Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4664498
Para todos los públicos Shalom - El colegio judío de Barcelona - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días, "shalom".

Nosotros hoy queremos dedicarle nuestro programa

al colegio judío de Barcelona, porque cumple 50 años.

Este colegio empezó como todos los sueños,

con la ilusión de algunos padres de que sus hijos

no solamente se formarán como profesionales,

sino queda de más también se formaran como judíos,

en sus tradiciones y en sus costumbres.

Como todos los sueños, contó con grandes visionarios,

con personas con muchísima ilusión, con altos y bajos,

pero, sobre todo, con la ilusión de los padres

y el compromiso absoluto de los líderes comunitarios

de que la mejor inversión que podemos hacer

es en una buena educación.

Nosotros hoy en "Shalom" queremos dedicarle nuestro espacio.

(Canción en hebreo)

Para mantener una comunidad judía fuera de Israel

es muy importante tener una educación judía,

un colegio que muestra la tradición de nosotros.

En los valores de nosotros son valores judíos,

pero para mí no hay valores judíos y valores generales.

Nosotros somos lo mismo, tenemos, primero de todo,

es respetar al prójimo y lo más importante

es que tenemos alumnos de diversas culturas,

israelíes, judíos, no judíos, y para nosotros todos son lo mismo

y reciben la misma educación.

Lo que nosotros queremos es una educación de calidad.

-Bueno, yo llevo muchísimos años aquí.

Comparar con otras experiencias a nivel personal es difícil,

porque estoy aquí, creo, desde finales de los 80.

Mi contacto fue un poco, como siempre suele suceder,

por casualidad.

No tenía conocimiento, no tenía conocimiento

de lo que era la cultura judía

más que lo puede tener una persona de la calle, ¿no?

Entonces, me pareció un proyecto muy interesante,

era una gran familia, en la cual todos,

padres, profesores de diferentes países, nacionalidades, los niños,

de alguna manera convivíamos y cada día era un reto nuevo.

Había que salir adelante y las festividades, de alguna manera,

se vivían como un aglutinante.

Era la masa que nos iba ayudando a elaborar el pastel

que salía cada año.

El colegio ha ido creciendo, el colegio ya tiene muchos años,

cada vez el inglés, por las necesidades,

bueno, de alguna manera, a nivel de la globalización nos ha pedido,

se ha introducido con mayor intensidad

y eso ha permitido también

que alumnos que no tengan nada que ver

con la cultura judía ni con su identidad

se hayan integrado en el centro.

Hoy por hoy podemos hablar de una variedad de alumnado,

del origen de las familias y del profesorado muy interesante,

que nos da un punto de multiculturalidad

y un punto de riqueza incomparable, ¿no?

Los valores judíos, la tradición, la cultura,

sirve como el eje vertebrador que hace del esqueleto

que iniciamos cada año con el Año Nuevo, con Rosh Hashaná,

y que acabaremos con Sucot.

-Nosotros lo que estamos haciendo, tenemos clases de hebreo,

tenemos clases de historia judía,

estamos festejando todas las fiestas judías

y mencionamos los diez especiales del Estado de Israel también

como el día del holocausto,

con lo que tiene el calendario judío en Israel.

Para nosotros es una parte del colegio.

-Todos hemos participado en la educación de los niños.

Es una educación en la que han estado los profesores,

la Administración, el director y los papás,

siempre coordinados con el niño

para que el niño se sienta el rey, realmente es el rey del colegio.

Primero esto, luego que les siga unos los valores universales.

Esto yo pienso que debería tenerlo todos los colegios del mundo,

no solo los colegios judíos,

sino de todos los colegios deberían aprender a valorar

el respeto, la solidaridad, la ayuda al otro.

Y luego, bueno, la educación académica.

La educación académica que luego,

yo viendo los dos mayores que ya han salido del colegio,

realmente tienen una educación de primera.

-Y esa vivencia, el mezclar, el que vengan los padres,

vengan los abuelos, todo eso hace que el concepto de una familia unida

que celebra los días de fiesta no se haya perdido.

La verdad es que aquí lo que primamos es la educación,

el conseguir que los días salgan adelante,

que las ganas de aprender estén por delante de todo.

El pasar un buen día, el crear sentimientos.

Los valores son los valores universales,

respeto, amor, tradición, la familia, la verdad, la profundidad, ¿no?

Entonces no vamos aquí con el letrero puesto,

no nos sentimos unos diferentes de otros.

Venimos aquí con objetivos muy...

Con deseos los mismos de los niños,

de que salgan adelante, es nuestro futuro.

En cualquier cultura y en cualquier religión

los niños son el mañana, ¿no? Entonces, eso es lo que prima.

(Canción en hebreo)

No hay palabras para agradecer lo que ha hecho

y todo lo que hace la familia.

Hemos llegado aquí y donde no...

Los que hemos vivido el inicio jamás hubiéramos podido creer

que en las clases hubieran 25 alumnos.

Yo recuerdo que en la clase de mi hijo,

cuando tenía seis años, había seis alumnos.

Y era difícil, era difícil tener a tu hijo en un colegio

en el que tú habías apostado, sin lugar a dudas,

porque querías y deseabas y querías transmitirle el judaísmo

y trasmitirle la vida y que tuviera amigos judíos

y que, por otro lado, el niño estuviera en una clase

con tan pocos alumnos. Esto costaba, costaba mucho.

Ahora, yo no sé, yo no tengo...

Quizás lo resumiría en que en la clase de mi nieta

creo que hay 25 alumnos.

En la misma edad que mi hijo tenía seis alumnos,

ahora tienen 25 alumnos.

Esto, esto es vida.

Además, para los que hemos vivido todo,

toda esta historia, todos los avatares que han sido difíciles,

porque el colegio ha ido creciendo muy poco a poco.

No todo el mundo en la comunidad pensó que quería llevar a los hijos

a un colegio judío.

Las opciones de la educación son personales

y cada uno decide.

Entonces, mantener el colegio con aquellas dificultades

realmente ha sido una proeza.

Yo creo que ha sido la gran proeza

de la comunidad israelita de Barcelona

que ahora cumple 100 años. Y el colegio cumple 50 años.

-Yo he vivido la transición del colegio de Margenat,

en la calle Margenat,

al Colegio Hatikva, aquí, en Valldoreix.

Fue en abril de 2008 que nos mudamos aquí

y la verdad es que ha sido una transición preciosa.

El colegio de Margenat era un colegio más familiar, más pequeño,

y comenzamos aquí a crecer poco a poco.

No teníamos Secundaria y empezamos a hacer la Secundaria.

La verdad es que ha sido una experiencia.

He pasado desde que se fue Samuel Salama

al siguiente director, Yosi Erlich, y después con Avital Livneh

y ahora con la directora actual, Yael Klein.

Cada uno ha aportado algo maravilloso para el colegio,

de crecimiento, de mejora,

de institucionalizarlo, de subir el nivel académico

y, sobre todo, de estar en unas instalaciones

que ahora, hoy en día, son de verdad un orgullo para la comunidad.

-No solo se basa en la formación académica del alumno,

sino se forma en la formación personal.

En realidad, yo creo que es igual de importante o más

formar personas que formar grandes intelectos.

(Canción en hebreo)

Los niños saben que son judíos, viven con otros niños que no lo son,

pero que han entrado. Somos un ejemplo.

Además, en la sociedad que nos rodea,

de qué es ser judío, cómo es un colegio judío,

cómo somos, cómo se enseña.

Estamos totalmente integrados, para mí eso es muy importante,

absolutamente integrados en esa sociedad catalana en la que vivimos,

pero no estamos asimilados, lo cual para mí

es una connotación, un matiz muy importante,

porque, si nosotros nos respetamos a nosotros mismos,

sabemos respetar a los demás y los demás nos respetan.

Entonces, creo que el colegio tiene como misión

y creo que lo ha cumplido y siempre se puede mejorar, por supuesto,

pero ha cumplido con esta misión y lo vemos,

lo vemos en el día a día, con los amigos,

lo veo con los amigos de mis nietos,

que es donde se vive más lo que es el colegio.

-Tenemos un pequeño porcentaje de familias no judías

que, básicamente, lo que ha pasado es que vecinos de la zona,

por el nivel, la calidad, las lenguas que manejamos,

porque se manejan cuatro lenguas, castellano, catalán, hebreo e inglés,

ha sido una atracción para las familias de la zona

y por esto han llegado y se han integrado

y forman parte de la cultura, de la tradición,

de las festividades que se viven,

y ha sido también un enriquecimiento también para todos,

para ellos y para nuestros alumnos judíos.

-Para mí, personalmente, una vez que entro aquí

me olvido un poco.

Aquí vienes, trabajas con niños, con compañeros, conoces padres.

Entonces, para mí la realidad es esa, somos personas

y cada uno llega aquí con un bagaje detrás

a nivel cultural, espiritual,

y en el día a día lo que prima es la relación entre las personas, ¿no?

No estás cuestionándote, yo personalmente no soy judía,

y la verdad es que a veces que llegan alumnos nuevos

y a lo mejor a mitad de curso surge en una clase la pregunta:

"Ah, Carmen, ¿pero tú no eres judía?" Y digo: "No".

No se nos había ocurrido hablarlo ni si eres judía,

si eres creyente, no creyente.

La verdad es que aquí lo que primamos es la educación.

(Canción en hebreo)

Aquí las mamás colaboramos como podemos con el colegio.

De hecho, para que los niños puedan tener dinero y aportar algo de dinero

a los viajes que hacen de fin de curso,

las mamás venimos a cocinar,

y hacemos lo que es el pan típico de judío de los viernes,

que se llama jalá, para venderlo.

Entonces, venimos los viernes,

normalmente un grupo de dos mamás, alguna más en junta

y hacemos jalás.

Luego hemos intentado transmitirles esto a los niños.

Por un lado, de enseñarles a trenzar y a hacer el pan

y que se den cuenta de que esa tradición es muy bonita tenerla

y que no es tan difícil hacer un pan por la mañana.

Ellos, de alguna forma, aprenden a hacer la jalá,

pero luego también tienen la obligación de venderlo.

Es decir, cada viernes, al salir del cole,

les montamos un carrito

con las jalás, las magdalenas y los bizcochos hechos.

Los venden, tienen que contabilizar ellos lo que recaudan,

guardarlo en una caja fuerte y, bueno,

ver al final de curso

ver a cada niño cuánto se le puede descontar del viaje.

Sí que intentamos ayudar también cuando hay fiestas,

hacer cosas típicas israelíes.

Por ejemplo, cuando se hace falafel, porque realmente

la cocinera va desbordada sino, porque dentro de su rutina

hacer las bolitas de falafel es muchísimo trabajo.

Entonces, venimos y los niños mayores,

en el momento en que se liberan, hacemos grupitos para que nos ayuden.

Y la verdad es que esto hace

que ellos también se sientan parte del colegio

y que se sientan integrados en construir el colegio.

Creo que a los niños hay que enseñarles

que si tú quieres enseñarles a ayudar hay que ayudar primero.

-Yo soy madre y también soy la directora administrativa.

Combinar esto es un proceso

que a ratos tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Pero yo, básicamente, de verdad que siempre he estado muy ilusionada

con el proyecto de la educación judía.

Yo también estudié en un colegio judío en la ciudad de Medellín,

y siempre he creído mucho en la necesidad de que nuestros hijos

se eduquen en un colegio judío

para que sepan sus orígenes, sus raíces,

y se sientan orgullosos de ellas.

Entonces, realmente,

he dado a parte de mi trabajo diario de directora administrativa

ha sido ese cariño, ese amor por involucrarme

en todo el proyecto

y por tratar de que mis hijos se sientan muy orgullosos

de estar en este colegio.

(Canción en hebreo)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El colegio judío de Barcelona

Shalom - El colegio judío de Barcelona

15 jul 2018

Hoy, mirando hacia atrás, todos recuerdan sus modestos comienzos en el Centro comunal y con apenas algunos niños de familias que apostaban no sólo por una formación académica de calidad sino también por una formación en las tradiciones y el legado judío.

ver más sobre "Shalom - El colegio judío de Barcelona" ver menos sobre "Shalom - El colegio judío de Barcelona"
Programas completos (546)

Los últimos 546 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria

    Hola, me gustaria saber cual es la direccion exacta de este lugar.

    19 jul 2018