Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4515068
Para todos los públicos Shalom - Un año más Menorá nos visita - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días. Shalom.

Es el tercer año consecutivo que la Organización Menorá

nos envía a un grupo muy selecto de jóvenes judíos,

chicos y chicas para hacer un recorrido maravilloso.

No solamente por la geografía española,

sino también a través del legado judío

que estas bellas ciudades poseen.

¿Por qué han hecho este viaje? ¿Quién es Menorá

y qué es lo que este recorrido ha suscitado en ellos?

Nos lo cuentan ellos mejor que nadie.

(Música)

Menorá es un centro para la juventud judeo-argentina.

Está creado a partir de hace siete años,

entre siete y diez años, en el centro de Palermo,

en Capital Federal.

La importancia en la creación de Menorá está

en que, cuando los jóvenes salían de la secundaria,

y terminaron de la secundaria, no tenían un lugar de pertenencia,

no estaban institucionalizados

y por eso abre las puertas para dar un marco judío,

un marco sano y de integración.

Se hacen varias actividades desde jóvenes de 13 a 17,

de 17 a 25, de 25 a 40.

Va variando para cada público.

Lo importante, lo que apuntamos en Menorá,

yo como participante años anteriores y ahora como monitor,

es tratar de dar las herramientas y conocimientos a los jóvenes

para que puedan aprender e incorporar la guía judía

y sentirse judíos.

Poder tener vivencias como tales y aprender del pasado,

el presente y seguir pensando en el futuro.

-Yo voy a Menorá hace dos años.

Fue cuando empecé a ir a la universidad.

Empecé a ir a Menorá porque yo toda mi vida

fui a un colegio judío y me desarrollé en un ambiente judío.

Ahora voy a una universidad pública y laica,

entonces Menorá es el ambiente donde yo puedo seguir desarrollando

mi judaísmo con chicos de mi edad.

Generalmente voy a shiurim, que lo dan los rabinos,

que son charlas sobre la vida judía, sobre la Torá

y de más cosas que pueden salir cada día.

Yo vengo de familia que nací

y no conocía tanto sobre la historia sefardí.

Por mi interés histórico, cultural,

quise venir a España a conocer un poco sobre las raíces sefardíes

en el continente y me quedé sorprendidísima,

maravillada de lo rico que es, de lo espectacular que fue

y, su vez, como las dos caras de lo humano.

Cómo el humano puede hacer algo tan maravilloso

y fastuoso como fue el siglo de oro, y a la vez algo tan tremendo

como fue la expulsión en la inquisición,

los tribunales. Estoy sorprendida por los dos lados.

Como las dos caras de lo humano.

Como el lugar físico, estoy enamorada de Toledo.

Es correcto que lo llamen la Jerusalén de España.

Realmente las colinas, las casas, es un lugar hermoso, mágico.

El río es maravilloso.

Ahora, en cuanto a lo que yo sentí,

me gustó mucho Casa de Sefarad en Córdoba.

Me encantó, me encantó el trabajo que hacen.

Me encantó la pasión con la que transmiten.

Me sentí muy identificada.

También en Granada,

con el trabajo que hacen en la Casa Sefardí en Granada.

Es inspirador, son...

Es una mujer grandiosa.

-A Menorá asisto hace, aproximadamente, un año,

en el cual me acerqué a esta comunidad

que, a raíz de un amigo, que me la sugirió

y es una comunidad muy buena donde hay muchos chicos jóvenes

con ganas de aprender, acercarse al judaísmo,

de seguir manteniendo viva la esencia,

las raíces, las costumbres, la tradición.

Es un marco muy bueno y muy sano para poder seguir practicando

todas esas cosas que a nosotros nos gustan.

Las actividades que proponen son bastante variadas.

Son cursos, estudios de Torá, de Talmud, de un montón de cosas.

También hay actividades de calidad y ayuda a destacar de calidad

para el resto de la gente y la comunidad.

La verdad que es un marco en el cual se pueden hacer varias cosas

como conocer gente, compartir el sabbat,

estudiar...

Es bastante amplio el espectro de las cosas que se pueden hacer.

-El viaje pasa por ciudades españolas que tengan legado judío, básicamente.

También con una intención de ciudades españolas donde ellos puedan ver

la vida judía actual.

Es un poco una mezcla, porque la idea es que puedan rescatar su legado

y encontrarse con qué se hace hoy en día con ese legado.

Las ciudades que elegimos para este viaje son, por supuesto,

Toledo, Córdoba, Sevilla, Granada,

que si bien tiene un poco menos de legado judío,

sí tiene una historia que se está rescatando.

Luego llegar a Madrid, porque en Madrid es donde realmente

hay un renacimiento de la vida judía.

Un descubrimiento de una historia que por muchos años ha estado muerta

y que ahora está renaciendo.

Para ellos, emocionalmente es un encuentro

con una realidad totalmente opuesta.

Ellos vienen de una comunidad muy grande donde ser judío

es algo normal, natural, abierto.

Llegan aquí, donde ser judío es un descubrimiento diario.

Entonces se han encontrado con ello.

Emocionalmente, creo que para ellos es descubrir.

-Hace dos años viene como participante del viaje.

Hoy me toca venir como monitora de viaje

acompañando a un grupo de chicos con muchas expectativas,

con ganas de conocer, de venir a lo que es Sefarad,

conocer sus orígenes, la historia, las raíces, lo que hay hoy en día,

lo que ya no hay,

tener una idea más amplia de lo que es el judaísmo

y sus antepasados.

La realidad es que el grupo en los viajes se termina consolidando.

Vienen a tener una experiencia, cada uno con sus objetivos distintos.

Vienen por distintas razones.

Cuando llegan acá, conviven y están todos

en las mismas excursiones, viviendo un poco lo mismo,

pero de distinto modo, porque cada uno lo vive distinto,

se genera algo hermoso en el grupo.

Se genera a una hermandad, estar para el otro,

cuidarse, ayudar...

Estamos maravillados con la experiencia de viajar en grupo.

-Yo me decidí a viajar a España, a Sefarad, de viaje con Menorá,

porque quería conocer un poco toda la cultura judía

y la vida de la gente en España.

Me pareció que viajar en grupo era una buena forma de conocer,

porque quizás sola te pierdas algunos detalles.

Y más que nada, la vida judía creo que si viajas sola,

en las juderías y la cultura judía no la llegas a conocer.

No me imaginaba el nivel de la falta de cultura judía.

Hasta que llegué no caí que realmente no hay judíos.

Como que recién decíamos que queríamos comprar un "equipá".

Pero no hay muchos negocios que consigamos un "equipá",

porque no hay judíos.

Eso no me lo imaginé hasta que llegué.

-Fue similar. Conocí a Menorá.

Sabía un poco de los viajes, tenía ganas de hacer alguno.

Para Israel había hecho algún plan, y España me parecía interesante.

Aparte de lo lindo que es y lo que había escuchado de España,

en general, todo esto de poder conocer,

y acá tuvimos guías increíbles, gente que sabe mucho del tema,

que nos acompañó a recorrer...

Me parece que era lindo hacerlo con Menorá.

Ir a Menorá los viernes es muy lindo,

porque encuentras a gente, que quizá en la semana no ves,

y es un lugar de encuentro, es un lugar muy lindo de juventud,

hay mucha gente joven de nuestra edad, chicos,

chicas nos encontramos ahí.

Gente que aparte vas conociendo ahí mismo

que no conoces de otro lado.

Se arma un lindo ambiente.

-Creo que si tuviera que elegir el momento que más clic

les ha hecho a los chicos,

yo diría que ha sido el encuentro en Toledo,

el encuentro en Toledo con una sinagoga que ya no es sinagoga,

que es difícil de comprender.

Es difícil de comprender la sinagoga que tuvo una historia

y se convirtió en iglesia, que luego ha sido otras cosas

y de pronto, hoy en día, está retomando su valor.

Es un momento donde han hecho un clic entre el pasado y el presente.

-Como monitor de este viaje, así como lo fui de Israel,

creemos que podemos brindarle a los jóvenes

las herramientas para que conozcan su identidad

y puedan incorporar un poquito más de la vida judía,

tanto en España como en el país donde se encuentren.

-Menorá es un lugar donde yo puedo preguntar todas mis dudas,

ya que yo por nacer judía sé todo sobre el judaísmo

y creo que nunca uno llega a saberlo todo tampoco.

El lugar que más me tocó sentimentalmente fue la sinagoga

en Madrid. Es impresionante y conmovedor

ver que haya una comunidad después de la expulsión

y que esté floreciendo, que se esté poniendo más fuerte.

-Aconsejaría a todos los jóvenes judíos del mundo

que vengan a conocer España. Es maravillosa.

Vienen de una manera y se van mucho mejor.

-Si tuviera que darle nota al viaje,

sería un 10, pero sin dudarlo.

-Creo que una foto sería el viernes en Gibraltar.

En Sabbat.

Fue relindo.

El lugar ahí, era todo muy chiquito.

Vas caminando por la calle y sentías que la gente era la misma.

Se conocían entre todos, todos te saludaban

porque veían que estabas en el templo entre nosotros...

Creo que eso está bueno. Fue muy lindo.

-Fuimos hace unos días a Toledo

y me encantó y me impactó mucho la historia de ahí.

El lugar principalmente era hermoso.

También lo que nos contaba la guía. Nos contó su historia particular,

con su familia. El haber descubierto que era judía,

el haber encontrado una janukiyá en la casa de su abuela

sin saber de todo esto.

Eso me llamó la atención y me emocionó en el sentido

de que hay muchas historias así

y gente que va descubriendo sus raíces y su judaísmo

después de muchos años y se reencuentra con algo de eso.

El viaje me aportó muchos amigos.

Gente nueva que no conocía y que tuve la oportunidad de conocer.

Experiencias...

En otro país, con una cultura que es la mía en otro país.

-Recomendaría este viaje a otros jóvenes mucho

por la experiencia del grupo.

Uno los va conociendo en el año, pero también acá, la convivencia,

es muy lindo y es un grupo muy lindo.

La experiencia en todos los lugares, la historia que recorrimos,

todo superrecomendable.

La verdad, cuando conocí Menorá fue el mismo año que decidí viajar.

En realidad estaba averiguando para hacer un viaje

con un grupo de la comunidad.

No conocía Menorá, no conocía ninguna comunidad.

Solamente había ido a un club hasta los 16 años,

ahora tengo 22.

Todo ese fragmento de tiempo, la verdad,

que no tuve mucha cercanía con la religión,

más allá de festejar, quizás, festividades con la familia.

Pero nada, muy practicante, muy comprometido.

No estaba muy metida en el entorno.

Venía de un colegio del Estado

y estaba metida en otro entorno más diferente,

más variado de otras cosas.

Al principio fue difícil. Me costó adaptarme.

No me interesaban mucho las charlas.

Después me fue interesando y fui conociendo gente

y me di cuenta que tengo muchas cosas en común,

muchas más cosas en común de las que me pude imaginar

y nada, fue eso.

Fue ir descubriendo e ir sacando los prejuicios

que yo tenía con mi propia religión.

Mis papas tenían un deseo muy fuerte de que yo me volviera a acercar,

o que por lo menos lo intentara.

Si quizás no sentía que pertenecía,

podía decir después que no quería más,

pero tenía muchas ganas de que lo intente

y, sinceramente, al principio mi mamá me ganó por cansancio,

y le dije: "Bueno, lo voy a hacer para que vos estés contenta,

yo no tengo ganas de hacerlo, pero lo voy a hacer".

En realidad ahora, cuando llegue a casa,

lo primero que voy a hacer es darle un abrazo

y la agradezco por haberme hecho hacer este viaje.

-La verdad que en España esperaba encontrar

cosas con respecto al judaísmo,

sinagogas, historia, museos, demás.

Pero lo que encontré también es una llama muy linda,

que es nuestro deber seguir encendiéndola,

seguir apoyando y demás, para poder seguir manteniendo vivas

nuestras raíces, nuestras costumbres, y demás.

Es hermoso lo que se vivió a acá hace muchos años,

y parece mentira, pero uno cuando va por las sinagogas

es como que lo respira y lo vive.

Te imaginas a la gente haciendo tefilá,

y la gente rezando.

La verdad que es muy lindo eso.

-Cuando cerremos este viaje, esta pasada por España,

nos llevamos un poquito de todo.

Gratitud, experiencias, aprendizajes, y saber que en cada parte del mundo

hay un poquito de nuestra historia y hay que ser responsables

y también recíprocos con eso.

Sefarad Connection organiza encuentros de los judíos

de afuera con sus raíces y también de los españoles

con sus raíces y su legado judío.

España está muy de moda. El legado judío está muy de moda.

El legado sefardí esta muy de moda en el mundo judío

y el legado judío español en general está muy de moda en el mundo.

La gente está viniendo mucho a España a descubrir este legado de Sefarad.

Indudablemente.

(Música)

  • Un año más Menorá nos visita

Shalom - Un año más Menorá nos visita

11 mar 2018

SHALOM les ha acompañado en este emocionante viaje y ha recogido algunas de sus experiencias y opiniones. Un viaje que pretende mantener la conexión de los judíos Sefardíes que fueron expulsados de España .

ver más sobre "Shalom - Un año más Menorá nos visita" ver menos sobre "Shalom - Un año más Menorá nos visita"

Los últimos 533 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios