Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4471664
Para todos los públicos Shalom - Un año más recordamos la Shoá - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días.

Shalom y bienvenidos un domingo más a nuestro programa.

Como en años anteriores por estas fechas,

recordamos el acto que tuvo lugar por la barbarie nazi, la Shoá,

en donde 6 millones de personas, hombres, mujeres y niños,

fueron maltratados, aniquilados.

Y valga este programa para que se recuerde esta situación

y nunca más una acción tan bárbara pueda volver a repetirse.

Un año más, en efecto, estamos en el Senado.

En la sede de la soberanía popular del pueblo español

para conmemorar la Shoá.

Esos 6 millones de hombres, mujeres, niños asesinados

por una ideología totalitaria, por una ideología asesina,

que hizo de la discriminación activa

su centro de actividad y su razón de ser.

Fue posible por un caldo de cultivo anterior durante siglos,

pero nosotros tenemos que enfocar la mirada hacia el futuro

y no podemos permitir que nuestros hijos, nuestros nietos

y las generaciones venideras vuelvan a considerar

una ideología totalitaria como una posibilidad,

como una posibilidad política, como una acción de gobierno.

Nosotros tenemos que insistir en la educación,

en la educación de los niños y de las generaciones venideras.

Una educación basada en el respeto mutuo,

en el respeto por el diferente, en el derecho a la diferencia,

en la libertad, en la diversidad,

y, por supuesto, en la convivencia, en la convivencia de todos.

El acto estuvo presidido por el presidente del Senado

Pío García-Escudero y actuó como relatora del mismo

Belén Alfaro, embajadora de misión especial

para Alianza de Civilizaciones y el diálogo interreligioso.

En la primera intervención en nombre de las víctimas

estuvo a cargo de Isaac Querub,

presidente de la Federación de Comunidades Judías de España.

Les dejamos con algunos extractos de su discurso.

Un año más nos reunimos aquí,

en la sede de la soberanía popular española

para conmemorar el día internacional de recuerdo

en memoria de las víctimas del holocausto.

Para recordar a los millones de víctimas inocentes

que perecieron bajo la ominosa nota del nazismo.

Para evocar el crimen más horrendo de la historia de la humanidad,

para impedir que el olvido labre su surco.

Los supervivientes que están entre nosotros

son el testimonio vivo de que la Shoá fue una barbarie sin precedentes.

La crueldad única del holocausto no se mide solamente por su magnitud

o por sus métodos.

El holocausto es el peor crimen que la humanidad haya conocido,

también por su concepción metafísica absoluta.

La erradicación completa de todo un pueblo

por el simple hecho de ser diferente.

Todos esos millones de víctimas

entre las cuales 1 millón y medio de niños que hoy recordamos,

fueron aniquiladas por la maquinaria de un Estado

que estableció la eliminación del diferente

como objetivo político,

mientras el mundo miraba hacia otro lado.

Como advirtió el historiador Ian Kershaw,

el camino hacia Auschwitz estuvo construido por el odio

y pavimentado por la indiferencia.

Solo hay dos cosas que no se devuelven,

la flecha disparada y la palabra pronunciada.

La palabra, si es malvada,

tiene el potencial de causar un daño mucho más grave.

En todas sus múltiples manifestaciones.

El antisemitismo se ha caracterizado

por el uso de un lenguaje tóxico como preludio del acoso

y del derramamiento de sangre.

Siempre que se usa el fantasma del odio

y la violencia contra los judíos, se está fraguando la tragedia.

El ejemplo más claro lo tenemos en la Alemania nazi.

Utilizando el lenguaje ofensivo,

las calumnias y la tan recurrida estrategia del chivo expiatorio,

creó el contexto social y legal necesario

para perpetrar el genocidio.

En nuestros días todos somos vulnerables al lenguaje del odio

y a la propagación de mitos y de información falsa.

El alimento de esa bestia que acecha allí

donde las costuras de la convivencia son más frágiles.

La educación es y será nuestro principal baluarte

en la lucha contra la intolerancia y a favor de la convivencia.

Desde la Federación de Comunidades Judías de España

siempre hemos considerado la educación de las futuras generaciones

como nuestro más alto objetivo, por encima de todos los demás.

Hace un año desde esta misma tribuna,

los judíos españoles pedimos a sus señorías un pacto nacional

por la educación.

Creemos firmemente que no hay porvenir

sin una educación consensuada basada en la libertad,

en la alteridad y en el derecho a la diferencia.

Hoy volvemos a reclamar ese pacto que toda sociedad abierta

y libre como la española tanto necesita.

El holocausto, por ello, debe ser objeto de estudio

en todos los colegios y universidades,

como bien contempla el sistema educativo español.

Sin embargo, necesitamos una educación

más allá del conocimiento erudito.

Una educación, al decir del filósofo humanista Erich Fromm,

basada en la construcción del ser.

No olvidemos que la sociedad que perpetró el holocausto

era la más culta y preparada intelectualmente de su época.

De acuerdo con el filósofo español Reyes Mate,

decimos que Auschwitz es incomprensible

porque nos negamos a ver la barbarie como una posibilidad latente

de nuestra cultura.

Pero sabemos que la idea del exterminio contó

con decenas de miles de personas anónimos,

sin cargos ostensibles,

cuya colaboración hizo posible la perpetración

del mayor crimen de la historia.

El holocausto nos enseña que necesitamos una educación

que provea a ciudadanos libres y valientes

que sepan distinguir entre lo correcto y lo fácil.

Que no sean testigos silenciosos y pusilánimes

de injusticias y abusos hacia sus semejantes.

Ha de significar el compromiso de todos nosotros,

de no permitir nunca más otro exterminio de seres humanos.

Pues como dice el talmud.

(HABLA EN HEBREO)

"Quien salva una vida, salva al mundo entero".

(Música)

A continuación tomó la palabra Diego Luis Fernández,

director del instituto de cultura gitana

en representación de las víctimas gitanas.

A su intervención, le siguió la interpretación del himno gitano,

"Gelem, Gelem".

(Música)

Estoy convencido,

queridas autoridades, queridas amigas y amigos,

que todos nuestros antepasados,

que todas nuestras víctimas,

murieron con una pregunta que se formularon

en el último momento de su vida.

¿Por qué?

Esta es una pregunta que cada uno de los gitanos

nos seguimos formulando cada día, cada hora,

cada minuto. ¿Por qué?

Los gitanos no éramos personas ricas.

Los gitanos no teníamos ningún tipo de poder.

Luego,

responder a esa pregunta es muy complicado.

¿Por qué?

Bien, yo creo...

Que nos asesinaron porque nos negamos a que el sol se apague.

A que la tierra dejase de ser verde.

A que la noche dejase de ser mágica.

Nos asesinaron porque nos negamos a llenar de pólvora la mañana.

Porque hicimos música en mitad de la guerra.

Porque iluminamos con el fuego las estrellas.

(Música)

En tercer lugar, en representación de los deportados

del campo de Mauthausen,

tomó la palabra Concepción Díaz Berzosa,

quien en su discurso, recalcó la importancia del respeto

a la diferencia y del que les ofrecemos un fragmento.

Hoy lo que se conmemora

es el final de la más grande infamia cometida contra la humanidad.

Capaz de reducir prácticamente a cero la población judía

de naciones enteras de la Europa Oriental.

Porque la Shoá no solo fue un proceso industrial,

impersonal, que los metían en trenes y los gaseaban

sin pensar que eran seres humanos.

Como se muestra en la extraordinaria exposición

"Auschwitz, no hace mucho, no tan lejos",

que se exhibe actualmente en Madrid.

En el frente oriental,

a medida que el ejército alemán conquistaba los territorios,

quienes mataban, quienes eran asesinados

y quienes lo observaban, se conocían entre ellos.

Eran vecinos.

El régimen nazi construyó sobre Europa

insolentemente su imperio con las herramientas del odio,

de la violencia y de la mentira, aprobando y aplicando

su legislación racista, sectaria y discriminatoria

destinada a planificar burocráticamente

la aniquilación física en algunos casos, como al pueblo judío,

o el trabajo esclavo que condujo a la muerte

a varios cientos de miles de personas,

opositores políticos de todas las ideologías,

discapacitados, judíos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová.

Cerraron el acto las intervenciones

del ministro de justicia Rafael Catalá

y del presidente del Senado, Pío García Escudero.

Aquí les dejamos con una parte de las intervenciones de ambos.

No hay mejor manera de recordar el holocausto

que el testimonio de las personas que lo vivieron directamente,

con sus propios ojos.

Gran parte de ellos, como hizo hasta su fallecimiento

el propio Elie Wiesel durante su vida posterior a 1945.

Han dedicado todos sus esfuerzos a perpetuar la memoria

de lo que ocurrió durante aquellos años.

Por eso, en actos como el que hoy celebramos,

debemos repetir qué fue el holocausto

y contar lo que sus supervivientes han trasmitido

para que las generaciones presentes y futuras

no lo olviden nunca.

-Nada semejante al holocausto puede volver a tener lugar jamás

sobre la faz de la tierra.

Por eso hemos de estar muy atentos

para no dejarnos nunca embaucar por los importadores del odio

entre seres humanos.

Porque siempre, invariablemente, desencadenan las mayores desgracias.

No podemos, en modo alguno,

desentendernos de las injusticias sufridas por otros.

Porque nada injusto debe sernos ajeno.

Y porque no hay límites entre la pasividad y la complicidad.

Ni tampoco podemos esperar que sean otros

quienes den la cara por nosotros.

Todos, en la medida de nuestras fuerzas,

estamos obligados a impedir que pueda haber margen

para cualquier situación de discriminación,

de abuso o de violencia.

(Música)

  • Un año más recordamos la Shoá

Shalom - Un año más recordamos la Shoá

11 feb 2018

Con motivo del Día Internacional de Conmemoración de la Memoria de las Víctimas del Holocausto, un año más ha tenido lugar el Acto de Estado organizado por el Senado.

ver más sobre "Shalom - Un año más recordamos la Shoá" ver menos sobre "Shalom - Un año más recordamos la Shoá"

Los últimos 512 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos