a padres porque, de repente, el papá de fulanito lo llevó

de vacaciones a tal lugar. ¿Cómo no me vas a llevar a mí?

Sí, pero no pensaste que, de repente, el papá de fulanito,

para llevarte de vacaciones a tal lugar,

por ejemplo, se fue a las 5 y volvió a las 23 horas,

y trabaja también un domingo. Y vos, conmigo, tenéis tiempo

para jugar en la plaza, para charlar, para que te ayude a hacer

los deberes, para que puedas pasar de grado, año a año, en el colegio

porque hay un papá que larga todo y te ayuda.

Y eso no lo tuviste en cuenta. Y es el tema del tiempo.

Cuando lo valoramos, ya pasó demasiado tiempo

y no tenemos cómo aprovecharlo.

(Música)

Hoy por hoy, no estamos preparados. Entonces, hay que buscar

sin mentir la forma de encontrar lo bueno

y la forma de encontrar sin evadir, sin hacernos los distraídos.

Mirar cuáles son los datos, qué tengo por hacer

y qué no puedo hacer. Pero si no voy a mirar la situación,

no voy a contemplar la situación y no voy a tomarla

con la debida seriedad en mis manos,

voy a perder la posibilidad...

de hacer lo mucho o poco que pueda hacer.

Como dijimos al principio...

(HABLA EN HEBREO)

"No tenés la obligación de terminar la tarea".

Pero hay problemas que realmente son insolubles,

hay problemas que necesitan tiempo. Hay problemas que necesitan milagros

para solucionar. Nosotros no somos omnipotentes

ni mucho menos. Somos seres absolutamente vulnerables, sí,

que podemos hacer ciertas cosas y otras no.

Hay cosas que podemos hacer solos y hay cosas que requieren ayuda.

Justamente, a veces, el talento es reconocer

qué cosas requieren ayuda, qué cosas no requieren ayuda,

qué cosas requieren más sabiduría y más seguridad,

pues no siempre es una cuestión... Hoy en día,

todo se resuelve muy fácil mandando al psicólogo,

como si el psicólogo tuviese...

recetas secretas y sagradas. Y el primer punto que va a decir

el psicólogo es: "¿Te conoces a vos mismo?".

Es ayudarlo a uno a conocerse a sí mismo.

Entonces, lo máximo que uno puede hacer es conocerse

a sí mismo y saber, bueno, seriamente qué es lo que uno puede hacer

lo que uno no puede hacer. La Mishná en Pirkei Avot dice...

(HABLA EN HEBREO)

"Adquiriste un amigo". Es decir, una adquisición

es algo que uno busca, le lleva tiempo...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La dimensión espiritual en un mundo cambiante

Shalom - La dimensión espiritual en un mundo cambiante

21 ene 2018

En un mundo y una sociedad en continuo cambio nos cuesta trabajo comprender cómo en el Judaísmo vivimos según unos principios y valores otorgados hace más de 3.000 años en el monte de Sinaí y que representan nuestro manual de instrucciones.

ver más sobre "Shalom - La dimensión espiritual en un mundo cambiante " ver menos sobre "Shalom - La dimensión espiritual en un mundo cambiante "
Programas completos (543)

Los últimos 543 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios