www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4203833
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 93 - ver ahora
Transcripción completa

Es una estrella abriendo el camino que hay que recorrer.

No podía permitir que se presentase en la policía con esa documentación.

-Cometí un error contándole mis intenciones con la documentación.

Esto lo ha hecho para protegerse a sí mismo y a Quintero.

Estás yendo demasiado lejos en tus conclusiones sobre Sergio.

Sergio siempre ha sido muy ambicioso.

No sospeché de Sergio, no me resultó raro verlo aquí.

Lo había visto con mi jefe muchas veces.

Entonces no tendría sentido que...

hubiera venido aquella noche para rechazar una oferta laboral

porque ya trabajaba para él.

En los últimos meses ha viajado a Suiza.

Y no creo que haya sido para esquiar.

¿De qué estás hablando?

Mi compañera Laura ha rastreado

sus redes sociales y sus movimientos en la red.

Y no solo ha encontrado fotos suyas en Suiza.

Ha detectado una comunicación fluida con VP Credit.

Es uno de los bancos que Quintero usaba para algunas transacciones.

Con esto no podemos ir ante un juez, pero sabemos a qué juega Sergio.

Te he abierto las puertas de mi bufete de par en par,

y tú has cogido mi confianza

y se la has vendido sin escrúpulos a mi enemigo.

Sal de aquí ahora mismo y no vuelvas jamás.

-Yo voy de retirada.

-Muy bien, Espe. -Hasta mañana.

-Hasta luego, guapa.

-Te lo advierto.

Más te vale dejarte de tanta sonrisita con mi chico.

-¿De dónde has sacado esto? -Llámalo intuición policial.

-Oye, ¿y esto qué significa?

-Pues que pasó una temporadita en la cárcel

por prenderle fuego a una fábrica de donde la habían despedido.

-Ha sido tu amigo el policía, ¿no?

Te ha contado cosas sobre mí y te ha llenado de prejuicios.

-¿Qué prejuicios? Si quemaste una fábrica entera.

-Yo también creo que es mejor que no nos volvamos a ver.

-Sofiya, ¿quién eres?

-Soy tu madre.

-Igual si hablas con tus padres, ellos te pueden ayudar.

-No, tía.

¿Y cómo se lo digo?

-Al principio no le daba importancia, pero...

es esa relación que tiene con esa fan.

La Sofiya esta, ¿no? Sí.

La he visto un par de veces con ella y hay algo raro.

Algo se nos escapa. Yo también pienso lo mismo.

Es que no encuentro el momento de decírselo.

-Pues encuéntralo, porque se van a enterar

tarde o temprano, y es mejor que lo hagan por ti.

Si te está chantajeando por algo, cuéntanoslo.

No te vamos a regañar. Vamos a estar aquí para ayudarte.

Tú no lo entiendes. A mí Sofiya nunca me haría nada malo.

-¿Cómo puedes hablar así?

¿Cómo puedes estar tan segura? -¡Porque es mi madre!

No, yo no sé quién es. ¿Dices la verdad?

Lo más probable es que vaya otra vez a por tu jefe.

¿Seguro que no le conoces, Jairo? No.

Pensaba que sabías lo que se cocía en esa empresa.

Pensaba que no era otro interrogatorio.

-Esta noche te quiero ver en la habitación de mi hotel.

Toma. Este va a ser tu primer trabajito para mí, ¿mmm?

Así, que te cepillas

a la rata de Quintero y sales corriendo.

¿No te da pena ver lo solo que está?

(Música emocionante)

(PREOCUPADO) No has pegado ojo, Claudia.

(Beso)

(SUSPIRA)

No estaba preparada para esto.

Ya.

Bueno, ya nos lo dijeron.

En algún momento necesitan buscar a sus padres biológicos.

Sí, eso sí.

Pero nadie nos dijo que su madre iba a aparecer de la noche a la mañana.

Yo tampoco he dormido nada, no te creas.

No he parado de dar vueltas, ya somos dos.

Y lo peor es que no tenemos seguridad

de que esa mujer no sea una impostora.

¿Tú te imaginas lo que supondría eso para Olga?

¿La desilusión que se llevaría ahora, la pobre?

Si lo es, necesitamos protegerla, ¿eh?

Pues me parece que llegamos tarde a eso.

Olga está ilusionadísima pensando

que ha conocido a su madre biológica.

(SUSPIRA)

Esa mujer le ha tocado la fibra sensible.

Ahora, la verdad, me está viniendo a la cabeza,

¿y si es un fraude?

(RESOPLA)

Aunque Olga me dice que no la está chantajeando.

En eso no te puedo ayudar.

(SUSPIRA)

No sé si pienso como... madre o como policía.

Yo lo único que veo es que...

me dan miedo todos los peligros que hay.

Y también te digo una cosa, ¿eh?

Olga ya ha sufrido bastante por una buena temporada.

(Beso)

¿Solo eso?

(SUSPIRA)

(LLORA)

Y la inseguridad que me da pensar que esa mujer

pueda ser su madre de verdad.

(LLORA)

Mira, Claudia...

Tú la has vestido,

te has pasado noches en vela cuando estaba enferma,

la has apoyado en el instituto, has dado la cara por ella.

Y lo que hemos aguantado los dos, su adolescencia.

¿Y qué importancia tiene todo eso

frente a una mujer que aparece de la nada

y dice que es la persona que le ha dado la vida?

Mucha.

(LLORA)

Bueno, anda.

(LLOROSA) No estaría yo tan segura.

¿Tú no te has dado cuenta de que...

Olga le ha cogido muchísimo cariño enseguida?

(SUSPIRA)

¿Te acuerdas cuando hicimos esta foto?

(RÍE) ¿Cómo no me voy a acordar?

Fue el día que nos la entregaron, ¿no?

Tantos años queriendo tener una hija y... (RÍE)

El día más feliz de mi vida. (RÍE)

De repente nos traen esta cosita pequeñita

y tan bonita y tan diferente de nosotros.

(SUSPIRA) Tú siempre has querido tener hijos.

Me acuerdo cuando éramos novios

que incluso hablabas de tener familia numerosa.

(LLORA) Y te fuiste a casar con una mujer

con escaso sentido maternal.

Pues para no querer ser madre, la verdad,

Olga ha tenido la mejor madre del mundo.

Bueno, tú me has ayudado a serlo.

(Beso)

Y me has cubierto cuando no estaba en casa

o cuando tenía la cabeza en el trabajo, como siempre.

Es lo que tiene estar enamorado de una policía.

(LLOROSA) No sé qué haría sin ti.

Bueno. (LLORA) Y sin Olga.

(LLORA)

Si la pierdo... (SOLLOZA)

(LLORA) Si la pierdo, no sé, Antonio, qué...

Que eso no va a pasar.

No va a pasar. Ya verás cómo esto nos une más.

Ya lo verás. Venga, anda, anda.

-Tú últimamente no te miras mucho al espejo, ¿no?

-¿Por qué dices eso, hija? No tengo tiempo de arreglarme.

-Que no estoy hablando de tu cara, sino de tu ánimo.

-Qué exagerada eres a veces. -No me gusta verte así, Lola.

Y a los ciudadanos a los que atendemos tampoco.

-Si a los ciudadanos les da igual.

-No, no, te equivocas.

Ellos quieren vernos al cien por cien.

-Bueno, ahórratelo que no estoy para monsergas.

-Y yo que creía que el caso de Javi y Rosa te había puesto las pilas.

-Pues sí, la verdad es que me las puso.

Lo que pasa es que... me he levantado esta mañana

y se me ha caído el mundo encima.

No he parado de contar los minutos que tardaría en encontrarme a...

-Pues quien yo ya sé es tu jefe.

Y es normal que te lo encuentres a diario.

(SUSPIRA) -Ya. Pues cada vez tengo más claro lo del traslado.

¿Cuánto crees que tardarán en concedérmelo?

-Mira, no quiero ni oír hablar del traslado, ¿eh?

El traslado se hará cuando lo dicte el juez.

Vamos, ese sinvergüenza...

por mí que se pudra en el calabozo.

Buenos días. Buenos días.

Pero, Lola, disimula.

-¿Has visto lo frío que es?

-¿Y qué quieres que haga? ¿Que te haga una reverencia?

Él está... levantando sus murallas.

Sin embargo, tú tienes un cartel luminoso en la frente

que dice: "Tengo el corazón roto".

(LLOROSA) -Es que tengo el corazón roto, Espe.

-Lola, pues te lo dejas en casa.

Y te vienes al trabajo sin corazón, que somos profesionales.

(LLORA)

-Para ti es muy fácil.

-No. Yo...

conozco el alma femenina. Bueno, y la masculina también.

(RÍE) -¿De qué? ¿De las novelas románticas?

-Pues sí, porque la novela romántica es una fuente de sabiduría.

No hace falta haber vivido el desamor en las propias carnes

para saber lo que es. Eso se lo dejo a otras.

-En realidad tenías toda la razón. No sé por qué no te hice caso.

(LLOROSA) Si es que fui una idiota.

En realidad todo esto me lo he buscado yo solita.

-Lola, por favor, basta.

¿Cuál es nuestro mantra?

No te culpes a ti misma. (SUSPIRA)

Que tú vales mucho, nena.

Ya verás qué pronto vas a encontrar a un hombre

que te haga olvidar a ese tío. (RÍE)

Y si no lo encuentras, no se acaba el mundo.

Estás una temporada solita, como yo. (RÍEN)

(Pasos que se acercan)

-Chicas, por cierto, os quería comentar que mi vecina me ha dicho

que su hija Rosa está impresionada con el cambio de actitud de Javi.

Se ha apuntado a una terapia

y no para de decir que se acabó el estar controlándola.

-¿Lo ves? Lo hemos conseguido.

-Bueno, no cantemos victoria.

Muchos dicen que se arrepienten y, al poco, vuelven a las andadas.

-No, pero Javi es joven y puede cambiar.

Sobre todo si le hace caso al psicólogo.

-Ya. Bueno, no hay que bajar la guardia.

Cualquier cosa nos cuentas, Nacha. -Sí, claro.

-"¿Algún indicativo de Distrito Sur para H-50?

Un vecino ha dado aviso de posibles malos tratos

en domicilio familiar en calle de las Moreras, 6.

Persónese una unidad".

-"K-62, recibido. Salimos inmediatamente".

-Es Elías, chicas, me marcho.

-Me da que hoy vamos a tener muchísimo trabajo.

-Lola,

no hay que bajar la guardia.

-Hola. Perdona, ¿estás bien?

-Unos vecinos nos han informado de que han oído ruidos y golpes

en ese inmueble.

¿Era su casa?

-Tienes sangre en la ceja. ¿Cómo te has hecho eso?

(LLOROSA) -Estamos bien.

-Eres Pepi, ¿verdad?

Y Julio, tu marido... -¿Cómo sabes?

-Nos lo han dicho los vecinos. ¿Ha sido él quien te ha hecho eso?

-¿Sabes dónde está?

-No sé, se fue corriendo.

Estaba muy alterado, estaba fuera de sí. No sé.

-¿Y no sabes dónde? Sería importante localizarlo.

(NERVIOSA) -No lo sé. No lo sé, no lo sé.

-Vale, tranquila. Ya nos ocuparemos de él después.

Ahora lo primero será que te examine un médico

y te cure esas heridas.

¿Tienes más golpes o heridas? -No, no, no, no.

-Vale, tranquilízate, ¿sí?

Ya habrá tiempo de que nos cuentes qué es lo que ha pasado y...

y con calma, ¿sí?

(LLORA) -Julio no quería, de verdad. Es que ha pasado muy mala noche.

-Pepi, vamos a ir al médico y...

echaremos un vistazo al bebé también

para cerciorarnos de que esté todo bien.

-Dani y yo estamos bien, de verdad. -Muy bien.

-Ánimo, arriba. -Venga.

-Llévatela al centro de salud

y yo les tomo declaración a los vecinos.

-De acuerdo. Te veo en la comisaría.

-Y avisa a Lola. Que se persone en el centro de salud.

-Ahora mismo. -"Okey".

-Vamos, Pepi. -Tranquila.

-Cuidado ahí, ¿vale? (SOLLOZA)

Eso es.

-¿Por qué dices eso?

Si tú también eres muy del rollo de promocionarte en Internet.

-Ya, pero me promociono a mí.

Y si me hundo, me hundo yo. Pero La Parra es de María.

Y no sé cómo le va a sentar lo de Gastromán.

-Ya, bueno. Cuando María vuelva,

espero que se encuentre el bar mejor que cuando se fue.

Quiero demostrarle que hizo bien en confiar en mí.

-Yo sé que de eso no va a tener ninguna duda.

(SUSPIRA) -Es que al principio me costó horrores

cogerle el tranquillo.

Hasta perdí un montón de clientes...

-Bueno, pero todos esos que se fueron han vuelto.

Además, tú no me hagas caso. Adelante con lo de Gastromán.

-Lo malo es que no sé quién es.

Se ve que se presenta, pero no se identifica.

-Claro, va de incógnito para que no le metan goles.

Bueno, si quieres, hago una tarta por si le gusta el dulce.

-Buena idea.

(RÍEN)

(Teléfono)

-Sofiya.

Pues esta tarde había pensado estudiar para lo de la escuela.

No, pero puedo hacer un hueco.

Vale, ¿me llevo el ordenador entonces?

Vale.

Venga, pues dime dónde es.

(ALEGRE) Vale, nos vemos luego.

Adiós.

Hola, papá. ¿Quieres un café?

-Ya he desayunado.

¿Por qué has salido huyendo esta mañana y no hemos podido hablar?

-Yo no he salido huyendo.

-Venga, que nos conocemos.

Nos sueltas una bomba y no nos das la oportunidad

de hacerte unas preguntitas.

-¿Unas preguntitas?

Mamá no hace preguntitas, te somete a un tercer grado.

-No te hagas la lista, anda.

-Mira, papá, de verdad, que no sé qué queréis saber.

Sofiya y yo nos estamos conociendo. Es una relación que acaba de empezar.

-Pero ¿qué relación?

¿Adónde conduce esa relación?

-Pues no lo sé, papá, no lo sé.

No tengo las respuestas.

-Olga, tu madre, tú y yo llevamos 18 años siendo una familia.

Espero que lo tengas en cuenta.

-Pues claro.

-Necesito tu ayuda, perdona.

Estoy intentando hacer una tortilla al estilo riojano.

A ver qué te parece. -Vale, voy.

Mira, papá...

yo necesito aire.

Cuando tenga algo claro, os lo contaré.

-Como quieras.

Pero no deberíamos estar al margen.

-Olga, por favor.

Lo hablamos esta noche, ¿vale?

-No vengas a las tantas.

Ya me ha dicho Elías que no tenemos nada del Algecireño.

Hemos dado aviso a la policía de Algeciras.

Por si vuelve por allí o intenta contactar con su familia.

Pero no creo que aparezca en una larga temporada.

Y no ha puesto los pies en La Parra, ¿no?

¿Habéis rastreado los hoteles y las pensiones del barrio?

Está usando documentación falsa.

Se ha podido registrar con otro nombre.

Y Quintero nada, ¿no? Sigue en sus trece.

Y me fastidia porque es como si estuviéramos

acariciando el poder trincarle por narcotráfico.

Si está tan pringado como parece, acabará cayendo.

Pero no cometáis ningún error, ¿eh?

Sobre todo tú, que estás bien avisada con Quintero.

Lo sé.

Si pudiéramos pillarle

otro punto flaco...

¿A qué te refieres?

A fiscalidad o algo así.

A veces a los criminales se les agarra

por donde menos se lo esperan.

Pero, bueno, eso ya veremos.

¿A mí?

Claudia, te conozco y...

esa mirada habla por sí sola.

Sí que me conoces, sí.

Olga.

La adolescencia es complicada, pero Olga es un cielo.

Un cielo lleno de nubarrones que amenazan una buena tormenta.

No, qué va, en ese terreno se ha vuelto muy sensata.

Bueno, si no me lo quieres contar...

Te lo voy a contar.

Te lo voy a contar porque necesito desahogarme.

Siéntate.

Llevo todo el día con un nudo en el estómago, que es horrible.

¿Qué pasa?

Ya sabes que Olga es adoptada. (ASIENTE)

Nosotros fuimos a buscarla a un orfanato de Rostov.

Y después de tantos años,

ha aparecido como de la nada

una mujer que dice que es su madre biológica.

¿Qué?

Se puso en contacto con Olga a través de su videoblog de cocina.

Al principio le hizo creer que era una admiradora.

Pe... Pero, a ver, Claudia, tal y como lo estás contando,

¿Seguro que es su madre biológica y no una impostora?

No tengo más datos que los que te he dado.

Olga nos lo dijo ayer.

Y porque se lo sacamos con fórceps. Llevaba unos días muy rara.

Se estaba viendo con ella a escondidas sin soltar prenda.

Pero no podéis dejar que se vea con ella a solas.

Primero hay que averiguar de quién se trata.

(SUSPIRA) Pues menuda es Olga.

y esta mañana se ha ido sin decir ni mu.

Hay que investigar quién es esta mujer.

E intentar impedir que Olga se haga falsas ilusiones.

¿Y quién no se las haría en su caso?

Ya. Supongo que todo el mundo

tiene derecho a conocer sus orígenes.

Sí, si además es una cosa normal, ya nos advirtieron en su momento.

Al parecer, todos tienen la necesidad

de conocer a sus padres biológicos

más tarde o más temprano, pero es que...

(SUSPIRA)

Es que ha aparecido de repente y...

y Antonio y yo no sabemos cómo gestionarlo.

No estarás pensando que esta mujer pueda

desplazarte y ocupar tu lugar de madre, ¿no?

Pues me avergüenza pensarlo, pero...

pero es que lo pienso es... como si me sintiera amenazada.

Nadie puede sustituirte en el corazón de Olga.

Eres una buena madre y ella lo sabe.

Sí, muy pesada y muy gruñona y... machacona, yo qué sé.

¿Cómo te crees que era la mía?

Menudas peloteras teníamos, pero nos queríamos muchísimo.

Y ahora te aseguro que...

daría lo que fuera por que estuviera conmigo.

Ya, pero es que Olga es muy influenciable.

(SUSPIRA)

(EMOCIONADA) Y me da miedo que se aleje.

Eso no va a pasar.

Eso no va a pasar, Claudia.

Mira, yo creo que lo mejor es que...

dejemos espacio para Olga para que pueda gestionar todo esto.

Probablemente ahora estará en shock.

Y la mejor forma que tienes de ayudarla es apoyándola.

Cualquier discusión ahora mismo

no va a servir para absolutamente nada.

Muchas gracias, Alicia.

La verdad es que me encanta hablar contigo.

Te voy a nombrar mi asesora en Olga.

A por el Algecireño, que necesitamos buenas noticias.

(Pasos ágiles)

(SUSPIRA)

Bueno, esto va a cicatrizar,

pero los moratones llevarán un tiempo.

-Voy a darte una pomada antiinflamatoria.

-No pasa nada, no me duele.

-¿Estás acostumbrada? Cuéntame, ¿qué pasó?

-Que soy un poco torpe.

-Pues tengo que examinarte.

Quítate la bata, anda. -¿Por qué?

-¿Tienes otros golpes? -No, no, no tengo más.

-Bueno, pues déjame ver.

-No, no, no, de verdad que no, que no hace falta, no.

-Pepi... sabemos que tu marido te agredió.

-¿Cómo?

-Cuando mis compañeros te encontraron en la calle, estabas muy aturdida...

y reconociste que esos golpes te los había dado Julio.

-No, no, no, eso es una tontería que dije, no, no...

Me... me tropecé y me caí en el suelo de la cocina.

-Los vecinos nos han contado que os peleabais a menudo.

-Los vecinos siempre hablan de más.

-No lo encubras, mujer.

Mira, yo no sé cuánto tiempo llevas así, pero...

nadie se merece que la machaquen a golpes.

Nosotros solo te queremos ayudar.

Ahora no tienes que contarnos nada, ¿vale?

Lo importante ahora es que te recuperes.

-¿Y Dani dónde está?

-Lo está examinando la pediatra. Lo traerán cuando termine.

-No hace falta. Llevé al niño el mes pasado al pediatra

y tiene todas las vacunas al día...

-Pepi. -Pepi, no hemos acabado.

-Pero ¿qué más queréis de mí?

-Solo queremos ayudarte. De verdad, confía en nosotros.

-Siéntate en la camilla, por favor, tengo que tomarte la tensión.

Déjame.

Mira, vienen muchas personas a esta consulta

y muchas mujeres que están en tu misma situación, ¿sabes?

Que han pasado por lo mismo que tú.

Viven en silencio una situación de infierno.

Cuando quieren reaccionar, ya es demasiado tarde.

Porque tú estás viviendo un infierno, ¿no?

Ella te puede ayudar y yo también.

Ningún hombre tiene derecho a hacerte una cosa así.

(LLORA) -Él me quiere.

-¿Cuánto tiempo lleva maltratándote?

-No lo sé, no me acuerdo.

-Como no le pongas remedio, esto no va a parar.

Es más, va a ir a peor.

(LLORA)

-Tranquila. (LLORA)

Tranquila, ya estás a salvo.

(LLORA)

-Hola, Alicia, me alegro de verte.

Eres la última persona con la que me apetecía cruzarme.

¿Por qué me hablas así?

Por favor, quítate ya esa máscara de chico formal y encantador.

Eres un sinvergüenza.

Pero, bueno, ¿a qué viene esto? ¿Es por lo de tu padre?

No, no es por lo de mi padre, es por lo tuyo.

¿Cómo has podido engañarnos tanto tiempo y jugar a dos bandas?

Mi padre confiaba en ti y tú se lo pagas así.

Si me dejas hablar, te lo puedo explicar.

Si crees que vas a envolverme con todas tus palabras

como haces con todo el mundo, vete olvidando de ello.

Tendré derecho a decir algo, ¿no?

Hasta al más execrable criminal se le permite defenderse.

Es que esto no es un juicio.

Aunque probablemente pronto te tengas que enfrentar a uno

para dar explicaciones. Como, por ejemplo,

¿qué hacías en Transportes Quintero

la noche en la que dispararon a tu jefe?

¿Estás insinuando que yo fui el autor de los disparos?

Sinceramente, ya no sé de lo que eres capaz.

(RÍE BURLÓN) Vamos, hombre, lo que me faltaba por oír.

Pero hay una cosa que sí sé.

Y es que tu ambición sin escrúpulos

te llevó a convertirte en lacayo de Quintero. ¿Me equivoco?

Para qué voy a darte ninguna explicación

si tú lo sabes todo.

Me resulta sorprendente

que hayas destruido los documentos comprometedores de mi padre.

¿Lo hiciste para salvarle a él

o para proteger a Quintero y, por supuesto, a ti mismo?

¿No querías hablar?

Adelante.

Yo me he desvivido por ti.

Y por tu padre. (RÍE BURLONA)

He estado siempre que me habéis necesitado,

No podéis decir otra cosa.

Sin embargo, tú a menudo me has despreciado.

Qué lástima me das. Me duele que me hables así.

Te conseguí al mejor penalista para que te sacase del lío

en el que te habías metido con tu obsesión por Quintero.

El problema es que tus bondades son muy sospechosas.

Has estado haciendo un doble juego

y no con cualquiera, sino con Quintero.

¿Con el mismo Fernando Quintero

con el que tu padre hizo negocios ilícitos durante años?

¿Te has preguntado alguna vez por qué lo hizo?

Por amistad. (RÍE BURLÓN) Por amistad.

Por dinero. Simplemente por eso.

Y gracias a ese dineral, tú has disfrutado de una vida de lujo.

Has ido a un buen colegio.

Has viajado a lugares exóticos, ¿verdad?

¿Me vas a echar en cara que sea ambicioso como tu padre?

Yo también espero darle a mi familia, cuando la tenga,

la vida de lujo que tu madre y tú tuvisteis.

La ambición tiene límites, Sergio.

Los que marca la ley, y la moral si es que dispones de ella.

Cosa que dudo, en tu caso. (RÍE BURLÓN)

Mi padre está arrepentido y quiere entregarse.

¿Y te parece mal que le proteja de semejante insensatez?

Que sepas, que si no fuera por mí,

a día de hoy tu padre ya estaba en la cárcel.

Si he borrado los documentos, es porque me preocupo por él, por todos.

Mentira tras mentira.

Me has decepcionado, Sergio. Tú me has decepcionado a mí.

Cuando me traicionaste con Rober.

Yo no te traicioné. Empecé a salir con Rober

cuando tú y yo ya no estábamos juntos.

Cuando tú y yo estábamos juntos, de quien estabas colgada era de él.

¿O lo niegas?

¿Por qué dejaste que me hiciera falsas esperanzas?

¿Por qué jugaste con mis sentimientos?

¿Algún problema con Sergio?

El problema lo tiene él. Mi padre lo ha despedido.

Y estará fastidiado, ¿no?

Me da exactamente igual.

¿Y tú qué? ¿Tienes algo del Algecireño?

Le tenemos grabado hace unos días en la estación de Atocha.

No sabemos si iba o venía.

Ya lo averiguaremos. Vamos a verlas.

(Pasos ágiles)

(SORBE)

-¿Hace mucho que no comes?

-No, no tengo hambre.

¿Falta mucho?

-Bueno, no hay prisa.

Ahora estamos más relajadas

que en la consulta del doctor, ¿verdad?

(ASIENTE) -El doctor me ha tratado muy bien.

-Nosotras también te vamos a tratar muy bien, Pepi.

Ahora me gustaría que te centraras

en los detalles de tu relación con Julio.

-Mi relación con Julio, pues...

no sé, pues como... como todas las parejas,

con sus más, con sus menos.

-Con sus menos... algunas broncas, ¿no?

¿Insultos?

Y golpes.

¿Tú le pegas también a él?

-¿Pegarle yo a Julio? ¿Cómo le voy a pegar si yo le quiero?

-¿Y él te quiere a ti?

-Claro, claro que me quiere.

-Y entonces, ¿por qué te pega?

-Pues porque...

le caliento los cascos, como dice él.

Le molesto con mis tonterías del niño, de la casa...

y a menudo no hago lo que él espera de mí.

-Pero Dani también es hijo suyo. -Sí.

-Pepi, ¿tú trabajas?

-No, ahora no.

Ahora estoy en casa cuidando de mi Dani,

porque es muy pequeñito y... quiero criarlo yo.

-¿Dejaste de trabajar cuando tuviste a tu niño?

-No.

Fue antes, fue...

al poco de casarme.

Trabajaba en una fábrica, de empaquetadora.

-Hablas del pasado como si hiciera mucho tiempo,

y tú eres muy joven.

-Me parece que hace una eternidad de todo aquello.

-Y, sin embargo, no hace más de tres años del último trabajo.

-¿Cómo sabéis?

-Por tu ficha de la Seguridad Social.

-Ah, claro, sí. Si me tenían asegurada y todo, sí.

-Bien hecho.

-¿Te gustaba tu trabajo?

-Bueno, a mí...

a mí lo que me gustaba era ganarme mi dinerito.

Y, bueno, la verdad es que...

era muy entretenido estar allí con los compañeros de la fábrica.

Había muy buen ambiente.

-¿Y por qué dejaste de trabajar?

-Porque...

el encargado me daba demasiadas confianzas.

-¿Se propasaba contigo?

-No, no, no, no, qué va, al contrario.

Si era muy divertido y me hacía reír.

No parecía un jefe.

-Y entonces, ¿cuál era el problema?

-Pues que a Julio no...

no le gustaban esas confianzas.

-¿Por qué? -Porque Julio es un poco celosillo,

porque me quiere.

Pero muchos hombres son así, ¿no?

-Ser celoso no es querer a alguien. Todo lo contrario.

-¿Y él en qué trabaja?

-En la construcción.

Pero hace un par de meses se quedó en paro...

Bueno, lo echaron.

Y desde entonces, anda un poco deprimido.

-Ya.

¿Él bebe?

-Un poco.

-¿Toma drogas?

-No, no, qué va, qué pregunta, no.

No, pues simplemente que hay noches que vuelve un poco acelerado a casa,

porque se ha tomado un par de copas de más.

¿Y tú qué haces?

-Yo le espero despierta para darle conversación, pero...

no le gusta, se enfada mucho.

-Y... te insulta.

¿Qué te dice?

(LLORA)

(LLORA)

que soy una burra y que no entiendo las cosas.

(LLORA)

Me llama ignorante, me dice: "Cállate, ignorante".

(LLORA)

También me dice que desde que he tenido al niño,

me he puesto fea y ya no le gusto.

(LLORA)

pero luego cuando se enciende, no le importa buscarme en la cama.

(SOLLOZA)

-¿Tú crees que tu pareja te trata bien?

-Es que tiene muchas cosas en la cabeza

y yo tampoco valgo mucho, entonces...

-Tú eres muy guapa.

Seguro que antes te arreglabas, ¿a que sí?

(LLORA)

-Sí, pero... pero si lo hago ahora, me dice que soy una zorra

y que lo hago para...

para atraer a otros hombres.

-Pepi, tu pareja es un maltratador y debes dejarlo.

-Pero ¿cómo voy a dejarle? ¿Qué hago yo, sola?

¿Dónde voy yo sola?

-Mejor sola que mal acompañada.

Además, que eres muy joven.

Por mucho que él te haya querido convencer de lo contrario.

-Tú sabes que hay hombres que no son como él.

-Mi madre dice que todos los hombres son iguales.

-¿A tu madre también le pegaba tu padre?

-Mi padre se fue de casa cuando yo era una niña.

(SUSPIRA) Y Julio dice que si...

que si le dejo, me voy a quedar sola,

porque no me va a aguantar nadie,

y yo no quiero que me pase como a mi madre.

-Escucha, Pepi.

Para que nos quieran tenemos que valorarnos

a nosotras mismas primero.

Y tenemos que ser valientes para decir basta

cuando nos tratan mal.

-Yo no soy valiente.

-También te lo ha dicho Julio, ¿no?

-Es como si le conocieras.

-Hay muchos Julios cortados por el mismo patrón.

Y también hay muchas Pepis.

Por desgracia, las vemos aquí a diario.

De las Pepis depende que cada vez haya menos Julios.

-Pero es que no es tan fácil.

-El cobarde es él.

Te tiene atemorizada porque usa su fuerza física.

Cuando un hombre trata así a una mujer o a su hijo,

es que está intentando esconder su propia debilidad.

-Claro, es que él tiene miedo de perderme, porque me necesita.

-Si sigues con él, acabará por destruirte.

(LLORA)

-Vamos a darle un respiro, ¿vale?

Venga.

-Tranquila.

-Los vecinos dicen que no lo han vuelto a ver por aquí.

Yo no entiendo cómo alguien puede destrozar su propia familia.

Además, gente tan joven. Con toda una vida por delante.

-Los maltratos y la violencia no entienden de edades, Elías.

-Pero ¿qué persona es capaz de hacer algo así?

-Pues un ser repugnante, que debería vivir al margen de la sociedad.

En serio, una persona que sea capaz

de utilizar la violencia contra una mujer

no debería ser considerado hombre.

(RESOPLA)

En Colombia la situación es más fea aún.

Allá 7 de cada 10 mujeres sufren maltrato

en manos de sus maridos o exmaridos.

Y lo peor es que las cifras siguen aumentando.

-Yo creía que la humanidad estaba avanzando.

-Es muy difícil erradicar un problema

que se mama en el seno de una familia.

Si el pobre Daniel vive así, en un ambiente lleno de violencia,

pues tarde o temprano lo acabará arrastrando.

-Desde luego la educación es fundamental

para erradicar algo así, sí.

-La falta de educación y la violencia machista van de la mano.

Y en los barrios marginales, más crímenes machistas hay.

-Bueno...

los malos tratos no son exclusivos de las clases más humildes.

Acuérdate del caso de los Raventós. Eran una familia de clase muy alta.

-Ah, sí, era el tertuliano ese de los debates de la tele, ¿no?

-Sí, un tipo importante, con un largo currículum,

y también con la mano muy larga para darle a su mujer.

-Todo en las antípodas de la pobre Pepi.

-Hasta que los hombres no seamos capaces de parar esta sinrazón,

el mundo nunca va a ser justo para vosotras, Nacha.

-Guevara, creo que eso es

lo más bonito que te he oído decir nunca.

-Mira, una mancha de sangre.

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

-Pues, mira, queríamos hablar contigo, Julio.

-Tu mujer nos ha autorizado a entrar. -¿Mi mujer? ¿Dónde está?

-Tu mujer está a salvo.

(DA PALMADAS) A salvo de ti.

-Tenemos que tomarte declaración.

Quedas detenido por delitos de malos tratos.

Tienes derecho a guardar silencio. Aunque tienes mucho que contar.

Así que andando, venga.

(Se cierra puerta)

-Tortilla a la riojana.

¿Te la caliento o la prefieres así?

-Eh, vale, sí.

-¿Sí qué?

-No sé. ¿Qué me has "preguntao"?

-Que si te la caliento. Es tortilla a la riojana.

-Ah, pues no, gracias, Salima, no tengo hambre.

-Oye, tú hoy no estás muy fino, ¿verdad?

¿Te puedo ayudar?

-Sí, dejándome tranquilo.

-Usted perdone.

-Dime. -"Oye, chaval".

El tiempo para que cumplas el trato se acaba.

-¿Trato? Yo no recuerdo haber "estrechao" la mano contigo.

-"Tic, tac, tic, tac".

Tic, tac. Ya no hay marcha atrás.

Tienes el parné y la pipa.

-"Y te lo devuelvo todo 'encantao'". (RÍE)

-Haz lo que te he dicho que hagas.

¿Te enteras?

O tendré que regalarte la corbata colombiana.

-Pero ¿por qué me metes a mí en este "embolao", tío?

-El forense ha determinado en el atestado

que tienes lesiones anteriores a las de hoy.

Eso prueba que Julio te maltrata desde hace tiempo.

-¿Y ahora qué va a pasar?

-Ahora estamos elaborando las diligencias para el juez.

Tenemos las declaraciones de los vecinos que prueban

que os peleabais.

Tus gritos, sus chillidos, los llantos del niño.

-Julio se echó a perder cuando le pusieron en la calle.

Por favor, ponga eso ahí.

-Pepi, por favor, deja de justificarle.

Te lleva maltratando hace tiempo y nunca le has querido denunciar.

Pues ya es hora.

Tienes que hacerlo.

Ya es hora de que empieces a colaborar

y nos cuentes toda la información que puedas

sobre su comportamiento contigo y con el niño.

-Es que yo no... yo no puedo traicionarle.

(RESOPLA) -Pepi, te maltrata, tú no le estás traicionando.

-Es el padre de mi hijo.

-¿Y si un día maltrata a Dani?

¿Lo ha hecho ya?

-No, no, no, él quiere con locura al niño. No, no.

-¿Tú crees que cuando el niño tenga uso de razón

le va a gustar ver cómo su padre maltrata a su madre?

¿Sabes que los hijos de mujeres maltratadas

también son víctimas de violencia de género?

-Sí, yo veo las noticias,

y veo que hay hombres que asesinan a sus mujeres o a sus hijos,

pero Julio no es así.

-Pepi, no te engañes.

Julio tiene un perfil idéntico al de esos hombres.

Es posesivo y controlador desde que erais novios, ¿verdad?

Te quiere solo para él.

En casa.

Y lleva tiempo pegándote.

Te disminuye, te insulta.

¿Y ahora encima te amenaza con hacérselo a Dani?

(SUSPIRA) -Mi madre adora a Julio.

-¿Tu madre sabe que te pega?

-No.

No le he dicho nunca nada, no quiero que ella sufra.

-¿Y no se da cuenta?

-No.

Siempre tapo los morados.

Bueno, un día me... me rompió un brazo y...

le dije a todo el mundo que me había caído de la escalera

mientras estaba limpiando unos cristales y...

se lo creyeron todos.

-¿Y el médico también se lo creyó?

-Ay, ¿y Dani?

¿No podemos ir a buscarlo ya?

-No te preocupes.

Tranquila, te lo van a traer enseguida, ¿de acuerdo?

He hablado con el de la ONG y le han dado algo de comer

y ahora está durmiendo.

-Esto no será una estrategia para quitarme al niño, ¿no?

Porque he visto casos que les quitan a los niños,

y no quiero que me pase a mí.

-No, Pepi, si le vas a recuperar enseguida.

Tú eres muy buena madre.

-Es mi única alegría.

-Pues, entonces, protégele de Julio, ¿eh?

(Se abre puerta)

-Dani.

Dani, mi amor.

-Mira que se me dan mal las nanas, pero el pobre estaba tan agotado

que al final se ha echado una siesta.

-Mi amor, mi amor, mi amor.

Mi amor.

(LLORA)

(Besos)

(LLORA)

-Pero ¿cómo voy a hacer para sacarlo yo sola adelante

si no tengo trabajo?

Y soy un cero a la izquierda.

-Eh, no lo eres.

Y nosotros te ayudaremos.

La ONG está para eso, para ayudar a la gente que lo necesita, como tú.

-Sí, de acuerdo, Nacha. Sí, ahora se lo digo.

Gracias.

Acaban de detener a Julio.

-¿Detenido?

¿Y ahora qué hago?

-Volver a casa.

¿No, Lola?

-Primero, me firmarás la declaración que acaba de redactar Espe.

Yo me voy a cambiar y ahora te acompaño a casa, ¿de acuerdo?

-Hola, Salima.

Uy, Jairo, ¿y a ti qué te pasa?

Levanta el ánimo, tío. -¿Eh?

-Te veo igual de depre que ayer.

Aunque te conseguí subir un poquito el ánimo.

Te duró poco, pero bueno.

Uf, a ti te pasa algo muy chungo.

A ver, venga, va.

Cuéntaselo a la Paty que ella es buena consejera.

-No, Paty, mejor que no.

Soy especialista en meterme en líos, pero este los supera a todos.

-Venga, anda, dame una pista.

-Tengo que tomar una decisión...

difícil.

-Ya.

¿De qué tipo? ¿No le puedes pedir ayuda a tu hermano?

-¿Qué dices? ¿Ves cómo no te puedo contar "na"?

-Tampoco me has contado nada.

Solo que tienes que tomar una decisión difícil. Ya está.

Sea lo que sea...

no sé, intenta...

intenta no hacer algo de lo que te arrepientas.

Tú eres un buen tío.

-¿Yo soy un buen tío?

¿Tú me ves así? -Pues claro que te veo así.

-No sé yo, pero te lo agradezco.

Te lo dije ayer, me hace mucho bien hablar contigo.

-No hace falta que me agradezcas nada.

Para eso estamos los amigos, ¿no?

-Pues sí. (RÍE SORPRENDIDA)

¿Qué? Un besito de amigos, tía, por la ayuda. Bueno...

me tengo que ir ya.

-Oye, Jairo...

Intenta no tomar la decisión equivocada.

(RESOPLA)

(Pasos que se alejan)

(Pasos que se acercan)

¿Qué tal, Tere? ¿Cómo te va la vida?

-¿La vida? (ASIENTE)

Fenomenal. Sobre todo gracias a ti y al "desgraciao" de tu padre

que os habéis "empeñao" en sacarme de escena.

Pero, nada, la obra no se termina hasta que no se baja el telón.

-Te juro que no sé a qué te estás refiriendo.

-No te hagas la tonta, anda, que tú tienes parte de culpa.

¿Estás contenta ya?

Tu padre me ha "dejao" tirada.

-A ver, a todo el mundo nos han dado calabazas

en algún momento de nuestra vida, pero...

no sé, hay que saber encajar las negativas

y las frustraciones... -¿Pero tú de qué vas?

¿Qué te atreves, a darme ahora lecciones de psicología barata?

-Yo solamente pretendía ser amable, pero... mejor me callo.

-¿Sabes lo que me ha pasado por tu culpa?

Que me ha salido fatal una entrevista de trabajo que tenía.

-¿Y eso qué tiene que ver conmigo?

(LLOROSA) -Porque no me puedo sacar de la cabeza el rechazo de tu padre.

Que no... no puedo centrarme, Paty.

-A ver, yo pienso que estás confundiendo un poco las cosas.

No sé, tómate la vida con un poco más de calma.

¿Eh?

Salima, mejor me paso luego, ¿vale?

-Espera, guapa.

(SUSPIRA)

¿Te suena esto?

El chico ese que te dio calabazas, ¿quién es?

¿El mismo que te hizo estas fotos ligerita de ropa?

-¿De dónde has sacado esas fotos?

-Pues ya ves. De Internet.

Que es un fondo inagotable de trapos sucios.

¿O no es ahí de donde habéis sacado toda esa información

sobre mi pasado que me estáis restregando ahora por la cara?

-Si tanto te molesta que saquemos información de tu pasado,

no entiendo por qué haces lo mismo conmigo.

Si pretendes reconquistar así a mi padre, lo llevas clarito.

-Yo sé muy bien lo que me hago.

Y dile a tu papaíto que a la Tere no la humilla nadie.

(SUSPIRA)

¿Tú no le dijiste que viniera pronto?

Sí, sí.

Le he mandado varios mensajes, ¿sabes?

Me ha dicho que estaba terminando algo, que empecemos a cenar.

Estará con esa mujer.

Hoy la he visto en el bar. Estaba quedando, probablemente con ella.

Pues te digo una cosa, Antonio.

En esta casa no se va nadie a la cama esta noche

hasta que no nos lo cuente todo.

(Se abre puerta)

Hola, ¿qué horas son estas? ¿Dónde estabas?

-Hay días que he llegado más tarde y no se ha hundido el mundo.

(Se cierra puerta)

La cena se ha quedado fría.

¿Por qué no habéis empezado sin mí?

Le he dicho a papá que me iba a retrasar.

¿Te importaría contestarle lo que te ha preguntado?

¿Dónde estabas?

Bueno, he estado con Sofiya

ayudándola a arreglar unos papeles de la Embajada de Rusia.

Papeles, ¿qué papeles?

A ella ya se le había terminado el permiso de residencia.

Pero como me ha encontrado, se quiere quedar más tiempo.

Y la pobre no se enteraba, la he tenido que ayudar.

Y no le voy a negar mi ayuda, ¿no?

-¿Y te has pasado toda la tarde con ella haciendo esos trámites?

-Bueno, me ha estado enseñando fotos y recetas de su país.

O sea, ¿que has estado en su casa?

Sí, eso es lo que acabo de decir.

Y no tengo hambre porque he merendado galletas de miel.

No sé, ¿he hecho algo malo?

(SUSPIRAN)

Bueno, que si es por la cena, me la como.

Cariño, creo que estás pisando un terreno muy peligroso,

y tu padre y yo no vamos a consentir que te metas en ese lío.

-Lo que tu madre quiere decir es que conoces muy poco a Sofiya.

Confías en ella al cien por cien. ¿Y si te miente?

-Que no, que he visto sus documentos.

Lo que pasa es que vosotros sois muy desconfiados.

-Es normal que desconfiemos. ¿No te parece?

-Claro. Porque vosotros pensáis

que ella tiene como una intención oscura, ¿no?

Claro, me... me quiere sacar dinero o un riñón.

Seguramente me quiera sacar un riñón. Pero no.

Estáis los dos muy confundidos, porque Sofiya es muy buena persona.

Y ha sufrido mucho en la vida, mucho más de lo que podáis imaginar.

Le tengo que dar una oportunidad.

Olga, aun así no lo vemos claro.

Pero, mamá,

¿no ves que conociéndola a ella me voy a conocer más a mí?

¿O no ves bien que quiera saber de mis orígenes

y que quiera tener contacto con la mujer que me dio la vida?

-¿Y por qué no la conocemos nosotros?

-Pero...

¿queréis conocerla de verdad?

-Sí, ¿por qué no? Que venga a casa, a tomar un café.

Así conoce nuestro entorno y cómo somos.

(ASIENTE)

(ALEGRE) -Pues me parece muy bien. Voy a contárselo.

Sofiya...

Sí, ha tardado superpoco el autobús.

(SUSPIRA)

-Bueno, es lo mejor que podíamos hacer, ¿no?

Tenemos que conocer a Sofiya.

Saber a qué nos enfrentamos.

Intentar averiguar sus intenciones.

(Se abre puerta)

-Que sí, mujer, que sí. Que ya me he tomado las dos pastillas.

Y con un intervalo de cinco minutos cada una.

-Tantos años dando órdenes

y ahora estás a merced de una simple enfermera.

-Si la conocieras, te darías cuenta de que no es una simple enfermera.

Más bien es una sargento de hierro.

¿A qué debo el honor de tu visita?

-Como te imaginas, no es una visita de cortesía.

Estoy aquí porque no dejas de sorprenderme continuamente

con tu falta de escrúpulos.

-Vaya. (RÍE)

Ni siquiera aquí, en una cama de hospital,

me vas a dar... una pequeña tregua.

¿Cuándo se va a acabar esta absurda guerra entre nosotros?

-Acabará cuando pagues por todo lo que me has hecho.

-Tú dirás.

¿Sobre qué quieres que discutamos esta vez?

-Sergio Mayoral.

No has parado hasta lograr que alguien

tan unido a mí me traicione. Otra vez.

-No te equivoques. No he tenido que jalear a nadie

para que te traicione. Sergio se basta y se sobra él solito.

Es capaz de traicionar hasta a su propia sombra.

No he tenido que pedirle nada.

-Y a ti no te conviene en absoluto, ¿verdad?,

contar con alguien de mi confianza a tu servicio, ¿no?

-A veces pareces tonto, Marcelino.

Con quien yo quiero trabajar es contigo

y no con ese imbécil de Sergio.

Pero tú me dejaste tirado. ¿No te das cuenta?

Sería capaz de hacer lo que sea, de dar lo que sea,

con tal de que tú y yo volviésemos a ser socios.

-Pero ¿cómo puedes ser tan cínico? -¿Cínico?

Ten cuidado, Marcelino.

Porque tú y yo tenemos demasiadas cosas en común.

-No se te ocurra mencionar a Carmen.

-No tenía pensado nombrarla.

La has nombrado tú.

¿Tienes algo más que decirme? -Sí.

¿Mandaste tú a Sergio destruir los documentos

de los trabajos extraoficiales que había hecho para ti?

-No. Yo no le pedí ni le dije que hiciese nada.

Te doy mi palabra.

-Como si tu palabra sirviera para algo.

-Pero, vamos a ver, Marcelino,

¿tú crees que yo estando en coma podía pedirle que hiciese algo?

(SUSPIRA) Sergio es un tipo bastante ambicioso.

Y él solo toma iniciativas por su cuenta

sin consultarle a nadie.

-Ya, y es una ambición que a ti te beneficia.

-El único que está aquí mirando por su propio beneficio

es Sergio, y tú todavía no te has dado cuenta.

Además, creo que deberías agradecerle lo que ha hecho por ti.

Te ha quitado de en medio la tentación

de hacer cualquier tontería con esos archivos y esos documentos.

A estas alturas de la vida, no te gustaría nada pasar

una larga temporada en la cárcel, créeme.

-A quien beneficia es sobre todo a ti.

A mí no me importa pagar mis delitos ante la ley.

(RÍE)

-Acaba de hablar Marcelino el Honrado.

-También vengo a informarte de que lo he despedido.

Así que no podrá espiarme.

-Me parece muy bien.

-Hasta la vista.

(Pasos que se alejan)

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

-Pues no, pero la vida sigue, qué le vamos a hacer.

-¿Puedo hacer algo por usted?

-Sí, mira, acércame esta almohada que tienes aquí.

Esta maldita ciática que tengo me está matando.

Ni te imaginas la rabia y el coraje tan grande...

que me da sentirme así, tan frágil y vulnerable, maldita sea.

¿Qué dice? Desde que ha despertado del coma, parece que es inmortal.

(RÍE) -Inmortal.

Yo no quiero ser inmortal.

Lo que yo quiero es que me den

el alta de una maldita vez e irme a mi casa.

-Bueno, por el momento, usted descanse.

Aproveche y échese un rato, que estoy yo aquí para vigilar.

(CANSADO) -Gracias, Jairo. Gracias.

(SUSPIRA)

(Abre mochila con sigilo)

-Pero ¿qué parte de "no me llames" no entiendes?

-Trae, dame. -No, no tengo por qué esconderme.

-Ni se te ocurra cogerlo, ¿eh? No lo hagas. Pap...

Sí, soy yo. (ENFADADO) Oye, que no me llames más.

No, que no me llames. Que me molestas.

Que estoy trabajando. No me llames más.

-A esta tía le falta un tornillo.

-Uno o dos o tres, está totalmente obsesionada.

-Pero ¿cómo... cómo lo han dejado libre?

-No tenían cargos suficientes para mantenerlo en prisión.

Tampoco tenía antecedentes ni denuncia previa.

Pero, tranquila, el juez lo ha puesto en libertad

con una orden de alejamiento, ¿de acuerdo?

-No soportabas que estuviera con él.

-Será mejor que dejemos la conversación, ¿vale?

Y cada una por su camino. -No cantes victoria, lista.

Max no se fijaría en la vida

en una tiparraca estúpida y ordinaria como tú.

-O se calla ahora mismo y se larga

o la llevo detenida a comisaría por desacato a la autoridad.

-La función no ha terminado todavía.

-Tienes que ir a comisaría.

Que la tía esta puede ir a más. -No quiero molestar por esto.

-Mira, si con las llamadas no llama tu atención,

puede hacer cualquier otra locura.

Escucha, ¿tenemos algo nuevo de esa mujer maltratada?

Eh, Pepi Montilla, señor comisario.

-No, nada nuevo.

-Bueno, la situación era bastante crítica, pero...

estamos consiguiendo progresos.

Ella ha denunciado a su marido

y el juicio rápido se va a celebrar en un par de días.

-Adivina quién va a venir a probar tus tapas.

-¿Gastromán? -El mismo.

-Es un crítico de Internet, un...

influ... -"Influencer".

-Eso, un "influencer" gastronómico.

-Sí, está en el "top ten" del país, ¿eh?

Un simple comentario suyo en su blog

y puede encumbrar tu bar al estrellato.

También te puede hundir en la miseria, claro.

-Este tipo es un estafador. -Teresa, por favor.

-He pagado mis cuotas y no me quiere dejar entrar en el gimnasio.

-Tranquilas, tranquilas. Esto es solamente un malentendido.

-¿Malentendido? Un cuerno.

Este tío es un sinvergüenza que se aprovecha

de la buena fe de las personas.

-Esto es un problema personal.

-Yo de vosotras me lo pensaría mucho antes de renovar la cuota.

-Teresa, ¡para ya!

-Mira, Lola, he estado pensando y...

voy a retirar la denuncia y no voy a ir a juicio.

-Ha estado aquí Julio, ¿verdad?

(Ruido de líquido)

(Respiración agitada)

  • Capítulo 93

Servir y proteger - Capítulo 93

06 sep 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 93" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 93"
Programas completos (160)
Clips

Los últimos 736 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 157 Completo 56:09 93% ayer
    Capítulo 157 ayer Olga discute con sus padres por sus ideas cercanas a los postulados de Planeta Libre. Cuando va a buscar apoyo en su novio, encuentra al chico abrazado a Pilar. Sergio tiene una idea para acabar con el chantaje d...
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 94% pasado miércoles
    Capítulo 156 pasado miércoles Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Capítulo 153 Completo 52:37 96% 07 dic 2017
    Capítulo 153 07 dic 2017 Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...