Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4140025
Para todos los públicos Shalom - El 9 de Av: La luz en la oscuridad - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenos días.

Shalom, y bienvenidos a nuestro programa.

Hoy queremos compartir con ustedes los días de tristeza

que vienen desde el 17 de Tamuz hasta el 9 de Av,

una fiesta en la que los judíos

conmemoramos la destrucción del templo.

Para reflexionar sobre estos momentos de introspección,

contamos con las declaraciones de Amram Amselem,

quien nos ayudará a meditar y a ver que en estos momentos tan difíciles,

siempre se puede buscar el camino hacia la luz.

Dios mediante, mañana en la noche vamos a conmemorar el 9 de Av,

porque vivimos con la esperanza de que el pueblo de Israel

encuentre su redención,

su seguridad,

la paz, que es muy importante.

Pero...

Cabe señalar que el 9 de Av ha sido una fecha

trágica para la historia del pueblo judío.

El primer templo fue destruido el 9 de Av,

el segundo templo, también el 9 de Av.

Muchos exilios del pueblo judío,

se han tenido que mover de un país a otro,

los decretos tuvieron lugar el 9 de Av,

antes el judío esperó a ese día para abandonar el país.

Y...

¿Por qué tengo que estar tan amarrado a las tragedias del pueblo de Israel?

Porque conmemorar...

Pues, imagínese,

tantas tragedias en dos mil años de exilio,

la última fue el Holocausto,

que se llevó un tercio de la población judía mundial,

de la manera más terrible y horrible que nos podíamos imaginar.

Pensando, ni más ni menos, que Alemania había quemado etapas,

con sus universidades, sus centros tecnológicos,

etc., etc. Vemos que el mundo

es un escenario delicado, y que cuando uno no tiene

una cultura moral sólida,

pueden jugar con nuestras mentes,

con nuestra inteligencia,

y llevarnos quizá a los lugares donde no quisiéramos estar.

Es conveniente recordar el 9 de Av por muchas razones,

yo creo que

como parte de la educación de un muchacho, un hijo de Israel,

tiene que conocer su historia.

Los capítulos lindos de su historia, pero también las tragedias

las tiene que conocer.

Eh...

En el Talmud fue dicho hace ya casi dos milenios,

que todo judío

que no llora y lamenta la destrucción del templo de Jerusalén,

en un día como Tisha b'Av,

no va a encontrar consuelo.

O sea, como parte de la educación de un hijo de Israel,

es sentir el dolor,

la pena y los sufrimientos del pueblo judío,

que experimentó a través de la historia.

Yo suelo decir,

que hay un suceso,

que pasó una sola vez en la historia de la humanidad,

y pasó con el pueblo judío.

Hemos atravesado varias civilizaciones,

las hemos visto nacer, crecer, y desaparecer,

las hemos acompañado a cada una de ellas,

y hemos regresado después de dos mil años a la tierra de Israel.

Pero todavía vivimos

momentos de inquietud, de inseguridad,

y Tisha b'Av nos recuerda nuestro compromiso con el dolor

de la comunidad de Israel.

Sabido es que Napoleón le concedió derechos civiles

a la comunidad judía en Francia.

Cuenta la historia que un día de Tisha b'Av,

no se sabe por qué, Napoleón caminaba en el barrio judío, en París,

y escuchó lloros y lamentos que salían de algún lugar,

seguramente era una sinagoga, lo que resultó ser una sinagoga.

Entró, y vio a los judíos sentados en el piso, lamentándose,

llorando por la destrucción del templo de Jerusalén,

y los diferentes exilios.

Se preocupó: "¿Por qué están así, llorando, lamentándose? ¿Qué pasó?".

"Estamos lamentando la destrucción del templo de Jerusalén".

"Pero eso pasó hace muchos siglos".

"Sí, 'oui', pero sentimos esa pérdida aún hoy en día.

Dicen que Napoleón, cuando salió de la sinagoga,

le dijo a quienes le acompañaban: "Este pueblo regresará a su país.

Un pueblo que es capaz de registrar un suceso,

y lamentarse todos los años, recordar el suceso,

ese pueblo regresará de vuelta a Israel".

Cuando yo estaba recién llegado a Venezuela,

y uno de los periodistas que vinieron a entrevistarme,

eran varios periodistas,

uno me preguntó que cómo yo podía demostrar la existencia de Dios.

Creo que nunca se me había ocurrido pensar en algo por el estilo,

para ser honesto, demostrar la existencia de Dios.

Le dije que la existencia del pueblo de Israel

demostraba la existencia de Dios.

"¿Por qué?".

Le dije: "Mire, si usted lee los profetas,

lee el Pentateuco,

atentamente,

usted va a ver que allá Dios le dice lo que le pasaría al pueblo judío,

si no vive de acuerdo al judaísmo".

Pero los profetas también profetizaron que la tierra de Israel

la recuperaríamos, y volveríamos de vuelta a ella.

Y eso ya no es historia,

esa es la historia contemporánea, después de dos mil años,

encontramos el consuelo, la tranquilidad,

tranquilidad espiritual, de volver a nuestro país,

al país que nos vio nacer,

donde hemos logrado crear una sociedad ejemplar,

lo hemos traído en nuestra larga escuela de dos mil años de exilio.

Tisha b'Av todavía sigue siendo un día triste para nosotros,

porque recordamos varias tragedias,

la tragedia de dos mil años de exilio no fue fácil.

Nuestros hijos tienen que conocer esta historia,

para no repetir los errores que hemos cometido en otros momentos.

El rey Salomón, en Eclesiastés,

él menciona que hay momentos para todo:

momentos para reír, momentos para llorar,

momentos para nacer, momentos para morir...

Lo interesante es saber sacar lecciones

de cada momento que vivimos.

Hoy se le teme al dolor, a la tristeza,

se han inventado cantidad de fórmulas para...

Que han logrado desubicar al ser humano,

nadie quiere participar,

o muy poca gente quiere participar en el dolor ajeno.

¿Cómo me puedo identificar con alguien,

si no asumo el dolor de él,

si no entiendo lo que pasa en su mundo, en su vida,

si no soy copartícipe de ese dolor, de esa tristeza, de ese sufrimiento?

Hoy, por ejemplo, hay muy poca gente que suele visitar a los enfermos.

O ir a una casa de ancianos para acompañarles durante un rato,

o velar por ellos un poquito, darles compañía...

Yo siempre digo que cuando una persona

arbitra parte de su vida para resolver a alguien,

le está dando lo mejor de él, su tiempo.

Estamos dispuestos a dar plata,

a dar regalos, a dar yo qué sé qué cosas. Pero de nuestro tiempo,

no queremos dar, y es lo mejor que podríamos dar:

la atención, el cuidado, el velar por el otro.

En Tisha b'Av

reflexionamos qué fue lo que originó

la destrucción del templo de Jerusalén y el exilio;

sabemos que fue la indiferencia al dolor ajeno.

Dios nos colocó en un escenario donde íbamos a aprender,

y no nos fue fácil

que el individuo centrado en sí es la esencia de la impureza.

Entonces, un día en el cual nosotros reflexionamos

en cómo resolver las relaciones interhumanas,

que fue lo que originó la destrucción del templo de Jerusalén,

y el exilio del pueblo judío.

Pero también nos sirvió para aprender muchas cosas,

además, a donde hemos ido, hemos creado conciencia

de lo que son los valores

en la relación para con Dios, y en la relación para con el prójimo.

Como mencioné en otras oportunidades,

en el judaísmo la relación para con Dios

pasa primero por resolver la relación con el prójimo.

Entonces, el día de Tisha b'Av, pese a ser un día triste,

puede ser un día también que conlleva un mensaje,

y el mensaje es el prójimo.

(Coro)

La lección que tenemos que captar en un día como Tisha b'Av,

es tratar de no ser indiferente ante el dolor ajeno.

Hoy la gente ve la desgracia,

y gira su visión hacia otro lado,

y eso es irresponsabilidad.

Está escrito en varios preceptos del judaísmo:

"Y vivirá tu hermano contigo".

Y estamos en este mundo, primero que nada,

para resolver las relaciones interhumanas.

Eso es lo que puede construir un mundo ideal, o una catástrofe.

¿Qué está pasando en la sociedad? La indiferencia.

Caminamos muy rápido, no hay tiempo para nada.

La paz no es algo que se nos puede dar,

es algo que nosotros tenemos que crear, crear el escenario.

La palabra shalom en hebreo es mucho más que paz,

viene de la raíz de perfección, es velar por la perfección.

Eso es lo que el ser humano debería de buscar:

la perfección dentro de sus limitaciones como ser humano.

El Talmud relata que Rabí Akiva

llegó a lo que fuera el templo de Jerusalén,

en ruinas, con sus alumnos, sus compañeros,

y estos lloraban, al ver el templo destruido,

lo que era gloria del pueblo de Israel.

Y observaron una sonrisa en la faz de Rabí Akiva.

Y le dijeron:

"Rabí, ¿a qué obedece esa sonrisa?".

Rabí Akiva les dijo: "¿A qué obedecen esos lloros y esos lamentos?".

"¿Cómo no vamos a llorar y lamentarnos,

cuando vemos lo que fue la gloria del pueblo judío en ruinas, destruido?".

"Precisamente yo por eso es que he sonreído.

¿Los profetas no nos dijeron que estos momentos los viviríamos?

¿Sí, y los estamos viviendo, sí?

Bueno, los mismos profetas dijeron que Jerusalén sería reconstruida,

entonces, vamos a vivir con la esperanza de que Israel, Jerusalén,

será reconstruida".

Entonces, sus alumnos y sus compañeros le dijeron:

"Nos consolaste".

Dentro de la desgracia,

hemos escuchado palabras de consuelo,

y nosotros somos una generación privilegiada,

porque nuestros antepasados no tuvieron la suerte, la dicha,

de ver a Israel reconstruida, pujante,

que es el punto de referencia para muchas cosas,

para muchas ciencias, para muchas filosofías,

y que es un ejemplo en el mundo.

Y eso ha sido creado después de tantos años de dolor,

con un esfuerzo sobrehumano,

evidentemente, la mano de Dios está detrás de todo esto.

(Coro)

  • El 9 de Av: La luz en la oscuridad

Shalom - El 9 de Av: La luz en la oscuridad

30 jul 2017

El período más triste del calendario judío comienza con el 17 de Tammuz dura 3 semanas y concluye con el 9 de Av. Este período , recordado por generaciones , como la fecha en la que se destruyó el Templo de Jerusalem.

ver más sobre "Shalom - El 9 de Av: La luz en la oscuridad " ver menos sobre "Shalom - El 9 de Av: La luz en la oscuridad "
Programas completos (502)

Los últimos 502 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios