www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4178408
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 82 - ver ahora
Transcripción completa

¿Me estáis diciendo en serio que me queréis regalar el viaje a mí?

-Pues claro.

-Tú coge los "muffins" y se los repartes

a los clientes que están esperando. -Eh, que son gratis.

-Olga.

-Te pido que entiendas que para ella está siendo muy duro.

Cree que le ha fallado a María.

Pero aprecia mucho tu ayuda, aunque no lo reconozca.

-¿Me perdonas?

-No es grave, pero estas lesiones no son normales en el tenis.

-Al recuperar una bola, me resbalé.

Laura lleva unos días investigando una red mafiosa

que organiza apuestas deportivas ilegales.

Al parecer, operan en el ámbito del tenis.

Un miembro de la organización, el cabecilla,

se pone en contacto con un tenista que va a jugar

un partido con varias apuestas "online".

¿Por qué me lo cuentas? Te lo cuento porque me ha dicho

que se ha lesionado entrenando y yo no me lo creo.

Esos hematomas son de otra cosa.

-A mí solo me interesa jugar, y jugar bien.

La vuelta de un deportista siempre genera muchas expectativas.

Y sus partidos son codiciados entre las casas de apuestas.

Os vuelvo a decir que no sé nada de ese asunto.

-Sea quien sea, tarde o temprano se pondrá en contacto con usted

para pedirle algo a cambio de las fotos.

Ahí es donde tiene que estar alerta para ver si puede identificarlo.

Nadie sabía que estábamos ahí. Eso nos creíamos nosotros.

Pero, obviamente, alguien nos estaba siguiendo.

Ayer os vi hablando y me pareció que estabas muy tensa y muy seria.

Llámalo intuición o lo que quieras, pero...

pero yo sé que esas lágrimas tienen que ver con el comisario.

(LLORA) Si se descubre que estamos juntos, me van a crucificar.

Van a decir que me enrollé con él para conseguir el puesto.

-Si lo tuyo con Bremón acaba como yo pienso que va a terminar,

lo mejor es tener a alguien de tu parte.

-Sabes perfectamente lo que hay.

-Lo que hay es que estoy enamorada, Laura.

-Te dejé claro que nunca podría corresponderte.

-Fuiste clara, cortaste de raíz cualquier expectativa,

Te quiero, me gustas demasiado y no puedo evitarlo.

-Ya me ha contado mi hija que apenas sacas tiempo para ella y los niños.

(Ruido papel)

Sé que tu lío no ha hecho más que empezar.

Y será fácil olvidarlo.

-¿Y cómo es que tiene tanto interés en nuestro trabajo?

-Bah, deformación profesional.

Soy DAO. Bueno, mejor dicho, DAO jubilado.

-Significa Director Adjunto Operativo de la Policía Nacional.

-Un pez gordo.

-Agente, justo estaba hablando de usted con mi yerno.

Me pareció encantadora.

-No... no sabía que ustedes eran familia.

-¿Qué vas a hacer?

-No me puedo quedar esperando a alguien que es imposible.

Así que "bye-bye", Rober.

(Besos)

(Música emocionante)

Te presento.

El oficial Roberto Batista.

Rober para los amigos. Es uno de nuestros mejores agentes.

Sobre todo en la calle. En los interiores ya se maneja peor.

Malos modales, demasiado individualismo...

Mejor solo que mal acompañado, inspectora. Lo dice el refranero.

También dice que en boca cerrada, no entran moscas.

Cambia con demasiada frecuencia de compañero de patrulla.

Es que me pone con cada tuercebotas...

Pues eso se ha acabado. A partir de mañana, patrullarás con Alicia,

inspectora con la máxima calificación.

¿No tendrás queja?

Os complementáis bien.

Alicia aprenderá a trabajar en la calle.

Y tú aprenderás a trabajar en equipo.

Hola.

¿Cómo estás?

¿Has descansado bien?

Así que ya es oficial.

Hemos pasado nuestra primera noche juntos.

Técnicamente, nuestra primera noche fue en el hospital.

Pero, la verdad, que a mí me supo a poco.

En menudo lío nos hemos metido.

Si no nos gustara la acción, no seríamos policías.

Pero está bien saber que también te gustan las cicatrices.

Me encantan.

Pero procura no hacerte ni una más, ¿eh?

Eso díselo a los malos.

Oye, Rober,

¿cómo vamos a hacer para disimular esto entre los compañeros?

Bueno, lo que tú dijiste, ¿no?

Que hay que guardar las formas.

Sí, pero con esa cara de bobo que se te pone,

se va a dar cuenta todo el mundo.

¿Cara de bobo? Si te vieras... (RÍE)

Sexi, ¿eso es lo que ibas a decir? (RÍE)

¿Sabes qué es lo que más me pone?

Ese lunar que tienes ahí en el labio.

(RÍE) Parece pintado.

Sí, me lo pinto todas las mañanas.

Es lo primero que hago al despertarme.

Pintado o no, me encanta. (RÍE)

Pero ¿cómo va a ser pintado?

Que ya lo sé, hombre, que te estoy vacilando.

En serio, ¿qué vamos a hacer con esto?

Igual tenemos que poner algunas normas o algo así.

Pues sí, mira, tienes razón.

Venga, empiezo yo.

Hacer el amor en los baños de comisaría.

(RÍEN)

Estás imbécil.

No vamos a ser la primera ni la última pareja

que se lía en una comisaría.

Habrá que tomarlo con normalidad, ¿no?

¿Y eso cómo se hace?

Me gustaría saber cómo se lo montan otras parejas.

Seguro que hay otras como nosotros y no nos hemos "coscao".

¿Tú crees?

Yo me lié con una compañera de curro y no se enteró ni el Tato.

¿En serio?

Y... ¿y quién es? ¿La conozco?

Mira, si no se supo entonces, no lo voy a contar ahora.

¿Me vas a dejar así?

Te lo digo solo para que estés tranquila.

Tendrás que reprimir las ganas de arrancarme la ropa en el K.

A eso me refiero. Ya sé que no vamos a pegarnos

un revolcón en el coche, pero...

No me gustaría que cometiéramos un desliz

y que, por estar tonteando, se nos escape algún sospechoso.

A mí me importa mucho mi carrera, Rober.

Ah, ¿y a mí no?

Perdona.

No quería decir eso.

Que ya lo sé, tonta.

Cuando estemos de servicio, solo somos compañeros y ya está.

Eso suena muy maduro por tu parte, oficial.

Y luego ya, cuando estemos libres, pues ya sabes.

Te pego todos los revolcones que tú quieras.

(RÍEN)

Me voy ya. Me tengo que duchar y cambiar.

No se vayan a dar cuenta de que llevo la misma ropa que ayer.

(Se abre puerta)

Hermano, luego dices que... Coño.

Lo siento, tío. Perdón, lo...

Jairo, vete, tío.

(RÍEN)

(Ruido teclado)

(Se abre puerta)

Necesito geolocalizar a este tipo.

-Buenos días a ti también.

-Perdona, es que tengo muchísima prisa

y tampoco quiero molestar.

Me gustaría tener una relación normal, pero no sé. Tú eliges.

-Ah, no, de eso nada. Aquí la que siempre elige eres tú.

Eso fue lo que me pareció entender ayer.

-Solo te dije que podíamos ser buenas amigas sin que pasase nada.

-Dicho así, parece que te estoy acosando.

-Yo no he dicho eso.

-Es que no sé cómo actuar contigo.

Siento que no quiero invadir tu espacio ni...

meterme en tu vida, ¿entiendes?

-Ya, pero un "hola, qué tal", no hace daño a nadie, ¿no?

-Está bien.

¿Qué tal? Ahora.

¿Algún avance con el caso de las apuestas amañadas?

Hemos conseguido un rastro que hay que seguir.

-¿Ese chico tan guapo es tu rastro?

¿Está implicado? -Todavía es pronto para decirlo.

Pero yo creo que sabe algo.

A este tío le he visto antes.

(Ruido teclado)

Lo sabía. ¡Bingo! Es Spalleti.

-Bien por ti. ¿Vas a tardar mucho con lo mío?

-¿El qué?

-A ver... -Sí, sí, perdona, eh...

Hago una llamada y me pongo.

-Vale, gracias. Cuando sepas algo, me avisas.

(ASIENTE)

-"¿Sí?". -Jacobo.

-"Sí, ¿quién es?". -Soy Laura.

Nos conocimos ayer en la comisaría.

La de la camiseta de Nails of Fire.

-"Sí, claro, me acuerdo de ti. Qué sorpresa".

-Oye, quizá te parece un poco loco, pero...

¿nos tomamos un café?

(RÍE) -"Claro, cuando quieras".

Pues mira, dentro de una hora, en la cafetería

que hay al lado de la comisaría.

-"Sí que vas rápida".

-Como una tenista profesional.

(RÍE) -"Vale, nos vemos allí".

-Muy bien. Hasta luego.

Estamos casi seguros de que ese tenista es un testigo,

pero no será fácil que hable porque está muerto de miedo.

¿Que está muerto de miedo?

¿Y no habéis pensado

que pueda estar implicado en el negocio de apuestas?

Naturalmente. ¿A quién te crees que tienes en comisaría?

Oye, que era una apreciación.

No hace falta que te pongas a la defensiva.

Lo siento. No quería ser tan brusca.

Está bien. Tranquila.

Aunque te voy a ser sincero.

Últimamente, me parece que estás demasiado tensa conmigo,

y no comprendo la razón.

¿Qué pasa? ¿Te he hecho algo?

¿Es por la petición de más chalecos antibalas?

Nada que ver.

Pero, mira, no estaría de más agilizar ese tema, ¿no?

Nada que ver. O sea, que hay algo.

Soy todo oídos.

Pues...

Pues no pensaba decirte nada, pero...

ya que lo preguntas...

(SUSPIRA) Estoy...

Estoy preocupada por el bienestar de una de mis agentes.

Estuve preguntándole porque me la encontré...

alterada y bastante angustiada, la verdad.

¿De qué agente estamos hablando?

Lola Ramos.

Podemos estar así toda la mañana.

Pero ¿qué tal si abordamos el tema?

¿Qué tema?

Emilio, esto es importante.

Está bien, ya veo que estás al tanto.

Y deduzco que no te parece bien, ¿verdad?

Lo que a mí me parezca da igual. Sois adultos

y yo no soy quién para inmiscuirme en vuestras decisiones.

Pero me vas a decir lo que piensas igualmente, ¿a que sí?

(SUSPIRA)

Me gustaría hablar contigo como amiga.

Si te parece bien.

Adelante.

(SUSPIRA)

(CARRASPEA)

A ver, yo imagino...

que tú le has dado muchas vueltas al tema.

Muchísimas. No... no hago más que darle vueltas.

Escucha, Miralles, esto no es...

no es una locura pasajera.

Ya, pero me gustaría asegurarme

de que lo has mirado desde todos los ángulos posibles.

No hago más que hacerlo en las últimas semanas, créeme.

Comprenderás que una relación tuya con una subordinada

nos afectaría a todos en comisaría.

No sé por qué dices eso.

Porque siempre habrá alguien

que ponga en cuestión los méritos de Lola.

¿O qué pasó cuando la pusiste al frente de la UFAM?

Y el tiempo me ha dado la razón.

Lola es la más indicada para ese puesto.

Ha conseguido unos resultados maravillosos con la unidad.

Totalmente de acuerdo. Por eso te lo digo.

Lola ha empezado su carrera de manera brillante

y una relación contigo podría dar al traste con su futuro.

¿Tú has pensado en eso?

Por no hablar de tu futuro.

Creo que estás exagerando las cosas.

No, no estoy exagerando.

y estoy llamando a las cosas por su nombre.

Claudia, Lola y yo estamos dispuestos a asumir riesgos.

¿Seguro?

habéis calibrado bien las consecuencias?

¿Y quién dice que haya que priorizar

la carrera frente a todo lo demás?

¿Es Emilio Bremón el que está hablando?

Entiendo que te resulte extraño oírme hablar así, pero...

conocer a Lola me ha hecho

replantearme muchas cosas en la vida.

¿Tú te das cuenta de que tenemos las prioridades

cambiadas completamente?

Dicho así en abstracto, hasta suena lógico.

Pero la frase es tramposa tratándose de nuestro trabajo.

Lo nuestro es vocacional.

Así que se supone que ser policías nos hace ser felices.

Yo no estoy tan seguro de eso.

Bueno, igual tú no.

Pero Lola es de las mías.

Apártala de la labor policial y se marchita en dos días.

Yo no quiero apartarla de nada. Lo que yo...

De verdad que se me hace rarísimo estar diciéndote esto,

pero, bueno, estamos hablando en confianza, ¿no?

Claudia,

lo que yo quiero es hacerla feliz.

No hay nada que desee más en este mundo.

Pues sí que te ha dado fuerte.

No es culpa mía, ni suya.

Simplemente surgió así.

No, si todo eso suena muy bien.

Pero ¿tú crees que a la larga os funcionará?

Miralles, esto no es un capricho.

Quiero hacer las cosas bien.

Hablar con mi mujer y...

asumir... asumir las consecuencias.

¿Tú estás seguro?

Ya he tomado una decisión.

¿Y qué va a pasar cuando te separes de tu mujer

y cuando tus hijos te reprochen que te has ido?

¿O cuando Lola sea la comidilla del cuerpo por estar contigo?

¿O... o le saquen otro artículo amarillista?

¿Crees que vais a ser felices?

A lo mejor me estoy poniendo en lo peor, pero...

pero igual estáis persiguiendo una quimera.

A pesar de todo... la quiero.

La quiero.

¿Cuánto tiempo lleváis juntos?

(SUSPIRA) No sé lo que te habrá contado ella, pero...

no estamos juntos.

Me refiero a que nuestra...

relación ha sido...

Hemos hablado,

hemos ido a comer una vez solamente a la sierra...

En fin... Ya.

Bueno, entonces...

igual estás a tiempo de pararlo.

Pero es que yo no quiero pararlo y Lola tampoco quiere.

Quiero hacer las cosas bien.

Precisamente por eso estoy yendo muy despacio.

Quiero hablar con mi mujer y...

y aclarar bien la situación en casa.

Lo único que te pido

es que lo pienses bien.

¿Vale?

Mira,

ojalá os funcione.

Porque si no, la mayor perjudicada va a ser Lola.

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

(Pasos)

No te ofendas, pero no puedes sentarte conmigo.

-Es broma, ¿no? ¿Estás hablando en serio?

Que no quieras cenar conmigo

porque te parece demasiado formal, vale.

Pero ¿no nos podemos tomar ni un café?

-No es eso.

Es que estoy esperando a alguien.

-Vaya excusa más barata, Laura.

Esto es un poquito inmaduro, ¿no te parece?

O igual es cosa mía. Como estoy hecho un carroza...

¿No es eso lo que me dijiste ayer?

-Siento mucho si el comentario no te sentó bien.

Pero, de verdad, es que no es el momento.

-Tú no te preocupes que yo tengo muy asumida mi edad.

De hecho, lo de ser algo mayor que tú me da ciertas ventajas.

Por ejemplo, que sé distinguir

entre lo que la gente siente de verdad

y las máscaras que utiliza para ocultarlo.

-Así que tú sabes mejor que yo lo que quiero.

¿No te parece un poco prepotente el comentario?

-Solo digo que esa pose de mujer fría e independiente

es un escudo que utilizas para protegerte.

Sé de lo que hablo, créeme.

Es miedo, Laura.

Y el miedo a sufrir puede hacer

que te pierdas cosas que merecen mucho la pena.

-Vale, Martín, mensaje recibido.

Tú vales mucho la pena y no debería dejarte escapar.

(GRUÑE) -Me lo pensaré, te lo prometo.

Y ahora, si no te importa... Chao.

(SORPRENDIDO)

Vaya, te pido disculpas. Parece que la excusa era real.

Y además, tiene tu misma edad y tus mismos gustos musicales.

(SUSPIRA)

Esto duele.

-Esta guay tu "cami". (RÍE)

-Te gusta más que los polos de tenis. -Eh, sí, fijo. (RÍE)

Quizá te ha parecido un poco raro que te llamase.

-Bastante. Una comisaría no es el lugar

en el que uno espera encontrar chicas interesantes.

(RÍEN)

-Me hubiera encantado conocerte en un concierto.

Pero... ando metida de lleno en un asunto policial.

-¿Metida de lleno? ¿Qué quieres decir?

-Que estoy investigando el caso de amaños de apuestas deportivas.

Por eso te he llamado. Creo que puedes ayudarme.

-Menuda encerrona.

-No, no te estoy acusando de nada, ¿eh?

De hecho, estoy convencida de que defiendes el deporte limpio.

Pero creo que me puedes ayudar a detectar las manzanas podridas.

-Pues, para que te enteres, no sé nada de ese asunto.

Como ya les dije ayer a tus compañeros.

Y aunque supiera algo, no es la mejor forma

de invitarme a colaborar.

-Vale. Espera un momento.

Solo mira esto.

¿Sabes en qué partido fue tomada esta fotografía?

Fue el último partido antes de retirarme.

-Una derrota dolorosa. -No sé qué quieres demostrar.

Pero no tengo ganas de seguir hablando.

-¿Prefieres hacerlo de manera oficial?

¿Que te llamen de un juzgado?

-Está bien. ¿Qué quieres que te cuente?

-¿Quién es el tío que está a tu lado?

No conozco a todos los aficionados que se acercan a saludar.

-Ya.

Pues deberías saber que este tío es muy peligroso.

-Es un mafioso, el cabecilla de un clan.

Y esta gente no se anda con tonterías.

Es probable que haya extorsionado a alguno de tus rivales.

Y mañana podrías ser tú.

-Estaré atento.

¿Cómo se llama?

-Marco Spalleti.

-Ya. Bueno, si no tienes nada más que decirme, mejor me marcho.

-Gracias por haber venido, Jacobo.

De verdad, me encantaría conocerte más allá de este caso.

Ojalá algún día podamos ir juntos a un concierto.

-No creo.

Y ahora, con tu permiso,

mejor me marcho, que debería estar entrenando.

Lo único que me importa ahora es el próximo partido.

(Pasos que se alejan)

Esos hematomas no eran de una caída.

Y a cada pregunta, se iba poniendo más nervioso.

Te soltó el cuento de que se cayó entrenando, ¿no?

No he cogido una raqueta en mi vida, pero es obvio que Jacobo miente.

No te haces esos moratones

ni tirándote de un coche en marcha contra la red.

Todavía no sabemos qué papel juega, pero sea el que sea, sale perdiendo.

Igual se está sacando una buena talegada.

No creo que fuera su sueño de la infancia.

Nadie se hace deportista para terminar amañando partidos.

¿A cuánto se pagan las apuestas?

el que haya apostado contra él multiplicará por diez la apuesta.

A mí me pareció sincero cuando decía que quería ganar.

Aunque hablaba con miedo.

Que oculta algo es evidente.

Si se relaciona con este mafioso, es normal que tenga miedo.

A su ficha policial no le falta de nada.

En su país lo relacionaron con un caso de una desaparición.

Pero no pudieron esclarecerlo porque no pudieron demostrar nada.

Aquí en la foto perdió el partido, ¿no?

Era el favorito, pero se llevó un buen baño.

Después de esta derrota, se retiró.

Pues sale muy contento.

Necesitamos algo más sólido para poder apretarle las tuercas.

Nos dijo que se retiró por las lesiones.

Pero viendo la foto, es evidente que no.

Yo comprobaría el historial médico,

las supuestas lesiones, los tratamientos.

¿Y si se retiró por mala conciencia?

O porque sacó la suficiente pasta para retirarse.

Los que se dejan untar lo hacen para forrarse con las apuestas.

Si se hubiera forrado, no hubiera vuelto, ¿no?

De todas formas, la clave de todo esto está en Spalleti.

Tenemos indicios para pedirle al juez

que nos deje dar un pinchazo.

Voy a intentar buscar su número de teléfono.

De todas formas, esta gente anda con muchas precauciones.

No creo que tengan nada a su nombre.

A ver si conseguimos localizarlo.

Otra cosa más, Laura, quiero que compruebes

las apuestas de aquel torneo.

Quiero saber quién sacó tajada de la derrota de Jacobo.

Vale. Me pongo a ello. Venga, chicos, a trabajar.

Rober, quiero que te encargues de ver los partes médicos de Jacobo.

Yo voy a ver si informo al juez.

Cómo me gusta verte ahí en plan jefa.

(Ruido de cristal contra metal)

(Pasos decididos)

Bueno, si tenemos aquí a la reina de la cocina.

-Menos cachondeíto, que no está el horno "pa'bollos".

-Desde que María se fue de crucero, no te he visto el pelo.

Te pasas todo el día aquí metida.

-Pues hoy tengo que desahogarme,

porque si no, pienso quemar la cocina.

-¿Qué pasa? ¿Has vuelto a pelear con Salima?

-No tiene nada que ver.

Es que vengo de la jornada de puertas abiertas de la escuela.

Y flipas el nivel que hay.

-Es lo que querías, ¿no? Que te enseñaran.

No paras de decirme todo lo que hay que estudiar para ser chef.

-Ya, tía, pero te estoy diciendo

que los que tienen el nivelón son los aspirantes como yo.

-Ya, y eso ¿cómo lo sabes?

¿Os han hecho cocinar ahí todos juntos?

-No, no qué va. Era como...

un "tour", ¿sabes?, por las instalaciones

y para presentar a los profesores.

Algunos alumnos han dicho su experiencia y tal,

y ya te digo que flipas.

-Bah, esos se han tirado el rollo, fijo.

-Que no, Paty, que no.

Una conocía a un montón de profesores

de haber trabajado de "stagiaire" en sus restaurantes.

-¿De qué?

-Tía, es como una becaria.

-Ah, ya, ya.

Otro acaba de sacar su primer libro de recetas.

La otra se presentó al "casting" de MasterChef,

la cogieron, pero al final lo rechazó

por cuidar de su madre que estaba enferma.

Tía, me ha dado pena hasta a mí.

Por no hablar de la que tiene un programa de cocina en un canal.

(RÍE) -No me digas. ¿En qué canal? -Bueno, es uno local, pero...

-Pues esa que cocine "pa'su" pueblo.

Además, tú también tienes experiencia como "stagiaire" en La Parra.

-En La Parra, sí, claro.

Un bar de barrio especializado en el menú del día.

Seguro que eso me da mogollón de puntos.

-Olga, tía, no te subestimes.

A ver, los clientes de La Parra

no venían aquí buscando pastelería fina

y tienes a medio barrio enganchado a tus "muffins".

Incluida yo, ¿eh? Y no soy nada de dulce.

-Paty, que no. Que a mí eso no me da puntos.

A lo mejor... tendría que hacer lo que dice mi madre,

sacarme las tres de bachillerato y ya está.

-Pero ¿qué dices? Con lo que te ha costado convencerla

para que te dejara presentarte a las pruebas.

-Y si no me cogen, ¿qué hago? ¿Me quedo sin nada?

-No te reconozco, te lo juro.

Estás tirando la toalla antes de empezar.

-Pues sí, porque me pongo nerviosa y me bloqueo.

-Pues tranquila. ¿Cuánto tiempo falta para las pruebas?

-Como un mes y medio. -Bueno, pues tenemos tiempo de sobra.

Pero ponerte nerviosa no te va a ayudar en nada, ya te lo digo.

-Luego me paso por el Atlas a correr un poco con la música

a ver si se me pasa este mal rollo. (ASIENTE)

-Oye, Olga, ¿y eso que te dije de hacerte el videoblog?

Sé que es mazo de curro, pero... yo qué sé.

-Claro, tía. Claro, eso me daría un montón de puntos.

Y si tengo muchos "likes"...

-Luego me paso por tu casa.

(SUSPIRA)

(Llaman a la puerta)

(Se abre puerta)

¿Se puede?

Claro, pasa.

Necesito contarte una cosa, que espero que no te moleste.

Dime.

(SUSPIRA)

Vamos, Lola, ¿no hay confianza? ¿Qué ocurre?

Ah... Miralles.

Me pilló en un momento de bajón.

Empezó a hacerme preguntas y...

Bueno. Y le has contado todo lo nuestro.

Lo sé.

Miralles es muy buena sacando la verdad a las personas, ¿a que sí?

¿No me digas que te ha contado el cuento? Qué vergüenza.

No, tranquila. No era su intención contármelo, pero...

la vi esquiva, y, bueno, qué quieres que te diga,

yo también sé sacar información a la gente que está a mi cargo.

Ya.

Lo siento muchísimo, no debía haberlo hecho.

Tranquila, no tienes que disculparte por nada.

Miralles solamente se preocupa por ti. Eso es todo.

Es normal que necesites desahogarte con alguien.

Lo que estamos viviendo es difícil de asimilar.

Es muy difícil.

Y más cuando tienes a alguien chantajeándote.

Precisamente de eso quería hablar contigo.

Ha dado la cara.

¿Qué es lo que pide? ¿Cuánto pide?

No es una cuestión de dinero.

Lo que quiere es que termine con nuestra relación.

Mi suegro.

Contrató a un detective privado,

porque sospechaba que si la cosa no iba bien con mi mujer,

era porque había una tercera persona.

Y pensar que ayer estuvimos hablando con él

y que ya estaba al tanto de todo...

Te estaba poniendo a prueba,

a la vez que me estaba torturando a mí psicológicamente.

(SUSPIRA) Augusto Contreras es un especialista en esto.

Esto está llegando demasiado lejos.

Tenemos que dejarlo aquí. Es una locura.

Lola, si solo hemos ido a comer una vez.

Por eso mismo. Lo mejor es que lo dejemos aquí.

Además, tu suegro fue un DAO.

Tú lo has dicho, fue. Y ya no lo es.

(SUSPIRA) Pero sigue siendo un pez gordo, ¿no?

Y mi carrera me importa muchísimo.

Y tampoco quiero arruinarte la tuya, de verdad.

Es mejor que lo dejemos aquí

antes de que más gente salga perjudicada, ¿no?

(SUSPIRA)

Bien, entiendo tu reacción, pero...

me gustaría que lo pensaras bien.

¿Te puedo pedir al menos que...

que lo consultes con la almohada?

No, Emilio, si es que esto solo puede salir mal.

¿Y vas a poder olvidar todo lo bueno de un plumazo?

Porque yo no creo que pueda.

Pero mejor que se quede en eso.

Antes de que... todo esto se convierta en una pesadilla, ¿no?

Lo mejor es que lo dejemos aquí.

¿Estás segura de que eso es lo que quieres?

Pero tengo que hacer lo que debo.

Lo siento, Emilio.

(SUSPIRA)

(Pasos que se alejan)

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

(RESOPLA)

No veo ninguna lesión interna.

Temía alguna fisura, pero estás de una pieza.

-Se lo dije, yo me encuentro mucho mejor.

-Me alegro, pero jugar el partido del domingo

me sigue pareciendo una barbaridad.

-Puedo hacerlo perfectamente.

No voy a ser ni el primero ni el último

que va a un campeonato lesionado.

-Ya sé que los deportistas estáis acostumbrados

a convivir con las lesiones.

Pero no te lo tomes como si te fuera la vida en ello.

-No me puede pedir que renuncie a la semifinal del Rivas.

-Te estoy pidiendo que te lo tomes con calma.

A los jóvenes se os acaba el mundo cuando no conseguís lo que queréis.

-En mi caso, no habrá muchas más oportunidades.

No me quedan muchos años si quiero hacer carrera.

-Ya sabes lo que dice la canción.

"No siempre consigues lo que quieres,

pero si lo intentas, a veces consigues lo que necesitas".

-Claro. Los Rolling.

Aunque yo soy más de "hardcore". -Todo un clásico.

-Lo que necesito es reengancharme a la competición.

El tenis es lo único que me da vida.

Además, no quiero volver a perderlo todo por una cagada.

-¿Por una cagada?

Me dijiste que fue por una lesión de cadera.

-Sí, es una forma de hablar.

Si hubiera trabajado

más duro en el gimnasio, no me habría roto.

-Mira, Jacobo, a mí no tienes por qué mentirme, ¿sabes?

Si no me quieres contar lo que te pasa, de acuerdo.

Pero búscate a alguien con el que te puedas desahogar.

-Yo no necesito hablar con nadie.

Pues yo te noto muy tenso, ¿no?

En ese estado de nervios, va a ser difícil

que consigas ganar el partido.

-Si no fuera porque salen en los análisis,

le pediría algo para relajarme.

Necesito estar concentrado.

-¿Eso fue lo que pasó? ¿Te pillaron dopándote?

-No, qué va, nunca me he metido nada.

-Entonces, ¿por qué abandonaste las pistas?

-Déjelo ya. Y deme el alta.

Por favor.

-Te la voy a dar bajo tu responsabilidad.

Pero la mía es decirte que no creo

que esos hematomas sean por una caída,

sino porque alguien te ha golpeado.

Y si es así, debería dar parte a la policía.

-No haga eso, por favor.

-Que tengas suerte y que ganes el partido.

-Gracias.

-Si necesitas hablar con alguien, ya sabes dónde me tienes.

(Teléfono)

(Se abre y se cierra puerta)

(SUSPIRA)

No hay señales del tenista.

"Tenía cita con Antonio hace una hora.

Pero es un médico tan concienzudo que se le acumulan los pacientes".

Pero así tú vas avanzando con las diligencias.

Una cosita, ¿qué tal si hablamos de lo que pasó anoche?

(RÍE) "¿Y si tú me cuentas

qué tal lo pasaste con esa con la que te liaste?".

Te dejo, el objetivo acaba de salir. Luego te cuento.

Sí, pero esta vez no pienso perder. ¡Jacobo! ¿Tienes un minuto?

¿Otra vez? ¿Queréis dejarme en paz? Relájate, ¿vale?

Aunque no lo parezca, intentamos ayudarte.

Yo no he pedido ninguna ayuda.

No quiere decir que no la necesites.

¿Quién te ha hecho esos hematomas del brazo?

Ya os dije que me caí entrenando.

No habrá sido alguien a sueldo de Spalleti, ¿no?

Le he dicho a vuestra compañera que no lo conozco.

¿Seguro? ¿Y quién te ha pegado?

¿Cómo lo tengo que decir?

Nadie.

Mira, esa gente es muy peligrosa, ¿vale?

Entiendo que no quieras... No tengo por qué aguantar esto.

Vale, pues lo haremos por las malas.

Si no eres víctima de Spalleti, ¿qué eres?

Encubridor, ¿no?

¿Me estás acusando?

Hace dos años perdiste un torneo contra todo pronóstico.

He visto los vídeos y no te esmeraste mucho que digamos.

Estaba desconcentrado.

A veces pasa. Claro, y qué casualidad.

Un primo segundo tuyo apostó que perdías y se llevó un pastizal.

Ni que fuera el único que ganó dinero.

Todo esto tiene una explicación. De verdad.

Mi primo... es corto. (RÍE)

Se equivocó, pensó que estaba apostando por mí.

Sí, todos los tontos tienen suerte.

Mira, ya bastante tuve con haber perdido.

Me costó mucho recuperar la confianza en mi juego.

Y te juro que esa derrota me hizo mucho daño.

Claro, porque luego te arrepentiste de haberte dejado ganar.

Yo no he dicho eso.

¿Puedo irme ya? Por supuesto.

Y gracias por atenderme.

Ah, si esa gente no se ha puesto en contacto contigo,

no creo que tarde mucho en hacerlo.

¿Sabes que tenemos los medios para protegerte?

Esa banda es muy peligrosa.

Como decidan extorsionarte, lo harán contra todo pronóstico.

Y no dudarán en usar cualquier método. Tú mismo.

Esta es la textura que debe tener la masa

para que luego os quede realmente esponjoso.

Gracias a la masa madre no hace falta añadir levadura.

Ahora le vamos a poner un poquito de sal.

Y ralladura de limón.

(Ruido al rallar)

Y mi toque favorito...

semillas de amapola.

Como son negras y la masa también, no se nota que están,

pero le dan un toque en el sabor muy especial.

(Ruido de plástico)

(PATY RÍE) -No lo voy a repetir más, ¿eh?

-Esto ha sido una idea estúpida.

No me cogerían ni en el MasterChef Junior.

-Pero ¿qué estás diciendo? ¿qué pasa aquí?

-Nada, papá, lo recogemos todo y ya está, nos olvidamos de esto.

-Estamos grabando una receta para el videoblog.

Eso le va a dar puntos en la escuela.

-¿Y te rindes a la primera de cambio? -No es la primera.

Lo hemos hecho no sé cuántas veces.

-Ocho veces lo hemos hecho.

-Mira, la verdad es que no tengo ni paciencia ni tiempo para esto.

Y mucho menos, el dinero para todos los ingredientes.

-Que no te preocupes, que por eso te cubro yo, hombre.

A no ser que te pongas a hacer besugo o angulas.

-Papá, que no, que ya está, que no.

No he nacido para ponerme delante de una cámara.

-Olga, que el mundo es de los tenaces.

Que vales mucho, tienes talento.

No voy a dejar que te rindas.

-Papá, que es que hay gente que lo hace mucho mejor que yo.

Venga, enséñame un vídeo de alguien

que supuestamente lo hace mejor que tú.

-Ponle el de la tarta de tres pisos, que está guay.

(Ruido teclado)

-A ver. Baja el volumen, anda.

Fijaos en la imagen.

Ahí, ahí. Para, para. Dale un poquito para atrás.

Otro poquito para delante.

¡Para!

¿No lo habéis visto?

-¿El qué? -Es un corte de edición.

¿Te crees que le sale a la primera, la receta y la explicación?

No. La gente se equivoca más que habla.

Lo que pasa es que cortan, pegan y luego parece coherente.

-Tía, somos unas burras. (RÍE)

-Nosotras habíamos pensado en cortar mientras se estaba horneando.

Pero no habíamos pensado en hacer la preparación por partes.

-Vamos a ver, lo más importante

es la receta y la gracia para explicarla.

La gente no busca la perfección, sino la autenticidad.

Cuantos más vídeos, menos te equivocas.

-La cuestión es ser tenaces.

-Pues tu padre tiene razón, tía.

Nadie pondrá semillas de amapola en un "muffin".

Y además, que si lo presenta una tía buena, pues...

-Claro, Paty, ¡ya está!

-Ni se te ocurra. -Ay, papá, que te calles.

Tía, ya está, si es que...

da igual que me pase con la sal, con las semillas...

si luego se mezcla y no se ve.

-Claro. ¿Lo retomamos donde lo habíamos dejado?

(Pasos rápidos)

-Espera, tengo que remover esto.

-Sí, sí, remueve, vaya pasta.

-Dos, cinco, cuatro, tres.

Nada. Tampoco.

Pero ¿cuántas veces se cambia de móvil este tío?

Sí, sí, ya lo sé, si era de esperar.

(SUSPIRA)

¿Este era el último?

Pues están todos en desuso.

A ver, prueba con tarjetas de crédito, billetes de avión...

(Se abre puerta)

(ASIENTE)

Mándame todo lo que encuentres, estaré conectada. Chao.

Tú llamando a la puerta, madre mía.

Si ya me había acostumbrado a tus sustitos por la espalda.

-Pues, tranquila, que por mí no vas a tener que preocuparte más.

Vengo a devolverte tu libro.

Muy interesante, ¿eh? De verdad.

-¿Y ese tono?

(SUSPIRA)

-¿Estás molesto?

-No lo sé.

¿Debería estarlo?

-Venga, Martín, por favor, que somos mayorcitos ya, ¿eh?

(CON SORNA) -Hombre, yo desde luego sí, ¿verdad?

A ti igual te falta madurar un poco.

-La cita que tenía esta mañana en el bar

era estrictamente profesional. No te he mentido.

Estamos investigando una trama... -Un segundo.

A ver si lo entiendo bien.

O sea que si este chico de repente llega

con unas entradas para un concierto,

tú no irías con él, ¿no?

-Es un investigado, nada más.

-Y cuando cerréis el caso, ¿qué?

Vas a salir con él, ¿sí o no?

-Martín, ¿estás celoso? Porque no te pega nada.

(RESOPLA)

-No lo sé.

No sé si estoy celoso.

Lo que tengo claro es que estás jugando conmigo. Y no me gusta.

Yo no te he prometido nada. Tú no paras de pedirme cosas.

-No evitas que me haga ilusiones.

-Ese es tu problema.

Yo ayer te dije que no te las hicieras.

-Bien.

Asunto aclarado.

(Pasos que se alejan)

¿Puedo preguntar qué ha pasado aquí o...

quieres que haga como si no hubiera visto nada?

(SUSPIRA) Segunda opción.

Vale.

Creo que empiezo a conocerte un poquito.

Y como eres una crac, vengo con la esperanza

de que hayas podido localizar a Spalleti.

¿Tienes su móvil?

Negativo.

Tengo a mi equipo trabajando en ello.

Pero yo creo que no vale de nada localizarlo

una conexión actual con los jugadores.

Necesitamos vincularlo con Jacobo, no hablará por las buenas.

Lo tienen amenazado.

No entiendo por qué se empeña en jugar ese partido.

No es tan tonto como para dejarse comprar sabiendo que estamos detrás.

Quizá no tenga otro remedio.

Si es capaz de fingir una lesión, a lo mejor se la pueden provocar.

De todas formas, dejarse ganar no es tan fácil.

He estado revisando el último partido oficial

que jugó Jacobo antes de abandonar.

Y en el último set, hay tres bolas a las que pudo llegar.

No parece cansado ni lesionado, sino simplemente baja los brazos.

Voy a seguir mirando cómo están las apuestas para el domingo.

Pero acuérdate también de dormir. ¿Eh?

Me voy a casa. Venga.

Espera, espera. Tenemos algo.

Un billete de avión a nombre de Marco Spalleti

con un número de teléfono asociado.

Me lo acaban de mandar ahora.

¿Te he dicho ya que eres una crac?

(RÍEN)

Augusto, escucha, es...

(RESOPLA)

(CARRASPEA)

(Se abre puerta)

Pasa, Augusto.

(Se cierra puerta)

Me alegro de que al fin hayas entrado en razón.

Bueno, eh, siéntate, por favor.

Verás, Augusto, necesito

que hablemos de todo esto con mucha calma.

Por eso te he citado a última hora.

Bueno.

Lo que he venido a oír se resume en muy pocas palabras.

Así de fácil.

Puede que no sea fácil.

Pero sí todo lo correcto.

Tu lugar es estar con tu mujer y tus hijos.

No metas a mis hijos en esto.

Tome la decisión que tome,

siempre serán mis hijos y no les va a faltar de nada.

(RÍE) Para eso estoy yo, ¿no?

Y para eso son mis nietos.

Disfrutas manejando nuestras vidas, ¿verdad?

En el fondo, no buscas lo mejor para Natalia.

Solo decides por ella. Llevas toda la vida haciéndolo.

(RÍE) Ojalá hubiese podido decidir con quién se casaba.

¿Por qué sigues empeñado en que siga con ella?

Sabes que ya no la quiero.

Porque soy un hombre de palabra.

Y exijo lo mismo a los demás.

Emilio, mantén tu palabra.

Hasta que la muerte nos separe.

Muy loable.

Salvo por el detalle del chantaje.

Queda feo en un hombre tan honorable como tú, ¿no?

No estás en condiciones de darme lecciones de moral.

No pretendo dar lecciones de nada,

pero tampoco quiero que me las den ni que me presionen.

y como tal, tengo derecho a decidir.

¿Y qué decides entonces?

Augusto, escucha. Esa mujer, Lola,

ha puesto mi vida patas arriba, lo reconozco.

De verdad que aún no ha pasado nada con ella, pero sin embargo...

ha hecho que me replantee todas las cosas.

Venga, no seas cínico.

Si no ha pasado nada, es porque yo he intervenido a tiempo

para salvar tu matrimonio.

Tu hija y yo no somos felices.

No hay ningún matrimonio feliz.

Eso son patrañas.

¿O crees que serías feliz casándote con esa gogó?

Ya está bien.

No permito que hables así refiriéndote a la oficial Ramos.

Y yo no te voy a permitir que engañes a mi hija.

Augusto, escucha, por favor. ¿Por qué no piensas en Natalia?

¿Qué crees, que pienso en otras cosas?

Todo lo que hago es por mi hija.

No. No estás pensando en su felicidad.

¿Y tú sí? ¿Engañándola con una buscona?

(GOLPEA) Ya está bien.

No voy a consentir que insultes a Lola de esa manera.

¿Me estás amenazando?

Augusto, yo me voy a separar de tu hija.

Es lo más honesto para los dos.

Natalia, con el tiempo, lo entenderá.

¿O quieres que siga con un hombre que no la quiere?

Ahora mismo esa es una cuestión secundaria.

y también creo que no deberías meterte en la vida de tu hija.

Yo lo hablaré con ella con calma.

Y los dos, solo nosotros dos, resolveremos esto.

¿Para eso me has hecho venir a tu despacho?

¿Para decirme que te separas de Natalia?

y he preferido venir a contártelo personalmente.

Me hubiera gustado más decírselo primero a ella,

pero dadas las circunstancias y ante tu insistencia,

no he tenido más remedio que decirte mis intenciones y mis sentimientos.

¿Es tu última palabra?

Pues atente a las consecuencias.

Aquí acaba tu carrera profesional.

Esta comisaría no está tan mal.

En cuanto a mi carrera, ya no me importa tanto.

Mi única prioridad ahora es ser feliz.

Pues acabas de dar el paso para convertirte

en un completo infeliz.

(Se abre puerta)

(Se cierra de un portazo)

(Golpe en la mesa)

(RESOPLA)

(Se abre puerta)

Hombre...

El triunfador.

Hombre, mi hermano, el que no sabe llamar a las puertas.

(RÍE)

(ESFUERZO)

Eso, tú siéntate y descansa mientras que yo recojo tu mierda.

Ahora te ayudo, dame cinco minutos que estoy "baldao".

Además, no he "dejao" la cocina tan sucia.

¿Qué pasa, viene tu chorva hoy también?

No, no viene. Y no la llames así.

Bueno, pues la llamo tu novia, tu media naranja,

tu amorcito o tu cielito o...

Te lo pasas bien, ¿eh?

¿Qué pasa? No he hecho más que empezar.

Pues sí, somos pareja, sí.

Oye, tío.

Rober, después de tanto tiempo, colega.

Muy bien, hermano. Me alegro por ti. Muy bien, tío.

¿Y cómo es eso de liarse con la compañera de trabajo?

¿Habéis "estrenao" ya el cuarto de escobas?

¿Qué dices, tío? ¿Que qué digo?

Es lo que pasa siempre con los líos del trabajo.

Que si un piquito por aquí, a escondidas.

Que si un masajito en el hombro.

"Cariño, no te preocupes, que no va a pasar nada".

Y terminas chingando donde pillas. Claro, en el coche patrulla.

Pues eso estaría muy bien.

Alicia y yo somos profesionales.

En el trabajo solo somos eso, compañeros de trabajo.

Pues tú siempre has dicho que eres policía las 24 horas del día.

Ay, Jairo, mira... Un poner.

Estáis con un caso "mu'complicao",

en plan como el de Juan el vigilante, ¿vale?

(RESOPLA) Sí, sí, lleváis

mogollón de tiempo "pa'pillarlo".

Muy chungo, no sale, no sale.

Y un día, lo resolvéis. ¿Qué pasa?

Que os da un subidón de adrenalina.

Os calentáis, os calentáis, os calentáis y lo mismo termináis

metiéndoos un morreo que te cagas en mitad de la comisaría.

Claro, como somos compañeros de colegio y niños.

O un día estás interrogando a un pibón

y te tira los tejos porque no sabe que la compañera policía es tu chica.

Ay, Jairo, te inventas cada cosa...

Cada cosa que puede pasar. ¿Tú sabes si es muy celosa?

Pues no, no lo sé.

Pues deberías saberlo.

O imagínate que tenéis una persecución

de esas, de las que son al límite,

con las pistolas fuera, todo,

y tu chica se luce.

Pero se luce de que te pones burraco y no puedes controlar tus instintos.

Ahí qué, ¿eh? ¿Ahí qué se hace?

Te lo estás pasando bien, ¿eh?

Me lo estoy pasando pipa, pero no tanto como tú anoche.

Mira, Jairo, tío, nosotros somos adultos

y serios y responsables, ¿vale?

(Teléfono)

¿Sí?

Dime, Alicia.

¿Qué pasa, me echas de menos o qué?

Claro.

¿En serio me llamas para preguntarme eso?

Pues no, mira no te lo voy a decir.

No, y menos por teléfono.

"Na", no te atreves.

¿Alicia? ¿Alicia?

"T'ha colgao".

¿Y qué es eso que no puedes decirle, bribón?

Nada. Eh, eh, eh.

Que soy tu hermano. A mí cuéntamelo.

Pues "na", se me ha ocurrido decirle

que me lié con una compañera.

Y "pa'qué" queremos más. (ESCUPE Y RÍE)

"Joer", pero es que tú también, tío.

Pues mira, sí que es celosa.

O eso intenta hacerse.

Eso intenta hacerse. (RÍE)

Los adultos responsables que van a acabar volcando el coche patrulla.

(RESOPLA)

¿Qué ha pasado, Emilio?

¿Por qué lo preguntas?

No, no, por nada.

Venga, contéstame.

Me acabo de encontrar con tu suegro, en el "hall" de entrada.

¿Qué te ha dicho?

Primero me ha hablado del pasado,

de mis fotos de gogó y todo eso, pero...

No le hagas caso.

Luego me ha dicho que había firmado mi sentencia de muerte.

Le he preguntado que a qué se refería y no me ha querido contestar.

Y luego me ha lanzado una mirada intimidatoria

que me ha puesto los pelos de punta.

Lo siento, Lola. Esto es culpa mía.

¿Qué has hecho?

No ceder.

Lola, escucha. Escucha, por favor.

Sé que esta mañana me has dicho

que querías terminar con lo nuestro, pero...

(Se cierra puerta)

Lola, no puedo permitirlo.

Le he contado la verdad de lo que siento.

Le he dicho que me voy a separar de mi mujer.

No sería justo ni para ella ni para mí

seguir con esta situación.

Escucha, Lola, yo lo que necesito es estar a tu lado.

Mira, sé que nos enfrentamos a muchos obstáculos,

pero sé que juntos los vamos a superar.

(RÍE) No... no me lo esperaba.

Lola, escucha, llevo mucho tiempo

haciendo lo que se suponía que debía hacer.

Pero conocerte me ha hecho ver las cosas de otra manera.

Escucha, te quiero

y no me importa enfrentarme a lo que sea

con tal de estar a tu lado.

(RESPIRACIÓN AGITADA)

-Eh, suéltame. ¿Qué hacéis, joder?

Ah, el brazo no, por favor. El bra...

(Golpes y quejidos)

-Vámonos.

-¡Eh! ¡Eh, vosotros!

"Fernando Quintero ha sido galardonado

con el premio al empresario ejemplar otorgado

por la Asociación Profesional de Transportistas de España".

Qué ganas tengo de echarle el guante.

Me he pasado por la nave y ha reforzado su seguridad.

¿Ha contratado a más guardias jurados?

No van de uniforme. Son profesionales, matones a sueldo.

-Usted conoce a todo el mundo.

-Solo tuve que llamarlo y charlar con él,

comentarle el acoso al que me sometiste la última vez.

-Si tanta mano tiene con el director de mi publicación,

¿por qué no ha exigido que viniera otro periodista?

-Precisamente quería que vinieras tú.

Ya va siendo hora de que me muestres un poco más de respeto.

-Lo de esta mañana no fue un atraco, ¿verdad?

Fueron a por ti directamente.

-Fue un malentendido, quizá me confundieron con otro.

-¿Tú me has visto cara de gilipollas?

No eres el primero que pasa por esto. Lo sé a ciencia cierta.

-Estoy convencido de que las lesiones con las que vino son por una paliza.

Necesitamos pruebas para que un juez

nos deje intervenir las comunicaciones.

Hay que encontrar la conexión antes del domingo.

O Jacobo va a rendirse a Spalleti y va a perder el partido.

Y peor aún, ese mafioso quedará libre e irá a por otro objetivo.

A mí me sabe mal por Jacobo, pobre.

Estás muy preocupada por él, ¿no?

Mi hermana no tiene nada que ver en todo esto.

-Pero ¿Spalleti ha amenazado a tu hermana?

Me dijo que o seguía sus órdenes

o lo pagaría mi hermana.

Mira, Paty... Sé lo que me vas a decir.

Que si no te conozco, que si soy una niñata

y esto ha sido un capricho. Pero te digo que no.

En serio, que creo que ningún chico

me ha gustado tanto como tú nunca.

-Mis compañeros de profesión me han nombrado

empresario ejemplar del año.

No digo nada.

-Un empresario modelo no se paga un ejército de matones

"pa'proteger" su fabriquita.

-Conviene que les digas

a los hombres de refuerzo que ya pueden retirarse.

-¿No es mejor que esperemos un poco por si acaso?

-La policía empieza a sospechar. Estamos dando demasiado el cante.

Esta mañana me han preguntado que por qué tenemos

a tanto machaca en la puerta de la empresa.

-Sí, he tenido tiempo para pensar en su última oferta.

Espere, espere, antes de responderle,

quiero garantías de que si seguimos adelante con esto,

nadie de mi familia sufrirá un accidente.

  • Capítulo 82

Servir y proteger - Capítulo 82

22 ago 2017

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 82" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 82"
Programas completos (145)
Clips

Los últimos 675 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 8% hoy
    Capítulo 142 hoy Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% ayer
    Capítulo 141 ayer Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Nuevo Capítulo 138 Completo 54:20 82% pasado miércoles
    Capítulo 138 pasado miércoles Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% pasado martes
    Capítulo 137 pasado martes Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 123 Completo 55:20 84% 20 oct 2017
    Capítulo 123 20 oct 2017 Israel y Elías se despiden, reconciliados al fin. María recibe la visita sorpresa de Reynaldo, un apuesto cubano. Jairo y Paty están emocionados tras la primera noche que han pasado juntos. T...