www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4167218
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 78 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Esto qué es?

-Nos vamos de crucero al Caribe.

-¡Pero si solo es un sorteo!

-Mujer de poca fe, nos va a tocar seguro.

Resulta que es un crucero para "singles"

y solamente van solteros.

-¿Me estáis diciendo en serio que me queréis regalar el viaje a mí?

-Pues claro.

-Conozco un lugar en Segovia que es muy tranquilo.

Está a menos de una hora y, la verdad, no suele ir mucha gente.

Claro que me gustaría, pero... no.

¿Tú crees que la mujer de Emilio sospecha algo

y por eso está tan serio?

-Pues a poco que sea un poco espabilada,

sí que se habrá percatado.

-Junto con las fotos, ¿no venía un mensaje?

No, pero está claro que el que las hizo

quiere sacar tajada bueno, de la vida privada de Lola.

O de la de usted.

Lo que no entiendo es qué puedo hacer por ayudarle.

Me gustaría que averiguaras

si el impresentable de tu colega tiene algo que ver con estas fotos.

Sin estudios no vas a ningún sitio.

Además, ¿qué pasa con lo que prometes?

Me has defraudado. No es eso lo que esperaba de ti.

Los que tendríamos que estar enfadados somos nosotros.

¿Por qué no puede terminar el Bachillerato?

Porque quiere centrarse en las pruebas de acceso

Y te parece muy bien que no termine el instituto.

No es eso, pero me parece bien

que se quiera centrar en lo que le ilusiona.

Me tienes que prometer que, en cuanto tengas un hueco,

te vas a sacar esas tres asignaturas que tienes pendientes.

Lo voy a hacer.

-Dígame, oficial Batista, ¿qué desea?

Quería pedirte disculpas por lo de comisaría,

me he portado un poco mal contigo y quería decirte también

que si quieres mañana poner la denuncia, te echo una mano yo.

Hasta luego, chicas.

-¿Por qué no le has dicho que no hay robo, que has encontrado la pulsera?

-Sí, claro, y perder la oportunidad de estar con él.

-"Vente para mi empresa, que se habrán ido los empleados.

Así podemos hablar tranquilamente. Y te pongo un whisky".

-Muy bien. Pues en un rato voy para allá.

Está rico, ¿verdad? -Me estoy mareando.

-No tenías pensado darme un duro.

¡Y a mí no me chulea nadie!

¡Eh, chaval! Venga, esto no va contigo.

¡Que te largues de aquí te he dicho!

(GRITA)

¡Dios!

todo ese asunto de la pasta creo que solo es una excusa.

Tenía claro que quería quitarme de en medio.

-¿Has sabido algo más de él?

-Sí, según me han soplado, ya está de vuelta en Algeciras.

Estoy seguro de que va a intentar matarme otra vez en cuanto pueda.

Se acerca una guerra

y quiero que vuelvas a trabajar conmigo.

(Música emocionante)

Me está dando usted una alegría tremenda.

-¿Eso es un sí?

-(ASIENTE)

Me gustaría saber también

si estarías dispuesto a hacer cualquier cosa.

-Sí, claro que sí. -¿Seguro?

Ya te he dicho que se acerca una guerra

y podrías tener que... no sé, matar a alguien, por ejemplo.

¿Serías capaz?

No me mientas, Jairo.

Quiero saber si eres capaz o no.

Sin mentiras.

-Don Fernando,

si llega el momento de cargarme a alguien por defenderlo a usted,

no me va a temblar el pulso.

-(SE RÍE)

Me gusta oír eso.

Bienvenido, chaval.

Buenos días.

¿Pero qué haces aquí tan pronto?

No me digas que vienes a entrenar en ayunas.

Todo el gimnasio igual, que si oxidas mejor los lípidos

-No sé de qué me hablas y ya he desayunado.

Lo que pasa es que he madrugado porque era el único día

de inscripción en la Escuela de Alta Cocina.

Total, que la Secretaría abría a las ocho.

Digo: "Pues voy a ir temprano".

Estaba allí a las 6:45,

tenía una cola de 40 personas delante de mí.

-Hostia, pero qué siglo XX todo esto que me estás contando.

¿No has podido hacerla por internet?

-Sí que se podía, pero con seis meses de antelación.

Y, claro, como eso ya no era posible, pues me he tenido que tragar la cola.

-Y todo eso para hacer la inscripción.

Jo, sí que te lo ponen fácil en la escuela, ¿no?

-Ya, tía, pero si es que es normal. Está supersolicitada.

Es el mejor sitio de toda la ciudad para estudiar cocina.

Así que entiendo que, al final, has convencido a tus padres.

-¡Por fin! ¡Bien! ¿Y qué? ¿Cómo han reaccionado?

-A ver, no me montaron una fiesta,

pero de momento me dejan centrarme en lo de la cocina.

Ahora, que me han dejado muy, pero que muy claro

me tengo que sacar las tres asignaturas de Bachillerato.

¿Ves cómo tu madre sí que te entiende?

-Sí, la verdad es que le expliqué mis motivos,

fui de frente y, de momento, me ha entendido.

-Muy bien, Olga, es que así se hacen las cosas,

-Pues aplícate el cuento, guapa.

-¿A qué viene eso?

-Pues a Rober. Vamos a ver, Paty.

Le tienes que decir que ha aparecido la pulsera,

que en ningún momento te la robaron y ya está.

No me puedo creer que le mintieses en la cara al chaval, ¿no?

-A ver, Paty, ¿te das cuenta de que se va a enterar

-¿Tú que eres ahora, vidente?

¿Con la inscripción te dan una bolita de cristal o algo?

-Es que creo que no te estás dando cuenta

de que esto de las denuncias falsas es un delito.

-Que no me cuentes rollos.

¿Qué tal, Espe?

-¡Madre mía! Tengo unas agujetas que no puedo con mi alma.

-Normal, si es que empezaste demasiado duro en el gimnasio.

-Pero el primer día me sentía fresca como una lechuga.

-Amiga, las agujetas son traicioneras.

Nunca sabes cuándo van a aparecer, pero siempre terminan apareciendo.

(SE QUEJA) -Quizá me pasé anoche con Max,

que insistió en darme una sesión de entrenamiento extra

y fue muy duro, la verdad.

-Ya me sé su repertorio: que siempre hay que buscar el dolor,

que sin sacrificio no hay recompensa.

-Sí, eso, eso es.

Y no veas los gritos que me pegaba el tío ahí:

"Venga, Espe, vamos, que tú puedes, una más, una más".

y esta mañana tenía el brazo que no podía ni lavarme los dientes.

-Ya verás cuando se entere, se lo va a contar al gimnasio.

Porque las agujetas son como medallas.

(AMBAS) Están para lucirlas.

-Sí, eso me decía también, sí.

-Pero no vas a dejar de ir a su gimnasio, ¿no?

-Claro, no me voy a rendir tan fácilmente.

Si quiero volver a patrullar, tendré que ponerme en forma.

-Si quieres volver a patrullar, lo que tienes que hacer

es hablar con Miralles. -Sí, eso ya lo sé.

Pero tendré que ganar un poco de fondo, ¿no?

-Estás estupendamente, Espe.

Cuando tenga que correr detrás de un sospechoso,

que a los diez metros estoy con la lengua fuera.

-Basta de infravalorarse, Espe. Para eso tendrás un compañero,

para que pueda hacer lo que tú no haces y viceversa.

Es un binomio.

-Hola.

¿Qué tal?

-Pues aquí, hablando de agujetas.

-Afortunadamente, no trabajo este artículo.

-¿Sabemos algo del Oso?

-De momento, no.

-¿Cuándo sabremos algo?

-En cuanto asome el morro por la madriguera.

No pongas esa cara, Nacha, estoy haciendo lo que puedo.

tengo varios "boots" lanzados en la "deep web",

cruzando IPS con la base de datos de la Europol.

Que no entendéis una mierda, ¿no?

Da igual, es como hacer tronchas,

pero en vez de un Apolo, con un ordenador.

Pero es igual, hasta que los malos no aparezcan, habrá que esperar.

-Bueno, si asoma, avisas.

-Descuida, serás la primera en saberlo.

(Puerta)

-¿Estaba un poco irascible o era mi imaginación?

-Últimamente, está siempre así.

-Demasiado tiempo encerrada con los ordenadores.

-(ASIENTE)

-Olga, eres una exagerada.

¿Me van a meter en la cárcel por una pulsera?

-Pues mira, en la cárcel, no,

pero te puede caer una multa que te cagas

-Muy bien, y me puede caer una maceta en la cabeza y matarme, no te digo.

-Que te lo tomes en serio.

He oído a mi madre muchas veces hablar de estos temas

Vamos a ver, ¿tú no ves que mientras la Policía

se está centrando en cosas que no son verdad,

no se centra en lo que realmente es importante?

¡Que te vas a meter en un lío muy grave!

-Que vale, tía, que no me cuentes tu vida.

No denuncio, vale, ya está.

-Ah, ¿y qué le vas a decir a Rober?

-Yo qué sé, me inventaré cualquier movida.

El tema es no hacer la denuncia falsa, ¿no?

-¿Qué es eso de las denuncias falsas?

¿Me lo vais a contar o qué?

-Paty, que ha perdido una pulsera

y le dijo a Rober que se la habían robado

y claro, él la ha citado hoy en comisaría para denunciar.

-Ya, ¿y qué más?

-Pues que la pulsera es real, pero la denuncia sería falsa.

-No entiendo nada.

-Vamos a ver, Max, que la pulsera ha aparecido.

-Bien, ¿y entonces por qué vais a denunciar?

-¡De verdad, no me entendéis! Dejadme en paz.

-Espera, espera.

Ven aquí.

Ven aquí y explícame esto claramente.

-(SUSPIRA)

Pues a ver.

Le dije a Rober... que me habían robado la pulsera

porque pensaba que me habían robado la pulsera.

Luego, a lo mejor, adorné la historia un poco

porque no me estaba haciendo ni caso.

Y ahora que por fin me toma en serio

y vamos a poner la denuncia...

-Aparece la pulsera que nunca fue robada

y tu hija no se lo quiere contar a Rober

porque dice que va a quedar como una tonta.

-Muy bien.

Coge el teléfono, llama a comisaría y aclara esto.

-Papá, no te metas en mi vida.

-Escúchame una cosa, niña. Con la Policía no se juega.

Así que llama y aclara todo esto.

O, si no, no vas a volver a trabajar aquí.

-Bueno, vale.

Vale, pero no voy a llamar, se lo digo en persona.

¿Contento? -Contentísimo.

-Y tú, vaya amiga eres, ¡qué chivata!

-No te preocupes, Olga.

Has hecho bien.

Buenos días.

Hombre, se te han pegado las sábanas.

No, hoy entro tarde.

Tú, ¿qué? ¿Ya te vas?

Sí, tengo cosas que hacer.

¿Qué vas, a buscar curro?

No porque ya tengo uno.

Ya te contaré, tío, que ahora llego tarde.

Espera, espera, ¿dónde has encontrado trabajo?

En Transportes Quintero.

Me han dado otra oportunidad.

Si tienes algún comentario, ahórratelo, está decidido.

¿No podías haber buscado otra cosa? ¿Qué otra cosa?

Que a mí no me dan trabajo, cómo tengo que decírtelo, colega.

Es el único sitio donde me contratan, es lo que hay.

Vale, ¿y qué vas a hacer allí? Cosas ilegales, peligrosas.

gestionar el almacén, supervisar envíos...

Mira, Jairo, eh... No lo entiendo, de verdad.

Si te había despedido, ¿no ha encontrado a nadie?

No sé, no le he preguntado si ha encontrado a alguien.

Me ha dicho: "Jairo, te doy otra oportunidad". Punto.

¿No querías que tuviera trabajo?

Mira, quería que trabajaras, pero no para Quintero.

Ese hombre no es trigo limpio.

¡Qué pesado eres con que no es trigo limpio!

¿Por qué no le encontrasteis nada?

¿Porque yo me chivé? Yo no he dicho eso.

La mentalidad de policía esa.

Si alguien ha estado preso, es delincuente siempre.

Ese que no es trigo limpio se preocupa por los jóvenes

y da pasta para el barrio. A saber de dónde la saca.

Si no fuera por él no habría polideportivo

ni campo de fútbol ni centro cívico y la Policía,

en vez de darle las gracias, le acosa.

¿Cómo que le acosa? ¿De qué hablas?

No voy a discutir contigo. Llego tarde.

Mira, Jairo, te voy a decir una cosa, tío. Que se...

(Puerta)

Buenos días.

-¿Eh? -Buenos... Buenos días.

-¿Me has interrumpido para decir buenos días?

-Sí, bueno, y también para preguntarte

si hay alguna novedad respecto al Oso.

-Sí, alguna novedad. Vamos, que si has descubierto algo nuevo.

-Pues sí, mira.

Tengo su nombre completo, su DNI,

su talla de zapatos...

Pero mira, prefiero quedarme aquí sentada y no contarlo

porque estoy un poco loca, ¿sabes?

-Ya veo que no tenemos un buen día. -Pues no. ¿Y sabes por qué?

Porque vienen todos a preguntar lo mismo:

que si tengo alguna novedad, si he averiguado algo.

Pues no, no tengo nada. Cuando tenga algo os lo voy a decir.

-Ya lo he entendido, no hace falta que levantes la voz.

-Pues no me interrumpas más.

Que por extraño que parezca, esto que hago es trabajar

y no consiste en apretar un botón y que las cosas aparezcan.

-Tienes toda la razón, toda la razón.

¿Puedo quedarme aquí, sentarme y esperar?

-De verdad, no estoy de humor para charlar, ¿vale?

Necesito concentrarme.

-Necesitas relajarte, Laura. Necesitas salir.

-Ya. Contigo, ¿no?

-Hombre, pues ahora que lo dices, ¿vamos a cenar esta noche?

-Qué pesadito eres, ¿eh?

-Si estoy cruzando la línea del acoso me avisas, ¿eh?

Vamos, que no quiero incurrir en ningún tipo de delito tipificado.

Y menos aquí, estando en una comisaría.

-Tú te crees muy gracioso, ¿verdad?

-Pues cada vez menos, Laura, cada vez menos.

Cuesta tanto sacarte una sonrisa que ya no sé ni lo que digo.

Así que venga, vale, sin gracietas.

Dime a qué hora sales, dime qué te apetece cenar

y... y ya, pues hasta entonces, no te molesto.

A ver, qué obsesión te ha dado a ti con cenar.

-Bueno, no tiene que ser cenar, también podemos ¿ir al cine?

(SUSURRA)

¿O... a bailar?

Bailar, no, bailar, no.

¿Qué tal dar un paseo por ahí y...? No lo sé, Laura.

Cualquier cosa que no tenga que ver con el trabajo.

¡Venga ya!

Lo del otro día estuvo bien, estuvo muy bien.

-Fue un beso, no te flipes.

-Entonces, ¿qué pasa, que no vas a salir conmigo?

Vaya, hemos vuelto a los 90, no me había enterado.

-Bueno, perdóname si me expreso de forma muy clásica.

que tenga nada de raro salir a cenar con la gente con la que te besas.

-Si llego a saber que te pondrías así de pesado,

Mira, es que tengo cosas más importantes que hacer

que salir a un restaurante a cenar y hacer manitas, ¿vale?

-Vale. -Vale.

-Vale, además es que tienes razón.

Hay que atrapar al Oso.

Pero cuando atrapemos al Oso me dejas invitarte a cenar, ¿verdad?

-Se me están quitando las ganas de encontrarle, ¿eh?

-Vale, te propongo una cosa.

Dime a las claras que no.

No, dime rotundamente que no vas a salir a cenar conmigo.

Porque, si no,

estaré aquí, esperando.

-Pues espérate sentado, que igual va para rato.

-¿Qué... qué pasa, qué es eso? -Ursus se ha logueado en un foro.

-A ver, a ver, a ver... -Sal de esta sala, ¡ya!

Necesito máxima concentración. Esta vez no se me va a escapar.

-Vale, vale.

¿Te llamo luego, esta noche?

Sí.

(Timbre)

Este chaval se ha dejado las llaves otra vez.

Mira, chaval, que sea la última vez que me dejas con la palabra...

Hola, ¿vengo en mal momento?

No, pensaba que eras mi hermano y acabábamos de discutir.

Lo siento, no quería molestar.

No, si te había citado en comisaría, no recordaba que entraba tarde.

Que ahora, en 20 minutos voy para allá, ¿vale?

Ya no hace falta, no voy a denunciar.

¿Cómo que no vas a denunciar?

quería pedirte perdón por si me puse muy pesada ayer.

No, no, si hiciste muy bien.

Y lo segundo es que ha aparecido la pulsera.

¿Pero cómo ha aparecido? ¿Dónde?

En la calle. ¿En la calle? ¿En qué calle?

No sé, en la calle. Alguien la encontró y me la ha devuelto.

Qué casualidad que te conoce.

Pues sí, la verdad es que he tenido suerte.

Vamos, era para avisarte de que no hace falta.

¿La persona que te ha dado la pulsera es de tu confianza?

Te lo digo porque, seguramente, conozca a quien te la robó.

Es que igual no me la robaron.

A lo mejor la perdí, no sé, no estoy muy segura de eso.

¿Pero cómo no vas a estar segura?

Ayer me diste una descripción detallada del atracador.

Ayer estaba muy nerviosa y muy confundida.

Pero vamos, el caso es que ya ha aparecido.

El caso es que te lo has inventado todo.

¿Para qué? No, yo no me lo he inventado.

Yo pensaba que era una cosa y luego, al final, pues...

¿Por quién me has tomado?

¿Crees que la Policía estamos

para que nos hagáis perder el tiempo?

¿Y tú ahora por qué me tratas así? ¿Encima de que vengo a avisarte?

No, si voy a tener que darte las gracias

por hacerme perder el tiempo. Hacerte perder el tiempo...

No te preocupes, no te lo voy a hacer perder más.

¡No te pienso hablar en la vida!

A ver si es verdad.

Que no me voy, no me voy. ¿Cómo me voy a ir?

-María, cogiendo la maleta y saliendo por la puerta.

Tienes al taxi esperando. -Con el taxímetro en marcha.

-Bueno, da igual, salgo y le digo que se vaya, ya ves tú.

Has tenido toda la noche para pensar en esto.

Además, tienes la maleta hecha.

-Vas con el tiempo justo, o sales ya o no llegas.

pero en el último momento me ha entrado un mal presentimiento.

-¿Pero qué presentimiento ni qué nada?

-El avión, que me da miedo volar. -Ya, claro.

Cuando estés en una playa caribeña te vas a acordar del miedo a volar.

Que no acostumbras a coger vacaciones y te descoloca.

-Claro, miedo a lo desconocido, es decir, a las vacaciones.

-¿Cuándo fue la última vez que estuviste 15 días sin trabajar?

-¡Pues no lo sé, no me acuerdo!

-¿Ves? Todo el mundo necesita unas vacaciones de cuando en cuando.

-¿Cómo me voy a coger vacaciones? Mira aquella mesa,

que están esperando y la tenemos sin atender,

-Corta la cháchara y métete en el puñetero taxi.

-Mira, voy a llevar la maleta,

no vaya a ser que salga el chófer a pegarnos cuatro gritos.

-María, es una oportunidad única.

Por favor, no lo estropees.

-A ver, ¿pero qué hago yo en la otra punta del mundo sola?

-Pues mira, tomar mojitos,

hacerte fotos de los pies en la playa, ligar con guaperas...

-Pero que esto es mi negocio, yo vivo de esto,

para irme a fotografiarme los pies a una playa?

-Ya, en otras palabras,

que no confías en mí.

Con el tiempo que llevo aquí trabajando...

-A ver, Salima, que no es eso.

Claro que confío en ti, pero no es negocio para una persona sola.

-Bueno, tenemos a Olga para que nos ayude en cocina.

-Ya, ¿y si pasa algo?

No sé, que venga una inspección del ayuntamiento a pedir los papeles.

-Bueno, se le atiende tan tranquilamente.

María, tenemos todos los permisos habidos y por haber

y si falta algo, la dueña vuelve en 15 días.

-Que no digas 15 días, son tres semanas.

-15 días, tres semanas, ¿qué más da?

-¡Que es mucho tiempo! -Es que es un crucero muy largo.

-María, yo voy a venir aquí todos los días.

Me voy a pasar por la mañana, por la tarde y por la noche.

-Si pasa algo, te avisamos.

-Sí, hombre, claro, y yo a miles de kilómetros

sin poder hacer nada. Me da un algo.

-Bueno, pues no te avisamos.

-Sí, pues me voy a ir tranquilísima

sabiendo que me vais a ocultar las cosas.

-¡Móntate en el taxi!

Por favor.

-Si es que no me apetece, tampoco, si yo con el sol me quemo.

-Tú sí que me tienes quemada.

Olga, dile algo. -¿Pero qué haces aquí todavía?

¿No tendrías que estar en el aeropuerto?

-En 45 minutos abren el embarque.

Como te pille un atasco, ya no llegas.

-María, gracias a ti me he inscrito en la Escuela de alta cocina.

Y para mí, que me dejes cocinar en tu bar

de verdad, es la oportunidad de mi vida.

-Claro, es como...

Como saltar del nido y echar a volar

y de verdad que te estoy muy agradecida.

-Bueno, mujer, si por mí encantada, ya ves.

Te prometo que voy a cuidar de este local como si fuese mío.

-No se te ocurra hacerme cosas raras en la cocina

de esas de chef ni nada, tú los menús del día.

-(SE RÍE) Tranquila, que yo la vigilo.

-Al final me habéis convencido.

-44 minutos. ¡Venga, sal ya!

-¡Que sí! ¡Muchas gracias!

¡La madre que os parió, en los líos que me metéis!

¡Adiós!

-Oye, muy bonito, ¿no?, tu discurso de saltar del nido.

-¿Sí? ¿Ha sonado convincente?

-Bastante.

-Pues la verdad es que estoy cagadita.

No sé cómo voy a sacar adelante lo del menú del día.

Venga, que no tenemos mucho tiempo.

¿Estamos todos?

Como sabéis, últimamente al barrio

están llegando muchas armas cortas

y el responsable es este señor, el Oso.

Creemos que es español o latinoamericano,

pero no conocemos ni su aspecto ni de dónde trae el material.

Pero Laura ha interceptado un mensaje

y ahora sabemos dónde y cuándo va a ser su próxima entrega.

Déjame adivinar. Vamos con la hora pegada al culo, ¿no?

Cuando quieras, Laura.

-Hemos estado rastreándole durante varios días

y hoy he podido desencriptar un mensaje

donde se cita con un cliente para pasarle una Glock 17.

Como la que le requisamos a Toño, ¿os acordáis?

Son las armas que están llegando al barrio.

-Todo apunta a que el Oso es quien está detrás

del nuevo mercado negro de pistolas en el Distrito Sur.

Si le cazamos hoy, es posible que podamos desmantelar toda su red.

Venga, va, ¿pues dónde y cuándo es la entrega?

Parque del Sur a las cuatro de la tarde.

Ya, pero Parque del Sur, ¿dónde? Porque es muy grande.

Pues no tengo ni idea.

Deben de haber convenido el lugar en algún mensaje

que no he podido localizar.

Lo normal sería que eligieran un sitio cercano al parking

para poder tener una vía de escape.

Os he impreso unas imágenes de la zona.

Yo apostaría o por las papeleras o por los contenedores del fondo.

Ya, pero por poder ser, podría ser la otra punta.

¿Cuántos agentes tenemos para el operativo?

Bueno, lo ideal,

dada la zona a cubrir,

la peligrosidad del operativo

y la premura de la preparación, serían ocho agentes.

Pero ya sabéis que en esta comisaría no existen los ideales,

nos apañaremos con cuatro: Guevara y Batista, Nacha y yo.

-Inspectora, con permiso, creo

que usted debería coordinar el operativo,

no estar a pie de calle.

Por eso... me gustaría ir a mí.

¿Qué miráis?

Yo he ido a la misma academia que vosotros.

¿Pensáis que no estoy capacitada o qué?

De acuerdo, Espe.

Nacha, vais juntas.

-Muy bien. Yo coordino.

Ni que decir tiene que vamos todos de paisano, ¿vale?

¿Podremos llevar emisoras? No, nada de "pockets".

Todo lo que tengamos que comunicarnos,

a través del móvil, ¿de acuerdo?

Este tío es muy listo.

Y su cliente tiene más antecedentes que el Lute,

así que más nos vale ir bien camuflados, ¿de acuerdo?

¿Quién es el Lute?

-Nada, tú eres muy joven para eso.

Bueno, vamos a estudiar bien el área y dónde nos situamos.

Lo tenéis en las carpetas.

Abridla por la primera página.

¿A esto le llamas tú ir camuflados, Elías?

Tú dibuja, Rober, que es lo que hacen los ornitólogos.

que tenemos una pinta de ornitólogos que te cagas.

¿Cuándo has visto tú un ornitólogo?

¿Adónde vas?

Pues a ver si con un poquito de suerte,

además de pajaritos, le hago una foto a un oso.

(RECHISTA) ¿A ti qué te pasa?

A mí, nada.

Pues estás pálido.

De eso, nada, estoy bien.

Y una mierda.

¿Qué te preocupa, Rober?

Pues nada, Elías, que si la cosa se pone fea

no sé si voy a ser capaz de sacar el arma, tío.

Y más después de lo que pasó el otro día.

Igual debería de haberte cogido otro compañero.

No quiero otro compañero, te quiero a ti.

Y si hay que tirar de pipa, ya me tienes aquí, ¿eh?

Tú preocúpate de esposarlos bien,

que para eso eres joven y rápido, ¿vale?

Nacha, ¿cómo va todo por ahí?

-De momento, bien.

-Espe va un poco desfondada, pero va aguantando.

Ahora me voy a parar a estirar un poco.

-¿No has visto nada raro?

-Lo único raro es que esta mujer no se me haya desmayado ya.

-Vale, venga, hasta ahora.

-Chao.

Vamos a descansar un poco, Espe.

Vamos a descansar, a estirar y punto. ¿Oído? Venga, esta pierna primero.

-(SE QUEJA)

¡Madre mía!

La verdad es que

estoy para meterme en la cama

y no..., no salir en tres días.

-¿Por qué has insistido en venir?

-Pues porque lo necesito, Nacha.

Porque... la gente en la comisaría ya no me toma en serio.

Normal, después de lo que pasó con Tokarev.

-No digas tonterías, Espe.

-Es verdad, si estoy oxidada.

Tanto tiempo de estar ahí,

detrás de la mesa de Atención al ciudadano...

-"Un sospechoso a tus tres".

-Espe, sospechoso a las tres.

-Ya, ya lo veo.

-¿Qué hace un tipo así con una bolsa paseando por el parque?

-Estamos preparadas, no cuelgues.

(Puerta)

Alicia, ¿qué tal? Qué sorpresa, ¿cómo estás?

Viva, que no es poco.

(SUSPIRA) Bueno, al menos tienes buen aspecto.

Siéntate, por favor.

No, gracias. Si me siento me duele más.

Quería devolverte la visita, ya que viniste a verme al hospital.

(SUSPIRA) Sí, bueno, gracias.

De todas maneras, siento que mi visita terminase

de aquella forma tan desagradable, ¿verdad?

El desenlace fue lógico, dadas las circunstancias.

Yo, al menos, fui con la mejor de mis intenciones.

Estaba bastante preocupado por ti.

¿Ah, sí?

¿Y eso por qué?

¿Por qué va a ser? Te acababan de disparar, ¿no?

Es lógico que me preocupara. No.

Tú y yo no somos amigos, no somos parientes,

no somos absolutamente nada.

¿Por qué te preocupa tanto mi salud?

Porque eres lo único vivo que queda de Carmen, por eso.

Y porque sé cuánto te quería y lo orgullosa que se sentía de ti.

Porque eras lo que más quería en toda su vida.

Y, aunque no te lo parezca, te conozco bastante bien.

Muy conmovedor.

Pero yo no soy lo único vivo que queda de mi madre.

También está su marido, a quien tú traicionaste.

Y él sí era tu amigo.

Las cosas no son tan sencillas, Alicia.

Sí, en eso estamos de acuerdo.

Todo el casi de mi madre es tremendamente complicado,

incluso turbio, podríamos decir.

¿Sabes por qué?

Porque tú te empeñas en enturbiarlo.

Eh... Solo te pido una cosa:

por favor, no vayas a empezar otra vez con el mismo tema, Alicia.

Lo que sucedió fue un desgraciado accidente, nada más.

Tú sabes la verdad de lo que ocurrió aquella noche.

Verás, yo...

entiendo cómo te sientes, Alicia, porque estoy pasando por lo mismo.

Los dos hemos perdido a una persona muy querida

y ha desaparecido así, de repente,

sin que ni siquiera nos podamos despedir de ella.

No te atrevas a comparar lo que tú has perdido

con lo que yo he perdido.

A ver... es lógico, es... normal

que estés intentando encontrar algún sentido,

alguna explicación a todo lo que ha pasado,

pero es que no la hay, Alicia.

No hay ninguna explicación.

Ha sido mala suerte, nada más.

Un desgraciado accidente, ya está. Y por más que me preguntes,

eso va a ser lo que siempre te voy a responder.

Va a ser lo que siempre me vas a responder

hasta que pueda demostrar lo contrario.

Y te aseguro que lo voy a acabar haciendo.

Voy a seguir investigando, voy a seguir preguntando

y tú, Quintero, vas a acabar confesando.

¿Confesando qué, Alicia?

¿Qué demonios tengo que confesar, maldita sea?

¿Que estás obsesionada conmigo? ¿Es eso lo que quieres que confiese?

Mira, yo respeto tu dolor

porque lo comparto.

Pero no te estás dando cuenta del daño tan grande

que todo esto te está haciendo.

Estás viendo espejismos por todas partes,

fantasmas, nada más.

Espejismos.

Lo de Martínez fue un espejismo,

la declaración del doctor Alba fue un espejismo.

Sé que estás implicado, no sé cómo ni cuánto.

Pero te aseguro que lo voy a acabar descubriendo

y lo terminaré sacando a la luz.

A ver, escúchame, Alicia... ¡Escúchame tú, Quintero!

No me busques.

No vengas a verme, no te preocupes por mí.

Ahórrate tu cariño, tu comprensión y tus buenas palabras.

No quiero nada de ti más que la verdad.

¿Te queda claro?

Cuídate mucho, por favor.

(Puerta)

Elías, ¿es él, es el Oso?

No tengo ni idea.

Es el único que ha pasado en toda la tarde y lleva una bolsa.

Tienes razón. Nacha, ¿me copias?

"Acercaos a la papelera, a ver si deja la bolsa".

-¿Y si la deja?

-Pues le seguís, pero a distancia.

No le interceptéis, queremos pillar a clientes.

-Recibido.

Ha dejado la bolsa fuera, es el intercambio.

Nacha, mantened la posición por si viene el cliente.

Y no toquéis la bolsa, que viene hacia aquí.

-Recibido.

Venga, va, lo paras tú o yo. Tú delante y yo detrás, ¿vale?

Levanta las manos y no hagas ninguna tontería.

¿Qué es lo que llevas en esa bolsa? Contesta.

-(TARTAMUDEA) Ropa vieja.

Lo siento, sé que hay que meterla en el contenedor,

pero era por no pararme.

¡No me jodas!

Que si hay que pagar una multa, la pago.

-Nacha, ¿ves a alguien raro acercarse?

-De momento, nadie.

-Acércate a la papelera y comprueba la bolsa,

que puede ser una falsa alarma.

-Espe, voy a chequear la bolsa. -Dale. Venga, yo te cubro.

-Aquí no hay más que harapos.

¡Dios, cómo apesta! La gente es muy cerda.

Podrían lavar la ropa antes de donarla.

-Disculpe las molestias, caballero.

Haga el favor de irse cuanto antes, venga.

-(RESOPLA)

Eh, caballero, un momento, por favor.

¡Alto ahí!

¡Míralo, Elías! ¡Ese es!

¡A por él! ¡Policía!

¡Sospechoso a la fuga! ¡Hacia el lago!

-¡Alto ahí!

-¿Pero qué hace, señora?

Yo soy oficial de policía.

-(SE QUEJA)

-Y esto son de dos a cuatro años de prisión.

Quedas detenido por tenencia ilícita y tráfico de armas.

¡Vamos! ¡Andando!

A ver si pillamos al cliente.

Ni las migajas nos ha dejado.

-Impresionante.

-Vamos, Nacha.

(Puerta)

¿Se puede?

Adelante, Beltrán.

Pasa y siéntate.

Gracias.

El incidente del otro día con tu arma reglamentaria

es algo completamente insólito,

Lo sé, comisario, y lamento muchísimo...

No interrumpas, Espe.

Perdón.

Pero hay algo más insólito aún,

y es que un agente pueda recuperarse tan rápidamente

de una actuación así

y tener otra actuación impecable,

digna de un policía perfectamente preparado

y experimentado.

Excelente trabajo.

Enhorabuena.

Me acaban de llamar de Jefatura para felicitarme expresamente

por el éxito de la operación.

El juez ha enviado al Oso a prisión provisional

y hemos detenido a varios de sus clientes.

¿Ya? ¿En serio?

En el registro de su piso,

Laura encontró la información suficiente

como para desarticular toda la red.

En estos momentos estamos al habla con Interpol y Europol

para coordinar una operación en tres países.

Los proveedores venían del este.

¡Qué fuerte! Me alegro mucho, comisario.

Has demostrado tener intuición, sangre fría y profesionalidad.

Gracias.

De todas formas, como ya le he dicho a la inspectora jefe,

pienso hacer el cursillo de reciclaje de manejo de armas.

Ni quiero ni puedo permitirme otro error como el que cometí.

Eso es todo, Espe. Puedes retirarte.

Te gusta hacerla sufrir, ¿eh?

Estaba muerta de miedo.

Y te ríes. Sí.

(Puerta)

Bueno, no te vas a creer lo que ha hecho Espe hoy.

Se ha pegado un carrerón que ni Usain Bolt

y le ha hecho un placaje de fútbol americano.

Quién lo diría, se pasa el día detrás de un ordenador

y resulta que es Robocop.

La pena es que no lo he grabado con el móvil.

Sería un buen GIF para enviar por el chat.

Carrerón, placaje, rodilla a la chepa, grilletes

y lectura de derechos, y todo en 30 segundos, ¿eh?

Qué rabia habérmelo perdido.

No puedo, estoy con antibiótico todavía.

Pero son sin alcohol, las he comprado por ti.

Qué detalle, muchas gracias.

¿Qué tal el día? ¿Te has aburrido mucho en casa?

No...

He ido a ver a Quintero.

¿Y eso?

Vino a verme al hospital

y yo le debía una visita de cortesía.

Y habrá acabado como el rosario de la aurora.

No, le he dejado las cosas claras.

Le he dicho que no se vuelva a acercar a mí

si no es para contarme lo que ocurrió en el accidente.

Estuvo implicado y sabe que lo sé. ¿Así que para qué disimular?

No, si tienes razón,

pero ¿qué tal si aparcamos eso una temporada?

No, al contrario.

Prefiero presionarle, así tardará menos tiempo en cagarla

¿Crees que puede irle con el cuento a Bremón otra vez?

Porque a mí me da igual. No, no es eso.

Es mi hermano, que ha vuelto a trabajar con él.

¿Pero no le había despedido?

Sí, eso parece.

Algo habrá hecho bien o mal que le ha readmitido.

O, por lo menos, eso cuenta Jairo, yo no sé qué pensar

porque este mamón me torea como quiere.

¿Qué piensas?

pero igual es buena idea

que tu hermano haya vuelto a trabajar con Quintero.

Ya sé por dónde vas y no me parece nada bien.

A ver, Rober, él te aprecia mucho y seguro que puede contarnos cosas,

pequeños detalles que para él no signifiquen nada,

pero nos pueden revelar claves.

Quintero tiene encandilado a mi hermano, es como un padre.

Además, a la mínima que se huela algo,

Pero si no lo intentamos, nunca sabremos lo que pasa.

Ya, tienes toda la razón.

Bueno, ¿qué? ¿Quieres algo de cenar?

¿Te quedas? No.

He quedado a cenar con mi padre.

¿Con tu padre? ¿No tienes una excusa mejor para evitarme?

Ni te estoy evitando ni necesito una excusa para evitarte.

Si no quisiera estar contigo, te lo diría.

No, sí, si a clara y directa eres la número uno.

Para lo que quieres, claro.

Mi padre se va mañana de viaje y quiero despedirme.

pero ya podías ser más clara en otras cosas.

¿En qué cosas?

Pues no sé, lo que somos tú y yo, por ejemplo.

Un días nos declaramos nuestro amor y, al día siguiente, como si nada.

No sé ni en qué punto estamos.

¿Qué somos? ¿Amigos, un rollo, novios?

¿Necesitas ponerle una etiqueta a nuestra relación

No necesito ponerle ninguna etiqueta,

pero, si me preguntan, ¿qué digo?

Y yo qué sé, ¿por qué tienes que dar explicaciones?

Mira, Rober, yo... necesito tomarme las cosas con calma.

No quiero darle muchas vueltas a la cabeza.

Pues en comisaría la gente ya me pregunta.

Pues por eso es mejor no darles más carnaza.

Además, lo importante es lo que sintamos el uno por el otro,

no la etiqueta que le pongamos a la relación.

Estoy de acuerdo.

Va, pues a las claras.

¿Qué sientes tú por mí?

(SE QUEJA)

Lo siento.

Que me tiren los puntos tampoco es una excusa.

(SUSPIRA)

Oye, Rober, tengo que irme, he quedado con mi padre.

En cuanto me los quiten, seguimos donde lo hemos dejado.

Hecho.

(Puerta)

Gracias.

-¡Espera! ¿No?

¿No vas a brindar?

¿Después de todo lo que te lo has currado

y lo bien que te ha salido?

Por nuestra primera cita.

-¿Tienes que decir cita? ¿En serio?

Parece una peli americana de estas malas, pastelosas.

-De verdad, Laura, qué fácil es meter la pata contigo.

-Sí.

Qué fácil es meter la pata si eres tío, así, en general.

-Bueno, espérate, a ver.

¿Qué te parece si brindamos por mi hermano Antonio?

Al fin y al cabo, él es quien empezó esta investigación

y, no sé, esté donde esté, se sentiría muy orgulloso de ti.

-Vamos a decir de nosotros, que tú también has ayudado mucho.

-Muchas gracias.

-De todos modos, la investigación no ha terminado.

De hecho, acaba de empezar. El Oso es solo un peón.

-Posiblemente, pero bueno,

a mí me va a dar para dos o tres artículos.

Ya tengo el título del primero:

"Así conseguí mi primera pistola en el Distrito Sur".

-Siempre pensando en tus artículos.

-¿Qué quieres que haga? Es mi trabajo,

igual que el tuyo detener a los malos.

Lo siento, Escalada, ¿te puedo robar un momento a Martín?

-Con mucho gusto, comisario.

Yo ya me iba.

-Enhorabuena, comisario,

por la detención de ese traficante de armas.

Gracias, pero, como comprenderás,

no he venido a verte para hablar del tal Oso.

Ya me lo imaginaba.

¿Has averiguado algo de mis fotos?

Mire, usted se hace cargo, comisario,

de que el que esté detrás de esas fotos

no va por ahí difundiendo

que está extorsionando a un comisario de policía.

Martín, no tengo que explicarte que mi reputación está en juego

y, muy posiblemente, mi matrimonio también.

¿Y qué es lo que le preocupa de verdad?

¿Su reputación o su matrimonio?

Lo siento, Martín, pero aquí las preguntas las hago yo.

Bueno, le aseguro que me encantaría ayudarle,

pero no tengo ni la menor idea de quién está detrás de esas fotos.

¿Por qué estás seguro de que no es el mismo periodista

que sacó el artículo de Lola?

De eso es de lo único que estoy seguro,

He preguntado por todas partes con la mayor discreción posible

y no he sacado nada.

En realidad,

si quiere saber quién las hizo, no tiene más que esperar.

¿Cómo que esperar?

Sea quien sea, tarde o temprano, se pondrá en contacto con usted

para pedirle algo a cambio de las fotos.

Ahí es donde tiene usted que estar alerta

para ver si puede identificarlo.

no puedo dejar que lleve la iniciativa.

Yo he hecho todo lo que podía.

No puedo hacer nada más, comisario, de verdad, le pido disculpas.

Buenas noches.

(SUSPIRA)

Terminal cuatro, entonces, a las 14:30.

¿Que si me hace ilusión?

Muchísima.

Tengo muchas ganas de hacer este viaje contigo, cariño.

Bueno, descansa. Hablamos mañana. Un beso.

(SUSPIRA)

(Puerta)

¿Quién será a estas horas?

Antonio, qué sorpresa. Pasa, hombre.

-Buenas noches. Perdona que te moleste a estas horas.

-No pasa nada.

-¿Estás solo?

-Mi hija se acaba de acostar y estoy haciendo una maleta,

que por lo visto no es lo mío.

-A mí me pasa lo mismo.

Se lo encargo a Claudia, que es más organizada.

-Yo eso lo hacía también con Carmen.

-Necesitaba hablar contigo, pero no quería hacerlo por teléfono.

-No, será solo un momento. -Pues tú dirás.

-Como te puedes imaginar, se trata de Montse.

Fernando. -Pasa, Jairo, pasa. Siéntate.

-Ya he terminado la ronda.

-¿Todo bien? -¿Bien?

Este sitio ahora mismo es una fortaleza.

Tenemos dos guardias de incógnito en cada acceso

que parecen mercenarios.

-(SUSPIRA) No he querido escatimar en gastos.

Con lo que se nos viene encima,

prefiero contar con profesionales de verdad

antes que con matones del tres al cuarto.

-Es un poco costoso, ¿no?, tanta vigilancia.

Igual sería más barato...

darle al algecireño algo de lo que pide.

Una ruta más, una ruta menos... No es tanta pasta.

-(SE RÍE) Podría ser.

Pero sería una solución a corto plazo.

Ya sabemos que, al final, lo barato siempre sale caro.

Si yo cedo ante el algecireño,

él podría hacer conmigo lo que quiera ¿y sabes por qué?

Porque le habría demostrado cuál es mi punto débil.

Solo tendría que apretarme las tuercas

para conseguir de mí lo que quisiera

y, al final, él se quedaría con todo el negocio.

-Si usted lo dice... -No es que lo diga yo.

Ese tío intentó matarme y tú lo has visto.

-Vaya que si lo he visto.

-Esto ya no se trata de dinero, Jairo.

Esto ya es un asunto personal.

-Entonces, ¿cuál es el siguiente paso?

-Pues hacer una demostración de fuerza

para demostrarle a todo el mundo

que con Fernando Quintero no se juega.

-Resumiendo, hay que cargárselo.

-No corras tanto.

Solo si es estrictamente necesario.

Por ahora, vamos a esperar a que mueva ficha él primero.

Es él el que quiere algo de mí, no voy a ir yo a buscarle.

Lo que sí está claro es que va a haber guerra.

(RECHISTA)

(Móvil)

-"Hola, Fernandito.

-¿Qué tal, Manolo?

Estaba esperando tu llamada.

-¿Te has confesado ya?

Mira que tienes muchos pecados, Fernando.

Puedes pasar mucho tiempo en el infierno.

-Deberías agradecerme que salvase tu negocio

después de que la cagaras por una estupidez.

¿Te enteras?

Si llego a saber todo esto hace tiempo,

habría ordenado que te degollasen en el talego

y sabes que puedo hacerlo.

-Eres una sabandija.

Me voy a cobrar todo lo que me has robado y con intereses.

-Cállate y escúchame.

Has intentado matarme, Manolo,

y el tiro te ha salido por la culata.

Cuando quieras volver, vuelve.

Estaré aquí, esperándote

para recibirte como te mereces.

-¡Ladra mientras puedas, perro!

Cuando te haga tragar la lengua, veremos a ver cómo ladras".

-Vete al carajo.

-El cerdo este va completamente a muerte.

-¿Y qué crees, que yo no?

¿Crees que estoy bromeando con esto? -No.

-Vete a casa, anda, y descansa.

Tengo que pensar.

-Si me necesita, llámeme.

Sea la hora que sea. -Sí, sí, sí.

¿Estás seguro de lo que me has dicho?

-Se ha abierto esta posibilidad y sería de locos no intentarlo.

Hay que actuar cuanto antes.

-¿Por qué has venido a verme a mí? Deberías decírselo a ella.

-Debería, pero sería inútil. -¿Por qué?

-Porque todos sabemos que es más probable que te escuche a ti.

-¿Y su oncólogo está de acuerdo?

Para mí es una gran responsabilidad.

-Ya, pero me temo que es la mejor solución.

Hace unas semanas no teníamos esta posibilidad

Yo creo que esta terapia puede dar buenos resultados.

-¿Y dices que es un método poco agresivo?

-Bueno, tampoco va a ser agradable.

-Pero estás seguro de que funcione, ¿verdad?

-Me temo que no.

-Pues no creo que pueda convencerla, Antonio.

-Yo creo que te va a escuchar.

-Le prometí que nunca más la presionaría

para que cambiase de opinión.

No quiere saber nada de tratamientos ni falsas esperanzas.

-Ahora es diferente, tenemos esta nueva posibilidad, ¿no?

-Sabes bien que no quiere pasar sus últimos días

enganchada a cables, máquinas y tubos y la entiendo.

-Ya.

Hay que intentarlo, Marcelino.

-La última vez que lo hice,

no solo no me hizo caso, sino que rompió conmigo

y no quiero pasar otra vez por lo mismo.

-Mira, mi opinión es que si hay una pequeña esperanza,

tenemos que agarrarnos a ella. No podemos dejarla morir.

-No sé.

-Bueno.

Será mejor que me marche.

-Sabes que voy a intentarlo, ¿verdad?

-Lo vas a intentar y lo vas a conseguir

porque la quieres mucho. No te vas a rendir, Marcelino.

-Gracias, Antonio. Te mantendré al tanto.

-Bueno, hasta luego. -Hasta luego.

Estoy un poco preocupada por Alicia.

Le acaban de dar el alta en el hospital

y me está pidiendo patrullar.

Una cosa es lo que ella quiera y otra lo que resulte conveniente.

Nadie mejor que tú para valorarlo, ¿no?

Ya, y le he dado muchas vueltas.

Eres la persona con la que Montse quiere pasar sus últimos meses.

Pero una de las razones para estar conmigo

es que le prometí que jamás volvería a sacar este tema.

Y porque te quiere y se nota.

Además, sabe que debe escucharte.

Sí, y si no consigo convencerla,

no quiero ni pensar en las consecuencias.

-Marcelino, la experiencia nos dice

que por muy reacio que esté un paciente,

siempre alberga un mínimo de esperanza de curación.

Solo tiene que lograr que le escuche.

A ver, una empresa de alquiler de coches de lujo

ha denunciado el robo de tres vehículos.

Tienen el parking en el polígono de Villaverde Bajo.

¡Rober! Perdón.

Sí, el parking estará en Villaverde Bajo,

pero el coche debe estar ya desguazado

y embalado camino del Estrecho.

Ya, pero hasta que no lo investiguemos, Elías,

no sabemos si es la mafia, un competidor

o el hijo del dueño, que le va la marcha.

Elías, ¿sigues con los coches de alquiler robados?

Sí, comisario.

Bien, necesito que me des el informe de las diligencias cuanto antes.

Aquí tienes. Han aparecido unos grafitis

en el colegio Juan de la Cierva.

Pero es que eso es trabajo para la policía local.

¿Te suena el concepto alarma social?

Los grafitis no son simples dibujos, hay amenazas a profesores.

"Inspectora, ya tengo al grafitero".

¿Ya, tan rápido?

Bueno, no te quiero importunar con tonterías,

pero necesito saber... si ha pasado algo entre nosotros.

¿Entre nosotros?

¿Me lo parece a mí o llevas unos días un poco raro conmigo?

A Rober ya no hay quien lo separe de Alicia.

Pues les convendría patrullar con otros compañeros.

Que ninguna relación aguanta 24 horas,

día y noche, todo el rato.

Bueno, tú y yo tenemos experiencia en eso.

Cuando estés recuperada, organizamos algo.

Me gustaría hacer planes contigo, pero... pero como amigos.

Es que...

acabo de empezar a salir con Rober.

  • Capítulo 78

Servir y proteger - Capítulo 78

16 ago 2017

Espe se ofrece a acompañar al operativo que va a cazar al traficante de armas del barrio. Alicia se enfrenta a Quintero. Olga y Max convencen a Paty de que es mejor que le diga la verdad a Rober. Marcelino y Montse se preparan para el viaje.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 78 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 78 "
Programas completos (144)
Clips

Los últimos 672 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% ayer
    Capítulo 141 ayer Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Nuevo Capítulo 138 Completo 54:20 82% pasado miércoles
    Capítulo 138 pasado miércoles Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Nuevo Capítulo 137 Completo 53:47 91% pasado martes
    Capítulo 137 pasado martes Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 123 Completo 55:20 84% 20 oct 2017
    Capítulo 123 20 oct 2017 Israel y Elías se despiden, reconciliados al fin. María recibe la visita sorpresa de Reynaldo, un apuesto cubano. Jairo y Paty están emocionados tras la primera noche que han pasado juntos. T...
  • Capítulo 122 Completo 54:59 83% 19 oct 2017
    Capítulo 122 19 oct 2017 Tras descubrir que es el padre de Alicia, Quintero se muestra amable con la inspectora pero ella, ajena a la verdad, continúa su tensa relación con él. Quintero devuelve el bolso bandolera a ...